La educación actual y el adoctrinamiento ideológico

Una vez más, los gobiernos de turno burgueses han vuelto a demostrarnos a la clase trabajadora al servicio de qué intereses está subordinado el sistema educativo en España. No les bastaba con la futura privatización del sistema universitario, ni con los enormes recortes económicos en docencia y en investigación.

Tanto el PP como PSOE nos han vuelto a dejar claro que son incapaces de tomar gobierno sin empeorar la ya de por sí decrépita Ley Educativa, y en este último insulto a la comunidad educativa, nos han demostrado principalmente dos cosas:

 

Primero, la función de la “asignatura” de Ciudadanía, que con uno u otro nombre, no es más que propaganda de lo políticamente correcto para quien gobierne, una veces con matices liberales, otras con matices conservadores, pero siempre, con la moral burguesa por bandera y sirviendo única y exclusivamente a sus intereses de clase, a los intereses de los dueños del capital.

Segundo, nos ha demostrado también lo útil que este sistema educativo le ha sido al gran capital, formando en los centros de estudios únicamente herramientas explotables en mano de los capitalistas, sin fomentar ningún de tipo de cultura, buscando únicamente que los alumnos sirvan para trabajar, para producir y que no tengan el más mínimo sentido crítico.

Es tremendamente triste (y en cierto modo lógico, pues es contrario a los intereses de la burguesía) ver como se han desechado del sistema educativo actual las teorías del más brillante pedagogo de la historia, el ruso Anton Makarenko, el cual propuso una verdadera educación al servicio del pueblo y de la clase obrera, basada en los pilares de la igualdad, la justicia, la solidaridad y la insumisión, que permitieran abolir de una vez por todas la explotación del hombre por el hombre, creando una nueva mentalidad más humana, que nos acercará poco a poco a la consecución de nuestro objetivo final; el comunismo.

No es de extrañar que teorías como las de este pedagogo, que tanto éxito han tenido siempre que se han llevado a la práctica en los distintos sistemas educativos, hagan temblar a los que nos intentan adoctrinar en sus burdos y egoistas sistemas educativos, y que las escondan, humillen e ignoren, pero tarde o temprano, como ellos bien saben e intentan impedir, el socialismo es inevitable, y con él la pedagogía del pueblo, que nos ayudará a construir nuestro futuro.

Nosotros, como jóvenes y comunistas, tenemos que desempeñar nuestro papel fundamental en la historia, y, desde luego, parte importante de este papel es el campo de la educación y la pedagogía socialista, un arma imprescindible para el presente y el futuro de todos los trabajadores y para la eliminar de una vez por todas las divisiones entre clases sociales, que subordinan a la gran mayoría de la población a la esclavitud.

“Instrúyanse, porque necesitamos toda nuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitamos todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque necesitamos de toda nuestra fuerza.” Antonio Gramsci

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *