1

Resolución del X Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre el entronamiento del fascismo a nivel mundial

Hace un par de años se produjo el asalto al capitolio por parte de los seguidores de Donald Trump, bajo el pretexto de que el resultado electoral fue un fraude, tratando de impedir que el presidente entrante, y no menos fascista que el saliente, fuera validado por el Senado.

Justo dos años después de este episodio, esta vez en Brasil, se reproducían los mismos actos en el asalto al Congreso brasileño donde los seguidores del fascista Jair Bolsonaro, que se encontraba en Miami, exigían un golpe de estado del Ejército contra el presidente Luiz Inácio (Lula) Da Silva, denunciando nuevamente fraude electoral.

En diciembre de 2022, en Perú, el presidente Pedro Castillo fue derrocado por un golpe de Estado realizado por la Policía, el Ejército y el Congreso Nacional aupando al gobierno a la fascista presidenta del Congreso Dina Boluarte, esbirro de los monopolios. Golpe de Estado diseñado por las grandes empresas extranjeras apoyado por la gran burguesía peruana, sus medios de comunicación y el clero y perpetrado por el propio Estado, pues a los mencionados hay que añadir a la Fiscalía, a la judicatura, todos ellos a favor del golpe de Estado al objeto de recuperar por la vía del golpe de Estado un gobierno que perdieron en las urnas. Mientras, el pueblo exige que se vayan los golpistas, que se haga una Asamblea Constituyente que conforme una nueva constitución que derogue la realizada por Fujimori en la década de los 90 y el pueblo peruano pueda recuperar parte de sus recursos hoy explotados y expoliados por monopolios foráneos.

En el Estado español, el PP y los medios de comunicación de extrema derecha a su servicio reiteran el mensaje de que el gobierno a través del CIS y de INDRA pretende dar un pucherazo electoral para mantenerse en el poder, abonando el terreno para reiterar lo acontecido en EEUU y en Brasil.

Sin duda el imperialismo se halla en una situación de debilidad extrema, la automatización profundiza la crisis de éste, se niega a sí mismo, de tal modo que los imperialistas ya se ven obligados a pasar por encima de las elecciones que hasta ahora realizaban, no valiéndole ya una socialdemocracia totalmente alineada con los monopolios y escorada a la derecha, sino que requieren que los poderes del Estado y los gobiernos estén ambos alineados con el fascismo para garantizar la represión de la clase obrera ante una situación donde existe un excedente de trabajadores como consecuencia de la robotización que va a llevar a las masas a la movilización y a tomar las calles.

Cuanto mayor es la debilidad del imperialismo mayor es la necesidad que los monopolios tienen de entronizar el fascismo en el poder, un fenómeno internacional que demuestra que la única salida que tienen los monopolios es la represión extrema y la guerra como fórmula para liquidar a la parte de la clase obrera que, para ellos, son excedentes humanos de los que se tiene que prescindir.

La burguesía es la clase más criminal que ha parido la historia y el imperialismo no sólo es un freno para el desarrollo de la humanidad sino que para mantenerse en el poder necesita destruir y liquidar a una gran parte de esa humanidad.

La clase obrera debe unirse para derrocar al capitalismo, para despojar a la burguesía de absolutamente todo – tanto la propiedad de las empresas como todo derecho – y reprimirla hasta su liquidación. La clase obrera no tiene más salida que derrocar al capitalismo, ser profundamente antifascista y levantar el socialismo poniendo bajo el poder de la clase obrera la propiedad de las empresas, la producción de las empresas socializando la automatización, el desarrollo tecnológico convirtiéndolo en progreso social, que no es otra cosa que liberar al ser humano del trabajo y construir el socialismo para avanzar hacia el comunismo. Y la unidad de la clase obrera es la unidad de su vanguardia, de los comunistas.

 

¡Socialismo o barbarie!

Madrid, 21 de enero de 2023

X PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Resolución del X Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre el nacionalismo

El nacionalismo es un veneno burgués. El marxismo-leninismo no puede aceptar de ninguna forma el nacionalismo; al contrario, el cuadro comunista debe portar en su mano y levantar con orgullo la bandera roja del internacionalismo proletario, la cual implica luchar contra los privilegios y la opresión que unas naciones ejercen sobre otras. Como dijo acertadamente el camarada Stalin en El marxismo y la cuestión nacional: «El proletariado consciente tiene su propia bandera, ya probada, y no necesita marchar bajo la bandera de la burguesía». Abordar correctamente la cuestión nacional implica, además, conocer la evolución histórica del capitalismo, el engaño de la “cultura nacional” y la defensa de los derechos de nuestros hermanos de clase de otros países.

Ya en el Manifiesto del Partido Comunista, los padres del socialismo científico nos legaron una enseñanza vital para comprender hoy día esta cuestión: «Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto».

Karl Marx y Friedrich Engels fueron los que, con su estudio científico del modo de producción capitalista, explicaron que el capitalismo es un sistema que se despliega a escala mundial y que la burguesía, con el desarrollo del comercio internacional, borra las barreras nacionales en favor de la unidad internacional del capital en su afán por expoliar a los pueblos del mundo y de explotar de manera inmisericorde a todos los trabajadores independientemente de su nacionalidad o color de piel, pues la labor de la burguesía es la de acumular capital y desposeer por completo a los proletarios. Por tanto, el movimiento comunista debe tener, de manera obligada, un carácter internacional o entrará en una contradicción con las bases mismas del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario.

Hoy, con la automatización y la robotización de la producción junto con la guerra a todos los niveles entre el bloque imperialista en decadencia de la OTAN y el que busca conseguir la hegemonía de los BRICS, es evidente que el tremendo desarrollo de las fuerzas productivas es incontenible en los estrechos márgenes de la nación. La economía mundial no se articula ya desde el Estado; hoy nos encontramos en la fase del capitalismo monopolista donde son los monopolios los que controlan el mercado mundial y dirigen el destino del mundo desde organizaciones supranacionales como la Comisión Trilateral, el Foro de Davos, el Fondo Monetario Internacional, etc. y los Estados-nación, así como sus gobiernos, son marionetas que ejecutan las órdenes de dichos organismos imperialistas. El imperialismo ha centralizado hasta la extenuación el capital y, consecuentemente, el poder político, ha eliminado los mercados nacionales convirtiendo el mundo en un único mercado donde los monopolios son los amos y señores, han liquidado las fronteras para el capital financiero y han sido parasitarios hasta con la pequeña y mediana burguesía a las que han arrojado a la proletarización forzada.

Posteriormente, en Notas críticas sobre el problema nacional, el camarada Lenin expresaba lo siguiente: «todo nacionalismo liberal burgués siembra la más grande corrupción entre los obreros y ocasiona un perjuicio enorme a la causa de la libertad y a la lucha de clase del proletariado. Y esto es tanto más peligroso cuanto que la tendencia burguesa (y feudal-burguesa) se oculta tras la consigna de la “cultura nacional” […]. La consigna de la cultura nacional es un engaño burgués (y a menudo también centurionegrista y clerical). Nuestra consigna es la cultura internacional de la democracia y del movimiento obrero mundial».

Parece evidente que quien busque servir a la causa de la clase trabajadora y dar genuinos pasos hacia la revolución debe tener como objetivo ineludible unir a los obreros de todas las naciones y luchar frontalmente contra el nacionalismo burgués, tanto el propio como el ajeno. Por tanto, quien trate de limitar y reducir la lucha obrera a los estrechos márgenes de la nación y la cultura nacional, no puede tener un lugar entre las filas del comunismo, del marxismo-leninismo, sino que su sitio se encuentra en las filas de la burguesía, de la reacción, del nacionalismo. Tratar de organizar a los obreros sobre la base de su nacionalidad solo puede significar poner trabas en la organización revolucionaria, pues no estaríamos atendiendo a lo común de todos los obreros – la necesidad de vender una mercancía peculiar, su fuerza de trabajo, por medio del trabajo asalariado para poder subsistir – sino a sus diferencias. Y ese nacionalismo será hoy, en tiempos de guerras, aprovechado por la burguesía para enfrentar y fraccionar a la misma clase de los proletarios, como por ejemplo, enfrentando al proletariado ruso con el ucraniano o al proletariado español con el marroquí, pues mientras que los proletarios luchan entre ellos no están organizando la guerra de clases contra los capitalistas.

Tratar la cuestión nacional en la estrechez de la cultura nacional hace que el oportunista no vea la igualdad entre el proletariado del Estado español y de los proletarios procedentes de África, Asia o América Latina. Pero la realidad es incuestionable; cada año miles de hermanos de clase mueren asesinados intentando saltar la valla de Melilla, víctimas de la brutalidad policial, o se ahogan en el Mediterráneo tratando de huir de la guerra, la esclavitud y la violencia extrema – como consecuencia de la rapiña y el saqueo de las riquezas de esos países africanos, latinoamericanos o asiáticos por parte de las potencias imperialistas. Todo para acabar completamente deshumanizados por los medios de comunicación y los fascistas a los que sirven, al tiempo que son concebidos por la burguesía como poco más que animales, como mano de obra barata que cargará sobre sus hombros la crueldad más absoluta del trabajo asalariado en el caso de no acabar hacinados en un campo de refugiados.

Mientras que la burguesía y los oportunistas buscan enfrentar entre sí a los obreros según su lugar de procedencia por medio del veneno del nacionalismo, del racismo y de la xenofobia, en el programa de los comunistas debe imperar la lucha por el socialismo, la alianza internacionalista de todos los obreros y la revolución proletaria a nivel mundial.

La ideología burguesa tiene como uno de sus elementos fundamentales el intentar vender la identidad nacional como un valor de orgullo para el trabajador y que este anteponga la unidad y salvaguarda de la patria a sus intereses de clase, ya que la lucha por los meros objetivos nacionales solo sirve para diluir los conflictos de clase. Frente a esto, los comunistas debemos insistir en la misión histórica de la clase obrera, que no es otra que lograr la unidad de los proletarios del mundo para adueñarnos del poder político, acabando con el capitalismo en su fase imperialista, y avanzar por medio de la revolución y la dictadura del proletariado hacia el comunismo.

 

Madrid, 21 de enero de 2023

X PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Resolución del X Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre la automatización de la producción

Quien mire hacia atrás verá que el mundo de 2023 es un mundo muy distinto al de inicios de 2020. La robotización, la automatización de la producción, de los procesos productivos, la proliferación de plataformas electrónicas que imponen la uberización del sector terciario, está teniendo su reflejo en la destrucción del empleo, la sustitución de las relaciones laborales, regida por los derechos laborales de los diferentes Estados capitalistas, a enmascararlas en relaciones mercantiles que conllevan la multiplicación de la pobreza y de la precariedad a la par que la concentración de cada vez más riqueza en unas pocas manos.

El moribundo mundo imperialista, que no aspira a liquidar el hambre ni tampoco a que todos los seres humanos del mundo tengan acceso al agua potable o un saneamiento que impida que 2.000 niños mueran cada día en el mundo de diarrea por beber agua contaminada, sino a perpetuar y acrecentar esta realidad que debe avergonzar a cualquier ser humano, sí que pretende hacer llegar la banda ancha a todo el mundo y otorgar un acceso universal a la misma para que los negocios de los monopolios marchen viento en popa.

En la década pasada los centros de poder imperialistas como el Fondo Monetario Internacional o el G20 reconocieron no solo la fuerza de la tecnología, sino la imposibilidad de detener la automatización de los procesos productivos y de los servicios en la confrontación entre las diferentes potencias imperialistas, siendo este uno de los terrenos donde se libra la batalla por la hegemonía mundial a pesar de que el desarrollo de la automatización a lo que conduce es a la liquidación de la actual formación socioeconómica imperialista y su supresión por una formación socioeconómica superior, la socialista, o lo que es lo mismo, el enterramiento de un mundo moribundo y el nacimiento de un mundo nuevo.

Esos órganos de poder imperialistas en 2017 y 2018 dieron su hoja de ruta, reformas laborales para desregular las condiciones de los trabajadores y depauperar más sus condiciones de vida, establecimiento de unas políticas fiscales basadas en rebajar las tasas impositivas, cuando no liquidarlas completamente, a los empresarios, sustituir progresivamente las relaciones laborales por relaciones mercantiles e incrementar la represión, medidas todas ellas que conducen no sólo a la precarización del trabajo sino también a la atomización de los trabajadores y a la obstaculización de la organización, en el terreno sindical, de la clase obrera.

En noviembre de 2017 los capitalistas señalaban que los robots eliminarían hasta 800 millones de empleos en el 2030. Aunque la aceleración de la automatización como consecuencia de la pugna interimperialista por la hegemonía mundial ya lleva al Foro Económico Mundial a señalar que en 2025, esto es en dos años, robots y humanos se repartirán por igual el trabajo. Conductores de autobús, taxistas, ferroviarios, personal de almacén, libreros, personal de atención al cliente y CAUs, secretarios, administrativos, personal de gestión de RRHH, intérpretes y traductores, contables, administradores, empleados de la banca, agentes de viajes, empleados de la industria, cajeros de supermercados, empleados de restaurantes de comida rápida o grabadores de datos son algunas de las profesiones que, según estudios de los imperialistas como los realizados por Oxford Economics o el Foro Económico Mundial, desaparecerán de aquí a 2030, esto es, en menos de siete años. Y a nadie se le debe escapar que con el desarrollo de los sistemas basados en el big data unido al avance de la inteligencia artificial, fundamentalmente el desarrollo de sistemas computacionales cuánticos, los sistemas de educación y sanitarios del mundo podrán prescindir de un número notable de docentes y médicos.

La densidad de robots promedio va en una línea ascendente y el número de horas automatizadas al año avanza inexorablemente sustituyendo horas de trabajo hombre en los procesos de producción, provocando una oleada de despidos en los últimos meses en las empresas tecnológicas donde se han destruido decenas de miles de puestos de trabajo de un plumazo.

La revolución socialista, a pesar incluso de muchos partidos comunistas que siguen instalados en 1970 y en el oportunismo más nauseabundo, ya está lanzada y el momento queda claramente definido por lo que expresaba Carlos Marx, en el prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política indicando lo siguiente:

Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan, o por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización.

La robotización, la automatización de la producción, demuestra que el desarrollo de las fuerzas productivas hoy es infinitamente superior al desarrollo que éstas tuvieron a lo largo del siglo XX, un desarrollo de las fuerzas productivas inimaginables para las mentes de aquéllos que vivieron en el siglo XX.

La automatización de la producción implica la negación del capitalismo en tanto niega lo esencial de éste, como es la apropiación de la plusvalía generada por el obrero. Con la automatización de la producción se desarmoniza completamente la composición orgánica del capital en favor del capital constante y en detrimento del capital variable que es el que genera plusvalía.

La automatización de la producción implica un cambio en la base económica y, consecuentemente, esta revolución de la base económica también revoluciona la superestructura que la misma engendra. Así pues, nos hallamos en palabras de Marx en la época de revolución social.

Hoy el desarrollo de las fuerzas productivas ya no se corresponde con el capitalismo sino con un modo de producción superior, el socialismo, unas fuerzas productivas que han creado las condiciones materiales para el socialismo y que entran en colisión con las relaciones de producción capitalistas, correspondiendo acompasar las relaciones de producción a unas fuerzas productivas que chocan con la propiedad privada sobre los medios de producción, la cual objetivamente será arrasada por el desarrollo de las fuerzas productivas.

A tenor de todo ello, el Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español resuelve:

  1. Desde el triunfo de la Revolución bolchevique la contradicción fundamental que rige el mundo es la lucha entre el imperialismo y el socialismo.
  2. La Unión Soviética ha sido, hasta el momento, la mayor experiencia humana por la consecución de un mundo humano e igualitario, siendo no solo una experiencia que a la humanidad, y a las fuerzas comunistas y por el progreso social nos ha otorgado multitud de enseñanzas y la constatación de que el socialismo y el comunismo se van a imponer, sino que nos enseña porqué esa primera experiencia fue abortada por la reacción mundial, por el imperialismo. No obstante, también esa experiencia soviética, la cual el PCOE reivindica y de la que se siente heredero, demuestra la brillantez y exactitud de la ciencia emancipadora del proletariado, la ciencia de la supresión revolucionaria del capitalismo y la consecución del socialismo y el comunismo, el marxismo-leninismo que demuestra con precisión las condiciones necesarias para que pueda darse un cambio de formación socioeconómica.
  3. La ciencia del marxismo-leninismo nos señala que no es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social (el modo en que se produce) lo que determina su conciencia. La automatización implica un cambio en el modo de producción, en cómo se produce y consecuentemente más temprano que tarde tiene un reflejo en la sociedad. En consecuencia, la época de la automatización es la época de la revolución social, es la época de la sustitución de la vieja formación socioeconómica imperialista por la nueva formación socioeconómica socialista a nivel planetario.
  4. Las fuerzas reaccionarias, las fuerzas que niegan el desarrollo de la historia y que niegan el progreso social y humano, la burguesía, conscientes de esta realidad de estar en la época de su fenecimiento, de la revolución social y del nacimiento del nuevo mundo socialista, pretenden extender su existencia y su dominio de la única manera que pueden, mediante el fascismo al objeto de reprimir a las fuerzas del progreso social, la clase obrera, y la guerra puesto que a la burguesía no le queda otra que tratar de liquidar el excedente humano que para ella y su moribundo y criminal mundo genera la automatización.
  5. El Partido Comunista Obrero Español debe hacer llegar a la clase obrera la situación exacta del momento histórico en el que vivimos y la situación de guerra a muerte que mantienen los defensores del mundo moribundo que hoy nos pretende negar la vida para que tome conciencia que es el momento de poner el ingente desarrollo de las fuerzas productivas, la ingente riqueza que genera el desarrollo tecnológico y la automatización, a disposición de la humanidad y no al servicio de una panda de ladrones y asesinos que hoy tienen la propiedad de la tecnología, de los monopolios y del mundo.
  6. El Partido Comunista Obrero Español debe hacer llegar a la clase obrera que la única salida que tenemos como clase y como la mayor parte de la humanidad es la socialización de los medios de producción, la socialización de la automatización y del fruto que ésta dé y mostrarle a la clase obrera que con el socialismo el desarrollo tecnológico, la robotización de la producción y de los servicios, implica un incremento de la esperanza de vida, de la cultura del pueblo, del desarrollo humano como consecuencia de retirar al ser humano de la producción pero hacer que el éste sea el dueño de la ingente producción, de la abundancia, que esa automatización genera. Y en base a todo ello organizar al proletariado para que éste tome el poder, abola el Estado capitalista y edifique su propio Estado poniendo todas las riquezas al servicio del proletariado para liberar al género humano de su prehistoria, de la explotación capitalista.

 

Madrid, a 21 de enero de 2023

X PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Marruecos, EEUU e Israel se reparten las aguas cercanas a Canarias

El pasado mes de diciembre informaba la prensa de que Marruecos daba licencia a una empresa israelí para hacer prospecciones en aguas cercanas a Canarias. Ya previamente se habían alcanzado acuerdos entre dichos países, con lo cual se ha ido forjando una alianza comercial y energética antes de que el reaccionario “Gobierno más progresista” entregara el Sáhara a Marruecos. La exploración de las aguas pertenecientes al Sáhara Occidental y el hecho de hablar de repartirse los recursos de gran valor que residen en la zona [1], puede decirnos mucho del panorama geopolítico, pues fue antes del conflicto actual en Ucrania y la crisis energética provocada deliberadamente por occidente. Por otra parte, el Gobierno marroquí ya había delimitado por ley (y de forma unilateral) su espacio marítimo, sin importar el derecho del Sáhara Occidental, y decidiendo una expansión de hasta 350 millas sin previa solicitud a la ONU, que recoge que solo se pueden reclamar 200 millas por derecho soberano y pedir ampliación si ésta no conlleva solapamiento con otros países (en este caso lo hay con España y Mauritania) [2]. Sin embargo, se habló simplemente de “necesidad de diálogo” y de que es seguro que no habrá ningún problema para entenderse. ¿Partida ganada de antemano?

En este asunto debemos hacer una lectura entre líneas. En primer lugar, EEUU tiene una alianza con Marruecos por su posición estratégica que sirve como muro de control migratorio, y también como punto de presión para Europa, pues es una ruta de entrada al viejo continente. Estos dos países, con un historial de enormes infamias y cinismo infinitos, venden al mundo que su cooperación es por la lucha contra el terrorismo, y así garantizar la seguridad de los pueblos. Ya en 2020, estos dos países hacían oficiales una serie de acuerdos planificados hasta 2030, siendo muy notable la adquisición de nuevo armamento por parte del país del norte de África [3]. El crecimiento militar constante ya dejaba entrever conflictos venideros, así como la intención de proporcionar mayor ventaja sobre el Frente Polisario.

Es importante tener en cuenta también que Europa envía fondos a Marruecos para que la clase obrera de diversos países de África no llegue de forma masiva a nuestras costas, pues el elefante no deja de crecer en la sala, tras la cortina. El relato para que esto encaje es que se destina a “la lucha contra el tráfico de personas, la gestión de fronteras y la protección de migrantes”; es decir, para que no se deje pasar tan fácilmente a estas personas que buscan ganarse la vida con algo de dignidad, se use más fuerza contra aquellos que pretendan pedir un sitio en los dominios burgueses de Europa y proteger las fronteras occidentales, para que la viva imagen de la miseria no aparezca para contar con su presencia y problemas las maravillas que el capitalismo provoca en el Tercer Mundo, pues cada vez son más notorias las consecuencias de dicho sistema en los mal llamado países desarrollados. De hecho, la UE ha incrementado el presupuesto para Marruecos [4], que cuenta con control derivado del chantaje y, en realidad, no tiene porqué garantizar nada y tantea para ver quién da más. Tan alto es el nivel de crueldad y desvergüenza, que hacen público un lamentable teatro en el que incluso usan la masacre de Melilla para elogiar la actuación de Marruecos, llamarla “necesaria” y aprovechar para señalar la “peligrosidad” de la inmigración irregular [5].

El papel de China no es menor en este asunto. La empresa Norinco, perteneciente al país asiático, se instaló en 2021 en Rabat para un supuesto proyecto de “movilidad sostenible”, pero se dedica también a fabricar armas que desde hace tiempo se están vendiendo en muchos países de África, incluido el país magrebí [6]. Sin ir más lejos, hace pocos meses se conocía la venta, por parte de China, de dos armas de última tecnología a Marruecos [7], lo cual no es característico, precisamente, de un país “socialista”; el gigante asiático sabe perfectamente a quién se lo da y para qué se usará, pero parecen pesar más sus ansias de influencia y crecimiento, a pesar de ser conocidas a nivel internacional las agresiones al Sáhara Occidental [8]. Por otra parte, el afán por los negocios es tal que China hizo una inversión milmillonaria en Tánger para construir una ciudad industrial, en la cuál un 90% de la explotación obrera estará en manos de los burgueses magrebíes, enriqueciendo su infame Estado [9]. Por otra parte, también Rusia quiere participar en el juego con Marruecos, y recientemente han acordado instalar una central nuclear en la costa atlántica, cerca de Canarias [10]. El imperialismo emergente no dejará pasar la oportunidad de ganarse a un aliado clave, que encuentre también en ellos utilidad y que no les impida instalarse en el continente.

Ahora es cuando se cuenta el chiste: en marzo del pasado año, China, junto con Argelia, declaraba que abogaba por una solución para el Sáhara Occidental que pase por las resoluciones de la ONU; una organización más bien simbólica, que ha dado esquinazo durante décadas a la reclamación del derecho de autodeterminación por parte de dicha región; somete a votación monstruosidades como la invasión a un país (por intereses burgueses, evidentemente), quizá intentando disfrazar el acto de civilizado; plantea si combatir o no el nazismo, etc. Por otro lado, durante el encuentro de los dos países anteriormente citados, se habló de cosas tan vacías como “apoyar soluciones duraderas en el marco de la legalidad internacional”, “buscar soluciones africanas a problemas africanos”, mencionar el “conflicto” palestino-israelí para decir que Palestina “tiene derecho” a establecer su independencia, etc, para luego cerrar un acuerdo con Argelia para su incorporación en la Nueva Ruta de la Seda [11]. Y es que los negocios son lo único que requiere posicionamientos, matices y acuerdos.

Todavía no es seguro lo que ocurrirá a raíz de las prospecciones que realizará la empresa israelí con el permiso de Marruecos, pero está claro el peso geopolítico del país magrebí por su posición estratégica, y que éste cuenta con unas cartas que no duda en usar para el juego. Es evidente que el respaldo que le da la OTAN, aunque no sea un país miembro, y sobre todo EEUU, es un buen motivo para ser “valiente”, pero más aún si tenemos en cuenta que China, el principal rival de los norteamericanos, también conoce la importancia de este país del norte de África, y no duda en hacer todo tipo de negocios con él, caiga quien caiga; defendiendo sus intereses (recursos) e influencia cada vez mayores en los países africanos, y para ello debe intentar desplazar a su competidor occidental, que también procura satisfacer a Marruecos. En la ecuación entra Israel, otro gran aliado de EEUU, y en momentos de crisis energética se está facilitando el acceso a recursos pertenecientes a una colonia africana, cuya potencia administradora también tiene en su poder un archipiélago que no reconoce como tal (dejándolo desamparado en lo que respecta al Tratado Internacional del Mar), que está cerca de la zona en disputa, y cuyos habitantes han perdido derechos para que se favorezca a los magrebíes [12].

El choque entre el imperialismo en decadencia y el emergente no dejará nada en el tintero. Da la impresión de que son como la pata derecha e “izquierda” del sistema capitalista; occidente sería la derecha, con un historial de atrocidades imposible de ocultar y una ambición sin límites que solo se disimula con eufemismos; todos saben lo que son. El imperialismo que viene del este puede parecerse más a la “izquierda”, pues siguen siendo capitalistas pero van con ambigüedades, hablan de libertad y derechos pero oprimen a su proletariado; no aplastan en sangre a otros pueblos pero facilitan que otros lo hagan; aseguran que en sus acuerdos ganan por igual ambas partes, pero ellos tienen la ventaja; e incluso los hay que se dicen “comunistas”.

Debemos mover ficha nosotros, la clase obrera; si no empezamos a poner freno a tanta barbarie, organizándonos para echar de nuestras vidas a parásitos y buitres, y construir un mundo nuevo donde la humanidad esté en el centro, podrán seguir haciendo con nosotros lo que quieran, y estaremos expuestos a un peligro tras otro.

 

¡Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases!

 

Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en las Islas Canarias

 

Referencias

 

[1] https://www.larazon.es/internacional/20211222/r34ws5ddpvahbbh4vckktmmxpe.html

[2] https://www.eldiario.es/canariasahora/internacional/parlamento-espana-mauritania-incorpora-sahara_1_1164283.html

[3] https://www.infodefensa.com/texto-diario/mostrar/3126837/marruecos-sella-alianza-militar-eeuu-hasta-2030-hoja-ruta

[4] https://www.epe.es/es/internacional/20220817/bruselas-presupuesto-fondos-europeos-marruecos-inmigracion-14297542

[5] https://www.elespanol.com/espana/20220708/espana-ue-respaldan-control-marruecos-migracion-peligrosidad/686181701_0.html

[6] https://atalayar.com/content/norinco-se-instala-en-marruecos

[7] https://canarias-semanal.org/art/33330/la-republica-popular-china-vende-a-marruecos-drones-letales-de-ultima-generacion

[8] https://www.elconfidencial.com/mundo/2021-11-25/quien-es-sultana-khaya-historia-sahara-marruecos_3331036/

[9] https://www.lavanguardia.com/vida/20170320/421046280717/el-grupo-chino-haite-construira-en-tanger-una-ciudad-industrial.html

[10] https://www.canarias7.es/politica/rusia-acuerda-marruecos-20221014204107-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.es%2F

[11] https://www.europapress.es/internacional/noticia-china-argelia-abogan-solucion-sahara-occidental-acorde-resoluciones-onu-20220320134046.html

[12] https://canarias-semanal.org/art/30509/la-cooperacion-estrategica-espana-marruecos-hipoteca-el-futuro-de-canarias




Ada Colau y Alejandra Jacinto, el mismo fraude para salvar al capitalismo

La similitud entre Alejandra Jacinto, que se presenta en la candidatura de la lista de Podemos para las elecciones municipales de Madrid en 2023 y Ada Colau, quien se presentó a la alcaldía de Barcelona en 2015, salta a la vista, por el recorrido destacado de ambas en el activismo en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, por el papel que desempeñan y por la situación de la clase obrera en ambos momentos históricos.

En el 2015 la clase obrera estaba, por un lado, sumida en la barbarie:

  • Desempleo: Paro superior al 20% de la población activa [1].
  • Trabajadores pobres: En torno a un 22% de trabajadores con ingresos inferiores a 300€/mes [2].
  • Riesgo de exclusión: Siendo el país más desigual de la OCDE con el 29,2% de la población en riesgo de exclusión en 2014 [3].
  • Vivienda: Desde 2008 hasta 2016 se habían desalojado a más de 400.000 familias de sus casas y según la Fundación RAIS un millón y medio de familias vivía en infraviviendas. En 2014 contábamos con una media de 186 desahucios diarios, el más elevado de los siete años atrás, con Cataluña a la cabeza [4].
  • Pobreza: Entre 1994 y 2015 la tasa de riesgo de pobreza en España pasó de 7,6 a 10,4 millones de personas en números absolutos (+37%) y la pobreza severa se incrementó un 55% entre 2007 y 2015, pasando de 1,8 a 3 millones de personas en el conjunto de España [5].
  • Libertad sindical: El Estado español a través de la Fiscalía llegó a pedir en 2014 más de 125 años de cárcel para 300 huelguistas [6].
  • Reformas de ley: En marzo de 2015 se aprobaron tres reformas de ley (ley mordaza, código penal y ley antiterrorista) para su aplicación arbitraria con efecto intimidatorio y represivo contra la clase trabajadora, restringiendo y eliminando libertades como el derecho a manifestación, piquetes de huelga, libertad de expresión y obstaculización de los desahucios, que en este último caso se empezó a sancionar con multa desde los 601€ hasta los 30.000€.
  • Torturas policiales: De acuerdo a las cifras ofrecidas en las estadísticas anuales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), entre 2013 y 2019 se registraron 448 condenas por el delito de tortura, aplicable –según el artículo 174 del Código Penal– a “la autoridad o funcionario público”.

Y, por otro lado, con un incremento de la movilización de un 131% en Madrid y de un 166% en Cataluña de 2011 a 2014 como se ve en la siguiente gráfica:

Fuente: Departamento de Interior de la Generalitat y Ministerio de Interior.

Bajo esta situación desbordante, apareció en escena Podemos en 2014 y alrededor de 73 plataformas ciudadanas que se presentaron a las elecciones municipales en 2015 en todo el país, plataformas como la de Barcelona En Comú de Ada Colau o la de Ahora Madrid de Carmena ¿Con qué objetivo? Y ¿cómo influyó su aparición en la sociedad, entre la población que cada día tenía menos que perder? En palabras del secretario de Sociedad Civil de Podemos en una entrevista que se le hizo en 2016, decía que se había producido “un cambio de fase”, “del conflicto social al conflicto político” y en palabras del diputado de Podemos Segundo González, decía que era evidente un cierto “vaciamiento” de los movimientos sociales por el trasvase de activistas como él a Podemos o a las candidaturas municipalistas como Ahora Madrid [7]. Como se puede ver en la gráfica anterior, estaban en lo cierto: de 2013 a 2016 disminuyó un 35,52% el número de movilizaciones en Madrid y de 2014 a 2016 disminuyó un 33,15% el número de movilizaciones en Cataluña.

Ahora cabe preguntarse si ese vaciamiento de los movimientos sociales ha traído consigo mejoras en las condiciones de vida de la clase trabajadora o, por el contrario, los ha desviado de su papel como sujetos revolucionarios para seguir perpetuando la miseria de los oprimidos y el parasitismo de los opresores. En el siguiente repaso de la actualidad tenemos la respuesta, los datos responden por sí solos:

  • Desempleo: Pese a tener la menor tasa de paro desde noviembre de 2008, como expusimos en una publicación reciente no es oro todo lo que reluce: Tras la Reforma Laboral de la ministra Yolanda Díaz, una reforma que ha tenido el apoyo de la propia patronal y de la Fundación FAES de Aznar [8], los despidos por no superar el periodo de pruebas se han multiplicado por nueve [9], convirtiéndose de esta forma los periodos de prueba en los nuevos contratos temporales, esos con los que supuestamente iba a acabar esta reforma. Además, en los 9 primeros meses de 2022, se firmaron 5,2 millones de contratos ‘indefinidos’, de los cuales 3 millones se rescindieron durante ese mismo periodo [10], aumentando los fijos discontinuos un 723%.
  • Pobreza: Casi la mitad de los españoles, el 44’9%, viven al límite de la pobreza y el 21% no llega a fin de mes. “Las personas pobres son, todavía, mucho más pobres de lo que lo eran en 2008, año previo al comienzo de la crisis económica” [11].
  • Trabajadores pobres: 1 de cada 3 pobres tiene trabajo [11]. Los trabajadores pierden un 12% de poder adquisitivo desde 2008 [12]. Más de 7 millones de trabajadores cobraron en 2021 entre 6.700 y 13.300 euros, según datos de la Agencia Tributaria, de los cuales, más de 4 millones cobraron menos de la mitad del SMI. En el segundo trimestre de 2022 todas las horas extra no pagadas a los trabajadores ascienden a 3.272,8 millones de horas por semana, lo que equivale a 81.800 empleos a jornada completa y en el tercer trimestre 2.701,3 millones, lo que equivale a 67.525 empleos a jornada completa [13].
  • Libertad sindical: El 16 de diciembre de 2021 la Policía Nacional irrumpía en barrios obreros de Cádiz realizando detenciones arbitrarias a trabajadores a raíz de las manifestaciones del sector del metal de días atrás. El Juzgado de lo Penal nº 1 de Gijón condena a penas de prisión a 7 sindicalistas de la CNT [14]. El Ministerio de Fomento decreta unos servicios mínimos del 100% para la huelga de limpieza de aviones en Barajas [15]. Detenidas 6 sindicalistas de LAB por una acción protesta en Nafarroa denunciando la discriminación de las mujeres trabajadoras [16]. Piden hasta 36, 21 y 14 meses de prisión para tres huelguistas de Tubacex por un montaje policial tras unos piquetes de huelga [17]. Trabajadores de Álava han comenzado a recibir multas por protestar en la huelga del metal en Álava que se dio en mayo y junio de 2022 [18]. 28 imputados y más de 15.000 euros en multas a trabajadores por las huelgas de Tubacex, ITP Aero, Petronor y el Metal de Bizkaia[19].
  • Reformas de ley: Se impulsa en noviembre de 2022 una reforma del Código Penal que reprime con más contundencia la protesta pacífica modificando el artículo 557 bis, que especifica que los que ocupen o invadan un domicilio jurídico, despacho, oficina, establecimiento o local, aunque sea sin hacer uso de la violencia o intimidación, se enfrentarán a penas de cárcel de 3 a 6 meses o multas de 6 a 12 meses. También, en septiembre de 2022 se reforma el artículo 234 del Código Penal para imponer penas de cárcel de hasta 18 meses a los hurtos por valor sustraído inferior a 400 euros, que hasta ahora sólo se castigaban con multa, siempre que el culpable ya haya sido condenado al menos por tres delitos de esta naturaleza, aunque sean de carácter leve. No es casual que cuando se acentúa la pobreza y la clase obrera se ve en la necesidad de robar alimentos para intentar no pasar hambre se hagan este tipo de leyes para, eliminando las lagunas legales existentes, proteger a toda costa el lucro de las empresas frente a las necesidades básicas de la población, como pudimos ver en julio de 2021 cuando una madre de 5 hijos entró en prisión por robar una botella de aceite [20].
  • Economía: la autoridad fiscal prevé que España caiga en recesión técnica en el primer trimestre de 2023 [21].

Entonces, si la izquierda parlamentaria no ha traído consigo una mejora de las necesidades básicas de la clase obrera, sino que, por el contrario, ha contrarrestado el avance de la movilización que podía derivar en un freno a ese declive, ¿por qué siguen alentado al pueblo a que participe de las elecciones parlamentarias?, ¿cuál es su verdadero papel? Ahora lo veremos.

En el contexto social actual antes descrito y con cada vez más defraudados por las falsas promesas y falsas conquistas por parte de los que venían a “tomar el cielo por asalto”, las movilizaciones de la sociedad se encuentran de la siguiente manera: un incremento de un 23% en Madrid y de un 57% en Cataluña entre 2017 y 2021; con un incremento de un 41% en Cataluña y un 86% en Madrid entre el inicio de la pandemia y 2021 y con un incremento incluso con el pico de 2014, como se puede ver en la siguiente gráfica:

Fuente: Departamento de Interior de la Generalitat y Ministerio del Interior.

Por lo que deberíamos preguntarnos, si en el 2014 y 2015 la burguesía vio la necesidad de impulsar una falsa alternativa para la clase trabajadora que absorbiera su rabia cada vez más desbocada, ¿por qué no lo van a hacer de nuevo en un contexto igual o más decadente para la clase trabajadora y con el aumento de las movilizaciones ciudadanas, visto el buen resultado que les dio, aunque su efecto haya ido menguando?

Aquí es donde aparece Alejandra Jacinto como supuesto salvavidas de los más desfavorecidos, ocultando su verdadero papel de salvavidas del capitalismo al igual que lo hizo su homóloga en Barcelona. Pero aparte de haber visto ya a quién han ayudado sus partidos políticos en el pasado, algo que no se debe obviar a la hora de juzgarlas, si profundizamos más vemos sus verdaderas caras:

  • Ada Colau: la promesa de restricción de hoteles de cinco estrellas para intentar frenar el turismo masivo no se llevó a cabo; se traicionó a los trabajadores técnicos en huelga de Movistar; la promesa de no celebrar el Mobile World Congress tampoco se llevó a cabo; boicotearon la huelga del Transporte Metropolitano de Barcelona (TMB) que luchaba por la remunicipalización, la denuncia de los sueldos abusivos de sus directivos y el avance del modelo privatizador; culminaron el proceso privatizador de los Servicios Funerarios de Barcelona; traicionaron al Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona sobre su persecución y acoso por parte de la Guardia Urbana; acogió en las fiestas de la Mercé de 2022 al fascista alcalde de Kiev en defensa del Estado nazi ucraniano; no impidieron el desahucio de Bon Pastor cuya propiedad estaba, entre muchos otros, en manos del ayuntamiento a través del Instituto Municipal de Vivienda y que provocó el suicidio del hombre que residía en el piso y traicionaron a la PAH de Barcelona, de donde ella provenía, faltando a sus promesas: una media de 10 desahucios diarios pasados 2 años siendo ella alcaldesa; ayuda ineficaz al pago del alquiler; insuficientes Centros de Atención Temporal a Familias que han sido desahuciadas; escasa ampliación del parque público de viviendas; sanciones simbólicas a los propietarios de viviendas vacías injustificadamente por 2 años; convenios del ayuntamiento con las entidades financieras que solo han supuesto un traspase de dinero público a manos privadas y en general, con la falta de solución real a los desahucios habiendo aumentado en 611 el número con respecto a 2020 y teniendo muy presente que los que son parados lo son gracias a la presión que ejercen las organizaciones vecinales poniendo en riesgo su integridad física frente a la violencia de la policía.

Alejandra Jacinto va por la misma senda, apropiándose del simbolismo de la PAH que hizo con el vídeo promocional de su candidatura para la alcaldía de Madrid, por el cual varias plataformas en lucha por la vivienda le enviaron un mensaje claro:

 

También defendiendo la permanencia de España en la OTAN y posicionándose con el papel de la alianza en la guerra de Ucrania y, entre otras cuestiones, vendiendo la renovación del Constitucional como positiva para la clase obrera omitiendo la clara ausencia de separación de poderes del Estado y el carácter antiobrero de quien elegirá a los nuevos jueces. En resumen, introduciendo la ideología y agenda burguesa en la clase obrera para desviarla del camino de su emancipación.

