1

Hay que liquidar al oportunismo y a la aristocracia obrera. ¡Por la unidad del Sindicalismo de Clase, por el desarrollo de la FSM!

Huelguita
 
El pasado día 7 de abril, en el diario digital infolibre.es y, más concretamente, en la sección denominada “PLAZA PÚBLICA”, publicaba el Secretario General de CCOO, Unai Sordo, un artículo de opinión titulado “Medidas a priori para contener el desastre” que evidencian no sólo su servidumbre para con la Patronal, sino que retratan a CCOO como lo que es: un instrumento del capitalismo monopolista al servicio del Estado, de los monopolios, de la burguesía. Algo que también es aplicable a UGT.

Sordo Calvo deja patente en su artículo la adhesión plena de CCOO y UGT al Gobierno de PSOE y PODEMOS-IU/PCE, cuya acción sigue la mayoría de las directrices acordadas por la Patronal – CEOE y CEPYME –, CCOO y UGT, un par de días antes de que el Gobierno decretase el estado de alarma.

La medida “estrella” del acuerdo de 12 de marzo era, según Sordo Calvo, “la utilización de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como alternativas a los despidos, así como habilitar ‘un fondo de ayuda extraordinario para cubrir las mismas’”. La táctica, según describe en su narración cronológica de los acontecimientos producidos desde el 12 de marzo, es que hasta el 27 de marzo, “se había abierto una vía de canalización (ERTE, y adaptación de jornada) pero había que cerrar otra: los despidos”, vía de canalización, la de los despidos que, según Sordo Calvo, plantearon cerrar “al Gobierno en una reunión virtual el 23 de marzo y se materializó en el Consejo de Ministros del 27 eliminando temporalmente como causa de despido objetivo aquellas de fuerza mayor así como las económicas, organizativas y productivas que pueden justificar un ERTE”. Por tanto, a tenor de lo expresado en dicho artículo del Secretario General de CCOO, el Gobierno ha sido diligente a la hora de seguir las políticas recomendadas por dicho sindicato. Y es que, ya se sabe, ¡qué haría el capitalismo monopolista español sin CCOO!

Quien conozca cómo funciona el capitalismo monopolista de Estado sabe, a la perfección, que el acuerdo al que el Secretario General de CCOO se refiere de 12 de marzo refleja la voluntad de quienes realmente ostentan el poder del Estado y lo ejercen sin dar la cara, los monopolios, y ello se corrobora viendo a quién benefician las medidas contenidas en él. Ya están las marionetas, entre las que se encuentran CCOO, UGT y el Gobierno, para escenificar las decisiones que determinan quiénes ostentan el poder real y que no dan la cara.

Sordo Calvo, en su artículo, dice claramente que “habíamos puesto las bases de lo que debía ser el modo de evitar que el enorme parón de actividad que venía se tradujera en una destrucción de puestos de trabajo de dimensiones imprevisibles”. Saca pecho el Secretario General de CCOO de dichas medidas cuando, en el mismo artículo, cita los siguientes datos que demuestran lo nocivas que han sido dichas medidas para los trabajadores, y lo beneficiosas que han sido para los empresarios:

● “En marzo el dato de paro registrado aumenta en 302.000 personas, el peor dato conocido (en enero de 2009, un mes nefasto para el empleo, el aumento fue de 200.000 personas)”.

● “Entre el 12 y el 31 de marzo, la afiliación a la seguridad social se desmorona en 900.000 personas. Desaparecen 550.651 cotizantes con contrato temporal (el 77% del total del mes)”.

● “se han presentado un número oficialmente reconocido de 246 mil ERTEs. En datos de CCOO el dato oficioso es de 343.138 ERTEs presentados, que afectarían (de aprobarse todos) a más de 2.500.000 trabajadores”.

A tenor de estos resultados – más de 2 millones y medio de trabajadores que perderán, como mínimo, un 30% de su salario en los 180 días siguientes a la suspensión de sus contratos, que serán asumidos por el Estado, y que en esos 6 meses pueden ver la extinción de sus contratos y la pérdida de sus puestos de trabajo, unido a los 302 mil parados más de marzo – hay que tener muy poca vergüenza y engañar vilmente a los trabajadores para afirmar que “Se puede decir sin ninguna duda que la anticipación ha salvado cientos de miles de empleos, máxime cuando Sordo Calvo prevé que “Vendrá un mes de abril que será igualmente duro en materia de empleo.

Ahí tenemos nuevamente a CCOO sacando pecho de esta nueva traición a los trabajadores, algo que, por otra parte, llevan 4 décadas haciendo. Y es que estas medidas, aparte de resultar totalmente nocivas para la clase obrera como demuestran los propios datos que da Sordo Calvo, no son más que una nueva transferencia de riqueza a favor de la burguesía de tal modo que:

● Con el Permiso Retribuido Recuperable, “que no deja de ser una distribución irregular de jornada en cómputo anual”, como el propio Sordo Calvo reconoce en su artículo, se garantiza al empresario la extracción intensiva de plusvalía tras pasar el estado de alarma hasta final de año. El empresario se garantiza intensificar la extracción de plusvalía, pero el obrero no consigue más que incrementar su grado de explotación. Ahí tenemos a CCOO aplaudiendo y abrazando una medida introducida por la nociva reforma laboral de Zapatero, profundizada posteriormente por la reforma laboral de Rajoy. Reformas laborales que, lejos de desaparecer, sin duda, serán el punto de partida de sucesivas reformas donde los trabajadores seguirán perdiendo derechos, salvo que la clase trabajadora rompa con el Estado burgués y, consecuentemente, envíe al estercolero de la historia al sindicalismo corrompido de CCOO y UGT.

● Con los ERTEs, el trabajador pierde como mínimo un 30% de su salario en los 180 primeros días. A partir del sexto mes, muchos de esos ERTEs se transformarán en EREs, es decir, lo que son hoy suspensiones de contratos se transformarán en extinciones de contratos, despidos. A quien sin duda beneficia el ERTE es al empresario, que le exime del pago de los salarios y las cotizaciones a la seguridad social, transfiriendo un gasto mayor al Estado que, sin duda, afrontará dicho compromiso recortando todavía más en partidas sociales, como será la sanidad, la educación, la dependencia, etcétera, elevando el coste de la vida a la clase obrera.

● Con el Real Decreto 8/2020 de 17 de marzo, que Sordo Calvo en parte hace suyo – “El 17 de marzo se decreta un paquete de medidas sociolaborales que recoge parte de las propuestas del documento sindical y patronal” -, el Gobierno moviliza 117.530 millones de euros de dinero público de los que 112.200 millones de euros son destinados a los empresarios, o lo que es lo mismo un 95,46% de ese dinero público comprometido; por los 5.330 millones de euros destinados para el pueblo trabajador, o lo que es lo mismo, el 4,54% del dinero público comprometido. Ni que decir tiene que ese dinero público movilizado, en forma de avales públicos a los créditos, serán gestionados por los Bancos, los cuales no sólo obtendrán beneficio por la vía del interés, sino que también colocarán todo tipo de productos financieros, como por ejemplo todo tipo de seguro, con lo que el negocio es redondo para los bancos, teniendo como garantía al Estado.

Pero si esta transferencia de riqueza a favor de la burguesía fuera poco, tanto el Gobierno, como el Secretario General de CCOO cuando señala que el Consejo de Ministros del 27 de marzo eliminó temporalmente como causa de despido objetivo aquellas de fuerza mayor así como las económicas, organizativas y productivas que pueden justificar un ERTE”, no hacen más que un ejercicio de trilerismo político, un engaño más contra el proletariado. Con esta medida, y toda su propaganda, lo que pretenden es hacer albergar en el cerebro de los trabajadores la idea de que prohíben el despido como consecuencia del COVID-19. Sin embargo, es una triquiñuela, pues ese despido objetivo por COVID-19 pasaría a ser despido improcedente, es decir, pasaría de 20 días por año a 33 días por año. Pero es más, el contenido de ese RD lo que le dice al empresario es que, si emplea el despido objetivo, lo haga eludiendo poner como causa el COVID-19, por lo que el despido objetivo sigue plenamente vigente y las empresas siguen empleándolo de manera cotidiana. Por cierto, Sánchez fue aupado por la ‘izquierda’ del sistema – ya sea españolista o independentista -, en junio hará 2 años, con el aplauso de CCOO y UGT y todavía, casi dos años después, sigue rigiendo la Reforma Laboral de Rajoy. Reforma Laboral que ya dijeron tanto la Ministra de Trabajo – de PODEMOS-IU – como CCOO y UGT que no se puede derogar, mucho antes de decretarse el estado de alarma, cuando el COVID-19 no había salido de China.

Después de todo esto, el Secretario General de CCOO, que atiende a los apellidos Sordo Calvo, tiene la desvergüenza de señalar que “Toca seguir protegiendo a las personas sin recursos. No resolver esta crisis por exclusión, sobre las espaldas del precariado, los inquilinos pobres, la clase trabajadora más nómada. Reforzar las redes de protección social ante la emergencia (…) El reto es enorme. La disposición a afrontarlo, también” cuando, a tenor de las políticas realizadas, están traicionando nuevamente a la clase obrera sirviendo diligentemente al gran Capital. Es miserable que Sordo Calvo hable de evitar una destrucción de puestos de trabajo de dimensiones imprevisibles” cuando su sindicato, junto con UGT, han liquidado sectores enteros como la minería, han deteriorado el empleo hasta la saciedad, y han firmado todos los EREs que les han puesto por delante en la industria y otros sectores de la producción, fundamentalmente en la segunda mitad de la década de los 90s y durante estas dos primeras décadas del siglo XXI; sectores a los que han mermado de manera notable, como por ejemplo, la industria. EREs por los que, según la prensa burguesa en el año 2011, cobraban entre un 5% y un 10% del monto del despido colectivo:


Por no hablar de lo que están haciendo en Empresas como Telefónica, firmando los planes de bajas incentivadas, denominado Plan de Suspensión Individual (PSI), que permitió a este monopolio destruir 2.636 puestos de trabajo estables favoreciendo la política de precarización del trabajo mediante la fórmula de las segregaciones de empresas al objeto de que el trabajo sea realizado por subcontratas y falsos autónomos, depauperando al máximo las condiciones de trabajo y fomentando, todavía más, la división de los trabajadores.

Tras la Gloriosa Revolución de Octubre de 1917, la forma superior en la que se expresa la lucha de clases y la contradicción fundamental que rige en el mundo, se manifiesta en la lucha a nivel mundial entre el socialismo – que es la máxima aspiración que en el momento actual puede alcanzar el proletariado – y el imperialismo – máxima aspiración de los monopolios.

Quien conozca el desarrollo del movimiento sindical en el mundo tras la II Guerra Mundial contempla que esa contradicción fundamental entre socialismo e imperialismo también se reproduce en el terreno sindical. De tal modo que, por un lado, se hallan los sindicatos de clase, los sindicatos que reconocen la lucha de clases como la fuerza motriz del desarrollo y el progreso de la sociedad y que aspiran a la supresión de la explotación capitalista y la superación de dicho sistema económico – el sindicalismo de clase aglutinado en la Federación Sindical Mundial (FSM) – y los sindicatos de los monopolios que abrazan el interclasismo, la subordinación de la fuerza de trabajo a los intereses del capital, o lo que es lo mismo, a los intereses del mercado y que se organizan en la Confederación Sindical Internacional (CSI). Ambos sindicatos mundiales engloban a multitud de sindicatos de los distintos países y conforman sus filas centenares de millones de obreros en el mundo.

Sin duda, los comunistas tenemos que participar en los sindicatos y tenemos que esforzarnos en ensanchar entre la clase obrera la organización sindical, fundamentalmente porque es la formulación primaria de organización de la clase trabajadora, de las masas trabajadoras rompiendo su dispersión y su atomización. Para los comunistas es esencial la relación Partido-clase-masa y, por ello, los comunistas debemos volcarnos en el desarrollo de la organización sindical.

El desarrollo de la lucha de clases nos ha legado un movimiento comunista dividido, un movimiento sindical dividido en sindicalismo de clase – FSM – y sindicalismo corrompido de subordinación del proletariado al Capital – CSI. Sin duda, la posición de los comunistas debe ser la de la participación en los sindicatos y, concretamente, en el fortalecimiento del sindicalismo de clase, de la FSM. Y dentro de la FSM en el Estado español, nos corresponde luchar por la unidad sindical de todos los sindicatos afiliados a la FSM en base a dos principios fundamentales: 1) el reconocimiento de la lucha de clases como motor de desarrollo de la sociedad; 2) el internacionalismo proletario, anteponiendo la cuestión de clase a la cuestión nacional y siendo conscientes de que, en el desarrollo actual del imperialismo, el reconocimiento pleno de los derechos democráticos de las naciones oprimidas hoy están subordinados a la emancipación de la clase oprimida, de la clase obrera, que no es otra cosa que la conquista del socialismo.

Es fundamental fortalecer la FSM, que pasa por la unidad de los sindicatos afiliados y amigos de la FSM en el estado español, para conformar un polo lo suficientemente fuerte como para atraer al mayor número de trabajadores, que en su mayoría no tienen adscripción sindical y desconfían de CCOO y UGT, en los que visualizan la corrupción y la podredumbre, y para arrancar a los elementos que puedan quedar sanos de los aparatos sindicales del Estado – CCOO y UGT.

Un sindicato es una organización de masas y el movimiento de la clase obrera y de otras capas de trabajadores cuyo objetivo es la defensa de sus intereses económicos y políticos. Sin duda, contemplamos que en este país, tanto CCOO como UGT defienden los intereses económicos y políticos de los monopolios, del Estado. Esos sindicatos hoy, sin duda, son mantenidos por el Estado y sus prebendas, entre las que está la de negociar en nombre de los trabajadores a pesar de no tener implantación entre ellos, como está aconteciendo en la negociación de miles de EREs y ERTEs en empresas donde no existe representación sindical; es el burgués el que le otorga la legitimidad con su podrida legalidad, no los obreros con su organización y afiliación. El desarrollo del capitalismo monopolista, lejos de fortalecer a CCOO y UGT en términos cuantitativos, de masa, lo que ha hecho es debilitarlos, alejando a los trabajadores de dichas centrales sindicales.

Señalaba Lenin en ¿qué hacer? que “nuestro deber [como comunistas] consiste en desenmascarar asimismo toda nota conciliadora, de “armonía”, que se deslice en los discursos liberales en las reuniones obreras, ya se deban estas notas a que dichas gentes abriguen el convencimiento sincero de que es deseable una colaboración pacífica de las clases (…)”. Sin embargo, leemos a organizaciones que se autodenominan “comunistas” señalando, de manera pública, cosas tal falsas como la siguiente:


Flaco favor hacen los que se denominan “comunistas” engañando a los trabajadores llamándolos a organizarse en torno a CCOO, al que muestra como ejemplo de sindicato “de clase combativo” cuando ese sindicato hoy, al igual que UGT, forma parte del Estado, y es un instrumento no de las masas proletarias, sino del Estado que no duda en financiarlos y en otorgarles prebendas de carácter político al objeto de subordinar a la clase trabajadora a los intereses del Capital.

Estos falsos comunistas, oportunistas hasta la médula, no dudarán en arrojarnos desde su revisionismo más descarado y repugnante, a Lenin y el apartado VI ¿Deben actuar los revolucionarios en los sindicatos reaccionarios? de “La enfermedad infantil del ‘izquierdismo’ en el comunismo”, tachándonos de izquierdistas, para justificar su colaboración con los apéndices del Estado, como es CCOO. Sin duda, deforman a Lenin. Nosotros apoyamos plenamente la exposición ideológica realizada por Lenin. La cuestión es ser leninista, ser dialéctico, y preguntarse si aquéllos “sindicatos reaccionarios” eran como hoy, por ejemplo, es CCOO. La respuesta es rotunda y clara, no. Pero tampoco es igual el panorama sindical existente hoy al que existía en el periodo en el que Lenin elaboró dicho análisis. Hoy no es momento de intervenir en los sindicatos reaccionarios puesto que, a diferencia del tiempo que lo tocó vivir a Lenin cuando señalaba que “Para saber ayudar a «las masas» y conquistar su simpatía, su adhesión y su apoyo no hay que temer las dificultades, las cicaterías, las zancadillas, los insultos y las persecuciones por «los jefes» –que, siendo oportunistas y socialchovinistas, están en la mayor parte de los casos relacionados directa o indirectamente con la burguesía y la policía– y se debe actuar sin falta allá donde estén las masas, hoy las masas no están en dichos sindicatos reaccionarios como CCOO y UGT. Tampoco hoy es momento de crear un sindicato, como criticaba Lenin a los izquierdistas alemanes señalando que “tampoco pueden dejar de parecernos un absurdo ridículo y pueril (…) de que has de salir de los sindicatos y organizar forzosamente una “unión obrera”, nuevecita del todo y completamente pura, inventada por comunistas muy simpáticos”. De lo que se trata hoy es, como dijimos antes, del proceso inverso, de integrar todos los sindicatos de clase, cada uno de ellos con sus contradicciones y sus imperfecciones – nacidos como consecuencia de la fragmentación del movimiento sindical fruto de la derrota que significó para la clase obrera la caída de la Unión Soviética y la victoria del oportunismo – en una central sindical unitaria. La FSM es una realidad de un centenar de millones de obreros organizados, es la unión del sindicalismo de clase a nivel mundial, del sindicalismo que aspira a suprimir la explotación capitalista, que llama a sus militantes sindicales al internacionalismo proletario y a la lucha contra el imperialismo. El cúmulo de sindicatos nacidos como consecuencia de la lucha contra el oportunismo, y que en conjunto – rompiendo su atomización ya sea por sectores, por empresas o por territorios – y fusionándose todos ellos en base a los principios que dicen abrazar – la lucha de clases y el internacionalismo proletario – darían cuerpo a una central sindical de una potencia notable pero, sin duda, infinitamente superior en términos de clase. La única forma de arrancar lo poco sano que pueda quedar en los sindicatos al servicio del Estado tiene que hacerse mediante la confrontación ideológica sin cuartel entre el sindicalismo de clase y el sindicalismo corrompido de CCOO y UGT. Pero en esa pugna lo más importante es arrancar a la masa a la participación en los sindicatos y, concretamente, llevarla a engrosar las filas del sindicalismo de clase, siendo esto, la participación, lo que el Estado y los sindicatos a su servicio han llevado a mínimos históricos y pretenden evitar.

El golpe de estado perpetrado en la URSS en 1953, con el asesinato de Stalin y el triunfo del oportunismo sobre el marxismo-leninismo, condujo no sólo a la Unión Soviética a su desintegración, sino fundamentalmente y con anterioridad a la caída de la URSS, a la división del proletariado y del Movimiento Comunista. Hoy los comunistas tenemos que tener clara una enseñanza, que no es que el marxismo-leninismo ha fracasado sino el oportunismo el que ha fracasado. Esta realidad ha demostrado que el socialismo, si se desvía de los principios de la economía marxista-leninista, se desnaturaliza revirtiendo nuevamente en capitalismo ocasionando no sólo destrozo en el terreno de la base, sino también de la superestructura, esto es, tanto del Movimiento Comunista, el movimiento sindical y en las filas del proletariado, avanzando la burguesía en todos los terrenos – político, económico e ideológico. Fundamentalmente en el terreno ideológico que es el que hoy sostiene al imperialismo.

Es obligación de los comunistas actuar en los sindicatos de clase, sin duda, al igual que es obligación hacer la guerra sin cuartel al capitalismo, su Estado, al oportunismo y a su aristocracia obrera sobornada por los capitalistas que en el Estado español tienen el rostro de CCOO y UGT. Es obligación de los comunistas fortalecer la Federación Sindical Mundial (FSM), que es fortalecer sus sindicatos y, en el caso del Estado español, además, nuestra misión debe ser la de unir todo el sindicalismo de clase en una central sindical unitaria que englobe a la totalidad del sindicalismo de clase. Esa fórmula no sólo ensanchará las filas del sindicalismo de clase, no sólo atraerá a más masa proletaria que está hoy fuera del sindicalismo, sino también para acabar con la dispersión del sindicalismo de clase en el desarrollo de un proceso dialéctico de integración y unificación, de fortalecimiento del sindicalismo de clase y, consecuentemente por lucha de contrarios, del debilitamiento del Estado como consecuencia del debilitamiento del sindicalismo de conciliación que propugnan.

Sin el fortalecimiento del proletariado en los centros de trabajo, sin romper la atomización de los trabajadores haciendo que la masa trabajadora deje de estar dispersa organizándose sindicalmente bajo los principios del sindicalismo de clase, la superación del capitalismo, que nos conduce a los trabajadores a ser explotados y vivir en oprobio, se posterga. Se demora la emancipación del proletariado, la conquista del socialismo que hoy es una necesidad vital e histórica para la vida de la clase trabajadora. Para que la humanidad pueda vivir, el imperialismo debe morir.

 

¡CONTRA EL OPORTUNISMO TRAIDOR Y LA ARISTOCRACIA OBRERA!
¡POR LA UNIDAD DEL SINDICALISMO DE CLASE, POR EL FORTALECIMIENTO DE LA FSM!
¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 9 de abril de 2020

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Así engaña UGT a la clase trabajadora. Así sirve a la patronal, a los capitalistas

UGT
 
El pasado día 24 de enero, en el medio nuevatribuna.es, el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, escribía un artículo titulado “El empleo, una necesidad olvidada” que, aparte de dejar bien patente que es una pieza más del engranaje del Estado capitalista español, es una oda a la desvergüenza impropio de lo que le correspondería a un supuesto líder sindical.

Pero bueno, UGT lleva décadas siendo uno de los sindicatos predilectos de la patronal, que sirve para albergar muchas candidaturas amarillas bajo las precitadas siglas, e incluso llamarle sindicato se nos hace excesivo, máxime cuando en el propio artículo Pepe Álvarez se autodenomina “agente social”.

Su alineamiento con la burguesía es tal, que le lleva en todo momento a hablar de empleo. Para Pepe Álvarez y la UGT, el problema no es el capitalismo, ni la negación del derecho al trabajo, ni la explotación capitalista; ese es el marco que ellos defienden, por ello, siempre hablan de empleo, rehuyendo hablar del derecho al trabajo que tiene todo trabajador, todo ser humano.

Y es que hablar en términos de empleo, implica despojar al ser humano de su esencia, del elemento decisivo desencadenante del desarrollo del género humano, de su evolución, de su humanización, como es el trabajo que, en palabras del propio Engels, es el elemento distintivo que desencadena “la transformación del mono en hombre”. Y el Secretario General de UGT se expresa así porque asume el capitalismo como el único sistema económico posible, y por tanto, anteponiendo el interés de una minoría criminal y explotadora como es la burguesía al interés de la inmensa mayoría de la humanidad, a la que le niega de facto el derecho al trabajo y, por consiguiente, le arrebata a esa mayoría de hombres y mujeres, despojados de los medios de producción, su esencia humana, lo aleja de su esencia creadora condenándolo al proceso inverso de la humanización, a la deshumanización, al embrutecimiento ensordecedor. Ello es lo que implica abandonar la reivindicación del derecho al trabajo y sustituirlo por el empleo que, al fin y al cabo, no es más que una ocupación laboral retribuida salarialmente, es decir, una relación económica que implica la existencia de un salario y, por consiguiente, la consagración de la explotación capitalista, la subordinación de la mayoría humana a los intereses de una minoría criminal y explotadora como es la burguesía.

El derecho al trabajo es el derecho que tiene todo ser humano a contribuir en la generación de riqueza para la sociedad, en contribuir con su actividad a la producción de bienes para la sociedad, en definitiva, a la relación fundamental y necesaria del hombre con la naturaleza y, también, con la sociedad en la que se siente partícipe de la construcción de la misma, así como del beneficio producido por la masa trabajadora. Así pues, el trabajo no sólo es la forma en la que el ser humano se relaciona con la naturaleza para generar riqueza para la sociedad y para garantizar su desarrollo como ser humano, sino que es su aportación a la construcción de la sociedad, de la civilización, y el producto de esta relación no es otro que construir a la sociedad, de la que el trabajador también forma parte, siendo ésta la beneficiaria del fruto del trabajo del trabajador y no la minoría explotadora, la burguesía, que se apropia de dicho fruto negando a la mayoría el derecho al trabajo, despojando a la mayoría de su esencia creadora como ser humano, condenando a la mayoría a la deshumanización para consagrar la explotación asalariada, salario que le sirva a los empleados para poderse sostener mínimamente y poder reproducir su situación de explotación en beneficio del burgués. Esto es lo que significa equiparar empleo con trabajo.

Pepe Álvarez no puede pensar de otra forma; de lo contrario, sería socialista y, por consiguiente, jamás habría llegado a dirigir a ese sindicato, el cual tiene abierto varios casos de corrupción en Andalucía, Canarias y Asturias, entre otros. Pues bien, esta corrupción económica es infinitamente menor que la enorme corrupción o degeneración ideológica en la que cae Pepe Álvarez y demás sindicalistas amarillos que conforman el sindicato UGT, algo que también se podría extender a CCOO, y que se refleja, por ejemplo, en esta cuestión.

El servicio de Pepe Álvarez al capitalismo monopolista de Estado español es tal, que no duda en deformar la realidad, en engañar a quien le lea. Señala Álvarez “Desempleo. Esa es la palabra que define la situación de 3,2 millones de personas en nuestro país”. Según la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2019, realizada por Instituto Nacional de Estadística, publicada el pasado 28 de enero, en el Estado español hay una tasa de actividad del 58,74%, compuesta por 19.966.900 ocupados y por 3.191.900 parados. Hay que tener en cuenta que, en España, un trabajador que cotice una hora o que haga un curso de formación impartido por el INEM o un servicio de empleo público, deja de figurar como demandante de empleo, deja de figurar como parado, con lo que las cifras del paro en España, cada vez que salen, están totalmente manipuladas. Pues bien, si hay una tasa de actividad del 58,74% de los ciudadanos del Estado español en edad de trabajar, quiere decir que hay una tasa de inactividad del 41,26%, es decir, personas que ni tienen ocupación ni figuran como demandantes de empleo en las Oficinas Públicas de Empleo, o lo que es lo mismo, 16.267.145 personas en edad de trabajar. Si a la población inactiva le añadimos los 3.191.900 parados tenemos que, en el Estado español, 19.459.045 personas no tienen, ni tan siquiera, un empleo. O lo que es lo mismo, en España en realidad hay un 49,35% de personas en edad de trabajar que no tienen un empleo. Con lo que Pepe Álvarez miente.

Este es un dato demoledor, que demuestra que el capitalismo monopolista de Estado deja en la cuneta a la mitad del pueblo, y ello a pesar de que las cifras del paro y de la ocupación están manipuladas, infladas. Si a esas cifras le sumamos los trabajadores públicos, y los trabajadores que trabajan para la administración paralela o para empresas privadas cuyo trabajo tiene su origen en el Estado, tenemos que la iniciativa privada, a duras penas crea 1 puesto de trabajo por cada 3 trabajadores. A ello hay que sumarle una tasa de temporalidad del 26,1% y que, según la OCDE, en España el 21,7% de los puestos de trabajo registran un alto riesgo de automatización, es decir, que serán trabajos realizados por robots en el corto plazo, y que “un 30,2% de los trabajadores ocupa puestos de trabajo con una elevada probabilidad (que cifra entre el 50% y el 70%) de sufrir una profunda transformación” (Diario El País, 25 de abril de 2019), con lo que se demuestra que el capitalismo monopolista cada día que pasa es más insostenible.

Dice Álvarez que es necesario “un cambio de modelo productivo que refuerce la política industrial” y para ello reclama “un Pacto por la Industria, reclamado por los agentes sociales en el seno del Consejo Económico Social, que aumente el peso del sector industrial en el PIB hasta el 20% como reclama la Unión Europea (actualmente el 16%) y lo convierta en uno de los principales generadores de empleo estable”. En coherencia con ello, es decir, que la Industria aumente su peso en el PIB, CCOO y UGT se están hartando de firmar EREs, aumentando hasta octubre un 77% los despidos por ERE con respecto al 2018, de los que el 42% de los mismos provienen de la Industria. Y no sólo los EREs, UGT ha firmado convenios vergonzosos como en Telefónica y en ENDESA, donde la destrucción de empleo y las prejubilaciones son la constante, a la par que se acrecienta la subcontratación. UGT en ENDESA ha firmado que todo trabajador con 25 años cotizados se pueda prejubilar percibiendo entre el 60% y el 80% de su salario hasta alcanzar los 63 años, donde obligatoriamente se deberán jubilar; estamos hablando de prejubilaciones de trabajadores de 50 y 51 años. Esto significa que UGT está firmando destrucción de empleo, y cierres de empresas, que en ENDESA se traducen en cierres como las de las centrales térmicas de Andorra, Litoral, As Pontes o Compostilla.

UGT es un instrumento más al servicio de la Patronal para llevar a cabo las reestructuraciones de plantillas, para destruir empleo, para negar a más trabajadores su derecho al trabajo y para enriquecer cada vez más a los empresarios. Eso es lo que llevan haciendo desde hace 40 años en España, eso es lo que están haciendo en la actualidad y eso es lo que harán en el futuro mientras los trabajadores no los mandemos al estercolero de la historia junto con el sistema económico que defienden: El capitalismo. El discurso de Pepe Álvarez lo puede firmar cualquier empresario o cualquier banquero, es profundamente antiobrero y está totalmente alineado con los intereses y con la dirección económica impuesta por la burguesía.

Pepe Álvarez y la UGT, y lo que digamos para este sindicato también es plenamente válido para CCOO, son enemigos jurados de la clase obrera. No solo basta con no estar afiliados a dichos sindicatos, que son apéndices del Estado, los trabajadores deben organizarse en los centros de trabajo, fortaleciendo las filas de los sindicatos de clase, de los sindicatos que conforman la Federación Sindical Mundial (FSM).

Es necesario que los trabajadores fortalezcan el sindicalismo de clase para fortalecer la organización de la clase obrera en los centros de trabajo, que es el auténtico motor revolucionario y de cambio capaz de aglutinar todas las luchas de los distintos sectores que conforman el proletariado y unirlas en una única lucha de clase contra la burguesía, su sistema económico y la superestructura que éste eleva, conformando un Frente Único del Pueblo como instrumento de poder para superar al capitalismo monopolista de Estado, en bancarrota económica y política, y de dar una alternativa a este moribundo y criminal sistema, que no puede ser otra salida que el socialismo.


F. Barjas
Secretario General del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Saludamos la Asamblea General de la Coordinadora Sindical de Clase

CSC
 
El Partido Comunista Obrero Español quiere trasladar su saludo y felicitaciones a la Asamblea General de la Coordinadora Sindical de Clase desarrollada el pasado sábado 26 de octubre en Madrid.

Toda la clase trabajadora, y también su vanguardia, está deseosa de la unidad del sindicalismo de clase y combativo, siguiendo la línea de lucha clasista y superación del capitalismo que la Federación Sindical de Mundial está desarrollando en todo el mundo.

Esperamos que esta Asamblea General haya logrado plenamente sus objetivos y tareas y estamos convencidos de que será una fecha recordada como un gran paso en esa unidad hacia un sindicato fuerte de clase y combativo que plante cara al sindicalismo amarillo y vendido que encabezan Comisiones Obreras y UGT, enfrentando como corresponde al momento histórico que vive la clase obrera hoy.

 

¡Por la unidad del sindicalismo de clase y combativo!
¡Por la superación del capitalismo!

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del PCOE




La Coordinadora Sindical de Clase gana las elecciones sindicales en Everis Centers Sevilla

CSC
 
El pasado jueves 13 de junio se celebraron elecciones sindicales en el centro de Sevilla de la empresa everis Centers, centro que cuenta actualmente con más de 600 trabajadores. Por volumen de trabajadores se elegían los miembros para un comité de empresa de 17 delegados, mientras que el comité anterior era de 13. A estas elecciones se presentaba por primera vez la Coordinadora Sindical de Clase (CSC), sindicato afiliado a la Federación Sindical Mundial (FSM) que lucha en el estado español por la unificación del sindicalismo de clase. 

Antes de estas elecciones, la composición del comité de empresa era la siguiente: CCOO con 8 delegados y una plataforma «independiente» de trabajadores llamada Actúa con 5. Según la sección sindical de CSC, dicha plataforma surge directamente de la dirección de la empresa, contando entre sus miembros y como delegado del comité de empresa con un gerente del centro de trabajo hasta justo antes de estas elecciones. Por otro lado, la candidatura de CCOO de las elecciones anteriores ya se había roto en dos, cuando los miembros de la sección sindical de ese sindicato, ante el empuje de algunos de los nuevos miembros de su candidatura que querían darle un giro y avanzar en la acción sindical de clase tanto dentro como fuera del centro de trabajo, deciden prescindir de ellos obligándolos a buscar otra alternativa, ante lo cual estos compañeros deciden constituir la sección sindical de CSC en el centro de trabajo. 

El trabajo sindical de los miembros de CSC en este centro durante la pasada legislatura ha puesto sobre la mesa, por un lado, la actitud servil de CCOO con la dirección de la empresa, y por otro, ha confirmado la intromisión de la dirección en el comité a través de una candidatura hecha para servir sus intereses. A través de las muchas acciones propuestas por CSC en ese comité, los miembros de la plataforma Actúa y de CCOO han ido quedando retratados día a día como peleles al servicio de la empresa, aprobando cuanto esta les ha puesto por delante y frenando las medidas impulsadas por CSC. 

Fruto también de ese trabajo se han sacado a la luz todas las contradicciones de ambas candidaturas, consiguiendo incluso que una compañera perteneciente a la plataforma Actúa abriera los ojos, reconociera que dicha plataforma era un órgano más de la empresa y la abandonara para presentarse en las pasadas elecciones en la lista de CSC. 

Esta lucha incansable durante los últimos años ha tenido su fruto en las elecciones sindicales del día 13, en las que la lista de CSC fue la más votada con 187 votos, frente a los 146 de la plataforma Actúa y los 136 de CCOO. CSC ha pasado de tener 0 delegados a tener 7, Actúa mantiene sus 5 delegados, aunque ha perdido en cuanto a porcentaje de representatividad ya que el comité ha pasado de ser de 13 a 17 miembros. Por su parte, CCOO ha pasado de 8 delegados a 5, descendiendo en representatividad del 56,52% al 28,63%. 

Además de congratularnos por la victoria del sindicalismo de clase en un centro de trabajo, es importante extraer algunas lecciones

En primer lugar, vemos una vez más la verdadera cara de los sindicatos del sistema CCOO y UGT -CCOO en el caso de everis Centers en Sevilla-, que no dudan en renunciar a sus supuestos principios -los que ellos mismos aprueban en sus congresos para después pisotearlos- para atacar a quienes con honestidad pretenden cambiar las cosas luchando y confrontando las políticas y los ataques de la empresa. Este es un correo enviado por la sección sindical de CCOO a los compañeros del centro de trabajo en el que atacan a CSC renunciando tanto a sus orígenes como a sus propios estatutos, mostrando una enorme ignorancia y/o una tremenda desvergüenza: 


En su 11º congreso celebrado en junio de 2017, CCOO se declaraba como un sindicato reivindicativo y de clase que “se orienta hacia la supresión de la sociedad capitalista y la construcción de una sociedad socialista democrática”, unitario, democrático e independiente, participativo y de masas, de hombres y mujeres, sociopolítico al “reivindicar la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de todos los trabajadores y trabajadoras, asume la defensa de todo aquello que les afecte como clase, en la perspectiva de la supresión de toda opresión y explotación”, internacionalista por lo que “actuará en favor de la unificación del sindicalismo mundial”. 

Tanto la dirección de CCOO como la gran mayoría de delegados del sindicato en diferentes empresas llevan años incumpliendo sus propios estatutos, demostrando una absoluta falta de integridad moral y una tremenda ausencia de principios. En la práctica, CCOO, tanto a través de su dirección como de los representantes de los trabajadores en diferentes empresas, lucha incansablemente contra la unificación del sindicalismo mundial, rechazando medidas de unidad entre representantes de diferentes empresas; contra la supresión de la sociedad capitalista, apoyando todas las medidas impulsadas por las empresas para mantener sus márgenes de beneficios apuntalando así el propio sistema; contra la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de todos los trabajadores y trabajadoras, firmando miles de EREs que mandan al paro a millones de trabajadores, así como retrocesos de todo tipo que nos hacen perder derechos que costaron años de lucha; contra la supresión de toda opresión y explotación, siendo cómplices de los atropellos que las empresas cometen contra los trabajadores en su afán por explotarnos cada día más. 

Estos sindicatos son, en la práctica, herramientas del propio sistema y de la patronal para perpetuar la explotación y oprimir a los trabajadores cada vez más. 

También debemos analizar cuál es la actitud de algunos partidos auto declarados marxistas-leninistas ante estos hechos. 

El PCTE publica en su página web que la Federación Sindical Mundial (FSM) es su “referente sindical clasista internacional”. 


Para después hacer un llamamiento a la organización en un sindicato como CCOO, enemigo acérrimo del sindicalismo de clase: 


Sus propios militantes llevan a cabo esta directriz contraria a sus propios ‘referentes’ siendo miembros del sindicalismo amarillo y vertical encarnado por CCOO: 


Desde el Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse en torno al sindicalismo de clase en los sindicatos de la Federación Sindical Mundial (FSM), y abandonar organizaciones sin principios que no representan a la clase trabajadora. Hacemos igualmente un llamamiento a unir las luchas de los centros de trabajo con el resto de luchas de las clases populares a través de un Frente Único del Pueblo que permita construir un verdadero contrapoder en manos de la clase trabajadora y sea una herramienta en la construcción del socialismo.

 

Por el fortalecimiento y la unidad del Sindicalismo de Clase 
Por el Frente Único del Pueblo 
Por el Socialismo
 

Célula Jorge Dimitrov de Sevilla del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Acción de la Federación Sindical Mundial en los hoteles Aire de Sevilla

FSM

 

Ayer viernes se llevó a cabo una acción coordinada a nivel internacional por la Federación Sindical Mundial (FSM) en respuesta a la represión sufrida por un trabajador danés que participa en la construcción de un spa de lujo para la empresa española Aire. Aire ha encargado la construcción de este spa de lujo a la constructora española Otero, a través de su filial danesa Hillock, que a su vez delega en la empresa española Nobleza Señorial la contratación de los trabajadores.

Este trabajador danés ha sido despedido simplemente por quejarse al no recibir el salario acordado por Nobleza Señorial. Nobleza Señorial no cumple el convenio, falsifica recibos de pago y está amenazando a los trabajadores para que no contacten con el sindicato afiliado a la FSM al que pertenece el trabajador despedido.

La cadena de explotadores que saquea a la clase obrera española y danesa no tiene fronteras como podemos ver. Por eso la respuesta de la clase obrera debe ser organizada a nivel internacional, que es lo que más le duele al capital y al burgués.

Así lo pudimos comprobar con la protesta que organizó la Coordinadora Sindical de Clase, perteneciente a la FSM, con el apoyo de militantes del Partido Comunista Obrero Español, a las puertas de la sede de Aire en Sevilla.

La empresa se ha puesto nerviosa y las llamadas han aflorado en la jerarquía capitalista a nivel internacional. El internacionalismo proletario trae muy malos recuerdos a la burguesía que no duda en hacerse internacionalista cuando necesita socorro.

Y le trae males recuerdos y dolores de cabeza porque el internacionalismo proletario puede y debe ser el germen de la abolición del capitalismo y la instauración del socialismo a nivel internacional, que es siempre a lo que debemos aspirar todos los comunistas, especialmente en los países más avanzados tecnológicamente, por darse las condiciones materiales que auguraron para el Socialismo los maestros Marx, Engels y Lenin.

 

Por la unidad de acción de los sindicatos de clase a nivel internacional

Por la alianza de las clases obreras de todos los países

Por la construcción de las Repúblicas Socialistas de Europa

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Sevilla




Solidaridade cos traballadores de Brico Depot

Brico Depot

O pasado 21 de novembro a multinacional británica Kingfisher anunciou o peche das 27 tendas Brico Depot que ten repartidas por todo o Estado Español. Se a medida faise efectiva, máis de 1700 traballadores quedarán na rúa.

As explicacións dadas pola multinacional foron que “A saída do mercado español permitiranos aplicar a nosa estratexia con maior enfoque e eficacia nos nosos mercados principais, onde contamos ou podemos alcanzar unha posición de liderazgo”. Ademais, nos resultados do terceiro trimestre do exercicio, a compañía acumulou un descenso de vendas do 0,4%.

A compañía presume de ter os prezos baixos.os prezos son baixos, pero ocultan que se esto acontece, é porque os salarios son aínda máis baixos. Aparte, os traballadores da multinacional denuncian a situación de precariedade que padecen: fan máis horas das expostas no contrato, apenas teñen tempo de descanso e mesmo nalgunhas tendas chégaselles a cronometrar o tempo que pasan no baño.

Vemos de novo como á burguesía non lle importa nin o máis mínimo os seus traballadores e só lle importa as súas ganancias, explotalos, deixalos en situacións moi precarias e, cando estos non lles reportan tanto beneficio, deixalos na rúa, a eles e ás súas familias.

Estamos a ver o silencio dos medios de comunicación con respecto a este tema, e tamén dos oportunistas que só se preocupan polos traballadores cando poden obter un beneficio.

Os sindicatos amarelos, servos do capital, non convocaron ningunha folga, nin sequera unha movilización contra o peche da empresa. Nos témolo claro, non podemos asegurar os nosos postos de traballo nin o noso futuro no sistema capitalista, un sistema criminal no que a burguesía explota aos traballadores e os precariza, e cando esta non recibe un beneficio económico tan grande como se esperaba, despídeos e os deixa na miseria.

Desde o PCOE solidarizámonos cos traballadores de Brico Depot, e facemos un chamamento a tódolos traballadores a organizarse no PCOE e engrosar as filas dos sindicatos que son membros da FSM, como na Coordinadora Sindical de Clase, para rematar coa explotación do home polo home.

Por un traballo e unhas condicións laborais dignas!

Camarada, engrosa as filas do PCOE!

Polo socialismo!

Solidaridad con los trabajadores de Brico Depot

El pasado 21 de noviembre, la multinacional británica Kingfisher anunció el cierre de las 27 tiendas Brico Depot que tiene repartidas por todo el Estado Español. Si la medida se hace efectiva, más de 1700 trabajadores se quedarán en la calle.

Las explicaciones dadas por la multinacional han sido que “la salida del mercado español nos permitirá aplicar nuestra estrategia con mayor enfoque y eficacia en nuestros mercados principales, donde contamos o podemos alcanzar una posición de liderazgo”. Además, en los resultados del tercer trimestre del ejercicio, la compañía acumuló un descenso de ventas del 0,4%.

La compañía presume de tener los precios bajos, pero ocultan que, si esto ocurre, es porque los salarios son aún más bajos. Aparte, los trabajadores de la multinacional denuncian la situación de precariedad que padecen: hacen más horas de las expuestas en el contrato, apenas tienen tiempo de descanso e incluso en algunas tiendas se les llega a cronometrar el tiempo que pasan en el baño.

Vemos de nuevo cómo a la burguesía no le importan ni lo más mínimo sus trabajadores y sólo le importan sus ganancias, explotarlos, dejarlos en situaciones muy precarias y cuando estos no les reportan tanto beneficio, dejarlos en la calle, a ellos y a sus familias.

Estamos viendo el silencio de los medios de comunicación con respecto a este tema, y también de los oportunistas, que sólo se preocupan por los trabajadores cuando pueden obtener un beneficio.

Los sindicatos amarillos, siervos del capital, no han convocado ninguna huelga, ni siquiera una movilización contra el cierre de la empresa.

Nosotros lo tenemos claro, no podemos asegurar nuestros puestos de trabajo ni nuestro futuro en el sistema capitalista, un sistema criminal en el que la burguesía explota a los trabajadores y los precariza, y cuando esta no recibe un beneficio económico tan grande como el esperado, los despide y deja en la miseria.

Desde el PCOE nos solidarizamos con los trabajadores de Brico Depot, y hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse en el PCOE y engrosar las filas de los sindicatos miembros de la FSM como la Coordinadora Sindical de Clase, para acabar con la explotación del hombre por el hombre.

¡Por un trabajo y unas condiciones laborales dignas!

¡Camarada, engrosa las filas del PCOE!

¡Por el socialismo!

Célula Aurora de Coruña del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Sindicalismo amarelo e burguesía, collidos da man en PSA Vigo

PSA

Unha vez máis a clase traballadora volve ser ninguneada polos intereses dos capitalistas, dos empresarios, dos oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentenza, unha sentenza traducida en forma da idea de  ERTE nunha das liñas de produción da planta de PSA   en Vigo.

Aos empresarios xa non lles sae beneficioso seguir producindo un dos modelos de automóbiles, a mercadoría xa non é de interese no mundo que eles mesmos controlan.

Por tanto a súa solución mais tallante e mais rudimentaria, a que máis demostra que o que máis lles importa aos empresarios é seguir acumulando capital, é continuar obtendo beneficio, resulta nun ERTE (ou na súa derivación nun  ERE).

400 serán os traballadores que serán verán afectados por un período de 50 días de suspensión de emprego, algo que para traballadores deste sector é un duro golpe, un choque significativo.

Estes son os xogos da burguesía, demostrando que non somos mais que ferramentas, que engrenaxes na súa cadea de produción, que non somos máis que complementos das máquinas, dos medios de produción que son as nosas cadeas, que só servimos para que a mesma nútrase do noso esforzo, e que, cando esta véxase en apertos, seremos nós sempre os que pagaremos coa nosa suor e sufrimento.

Nin que dicir ten que con este conflito tamén saen os sindicatos ‘’protectores fieis’’ dos traballadores, que pactan coa mesma patronal deixando de lado os dereitos, as necesidades dos traballadores que patrocinan defender.

Neste lugar xa temos os culpables, por unha banda temos ao SIT,  o cual no seu sitio web afirma sen agocharse “a viabilidade da empresa”, é dicir, o beneficio do empresario, e doutra banda temos a  C.C.O.O, CIG e CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cal, ambos os grupos son sindicatos amarelos, que demostran ser fieis aliados do sistema, fieis aliados do capital, os cans da burguesía e da patronal,  que son capaces de convocar e desconvocar folgas ao seu antollo (chegando a vangloriarse logo de conseguir melloras, que non accións de raíz e revolucionarias) , que o seu mellor cometido é e foi a desorganización e a desmoralización da clase traballadora, (cando debería de ser todo o contrario ante situacións deste tipo).

Desde o PCOE opoñémonos  totalmenteante a situación que pretenden facer sufrir a burguesía á clase traballadora e denunciamos os  tejemanejes que os ‘’sindicatos amarelos’’, que tan só optan por medidas ‘’reformistas’’, en lugar de por medidas radicais e verdadeiramente revolucionarias e  que conseguen ‘’ desorientar’’ o obxectivo da clase traballadora que debe de ser: a emancipación da súa clase por medio da loita.

Instamos a que a clase traballadora  aglutinase o redor de sindicatos de clase adscritos á Federación Sindical Mundial (a única organización a nivel Internacional que loita polos dereitos dos traballadores e por unha superación do capitalismo como sistema económico que  desangra á clase obreira) e contorna a un partido do proletariado, o Partido Comunista Obreiro Español, co cal será posible a loita para poder alcanzar o poder político e así poder facer fronte a este sistema imperante e asasino.

Contra as trampas da burguesía, contra os intereses dos capitalistas

Contra os sindicatos amarelos que alienan á clase traballadora

Romper co sistema, romper co capital

Sindicalismo amarillo y burguesía, cogidos de la mano en PSA Vigo

Una vez más la clase trabajadora vuelve a ser ninguneada por los intereses de los capitalistas, de los empresarios, de los oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentencia, una sentencia traducida en forma de la idea de ERTE en una de las líneas de producción de la planta de PSA en Vigo.

A los empresarios ya nos les sale beneficioso seguir produciendo uno de los modelos de automóviles, la mercancía ya no es de interés en el mundo que ellos mismos controlan.

Por lo tanto, su solución más tajante y más rudimentaria, la que más demuestra que lo que más les importa a los empresarios es seguir acumulando capital, es continuar obteniendo beneficio, resulta en un ERTE (o en su derivación en un ERE).

400 serán los trabajadores que se verán afectados por un periodo de 50 días de suspensión de empleo, algo que para trabajadores de este sector es un duro golpe, un choque significativo.

Estos son los juegos de la burguesía, demostrando que no somos más que herramientas, engranajes en su cadena de producción, que no somos más que complementos de las máquinas, de los medios de producción que son nuestras cadenas, que solo servimos para que la misma se nutra de nuestro esfuerzo, y que, cuando esta se vea en apuros, seremos nosotros siempre los que pagaremos con nuestro sudor y sufrimiento.

Ni que decir tiene que con este conflicto también salen los sindicatos ‘protectores fieles’ de los trabajadores, que pactan con la misma patronal dejando de lado los derechos, las necesidades de los trabajadores que pregonan defender.

En este lugar ya tenemos los culpables, por un lado, tenemos al SIT, el cual en su sitio web defiende sin esconderse “la viabilidad de la empresa”, es decir, el beneficio del empresario, y por otro lado tenemos a CCOO, CIG y CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cual, ambos grupos son sindicatos amarillos, que demuestran ser fieles aliados del sistema, fieles aliados del capital, los perros de la burguesía y de la patronal,  que son capaces de convocar y desconvocar huelgas a su antojo (llegando a vanagloriarse luego de haber conseguido mejoras, que no acciones de raíz y revolucionarias) , que su mejor cometido es y ha sido la desorganización y la desmoralización de la clase trabajadora (cuando debería de ser todo lo contrario ante situaciones de este tipo).

Desde el PCOE nos oponemos tajantemente a la situación que pretende hacer sufrir la burguesía a la clase trabajadora y denunciamos los tejemanejes que los ‘sindicatos amarillos’, que tan solo optan por medidas reformistas, en lugar de por medidas radicales y verdaderamente revolucionarias y que consiguen desorientar a la clase trabajadora de su objetivo que debe de ser la emancipación de su clase por medio de la lucha.

Instamos a que la clase trabajadora se aglutine en torno a sindicatos de clase adscritos a la Federación Sindical Mundial (la única organización a nivel Internacional que lucha por los derechos de los trabajadores y por una superación del capitalismo como sistema económico que desangra a la clase obrera) y en torno a un partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el cual será posible la lucha para poder alcanzar el poder político y así poder hacer frente a este sistema imperante y asesino.

Contra las trampas de la burguesía, contra los intereses de los capitalistas

Contra los sindicatos amarillos que alienan a la clase trabajadora

Romper con el sistema, romper con el capital




REPRESIÓN Y EXPLOTACIÓN: LA REALIDAD DE LOS TRABAJADORES DE AMAZON

 
 
Los trabajadores del centro logístico de Amazon de San Fernando de Henares decidieron plantar cara a la explotación que tanto tiempo llevan sufriendo acordaron ir a la huelga los días 16, 17 y 18 de julio, tal y como hicieron en marzo. Tanto entonces como en la actualidad, la huelga tiene un motivo principal: la aplicación unilateral en abril del convenio sectorial a la que pertenece la empresa. Esta imposición va en contra de las demandas de los trabajadores, que reclaman un convenio colectivo propio, más garantista que el actual y donde se recoja una cláusula de garantía salarial, con un compromiso de subidas de sueldo para los próximos años. Además, para colmo, la empresa no solo se ha negado a negociar el convenio que pedían los empleados de Amazon; también ha congelado los salarios de las categorías superiores y se ha negado a reconocerlas.
 
El director ejecutivo y fundador de Amazon, Jeff Bezos, y sus secuaces demuestran no tener escrúpulo alguno con sus empleados. Así pues, en vista de que no podían frenar a los trabajadores de ninguna manera, decidieron vulnerar el derecho a la huelga de sus empleadosTanto en marzo como en la reciente jornada de huelga, la multinacional contrató a trabajadores procedentes de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), ofreciéndoles incluso el doble del salario que percibiría un empleado un día normal. Esto supone, sin lugar a dudas, una violación del artículo 8 de la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se regulan las ETT.
 
Del mismo modo, se coaccionó con el despido a los trabajadores temporales de ETT 900 empleados de los 2.000 del centro logístico– si estos decidían secundar la huelga. Las amenazas de la multinacional no son nuevas para los trabajadores de Amazon; en las jornadas de huelga de marzo, la empresa materializó lo que, esta vez, solo ha incurrido como advertencia y despidió a más de un centenar de trabajadores de ETT por acudir a la huelga. Esta brutal represión ejercida por la patronal ha sembrado el miedo entre los trabajadores temporales, que están abocados a la no renovación de sus contratos y, por tanto, al despido.
 
Siguiendo con esta represión y mostrando un total desprecio por los trabajadores, en ambas jornadas de huelga, la multinacional decidió trasladar la producción a otros centros situados principalmente en Catalunya y Francia, con el objetivo de que la huelga no repercutiese en la producción. Con esto, y por enésima vez, la empresa vulneró el derecho fundamental de huelga. Pero esto no solo ocurrió en el Estado español; también se produjo en otros centros en lucha, como en Alemania, donde durante estos días se trasladó parte de la producción a Polonia.
 
A todo ello debemos añadir las múltiples agresiones que sufrieron los trabajadores por parte de las fuerzas represivas del Estado, que corren a cargo del Gobierno socialfascista del PSOE, tan encumbrado por la progresía reformista y oportunista. La Policía cargó con el único propósito de reventar la lucha en los piquetes y cumplió fielmente su cometido, que no es otro que reprimir al proletariado. Las fuerzas represivas del Estado hicieron lo que mejor saben hacer: cumplir con las órdenes de la clase dominante. Así pues, quedó patente que la Policía no es más que un instrumento del Estado para defender los intereses de la burguesía.
 
Huelga decir que, mientras los trabajadores de Amazon son agredidos por la Policía, los fascistas se congregan en el Valle de los Caídos para ensalzar la dictadura terrorista franquista con la más absoluta impunidad. Una vez más, queda en evidencia el carácter fascista del Estado español, que no duda en usar la fuerza contra los trabajadores, incluso en una concentración pacífica, al mismo tiempo que permite que los fascistas campen a sus anchas. 
 
Pese a las constantes agresiones de la empresa y de las fuerzas represivas del Estado, los trabajadores de Amazon encontraron un gran apoyo en el internacionalismo proletario; siguiendo su ejemplo, los trabajadores de Alemania y Polonia se sumaron a la huelga en sus respectivos centros de trabajo. En Alemania, 7 centros logísticos secundaron la huelga y, en Polonia, se llevaron a cabo diferentes acciones de protesta.
 
La única opción real que tenemos los trabajadores para defender nuestros derechos es luchar en un sindicato de clase y combativo, organizado en una central única integrada en la Federación Sindical Mundial (FSM), que haga frente al capital y a los traidores de la clase obreralos sindicatos amarillos.
 
CC.OO. y UGTlacayos de la patronal y enemigos del proletariadoson organizaciones financiadas por el Estado, fieles sucesoras del Sindicato Vertical franquista, cuyo único cometido es acabar con cualquier atisbo de lucha obrera y condenar a los trabajadores al paro y a la precariedad, a costa de acatar las infames reformas laborales perpetradas por el Gobierno de turno. La paz social y el consenso del que tanto presumen no es más que una burda falacia utilizada por la burguesía para desmoralizar y atomizar al trabajador, impidiendo que este se organice y luche. Por ello, la organización de nuestra clase en una central única que defienda nuestros intereses es una cuestión de imperiosa necesidad.
 
El capital, en cada rincón del mundo, reduce al obrero a una simple mercancía. Lo somete a la miseria y a la explotación, pues de ella dependen los ingentes beneficios logrados a consecuencia del expolio continuado de nuestro trabajo. Efectivamente, nuestra clase es la que produce y genera la riqueza. Sin nosotros, no hay nada. Somos los que cada día construimos el mundo, mientras que la burguesía solo parasita el fruto de nuestro esfuerzo, sumiendo al planeta en una espiral de pobreza, guerra y destrucción.
 
La única alternativa ante esta situación pasa por destruir el Estado burgués e imponer la dictadura del proletariado, que será la base para la construcción del Socialismo, poniendo fin a este sistema criminal sustentado en la explotación del hombre por el hombre.
 
¡ANTE LOS ATAQUES DE LA PATRONAL, SOLIDARIDAD E INTERNACIONALISMO!
¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE AMAZON!
¡VIVA LA LUCHA DEL PROLETARIADO!
 
Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Madrid



El PCOE se solidariza con los trabajadores de H&M

Los trabajadores de H&M sufren la crueldad de la multinacional sueca, que se niega a cumplir con el convenio colectivo. La empresa se opone a reconocer las categorías profesionales estipuladas y tiene la desvergüenza de atrasar los pagos por nocturnidad en periodo de vacaciones. Los trabajadores y trabajadoras de H&M organizaron paros los días 30 de abril y 3 de mayo, y se movilizaron el 19 de mayo, el 1 de junio y el 8 de junio. Ahora, recurren a la huelga indefinida para proteger sus derechos. El Partido Comunista Obrero Español muestra toda su solidaridad con los compañeros de H&M, que sufren un trato deplorable y funesto, que no es más que el reflejo de lo que le importa a H&M sus trabajadores.

Los trabajadores de H&M han convocado una huelga de manera indefinida al no poder aguantar más las duras condiciones laborales y las constantes vejaciones y maltratos de la empresa. La multinacional sueca se niega a conceder lo que les corresponde a los trabajadores, vulnerando flagrantemente los derechos laborales de sus empleados. Los trabajadores de H&M han decidido recurrir a la huelga ante la crueldad, la insensibilidad y la brutalidad de la empresa. Asimismo, por si fuera poco, estas vejaciones y acometidas a los trabajadores de H&M se producen después de que la multinacional finalizara 2017 con un aumento de las ventas del 3% en España, frente a la subida del 2% del año anterior. H&M, lejos de pasar por un mal momento y de sufrir pérdidas, no hace más que enriquecerse año tras año. La multinacional no quedará nunca satisfecha y exprimirá aún más a los trabajadores, hasta rascar el último céntimo de sus vidas.

La multinacional sueca H&M obtuvo unas ganancias totales de 832,2 millones de euros en España, una cifra récord en comparación con otros años. Al igual que otras empresas, su objetivo final es obtener el máximo beneficio con las máximas cotas de explotación de sus trabajadores. H&M incumple el convenio colectivo establecido por los trabajadores y que tanto pelearon por conseguir.

Nuestros compañeros se encuentran desamparados y desprotegidos por el sistema. El Gobierno, al servicio del capital y de los monopolios, obedece a los dictados de las multinacionales y de los grandes bancos, en contra de los trabajadores y trabajadoras. Los compañeros de H&M son víctimas directas de este sistema de explotación y cargan a sus espaldas el peso de los despidos.

Para H&M y para las demás empresas, el obrero no es más que capital variable. El trabajador es reducido a una simple mercancía que se explota para producir riqueza. Las empresas despojan al obrero de humanidad y lo convierten en herramienta de usar y tirar. Lo exprimen criminalmente para enriquecerse de su última gota de sudor y de sangre. Tienen vía libre para asfixiar al obrero, desprotegido con contratos basura, y no dudan un solo instante en firmar un despido para mejorar la producción y doblegar a la competencia. Para los propietarios de los medios de producción, no importa que detrás de la máquina esté un hombre o una mujer con una familia que cuidar; solo importa la producción de mercancías y la generación de riqueza.

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.

Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.

Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.

¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.
Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.
Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.
Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.
¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!



El PCOE con la Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz y la ACDT

Bajo la consigna “Por un trabajo digno”, el pasado 27 de de Junio la Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz (CPM) convocó una concentración a las puertas de las instalaciones de Navantia en los astilleros de Puerto Real para condenar los terribles accidentes laborales que sufrieron dos trabajadores de la industria auxiliar a primeros de mes.

El Partido Comunista Obrero Español estuvo presente en el acto, participando activamente, apoyando a la Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz y la ACDT y solidarizándose con los compañeros.