1

La juventud obrera agoniza

Si ya de por sí la situación de la clase obrera, en general, es cuanto menos precaria, la de los jóvenes, hijos de obreros, es todavía más difícil.

En una sociedad como es la capitalista, en la que las máquinas y la robótica están al servicio de la burguesía, y por tanto suponen un peligro para los obreros, a quienes quitan puestos de trabajo a coste mínimo; en una sociedad en la que la juventud no tiene trabajo porque entra en el círculo vicioso de “sin experiencia no hay trabajo, y sin trabajo no hay experiencia”; que desde que somos jóvenes se nos inculca que hay que estudiar para “ser alguien el día de mañana”, la juventud obrera está condenada a la más alta precariedad.

Como decíamos más arriba, los jóvenes somos prácticamente empujados a estudiar, o a trabajar desde muy temprana edad. Se nos dice que o estudias o trabajas, y muchos optan por la “vía fácil” que es trabajar tras terminar los estudios obligatorios. El problema viene cuando estos jóvenes, que abandonan los estudios, son reducidos a “seres inferiores” que “viven la vida loca” y que “no tienen la cabeza amueblada”, a los que no les gusta estudiar y prefieren trabajar. Pero a la hora de buscar trabajo, en muchas ocasiones se encuentran con el requisito de tener un mínimo de estudios. Y por la otra cara, los que deciden seguir sus estudios, e incluso alcanzar la Universidad, a la hora de buscar trabajo no tienen experiencia porque han estado estudiando más de veinte años.

Así pues, llegamos a un paro juvenil en jóvenes de entre 16 y 19 años del 56,56%, y entre 20 y 25 años del 34,56%. Son cifras aterradoras.

Estas cifras no significan otra cosa que la juventud está agonizando, con los consecuentes daños psicológicos que acarrea esto. Muchos jóvenes tienen que abandonar los estudios para hacer frente al peso de una “vida adulta” que todavía no les corresponde por edad, pero a la que se ven empujados a entrar porque en el capitalismo, si eres hijo de obrero, tienes que pensar únicamente en producir.

Esta situación hace que el suicidio sea ya la primera causa de muerte entre jóvenes de entre 15 y 29 años, pues la terrible situación material que vive la juventud obrera, sin esperanzas de presente ni de futuro, pasa una factura enorme a la salud mental.

Los jóvenes obreros no tienen futuro en el capitalismo, un criminal sistema que destruye a quienes con nuestro trabajo generamos toda la riqueza, y al planeta en el que vivimos. Y mientras, tenemos que aguantar a hijos de burgueses como Santiago Isla –hijo de Pablo Isla, CEO de Inditex– decir que los jóvenes no saben tolerar la bien frustración, mientras su padre ingresaba sólo en 2020 seis millones de euros en dividendos de Inditex.

Desde el PCOE hacemos un llamamiento a la juventud obrera a organizarse junto al resto de la clase trabajadora para tumbar este sistema que nos conduce a la miseria y la muerte, con el objetivo claro de construir la única alternativa viable, el socialismo.

 

COMITÉ PROVINCIAL DE CIUDAD REAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Solidaridad con Rodrigo Lanza: del fascismo callejero al fascismo de toga

El pasado 17 de septiembre conocíamos el veredicto que el jurado popular imponía a Rodrigo Lanza por el famoso “caso de los tirantes”, culpable de asesinato, con los agravantes de motivación ideológica e indefensión de Víctor Laínez. Tras este veredicto, sobre Rodrigo Lanza pesan 20 años de prisión a petición de la fiscalía, y 23 por parte de la acusación “popular” del partido fascista VOX.

Este segundo juicio, motivado por la familia en disconformidad con la sentencia del anterior juicio, que condenaba a Rodrigo Lanza a 5 años de prisión por imprudencia homicida, y donde en el primer juicio se tomó como correcto que Víctor Laínez murió por el golpe que recibió al caer, ha determinado que la muerte la provocaron los golpes que Rodrigo Lanza le propinó “por la espalda”. Durante meses hemos visto cómo se hablaba de unos tirantes de España como motivadores de la agresión, y se ha dado por válido como prueba para el delito de odio pero ¿dónde están los tirantes?

Los medios no han dudado en blanquear a Víctor Laínez y venderlo como un tierno abuelo inocente e incapaz de hacer daño a nadie y totalmente apolítico, pero ¿quién era Víctor Laínez? Si buscamos en los medios estos días nos hartaremos a ver fotografías de Rodrigo Lanza, de su cambio estético o de su derrumbe al conocer la sentencia o, en el mejor de los casos, entrañables fotografías de Víctor siendo un buen tipo. No hace falta hurgar mucho para encontrar fotografías de Víctor Laínez con simbología fascista, con un cuchillo o con “entrañables” personajes fascistas condenado por agresiones por motivos ideológicos.

A todas estas pruebas de la poca “inocencia” de Víctor Laínez se suma la carta de un dirigente de Falange en la que este admite y defiende a Víctor como falangista militante, esto sumado a fotografías en las que podemos ver al “pobre corderito” junto al emblema de falange o en homenajes en El Valle de los Caídos nos confirman lo que, obviamente, ya era más que patente y los medios intentaban ocultar, Víctor Laínez era un fascista.

 

Tras la muerte y sin ningún tipo de sentencia en firme, partidos como Falange o España 2000 hicieron un llamado a movilizaciones, algunos de ellos llamando a la venganza, todo ello con una impunidad absoluta y sin consecuencias legales, demostrándose el carácter clasista y reaccionario del Estado.

En el Estado español no son pocos los casos en los que un antifascista ha sido asesinado por motivos ideológicos, tenemos sonados casos como el de Carlos Palomino, quien murió apuñalado a manos de Josué Estébanez, quien era militar y que acabó con la vida de un joven antifascista de 16 años, y cuya condena se fijó en tan solo 26 años, 3 más de lo que piden para Rodrigo Lanza, pese a que este no portaba ningún arma consigo, y que en todo momento declaró defenderse de un fascista al que los medios han pintado de corderito degollado. El de Francisco Javier Verdejo, asesinado por la Guardia Civil por escribir una pintada, inconclusa, con el mensaje “Pan, Trabajo y Libertad”, crimen que ni tan siquiera fue investigado cerrándose como un accidente. O el asesinato de Guillem Agulló, que fue apuñalado por un grupo de fascistas, de quien tan solo uno de ellos cumplió 4 años de cárcel al considerarlo “una pelea juvenil” y no un delito de odio pese a las numerosas pruebas que apuntaban a la motivación ideológica, como el hecho de que tras el asesinato entonaran el “Cara al Sol”.

 

No hace falta indagar mucho para saber que, tras los fascistas de navaja y esvástica, están los fascistas togados, quienes se aseguran de que las agresiones fascistas queden en chiquilladas, cuando no impunes, y la resistencia antifascista quede como terribles asesinatos de inocentes patriotas o, incluso, terrorismo si los fascistas afectados son miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Y es que la Judicatura es otro ejemplo de que todo sigue en orden, fascista, desde 1939. Los Juzgados de lo Social, herederos de la Magistratura franquista, dan carta de legalidad a la inmensa mayoría de los atropellos perpetrados por la burguesía en los centros de trabajo. El Tribunal de Orden Público franquista encargado de perseguir a comunistas y antifascistas, ha sido relevado por la Audiencia Nacional, que en sus salas de lo Penal también persigue lo que ellos llaman “delitos políticos”, persiguiendo a comunistas, independentistas, antifascistas, y dando cobertura y cobijo legal, cuando no impunidad, a torturadores y a fascistas los cuales siguen muriendo en la impunidad y con sus condecoraciones, como por ejemplo pasó con Billy el Niño.

Pero esto no nos debe extrañar, es la naturaleza fascista del Estado español. El fascismo es la tabla de salvación de la reacción, de la burguesía en la crisis general del capitalismo. La tabla a la que lleva agarrada la burguesía desde hace casi un siglo. Y la burguesía está agarrada a dicha tabla de salvación porque es consciente que está en los estertores de su criminal régimen y de su criminal existencia.

El fascismo es un poder precario, es un poder con pies de barro, hundido en el cieno de la corrupción y que está totalmente quebrado, es capitalismo en putrefacción. Es la constatación que estamos en la fase histórica donde lo viejo debe terminar de morir y lo nuevo, el socialismo, debe imponerse, por ello el fascismo es la única vía que tiene el capital financiero para mantener en pie a su sistema caduco, corrompido y quebrado. Cada día que pasa se acentúa la depauperación de las condiciones de vida la clase obrera y demás clases laboriosas, a las que les han arrebatado todos sus derechos y únicamente le queda uno, el derecho a rebelarse contra un sistema criminal que lo oprime y que lo hunde en el oprobio. La clase obrera hoy se encuentra en una disyuntiva, o da una salida revolucionaria a la situación de precariedad y represión que padece o se somete todavía más a la reacción, al fascismo, que es lo único que puede ofertar la oligarquía y su Estado. Hacemos un llamamiento a los trabajadores conscientes y a los antifascistas a fortalecer las filas del Partido Comunista Obrero Español (PCOE). Asimismo, es necesario que las luchas de los distintos sectores que componen el proletariado se fundan en una única lucha de clases contra la burguesía y su Estado, en un Frente Único del Pueblo donde antifascistas, jubilados, obreros, estudiantes, etcétera, acumulen sus fuerzas constituyendo órganos de poder proletario, construyendo una fuerza revolucionaria que le sirva a la clase obrera para romper el yugo de la represión y la explotación y cumplir con su misión histórica: destruir el capitalismo y edificar el socialismo para avanzar hacia el comunismo.

 

¡SOLIDARIDAD CON RODRIGO LANZA Y TODOS LOS ANTIFASCISTAS REPRIMIDOS POR EL ESTADO!

¡LIBERTAD A LOS PRESOS POLÍTICOS!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Madrid, 24 de septiembre de 2020

SECRETARÍA DE JUVENTUD DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




La operación Arcade: Engaños y complicidad del estado con la ludopatía

Apuestas
 
Como ya hemos hablado en otras publicaciones, la burguesía tiene intereses detrás de mantener las casas de apuestas y salones de juego. Cumplen una doble función para ellos: continúan expoliando a los trabajadores con el dinero que pierden en apostar, como si el adueñarse del fruto de su trabajo no fuese suficiente ataque al obrero, y cumplen una función de control social. Logran este control mediante la adicción al juego que fomentan estos negocios, teniendo en cuenta que además gran número de sus clientes son trabajadores en situaciones precarias o hijos de familias obreras. Con esto consiguen adormecer a los obreros, desviar su atención de los problemas que les causa el sistema capitalista y eliminar su combatividad, además de neutralizar a las generaciones más jóvenes desde sus inicios como trabajadores o incluso ya desde antes de que lleguen a edad de trabajar. De hecho, este problema en los jóvenes obreros es cada vez más sangrante, dado que el perfil más habitual del ludópata hoy en día es de jóvenes entre 18 y 25 años, y cada vez es mayor el número de casos de menores enganchados.

Ante esta situación y la inquietud creciente de la población ante un problema que cada vez cuesta más ocultar, el Estado burgués pone en marcha sus mecanismos para que los intereses de la burguesía tras estas empresas se mantengan intactos. La última medida aplicada ha sido montar un operativo, la operación Arcade, en el que enviaron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a registrar casas de apuestas con el objetivo aparente de detener la captación de jóvenes en estas empresas. En primer lugar, solo se revisaron 1881 salones de juego, cifra que, aunque aparenta ser destacable, queda en ridículo en comparación con el número de estos locales en todo el país, así como la cantidad de máquinas de apuestas disponibles en los bares, cifras que aumentan de manera casi diaria. En segundo lugar, en esta operación solo se buscó que no hubiese menores en locales, pero no tiene en cuenta las máquinas de apuestas de los bares ni las apuestas online en menores. Además, el problema del juego afecta a toda la juventud obrera, siendo el perfil del jugador medio actual el de jóvenes de entre 18 y 22 años, a los cuales se les permite seguir atrapados en la ludopatía sin ninguna medida para no molestar al Estado.

Pero más allá de como instrumento para llevar a cabo este paripé, ¿dónde entran en juego los cuerpos de policía en todo esto como defensores del orden burgués? Pues en que a mayores de actuar en un número muy reducido de locales en un periodo controlado de dos días, los locales de apuestas son avisados con antelación desde contactos de la propia policía nacional, por lo que estas empresas tienen tiempo de sobra para echar a los menores de sus locales antes de que la policía haga las redadas, explicando que a pesar de que el número de menores y jóvenes ludópatas sea cada vez mayor en el país, solo encontrasen 28 menores entre más de 1800 locales revisados.

Las ridículas medidas que no atajan el problema tomadas por el gobierno del PSOE con apoyo de Unidas Podemos, como el limitar la presencia de publicidad de estos locales, y la nula intención del resto de partidos políticos de aplicar medidas contra los mismos, demuestran la actitud pasiva de los políticos burgueses ante las miserias de la clase trabajadora, pues sus medidas no incluyen en ningún caso eliminar las casas de apuestas de la legalidad, debido a haber demostrado que son un cáncer para esta sociedad que no aporta nada, sino medidas paliativas mínimas que den una impresión de actividad contra las casas de apuestas. Pretenden tomarnos el pelo.

Trabajadores, estudiantes, los políticos burgueses y sus guardianes, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, han demostrado que no tienen ningún interés en los problemas de los trabajadores, y que su única medida contra las casas de apuestas es poco más que un intento de engañarnos. Tan solo los trabajadores, uniendo nuestras fuerzas y luchando unidos podemos destruir las lacras que el capitalismo y sus gestores nos imponen. Avancemos hacia el Frente Único del Pueblo para combatir su pasividad ante el sistema criminal que nos oprime y envenena.

¡TRABAJADOR, ESTUDIANTE, ÚNETE AL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!
¡ERRADIQUEMOS LAS CASAS DE APUESTAS!
¡NO DEJEMOS QUE NOS VUELVAN A ROBAR!

Secretaría de Juventud del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español

 




Llamamiento del PCOE ante la huelga estudiantil del 14N

El movimiento estudiantil ha demostrado ser a lo largo de la historia uno de los sectores más combativos de los pueblos en lucha por sus derechos sociales y políticos. Sin embargo, tal y como estamos viendo día a día, un movimiento estudiantil aislado en sus luchas, desgajado del movimiento obrero y carente de conciencia de clase, sólo puede llevar a derrotas continuas y profundas frustraciones que sólo fortalecen al putrefacto régimen capitalista, situación aupada por el Sindicato de Estudiantes y su oportunismo, utilizando el feminismo como nuevo adalid para sus penosas luchas, relegando las manifestaciones a simples quedadas ya institucionalizadas, carentes de combatividad, de mensaje y de conciencia de clase y llenas de conformismo, considerando victorias lo que realmente son derrotas para la clase obrera, como ha ocurrido con la cuasi implantación de la LOMCE.

En los últimos años las casas de apuestas han invadido los barrios obreros de las principales ciudades del Estado. La burguesía, como siempre, busca su máximo beneficio dándole igual si para ello tiene que envenenar a la clase obrera, arruinarla más de lo que está con juegos trucados en los que siempre gana la casa. No contentos con esto, atacan a los más jóvenes de nuestra clase, utilizando iconos del mundo del espectáculo o del deporte en masivas campañas de publicidad o instalando casas de apuestas cerca de institutos y centros educativos. No en vano, estos negocios son una escopeta de dos cañones para la burguesía, puesto que por un lado consigue alienar a los obreros y por otro lado explota sus beneficios al máximo.

Y es que la oligarquía financiera no está satisfecha ya con las ganancias que obtiene a través del expolio diario al que somete a la clase obrera robándole la plusvalía que produce; su sed por las máximas cuotas de ganancias ha llegado a tal punto que, para lograr aumentarlas, empeora la calidad de la educación pública retrasando las obras de construcción en colegios e institutos. Además, la burguesía utiliza como doble rasero la degradación de la educación pública, ya que por un lado obtiene ganancias de ese empeoramiento y por otro lado mina la educación pública hasta destruirla fomentando la educación privada concertada a través de sus medios de comunicación, que ejercen una nociva influencia ideológica sobre la clase obrera. A la burguesía monopolista del Estado español no le basta únicamente con mercantilizar la educación pública, sino que también la instrumentaliza poniéndola en su propio favor, de manera que son los propios burgueses quienes ponen a dedo a aquellas personas según su criterio y que obedezcan sus órdenes, como ha quedado demostrado con gobiernos de todos los colores políticos.

Es un hecho innegable que el feminismo, aupado por la burguesía y por los movimientos de minorías cool identitarios, ha llegado a todos los ámbitos de la sociedad: prensa, televisión, internet, redes sociales, puestos directivos, etc. Curiosamente a los puestos de trabajo de las obreras no, y es que a la mujer obrera le es indiferente si su patrón es hombre o mujer, si le hablan en “neutre” o si las feministas le hablan de ese mundo que comparten todas las mujeres. A la mujer obrera lo que le importa es su supervivencia y la de su familia. El feminismo nunca podrá transformar la sociedad y mucho menos conseguirá la liberación y la emancipación de la mujer obrera, pues este movimiento ignora la historia a la par que ignora la ideología que más ha luchado en beneficio de la mujer, ignora bajo qué bandera la mujer trabajadora ha conseguido más derechos y libertades, ignora que el marxismo-leninismo es la única vía para la emancipación de la mujer trabajadora y de su clase.

«¿Por qué razón, entonces, debe la mujer trabajadora buscar una unión con las feministas burguesas? ¿Quién, en realidad, se beneficiaría en el caso de tal alianza? Ciertamente no la mujer trabajadora. Ella es su propia salvadora, su futuro está en sus propias manos. La mujer trabajadora protege sus intereses de clase y no se deja engañar por los grandes discursos sobre el “mundo que comparten todas las mujeres”. La mujer trabajadora no debe olvidar y no olvida que, si bien el objetivo de las mujeres burguesas es asegurar su propio bienestar en el marco de una sociedad antagónica a nosotras, nuestro objetivo es construir, en el lugar del mundo viejo, obsoleto, un brillante templo de trabajo universal, solidaridad fraternal y alegre libertad…»

Alexandra Kollontai.

Por todo lo anterior, desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) abogamos por una educación al servicio de la clase obrera, una educación dónde se respeten los valores de camaradería, fraternidad e igualdad, siendo el Socialismo y la Dictadura del proletariado partes esenciales de la nueva sociedad que está por venir y que hará posible que el pueblo se desarrolle, eduque plenamente y tenga acceso a la cultura. Pero para forjar ese mundo nuevo, la clase obrera necesita a su partido de vanguardia. Es por ello que hacemos un llamamiento a los jóvenes y estudiantes a que se organicen en el PCOE.

¡Por la liberación de la mujer trabajadora!


¡Por la emancipación de la clase obrera!


¡Por el Socialismo!


¡Organízate en el PCOE!

 

Comisión de Juventud y Movimiento Estudiantil del PCOE




El capitalismo condena a la juventud obrera a un futuro precario y miserable

La condena del capitalismo a la juventud obrera se hace más presente a cada paso que el estado burgués avanza. El desempleo juvenil se hace problema patente y facilita la precariedad y el trabajo esclavo con el discurso del menosprecio de las funciones del trabajador, así como la imposición de cuotas absurdas e inalcanzables para poder seguir hostigando al trabajador aunque éste cumpla notadamente sus funciones. Tanto es así que el obrero se conforma con condiciones incluso por debajo de la ley sin protestar y permitir un trato infrahumano e incluso trabajar hasta la muerte como ha sucedido ya en numerosos casos.

Las cifras desde el comienzo de la ‘crisis’ son escandalosas alcanzando un máximo de paro juvenil de 75.63 puntos en el primer trimestre de 2013 para jóvenes de entre 16 y 19 años, así como 53.39 puntos entre 20 y 24 años. Si bien es cierto que desde esa escalada se ha reducido la cantidad de desempleados situándose hasta una media de 34.68 puntos en menores de 25 durante el segundo trimestre de 2018, cabe destacar el carácter precario de estos contratos puesto que en 2017 se registraron un 92,5% de empleos temporales del total de contratos realizados dejándonos en un 26,8% de empleos temporales en total. Además, se suman a esta cifra las constantes bajadas durante el tercer trimestre de cada año debido al empleo ‘vacacional’ que se sitúa como última opción de los trabajadores en los sectores más precarios como hostelería o camareras de piso.

Además, hay que sumar más de millón y medio de jóvenes españoles que han emigrado desde el inicio de la crisis económica de 2008. La inmensa mayoría de estos jóvenes forman parte de la clase trabajadora – en muchos casos poseyendo titulación universitaria o de módulos – y se han visto obligados a migrar debido a las nulas expectativas de encontrar empleo debido a esta crisis sistemática y cíclica del capitalismo, el cual ha estado constantemente expulsando a los trabajadores del proceso productivo debido a la creciente devaluación del trabajo.

La mayoría de los jóvenes emigrantes terminan en Francia, Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, países publicitados como sistemas capitalistas exitosos, aunque una vez asentados en estos mencionados países terminen descubriendo una amarga realidad: contratos temporales que apenas permiten garantizar el sustento básico, puesto que un gran porcentaje de estos jóvenes trabajadores sólo obtienen un salario menor a 1.000 euros mensuales.

De manera que el capitalismo logra una doble ventaja al explotar más eficientemente a los jóvenes que se vieron forzados a mudarse a otro país, al mismo tiempo que ataja con el excesivo ejército de reserva industrial de un país como es España que constantemente está destruyendo el tejido industrial para sustituirlo por los negocios del turismo, junto a los empleos de condiciones precarias y sueldos miserables.

Queda patente la voluntad del capitalismo de transformar a la juventud obrera en una masa carente de derecho laboral alguno, así como arrebatarles cualquier esperanza de unas condiciones de vida digna, además de su intención de eliminar el tejido industrial a toda costa. La solución no es otra que la de eliminar el sistema capitalista y tomar la posición que nos pertenece a los trabajadores, la de dueños y administradores de los medios de producción, expulsando a los parásitos que se adueñan día a día del sudor de nuestra frente a cambio de una mísera limosna a la que ellos llaman salario.

Por ello hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse contra el capitalismo y sus ataques, conformando un Frente Único del Pueblo junto a estudiantes, jubilados, amas de casa y el resto de clases populares, puesto que tan solo con la unión del proletariado bajo la disciplina del Partido Comunista es posible vencer al capitalismo y emanciparnos como clase.

Por la unión de todas las luchas en un Frente Único del Pueblo

Por la construcción del Socialismo

Comisión de Juventud y Movimiento Estudiantil del Partido Comunista Obrero Español

 




Al hilo de la huelga general de estudiantes

Desde hace años que venimos observando la terrible degeneración del sistema educativo español. Algunos tratan de asociar esta degeneración a las diferencias ideológicas entre los dos grandes partidos de este país, PSOE y PP, pero la realidad es que estos cambios derivan de la naturaleza del sistema, y no de una de sus consecuencias, el bipartidismo capitalista, cuya principal función es protagonizar el esperpento valleinclaniano al que nos tienen acostumbrados desde el Congreso o las diversas instituciones burguesas.

La realidad es que la decadencia del sistema educativo está causada por las necesidades depredadoras del capitalismo, que necesita continuamente nutrirse de jóvenes sin formación y fáciles de explotar, es decir, mano de obra barata que le permita competir en los mercados internacionales contra las potencias imperialistas emergentes. Esta dinámica se puede observar, por cercanía, en las últimas reformas llevadas a cabo en la Educación; desde el Plan Bolonia, que además de poner la educación al servicio de los intereses de las grandes empresas, imposibilita compaginar los estudios con el trabajo al hacer necesaria la asistencia a clase, o el abusivo aumento del coste de la educación en 600 euros en los últimos 5 años. Para más inri, no solo se han despedido de entre 35.000 a 40.000 profesores, además de aumentarse las horas lectivas de los que han permanecido en su puesto de trabajo, sino que como consecuencia de esto se ha incrementado el número de alumnos por clase en un 20%, con lo que ello supone en un aula de 30 alumnos. No podemos dejar de mencionar, por si esto fuera poco, la expulsión de 150.000 estudiantes universitarios por no poder hacer frente al pago de sus matrículas, o la disminución de matriculados respecto a años anteriores por los mismos motivos.

Vista la depauperación de la educación controlada por el Estado, que no gratuita, podría ser lógico pensar en un recorte de subvenciones o ayudas a la escuela privada o concertada, pero sin embargo, esto no sólo no ha sido así, sino que el Estado continúa cediendo el control de centros públicos a las empresas privadas, donde se educan los hijos de las oligarquías económicas y financieras, generando una mentalidad clasista en la sociedad, a la que por supuesto los hijos de la clase obrera no tenemos acceso.

Como consecuencia de esto, vemos que entre los estudiantes de la escuela pública y la privada se generan nuevas desigualdades, por si su situación económica no fuera suficiente, y es que en la escuela privada la nota no suele corresponder con las capacidades del alumno, sino con el dinero invertido en su educación, lo que le permitirá gozar de mejores medias de cara al ingreso en la universidad.

