1

Ante su explotación solo cabe la lucha conjunta del proletariado

Amazon

Los trabajadores de la planta de Amazon de San Fernando de Henares entraron en huelga en marzo para responder al convenio sectorial impuesto por la patronal. Desde entonces, los paros se han sucedido a lo largo del año: las jornadas de julio, saldadas con una brutal represión policial, y las del 23 y 24 de noviembre. Los obreros entrarán nuevamente en huelga el próximo puente de la Constitución –7, 8 y 9 de diciembre– y en el periodo de compras de regalos de Navidad y Reyes –del 15 al 30 de diciembre y el día 3 de enero–. Sin embargo, a pesar del seguimiento masivo que tuvieron las huelgas pasadas y que tendrán los paros futuros, este no es suficiente para luchar contra el capital. La empresa, en todas estas huelgas, ha empleado todas las herramientas que estaban a su alcance para evitar que los paros repercutieran en sus ingentes beneficios.

Los medios empleados por la patronal han ido desde las amenazas de despido a trabajadores temporales que secundaron la huelga de marzo, hasta la contratación de trabajadores de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) para suplir a los obreros de la planta de San Fernando de Henares que secundaron los paros, vulnerando así de forma directa el derecho a la huelga.

No obstante, la forma más eficaz que tiene Amazon de evitar que la lucha de los trabajadores surta efecto es trasladar la producción de San Fernando de Henares al centro situado en El Prat(Barcelona). En efecto, en los días previos a los paros, la multinacional procedió a trasladar la producción a este centro con el fin de evitar las pérdidas considerables que supondría una huelga en las ganancias de la patronal.

Ante esta situación, los trabajadores no podemos quedarnos de brazos cruzados, pues las condiciones de miseria que sufren nuestros compañeros de San Fernando de Henares las sufrimos también en Catalunya, al igual que las padecen en Alemania, Francia o Italia, países que secundaron las huelgas convocadas en el Estado español.

De este modo, la única herramienta que tenemos los obreros para hacer frente al capital y conquistar los derechos que nos han arrebatado es la unidad de clase y el internacionalismo proletario.

Sin una lucha conjunta que sirva para parar simultáneamente los centros logísticos de San Fernando de Henares y El Prat, no se conseguirá paralizar la producción. Nuestros objetivos estarán lejos de cumplirse, ya que a la patronal no le supone esfuerzo alguno trasladar la producción de un centro a otro. La carga de trabajo de San Fernando de Henares acaba recayendo en los compañeros de Barcelona y los esfuerzos y sacrificios de los compañeros en huelga apenas tienen efecto.

La patronal está organizada. Es el momento de que la clase trabajadora se una y luche de forma conjunta contra la explotación y la miseria a la que nos somete la burguesía, pues de ella dependen los enormes beneficios que obtienen a costa de nuestro trabajo y de nuestra salud.

Por consiguiente, llamamos a los trabajadores de El Prat a que secunden los próximos paros que tendrán lugar en San Fernando de Henares el 7, el 8 y el 9 de diciembre, así como los del 15 al 30 del mismo mes y los del día 3 de enero.

Solo a través de la organización y la lucha de nuestra clase podremos hacer frente a los envites del capital.

¡Ante su explotación nuestra unidad!

¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




Sindicalismo amarelo e burguesía, collidos da man en PSA Vigo

PSA

Unha vez máis a clase traballadora volve ser ninguneada polos intereses dos capitalistas, dos empresarios, dos oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentenza, unha sentenza traducida en forma da idea de  ERTE nunha das liñas de produción da planta de PSA   en Vigo.

Aos empresarios xa non lles sae beneficioso seguir producindo un dos modelos de automóbiles, a mercadoría xa non é de interese no mundo que eles mesmos controlan.

Por tanto a súa solución mais tallante e mais rudimentaria, a que máis demostra que o que máis lles importa aos empresarios é seguir acumulando capital, é continuar obtendo beneficio, resulta nun ERTE (ou na súa derivación nun  ERE).

400 serán os traballadores que serán verán afectados por un período de 50 días de suspensión de emprego, algo que para traballadores deste sector é un duro golpe, un choque significativo.

Estes son os xogos da burguesía, demostrando que non somos mais que ferramentas, que engrenaxes na súa cadea de produción, que non somos máis que complementos das máquinas, dos medios de produción que son as nosas cadeas, que só servimos para que a mesma nútrase do noso esforzo, e que, cando esta véxase en apertos, seremos nós sempre os que pagaremos coa nosa suor e sufrimento.

Nin que dicir ten que con este conflito tamén saen os sindicatos ‘’protectores fieis’’ dos traballadores, que pactan coa mesma patronal deixando de lado os dereitos, as necesidades dos traballadores que patrocinan defender.

Neste lugar xa temos os culpables, por unha banda temos ao SIT,  o cual no seu sitio web afirma sen agocharse “a viabilidade da empresa”, é dicir, o beneficio do empresario, e doutra banda temos a  C.C.O.O, CIG e CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cal, ambos os grupos son sindicatos amarelos, que demostran ser fieis aliados do sistema, fieis aliados do capital, os cans da burguesía e da patronal,  que son capaces de convocar e desconvocar folgas ao seu antollo (chegando a vangloriarse logo de conseguir melloras, que non accións de raíz e revolucionarias) , que o seu mellor cometido é e foi a desorganización e a desmoralización da clase traballadora, (cando debería de ser todo o contrario ante situacións deste tipo).

Desde o PCOE opoñémonos  totalmenteante a situación que pretenden facer sufrir a burguesía á clase traballadora e denunciamos os  tejemanejes que os ‘’sindicatos amarelos’’, que tan só optan por medidas ‘’reformistas’’, en lugar de por medidas radicais e verdadeiramente revolucionarias e  que conseguen ‘’ desorientar’’ o obxectivo da clase traballadora que debe de ser: a emancipación da súa clase por medio da loita.

Instamos a que a clase traballadora  aglutinase o redor de sindicatos de clase adscritos á Federación Sindical Mundial (a única organización a nivel Internacional que loita polos dereitos dos traballadores e por unha superación do capitalismo como sistema económico que  desangra á clase obreira) e contorna a un partido do proletariado, o Partido Comunista Obreiro Español, co cal será posible a loita para poder alcanzar o poder político e así poder facer fronte a este sistema imperante e asasino.

Contra as trampas da burguesía, contra os intereses dos capitalistas

Contra os sindicatos amarelos que alienan á clase traballadora

Romper co sistema, romper co capital

Sindicalismo amarillo y burguesía, cogidos de la mano en PSA Vigo

Una vez más la clase trabajadora vuelve a ser ninguneada por los intereses de los capitalistas, de los empresarios, de los oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentencia, una sentencia traducida en forma de la idea de ERTE en una de las líneas de producción de la planta de PSA en Vigo.

A los empresarios ya nos les sale beneficioso seguir produciendo uno de los modelos de automóviles, la mercancía ya no es de interés en el mundo que ellos mismos controlan.

Por lo tanto, su solución más tajante y más rudimentaria, la que más demuestra que lo que más les importa a los empresarios es seguir acumulando capital, es continuar obteniendo beneficio, resulta en un ERTE (o en su derivación en un ERE).

400 serán los trabajadores que se verán afectados por un periodo de 50 días de suspensión de empleo, algo que para trabajadores de este sector es un duro golpe, un choque significativo.

Estos son los juegos de la burguesía, demostrando que no somos más que herramientas, engranajes en su cadena de producción, que no somos más que complementos de las máquinas, de los medios de producción que son nuestras cadenas, que solo servimos para que la misma se nutra de nuestro esfuerzo, y que, cuando esta se vea en apuros, seremos nosotros siempre los que pagaremos con nuestro sudor y sufrimiento.

Ni que decir tiene que con este conflicto también salen los sindicatos ‘protectores fieles’ de los trabajadores, que pactan con la misma patronal dejando de lado los derechos, las necesidades de los trabajadores que pregonan defender.

En este lugar ya tenemos los culpables, por un lado, tenemos al SIT, el cual en su sitio web defiende sin esconderse “la viabilidad de la empresa”, es decir, el beneficio del empresario, y por otro lado tenemos a CCOO, CIG y CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cual, ambos grupos son sindicatos amarillos, que demuestran ser fieles aliados del sistema, fieles aliados del capital, los perros de la burguesía y de la patronal,  que son capaces de convocar y desconvocar huelgas a su antojo (llegando a vanagloriarse luego de haber conseguido mejoras, que no acciones de raíz y revolucionarias) , que su mejor cometido es y ha sido la desorganización y la desmoralización de la clase trabajadora (cuando debería de ser todo lo contrario ante situaciones de este tipo).

Desde el PCOE nos oponemos tajantemente a la situación que pretende hacer sufrir la burguesía a la clase trabajadora y denunciamos los tejemanejes que los ‘sindicatos amarillos’, que tan solo optan por medidas reformistas, en lugar de por medidas radicales y verdaderamente revolucionarias y que consiguen desorientar a la clase trabajadora de su objetivo que debe de ser la emancipación de su clase por medio de la lucha.

Instamos a que la clase trabajadora se aglutine en torno a sindicatos de clase adscritos a la Federación Sindical Mundial (la única organización a nivel Internacional que lucha por los derechos de los trabajadores y por una superación del capitalismo como sistema económico que desangra a la clase obrera) y en torno a un partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el cual será posible la lucha para poder alcanzar el poder político y así poder hacer frente a este sistema imperante y asesino.

Contra las trampas de la burguesía, contra los intereses de los capitalistas

Contra los sindicatos amarillos que alienan a la clase trabajadora

Romper con el sistema, romper con el capital




Resoluciones emanadas del VIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español

Sobre la celebración del XVI Congreso del Partido Comunista Obrero Español

El VIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español acuerda celebrar en la ciudad de Madrid el XVI Congreso del Partido Comunista Obrero Español el próximo día 2 de febrero de 2019 y decide que los miembros del Comité Ejecutivo se constituyan en la Comisión de Organización del Congreso, que tendrán la misión de redactar las tesis y de llevar a cabo todas las medidas precisas en los ámbitos de la propaganda y del desarrollo interno del evento.

De apoyo a la minería asturiana, leonesa y aragonesa

Los medios de comunicación de masas, todos ellos en manos de los monopolios, retratan las imágenes que les interesan y las exhiben sin cesar para mostrar al pueblo una imagen de la realidad que necesita hacernos creer al objeto de perpetuar su dominio y hacerle ver al Pueblo que el mundo es como cuentan los medios de comunicación, siendo éste uno de los instrumentos más potentes de la burguesía en la batalla ideológica que sostiene, sin cuartel, contra la clase obrera.

De tal modo que mientras todos ellos han sacado a sindicalistas indignos de recibir dicho nombre, vulgares lacayos del Estado y del Capital, degenerando ideológicamente a los obreros de Navantia, y vilipendiando al conjunto del movimiento obrero, defendiendo la venta de armas al criminal estado de Arabia Saudita al objeto de no perder carga de trabajo de sus astilleros, callan y silencian el genocidio laboral que están haciendo con la minería en Asturias, León y Aragón. En el caso de que el Gobierno de PSOE y demás cohorte de oportunistas consiga llevar a cabo dicho el impacto social y económico en dicha zona será demoledor.

Bajo la falsa excusa de la defensa del medio ambiente el estado español pretende liquidar al carbón siendo, sin embargo, el séptimo vendedor de armas a nivel mundial y formando parte de la organización criminal de la OTAN participando en las guerras imperialistas que llevan a cabo para saquear a los pueblos y esquilmarles sus riquezas y recursos naturales, actividades todas ellas que tienen un coste ecológico extremadamente elevado y un coste humano infinito. No es el carbón el causante del deterioro natural que sufre el mundo sino el sistema capitalista y su voracidad que devasta absolutamente todo lo que toca, empezando por la naturaleza y por la humanidad.

A tenor de todo ello, el VIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español resuelve:

1. Apoyar la justa lucha de los mineros asturianos, leoneses y aragoneses y los puestos de trabajo del sector del carbón.

2. Rechazar la política del Gobierno del PSOE, apoyado por la ‘izquierda’, que pretende liquidar el sector del carbón, destruyendo los puestos de trabajo condenando a estas zonas mineras a la despoblación y la miseria.

3. Llamar a la unidad de la clase obrera y unir todas las luchas en una única lucha de clase contra el capitalismo, auténtico responsable de todos los males que azotan a los trabajadores.

¡Socialismo o barbarie!

VIII PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E)

Madrid, a 15 de septiembre de 2018




El gobierno y los fuegos de artificio

Pedro Sanchez Fascista

Ya advertimos, cuando triunfó la moción de censura contra el gobierno fascista de Mariano Rajoy, que todo se había escorado, todavía más, hacia  la extrema  derecha. Algo que era totalmente tangible, pues el programa de gobierno que presentó Pedro Sánchez fue el de seguir, a pies juntillas, la política marcada por el gobierno al que iba a suceder, programa político que fue votado favorablemente por la supuesta ‘izquierda’. El PSOE consiguió no sólo ser aupado al Gobierno por el oportunismo y los nacionalistas, sino que también consiguió escorarlos, por su asunción de las políticas expresadas en su programa de gobierno, que fueron las impuestas por el PP, hacia el espacio de éste, la extrema derecha.

Con la aceptación de la política reaccionaria impuesta por los monopolios a través del corrupto gobierno de Rajoy por todo el arco parlamentario, labor desarrollada por el PSOE, la extrema derecha bajo las siglas de PP y C’s se han visto obligados a competir a ver quién es más fascista para tratar de avanzar electoralmente.

La moción de censura realizada por el PSOE, y apoyada por PODEMOS, BILDU, ERC y la derecha nacionalista catalana y vasca, encaja con el papel histórico y clásico de la socialdemocracia de colaboracionismo con el fascismo, el de allanarle todavía más el camino a las fuerzas más reaccionarias, más fascistas, en la dirección política de un Estado que hoy atiende a su imagen y semejanza.

Pedro Sánchez, con el programa de gobierno y las cuentas de PP y C’s, va a tratar de hacer ‘fuegos de artificio’, ejercicios de trilerismo con algunas medidas reformistas al objeto de convocar elecciones generales en una coyuntura que sea lo más favorable posible para sus intereses electorales.

En esta lógica hay que circunscribir la medida adoptada, recién conformado el gobierno a mediados de junio, de recibir a 630 inmigrantes del Aquarius, dejando en evidencia la naturaleza fascista del estado italiano, que además supuso la ‘carta de presentación’ del nuevo gobierno ante la UE. Dos meses después, comprobamos como ese mismo gobierno, mostrando su verdadera faz ideológica, devuelve en caliente a más de un centenar de inmigrantes apoyándose para ello en un acuerdo de 1992 firmado por el fascista Corcuera, dirigente de UGT y ministro del interior  del Gobierno del PSOE del no menos reaccionario Felipe González. Y es que, salvo el fuego de artificio inicial, la política migratoria del PSOE es la misma que la del PP, sin embargo, los fascistas han puesto la inmigración, en primera línea del debate político, exaltando la naturaleza racista y xenófoba del Estado.

El trilerismo político sigue en materia laboral. El Gobierno del PSOE ya ha admitido que no va a derogar la Reforma Laboral de Rajoy, a lo que rápidamente los parásitos sindicatos amarillos del Estado, CCOO y UGT, se han unido; sin embargo, quieren dar la imagen de combatir la precariedad laboral aventando a la Inspección de Trabajo, cuando gran parte de la responsabilidad de la situación de sobreexplotación y de abusos de la Patronal la tiene ese cuerpo del Estado – donde a alguno de sus voceros los exhiben últimamente por las televisiones de los monopolios, sobretodo el que es de la familia Lara, una familia franquista de toda la vida – diciendo una cosa en dichos medios y luego haciendo justamente lo contrario en sus quehaceres diarios, cuando no les salvan directamente los muebles a los empresarios incumplidores.

El último fuego de artificio es la exhumación del criminal Franco del Valle de los Caídos. Este punto es, sin duda, magro para el PSOE, por el que tratará de mostrarse con ropajes de ‘izquierda’ apelando a la ‘dignidad democrática’, a la justicia en materia de memoria histórica, pretendiendo mostrar al pueblo trabajador que, el Estado, es capaz de ser un instrumento en su favor, un instrumento de progreso social, siempre y cuando esté el PSOE en el Gobierno.

Sin embargo, la realidad va por otros derroteros y el proceso de descomposición del capitalismo, y su Estado, adquiere un grado de colosales dimensiones. Por un lado, la deuda pública del Estado ha batido records en el segundo trimestre de este año, subiendo en 7.144 millones de euros, ascendiendo el monto total de la deuda pública española hasta los 1,163 billones – con b – de euros, lo que equivale al 98,8% del PIB. Con una deuda impagable y en crecimiento, como consecuencia del rescate de los monopolios y los bancos con dinero público, el Estado económicamente está quebrado, estando la economía del país dirigida por los monopolios europeos desde Frankfurt y Berlín. Y es que el pinchazo de la burbuja de la deuda parece que pronto se producirá.  Por un lado, la política monetaria del BCE, con el fin del Programa de Compra de Activos a finales de 2018, augura un incremento de los tipos de intereses y, con ello, la deuda lastrará todavía más las quebradas economías de las potencias imperialistas, como por ejemplo España. Por otro lado, las empresas siguen endeudadísimas, a pesar de la política económica de endeudamiento público para que estas fueran salvadas por los estados, y el crédito bancario como consecuencia del encarecimiento del dinero menguará a ritmos más acelerado con unas empresas que han vivido del endeudamiento – en los últimos 10 años la deuda empresarial en el mundo ha crecido en 29 billones de dólares -.

Por otro lado, las políticas realizadas por los Gobiernos del PP y del PSOE con sus reformas laborales han servido para que los empresarios ganen 98.474 millones de euros más en estos últimos 10 años de crisis, pagando 10.000 millones de euros menos en salarios, todo ello con 1,1 millones menos de trabajadores y con un 42% menos de horas de trabajo, 77,66 millones de horas menos que en 2008. Eso sí, las familias obreras del estado español obtienen por su trabajo 28.058 millones de euros menos, acrecentándose la miseria de los trabajadores y la desigualdad social.

Los trabajadores no sólo son más pobres, y las rentas del trabajo han perdido peso con respecto de las rentas del capital, sino que su trabajo es menor y más precario. De hecho, si se compara el cierre de 2008 con el de 2017 comprobamos que el número de ocupados que trabaja entre 1 y 9 horas semanales es hoy un 12% mayor y los trabajadores que trabajan de 10 a 19 horas a la semana son casi un 20% menos. Esa es la competitividad que quieren los capitalistas, tirar a 1 millón de trabajadores al paro y expulsando fuera de España a 2,5 millones de trabajadores.

La solución que dan los capitalistas, con la aceptación de sus vendidos sindicatos amarillos CCOO y UGT, es arrojar a la clase obrera a la miseria, al paro y al exilio, así como endeudar cada vez más al Estado como única fórmula para que los monopolios mantengan o incrementen sus márgenes de ganancia. El gobierno del PSOE ya ha manifestado que continuará por esa senda, con esas políticas dictadas por sus predecesores.

La corrupción asola completamente al Estado, carcomiéndolo a todos los niveles, yendo desde cualquier municipio a la Jefatura del Estado. El Gobierno de Rajoy tuvo que ser ‘depurado’ con la moción de censura, más bien las caras pues las políticas continúan y nunca serán depuradas, siendo relevado por un partido como el PSOE condenado por financiación ilegal, donde la corrupción forma parte de su ADN, de sus señas de identidad, y baste para ello mirar a Andalucía para comprobar que es tan corrupto como el PP.

Esa es la realidad que tratan de ocultar, teniendo la necesidad imperiosa de desviar la atención de un pueblo, que cada día vive en peores condiciones y donde el descontento va en aumento, usando ahora el asunto de la exhumación del criminal tirano Franco del Valle de los Caídos. No sólo es la quiebra económica sobre lo que el gobierno capitalista debe engañar al Pueblo sino, fundamentalmente, de su consiguiente resquebrajamiento político por el que las costuras de la Transición se han deshilachado por completo dejando patente el auténtico rostro fascista del Estado y, consecuentemente, de la traición histórica que significó para la clase obrera y demás clases populares dicha Transición en la que participaron y que suscribieron tanto el PSOE como el PCE.

Salen a la palestra los Generales fascistas, con manifestaciones en defensa del franquismo y del tirano, justificando y defendiendo los crímenes franquistas sin complejo alguno. Por otro lado, saltan también a la palestra los fascistas togados que conforman la cúpula judicial, tanto el CGPJ como los fiscales, en defensa del juez Llarena, dejándonos bien patente no sólo la naturaleza fascista del Estado, sino que éste jamás fue depurado de ellos sino todo lo contrario.

Nunca mejor se vio la separación de Poderes. La Judicatura está realizando un juicio político al independentismo en Cataluña, una instrucción judicial que no se sostiene por ningún lado y que no pasa, tan siquiera, los estándares judiciales de estados reaccionarios como es el alemán, o el belga, que alto y claro, con sentencias judiciales, han expresado que la instrucción realizada por Llarena sostiene supuestos jurídicos, como la rebelión y la sedición, que no se sustentan por ningún sitio, expresando que Puigdemont y sus consellers no tendrían un juicio justo en España, negando la extradición de todos ellos.

Ante todo ello, el Gobierno del PSOE, no olvidemos que Sánchez apoyó el 155 así como la instrucción realizada por Llarena y el PSC ha desfilado con el fascismo rampante por las calles de Barcelona, ha accedido a amparar al Magistrado participando en un proceso de “corrupción sistemática y prevaricación permanente” según ha denunciado, ante el Consejo de Europa, la Asociación Europea de Ciudadanos contra la Corrupción (AECC). La extrema derecha, nuevamente, no solamente determina la decisión del Gobierno del PSOE, que obedientemente actúa en el sentido exigido por PP y C’s, sino que, además, los reaccionarios van poniendo las bases para garantizar su hegemonía en el CGPJ, donde curiosamente la esposa de Llarena se erige para vocal de dicho Consejo que dirige el Poder Judicial.

El PSOE, como siempre ha hecho a lo largo de su historia, allana el terreno para que el fascismo avance pues son la reacción. Con un gobierno corrompido hasta el tuétano, quitó al corrupto Rajoy para salvar, y perpetuar, las políticas del corrupto Rajoy que son las que el PSOE, por otro lado, ha aplicado durante las últimas décadas.

Ahora con la exhumación de Franco, tratará de aparentar que pretende ‘pasar página’ del franquismo sacando al asesino del Valle de los Caídos, para hacer que el franquismo se imponga completamente. Si de verdad el PSOE quisiera pasar página, mandar al franquismo al estercolero, depuraría la Judicatura de los franquistas con toga que la dirigen, no daría amparo al reaccionario Llarena, depuraría el Ejército de los elementos fascistas, liquidaría la Corona, reconocería el derecho democrático a la autodeterminación de Cataluña, País Vasco y Galicia, etcétera. Esto sería acabar con el franquismo, que es precisamente lo contrario que Sánchez está haciendo, con el apoyo del oportunismo de PODEMOS/IU, ERC, BILDU, etc.

El fascismo es revisionismo histórico, es la exacerbación de todo tipo de engaño y demagogia, y es esta la labor que está desarrollando el Gobierno, cuando su Vicepresidenta señala que “El Valle de los Caídos tiene que ser un lugar público de honra a la paz, a la democracia y a la memoria común”, manteniendo para ello, en un lugar preeminente al fascista José Antonio Primo de Rivera y el carácter religioso y fascista del lugar, a imagen y semejanza que lo dictó el criminal Franco y lo plasmó en el BOE del 1 de abril de 1940. El PSOE jamás atentará contra el fascismo porque está en su esencia su sostenimiento, como lo acredita su historia, y este es un nuevo episodio ignominioso, donde como no puede ser de otra manera ensalzaran a traidores como Santiago Carrillo y la traidora política del PCE de la “reconciliación nacional”, o lo que es lo mismo, reiterar el engaño y la traición al pueblo para que el franquismo siga perdurando. En esta obra, sin duda, contarán con la inestimable ayuda del oportunismo podemita, en su hipócrita “equidistancia” en la línea de equiparar víctimas fascistas y milicianos republicanos, opresores y oprimidos; pero siempre atizando al comunismo – como se demuestra en la posición expresada hace unos días por sus colegas valencianos de Compromís en defensa de la triada reaccionaria compuesta por la Derecha Católica, la socialdemocracia y el trotskismo en Checoslovaquia en 1968 defendiendo a Dubcek y atacando a la URSS – y posicionándose en defensa del imperialismo, como acredita su posición política a favor del imperialismo y su ofensiva contra el pueblo y el gobierno nicaragüense, ese es el rostro del trotskismo apoyado por Soros, siempre al servicio del imperialismo y la reacción y enemigo jurado de la clase obrera.

Como se puede comprobar, el Estado se halla en bancarrota, las contradicciones cada día son mayores y más difíciles de manejar por la burguesía, que objetivamente le debilitan. Por ello, hacemos un llamamiento a la clase obrera a fortalecer al Partido Comunista Obrero Español (PCOE) para acrecentar nuestra influencia ideológica en el proletariado y llevar al mayor número de centros de trabajo, de barrios, la ciencia emancipadora de la clase obrera, el marxismo-leninismo, y fusionarlo con el movimiento obrero de tal modo que podamos influir en mayor grado en el proceso de organización política de la clase obrera tanto en los centros de trabajo como en los barrios, construyendo un Frente Único del Pueblo donde se fusionen todas las luchas en una única lucha: la lucha de la clase obrera contra el capitalismo y por el socialismo. Los capitalistas no sólo no pueden arreglar los enormes problemas que atenazan al pueblo sino que ellos, y sus criminales políticas, son responsables de la miserable situación en la que se encuentra nuestra clase.

¡FORTALECE EL PARTIDO MARXISTA-LENINISTA, ÚNETE AL PCOE!

¡ABAJO EL CAPITALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 30 de agosto de 2018.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




REPRESIÓN Y EXPLOTACIÓN: LA REALIDAD DE LOS TRABAJADORES DE AMAZON

 
 
Los trabajadores del centro logístico de Amazon de San Fernando de Henares decidieron plantar cara a la explotación que tanto tiempo llevan sufriendo acordaron ir a la huelga los días 16, 17 y 18 de julio, tal y como hicieron en marzo. Tanto entonces como en la actualidad, la huelga tiene un motivo principal: la aplicación unilateral en abril del convenio sectorial a la que pertenece la empresa. Esta imposición va en contra de las demandas de los trabajadores, que reclaman un convenio colectivo propio, más garantista que el actual y donde se recoja una cláusula de garantía salarial, con un compromiso de subidas de sueldo para los próximos años. Además, para colmo, la empresa no solo se ha negado a negociar el convenio que pedían los empleados de Amazon; también ha congelado los salarios de las categorías superiores y se ha negado a reconocerlas.
 
