1

El coronavirus desenmascara a los oportunistas. El caso Telefónica

pcte
 
En estos momentos de confinamiento, los oportunistas han salido como hongos para ir comenzando a ganar posiciones debido a la agudización de las contradicciones del sistema capitalista que se están produciendo por el COVID-19.

Es el caso de partidos como el PCTE, que después de años de sabotaje y ataque a los trabajadores y al sindicalismo de clase y combativo en empresas como Telefónica desde la sección sindical de CCOO -en el que están integrados varios militantes de este partido-, salen ahora en redes sociales con propaganda oportunista “en defensa de los trabajadores”.


Así de desvergonzado es el oportunismo. Por un lado los trabajadores de empresas como telefónica han estado sufriendo durante años los ataques de los militantes del PCTE organizados en la sección sindical de CCOO haciéndole el juego a la empresa, firmando un Convenio Colectivo que es un claro retroceso de las condiciones laborales, firmando el “troceo” sistemático de la empresa para echar a trabajadores a la calle y segregar el trabajo que acaba en subcontratas y falsos autónomos, con condiciones de trabajo miserables. Con los militantes del PCTE en CCOO, telefónica ha pasado de ser una empresa de más de 100.000 trabajadores a los 30.000 actuales.

¿Es que acaso Telefónica ha perdido volumen de negocio? Al contrario: En términos operativos, Telefónica España volvió a ganar clientes, tanto mayoristas como minoristas, hasta los 41,7 millones, lo que supone un crecimiento del 1% en un año. Hasta marzo del año pasado, la operadora tenía 4.025.500 clientes de fibra, un 13,4% de crecimiento interanual, mientras que los clientes de televisión cerraron en 4.094.800, un 4,3% de mejora en este mismo periodo. Por otro lado, los accesos móviles llegaron a los 12.540.000, un 3,3% más, mientras que los accesos de datos e internet se quedaron en 5.224.900, un 0,7% más.

Telefónica, gracias a los sindicatos traidores CCOO y UGT, volvió a firmar en 2019 un del plan de bajas incentivadas denominado Plan de Suspensión Individual (PSI) que le ha costado 1.614 millones de euros y que permitió reducir su plantilla en 2.636 trabajadores más. Todos estos empleos no desaparecen, pues como vemos cada vez hay más trabajo, sino que se precarizarán en subcontratas y falsos autónomos, lo que a medio plazo permitirá a Telefónica hacer más trabajo -gracias a un grado de explotación más alto en estas condiciones- y por menos dinero -la partida para estas subcontratas y falsos autónomos es mucho más baja gracias a la brutal bajada de salarios en comparación con los de Telefónica-.

Por otro lado, no pierden ocasión en lanzarse en redes sociales a ofrecerse a los trabajadores para, en estos tiempos de alarma social, intentar engañar al pueblo trabajador, con fraseología barata y sin vergüenza ninguna. Este es el actuar de un partido nacido del oportunismo y que tiene el sello de la miseria moral e ideológica en sus entrañas.

Sus referencias a la Federación Sindical Mundial en sus medios son puramente simbólicas. Como vemos, su línea sindical es clara: la podrida y corrupta CCOO. Desde allí atacan con furia a los sindicatos afiliados a la FSM, como hacen contra AST en Telefónica, el único sindicato que se ha posicionado contra el Convenio Colectivo, el PSI y la pérdida de puestos de trabajo y condiciones laborales. El PCTE espera que esas referencias huecas a la FSM le sirvan para eludir la crítica, a pesar de sus fechorías sindicales, pero las actuaciones de vendeobreros de sus militantes en el plano sindical les dejan al descubierto.

El pueblo trabajador no puede dar ningún crédito al oportunismo así como no puede seguir confiando ni un solo instante más en las centrales sindicales podridas, corruptas y que son la correa de transmisión de la Patronal. Solo el sindicalismo de clase y combativo, afiliado a los principios de la superación del sistema capitalista de la Federación Sindical Mundial, puede organizar a la clase trabajadora en la defensa de sus intereses sindicales. Y solo el Frente Único del Pueblo puede emancipar a la clase trabajadora del yugo capitalista al que se ve sometida hoy.

En momentos en que la patronal y el Estado están iniciando una ofensiva para recortar los derechos y libertades del pueblo trabajador, solo la lucha y la organización por la superación del sistema capitalista le servirán para mejorar su vida. Solo el Socialismo podrá proporcionar al obrero la vida digna que merece.

 

¡No al oportunismo traidor y miserable!
¡Por el Frente Único del Pueblo!
¡Por la construcción del Socialismo!

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Solidaridad con los trabajadores del Metro de Sevilla

Metro
 
El Partido Comunista Obrero Español, surgido de la clase obrera, conociendo perfectamente cómo se las gastan los explotadores en los centros de trabajo, se solidariza con los trabajadores del Metro de Sevilla que sufren engaños. artimañas barriobajeras y abusos de todo tipo por parte de la dirección de la empresa. Motivo por el cual no han tenido otro remedio que convocar una Huelga Indefinida a partir del próximo 21 de octubre.

La empresa Metro de Sevilla Sociedad Concesionaria de la Junta de Andalucía S.A., propiedad en un 88’23% de Global Vía y en un 11,76% por la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, ha sido y está siendo un gran chollo para el capital privado como Sacyr, ACS, gea21, FCC y Bankia, que se han repartido los jugosos beneficios que este transporte “público” ha reportado 15 millones de euros en 2017 y 18 millones de euros en 2018.

Actualmente, el 100% de las acciones de Globalvia pertenecen a los fondos de pensiones OPTrust (Canadá), PGGM (Holanda) y USS (Reino Unido). Estos jugosos beneficios que obtienen los accionistas de Globalvia, que según sus propias palabras «tiene como objetivo estratégico la generación de valor para sus accionistas», sólo pueden obtenerse a base de exprimir a los trabajadores del Metro de Sevilla y dando un pésimo servicio a los usuarios, es decir, las clases populares.

La empresa ha estafado varias veces a los representantes de los trabajadores, como cuando se levantó de la mesa después de diez horas de negociación en vísperas del Viernes de Dolores, con el objetivo de culpar a los trabajadores del Metro de Sevilla de las consecuencias de una posible huelga.

Después de firmar un convenio donde los trabajadores del Metro de Sevilla, con la intención de poner fin al conflicto, ceden en sus pretensiones, la empresa arremete contra 8 trabajadores expedientándolos por lo que la empresa considera faltas graves. Para la empresa, por ejemplo, es una falta grave que un trabajador usara el metro entre San Bernardo y Prado de San Sebastián, es decir un trayecto de tan sólo una parada, para enseñar a su hijo dónde trabajaba su padre, suficiente para ser despedido fulminantemente. Sin embargo, la empresa lleva 10 años comprometiéndose a “realizar las gestiones oportunas ante la administración concedente a fin de conseguir de ésta el establecimiento de pases de favor de carácter anual para los empleados y familiares a su cargo”.

De esta situación es cómplice la Junta de Andalucía, que favorece el negocio privado concediendo la prestación de servicios públicos a empresas privadas, cuyo objetivo no es el bienestar de los trabajadores del Metro ni los que necesitan usarlo, si no incrementar la riqueza de sus accionistas, como ellos mismos reconocen.

Por tanto, la solución no puede venir ni de las instituciones públicas, al servicio de los capitalistas, ni de las fuerzas políticas presentes en el parlamento, pues tanto la pata derecha a la pata izquierda del régimen han gobernado durante toda la concesión.

Para cambiar la correlación de fuerzas, los delegados y comités de empresa han de unificar sus luchas, por ejemplo los trabajadores de los transportes públicos como autobuses, trenes, metros. Y de la misma manera, los delegados y comités de empresa pueden contribuir a unir a los trabajadores de todos los sectores de la economía. Eso permitiré romper con la estrategia de echar a unos trabajadores contra otros para boicotear sus luchas, lo cual es posible porque esas luchas son aisladas y dispersas.

La clase obrera, no puede seguir confiando en las instituciones públicas al servicio del Capital, y no le queda otra que levantar desde abajo las suyas propias, creando un parlamento obrero y popular formado por los representantes directos de los trabajadores (delegados de personal, comités de empresa) unidos a representantes surgidos de asambleas de vecinos en los barrios obreros, de jornaleros y pequeños campesinos en los pueblos, de estudiantes.

El pueblo trabajador debe organizarse así para tomar el control de la producción, la economía y la riqueza que produce con su sudor, salud y sangre (al menos 69 obreros muertos en los tajos en lo que va de año), pues el Capital no aporta nada a la sociedad, no hace más que parasitarnos.

 

Por la unión de la clase obrera a través de los delegados y comités de empresas
Por la construcción de un poder obrero y popular
Por el Frente Único del Pueblo
Por el Socialismo

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Provincial del PCOE en Sevilla




Sin futuro. La vida del obrero bajo el yugo del capital

PCOE
 
El acuerdo entre Nissan y los sindicatos alcanzado el pasado jueves para aplicar un recorte de la plantilla de 600 personas en la fábrica de Zona Franca, o el acuerdo de CaixaBank con los representantes sindicales para un plan de despidos que afectará a 2.023 trabajadores para este año y el siguiente, son dos pequeñas gotas de agua en un mar de Expedientes de Regulación de Empleo, que continúan machacando a la clase trabajadora. 

Solo en enero y febrero de 2019 se comunicaron en Cataluña 64 ERE que afectaron a 1.002 trabajadores, según datos del departamento de Trabajo de la Generalitat. Un incremento del 20,7%, en relación con el mismo periodo del año pasado y que han afectado a un 15,7% más de trabajadores. 

En el sector financiero, el banco Santander ha anunciado un ERE que afectará a 3.000 personas en España y supondrá el cierre de entre 1.000 y 1.200 sucursales. En el sector de la energía, Naturgy pretende lograr una reducción de costes de 538 millones de euros con ajuste de su plantilla de alrededor de 2.500 empleos. En el sector de la distribución, DIA ha informado pública y formalmente a los representantes de los trabajadores el inicio de un ERE que prevé cerca de 2.100 salidas de la plantilla de España. Las tres principales empresas del sector de vehículos de alquiler con conductor (VTC) Vector Ronda, Moove Car y Auro, han anunciado el despido de más de 2.000 personas en Cataluña. En telecomunicaciones, Vodafone España anunció el despido de 1.200 trabajadores. 

Airbus ha anunciado que dejará de fabricar su modelo A380 en 2021 por falta de encargos y podrá afectar a 200 empleados de las fábricas de Illescas (Toledo), Getafe (Madrid), Puerto Real (Cádiz) y en la planta sevillana de Tablada. Cemex y los sindicatos han llegado a un preacuerdo en el marco del ERE que la compañía presentó en España para 188 trabajadores. Alcoa podría despedir a un 40 % de sus 1.800 trabajadores, lo que supondría cerca de 700 despidos que afectarían a los de las plantas de La Coruña y Avilés. En el sector automovilístico, Ford ya ha anunciado que es posible que en el segundo trimestre de este año se tengan que aplicar ajustes de empleo en Almussafes, tal como se hizo entre finales de 2018 y principios de este año con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que afectó a toda la plantilla en varias jornadas. 

La mayoría de estos Expedientes de Regulación de Empleo son firmados por las centrales sindicales amarillas y vendidas CCOO y UGT, como se desprende de los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social: del total de 2.076 procedimientos de regulación de empleo que se dieron en 2018, el número de procedimientos finalizados con acuerdo representó el 90,0%, frente al 10,0% que lo hizo sin acuerdo. 

La función de estas centrales vendidas a la patronal y su estado, CCOO y UGT, y del resto de sindicatos amarillos impulsados por las empresas según el sector (FASGA, FETICO, USO, SIGEN-USOC, Asociación de Cuadros de la Banca…) es dar un barniz democrático en los centros de trabajo a las tropelías planificadas estratégicamente por las empresas para su aumento de beneficios que conlleva, inevitablemente, la precarización de las condiciones de vida de los trabajadores. 

Estas centrales, con el apoyo de las direcciones de las empresas, realizan un trabajo enfocado al sometimiento de los trabajadores, engañando a estos con su propaganda en beneficio de los intereses de la empresa e inoculando en los centros de trabajo la desmoralización entre las plantillas para ir minando cualquier ímpetu de lucha. Esto, unido a la presión y represión brutales contra todo trabajador “rebelde”, que se niegue a someterse, o a cualquier organización de clase y combativa -con el objetivo de echarles de la empresa- hace que los sindicatos amarillos mantengan cuotas más o menos elevadas de delegados en los Comités de Empresa. 

Los representantes de CCOO, UGT y resto de sindicatos amarillos en el Comité de Empresa son quienes, teledirigidos por los liberados de las federaciones, firman los ERE bajo la presión y propaganda de la empresa y las direcciones de estos sindicatos, convenciéndose de que “hacen lo mejor para los trabajadores” cuando lo que hacen es allanar el terreno al capital precarizando el empleo, eliminando puestos de trabajo estables y mejor remunerados y generando otros nuevos puestos cada vez más inestables y peor pagados. 

Este es el sistema que permite a las empresas hacer lo que les venga en gana, alegando el cumplimiento de la legalidad. Todos los vendidos al capital ganan: la empresa ahorra millones de euros en sueldos, los sindicatos cobran un buen porcentaje por la liquidación de los puestos de trabajo y quienes rubrican el miserable “acuerdo” mantienen su puesto en la empresa (quizá con algunos beneficios más en compensación por el favor). La clase obrera es la que siempre paga con más miseria -aquellos despedidos y las generaciones posteriores no encontrarán ya un puesto de trabajo con esas condiciones- y explotación -quienes tienen la suerte de quedarse en la empresa deberán hacer su trabajo más el de los compañeros que se han ido-. 

Las victorias del capital en los centros de trabajo se deben, principalmente, a la incomparecencia del sindicalismo de clase y combativo. Las experiencias, allí donde este ha plantado cara a la burguesía con firmeza mediante centrales de clase y combativas, son enriquecedoras en la lucha, impidiendo que los planes empresariales contra los trabajadores se puedan llevar a cabo, salvando puestos de trabajo e impidiendo en buena medida el retroceso de las condiciones laborales. 

Todo aquel que se autoproclame comunista, aquel que se considere la vanguardia de la clase trabajadora, debe estar encuadrado en organizaciones sindicales de clase y combativas, forjándose en el corazón de la lucha de clases, agudizando las contradicciones en los centros de trabajo, elevando la conciencia de los trabajadores a su alrededor y fortaleciendo estas organizaciones. Todo esto es imposible en CCOO o UGT, debido a la propia naturaleza de estas centrales, por lo que estar afiliado a estos sindicatos y ser comunista es absolutamente antagónico. 

En las condiciones actuales, los comunistas estamos obligados a reforzar el sindicalismo de clase, a oponer el discurso de la empresa -cuyos vehículos son los sindicatos vendidos y amarillos- con el discurso de la clase trabajadora y a llevar al máximo de trabajadores a organizarse en torno a los principios del internacionalismo proletario, el antiimperialismo y el antifascismo. 

Bajo el capitalismo, la clase obrera no puede tener futuro alguno ni perspectivas de una vida digna. Las condiciones de vida son peores año tras año, con una pérdida constante de poder adquisitivo, una precarización continua de los puestos de trabajo, un ingente paro juvenil, desahucios que no terminan, etc, etc. El trabajo -el único medio de vida para la clase obrera- jamás estará garantizado para ningún trabajador en este sistema explotador y criminal porque el carácter privado de los medios de producción hace que este sea considerado un coste a reducir para la obtención de mayores beneficios capitalistas. 

Solo la organización obrera, bajo la dirección de su partido de vanguardia, podrá tomar el poder político para deshacerse de este sistema capitalista injusto y criminal e imponer sus propias aspiraciones políticas, un sistema donde los medios de producción sean sociales y donde el trabajo y la vida digna estén garantizados para todos, es decir, la consecución del Socialismo.



¡Ni un solo comunista en sindicatos vendidos! 
¡Reforcemos el sindicalismo de clase y combativo! 

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Primero de mayo. Organizando a la clase obrera

puno

 

Este primero de mayo la clase obrera volverá a reivindicar una jornada de lucha por un mundo más justo para los trabajadores y las clases populares. La agudización de las contradicciones del sistema capitalista, que solo se sostiene sobre la explotación que lleva a la miseria a millones de trabajadores en el mundo, hace cada vez más evidente la lucha de clases, y muestra que sólo acabando con el capitalismo y construyendo el Socialismo podremos lograr mejores condiciones de vida para quienes con nuestro trabajo generamos todo.

La brecha entre ricos y pobres se ha cuadruplicado desde que comenzó la crisis. El 10% de la población española concentra más de la mitad de la riqueza total, más que el 90% de la población, y el 1% de personas más ricas acumulan el 25%, más que el 70% más pobre. Estas diferencias no paran de crecer. Mientras las grandes empresas aumentan sus beneficios año tras año, los trabajadores tienen cada vez menor poder adquisitivo y trabajos más precarios. La temporalidad en el empleo no para de crecer, habiéndose firmado en 2018 veinte millones de contratos temporales, 10 veces más que indefinidos. Por cada puesto de trabajo que se creó se firmaron 43,4 contratos de trabajo, siendo prácticamente 9 de cada 10 contratos que se firman, contratos temporales. En el sector público la tasa de temporalidad creció hasta el 24,9%.

Mientras tanto, la vivienda no para de subir, situándose el precio del alquiler en un 49% del salario medio en España. También la luz subió un 8% tan solo en los primeros 12 días de 2019, suben el gas, la gasolina, y el precio de los alimentos crece 17 veces más que los salarios, empobreciendo cada día más a los trabajadores.

Ante esta tesitura, los sindicatos del sistema CCOO y UGT firman convenios que empeoran las condiciones de millones de trabajadores, se alinean con la patronal para aprobar Acuerdos para el Empleo y la Negociación Colectiva que son después trasladados a la legislación a través de reformas laborales, que bajo el mantra de la “moderación salarial” han supuesto una gran pérdida de poder adquisitivo, y firman miles de EREs que han mandado al paro a millones de trabajadores, creando un ejército de desempleados que las empresas usan para reducir los salarios y precarizar el empleo.

Desde el Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse bajo el sindicalismo de clase en los sindicatos de la Federación Sindical Mundial (FSM), que representa a más de 90 millones de trabajadores en todo el mundo, para de esta forma luchar contra la explotación capitalista.

Hacemos igualmente un llamamiento a todas las clases populares a unirse en un Frente Único del Pueblo que aúne todas las luchas en una única contra el capitalismo y para avanzar en la construcción del Socialismo.

 

¡Trabajador, engrosa las filas del Sindicalismo de Clase!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Por la construcción del Socialismo!

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




En defensa de la minería y el sector automovilístico: CCOO y UGT son instrumentos del capitalismo contra la clase obrera

ccoougt

 

El pasado jueves 20 de diciembre, los sindicatos de CCOO-Industria de Asturias y SOMA-Fitag-UGT firmaron un principio de acuerdo en Hulleras del Norte SA (HUNOSA), empresa participada por el Estado, con relación al plan industrial para los años 2019-2027.

Según manifestó CCOO-Industria de Asturias por boca de su secretario general, dicho principio de acuerdo pivotaba en 2 fases, hasta 2027, por el que durante los dos primeros años, 2019-2021, se realizarían las labores de clausura y post-clausura de los pozos de Carrio y Santiago del municipio de Aller; de tal modo que se continuará la extracción de combustible del pozo Nicolasa para surtir a la Central Térmica de la Pereda; en el segundo semestre de 2021 se planificará la fase 2 de dicho Plan Industrial. También se han “comprometido” a potenciar HUNOSA como agente de restauración medioambiental en coordinación con el Gobierno Autonómico, abriéndose nuevas líneas de actividad para el lavadero de batán, así como, en palabras de la propia organización CCOO-Industria de Asturias “se plasmará en un Plan de Empresa junto actuaciones de Diversificación, Reactivación, Promoción Industrial y Plan Social”.

Por otro lado, dicho Acuerdo también contempla que HUNOSA se compromete a seguir contando con los trabajadores de las subcontratas durante 2019.

Ese mismo día 20 de diciembre, cinco mineros pertenecientes a las subcontratas, se encerraron a 400 metros de profundidad en el Pozo Santiago exigiendo que los trabajadores de las subcontratas pasen a ser plantilla de HUNOSA; exigencia que para HUNOSA es innegociable y, como no puede ser de otro modo, es secundada por sus esbirros sindicales, como por ejemplo el máximo responsable de CCOO-Industria asturiana afirmando “cuando ya no entran en Hunosa ni los preferentes absolutos que perdieron un familiar en accidente en la empresa, sabíamos que no entraría ningún otro colectivo”. De manera vergonzosa, propia de lo traidores que son, CCOO y UGT dividen, nuevamente, a los mineros entre subcontratados o no.

CCOO-Industria a nivel Federal, se posiciona abiertamente a favor de la descarbonización, en un documento de 104 páginas realizado por dicha central sindical titulado “Situación y perspectivas en el sector del automóvil. Medidas ambientales, digitalización y automatización de la industria” donde, más concretamente en su página 92, señala lo siguiente:

Lo que necesita este país es elaborar un proyecto de descarbonización serio y en una perspectiva de medio largo plazo, que es lo que requiere afrontar proyectos complejos como el del cambio climático y sus efectos en la salud de las personas”.

Pero no olvidemos que, en lo que hoy están el Gobierno de los monopolios, la UE, sus títeres del Estado español, y sus esbirros de CCOO y UGT es el cómo se apuntilla al sector de la minería; o lo que es lo mismo, llevar a término la ejecución de la Decisión 2010/787/UE del Consejo de 10 de diciembre por el que los imperialistas europeos determinan, en palabras del “Plan de la Minería 2013-2018”, “la necesidad de presentar un Plan de Cierre del Reino de España que incluya todas aquellas unidades de explotación no competitivas y contribuya a un cese ordenado de las actividades mineras que no alcancen el umbral de rentabilidad en el contexto de un plan de cierre irrevocable que debe concluir el 31 de diciembre de 2018.”, esto es, la UE ha dado subvenciones tanto a los empresarios como al Estado para destruir la minería.

Dicho “Plan de la Minería 2013-2018” contiene en su página 11 unos datos que son reveladores:

En aplicación de esa normativa se han aprobado en nuestro país distintos Planes de Reestructuración y modernización de la minería del carbón: Plan de Reordenación del Sector del Carbón 1990-1993, Plan de Modernización, Racionalización, Reestructuración y Reducción de Actividad de la Industria del Carbón de 1994-1997, Plan 1998-2005 de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras y el Plan Nacional de Reserva Estratégica de Carbón 2006-2012 y Nuevo Modelo de Desarrollo Integral y Sostenible de las Comarcas Mineras, cuya vigencia expiró el 31 de diciembre de 2012.

La consecuencia de todos estos planes iniciados en 1990 ha sido una reducción muy significativa del número de empresas del sector, de la producción de carbón, de las plantillas y del volumen de ayudas.

Así, se ha pasado de un parque empresarial con 234 empresas mineras que empleaban a 45.212 trabajadores y producían 19,32 millones de toneladas en 1990, a un parque de 15 empresas mineras, con una plantilla propia en el entorno de 3.400 trabajadores y una producción de carbón de 6,5 millones de toneladas en 2012.

Conviene recordar un artículo publicado en El Comercio, el pasado 9 de octubre de 2015, titulado “Lo de Villa es la punta del iceberg”, que hace una reseña sobre la presentación del libro de Antón Saavedra, que fue dirigente de SOMA-UGT y exdiputado regional por IU-PASOC, donde  “dibujó al exsecretario general del SOMA [José Ángel Fernández Villa] como un hábil manipulador de voluntades situado en el lugar y el momento justos para ser el factótum de la decisión del Gobierno de Felipe González de ‘acabar con la minería asturiana’. El esquema es sencillo: ‘En 1984, el ministro Solchaga pone 600.000 millones de pesetas encima de la mesa para bajar la plantilla de Hunosa de los 23.000 a los 14.500, lo que nos pareció una buena base. En aquella reunión no estaba Villa, que poco después dijo en Tuilla aquello de que antes de cerrar un pozo habrá que pasar por encima de mi cadáver. Solchaga le respondió muy directamente, aquello de no me toques los cojones, la mejor mina es la que está cerrada’ y acto seguido, según Saavedra ‘dotó a Villa de una infraestructura para el cierre de la minería; puso a Hunosa a su servicio con la chequera con la que fue consiguiendo lacayos serviles que le garantizaron el control del sindicato. Con ello fue controlando los municipios, hasta incluso algunos con poca relación con la minería, como Cudillero. Luego vino el control político, poniendo y quitando presidentes del Principado y, con ello, el control de la Caja de Ahorros, que aún es el banco principal de la región’. Por ello, ante la querella que la actual dirección del SOMA ‘le ha puesto, rasgándose las vestiduras, porque se haya quedado con 400.000 euros para gastos personales’, Saavedra es contundente: ‘hay que ser hipócritas, los que estaban sentados a su derecha y su siniestra y ahora dicen que no tenían ni idea. ¿Qué ocultan con esta querella?’ inquirió, tras recordar que ‘el presidente del Principado, Javier Fernández, afirmó que lo de Villa era más grave que lo de Pujol y lo de Bankia. Le fumigó sin darle opción a hablar. Algo muy gordo debe ocultar para taparle la boca así a su padre político’. ¿Qué puede ser? Saavedra apunta, (…) a una trama de ‘corrupción que llevó a una región próspera a la miseria, al cargarse la minería sin generar un tejido industrial alternativo, mientras que las cantidades millonarias que se daban para eso y para la formación de la juventud fueron a parar a los aparatos y a las bandas del pandillerismo mal llamado sindicalismo”.

Y mientras todo ello ha acontecido, el estado español está importando, cada vez más, mayores cantidades de carbón del extranjero. Sin ir más lejos, en los ocho primeros meses de 2016, España importó 494.646 toneladas de antracita; 1.198.732 toneladas de hulla coquizable; 4.637.050 toneladas de hulla energética y 2.735.010 de otras hullas, con lo que en los 8 primeros meses de 2016, España importó más de 9 millones de toneladas de carbón a la par que terminaba de destrozar el sector de la minería.

El cierre de las minas del carbón no sólo acaba directamente con los puestos de trabajo de los pozos mineros sino con el futuro de dichas zonas, convirtiendo a comarcas de Asturias y Castilla y León en auténticos desiertos laborales, que conllevarán a la emigración de obreros jóvenes a las ciudades donde se convertirán en mano de obra precaria. El cierre de los pozos también destruye a las empresas que les abastecen para la extracción de la producción, así como a otro tipo de empresas, como son las centrales térmicas, algo que ya ha acontecido en los cierres de ELCOGAS y COMPOSTILLA, por ejemplo.

Por todo ello, desde el PCOE señalamos a CCOO y UGT como auténticos traidores de la clase obrera, y nos solidarizamos con los mineros.

El genocidio de la minería del carbón sintetiza perfectamente lo nocivo que para la clase obrera es el capitalismo monopolista de estado. Y, cómo no, el verdadero significado de la transición, que no fue otra cosa que la homologación del fascismo y su Estado para la integración en la Comunidad Económica Europea, lo que posteriormente se ha convertido en la Unión Europea. Transición que fue obra del fascismo y de los oportunistas – PSOE, PCE, CCOO y UGT – en lo que ha sido la mayor traición perpetrada contra la clase obrera en el estado español.

Los servicios que el PSOE ha prestado al gran capital durante estas últimas 4 décadas han sido impagables; en la década de los 80s fue el brazo ejecutor de la Reconversión Industrial golpeando duramente a la industria pesada – Astilleros, empresas químicas, Altos Hornos, primera oleada de la minería, etcétera –  y, con ello, asestando un golpe de muerte a la clase obrera, pues en la destrucción de millones de puestos de trabajo en dicha reconversión industrial – sacrificio hecho por estos canallas al objeto de  entrar en la CEE – liquidó al movimiento sindical que provenía del franquismo, un movimiento sindical combativo que dio muestras de capacidad para paralizar el país, y  que sirvió al PSOE para construir un nuevo movimiento sindical adaptado a la ideología y a las necesidades de los capitalistas, financiado por el propio Estado, y servidor de los intereses de los monopolios. Un sindicalismo corrompido, enemigo jurado de la clase obrera y servidor de los monopolios, siendo una parte más del corrompido Estado.

En todo este periodo, las cúpulas de CCOO y UGT han sido fundamentales para, por un lado, garantizar la política económica del Gobierno, la moderación salarial que no es otra cosa que garantizar que los salarios de los trabajadores debían crecer muy por debajo de la carestía de vida; y por otro lado, una vez liquidados multitud de cuadros sindicales en la Reconversión de los 80s, no han dudado en firmar inmisericordemente todo tipo de reconversiones y cierres empleando los EREs como instrumento y abrazando la corrupción, llegando al lugar donde hoy nos hallamos.

Ahora ya están preparando la destrucción de puestos de trabajo que conllevará lo que ellos llaman industria 4.0., Cuarta Revolución Industrial, o la penetración de la digitalización a los procesos de producción y organizativos industriales. Los siguientes sectores que el Estado, con CCOO y UGT a la cabeza, deben adecuar al nuevo paradigma productivo, o lo que es lo mismo reestructurar sus plantillas serán, fundamentalmente, la industria de producción de bienes, como por ejemplo, la industria automovilística, y a otro nivel, la informática.

Mientras siga existiendo el capitalismo el desarrollo de la tecnología no beneficiará a las masas populares y trabajadoras sino a la clase hegemónica que impone su dictadura: la burguesía y, más concretamente, a los monopolios. En el estado español, todos los que defienden al capitalismo monopolista – desde los oportunistas de PODEMOS/IU/PCE,  a los fascistas, con independencia de la etiqueta que tengan, ya sea PSOE, PP, C’s o VOX, pasando por el corrompido sindicato vertical del Estado, CCOO-UGT  – la única respuesta que pueden dar ante el desarrollo de las fuerzas productivas es producir más paro, más precariedad laboral, agudizar la explotación y tirar a más millones de obreros a la cuneta de la exclusión social y la miseria; esto es, destruir a la par fuerza productiva, convirtiéndose objetivamente en un freno para el desarrollo de la humanidad, siendo una necesidad objetiva para la existencia del ser humano la liquidación del capitalismo, del imperialismo. Y es que el actual grado de desarrollo de las fuerzas productivas ya no se corresponde con el capitalismo, sino que corresponde a otro sistema económico de orden superior, que no es otro que el socialismo. Únicamente el socialismo puede destruir el freno que supone para el desarrollo de la humanidad el capitalismo monopolista y putrefacto. Sólo el socialismo puede unir de manera armónica el desarrollo de las fuerzas productivas con unas nuevas relaciones de producción, haciendo que el desarrollo de la ciencia y de la tecnología se ponga al servicio de la mayoría trabajadora, produciéndose una distribución equitativa y justa de la abundancia de medios de vida que el alto grado de automatización ya genera, liquidando el desempleo y reduciendo la jornada de trabajo de los trabajadores con el único objetivo de la consecución del desarrollo multilateral e ilimitado del ser humano, de acabar con las clases sociales y de emancipar al ser humano del trabajo monótono gracias a la automatización.

Por todo ello, hacemos un llamamiento a todos los trabajadores honrados que todavía mantienen un carnet del corrompido sindicato vertical del Estado – ya sea CCOO o UGT – a que lo rompan y fortalezcan las filas del sindicalismo de clase, de los sindicatos de la Federación Sindical Mundial en el estado español. Asimismo, hacemos un llamamiento a los trabajadores a unir todas las luchas en una única lucha de clases contra el capitalismo monopolista de estado español conformando un Frente Único del Pueblo para combatir al fascismo, que es la única salida que le queda al capital para sostener su caduco sistema, así como nos dirigimos a los elementos más avanzados del proletariado a apoyar y sumarse a su organización de vanguardia, a fortalecer las filas del Partido Comunista Obrero Español (PCOE).

 

¡ABAJO LOS TRAIDORES SINDICATOS DEL ESTADO CCOO Y UGT!

¡OBRERO, FORTALECE LOS SINDICATOS DE LA FSM!

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Madrid, 23 de diciembre de 2018

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Ante su explotación solo cabe la lucha conjunta del proletariado

Amazon

Los trabajadores de la planta de Amazon de San Fernando de Henares entraron en huelga en marzo para responder al convenio sectorial impuesto por la patronal. Desde entonces, los paros se han sucedido a lo largo del año: las jornadas de julio, saldadas con una brutal represión policial, y las del 23 y 24 de noviembre. Los obreros entrarán nuevamente en huelga el próximo puente de la Constitución –7, 8 y 9 de diciembre– y en el periodo de compras de regalos de Navidad y Reyes –del 15 al 30 de diciembre y el día 3 de enero–. Sin embargo, a pesar del seguimiento masivo que tuvieron las huelgas pasadas y que tendrán los paros futuros, este no es suficiente para luchar contra el capital. La empresa, en todas estas huelgas, ha empleado todas las herramientas que estaban a su alcance para evitar que los paros repercutieran en sus ingentes beneficios.

Los medios empleados por la patronal han ido desde las amenazas de despido a trabajadores temporales que secundaron la huelga de marzo, hasta la contratación de trabajadores de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) para suplir a los obreros de la planta de San Fernando de Henares que secundaron los paros, vulnerando así de forma directa el derecho a la huelga.

No obstante, la forma más eficaz que tiene Amazon de evitar que la lucha de los trabajadores surta efecto es trasladar la producción de San Fernando de Henares al centro situado en El Prat(Barcelona). En efecto, en los días previos a los paros, la multinacional procedió a trasladar la producción a este centro con el fin de evitar las pérdidas considerables que supondría una huelga en las ganancias de la patronal.

Ante esta situación, los trabajadores no podemos quedarnos de brazos cruzados, pues las condiciones de miseria que sufren nuestros compañeros de San Fernando de Henares las sufrimos también en Catalunya, al igual que las padecen en Alemania, Francia o Italia, países que secundaron las huelgas convocadas en el Estado español.

De este modo, la única herramienta que tenemos los obreros para hacer frente al capital y conquistar los derechos que nos han arrebatado es la unidad de clase y el internacionalismo proletario.

Sin una lucha conjunta que sirva para parar simultáneamente los centros logísticos de San Fernando de Henares y El Prat, no se conseguirá paralizar la producción. Nuestros objetivos estarán lejos de cumplirse, ya que a la patronal no le supone esfuerzo alguno trasladar la producción de un centro a otro. La carga de trabajo de San Fernando de Henares acaba recayendo en los compañeros de Barcelona y los esfuerzos y sacrificios de los compañeros en huelga apenas tienen efecto.

La patronal está organizada. Es el momento de que la clase trabajadora se una y luche de forma conjunta contra la explotación y la miseria a la que nos somete la burguesía, pues de ella dependen los enormes beneficios que obtienen a costa de nuestro trabajo y de nuestra salud.

Por consiguiente, llamamos a los trabajadores de El Prat a que secunden los próximos paros que tendrán lugar en San Fernando de Henares el 7, el 8 y el 9 de diciembre, así como los del 15 al 30 del mismo mes y los del día 3 de enero.

Solo a través de la organización y la lucha de nuestra clase podremos hacer frente a los envites del capital.

¡Ante su explotación nuestra unidad!

¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




Comunicado de apoyo a los Trabajadores de Emergencias Sanitarias

Foto

Desde el inicio de esa estafa conocida como “crisis económica” se ha pedido a los trabajadores que hicieran esfuerzos, renunciaran a derechos, a parte de su sueldo, a una vida digna, al respeto, a su humanidad. Tanto es así que la patronal de empresarios de ambulancias tiene como medida habitual hacer trabajar a sus empleados jornadas intensivas de 12 horas durante 7 días continuados por un sueldo que se asemeja más a una falta de respeto que a un salario digno. Ante esta situación los Trabajadores de Emergencias Sanitarias llegaron a un acuerdo mediante un Tribunal de Arbitraje Laboral el pasado año 2017, acuerdo que se ha incumplido de manera sistemática. La carencia de las condiciones laborales necesarias para el óptimo desarrollo del servicio, el menosprecio de la formación de los trabajadores y la falta de prevención de riesgos no significan otra cosa que la precarización del empleo en pos de la ganancia económica, no de los trabajadores, sino de las empresas y sus propietarios. No podemos dejar de lado la exigencia de los trabajadores por un convenio en condiciones, un convenio que garantice una reducción horaria real sin implicar una reducción salarial, más bien un aumento de la remuneración de este empleo, que tanto laboral, administrativa y económicamente no se reconoce con el prestigio que este merece, convenio que no podemos olvidar, fue firmado por  UGT y CC.OO quienes hoy no dudan en colgarse la medalla como protagonistas y autores de las protestas y reivindicaciones.

Esta situación, este convenio y la privatización del servicio de los Trabajadores de Emergencias Sanitarias no es más que otra de las medidas de desarticulación de la sanidad pública, la sanidad de la clase obrera, de los trabajadores. Significa poner en peligro a los pacientes, empeorar el servicio y vender la salud al mejor postor sin importar la manera o las condiciones en las que éste de el servicio aunque impliquen unas condiciones de trabajo pésimas.

Ante el enésimo ataque, los trabajadores han decidido convocar una huelga indefinida, cuyo seguimiento medio supera el 90%, dato que no hace más que demostrar el descontento de estos trabajadores con el convenio y la situación laboral de un servicio vital, del que dependen muchas vidas y que es la punta de lanza de la sanidad pública. Una vez más el estado burgués, con la responsabilidad directa de los mal llamados “partidos del cambio”, han decidido responder a esta petición de los trabajadores con unos servicios mínimos calificables como abusivos, desproporcionados e ilegítimos. A la vista de cualquiera queda que ni Compromís, ni Podemos, y mucho menos el PSOE, están con los trabajadores ni sus derechos.

Durante las movilizaciones y concentraciones de los trabajadores no han dudado ni un momento en enviar a la Policía Nacional a boicotear sus protestas y amenazarles con multas astronómicas para amedrentarles, o al menos intentarlo.

Foto

Por ello, llamamos a todos los trabajadores a solidarizarse, apoyar y participar en las protestas. Porque su lucha es la lucha por la sanidad pública y de calidad, porque tan solo con solidaridad de clase puede enfrentarse a la burguesía, contra la represión y la complicidad de los partidos “del cambio” y su oportunismo.

¡No a la precarización de los trabajadores de emergencias sanitarias!

¡No al convenio abusivo!

¡No a los sindicatos oportunistas!

¡Viva la lucha de los trabajadores!

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Valencia




A CIG e a sua complicidade co Estado

Pasado o 1 de Maio, o sindicato autodenominado “de clase” CIG, anunciou o seus planes de convocar una vaga xeral en Galiza o 19 de Xuño contra as medidas “antisociais, antigalegas e antiobreiras” do daquela goberno de M. Rajoy. Ademáis, convidou aos sindicatos a nivel estatal a secundar a convocatoria, co que augurábase a primeira vaga xeral no estado español dende o 29 de Marzo do 2012.

Pero, de novo, a pata esquerda do sitema mantívose firme e, tras o anuncio da moción de censura de Pedro Sanchez e a renuncia de M. Rajoy, dito sindicato desconvocou, o día 4, a vaga xeral, deixando en evidencia que o seu obxectivo non é defender aos da clase traballadora, senón atender aos intereses do sistema, ao dar, mediante esta decisión, estabilidade á nova executiva. No seu lugar, chamaron á “movilización con manifestacións”, quedándose a convocatoria nunha mera mostra simbólica de descontento, sen perxuízos nin para os empresarios nin para o seu estado.

Ademáis, atreveronse a declarar que se o novo goberno non derogaba todas as reformas que “rouban, saquean, explotan e empobrecen á clase traballadora e ao conxunto do pobo galego”, retomarían a convocatoria. Insinúan, daquela, que esperan que o PSOE abolirá o traballo asalariado? Sen dúbida, non. Do mesmo xeito que a Confederación Intersindical Galega non dubida moitas veces en tenderlle a man ao partido dos GAL e a cal viva, o Partido que máis puñaladas pola espalda clavoulle ao proletariado, ao socialfascismo que tantas veces traicionou e confundíu ao obreiro, sanando a insalvable contradición coa burguesía, que espolia o froito do seu traballo.

É coñecida a especial defensa, por parte do sindicato, do nacionalismo. Como comunistas, defendemos a ultranza a autodeterminación dos pobos, sempre e cando este aseste un duro golpe contra o imperialismo e o seu afán de rematar coa diversidade das culturas. Por iso preguntámos: É entón tender ao PSOE un xesto de autodeterminación, sabendo que é o partido que máis masacrou ao pobo vasco co seu Plan Zen? Que golpe supón isto ao Estado Español?

É por isto que dende o PCOE denunciamos a traizón da CIG cara ao proletariado e apostamos polo internacionalismo e o sindicalismo de clase, o cal ten cabida no Frente Único do Pobo a través da Coordinadora Sindical de Clase, que os oportunistas empeñanse en ocultar e maquillar.

VIVA O SINDICALISMO DE CLASE

PROLETARIOS DE TODOS OS PAÍSES, UNÍDEVOS

Secretaría de Agitación e Propaganda do PCOE en Galiza

 

La CIG y su complicidad con el Estado

Tras el 1 de mayo, el sindicato nacionalista y autodenominado “de clase” CIG anunció sus planes de convocar una huelga general en Galiza el 19 de junio contra las medidas “antisociales, antigallegas y antiobreras” del entonces gobierno de Mariano Rajoy. Además, invitó a los sindicatos a nivel estatal a unirse a la convocatoria, con lo que se auguraba la primera huelga general en el estado español desde el 29 de marzo del 2012.

Pero, una vez más, la pata izquierda del sistema se mantuvo firme y, tras el anuncio de la moción de censura de Pedro Sánchez y la renuncia de M. Rajoy, dicho sindicato desconvocó, el día 4, la huelga general, dejando en evidencia que su objetivo no es defender a la clase trabajadora, sino atender a los intereses del sistema, al dar estabilidad con su acción al nuevo ejecutivo. En su lugar, llamaron a la “movilización con manifestaciones”, quedándose la convocatoria en una mera muestra de descontento simbólica, sin perjuicios ni para los empresarios ni para su estado.

Además, se atrevieron a declarar que si el nuevo gobierno no derogaba todas las reformas que “roban, saquean, explotan y empobrecen a la clase trabajadora y al conjunto del pueblo gallego”, retomarían la convocatoria. ¿Insinúan, acaso, que esperan que el PSOE abolirá el trabajo asalariado? Sin duda, no. De la misma forma que la Confederación Intersindical Galega no duda muchas veces en colaborar con CCOO y UGT, no ha dudado esta vez en tenderle la mano al Partido de los GAL y la cal viva, el Partido que más puñaladas por la espalda ha clavado a la clase trabajadora, al socialfascismo que tantas veces ha traicionado al obrero y confundiéndolo, sanando la insalvable contradicción con la burguesía, que le expolia el fruto de su trabajo.

Es conocida la especial defensa, por parte del sindicato, del nacionalismo. Como comunistas, defendemos a ultranza la autodeterminación de los pueblos, siempre y cuando este aseste un duro golpe contra el imperialismo y su afán de terminar con la diversidad de las culturas. Por eso nos preguntamos: ¿es acaso tender al PSOE un gesto de autodeterminación, sabiendo que es el Partido que más ha masacrado al pueblo vasco con su Plan ZEN? ¿Qué golpe supone esto al Estado Español?

Es por esto que desde el PCOE denunciamos la traición de la CIG hacia el proletariado y apostamos por el internacionalismo y el sindicalismo de clase, el cuál tiene cabida en el Frente Único del Pueblo a través de la Coordinadora Sindical de Clase, como vía al socialismo para abolir la opresión de clase que los oportunistas se empeñan en ocultar y maquillar.

VIVA EL SINDICALISMO DE CLASE

PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS

Secretaría de Agitación y Propaganda del PCOE en Galicia

 

 




Suicidios: los otros asesinatos de la burguesía

Jordi Rodríguez Faure, se quitó la vida el pasado jueves lanzándose por la ventana. Llevaba 14 meses sin pagar el alquiler porque no tenía trabajo. El piso del que iba a ser desahuciado era propiedad del banco hasta junio de 2017. La entidad fue absorbida por el grupo Santander, dos meses después el Grupo Santander vendió todos los activos inmobiliarios que había adquirido con la absorción al fondo de inversión Blackstone. Este fondo buitre se dedica a adquirir inmuebles sobre los que pesan deudas para después sacar rendimiento.

El fondo estadounidense Blackstone ha comprado gigantescos paquetes de viviendas sociales, así los “caseros” se han convertido en sociedades sin alma a las que sólo les importan los números, pero además estos fondos buitres han avistado en el territorio español nuevas perspectivas de negocios en más servicios básicos además de la vivienda, como son hospitales o residencias para mayores. Estos acreedores persiguen ventajas ilegítimas mediante la adquisición de un préstamo o deuda de un Estado. Así pues, el capital financiero echa sus redes, literalmente, en todos los países del mundo y ejerce la usura.

En el estado español se suicidan diez personas al día, este dato pasa desapercibido en los medios de comunicación. Estudios de la Fundación Salud Mental España dice que los suicidios representan en datos el doble de víctimas que en accidentes de tráfico y sesenta veces más que en violencia de género, sin embargo, ningún medio de comunicación hace un análisis de esto. Cuando se sabe que el dinero y el bienestar financiero tienen un papel relevante en la psicología humana.

Grecia, España e Italia, y 26 países europeos más, vieron incrementadas las tasas de suicidios, existiendo una clara conexión entre crisis económica y trastornos mentales, entre base económica capitalista y deshumanización, esto es el resultado de la continua humillación que sufren los más humildes, los productores de todo, en una sociedad individualista que culpabiliza a los trabajadores de la pobreza a la que se ven arrastrados por culpa de este sistema económico criminal. Como el caso de Arantxa y José Luis que se vieron obligados a entregar a sus hijos a la Xunta, después de que perdieran sus trabajos y se les acabaran los ahorros. Uno de tantos miles de casos que tenemos en nuestro país, y así pasamos de ser considerados esclavos a deshechos sin ninguna capacidad de actuar en contra de esta situación.

La violencia que ejercen los ricos y poderosos es tapada y silenciada, desde todos los ámbitos, para hacernos creer que no existe una lucha de clases, es una violencia que se genera a escondidas con el objeto de no tener respuesta de los obreros, y que incluso obtiene apoyos desde la misma clase a la que oprime. Decía Marx que la burguesía se ve obligada a apelar al proletariado, a pedir su ayuda y a comprometerlo así en el movimiento político. Ella misma proporciona, pues, al proletariado sus propios elementos de formación, esto es, armas contra sí misma. (Marx y Engels, 1948). Actualmente vemos que esta reflexión que hacía Marx y Engels en aquellos años sigue estando en vigor, de manera que ninguno de los partidos políticos que forman parte de las cortes Generales, hacen reivindicaciones con objetivos más amplios y radicales. Todos están para salvaguardar los intereses de la burguesía apuntalando su estado que es la garantía de perpetuación del capitalismo como sistema económico, que degrada, explota a la mayoría obrera de la sociedad, aliena al ser humano y lo deshumaniza, lo desprende de su esencia humana.

Existe una guerra de los más ricos y los trabajadores, una guerra que estamos obviando y evitando pero que más temprano que tarde tendremos que hacer frente porque los niveles de desigualdad son ya insoportables, y ahora más que nunca estamos viendo que “el poder estatal moderno no es más que una junta administradora que gestiona los negocios comunes de toda la clase burguesa”. (Manifiesto del Partido Comunista).

Este ataque tiene lugar en todos los países y va en ascenso, es por esto que se hace necesaria la unión de los trabajadores, pero una unión para obtener el control de los medios de producción, para conquistar el socialismo y ser dueños de nuestras propias vidas, para poder actuar en libertad, y así conseguir una sociedad más humana y justa.

M. García, militante del Partido Comunista Obrero Español de Badajoz




El PCOE se solidariza con los trabajadores del metal de la Bahía de Cádiz

La Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz convocó una huelga y una manifestación el día 13 de junio para exigir el fin de la precariedad en el sector, garantizar la carga de trabajo y el cumplimiento del convenio, motivados además por la muerte de dos trabajadores el día 18 de mayo a causa de las terribles condiciones de trabajo que sufren. A pesar de los ataques de la patronal, de la dirección de Navantia, principal empresa de la Bahía, y de los sindicatos del sistema CCOO y UGT, tanto la huelga como la manifestación fueron un éxito, sacando a la calle a miles de trabajadores, no solo del sector o de la provincia.

No son estos los primeros muertos en este sector, ni los únicos fallecidos por el terrorismo patronal en el Estado español en lo que va de año, donde tan solo en el primer trimestre han muerto 153 trabajadores. Y no es esta la primera vez que CCOO y UGT muestran cuan rastreros pueden ser, dejando de lado a trabajadores ante el fallecimiento de dos compañeros e intentando boicotear la huelga. Cuanto más salen a flote las contradicciones del sistema, mayores son las traiciones de estas organizaciones anti obreras.

Tampoco es exclusiva de este sector la enorme precariedad y las terribles condiciones de trabajo, puesto que se repite el mismo patrón en todo tipo de empresas del país. Mientras las condiciones de todos los trabajadores del estado van empeorando progresivamente, las empresas aumentan sus beneficios, los ricos lo son cada vez más y la desigualdad crece exponencialmente.

Mientras esto pasa, el parlamento y los partidos en él presentes –tanto los de un color como los de otro– continúan con su circo mediático electoralista, celebrando mociones de censura que sirven para quitar a un partido corrupto y poner a otro, ignorando los verdaderos problemas de la clase trabajadora, que se ve condenada a la miseria y a perder la vida en los tajos. Todos los partidos presentes en el parlamento coinciden en una cosa, en mantener el capitalismo como sistema económico a toda costa, ocultando a los trabajadores que el sistema está en quiebra, con una deuda global superior al 300% del PIB mundial, y que cualquier reforma del mismo es inútil.

Desde el Partido Comunista Obrero Español nos solidarizamos con los trabajadores del metal de la Bahía de Cádiz, así como con las familias de los fallecidos, y hacemos un llamamiento a la clase trabajadora a organizarse en los centros de trabajo y luchar por unas condiciones de trabajo dignas. Pero en este sistema capitalista, en el que los poderes económicos en manos de la patronal controlan el poder político, la lucha económica en los centros de trabajo es insuficiente. Luchar por un convenio o por mejoras laborales es solo un primer paso, pero mientras las empresas estén en manos de la burguesía, cualquier avance será contrarrestado por el Estado en manos de la patronal, a través de la carestía de vida y de leyes que nos roban las migajas que vamos ganando. Por lo tanto, tan solo superando este sistema criminal y construyendo el Socialismo, uniendo las luchas en un Frente Único del Pueblo, poniendo las empresas en manos de los trabajadores, socializando los medios de producción, las tierras, la industria y los recursos naturales, tan solo así los trabajadores podremos lograr una vida digna.

 

POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA

POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

POR EL SOCIALISMO

 

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)