A pesar de que muchos aún insistan en señalar como únicos responsables de la situación educativa actual a los Partidos políticos, nosotros insistimos en señalar como culpable al sistema en su totalidad, al capitalismo, puesto que el objetivo de todas estas reformas no es otro que el de beneficiar a la empresa privada, y a su clase social, en detrimento de la calidad de la educación para los que menos tienen, contribuyendo a aumentar la distancia abismal entre la burguesía y los trabajadores, entre explotadores y explotados.

En un sistema en el que no hay duda de que gobiernan las corporaciones con más dinero, no podemos cuestionar que uno de sus principales objetivos sea mantener a la población subyugada bajo su poder, para lo que necesitan de grandes medios propagandísticos que les hagan el juego, haciéndoles pasar desapercibidos y desviando los ojos del pueblo de la verdadera raíz del problema. Es por ello que en las asignaturas de los planes educativos, los cuales no van dirigidos a educar al estudiante para que desarrolle sus capacidades de razonamiento e imaginación, sino que se le dirige exclusivamente a la memorización de contenidos, jamás se tocará ninguna materia relacionada con el capitalismo, ni con los grandes empresarios, ni tampoco se cuestionará la legitimidad de este sistema y sus valores, mientras que los políticos son apelados como grandes héroes de la democracia. Todo esto forma parte de la estrategia de la clase dominante de conducir el pensamiento del estudiante obrero en un único camino asegurándose de que estos no cuestionen los pilares que sostienen el sistema e inculcando los valores propios de éste, individualismo, consumismo…

Como podemos ver, la raíz del problema se haya situada en la naturaleza del capitalismo, en la codicia de estos grandes burgueses, encabezados por los bancos, cuyo único objetivo es ganar cada día más y pagar cada día menos. Vemos así que la conclusión es directa, la educación no es más que una herramienta en manos de la burguesía para alienar a la masa trabajadora y seguir explotándola hasta límites insospechados.

Como consecuencia lógica encontramos un movimiento estudiantil escaso e inservible, monopolizado casi al completo por el Sindicato de Estudiantes, que no es más que una organización reformista que no busca la construcción de un nuevo modelo educativo y completamente gratuito, sino la vuelta atrás hacia una educación al servicio del sistema y que tenga como único objetivo la alienación del proletariado y la permanencia de un sistema de clases, no planteando la destrucción del actual sistema de producción capitalista, causante de los problemas anteriormente planteados.

Ante el panorama desolado que hemos ido desgranando a lo largo del texto, nos encontramos de frente con una huelga general de Estudiantes convocada por el Sindicato de Estudiantes, que se propone como objetivos la disminución de las tasas, reivindicaciones contra los recortes y demás banalidades cuyo único fin es reformar un sistema parasitario en descomposición. Nosotros, el PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL en Madrid, a pesar de que consideramos necesaria e ineludible la lucha por estos objetivos parciales, pues desde nuestro punto de vista son únicamente una etapa en la lucha final, queremos dejar clara la reivindicación no solo de estos objetivos, motivo por el cual apoyamos la huelga, sino de la consecución de un sistema socialista en el que podamos diseñar un sistema educativo que no esté al servicio del capital, sino de nuestro criterio con vistas a una realización que nos dignifique.

La consecución de tal sistema no es imaginable más que por medio de una lucha voraz y sin tregua contra nuestros opresores, lucha que tiene como fase fundamental la instauración del germen revolucionario en forma de Frente Único del Pueblo, que engloba en sí no solo Asambleas Estudiantiles que tengan un carácter de clase, sino Asambleas Populares en los barrios y Asambleas de Comités y Delegados de Trabajadores en las distintas empresas, que nos permitan tomar el poder real y efectivo bajo el Socialismo.

Hacemos un llamamiento oficial a todos los estudiantes para formar el Frente Único del Pueblo en los centros y Universidades, fomentando la conciencia de clase y enmarcando la lucha desde tal posición, la única capaz de llevarnos a derrocar a la burguesía e instaurar un sistema Socialista justo, que culmine en el comunismo y la sociedad sin clases.

Por todo esto apoyamos la huelga de estudiantes convocada para el 5, 6 y 7 de Febrero de 2013, dejando bien clara nuestra posición tanto al respecto de que nuestros objetivos últimos no son los definidos por la Huelga sino la creación de una nueva sociedad, como ante el sistema educativo actual, siervo en manos de la burguesía.

¡Ni un paso atrás! ¡No pasarán!

¡Por una educación pública, gratuita, socialista y de calidad!

¡Por el Frente Único del Pueblo y por el Socialismo!

¡Formación, lucha y organización!

Partido Comunista Obrero Español

Federación de Jóvenes Comunistas de España




Nace la Federación de Jóvenes Comunistas de España en Madrid

Tras ya varios meses de desarrollo del Partido en Madrid, era una necesidad impulsar el desarrollo consecuente de nuestra organización juvenil, la Federación de Jóvenes Comunistas de España (FJCE). Gracias a que conseguimos desarrollar en muy poco tiempo las estructuras necesarias para dar un lugar donde luchar a nuestros jóvenes de manera organizada, esta tarea fue posible y se pudo culminar con la afluencia de jóvenes conscientes al seno de nuestra Organización.