El director ejecutivo y fundador de Amazon, Jeff Bezos, y sus secuaces demuestran no tener escrúpulo alguno con sus empleados. Así pues, en vista de que no podían frenar a los trabajadores de ninguna manera, decidieron vulnerar el derecho a la huelga de sus empleadosTanto en marzo como en la reciente jornada de huelga, la multinacional contrató a trabajadores procedentes de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), ofreciéndoles incluso el doble del salario que percibiría un empleado un día normal. Esto supone, sin lugar a dudas, una violación del artículo 8 de la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se regulan las ETT.
 
Del mismo modo, se coaccionó con el despido a los trabajadores temporales de ETT 900 empleados de los 2.000 del centro logístico– si estos decidían secundar la huelga. Las amenazas de la multinacional no son nuevas para los trabajadores de Amazon; en las jornadas de huelga de marzo, la empresa materializó lo que, esta vez, solo ha incurrido como advertencia y despidió a más de un centenar de trabajadores de ETT por acudir a la huelga. Esta brutal represión ejercida por la patronal ha sembrado el miedo entre los trabajadores temporales, que están abocados a la no renovación de sus contratos y, por tanto, al despido.
 
Siguiendo con esta represión y mostrando un total desprecio por los trabajadores, en ambas jornadas de huelga, la multinacional decidió trasladar la producción a otros centros situados principalmente en Catalunya y Francia, con el objetivo de que la huelga no repercutiese en la producción. Con esto, y por enésima vez, la empresa vulneró el derecho fundamental de huelga. Pero esto no solo ocurrió en el Estado español; también se produjo en otros centros en lucha, como en Alemania, donde durante estos días se trasladó parte de la producción a Polonia.
 
A todo ello debemos añadir las múltiples agresiones que sufrieron los trabajadores por parte de las fuerzas represivas del Estado, que corren a cargo del Gobierno socialfascista del PSOE, tan encumbrado por la progresía reformista y oportunista. La Policía cargó con el único propósito de reventar la lucha en los piquetes y cumplió fielmente su cometido, que no es otro que reprimir al proletariado. Las fuerzas represivas del Estado hicieron lo que mejor saben hacer: cumplir con las órdenes de la clase dominante. Así pues, quedó patente que la Policía no es más que un instrumento del Estado para defender los intereses de la burguesía.
 
Huelga decir que, mientras los trabajadores de Amazon son agredidos por la Policía, los fascistas se congregan en el Valle de los Caídos para ensalzar la dictadura terrorista franquista con la más absoluta impunidad. Una vez más, queda en evidencia el carácter fascista del Estado español, que no duda en usar la fuerza contra los trabajadores, incluso en una concentración pacífica, al mismo tiempo que permite que los fascistas campen a sus anchas. 
 
Pese a las constantes agresiones de la empresa y de las fuerzas represivas del Estado, los trabajadores de Amazon encontraron un gran apoyo en el internacionalismo proletario; siguiendo su ejemplo, los trabajadores de Alemania y Polonia se sumaron a la huelga en sus respectivos centros de trabajo. En Alemania, 7 centros logísticos secundaron la huelga y, en Polonia, se llevaron a cabo diferentes acciones de protesta.
 
La única opción real que tenemos los trabajadores para defender nuestros derechos es luchar en un sindicato de clase y combativo, organizado en una central única integrada en la Federación Sindical Mundial (FSM), que haga frente al capital y a los traidores de la clase obreralos sindicatos amarillos.
 
CC.OO. y UGTlacayos de la patronal y enemigos del proletariadoson organizaciones financiadas por el Estado, fieles sucesoras del Sindicato Vertical franquista, cuyo único cometido es acabar con cualquier atisbo de lucha obrera y condenar a los trabajadores al paro y a la precariedad, a costa de acatar las infames reformas laborales perpetradas por el Gobierno de turno. La paz social y el consenso del que tanto presumen no es más que una burda falacia utilizada por la burguesía para desmoralizar y atomizar al trabajador, impidiendo que este se organice y luche. Por ello, la organización de nuestra clase en una central única que defienda nuestros intereses es una cuestión de imperiosa necesidad.
 
El capital, en cada rincón del mundo, reduce al obrero a una simple mercancía. Lo somete a la miseria y a la explotación, pues de ella dependen los ingentes beneficios logrados a consecuencia del expolio continuado de nuestro trabajo. Efectivamente, nuestra clase es la que produce y genera la riqueza. Sin nosotros, no hay nada. Somos los que cada día construimos el mundo, mientras que la burguesía solo parasita el fruto de nuestro esfuerzo, sumiendo al planeta en una espiral de pobreza, guerra y destrucción.
 
La única alternativa ante esta situación pasa por destruir el Estado burgués e imponer la dictadura del proletariado, que será la base para la construcción del Socialismo, poniendo fin a este sistema criminal sustentado en la explotación del hombre por el hombre.
 
¡ANTE LOS ATAQUES DE LA PATRONAL, SOLIDARIDAD E INTERNACIONALISMO!
¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE AMAZON!
¡VIVA LA LUCHA DEL PROLETARIADO!
 
Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Madrid



Vientres de alquiler: Comprar humanos, otro ‘logro’ del capitalismo

 

Recientemente los medios de comunicación nos han ido bombardeando con noticias acerca de los beneficios de la llamada gestación subrogada, eufemismo utilizado para referirse a los vientres de alquiler. Esta estratagema responde al enésimo intento de la clase capitalista para conseguir la aceptación social de la mercantilización del cuerpo humano. No sería el primer intento puesto que desde tiempos inmemorables se ha trabajado poco a poco para permitir la legalización de la prostitución -casualmente disfrazando esta medida con un barniz progresista- y facilitar así el negocio de los proxenetas -tal como lo demuestra el fracaso de la legalización de la prostitución en Alemania, de acuerdo con el propio Estado alemán-, o bien para lavar la cara a la producción pornográfica con un tinte “ético”, feminista, etc., básicamente adjuntándole cualquier adjetivo “positivo” -próximamente tendremos el porno family friendly– para normalizar a una industria que vive de la miseria de las capas más degradadas de los trabajadores.

Los vientres de alquiler representan una doble mercantilización. En primer lugar del cuerpo de la mujer trabajadora que tiene que acceder a gestar a un bebé y a venderlo por anticipado puesto que tiene que procurarse el sustento. El perfil de madre gestante es siempre el mismo: mujer soltera perteneciente a la clase trabajadora, desempleada y/o en riesgo de pobreza y a poder ser con un hijo a su cargo. Nunca veréis a una mujer burguesa y acomodada accediendo a alquilar su útero para una empresa de vientres de alquiler. En aquellos países como Canadá y Reino Unido en donde se ha implantado la gestación subrogada altruista -es decir, sin compraventa al menos legal- ha resultado en un total fracaso puesto que el número de gestaciones ha sido de magnitudes marginales. Es en aquellos países -Camboya, Tailandia, China (el gigante “rojo” prohibió los vientres de alquiler en 2001, pero posee el mayor mercado negro debido a los vacíos legales), India, Nepal, Grecia, Georgia, Rusia, Ucrania, Polonia, Serbia, Nigeria, México, algunos estados de E.E.U.U., donde la legalización ha resultado en un éxito, en concreto el de las grandes compañías encargadas de desempeñar la función “intermediarias” que finalmente acaparan el mayor porcentaje de beneficios.

La segunda mercantilización es la del propio niño, el cual es tratado como una simple mercancía, como un simple producto intercambiable. Ahora hasta las compañías de alquiler de vientres ofrecen “intentos ilimitados” en caso de que la madre gestante sufre de un aborto. También se tiene constancia de que en varios casos la obrera que debe alquilar su vientre no tiene decisión para realizar el aborto -incluso cuando es peligroso para su propia vida- puesto que por una cláusula es la propia empresa de alquiler de vientres la que decide cuándo interrumpir el embarazo – y esto contando con que el aborto se traduce en una mísera compensación para la mujer gestante -. De hecho, tal proceso de mercantilización sufre el niño, que ya se han dado casos de devoluciones de bebés: no hace poco hubo una noticia que explicaba cómo una pareja de compradores australianos habían “devuelto” el bebé que habían comprado porque padecía de síndrome de Down -aunque por el revuelo mediático generado tuvieron que dar marcha atrás, no sin antes dar publicidad los medios a la legalización de los medios de alquiler en Australia-, pero lamentablemente no es el único caso. Otro caso fue el de un empresario japonés que decidió comprar 13 bebés mediante los vientres de alquiler en Tailandia. El objetivo del burgués nipón, de acuerdo con la propia fundadora de la compañía de vientres de alquiler que hizo negocios con él, era seguir comprando bebés hasta el día en el que se muriese, con el fin de que su “amplia familia” le permitiese ganar las elecciones en un futuro. Finalmente, la justicia del estado nipón tumbó la denuncia de tráfico humano contra el empresario y le garantizo la custodia de los bebés comprados para que pudiese seguir desempeñando su descabellado plan megalómano.

No es que la compraventa de niños sea algo nuevo. Hemos tenido los robos de bebés en España y también en Irlanda, las falsas colonias de vacaciones británicas, la sustracción de los bebés de las familias inmigrantes de E.E.U.U. para su posterior comercialización, el secuestro de bebés en Reunión para ser vendidos a familias ricas francesas. En definitiva, el objetivo siempre ha sido el mismo: el aseguramiento de la descendencia a la burguesía a base de robar los niños a la clase obrera. Tan solo que ahora se han propuesto derribar las barreras morales que impedían la formalización legal de estas prácticas y, por consiguiente, su estandarización como una “simple operación de compraventa” como cualquier otra.

Desde luego, recurrir a la adopción es frustrante para los burgueses. En primer lugar, tienen que enfrentarse a unos duros y largos trámites que permitan asegurar que el niño disfrutará de unas óptimas condiciones de vida y de que dispondrá del cuidado y amor necesario para el desarrollo de su infancia. La compañía de vientres de alquiler no preguntará acerca de nada a los futuros “papás” compradores, y claro, para ellos la comodidad de los compradores va por encima de la comodidad del futuro niño. En segundo lugar, es muy poco frecuente que se pueda adoptar a bebés y en todo caso, lo normal es los huérfanos superen al menos los 3 o 4 años de edad cuando son adoptados. De nuevo, la compañía de compraventa de bebés les proporcionará a los “papás” un ejemplar recién nacido para satisfacer sus caprichos. Y en tercer lugar, de boca de un defensor de los vientres de alquiler: la gestación subrogada le permite transmitir sus genes -aunque nieguen que la madre gestante transmita su genes al neonato a pesar de que las pruebas científicas les contradigan- lo que básicamente se puede traducir en un simple capricho egoísta.

En conclusión, los vientres de alquiler no representan nada más que una profundización en la mercantilización del ser humano necesaria para el libre desenvolvimiento del sistema capitalista, destruyendo mediante el uso de la propaganda las barreras morales que impiden la compraventa de los seres humanos y la explotación de las obreras necesitadas para que sirvan como vulgares máquinas incubadoras. Si el pueblo no milita en el Partido Comunista y no se organiza para alcanzar el socialismo, la barbarie continuará avanzando para destruir cualquier vestigio de humanidad que queda en el mundo.

Contra la mercantilización de la clase trabajadora

Por la construcción del Socialismo

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Cantabria




Comunicado de apoyo a los Trabajadores de Emergencias Sanitarias

Foto

Desde el inicio de esa estafa conocida como “crisis económica” se ha pedido a los trabajadores que hicieran esfuerzos, renunciaran a derechos, a parte de su sueldo, a una vida digna, al respeto, a su humanidad. Tanto es así que la patronal de empresarios de ambulancias tiene como medida habitual hacer trabajar a sus empleados jornadas intensivas de 12 horas durante 7 días continuados por un sueldo que se asemeja más a una falta de respeto que a un salario digno. Ante esta situación los Trabajadores de Emergencias Sanitarias llegaron a un acuerdo mediante un Tribunal de Arbitraje Laboral el pasado año 2017, acuerdo que se ha incumplido de manera sistemática. La carencia de las condiciones laborales necesarias para el óptimo desarrollo del servicio, el menosprecio de la formación de los trabajadores y la falta de prevención de riesgos no significan otra cosa que la precarización del empleo en pos de la ganancia económica, no de los trabajadores, sino de las empresas y sus propietarios. No podemos dejar de lado la exigencia de los trabajadores por un convenio en condiciones, un convenio que garantice una reducción horaria real sin implicar una reducción salarial, más bien un aumento de la remuneración de este empleo, que tanto laboral, administrativa y económicamente no se reconoce con el prestigio que este merece, convenio que no podemos olvidar, fue firmado por  UGT y CC.OO quienes hoy no dudan en colgarse la medalla como protagonistas y autores de las protestas y reivindicaciones.

Esta situación, este convenio y la privatización del servicio de los Trabajadores de Emergencias Sanitarias no es más que otra de las medidas de desarticulación de la sanidad pública, la sanidad de la clase obrera, de los trabajadores. Significa poner en peligro a los pacientes, empeorar el servicio y vender la salud al mejor postor sin importar la manera o las condiciones en las que éste de el servicio aunque impliquen unas condiciones de trabajo pésimas.

Ante el enésimo ataque, los trabajadores han decidido convocar una huelga indefinida, cuyo seguimiento medio supera el 90%, dato que no hace más que demostrar el descontento de estos trabajadores con el convenio y la situación laboral de un servicio vital, del que dependen muchas vidas y que es la punta de lanza de la sanidad pública. Una vez más el estado burgués, con la responsabilidad directa de los mal llamados “partidos del cambio”, han decidido responder a esta petición de los trabajadores con unos servicios mínimos calificables como abusivos, desproporcionados e ilegítimos. A la vista de cualquiera queda que ni Compromís, ni Podemos, y mucho menos el PSOE, están con los trabajadores ni sus derechos.

Durante las movilizaciones y concentraciones de los trabajadores no han dudado ni un momento en enviar a la Policía Nacional a boicotear sus protestas y amenazarles con multas astronómicas para amedrentarles, o al menos intentarlo.

Foto

Por ello, llamamos a todos los trabajadores a solidarizarse, apoyar y participar en las protestas. Porque su lucha es la lucha por la sanidad pública y de calidad, porque tan solo con solidaridad de clase puede enfrentarse a la burguesía, contra la represión y la complicidad de los partidos “del cambio” y su oportunismo.

¡No a la precarización de los trabajadores de emergencias sanitarias!

¡No al convenio abusivo!

¡No a los sindicatos oportunistas!

¡Viva la lucha de los trabajadores!

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Valencia




El PCOE se solidariza con los trabajadores de H&M

Los trabajadores de H&M sufren la crueldad de la multinacional sueca, que se niega a cumplir con el convenio colectivo. La empresa se opone a reconocer las categorías profesionales estipuladas y tiene la desvergüenza de atrasar los pagos por nocturnidad en periodo de vacaciones. Los trabajadores y trabajadoras de H&M organizaron paros los días 30 de abril y 3 de mayo, y se movilizaron el 19 de mayo, el 1 de junio y el 8 de junio. Ahora, recurren a la huelga indefinida para proteger sus derechos. El Partido Comunista Obrero Español muestra toda su solidaridad con los compañeros de H&M, que sufren un trato deplorable y funesto, que no es más que el reflejo de lo que le importa a H&M sus trabajadores.

Los trabajadores de H&M han convocado una huelga de manera indefinida al no poder aguantar más las duras condiciones laborales y las constantes vejaciones y maltratos de la empresa. La multinacional sueca se niega a conceder lo que les corresponde a los trabajadores, vulnerando flagrantemente los derechos laborales de sus empleados. Los trabajadores de H&M han decidido recurrir a la huelga ante la crueldad, la insensibilidad y la brutalidad de la empresa. Asimismo, por si fuera poco, estas vejaciones y acometidas a los trabajadores de H&M se producen después de que la multinacional finalizara 2017 con un aumento de las ventas del 3% en España, frente a la subida del 2% del año anterior. H&M, lejos de pasar por un mal momento y de sufrir pérdidas, no hace más que enriquecerse año tras año. La multinacional no quedará nunca satisfecha y exprimirá aún más a los trabajadores, hasta rascar el último céntimo de sus vidas.

La multinacional sueca H&M obtuvo unas ganancias totales de 832,2 millones de euros en España, una cifra récord en comparación con otros años. Al igual que otras empresas, su objetivo final es obtener el máximo beneficio con las máximas cotas de explotación de sus trabajadores. H&M incumple el convenio colectivo establecido por los trabajadores y que tanto pelearon por conseguir.

Nuestros compañeros se encuentran desamparados y desprotegidos por el sistema. El Gobierno, al servicio del capital y de los monopolios, obedece a los dictados de las multinacionales y de los grandes bancos, en contra de los trabajadores y trabajadoras. Los compañeros de H&M son víctimas directas de este sistema de explotación y cargan a sus espaldas el peso de los despidos.

Para H&M y para las demás empresas, el obrero no es más que capital variable. El trabajador es reducido a una simple mercancía que se explota para producir riqueza. Las empresas despojan al obrero de humanidad y lo convierten en herramienta de usar y tirar. Lo exprimen criminalmente para enriquecerse de su última gota de sudor y de sangre. Tienen vía libre para asfixiar al obrero, desprotegido con contratos basura, y no dudan un solo instante en firmar un despido para mejorar la producción y doblegar a la competencia. Para los propietarios de los medios de producción, no importa que detrás de la máquina esté un hombre o una mujer con una familia que cuidar; solo importa la producción de mercancías y la generación de riqueza.

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.

Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.

Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.

¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.
Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.
Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.
Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.
¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!



A CIG e a sua complicidade co Estado

Pasado o 1 de Maio, o sindicato autodenominado “de clase” CIG, anunciou o seus planes de convocar una vaga xeral en Galiza o 19 de Xuño contra as medidas “antisociais, antigalegas e antiobreiras” do daquela goberno de M. Rajoy. Ademáis, convidou aos sindicatos a nivel estatal a secundar a convocatoria, co que augurábase a primeira vaga xeral no estado español dende o 29 de Marzo do 2012.

Pero, de novo, a pata esquerda do sitema mantívose firme e, tras o anuncio da moción de censura de Pedro Sanchez e a renuncia de M. Rajoy, dito sindicato desconvocou, o día 4, a vaga xeral, deixando en evidencia que o seu obxectivo non é defender aos da clase traballadora, senón atender aos intereses do sistema, ao dar, mediante esta decisión, estabilidade á nova executiva. No seu lugar, chamaron á “movilización con manifestacións”, quedándose a convocatoria nunha mera mostra simbólica de descontento, sen perxuízos nin para os empresarios nin para o seu estado.

Ademáis, atreveronse a declarar que se o novo goberno non derogaba todas as reformas que “rouban, saquean, explotan e empobrecen á clase traballadora e ao conxunto do pobo galego”, retomarían a convocatoria. Insinúan, daquela, que esperan que o PSOE abolirá o traballo asalariado? Sen dúbida, non. Do mesmo xeito que a Confederación Intersindical Galega non dubida moitas veces en tenderlle a man ao partido dos GAL e a cal viva, o Partido que máis puñaladas pola espalda clavoulle ao proletariado, ao socialfascismo que tantas veces traicionou e confundíu ao obreiro, sanando a insalvable contradición coa burguesía, que espolia o froito do seu traballo.

É coñecida a especial defensa, por parte do sindicato, do nacionalismo. Como comunistas, defendemos a ultranza a autodeterminación dos pobos, sempre e cando este aseste un duro golpe contra o imperialismo e o seu afán de rematar coa diversidade das culturas. Por iso preguntámos: É entón tender ao PSOE un xesto de autodeterminación, sabendo que é o partido que máis masacrou ao pobo vasco co seu Plan Zen? Que golpe supón isto ao Estado Español?

É por isto que dende o PCOE denunciamos a traizón da CIG cara ao proletariado e apostamos polo internacionalismo e o sindicalismo de clase, o cal ten cabida no Frente Único do Pobo a través da Coordinadora Sindical de Clase, que os oportunistas empeñanse en ocultar e maquillar.

VIVA O SINDICALISMO DE CLASE

PROLETARIOS DE TODOS OS PAÍSES, UNÍDEVOS

Secretaría de Agitación e Propaganda do PCOE en Galiza

 

La CIG y su complicidad con el Estado

Tras el 1 de mayo, el sindicato nacionalista y autodenominado “de clase” CIG anunció sus planes de convocar una huelga general en Galiza el 19 de junio contra las medidas “antisociales, antigallegas y antiobreras” del entonces gobierno de Mariano Rajoy. Además, invitó a los sindicatos a nivel estatal a unirse a la convocatoria, con lo que se auguraba la primera huelga general en el estado español desde el 29 de marzo del 2012.

Pero, una vez más, la pata izquierda del sistema se mantuvo firme y, tras el anuncio de la moción de censura de Pedro Sánchez y la renuncia de M. Rajoy, dicho sindicato desconvocó, el día 4, la huelga general, dejando en evidencia que su objetivo no es defender a la clase trabajadora, sino atender a los intereses del sistema, al dar estabilidad con su acción al nuevo ejecutivo. En su lugar, llamaron a la “movilización con manifestaciones”, quedándose la convocatoria en una mera muestra de descontento simbólica, sin perjuicios ni para los empresarios ni para su estado.

Además, se atrevieron a declarar que si el nuevo gobierno no derogaba todas las reformas que “roban, saquean, explotan y empobrecen a la clase trabajadora y al conjunto del pueblo gallego”, retomarían la convocatoria. ¿Insinúan, acaso, que esperan que el PSOE abolirá el trabajo asalariado? Sin duda, no. De la misma forma que la Confederación Intersindical Galega no duda muchas veces en colaborar con CCOO y UGT, no ha dudado esta vez en tenderle la mano al Partido de los GAL y la cal viva, el Partido que más puñaladas por la espalda ha clavado a la clase trabajadora, al socialfascismo que tantas veces ha traicionado al obrero y confundiéndolo, sanando la insalvable contradicción con la burguesía, que le expolia el fruto de su trabajo.

Es conocida la especial defensa, por parte del sindicato, del nacionalismo. Como comunistas, defendemos a ultranza la autodeterminación de los pueblos, siempre y cuando este aseste un duro golpe contra el imperialismo y su afán de terminar con la diversidad de las culturas. Por eso nos preguntamos: ¿es acaso tender al PSOE un gesto de autodeterminación, sabiendo que es el Partido que más ha masacrado al pueblo vasco con su Plan ZEN? ¿Qué golpe supone esto al Estado Español?

Es por esto que desde el PCOE denunciamos la traición de la CIG hacia el proletariado y apostamos por el internacionalismo y el sindicalismo de clase, el cuál tiene cabida en el Frente Único del Pueblo a través de la Coordinadora Sindical de Clase, como vía al socialismo para abolir la opresión de clase que los oportunistas se empeñan en ocultar y maquillar.

VIVA EL SINDICALISMO DE CLASE

PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES, UNÍOS

Secretaría de Agitación y Propaganda del PCOE en Galicia

 

 




Suicidios: los otros asesinatos de la burguesía

Jordi Rodríguez Faure, se quitó la vida el pasado jueves lanzándose por la ventana. Llevaba 14 meses sin pagar el alquiler porque no tenía trabajo. El piso del que iba a ser desahuciado era propiedad del banco hasta junio de 2017. La entidad fue absorbida por el grupo Santander, dos meses después el Grupo Santander vendió todos los activos inmobiliarios que había adquirido con la absorción al fondo de inversión Blackstone. Este fondo buitre se dedica a adquirir inmuebles sobre los que pesan deudas para después sacar rendimiento.

El fondo estadounidense Blackstone ha comprado gigantescos paquetes de viviendas sociales, así los “caseros” se han convertido en sociedades sin alma a las que sólo les importan los números, pero además estos fondos buitres han avistado en el territorio español nuevas perspectivas de negocios en más servicios básicos además de la vivienda, como son hospitales o residencias para mayores. Estos acreedores persiguen ventajas ilegítimas mediante la adquisición de un préstamo o deuda de un Estado. Así pues, el capital financiero echa sus redes, literalmente, en todos los países del mundo y ejerce la usura.

En el estado español se suicidan diez personas al día, este dato pasa desapercibido en los medios de comunicación. Estudios de la Fundación Salud Mental España dice que los suicidios representan en datos el doble de víctimas que en accidentes de tráfico y sesenta veces más que en violencia de género, sin embargo, ningún medio de comunicación hace un análisis de esto. Cuando se sabe que el dinero y el bienestar financiero tienen un papel relevante en la psicología humana.

Grecia, España e Italia, y 26 países europeos más, vieron incrementadas las tasas de suicidios, existiendo una clara conexión entre crisis económica y trastornos mentales, entre base económica capitalista y deshumanización, esto es el resultado de la continua humillación que sufren los más humildes, los productores de todo, en una sociedad individualista que culpabiliza a los trabajadores de la pobreza a la que se ven arrastrados por culpa de este sistema económico criminal. Como el caso de Arantxa y José Luis que se vieron obligados a entregar a sus hijos a la Xunta, después de que perdieran sus trabajos y se les acabaran los ahorros. Uno de tantos miles de casos que tenemos en nuestro país, y así pasamos de ser considerados esclavos a deshechos sin ninguna capacidad de actuar en contra de esta situación.

La violencia que ejercen los ricos y poderosos es tapada y silenciada, desde todos los ámbitos, para hacernos creer que no existe una lucha de clases, es una violencia que se genera a escondidas con el objeto de no tener respuesta de los obreros, y que incluso obtiene apoyos desde la misma clase a la que oprime. Decía Marx que la burguesía se ve obligada a apelar al proletariado, a pedir su ayuda y a comprometerlo así en el movimiento político. Ella misma proporciona, pues, al proletariado sus propios elementos de formación, esto es, armas contra sí misma. (Marx y Engels, 1948). Actualmente vemos que esta reflexión que hacía Marx y Engels en aquellos años sigue estando en vigor, de manera que ninguno de los partidos políticos que forman parte de las cortes Generales, hacen reivindicaciones con objetivos más amplios y radicales. Todos están para salvaguardar los intereses de la burguesía apuntalando su estado que es la garantía de perpetuación del capitalismo como sistema económico, que degrada, explota a la mayoría obrera de la sociedad, aliena al ser humano y lo deshumaniza, lo desprende de su esencia humana.

Existe una guerra de los más ricos y los trabajadores, una guerra que estamos obviando y evitando pero que más temprano que tarde tendremos que hacer frente porque los niveles de desigualdad son ya insoportables, y ahora más que nunca estamos viendo que “el poder estatal moderno no es más que una junta administradora que gestiona los negocios comunes de toda la clase burguesa”. (Manifiesto del Partido Comunista).

Este ataque tiene lugar en todos los países y va en ascenso, es por esto que se hace necesaria la unión de los trabajadores, pero una unión para obtener el control de los medios de producción, para conquistar el socialismo y ser dueños de nuestras propias vidas, para poder actuar en libertad, y así conseguir una sociedad más humana y justa.

M. García, militante del Partido Comunista Obrero Español de Badajoz