Entonces, llegados a este punto y desde la perspectiva de la socialdemocracia, nos deberíamos preguntar: ¿por qué Ada Colau y, en este caso, Alejandra Jacinto se presentan a las elecciones? Si se presentan porque consideran que pueden ser más útiles en las instituciones que en el activismo social pero una vez en las instituciones están atadas de pies y manos, ¿por qué no vuelven al activismo social donde serían más útiles? Lo que ocurre es que sus intereses son otros, como nos han demostrado y nos seguirán demostrando, que saben que sus promesas no van a cambiar nada sustancial ni siquiera si llegaran a llevarse a cabo, que su objetivo no es sino una salida individualista de su situación particular que resuelva sus vidas económicamente hablando: la famosa poltrona. Tenemos el ejemplo de Ada Colau que prometía ser la solución y que ha resultado ser un fraude y ahora quieren que tengamos el ejemplo inequívoco de Alejandra Jacinto.

Y en el otro lado está la perspectiva de la burguesía. Como se ha podido ver con este repaso histórico, la socialdemocracia y los oportunistas en general en 2014 y 2015 ejercieron un papel importante para la burguesía: canalizar la desesperación y la rabia de la clase trabajadora hacia el parlamentarismo vendiendo una falsa pluralidad democrática que la amortiguase, prometiendo mínimas e insuficientes mejoras en sus condiciones de vida que llegaran a provocar conformismo, a la par que contrarrestase todo movimiento popular para evitar que se pasara de las movilizaciones espontáneas a la organización revolucionaria, ya que el elemento espontáneo no es sino la forma embrionaria de lo consciente. No estábamos ni estamos ante una clase obrera organizada que pueda suponer un riesgo para nuestros verdugos, pero creer que la burguesía va a esperar a que llegue ese momento para actuar es infravalorar a nuestro enemigo de clase. Estas actuaciones debilitan a la clase obrera y fortalecen a la clase parasitaria.

Hay quien pueda llegar a pensar que estamos siendo injustos con Alejandra Jacinto porque no le hemos dejado ni si quiera intentarlo y ya la estamos condenando, pero ¿es que Podemos ha cambiado su forma de actuar desde que empezó, producto, por ejemplo, de la autocrítica, para que pensemos que ahora el resultado va a ser distinto? El materialismo histórico nos demuestra que esto no es casual y la dialéctica nos permite reafirmar que la historia se repite “la primera vez como una gran tragedia y la segunda vez como una miserable farsa” (Karl Marx).

La salida de la clase obrera solo se dará desarrollando los órganos de poder popular para promover su participación activa y unificando todas las luchas en una con la que golpear juntos en una misma dirección contra la causa que origina todos nuestros males: el sistema de producción capitalista. La socialdemocracia quiere tapar un agujero enorme a través de parches, algo que la historia ya ha demostrado que no funciona. Desmovilizaron y desmovilizarán en cuanto se comience a organizar un movimiento consciente. Es por ello que debemos acabar con el parlamentarismo pues no va a conseguir acabar con las miserias, lo único que va a conseguir es seguir legitimando un sistema podrido.

 

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

 

Referencias

 

[1] INE. EPA. Serie histórica

[2] Agencia Tributaria

[3] Informe «Una economía al servicio del 1 %», Oxfam Intermón, 2016

[4] Consejo General del Poder Judicial

[5] EAPN-España, El estado de la pobreza, 7º informe, 2017

[6] Diagonal, 17 de julio de 2014

[7] El País, 16 de abril de 2016

[8] La Información, 29 de diciembre de 2021

[9] El Español, 2 de noviembre de 2022

[10] El Economista, 24 de octubre de 2022

[11] EAPN-ES, El estado de la pobreza, octubre de 2022

[12] Público, 31 de agosto de 2022

[13] INE, registro Número total de horas extraordinarias

[14] CNT, Hacer sindicalismo no puede ser delito, 29 de junio de 2021

[15] Europapress, 9 de junio de 2021

[16] Naiz, 22 de abril de 2021

[17] Naiz, 1 de diciembre de 2022

[18] Norte Expres, 11 de noviembre de 2022

[19] El Salto, 13 de abril de 2022

[20] El Heraldo, 31 de julio de 2021

[21] El Diario, 25 de octubre de 2022




Ayuso, alumna Ilustre

Hace poco tiempo, se ha conocido que Isabel Díaz Ayuso va a ser nombrada “alumna ilustre” de la Universidad Complutense de Madrid. Díaz Ayuso se sacó un graduado de periodismo por la UCM.

Estamos una vez más ante una muestra de blanqueamiento a los políticos burgueses por las instituciones públicas. Pero a un comunista no nos engañan, pese a llevar el apellido de “públicas”, no son más que instituciones puestas al servicio de la propia burguesía para sus propios tejemanejes.

Parece que al rector de la Universidad no le importa el precio de las matrículas, las becas que no son concedidas a personas que tienen que trabajar y por ello sus resultados académicos son menores o el estado de las instalaciones- en la facultad de Ciencias Políticas y Sociología si llueve gotea el techo-. Tampoco parece importarle el desmantelamiento de la sanidad pública y de la educación pública.

Lo necesario para acabar contra estos atropellos hacia los alumnos de la Universidad es acabar con este régimen de muerte y miseria. Es necesario construir sobre lo viejo, construir la nueva sociedad socialista, el nuevo Estado socialista para así acabar con las clases sociales y llegar a la sociedad comunista.

¡ORGANIZATE CON EL PCOE!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




Muere un servidor del capital y un enemigo de la clase obrera

Ha muerto Nicolás Redondo a los 95 años de edad. El que fuera Secretario General de UGT es considerado por el gobierno, la prensa capitalista y en general por los partidos de la izquierda traidora, como una figura fundamental del sindicalismo en España, tanto en la dictadura como en la “democracia”.

Para el PCOE Nicolás Redondo junto con Marcelino Camacho fue pieza fundamental en la estrategia del capitalismo español, concebida para doblegar al movimiento obrero y popular durante el mal llamado periodo de transición, con el propósito de asentar un sistema socio económico que no es más que la continuación del franquismo.

En esta hora crucial en la que el fascismo promocionado y fortalecido por el estado, por la derecha y por la falsa izquierda se va fortaleciendo, el PCOE llama a los trabajadores y a las clases populares a organizarse y rebelarse contra la falsedad de quienes desde la derecha y la “izquierda” sustentan el sistema actual preñado de hipocresía.

 

COMISIÓN AGITACIÓN Y PROPAGANDA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




La falsedad de un Tribunal Constitucional progresista

Solo habrá progresismo cuando el proletariado tome el poder político y construya el Socialismo.

Escuchamos estos días en todos los medios de comunicación de masas del sistema, al unísono, que se ha conseguido desbloquear el Tribunal Constitucional logrando una “mayoría progresista” en este órgano, a pesar de las artimañas de los conservadores.

Una crisis de la superestructura del sistema capitalista en el Estado español, que ha puesto de manifiesto que las leyes burguesas son papel mojado ya que 4 magistrados del Tribunal Constitucional han estado más de 6 meses ejerciendo con el mandato expirado.

Un órgano, este, que es totalmente dependiente de los poderes del Estado, pues son ellos quienes proponen a sus doce miembros integrantes: 4 son nombrados a propuesta del Congreso de los Diputados, 4 a propuesta del Senado, 2 a propuesta del Gobierno y 2 a propuesta del Consejo General del Poder Judicial.

Por tanto, el intérprete supremo de la Constitución, es en definitiva el propio Estado. Una Constitución fascista en la que prima la economía de mercado, es decir, el capitalismo por encima de todas las cosas (artículo 38), incluido el bienestar del pueblo. Y un Estado que atacó al pueblo Catalán en 2017, fletando barcos comerciales para llevar a sus cuerpos de represión a Catalunya para reprimir al pueblo y negar su derecho a la autodeterminación, que ha creado y mantenido a ultranza la ley mordaza, que permite una pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores entre un 6% y un 9% -dependiendo del sector- debido a la inflación, que  permite que casi 4.000 personas se suiciden en España en 2021 (un 7,1% más que en 2020) siendo el suicidio desde 2008 la primera causa de muerte externa, por encima de los accidentes de tráfico…

El Tribunal Constitucional declaró inconstitucional el Referéndum del 1 de octubre en Catalunya siendo el derecho de autodeterminación un principio fundamental del derecho internacional y de carácter inalienable. Sin embargo, no se declaran inconstitucionales los desahucios pese a que el derecho a la vivienda está recogido en la Constitución.

No hay nada de progresista en la recomposición de un órgano abiertamente reaccionario, como lo son todos en el Estado español, porque al capitalismo ya no le sirve ni la más mínima sombra de progreso para mantenerse vivo. La crisis de todas las instituciones de la superestructura es el reflejo de la crisis de la base económica, del capitalismo en su conjunto, que no hace más que negarse a sí mismo, y cada día más, con su apuesta por la automatización, ya propia del Socialismo.

La clase trabajadora no puede pensar que un cambio de caras en el Tribunal Constitucional, por más que los medios de manipulación de masas se empeñen en disfrazarles de progresistas, puede solucionar ninguno de sus problemas. El proletariado sólo puede pensar ya en tumbar este sistema capitalista moribundo y crear el suyo propio, construyendo el Socialismo.

Un Socialismo que destruya todos estos órganos reaccionarios y represivos como son el Tribunal Constitucional, la Audiencia Nacional o la propia Constitución y crear las suyas propias. Una nueva Constitución, que albergue todas sus aspiraciones y anhelos políticos, que refleje políticamente el cambio de propiedad de los medios de producción y que ponga las bases de la organización del poder popular que consolide la dictadura del proletariado.

Y es en este sentido en el que el proletariado debe organizarse hoy para cumplir su misión histórica: emanciparse como clase de las cadenas del capital. Solo con la organización del pueblo bajo sus propios órganos de poder y bajo la dirección del Partido comunista se podrá construir el Socialismo que acabe con la miseria de hoy y nos permita vivir la vida que nos merecemos.

¡Socialismo o barbarie!

Comité Ejecutivo del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.)




¡Los terratenientes se quedan sin esclavos!

Las pésimas condiciones de trabajo en el campo, con salarios ridículos, más aun teniendo en cuenta que el horario para los jornaleros es de sol a sol, así como la soberbia de los terratenientes, está repercutiendo en la falta de mano de obra esclava del campo.

Unos agricultores de Ciudad Real han denunciado la falta de trabajadores del campo para la campaña de la aceituna de este año, quejándose que este problema pone en jaque la recogida. Dicen que la gente prefiere cobrar el paro a trabajar en el campo. ¡La gente prefiere cobrar por no hacer nada antes que trabajar como máquinas para cobrar una miseria! Dicen que están dispuestos incluso a darles de alta en la Seguridad Social. ¡Faltaría menos!

Estos dos agricultores, a su vez, han dado una solución a este problema: llegada de inmigrantes para recoger la aceituna. ¡Usemos a los inmigrantes para hacer el trabajo que no quieren los españoles! Se les paga menos porque estos trabajadores, faltos de derechos humanos en general y laborales en particular en sus países de origen, se agarran a un clavo ardiendo, para luego deshacernos de ellos cuando termina la campaña. Así es como nos ven a los trabajadores los terratenientes, los propietarios de tierras: como máquinas, como aperos de labranza, como tractores, que una vez no servimos o no les convenimos, se deshacen de nosotros.

Hace escasos diez años, con la introducción de máquinas más sofisticadas en el campo que hacían el trabajo de varios jornaleros, los propietarios de tierras se jactaban de la práctica inutilidad de los trabajadores ante las máquinas. El uso de máquinas como los paraguas, que en escasos minutos recogen lo mismo que un puñado de trabajadores, hizo que el paro en las campañas del campo aumentase de forma vertiginosa.

El avance científico y tecnológico es un avance para el Ser Humano. El problema es, que si este avance, si las máquinas, si las mejoras tecnológicas, están en manos de los capitalistas, de la burguesía, esto desemboca en aumento de paro para los trabajadores y aumento de capital en manos burguesas. Además, supone unas repercusiones indirectas, generadas de este avance tecnológico en manos equivocadas, como puede ser la falta de derechos, pues los trabajadores, abrumados por las pésimas condiciones a las que nos somete el capitalismo, y ansiosos de trabajar para sobrevivir, aceptan prácticamente cualquier condición laboral, aunque ello suponga un salario ínfimo, no estar dado de alta en la Seguridad Social -ante el peligro que ello supone ante accidentes laborales y ante una inspección de trabajo-, no tener contrato, no tener un horario fijo…

El capitalismo, ese elemento moribundo, intenta sobrevivir como sea, ahora en la Industria 4.0. Mientras, el proletariado sufre cada día más miseria, abrumado por los coletazos agonizantes del capitalismo. Y, ¿qué hacen al respecto los sindicatos amarillos al servicio del capital como son CCOO y UGT? Absolutamente nada. Tal es el caso, por ejemplo, del famoso ERE de Coca-Cola, donde los sindicatos pactaron un ERE con la empresa para despedir a 360 trabajadores en toda España. O lo mismo ocurrió con Nissan, donde estos sindicatos podridos y envenenados por el capital, firmaron un ERE que despedía a 2.525 trabajadores en España.

Ante todo esto, ¿qué nos queda por hacer a los trabajadores? ¡Organización, lucha y solidaridad! Los trabajadores tenemos que poner a nuestro servicio las máquinas, todo con una economía planificada, utilizar el avance tecnológico y científico para mejorar la vida de los trabajadores.

 

¡Socialismo o barbarie!

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Ciudad Real




La migración forzada como consecuencia del Imperialismo

Los medios informaban el pasado 28 de noviembre que tres personas habían viajado desde Nigeria hasta las Islas Canarias sobre la pala del timón de un buque. Pudieron sobrevivir once días en esas condiciones. Al llegar a Las Palmas de Gran Canaria, las autoridades se percataron de su presencia y tuvieron intención de deportarlos tras atenderles los servicios médicos. Por suerte, han solicitado asilo y parece ser que, finalmente, no será así. Pero la historia refleja la cruel realidad vivida por incontables personas que abandonan su país en África para tomar la peligrosa “ruta de Canarias” [1], en la que muchos pierden la vida en un intento desesperado por alcanzar una vida digna. Huyendo del horror, la miseria o las persecuciones, están dispuestos a adaptarse a cualquier penuria, incluso sabiendo que se enfrentarán a situaciones de pesadilla.

El tema de la inmigración se enfoca continuamente desde distintos ángulos, y es un arma que no falla para dividir a la clase obrera, provocando además que una parte de esta vea a sus hermanos de clase extranjeros como un problema. Pero el asunto se puede resumir en lo siguiente: el capitalismo, que se sostiene con la explotación y el sufrimiento del proletariado, devora los recursos de los países con mayor abundancia natural, y el llamado tercer mundo ve impedido su desarrollo con gobiernos afines al imperialismo, condenándose a su clase obrera a una miseria espeluznante, con un alto nivel de inseguridad. “El secreto” está en agitar los peores miedos basados en creencias infundadas, y tratar, por otro lado, a estas víctimas de un sistema monstruoso que se ceba aún más con ellos como “un colectivo que necesita ayuda”, sin más; lo principal es conseguir que nadie cuestione el capitalismo, o sepa tan siquiera (muchísimo más común de lo que se piensa) en qué consiste dicho sistema.

Un informe de Caminando Fronteras desglosa muchos aspectos que entran en juego [2], siendo militarizadas las aguas de la llamada “ruta canaria” para dificultar el paso, permitiéndose la cosificación de las personas migrantes en las fronteras, la violación continua (de manera camuflada) de los derechos humanos que la reaccionaria Europa dice defender, el uso de mano de obra esclava, etc. Es menester señalar que muchos usuarios de los servicios (casi siempre privados) de acogida son expulsados por simple incomodidad ante su conducta [3], teniendo el centro autoridad para hacerlo sin un control externo y siendo válida la excusa que presenten para ello. Debemos tener en cuenta que, aunque se pudiera alegar que una persona expulsada ha sido violenta, ha cometido hurto o consumido drogas, lo que se consigue es agravar su problema y trasladarlo a una situación de supervivencia en la calle. Por otro lado, no se cuenta con el personal, las instalaciones y la preparación adecuada para atender a las personas que lo necesitan [4], siendo imprescindible comprender que muchas personas migrantes llegan a nuestras costas con enormes cargas psicológicas, que son consecuencia de la pesadilla que han vivido, y se supone que los servicios ofrecidos tienen el objetivo de ayudar.

Las entidades que normalmente se encargan de acoger a los migrantes no dejan de ser empresas privadas, y van a mirar por su beneficio. Por tanto, se invertirá lo justo y necesario en comida, ropa, artículos de higiene, etc. Lo mismo ocurre con los trabajadores de los centros, siendo su número casi siempre insuficiente para atender las necesidades, con bajos salarios, sobre todo en relación a la responsabilidad que tienen al moverse “en primera línea”, y es habitual que muchos de éstos no tengan la más mínima vocación de servicio o conocimientos necesarios sobre la realidad objetiva de los usuarios, habiendo pasado unas exigencias paupérrimas por parte del empleador. Todo ello se cumple también con los más vulnerables, que son los menores extranjeros no acompañados, mal llamados “menas”, y que en no pocas ocasiones viven en un entorno inadecuado y opaco [5]. Pueden observarse casos como el que ocurrió en un centro de Gran Canaria [6], y que no es, ni mucho menos, el único.

Nos encontramos ante un escenario que no es nuevo, pero el hecho de que no se nos cuente la verdad jamás, lo convierte en un terreno inexplorado para la mayoría. La pata derecha del sistema capitalista es usada para echar gasolina al fuego, e intentar dar a cierto público lo que mejor asimila, dado su escaso o nulo desarrollo de conciencia de clase. Dan pie a teorías absurdas como el “efecto llamada”, el “gran reemplazo”, etc. Todo sea por hacer mucho ruido, generar odio derivado del miedo y desviar las miradas, evitando que la vista se pose sobre los hechos, y fomentando que reine el subjetivismo. No es raro ver a miembros de VOX inventando datos en una entrevista televisiva, siendo usados “disimuladamente” como altavoz y sin ver éstos consecuencias por sus miserables actos, a pesar de las demostraciones de que mienten.

A su vez, la otra derecha, también conocida como la pata izquierda del sistema, habla a sus simpatizantes de empatía, derechos humanos y solidaridad, conceptos que en su boca no dejan de ser abstractos, ya que no mencionan el problema y tampoco la solución, sino que es una manida actuación de quienes deben parecer diferentes para que la estafa no sea descubierta. A la hora de la verdad, este grupo es como la “derecha tradicional”, solo que no va de frente, y sus proclamas son más bien un intento de hacer creer a las personas con un mínimo de conciencia que pueden estar tranquilas, dado que “los políticos de izquierdas” se preocupan; pueden dejar “la lucha” en sus manos, y tienen que votarles para conseguir ese mundo mejor que anhelan. Son la cara que se asoma entre el telón para tranquilizar al público, mientras se oyen ruidos de violencia y gritos de agonía detrás.

El mensaje que nos quieren dar es claro: tienes dos opciones; o sientes pena por ellos y optas por la empatía, o la “solidaridad” que te llevará a protestas y movimientos inútiles, caducos y espontáneos, o les odias porque “son delincuentes, te roban el trabajo, son primitivos…” En definitiva, te dicen que estás en “un bando” o “en el otro”, porque el problema es que hay una gran parte de la clase obrera que es enemiga tuya, y es la que perpetúa la situación que percibes. Pero eso sí; no se te ocurra pensar en la burguesía que te explota a ti, a “tus enemigos” o a los inmigrantes; burguesía que además maneja la política y los mensajes que te llegan a través de sus medios comprados con el poder que obtienen con el sufrimiento de toda la clase obrera. Ellos no tienen nada que ver…

Alberto Garzón, tras la infame masacre de Melilla, ni siquiera fue capaz de pronunciarse con un tuit. Tuvo la feliz idea de retuitear una fingida e impresentable “reflexión” de Gustavo Petro, en la que el político decía que la tragedia tenía su origen en una crisis migratoria provocada por el cambio climático, que derivaba en hambrunas.

Hace un tiempo que empieza a usarse un cruel chiste que “lo explica todo”, incluso el maltrato y la pobreza: se trata de fenómenos meteorológicos, y debemos sentirnos culpables (la clase obrera, claro) porque “contaminamos” mucho, y dentro de poco tendremos que apretarnos más aún el cinturón, porque estamos matando al planeta y a sus habitantes.

No debemos olvidar cómo el Gobierno “más progresista” se dedica a encubrir la tragedia provocada en la frontera (se sospecha que en suelo español) por las fuerzas represivas marroquíes, y sin darse ningún auxilio a las víctimas, cuyo crimen fue buscar la dignidad y un refugio lejos de las atrocidades y de la privación de recursos. No se trata de Marlaska, sino de todo el Gobierno, puesto que no se puede considerar aparte a un infame “señor” que es acogido y defendido por un grupo que sabe perfectamente lo que es. Las despreciables palabras del reaccionario presidente Sánchez, que elogió la actuación de Marruecos (y no por error) son un buen resumen. Por otra parte, nos encontramos con la enésima hipocresía de Unidas Podemos, que defiende la versión del ministro del Interior sin exigir nada [7]. Sin embargo van rasgándose las vestiduras en una obra de teatro en la que repiten una y otra vez que Irene Montero es “acosada” en plena polémica por los efectos de su ley.

Defienden a los suyos porque son el mismo partido, la misma empresa perteneciente al capital, y no se les verá denunciando “violencia política” en lo que respecta a lo ocurrido en Melilla, los desahucios, ni los hombres y mujeres que sufren la opresión y la explotación; tampoco en lo referente a la pobreza provocada por los intereses de la burguesía, ni por los servicios sanitarios colapsados en toda España, o la clase obrera que es represaliada y detenida por protestar y por intentar defender sus derechos, o denunciar una atrocidad. No lo harán porque tienen gran parte de responsabilidad, no están al servicio de la clase obrera y se debe enviar el mensaje de que la política trata de “unos/as señores/as” acusándose mutuamente de asuntos ajenos al proletariado, mientras unos dicen cosas que te gusta oír, y otros hablan de lo que no soportas.

De esta forma, la clase obrera se aleja de su papel de sujeto político revolucionario, dejando su futuro en manos de oportunistas y reaccionarios, dos caras de la misma moneda. Mientras los trabajadores no tomen conciencia de su misión histórica de superar el capitalismo y construir el socialismo, seguiremos en manos de títeres del capital. El momento histórico exige de todos nosotros dar un paso adelante y organizarnos para tumbar este sistema. Desde el Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todos los trabajadores, pensionistas, estudiantes y todos los componentes de la clase obrera de Canarias y del resto del Estado a fortalecer las filas del Partido.

 

Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en las Islas Canarias

 

Referencias:

[1] https://www.laprovincia.es/canarias/2021/04/12/ruta-canarias-mortal-migracion-actual46430623.html

[2] https://caminandofronteras.org/wp-content/uploads/2020/03/vida-en-la-necrofronterainteractivo.pdf

[3] https://elpais.com/espana/2021-02-27/la-cruz-roja-expulsa-a-64-migrantes-de-uncampamento-en-las-

palmas.html#:~:text=La%20Cruz%20Roja%20expuls%C3%B3%20en,en%20la%20puerta%20del %20recinto

[4] https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/reportajes/migracion-canarias-ni-acogidadigna-ni-acceso-a-proteccion-internacional/

[5] https://www.rtve.es/noticias/20220330/radiografia-centros-menores-acogimientoresidencial/2313761.shtml

[6] https://elcierredigital.com/investigacion/47752454/crisis-migratoria-canarias-menasdenuncian-palizas-racismo-fundacion-respuesta-social.html

[7] https://www.eldiario.es/politica/psoe-unidas-alian-salvar-marlaska-montero-reprobacionesplantea-derecha_1_9764157.html