 

La Federación nace este día 9 de Marzo con unos objetivos muy claros: hacer llegar a la base juvenil de la clase obrera las contradicciones inherentes a este sistema de producción capitalista y mostrar la necesidad de organizarnos y luchar por la única vía que garantizará la democracia para nuestra clase: el Socialismo. Para ello no podemos sino aprender de la experiencia militante y de la historia, para estar en todos los frentes de lucha en los que esté la juventud, ya sea estudiante o ya sea obrera propiamente dicho.

Somos conocedores de los diversos motivos por los que nuestra clase se encuentra en una situación de orfandad. No son otros sino los jóvenes, los que se ven en un futuro sin posible emancipación: la vivienda es inaccesible, las cifras de paro que sufren son las más atroces de toda la sociedad (superiores al 50%) y padecen el advenimiento continuo de recortes en educación y servicios sociales, que provocan que solo en la Universidad Autónoma de Madrid haya habido un 22% menos de matriculados en este curso 2012-2013, entre tantas agresiones que soportamos día a día.

Los diversos medios de comunicación de masas al servicio de la burguesía y el Gran Capital, han desempeñado muy bien su función a lo largo de estos años introduciendo en lo más profundo de la mentalidad de la sociedad el capitalismo como única forma de vida. Como consecuencia de ello, encontramos que aun con todas estas agresiones continuas al seno de la juventud, concretamente a la juventud madrileña, el movimiento estudiantil y juvenil se halla profundamente desclasado y demacrado, quedando reducido a un par de organizaciones de corte reformista y siendo incapaz de sobrepasar lo espontáneo en su movilizaciones para dar respuestas a los problemas que acucian a nuestra clase.

La FJCE no puede -y no lo hace- reducirse a este plano. La FJCE es la organización leninista que precisan nuestros jóvenes para hallar la manera organizada de luchar por lo que nos pertenece en la vía insoslayable del Socialismo, de la justeza y la Dictadura del Proletariado. No solo en la labor teórica, sino también en la práctica, la FJCE estará allá donde la clase obrera juvenil esté. La historia nos ha demostrado que sólo el Socialismo puede otorgar a nuestra clase todo lo que nos está siendo privado: una vida digna.

La emancipación de la juventud estudiante, de la clase obrera y del resto de capas populares, sólo será posible mediante el estudio y la práctica del marxismo-leninismo, tal como la historia demuestra. Por ello, desde el PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL en Madrid hacemos un llamamiento al conjunto de la juventud a engrosar las filas de la Federación de Jóvenes Comunistas de España en Madrid, y a luchar incansablemente hasta culminar nuestro papel histórico, la Revolución Socialista y la instauración definitiva del Socialismo.

 

 




Acoso a compañeros del Colectivo de Sevilla en una labor de propaganda

El pasado martes 26 de Febrero unos camaradas del Colectivo de Sevilla de la FJCE que realizaban tareas de propaganda sufrieron el acoso de elementos de ultraderecha al grito de: ”No quiero comunistas en mi barrio”.

 La cercanía de un barrio adinerado de la ciudad indica la procedencia burguesa de este elemento faccioso, demostrando una vez más el carácter de clase del fascismo y su odio a la clase obrera. Cuando se producen las crisis económicas, los burgueses asustados recurren a organizarse en grupos paramilitares con el fin de combatir a la clase a la que explotan día tras día, esa clase obrera que sufre día tras día los efectos que ese capitalismo que defendía el elemento reaccionario.

En cuanto a los hechos en sí, al principio un solo individuo se dirigió a nuestro camarada más joven para arrebatarle de sus manos las octavillas que tanto trabajo y sudor de militantes del PCOE y FJCE habían costado.

 El Colectivo de Sevilla no dudó ni un momento en permanecer unido ante este ataque, siendo la camaradería uno de los máximos valores de la Federación de Jóvenes Comunistas de España.

 Cuando acabaron sus tareas de propaganda, observaron que este individuo realizaba unas llamadas de teléfono. Y es que el lumpen faccioso necesita de la superioridad numérica para intentar intimidar a la clase obrera organizada, o a los jóvenes obreros que se organizan como en este caso.

 Sin embargo la clase obrera tiene un poder que estos elementos facciosos temen: el poder de la fuerza que da la organización de la clase más avanzada y revolucionaria de la historia. Es por ello por lo que decidieron meterse dentro de una de las muchas facultades que hay en la avenida Reina Mercedes. Por el camino, acompañado de un estudiante ajeno al Colectivo, se percataron que desde lejos el joven ultra realizaba fotografías a nuestros camaradas incluyendo al estudiante que se solidarizó con los compañeros.

 Cuando consiguieron refugiarse en una de las facultades y corrieron la noticia, a la gente no le faltó tiempo para salir a la puerta para plantar cara al fascismo. Es conocido por todo el mundo que el único que puede derrotar al fascismo es la clase obrera organizada, y para ello ha de permanecer unida.

 Desde el Colectivo de Sevilla de la FJCE damos las gracias a todos los estudiantes que dieron la cara por nuestros Camaradas.

http://fjcesevilla.blogspot.com.es/2013/02/acoso-companeros-del-colectivo-de.html




Nace el colectivo de A Coruña de la FMC

Hoy, 5 de Febrero de 2012, decidimos reunirnos para constituir el primer colectivo de la FMC en A Coruña.

Conscientes del importante papel revolucionario que le corresponde a la juventud, estudiante o trabajadora, que sufre en sus propias carnes todo el peso del Capital, nos proponemos la vital tarea de despertar la conciencia de clase, de transformar el espontaneísmo que caracteriza al movimiento estudiantil y a grandes sectores de toda la clase obrera. Para esto, es fundamental el estudio y puesta en práctica consecuentemente de los principios ideológicos del marxismo-leninismo, guiando nuestra acción en base al materialismo dialéctico.

 

Sólo así, y mediante el sano ejercicio de la autocrítica en el seno del MCE, será posible la construcción del Partido Comunista que dirija a la clase obrera hacia el derrocamiento del sistema capitalista y emprender la construcción del socialismo.

Somos conscientes de la opresión nacional de Galicia por su indiscutible naturaleza de nación, pero también somos conscientes de que un obrero gallego es explotado de la misma forma que un obrero andaluz o madrileño, y todos por una misma oligarquía financiera, un mismo régimen capitalista y un mismo Estado monopolista integrado en las superestructuras imperialistas de la UE. Ésta es, pues, una lucha del proletariado de las diferentes nacionalidades del Estado por el socialismo, tras la cual será posible la ejecución del legítimo derecho a la autodeterminación.

Pondremos en ello todas nuestras fuerzas y medios posibles, mano a mano con nuestros camaradas del Partido Comunista Obrero Español (PCOE), llevando nuestra ciencia allá donde exista explotación y alienación, para constituir un frente de lucha contra la dictadura de la burguesía que nos condena a ser meros siervos del Capital.

¡Por el Frente Único del Pueblo!
¡Por el socialismo!
 
Fuente: http://fmcacoruña.blogspot.com.es



Comunicado del PCOE a raíz de las retenciones y agresiones de la Policía Nacional a militantes de la FJCE en Jaén

Tres camaradas pertenecientes a la FJCE, dos del colectivo de la FJCE de Cazorla y una de Nerja, han sido retenidos y agredidos por la Policía Nacional en Jaén tras la manifestación del pasado día 19. El comunicado de la FJCE dice así:

“Ayer, día 19 de Julio, al concluir en Jaén la multitudinaria manifestación contra los recortes sociales del gobierno de Mariano Rajoy, nuestra camarada Irene, de Nerja, que vino a acompañarnos en la manifestación de Jaén, fue rodeada de repente y sin motivo por tres agentes de la Policía Nacional, que la incomunicaron del resto del grupo y la vejaron con insultos racistas y amenazas, tales como “Te voy a mandar a protestar a tu país de una patada” (la camarada es de origen peruano) y “En el polígono del Valle tendrías trabajo”, aludiendo muy probablemente, a la profesión que tendría la madre del agente.

 

Mientras, los otros dos camaradas de la FJCE, ambos menores de edad, que fueron inmediatamente tras la camarada Irene, fueron golpeados y alejados de la escena a patadas y codazos, llegando uno de ellos a caer al suelo a causa de la brutalidad policial”

El Comité Central del PCOE saluda y agradece fraternalmente a los militantes de las organizaciones sindicales y políticas que in situ salieron en defensa de nuestra juventud, a la par que denuncia una vez más la actitud provocadora y criminal de las fuerzas represivas del régimen, que en estos momentos de crisis, como fieles guardianes y sicarios del gobierno y de la patronal, se prodigan en las manifestaciones con especial violencia contra los manifestantes y, de manera extraordinaria como en este caso, contra los militantes comunistas.

Ni la represión ni las cárceles ni incluso las muertes por asesinatos han callado las voces de miles de comunistas y sindicalistas de clase durante cuatro décadas de fascismo. Menos aún lo conseguirán sus herederos, falsos demócratas que esperan solapados la oportunidad para arrojar contra el pueblo toda su fobia y su inquina.

También, una vez más, afirmamos a tenor de lo que acaece, que el capitalismo es en esencia antidemocrático, violento y no tiene otra razón de ser que la de explotar a las clases trabajadoras por todos los medios, para el enriquecimiento de los dueños de los medios de producción, auténticos zánganos y especuladores.

En la hora actual, el capital se ha propuesto hundir definitivamente al pueblo trabajador, llevándolo al terreno de la indefensión política para sustraerle el máximo de plusvalía, a costa de su sometimiento, de la miseria, de condenar al ostracismo a la juventud y de estrechar hasta la indigencia a los mayores. De esta forma, pone en entredicho a aquellos otros farsantes que llevan al pueblo vientos supuestamente renovadores y que con la falacia de que el capitalismo es democrático alimentar esperanzas dentro del sistema burgués.

El PCOE, fiel a los principios revolucionarios, se reafirma en su estrategia conducente a movilizar a las clases trabajadores en un FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO para aniquilar este sistema, que sólo nos ha traído guerras mundiales, sacrificio de los pueblos, golpes de estado y ríos de sangre de trabajadores y que hoy, arrinconado y sin salida, se vuelve más peligroso y violento.

¡ CONTRA EL CAPITALISMO REPRESOR: SOCIALISMO !

COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL