La agresión de Linares no es un caso aislado

El pasado viernes 12, en torno a las 18:30 de la tarde en la localidad de Linares (Jaén), dos policías fuera de servicio (concretamente un subinspector de la Comisaría de Linares y un agente) agredieron en plena calle a un hombre frente a su hija menor de 14 años, la cual también fue golpeada. Una mujer que pasaba por allí en ese momento también fue agredida por estos energúmenos. Este hecho fue grabado por familiares de las víctimas, así como algunos viandantes que subieron los videos por diferentes redes sociales, por lo que algunos medios de comunicación a nivel nacional se hicieron eco del mismo.

En uno de los videos, grabado por el cuñado del hombre agredido, uno de los agresores reconoce y justifica la paliza delante de sus compañeros policías (que se muestran totalmente pasivos ante las burlas y bailes que este realiza a los vecinos que le increpan su proceder) afirmando (sabiéndose impune de sus actos) que “nos ha buscado boca y se la ha encontrado, que eres un listo, tú y el otro, los dos”. También reconoce haber golpeado a la menor de 14 años, “con catorce años porque se ha metido donde no tenía que meterse”. Y respecto a la tercera persona que sufrió sus golpes dice en tono irónico que “a todo el mundo, le hemos pegado a todo el mundo”.

Como reconocen las fuentes policiales de Linares, recogidas en el diario El Español, “no ha sido una simple pelea: se les ha ido las manos a los compañeros”. Los dos agresores siguieron golpeando al hombre pese a que había caído al suelo, dejándolo inconsciente y teniendo que ser llevado en una ambulancia al Hospital San Agustín. Según nos cuenta el diario El País, “presenta la nariz rota, una herida en una ceja que ha necesitado varios puntos de sutura y una fisura en la córnea. La hija, de 14 años, también resultó herida cuando trataba de separar a uno de los agentes que aparece en los videos difundidos ensañándose con él. La menor tiene un ojo inflamado y una fisura en el antebrazo.”

Desde el Ayuntamiento de Linares, gobernado por PP, Ciudadanos y CILU Linares, han lanzado un comunicado “condenando enérgicamente” la agresión, afirmando que es un hecho que “ensucia la imagen de un cuerpo que siempre ha velado por la seguridad de los linarenses”. Por su parte, el oportunismo de los representantes de Podemos en la localidad jienense ha afirmado que son agresiones “desmedidas y sin motivo”. Sin embargo, este episodio no es algo aislado, no es el primero que ocurre y posiblemente tampoco sea el último por parte de la Policía en el Estado español. La propia legalidad burguesa, representada por el Tribunal de Estrasburgo, condenó al Estado español por ejercer la violencia policial en una protesta contra los recortes de 2014. Y esto no es más que otro de tantos episodios de violencia policial en este país. Cercana tenemos también la represión policial en Cataluña el 1 de octubre del 2017 contra el pueblo catalán que quería ejercer un derecho democrático como es la autodeterminación de su nación. Por no mencionar casos de brutalidad policial durante el estado de alarma. ¿No es acaso el actual Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cómplice y encubridor de torturas en el Estado español?

Esto demuestra que el Estado español se salta la legalidad burguesa que dice defender y una vez más muestra su verdadero rostro fascista. Los propios policías que en su perfil de Twitter dicen que luchan “por una Policía más justa y contra tanta injusticia” no ha dudado en satanizar a los jóvenes de Linares que han protestado este sábado ante tal crimen y afirmando que “Pero oyes, muy valientes cuando estamos parados pero cuando se carga, no veas como corren”, lo que sirve de muestra de que más que casos aislados es la institución la que está podrida, como buena herramienta del Estado represor y que da igual que hayan detenido a los agresores, la propia institución, incluyendo a sus miembros supuestamente “progresistas”, están con ellos.

Mención especial merece el Partido Más País en Jaén, que ha condenado las protestas del pueblo de Linares, si bien en un acto de cobardía borraron el tuit de su cuenta, ignorando la brutalidad policial (esta vez con policías uniformados) que han reprimido una manifestación en la que había niños.

 

Pese a la gran difusión en redes y algunos medios burgueses de los videos de la agresión, hay que mencionar que la persona que grabó parte de las imágenes recibió amenazas de un policía uniformado, al cual se le dijo, según nos indica el diario Ideal, que “si las imágenes veían la luz, él estaría automáticamente denunciado por la ley de protección de datos”. ¿Qué hubiera pasado de no haberse hecho viral el video, que es lo que estos policías querían? ¿Se habría procedido contra ellos? ¿Hubieran lanzado los partidos del régimen comunicados “condenando” lo ocurrido? Lo más probable es que nadie se hubiera hecho eco de esto, como muchos de estos episodios. Y por otro lado, la condena iría para quien denunciara lo ocurrido, como está pasando actualmente con el rapero comunista Pablo Hásel por, entre otras cosas, hablar del asesinato de 15 inmigrantes por parte de la Guardia Civil en Ceuta en lo que ya se conoce como la “tragedia del Tarajal”.

Y mientras algunos excusan a los policías agresores con que estaban fuera de servicio y con que estaban borrachos, 8 jóvenes de Altasu han sido condenados con la cárcel acusados de terrorismo por supuestamente agredir a unos guardias civiles fuera de servicio, que no es más que un burdo montaje policial, con la intención de intimidar a cualquier grupo de personas mínimamente combativo o disidente en el País Vasco, como ya denunció nuestra organización.

De nuevo, no se puede hablar de casos aislados cuando desde el propio gobierno se hace la vista gorda no sólo con el proceder fascista de la Policía, sino también con miembros del Ejército que hablan de asesinar a 26 millones de españoles en un grupo de WhatsApp o cuando se expulsan a militares que defienden la República como modelo de Estado, por firmar un manifiesto antifranquista (caso del cabo Santos) o por denunciar las irregularidades, corrupción y privilegios en su seno (caso de Luis Gonzalo Segura). Durante la mal llamada Transición nunca se depuró a las diferentes instituciones de los adeptos al régimen franquista, entre ellas a la Policía y el Ejército, y como dice el refranero, “de aquellos polvos vienen estos lodos”.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) nos solidarizamos con las víctimas y con el pueblo de Linares frente a la represión fascista de su Policía, la cual, repetimos una vez más, no es un caso aislado, sino algo sistemático. En el momento en que son escritas estas líneas se informa que hay 13 detenidos en las protestas. Así mismo, no podemos dejar de señalar que todos esos elementos reaccionarios y fascistas que hay en estas instituciones sólo podrán ser depurados por completo bajo el socialismo.

 

CONTRA LA REPRESIÓN POLICIAL

POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS

POR EL SOCIALISMO

 

PCOE en Jaén

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *