1

Saludo al Partido Comunista Iraquí por su 90 aniversario

Estimados camaradas del Partido Comunista Iraquí:

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) os enviamos una afectuosa felicitación con motivo de vuestro 90 aniversario.

Desde el Estado español somos plenamente conscientes de las dificultades que ha atravesado desde su origen el movimiento obrero y revolucionario en Irak, especialmente tras aquel fatídico 20 de marzo de 2003 en el que los Estados Unidos daban comienzo a lo que ellos bautizaron como Operación Libertad Iraquí, que no era otra cosa que un nombre propagandístico para dotar de legitimidad a la invasión y guerra imperialista que desplegaron contra la República de Irak.

El gobierno del Estado español, fiel a su esencia fascista, formó parte de la Coalición Multinacional que apoyó militar y políticamente esta guerra de rapiña del imperialismo estadounidense y que representa una de tantas páginas que el modo de producción capitalista ha escrito en la historia por medio de la sangre y el fuego.

La caída de la Unión Soviética provocó que el imperialismo estadounidense, junto con sus lacayos europeos, se sintieran dueños y señores del mundo en sintonía con las tesis de Fukuyama acerca del fin de la historia. En Irak, la barbarie imperialista llevó a cabo una guerra completamente ilegal según los parámetros de la propia legalidad burguesa. Sin embargo, nadie se ha hecho responsable del sufrimiento ocasionado y la Corte Penal Internacional no pone en busca y captura a George W. Bush, José María Aznar y Tony Blair, auténticos criminales de guerra que fomentaron el genocidio del pueblo iraquí. Ese es el orden internacional que ansía la democracia capitalista y el libre mercado.

La explotación asalariada – sustentada en la extracción de plusvalía –, el saqueo, la rapiña y la guerra contra los pueblos del mundo, la dominación política y económica, la esclavitud, el exterminio planificado, el fascismo, el narcotráfico, la prostitución, la deshumanización mercantil, el genocidio, el racismo, la crueldad, la corrupción, la enajenación, las masacres y bombardeos completamente impunes, centenares de miles de desplazados, mutilados, torturados, desaparecidos y masacrados. Esta es su democracia. Este es el mundo capitalista. Esta es la carnicería global de los monopolios. Este es el mundo del imperialismo y de la burguesía. Esta es su flagrante y cruel impunidad.

En la actual etapa imperialista la inevitabilidad de la guerra es evidente, dado que las contradicciones entre las distintas potencias no se resuelven pacíficamente y la guerra es la única forma en la que conciben dirimir el reparto de las esferas de influencia. Actualmente, con la hegemonía occidental herida de muerte, los Estados Unidos buscan cualquier pretexto para la utilización de su fuerza militar contra todo aquel que atente contra sus designios. Pero ya no estamos a principios de los 2000. En estos veinte años el mundo ha cambiado y los Estados Unidos ya no son la única superpotencia que hay en el planeta.

Los comunistas sabemos que el imperialismo precisa de las guerras para sobrevivir, para retroalimentar financieramente a sus monopolios bélicos y su complejo militar-industrial. Su mera existencia es una negación de la paz y una amenaza de guerra contra el mundo. Esta es la barbarie actual y que amenaza con desarrollarse a un grado superlativo, a la escalada bélica que conduzca a la III Guerra Mundial, si no es detenida. Otro mundo es posible, pero la construcción de una nueva realidad pasa obligatoriamente por la destrucción del sistema capitalista de forma revolucionaria.

Desde el Estado español, sabemos que los camaradas del Partido Comunista Iraquí alzarán con orgullo la bandera roja del internacionalismo proletario y de la revolución socialista. Tenemos confianza de que, a pesar de las dificultades, seguirán luchando por la instauración plena de la dictadura del proletariado y de la democracia obrera, únicas garantías de paz y justicia para el pueblo trabajador.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 1 de abril de 2024

 

Bernardo Baños

SECRETARIO DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL

DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

 

 

Greetings to the Iraqi Communist Party on its 90th anniversary

 

Dear comrades of the Iraqi Communist Party:

From the Spanish Communist Workers’ Party (PCOE), we send you a warm congratulations on your 90th anniversary.

From the Spanish state, we are fully aware of the difficulties that the workers’ and revolutionary movement in Iraq has faced since its inception, especially after that fateful March 20th of 2003, when the United States launched what they dubbed as Operation Iraqi Freedom, which was nothing but a propagandistic name to legitimize the invasion and imperialist war they unleashed against the Republic of Iraq.

The government of the Spanish state, true to its fascist essence, was part of the Multinational Coalition that militarily and politically supported this imperialist war of plunder by the American imperialism, representing one of the many pages that the capitalist mode of production has written in history through blood and fire.

The fall of the Soviet Union led the American imperialism, along with its European lackeys, to feel like masters of the world in line with Fukuyama’s theses about the end of history. In Iraq, imperialist barbarism carried out a completely illegal war according to the parameters of bourgeois legality. However, no one has been held responsible for the suffering caused, and the International Criminal Court does not issue arrest warrants for George W. Bush, José María Aznar, and Tony Blair, the real war criminals who fostered the genocide of the Iraqi people. That is the international order desired by capitalist democracy and the free market.

Wage exploitation – sustained by the extraction of surplus value –, looting, plunder, and war against the peoples of the world, political and economic domination, slavery, planned extermination, fascism, drug trafficking, prostitution, commercial dehumanization, genocide, racism, cruelty, corruption, alienation, completely unpunished massacres and bombings, hundreds of thousands of displaced, mutilated, tortured, disappeared, and massacred. This is their democracy. This is the capitalist world. This is the global carnage of monopolies. This is the world of imperialism and the bourgeoisie. This is their flagrant and cruel impunity.

In the current imperialist stage, the inevitability of war is evident, as the contradictions between the different powers are not resolved peacefully, and war is the only way they conceive to settle the division of spheres of influence. Currently, with Western hegemony on its deathbed, the United States seeks any pretext to use its military force against anyone who opposes its designs. But we are no longer in the early 2000s. In these twenty years, the world has changed, and the United States is no longer the only superpower on the planet.

Communists know that imperialism needs wars to survive, to financially feed its war monopolies and its military-industrial complex. Its mere existence is a denial of peace and a threat of war against the world. This is the current barbarism that threatens to escalate to a superlative degree, to the military escalation that leads to World War III if it is not stopped. Another world is possible, but the construction of a new reality necessarily involves the revolutionary destruction of the capitalist system.

From the Spanish state, we know that the comrades of the Iraqi Communist Party will proudly raise the red flag of proletarian internationalism and socialist revolution. We are confident that, despite the difficulties, they will continue to fight for the full establishment of the dictatorship of the proletariat and workers’ democracy, the only guarantees of peace and justice for the working people.

LONG LIVE PROLETARIAN INTERNATIONALISM!

SOCIALISM OR BARBARISM!

Madrid, April 1, 2024

 

Bernardo Baños

SECRETARY OF INTERNATIONAL RELATIONS OF THE CENTRAL

COMMITTEE OF THE SPANISH COMMUNIST WORKERS’ PARTY (PCOE)




Saludo al Party of Communists USA (PCUSA) por su III Congreso

Estimados camaradas del PCUSA:

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) os mandamos un saludo comunista a vuestro III Congreso de este próximo 5 de abril y aprovechamos para felicitaros por el décimo aniversario de la fundación de vuestra organización.

Durante estos últimos años, los camaradas del PCUSA habéis encendido uno chispa de esperanza y lucha obrera en un lugar tan fervientemente anticomunista como son los Estados Unidos. Desde el Estado español, somos conocedores de que, pese a las adversidades, habéis luchado por desarrollar el sindicalismo de clase, disciplinado a la juventud obrera en el estudio del marxismo-leninismo y defendido a nuestros hermanos y hermanas de clase de la violencia racista y la persecución policial. Además de haber centrado los esfuerzos internacionales en la lucha contra el imperialismo criminal de la OTAN y en desplegar la actividad de la League of Young Communists USA (LYCUSA), un acicate para el resto de los jóvenes proletarios del mundo.

Este III Congreso debe servir no solo para evaluar los logros conseguidos hasta el momento, sino para tomar impulso y continuar desarrollando el partido de nuevo tipo leninista a lo largo y ancho de todo el país, al tiempo que se estrechan las relaciones internacionales entre nuestras organizaciones para la construcción de un nuevo movimiento comunista internacional que luche resueltamente contra la barbarie del imperialismo, el fascismo, la guerra y la explotación capitalista que somete a los trabajadores y pueblos del mundo.

El capitalismo no tiene salida alguna y sólo puede proporcionar a la humanidad muerte y miseria. La única salida que tenemos los obreros, los parias de la Tierra, para imponer la paz, para garantizar la vida en el planeta, para garantizar una vida digna, es alzarnos contra el capitalismo, es desarrollar la Revolución Socialista y acabar para siempre con el capitalismo.

Los comunistas no podemos contemplar cómo los capitalistas envían a la guerra a millones de obreros con el único objetivo de llenar sus sucios bolsillos de dinero con la muerte de nuestra clase. La clase obrera solo debe participar en una guerra, que no es otra que la guerra revolucionaria por el socialismo que acabe con los capitalistas que condenan a la humanidad a la muerte, a la miseria y a la desigualdad.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 1 de abril de 2024

 

Bernardo Baños

SECRETARIO DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL

DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

 

Greetings to the Party of Communists USA (PCUSA) for its III Congress

 

Dear comrades of the PCUSA:

From the Spanish Communist Workers’ Party (PCOE), we send you a communist greeting for your III Congress, scheduled for April 5th, and we take this opportunity to congratulate you on the tenth anniversary of the foundation of your organization.

During these past years, the comrades of the PCUSA have ignited a spark of hope and proletarian struggle in a place as fervently anti-communist as the United States. From the Spanish State, we are aware that, despite adversities, you have fought to develop class unionism, disciplined young workers in the study of Marxism-Leninism, and defended our brothers and sisters of class from racist violence and police persecution. In addition to focusing international efforts on the struggle against the criminal imperialism of NATO and deploying the activity of the League of Young Communists USA (LYCUSA), an incentive for the rest of the proletarian youth of the world.

This III Congress should serve not only to evaluate the achievements attained so far but also to gain momentum and continue developing the Leninist new type party throughout the country, while strengthening international relations between our organizations for the construction of a new international communist movement that resolutely fights against the barbarism of imperialism, fascism, war, and capitalist exploitation that subjugates the workers and peoples of the world.

Capitalism has no way out and can only bring death and misery to humanity. The only way out we, the workers, the pariahs of the Earth, must impose peace, to guarantee life on the planet, to guarantee a dignified life, is to revolt against capitalism, to develop the Socialist Revolution, and to put an end to capitalism forever.

Communists cannot stand by as capitalists send millions of workers to war with the sole objective of filling their dirty pockets with money from the death of our class. The working class should only participate in one war, which is none other than the revolutionary war for socialism that ends the capitalists who condemn humanity to death, misery, and inequality.

 

LONG LIVE PROLETARIAN INTERNATIONALISM!

SOCIALISM OR BARBARISM!

Madrid, April 1, 2024

 

Bernardo Baños

SECRETARY OF INTERNATIONAL RELATIONS OF THE CENTRAL

COMMITTEE OF THE SPANISH COMMUNIST WORKERS’ PARTY (P.C.O.E.)




Francia ‘la buena’ contra Rusia ‘la mala’

A todo el mundo le ha llamado la atención las posiciones maximalistas de Macron respecto de Rusia, a la que trata de una manera airada e inmisericorde, hasta el extremo de incitar a Europa a que intervenga en la guerra a favor de Ucrania. Y lo hace impugnando la primitiva y no menos imperialista posición de Borrell, que había puesto de manifiesto con toda claridad que a Occidente no le importan los ucranianos, pues se trata de luchar por los intereses europeos y especialmente por los intereses hegemónicos de los EEUU: “Porque necesitamos un socio fiable en el que confiar”. Y lo plantea pese a que ese socio “fiel” esquiva a Europa cuando ésta más lo necesita”.

Lo que oculta Macron es que la rivalidad ruso-francesa no se litiga solo en Ucrania, pues mientras Francia se dedicaba a boicotear a Rusia, ésta actuaba en África en el seno de la francofonía consiguiendo que países como Níger, Mali y Burkina Faso abandonaran al país Galo, como parece ser que también lo hará Senegal, que está decidida a replantear sus acuerdos comerciales con ella.

Los africanos han dicho basta al comportamiento explotador y genocida no solo de Francia, sino de la Europa “democrática” en sus territorios. Lo que contrasta con las posiciones tanto de China como de Rusia, la primera, por su ayuda en la construcción de infraestructuras y Rusia, por condonarle la deuda externa a la vez que le ha obsequiado miles de toneladas de grano con la única pretensión de que dichos pueblos puedan salir adelante.

Actitudes encontradas que revelan la falsedad y crueldad del imperio europeo, hoy mancillado en su ego imperialista, que pretende resarcirse a costa de la vida de su gente para beneficio de una pandilla de rapaces insaciables.

Pero como dicen los revolucionarios: EL MUNDO NO SOLO HAY QUE INTERPRETARLO, SINO QUE HAY QUE TRANSFORMARLO. Los comunistas españoles y todos los demócratas de verdad, no podemos contemplar estoicamente como nuestros capitalistas nos hunden en esta abominable contienda, cuya única consecuencia sería la muerte de miles de nuestros jóvenes ¿a cambio de qué? A cambio de que aquellos ricos que verán la pelea desde el balcón se forren.

La tarea principal que tenemos los trabajadores hoy es alzar la bandera roja del marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario, ya que el momento actual no es solamente el momento de la guerra imperialista y la consolidación de alianzas geopolíticas, sino también el momento histórico de la revolución proletaria. Es el momento de transformar las guerras imperialistas en guerras civiles por el socialismo y la dictadura del proletariado.

 

NO A LA GUERRA IMPERIALISTA

PAZ ENTRE PUEBLOS, GUERRA ENTRE CLASES

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




La socialdemocracia siempre remando a favor del fascismo

A lo largo de esta última semana, altos mandos militares europeos han señalado, hace una semana, que los ciudadanos europeos deben prepararse para la guerra.

El ministro de defensa alemán, Boris Pistorius del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), advierte de que los Estados europeos deben armarse advirtiendo de una guerra a medio plazo contra Rusia.

El presidente alemán, Olaf Scholz, socialfascista, decía en octubre que ”tenemos que deportar de una vez a gran escala”, meses después, a primeros de enero de este año en curso, el Bundestag aprobaba una ley para facilitar la deportación masiva de inmigrantes apoyada por la mayoría parlamentaria compuesta por socialdemócratas, verdes y “liberales”, con el rechazo de la extrema derecha – llámese CDU o AfD – que querían una ley todavía más reaccionaria de la ya de por sí realizada por la socialdemocracia alemana. De hecho, Correctiv sacó recientemente a la luz el encuentro que se produjo en noviembre entre militantes de AfD, conocidos líderes neonazis y empresarios para trazar un plan para la deportación masiva y forzosa de millones de extranjeros, solicitantes de asilo y personas de raíces migrantes de Alemania. Como puede verse, ahí tenemos a la socialdemocracia haciendo lo que ha hecho siempre, allanar el camino al fascismo, hacer el tándem con la reacción para arremeter contra la clase obrera.

La socialdemocracia alemana, en el gobierno teutón, se ha mostrado terriblemente sumisa a los EEUU, el caudillo fascista del mundo. Desde 2022 no vacilando en ir incluso en contra de su propia población y su economía al objeto de beneficiar a los EEUU en lo que concierne al conflicto militar ruso-ucraniano. Una sumisión belicista al policía fascista del mundo que está destrozando la economía germana y que conlleva un incremento en el gasto militar a la par que se deteriora el tejido productivo alemán, se depauperan las condiciones de la clase obrera alemana donde los salarios pierden poder adquisitivo con respecto a la subida de la carestía de vida – sucediéndose multitud de huelgas, por ejemplo de ferroviarios, en los aeropuertos, etc. – y contrayéndose subvenciones que provocan el estallido del pequeño campesinado.

Una socialdemocracia alemana en el gobierno que, como siempre a lo largo de la historia, ha cerrado filas con sus monopolios.

Lo hicieron en 1914, chupándole las botas al Káiser Guillermo aceptando los créditos para la I Guerra Mundial alineándose con sus monopolios. Lo hicieron coaligándose con los fascistas, con sus freikorps, para frenar la revuelta proletaria espartaquista asesinando a Karl Liebcknecht y Rosa Luxemburgo. Lo hicieron aupando al poder a Hitler. Y lo hicieron una vez derrotado el III Reich por la URSS, convirtiendo a la RFA en un reducto reaccionario desde donde EEUU, la CIA hacía y deshacía como le venía en gana en la Europa capitalista, como lo atestigua la acción política de Willy Brandt. “El PSOE va donde diga la CIA a través de Willy Brandt. Hasta el propio Bundestag alemán se acaba de denunciar que la Fundación Fiedrich Ebert del SPD recibe dinero directamente de la CIA” (Justo de la Cueva “El PSOE va donde diga Willy Brandt”. Ed. Tricolor, mayo 1979).

Socialdemocracia que no solo ha remado en favor de la reacción y le ha allanado siempre el camino a los fascistas en Alemania, como hemos visto que lo está haciendo ahora y lo ha hecho a lo largo de su miserable existencia, sino que es un denominador común de lo que es la socialdemocracia.

En la historia del siglo XX en España, el PSOE – y su sindicato la UGT – colaboraron con el gobierno del fascista Miguel Primo de Rivera, admirador de Mussolini, traicionando a la clase obrera entre 1931 y 1933 alineándose con la burguesía, traicionando a la II República apoyando una parte el golpe de Estado de Segismundo Casado que facilitó la victoria franquista. Durante el Franquismo, el PSOE, lejos de estar 40 años de vacaciones, lo que hizo fue apoyar al franquismo – en tanto dicho partido estaba alineado con la “democracia burguesa” representada a nivel internacional por los gobiernos británico y norteamericano, los cuales en la práctica apoyaron al dictador fascista inquilino de El Pardo. Y el camino transitado desde Suresnes, del PSOE del GAL, del Terrorismo de Estado, de la OTAN, de la UE, de las guerras imperialistas, del chovinismo, de las concertinas y de la corrupción desde el reaccionario Felipe González hasta el día de hoy es por todos conocido.

Quien crea que la socialdemocracia – ya sea en su versión clásica (PSOE) o en sus conversos (SUMAR/PCE/IU, PODEMOS, BILDU, ERC o BNG) – pueden ofrecer una salida a la clase obrera está completamente equivocado pues ésta forma parte de la burguesía y su ideología y, consecuentemente, defiende los intereses de esa clase, como lo ha hecho a lo largo y ancho de su historia.

La socialdemocracia, hoy y siempre, siempre rema en favor de los monopolios, de la reacción y, consecuentemente, es enemigo jurado de la clase obrera, del auténtico socialismo.

En las condiciones actuales del modo de producción capitalista en su fase imperialista, donde se agudizan las contradicciones del sistema de explotación reinante, la burguesía es conocedora de que los gobiernos socialdemócratas son, al mismo tiempo, débiles e inoperantes. Ello provoca que la salida marcada por los monopolios sea la derechización total de la política, allanando el camino a los partidos fascistas y poniendo en funcionamiento para tal empresa a todos los engranajes del Estado burgués, todas las fuerzas reaccionarias, los medios de comunicación y, por supuesto, también a sus esbirros eurocomunistas y socialdemócratas. La burguesía, como es coherente con su propia naturaleza, buscará la solución a las contradicciones por medio del fascismo y la guerra imperialista.

El capitalismo monopolista, el imperialismo, sólo tiene la salida de la guerra imperialista, que es donde estamos. El imperialismo está en bancarrota, y ahí está la inflación desbocada que ha vaciado de todo valor a las monedas de las potencias imperialistas – por ejemplo el dólar norteamericano y el euro – y las deudas impagables; los choques de las potencias imperialistas cada vez son más grandes en el terreno comercial, tecnológico, político, armamentístico de tal modo que la guerra es la única forma que tienen de someter unos a otros, de liquidar fuerza productiva – clase obrera – que les sobra y mediante la guerra, la precarización del trabajo y la privatización de los servicios públicos pretenden liquidar a todo el excedente humano. Por eso tanto desde la OTAN, como desde el gobierno alemán – cual esbirro de la potencia más asesina de la historia – advierten a la población civil alemana, y de los demás países imperialistas en la órbita norteamericana, que debe prepararse para la guerra, o lo que es lo mismo, para ir a matarse con otros obreros de otras latitudes del mundo para satisfacer los intereses de los monopolios, los mayores asesinos del planeta, los grandes empresarios, los podridamente ricos.

La única salida que tenemos los obreros, los parias de la Tierra, para imponer la paz, para garantizar la vida en el planeta, para garantizar una vida digna es alzarnos contra el capitalismo, es desarrollar la Revolución Socialista y acabar para siempre con el capitalismo.

El capital es una fuerza internacional y el proletariado sólo puede triunfar sobre él mediante la unión internacional de los obreros, mediante el internacionalismo proletario.

Es necesario tejer la unidad de la clase obrera y esta sólo puede darse con la unidad internacional de los comunistas. Por encima de toda particularidad están las cuestiones generales del proletariado, la victoria de la Revolución Socialista Mundial.

Y para tejer esa unidad es fundamental el desarrollo del Partido Leninista, que es el alma y el corazón del proletariado. Y el Partido sólo puede abrirse camino combatiendo a muerte a la burguesía, a su sistema económico capitalista y a sus ideologías – el fascismo, el nacionalismo, la socialdemocracia y el oportunismo.

 

¡EN EL IMPERIALISMO TODO PENSAMIENTO BURGUÉS SE INSTALA EN LA REACCIÓN!

¡FUERA DE LA UNIÓN EUROPEA Y DE LA OTAN!

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

¡SOLO LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA, EL SOCIALISMO, PUEDE SALVAR A LA CLASE OBRERA!

 

Madrid, 4 de febrero de 2024

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Nada se puede esperar de las instituciones imperialistas. ¡Socialismo o barbarie!

A finales del pasado año el Estado sudafricano interpuso una denuncia por genocidio contra el Estado fascista de Israel ante la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas.

Celebradas las audiencias tanto de Sudáfrica como de Israel el pasado viernes 26 de enero, dicho Tribunal leyó el fallo ante el pleito planteado. Socialdemócratas, oportunistas y también reaccionarios estaban expectantes de lo que sentenciara dicho tribunal burgués. Los primeros, los peores, que con una mano apoyan de hecho el genocidio sionista contra el pueblo palestino apoyando militarmente a Israel y a EEUU mientras que de palabra quieren mostrar su rechazo, descollando el gobierno español. Los segundos, los fascistas, asesinos confesos de palabra y de hecho abiertamente apoyan el genocidio contra el pueblo palestino por parte del Estado fascista israelí.

Mientras el genocidio contra el pueblo palestino cuenta ya con más de 26.000 asesinados en 3 meses, cuatro burgueses atendiendo al derecho internacional, un derecho podrido en tanto que es imperialista y, consecuentemente, refleja la voluntad de las potencias imperialistas para legalizar el expolio y el sojuzgamiento de los pueblos, procedían a leer en las lenguas de las potencias imperialistas el fallo. Un fallo tan hipócrita y criminal como el sistema económico del que emanan y reflejan, el capitalismo en su fase putrefacta, en descomposición.

Así, el fallo de la Corte Internacional de Justicia de la ONU, no desestima la denuncia de Sudáfrica de genocidio, e impone una serie de medidas “cautelares” entre las que no está el inmediato alto el fuego por parte de Israel. Así, pues, en base a la Corte Internacional de Justicia de la ONU, Israel, por el momento, puede seguir asesinando mujeres, niños y ancianos palestinos indefensos de manera inmisericorde, como hasta ahora, pero eso sí, Israel debe “preservar las evidencias” sobre la existencia de genocidio. Suena a chiste malo si no fuera porque cada día mueren centenares de inocentes, centenares de obreros.

Oportunistas y socialdemócratas señalan que la sentencia es contraria a Israel, y aplauden a la Corte Internacional de Justicia, una sentencia que le dice a Israel que debe detener los ataques contra los palestinos, no de manera inmediata sino cuando ellos consideren, pero que debe tomar medidas para prevenir y castigar la incitación directa y pública a cometer genocidio en relación con los miembros de los grupos palestinos de la Franja de Gaza, garantizar la llegada de ayuda humanitaria, y que mientras por un lado los israelíes seguirán asesinando a palestinos – al no exigir un alto el fuego inmediato – éstos les manden una serie de papeles donde  el Estado israelí le diga a dicha Corte que han hecho al respecto de lo ordenado dentro de un mes.

A la vez, dicha sentencia pide a Hamás liberar a los rehenes. Rehenes que seguramente estén más seguros en manos de sus captores que no del Estado de Israel, en tanto la existencia de la Directiva Hannibal obliga al Ejército a asesinar a su propia población civil para impedir que sean capturados como rehenes, para impedir la existencia de israelitas secuestrados. De hecho, rehenes captados por Hamás no han sido asesinados por estos, sino por el propio ejército del país del criminal Ben Gurión, de Israel.

Digan lo que digan los imperialistas y sus leguleyos, lo que está aconteciendo en Palestina hoy es un acto de genocidio contra dicho pueblo, un pueblo machacado y saqueado por el imperialismo, por el fascismo, desde hace siete décadas por el sionismo asesino.

El imperialismo no tiene salida, la lucha interimperialista cada día es más fuerte y la guerra se extiende por todos los rincones del planeta. La masacre contra el pueblo palestino es instrumentalizada por parte de los imperialistas en su guerra por el dominio del mundo. Curiosamente, la S de los BRICS es quien interpone esta denuncia; el objetivo es claro, retratar que las instituciones imperialistas en las que se ampara la hegemonía imperialista norteamericana son inservibles, por un lado, y erosionar políticamente al imperialismo norteamericano y su can sionista, por otro lado.

Los BRICS, y concretamente China, tienen capacidad económica para acabar con Israel, en tanto tienen capacidad para dañar enormemente la quebrada economía norteamericana que es realmente quien sostiene a su centinela fascista en dicha región de Oriente Próximo. ¿Por qué no lo hacen? Porque la economía imperialista es una, está entrelazada, y en el caso de que EEUU impagara su deuda también erosionaría gravemente la economía de dichas potencias imperialistas emergentes, y de todo el mundo, en tanto el imperialismo es universal.

Las contradicciones interimperialistas cada día son más grandes, y la guerra imperialista se extiende hacia todas las latitudes del mundo. Por ello, casi 30.000 palestinos han sido asesinados en estos tres meses. Por ello se suceden otros actos de genocidio como son los bloqueos contra Cuba o la República Popular y Democrática de Corea, o a la propia Palestina ocupada por el invasor sionista. Bloqueos promovidos por la propia ONU, como por ejemplo el que se hace infamemente contra Corea, o que muestran la inutilidad de la Asamblea General de la ONU donde año tras año se vota masivamente por el levantamiento del bloqueo norteamericano a Cuba, que EEUU ignora desde hace décadas demostrando que la ONU es un instrumento al servicio de las potencias imperialistas para someter a los pueblos del mundo.

Estas contradicciones interimperialistas que multiplican la guerra – pues la política exterior del imperialismo, que es la política exterior del fascismo, es la guerra imperialista y el chovinismo – también exacerban las contradicciones de clase en el seno de las potencias imperialistas, donde cada día el empobrecimiento del proletariado y la represión contra este se multiplica, cómo se comprueba con nitidez en los países europeos. En Alemania, por ejemplo, se suceden todo tipo de huelgas, de agricultores, de ferroviarios y también contra el fascismo, a la par que la socialdemocracia, en el poder, no vacila en satanizar a los inmigrantes haciendo leyes que favorezcan y faciliten las deportaciones haciendo lo que han hecho siempre, allanar el camino a los fascistas y hacerles el trabajo sucio, como hicieron en la década de los 20s y 30s del siglo pasado.

El pueblo palestino es víctima del imperialismo, como el resto de pueblos del mundo. El pueblo palestino es víctima de la ideología del imperialismo, del fascismo anglo-estadounidense-alemán, del racismo de la burguesía europea.

Pero al igual que el resto de los pueblos del mundo, y el pueblo palestino no es una excepción, éstos únicamente tienen un camino para emanciparse. Y esa emancipación no vendrá de la mano de la superestructura imperialista que hay que destruir, no vendrá de la mano de un tribunal compuesto por lacayos del imperialismo, de leyes hechas por los monopolios para garantizar y legalizar su opresión, sino que vendrá de la mano del internacionalismo, de la unión de la lucha de todos los pueblos, del proletariado, en la dirección de exterminar al imperialismo, de derrocarlo, y en este sentido hay que tener claro que ni hay imperialismos buenos ni hay más de un imperialismo.

La paz en el mundo únicamente vendrá por la muerte del imperialismo y este no morirá en su cama, como pasa con los dictadores fascistas, sino por la lucha por el socialismo a nivel mundial. Lucha para la que hay un caldo de cultivo cada día más favorable, pues las contradicciones internas de los Estados capitalistas se exacerban a la par que las contradicciones interimperialistas se acrecientan. El que este período sea más o menos sangriento, sea más o menos largo, depende de la responsabilidad de los comunistas, de construir un movimiento comunista internacional fuerte ideológicamente que coloque la vía revolucionaria como la vía primaria de actuación, que una y organice revolucionariamente al proletariado y ello pasa por desterrar al oportunismo del movimiento comunista internacional, por deshacernos de él y del sectarismo que nos acompaña.

 

¡VIVA PALESTINA, ABAJO EL ESTADO SIONISTA DE ISRAEL!

¡LA EMANCIPACIÓN DE LOS PUEBLOS SOLO VIENE DE LA MANO DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA MUNDIAL!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA INTERNACIONAL COMUNISTA!

 

Madrid, 28 de enero de 2024

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




La escalada de violencia en Ecuador

Una escalada de violencia recorre Ecuador desde el pasado 7 de enero, día en el que todas las alarmas se encendieron con la fuga de Adolfo Macías “Fito”, líder de Los Choneros, una de las bandas narcotraficantes más temidas. Para Daniel Noboa, presidente de Ecuador y nuevo cabecilla del “socialismo” del siglo XXI en el país, no se habían cumplido aún ni dos meses de gobierno y ya optó por declarar el primer estado de excepción bajo su mandato, limitando las reuniones públicas, restringiendo la libertad de tránsito y aplicando el toque de queda, además de dotar al ejército de todo tipo de prerrogativas para aplicar la violencia que consideren necesaria.

Tras la irrupción en directo en las instalaciones del canal TC Televisión en Guayaquil por parte de un grupo de personas encapuchadas y armadas, Daniel Noboa declaró la existencia de un conflicto interno y la decisión de desplegar al Ejército para sofocar el caos reinante. En apenas tres días, las autoridades de Ecuador ya habían detenido a más de 1100 personas. Una represión militar que se escuda en la “lucha contra las bandas y el narcotráfico” para legitimar toda clase de violencia por parte del Estado. Sin embargo, muchas han sido las grabaciones que nos han llegado donde se pueden ver claramente torturas contra los presos.

Uno de estos episodios de torturas se ha dado en la cárcel de Latacunga, siendo además la única cárcel donde las fuerzas militares han prohibido el paso a los organismos encargados de constatar el estado de los presos. Además, en esta cárcel de máxima seguridad y donde el hermetismo es absoluto por parte del gobierno y de los militares, es donde se encuentra detenido el compañero Omar Campoverde, dirigente del Movimiento Guevarista Tierra y Libertad, del cual no se tienen noticias.

El “socialismo” del siglo XXI ha demostrado durante décadas de gobiernos antiimperialistas y populares en América Latina ser completamente antimarxista y antirrevolucionario. Algo que, por supuesto, también se ha visto reflejado en Ecuador al estar esta expresión del revisionismo en el poder de manera casi ininterrumpida desde 2007 con los mandatos de Rafael Correa, Lenín Moreno y Daniel Noboa. El “socialismo” del siglo XXI, como expresión del revisionismo dentro del movimiento obrero, trata de alcanzar una falsa democracia participativa y directa, pero siempre dentro de los márgenes de la dictadura del capital, del modo de producción capitalista y de la explotación del hombre por el hombre. Un movimiento que se muestra servil a los intereses de la burguesía – el propio Daniel Noboa es empresario –, que prioriza la inoperante lucha parlamentaria para desmovilizar las calles y que no interfiere con la acumulación de capital o el orden social existente.

Durante estas semanas de revueltas en Ecuador, se ha mostrado claramente como el “socialismo” del siglo XXI no cuestiona la explotación descarnada e inmisericorde contra el proletariado, y la miseria del pueblo trabajador es cada vez mayor al tiempo que tiene que contemplar con furia como la riqueza que produce se aglutina en unas pocas manos que dominan el Estado. En este contexto, Daniel Noboa no ha tardado en pedir abiertamente la ayuda e intervención de los Estados Unidos por medio de apoyo militar, soldados, armamento y equipamiento.

La represión militar de Ecuador, a imagen y semejanza de la violencia desplegada por Nayib Bukele, es un episodio más en la transición de la formal democracia burguesa hacia la dictadura terrorista abierta, y donde las contradicciones existentes en los Estados capitalistas son respondidos por sus mandatarios con el despliegue de las fuerzas represivas y el creciente autoritarismo siguiendo los designios de Washington. No es casualidad que estos ejemplos de “líderes con mano dura” se den en dos países como Ecuador y El Salvador, los cuales optaron por dolarizar su economía, lo que significa perder su soberanía nacional en favor de los intereses de los Estados Unidos. Un camino que será recorrido más pronto que tarde por Argentina bajo el mandato del fascista Javier Milei. Una escalada de violencia que, sin duda, tendrá al proletariado y al movimiento obrero como principal víctima de la fascistización y la espiral de violencia que sacude a los estados latinoamericanos.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) denunciamos la violencia carcelaria y la inquietante situación de los presos políticos en Ecuador, la alarmante situación que supone que las autoridades se nieguen a informar a la familia del estado de salud de Omar Campoverde y la enorme injusticia y represión que supone tener secuestrado a un dirigente social que ha dedicado su vida a luchar por los derechos de los trabajadores. Asimismo, responsabilizamos al Estado ecuatoriano y al presidente Daniel Noboa de cualquier atentado contra la vida y la integridad del preso político Omar Campoverde.

 

¡LIBERTAD PRESOS POLÍTICOS!

 

Madrid, 19 de enero de 2024

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




65 años luchando por la Revolución

Hoy se cumplen 65 años desde aquel 1 de enero de 1959, donde el Ejército Revolucionario derrotó al régimen dictatorial de Fulgencio Batista y convirtió a Cuba en un símbolo de resistencia del proletariado internacional contra el imperialismo, así como un recordatorio incómodamente cercano para los Estados Unidos de que el movimiento obrero estaba más vivo y combativo que nunca, de que la lucha contra la barbarie y la explotación capitalista no se había detenido.

Desde entonces, y pese a las enormes adversidades impuestas, intervenciones militares, bloqueos económicos e intentos golpistas, el pueblo de Cuba se ha mantenido soberano, digno y libre en su lucha por alcanzar un mundo mejor para los parias de la tierra, lo que le ha llevado a estar en el punto de mira de la reacción a nivel internacional.

65 años después, Cuba sigue desafiando el cerco imperialista que se impuso tras el bochornoso fracaso militar y político de John F. Kennedy cuando intentó invadir sin éxito Bahía de Cochinos en abril de 1961. A lo largo de las décadas muchos han sido los intentos golpistas contra el país, desde los fracasos de la CIA por acabar con la vida del camarada Fidel Castro, los asesinatos de comunistas cubanos por medio de la Operación Bounty y los incontables intentos de impulsar un nuevo gobierno burgués de la gusanera que establezca una dirección económica que no sea más que una extensión de Estados Unidos y, por ende, cómplice de la barbarie imperialista. Sin embargo, la llama de la revolución todavía persiste en los corazones de millones de cubanos que saben que una sociedad más justa es posible y que portan consigo el legado de Marx, Engels, Lenin y Stalin.

En el contexto actual, el imperialismo impone al proletariado internacional nuevos desafíos. La barbarie de la guerra se desarrolla a lo largo y ancho del planeta, donde Palestina y el Sáhara Occidental son dos ejemplos claros de lo que significa la actual fase del capitalismo para los trabajadores del mundo: pobreza, miseria, explotación, represión, fascismo, guerra y exterminio. Tampoco podemos olvidar la guerra ruso-ucraniana que se inició hace casi 2 años y que revela, al igual que los genocidios de saharauis y palestinos, hasta dónde pueden llegar los desvaríos y ansias de poder de un puñado de oligarcas, los cuales, azuzados por los intereses de los monopolios y la OTAN, empujan a la clase obrera a esa trituradora de carne que es la guerra imperialista.

Frente a esto, y como bien nos demuestra el ejemplo de Cuba, la única forma de luchar correctamente contra las continuas ofensivas de la burguesía es realizando un desmantelamiento absoluto del Estado burgués y acabando por completo con la burguesía como clase social a través de la fuerza del proletariado en armas, imponiendo la dictadura revolucionaria.

Solo es Socialismo puede librar a la humanidad de siglos de subyugación y explotación. Los trabajadores del mundo debemos vernos reflejados en los éxitos de quienes nos precedieron, aprender de sus gestas y comprender que para acabar con el capitalismo de una vez y para siempre la clase obrera debe cumplir su misión histórica: suprimir revolucionariamente el capitalismo e imponer su dictadura para liquidar completamente las clases sociales, los Estados y las naciones.

Que este sexagésimo quinto aniversario de la Revolución Cubana nos inste a los revolucionarios del mundo a reflexionar sobre el estado actual del movimiento obrero. La lucha contra la barbarie imperialista en cada rincón del planeta, la contraofensiva frente al desarrollo del fascismo, la abolición de la explotación del trabajo asalariado y la defensa a ultranza del marxismo-leninismo son principios irremplazables sobre los cuales debemos incardinar nuestra lucha.

En este mundo marcado por la guerra y la miseria creciente, la Revolución Cubana nos enseña que la autentica paz solo puede conseguirse mediante la lucha de clases. La gesta llevada a cabo por Fidel Castro y el resto de camaradas será siempre una inspiración para todos los comunistas del mundo y a día de hoy sigue resonando con fuerza en los corazones de todos aquellos que no están dispuestos a dejarse someter por la bota del capital. Siempre estaremos del lado del valiente pueblo de Cuba y su Revolución.

 

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

 

Madrid,1 de enero de 2024

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Henry Kissinger o el capitalismo como el genocida más respetado

Decía el Che Guevara que “el capitalismo es el genocida más respetado en el mundo” y ejemplos que validan esta afirmación del camarada argentino no faltan. En este artículo queremos denunciar a uno de los mayores representantes del imperialismo estadounidense en la segunda mitad del siglo XX, Henry Kissinger, fallecido el pasado 29 de octubre a la edad de cien años.

Henry Kissinger, nacido en Alemania y posteriormente nacionalizado estadounidense, desempeñó los cargos de consejero de Seguridad Nacional entre 1969 y 1975 y el de Secretario de Estado de los Estados Unidos (1973-1977) bajo la Administración de los presidentes Richard Nixon (1969-1974) y Gerald Ford (1974-1977). Previamente, había ingresado en el Partido Republicano y establecido relaciones con la familia Rockefeller, una de las más ricas y poderosas del mundo, trabajando como asesor en política internacional de Nelson Rockefeller, el cual se postuló como candidato de los republicanos en los años 1960, 1964 y 1968. Sin embargo, al perder su candidatura para liderar dicho partido, Kissinger trabajaría para el vencedor: Richard Nixon.

Entre sus crímenes se encuentran los siguientes:

1) Vietnam y la “guerra secreta” (1970-1975):

En el contexto de la guerra de Vietnam, Henry Kissinger-saltándose la propia legalidad estadounidense, ya que no contó con el consentimiento del Congreso-amplió el campo de acción del conflicto y bombardeó Camboya y Laos al considerarse estas naciones como rutas de paso de las guerrillas comunistas norvietnamitas. A este episodio se le conoce como “la guerra secreta”, ya que se llevó a cabo sin el consentimiento del Congreso y ocultándoselo a los ciudadanos estadounidenses. La cantidad de bombas lanzadas durante esta guerra secreta fue mayor que la de toda la Segunda Guerra Mundial, incluyendo las dos bombas atómicas sobre Japón.

Pese a todos estos crímenes, en 1973 Henry Kissinger recibirá el Premio Nobel de la Paz al acordar un alto el fuego con Vietnam del Norte, galardón que su interlocutor norvietnamita Le Duc Tho rechazó con buen criterio. La guerra contra Vietnam se mantendría dos años más, hasta la victoria del Vietcong.

2) Bangladesh (1971):

En 1971 Bangladesh (antigua Bengala o Pakistán Oriental) proclama su independencia de Pakistán. Entre sus aliados se encontraba la India, que por entonces había firmado un Tratado de Amistad con la Unión Soviética, mientras que Pakistán tenía como aliado a los EEUU.

Ante lo que algunos diplomáticos estadounidenses en la región-como Archer Blood- calificaron como “el genocidio de Bangladesh”, Henry Kissinger no sólo no tuvo interés en detener aquel conflicto armado, sino que apoyó al régimen pakistaní en su matanza de bengalíes, que costó un saldo de 3 millones de muertos y entre 8 y 10 millones de desplazados.

3) Golpe de Pinochet en Chile (1973):

Henry Kissinger como Secretario de Estado de la Administración de Nixon, dio luz verde a la CIA para apoyar el golpe perpetrado por militares fascistas, guiados por el general Augusto Pinochet, contra el gobierno legítimo de Salvador Allende a causa de sus reformas económicas contrarias a los intereses de las oligarquías. Con este golpe se pretendía convertir a Chile en el conejillo de indias de las tesis capitalistas de los Chicago Boys, nombre con el que se quiso denominar a los economistas chilenos adiestrados por el imperialismo estadounidense.

Este episodio sería el antecedente de lo que posteriormente sería conocido como el Plan Cóndor de 1975, nacido de la mano de Henry Kissinger, entre otros. La intención de este Plan Cóndor fue la coordinación de la represión y del terrorismo de estado contra la oposición de las dictaduras latinoamericanas apoyadas por EEUU.

4) La “Marcha Verde” contra el Sáhara Occidental (1975):

Entre el 6 y el 9 de noviembre de 1975 tiene lugar la ocupación marroquí del Sáhara Occidental a las órdenes del tirano Hassan II siguiendo un plan que fue diseñado por Henry Kissinger y apoyado logísticamente por la CIA, un episodio que aún continúa para desgracia del pueblo saharaui.

5) Apoyo a la invasión de Timor Oriental (1975):

Kissinger siempre fue un abierto partidario del mantenimiento del Imperio Portugués sobre sus colonias en África y Asia por parte del régimen dictatorial salazarista. Cuando en 1974 tiene lugar la revolución de los claveles que puso fin a dicho régimen colonial, algunas de las antiguas colonias tienden hacia un sistema socialista (caso de Angola o Mozambique), pero en el caso de Timor Oriental se vivirá una invasión militar por parte del régimen indonesio de Suharto, el mismo que con asesoramiento de la CIA perpetró un golpe de estado contra el régimen progresista de Sukarno y que instauró una dictadura para exterminar de manera sistemática a los miembros del Partido Comunista Indonesio (el partido comunista con más militantes en el mundo capitalista), calculándose más de 500.000 ejecuciones.

Del mismo modo, EEUU a través de Henry Kissinger permitió al mismo dictador ocupar Timor Oriental tras la descolonización portuguesa, causando entre 60.000 y 100.000 muertes de timorenses.

6) Angola y el régimen del Apartheid (1975):

En el caso angoleño, tras la descolonización portuguesa, Kissinger apoyó a la Sudáfrica del Apartheid en su lucha contra los comunistas angoleños. De igual manera, apoyó al régimen de apartheid en Rhodesia (actual Zimbabue). El apoyo fue tal que Kissinger puso como condición a Cuba que sacara a los militares cubanos de Angola para poder reanudar las relaciones con EEUU.

7) Apoyo a la dictadura argentina (1976):

Dentro del Plan Cóndor destaca el golpe de estado de los militares fascistas argentinos en 1976, que dio lugar a la dictadura más sanguinaria en América Latina, causando 30.000 desaparecidos. Esta dictadura contó en todo momento con el apoyo de los EEUU, siendo Kissinger su secretario de Estado. El apoyo de Kissinger al régimen militar se hizo más patente cuando en 1978-habiendo abandonado la secretaría de Estado-visitó Argentina y dedicó elogios a sus tiranos “por combatir el terrorismo”.

Conclusiones:

Vemos que Kissinger es uno de los peores monstruos que ha dado el capitalismo en la segunda mitad del siglo XX, con una gran responsabilidad en daños y muertes en diferentes naciones del planeta. Pero no debemos responsabilizar a un solo individuo de todos los males que ha ocasionado, pues Kissinger sólo respondía a la necesidad que tiene el capitalismo en su etapa imperialista de proteger sus intereses económicos en las diferentes regiones que hemos mencionado.

También la respuesta que ha tenido su muerte entre los representantes de los BRICS, entre ellos el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo chino Xi Jinping, los cuales han lanzado elogios a Kissinger por una supuesta política de distensión entre sus naciones y EEUU durante la Guerra Fría. Por eso, al contrario de lo que piensa una parte del Movimiento Comunista Internacional, no debemos ver ni a Rusia y a China como dos potencias anti-imperialistas, sino como la otra cara del imperialismo. Asimismo, la llamada política de distensión aplicada durante la Administración de Richard Nixon con China o la URSS no es más que la continuación de la tesis revisionista de la coexistencia pacífica entre capitalismo y socialismo promulgada por Kruschev y continuada por Leónidas Brezhnev y Mao, este último abandonando su retórica anti-imperialista y recibiendo en su país a Nixon y Kissinger, de igual manera que-en el contexto del conflicto sino-soviético- establecía alianzas con dictaduras como el Congo de Mobutu, las Filipinas de Ferdinand Marcos, el Irán del Sha, etc; por el simple hecho de oponerse a la Unión Soviética, siguiendo de este modo la tesis revisionista de “los tres mundos”.

Los comunistas lo único que lamentamos de la muerte de Kissinger es la impunidad con la cual este ha dejado este mundo, sin pagar en ningún momento por sus crímenes. Para evitar que nuevos monstruos como él surjan en este mundo debemos apostar por la construcción del socialismo que aplaste a todo tipo de reacción.

 

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

COMISIÓN DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA DEL COMITÉ CENTRAL DEL P.C.O.E.




Libertad, ¿para qué clase?

Tras su reciente victoria electoral, y a partir del próximo 10 de diciembre, Javier Milei iniciará su mandato como presidente de Argentina. Libertario, anarcocapitalista, extremista o antisistema han sido algunas de las etiquetas que desde los medios de comunicación y la academia burguesa se han empleado para tratar de describir a este personaje tan excéntrico, pero la realidad es que Milei no es más que un fascista que representa la cara más salvaje y despiadada del sistema capitalista, y cuyo gobierno hará realidad todos y cada uno de los anhelos del capital financiero con el objetivo de machacar a la clase trabajadora.

Como ya vimos en EEUU con Donald Trump y en Brasil con Jair Bolsonaro, el fascismo trata de alienar a las amplias masas proletarias con un pretendido mensaje anti-establishment que señala a una supuesta clase política como la culpable de todos los males de la nación, bajo la influencia, por supuesto, del fantasma del comunismo. Un mensaje que sirve también a su contraparte en el parlamentarismo burgués, a la socialdemocracia, que en Estados Unidos, Brasil, Argentina o España aprovecha las excentricidades de los candidatos fascistas para blanquear la democracia burguesa; una oportunidad de oro para hacer ver a la dictadura de clase que ejerce la burguesía contra el proletariado como la forma de gobierno que mejor protege a sus ciudadanos de los radicalismos al tratar de buscar la racionalidad en un inexistente centro político.

La bandera que defiende Milei es la bandera del capital financiero, la del neoliberalismo más salvaje y asesino, la del furibundo anticomunismo y la de la subyugación de la economía a los designios del criminal imperialismo estadounidense. No tardaremos en ver como la sanidad y la educación públicas – históricas conquistas del movimiento obrero – serán completamente desmanteladas. Asimismo, se llevará a cabo un enorme retroceso en las políticas contra el medio ambiente – destruido por la anarquía de la producción capitalista – y en los derechos de las mujeres, tratando de revertir las leyes que regulan el acceso a la interrupción voluntaria y legal del embarazo. Además de fomentar al extremo la privatización de todos los aspectos de la vida humana en detrimento de lo público, el gobierno de Milei trabajará sin descanso para armar hasta los dientes a sus fuerzas de seguridad y destinando el erario público a la militarización desenfrenada y las ansias de sangre del imperialismo, bien en Ucrania, en Palestina o donde le indiquen la OTAN y los monopolios.

Si algo está claro es que el fascismo tiene vía libre para imponerse pacífica y electoralmente allá donde los monopolios lo necesiten, pues a la vista está que con la publicidad necesaria en los medios de comunicación burgueses cualquier personaje puede alcanzar la mayoría parlamentaria. Incluso uno que se mostró a favor de la venta de órganos bajo la sacrosanta protección del mercado capitalista. Y esto ocurre, en parte, porque la socialdemocracia, fruto de la bancarrota económica del modo de producción capitalista, está más derechizada que nunca, con un programa político que es poco más que papel mojado, pues conlleva igualmente la miseria al proletariado y la pauperización constante de sus condiciones vitales, pues el sistema necesita exprimirnos lo máximo posible para paliar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Sin embargo, por otra parte, es también necesario señalar la inexistencia de un Partido Comunista y de una Internacional Comunista que combata al fascismo a todos los niveles y que planteé la más que necesaria batalla ideológica. Ya sea en el Estado español, en Argentina o donde se piense, sin el Partido Comunista, que es la herramienta más sublime de lucha proletaria, los trabajadores solo podremos encontrarnos desarmados, atomizados y divididos frente a nuestro enemigo de clase, el cual, en estos momentos históricos de extrema bancarrota política, social y económica, se abalanza contra nosotros con más fuerza y fiereza que nunca. Nos lo están arrebatando todo, hasta la vida misma, con tal de que un puñado de capitalistas sigan con sus fortunas y privilegios completamente intactos.

Milei habla mucho de la libertad. La coalición que dirige se llama La Libertad Avanza y su patético grito de guerra siempre fue ¡Viva la libertad, carajo! Sin embargo, mientras siga existiendo el Estado capitalista – ya sea dirigido por oportunistas o reaccionarios – la libertad no será más que una farsa, pues este solo existe para someter a sus enemigos de clase. La única libertad que aquí se observa es la que poseen los monopolios y los imperialistas para subyugar a los trabajadores y pueblos del mundo.

La auténtica libertad, genuina y verdadera para todos los explotados y oprimidos del mundo, solo podrá alcanzarse con la destrucción del modo de producción capitalista y su sustitución por la dictadura del proletariado, pues esta es la única alternativa posible a la dictadura de la burguesía. No obstante, esa tarea no podrá realizarse hasta que los comunistas no conquistemos la unidad, mientras no derrotemos y exiliemos al oportunismo del movimiento obrero y, consecuentemente, la clase obrera comience a dar auténticos pasos hacia su emancipación completa, hacia la toma revolucionaria del poder por medio de la revolución socialista.

 

«La libertad es una gran palabra; pero bajo la bandera de la libertad de industria se han hecho las guerras más rapaces, y bajo la bandera de la libertad de trabajo se han expoliado a los trabajadores» – Lenin

 

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Madrid, 21 de noviembre de 2023

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Prohibido olvidar al pueblo saharaui

El pasado 24 de octubre, los socialfascistas del PSOE y la coalición Sumar firmaron un acuerdo de gobierno en el que se omitió de manera deliberada la cuestión del Sáhara Occidental. Una decisión que supone una nueva traición de Sumar al movimiento obrero y a la lucha por la libertad del Sáhara Occidental, pues es evidente que a través su candidata Tesh Sidi instrumentalizaron la valiente lucha del pueblo saharaui para su beneficio electoral.

Son muchas las concesiones que la “izquierda” del sistema ha realizado al régimen genocida de Marruecos desde aquel 14 de marzo de 2022, cuando Pedro Sánchez envió una carta al dictador Mohamed VI donde, en un ejercicio de genuflexión enorme, asumía la propuesta marroquí de autonomía como la «más seria, creíble y realista». Un movimiento que supuso la muerte de la posición histórica del PSOE sobre el Sáhara Occidental y que vino precedido del cese de la Ministra de Exteriores, Arancha González Laya, a petición de Rabat como condición para normalizar las relaciones con el Estado español, ya que la ahora exministra había aprobado la hospitalización de Brahim Ghali en Logroño. Huelga decir que su sustituto, José Manuel Albares, es poco más que un lacayo del régimen marroquí.

Un mes más tarde, el 19 de abril de 2022, conocíamos que entre 2017 y 2020 se había utilizado la herramienta de espionaje Pegasus contra 63 políticos independentistas. Pero la cosa no quedó ahí. A los pocos días salió a la luz que actuales cargos del gobierno español como Pedro Sánchez y Fernando Grande-Marlaska tenían sus teléfonos infectados con el software espía que, casualmente, es utilizado por Marruecos. El Estado español demostraba así su posición como eslabón débil dentro de la cadena imperialista al ser espiado de forma externa. Posteriormente, en la madrugada del 24 al 25 de junio, en la valla que separa Melilla de Marruecos, la policía marroquí asesinó con total impunidad a 37 personas que pretendían entrar en dicha ciudad autónoma, a lo que habría que sumar más de un centenar de heridos. Pedro Sánchez salió rápidamente a justificar la brutalidad policial. Por consiguiente, todos los calificativos que se puedan emplear contra el gobierno español serán escasos, pues estamos hablando de auténticos criminales de guerra que tienen las manos manchadas con la sangre de los proletarios saharauis, por no mencionar su apoyo a los regímenes fascistas de Israel y Ucrania.

Contrario a esto, la clase trabajadora del Estado español ha demostrado en numerosas ocasiones su apoyo al pueblo saharaui y su animadversión hacia el régimen de ocupación marroquí. Un rechazo que debe desplegarse también contra Pedro Sánchez, Yolanda Díaz y el resto de las marionetas de la política imperialista de Marruecos que utilizan el electoralismo y el parlamentarismo burgués para sojuzgar la lucha obrera.

La clase obrera es internacional. Los obreros españoles defenderemos siempre a nuestros hermanos de clase del Sáhara Occidental y lucharemos contra las fuerzas de ocupación marroquíes que tratan de desplegar su influencia en la política del Estado español. Nunca olvidaremos que desde 1975 han tratado de imponer a sangre y fuego su sistema político en los territorios que legítimamente pertenecen al pueblo saharaui y que han buscado por todos los medios posibles borrar del mapa la existencia de la República Árabe Saharaui Democrática.

Marruecos es una potencia imperialista y criminal que lleva cinco décadas tratando de someter al valiente pueblo saharaui. Para ello, el ejército marroquí ha llevado a cabo bombardeos contra civiles que huían a zonas seguras, han ocupado territorios que no les pertenecían, han atacado a civiles con napalm, fósforo blanco, bombas incendiarias y han llevado a cabo toda clase de saqueos, torturas, encarcelamientos, violaciones y desapariciones con total impunidad a cambio de garantizar el expolio de los recursos naturales de la zona como fiel peón de Estados Unidos y la Unión Europea.

Desde el PCOE estaremos siempre del lado del pueblo saharaui, de la legítima lucha armada por la liberación y soberanía completa del Sáhara Occidental. Frente a esta barbarie, enarbolaremos con orgullo la bandera roja que representa el internacionalismo proletario y el socialismo como única salida para acabar con toda opresión. El capitalismo, en su fase actual de imperialismo y de crisis general del sistema, ya no puede escudarse más tras la palabra “democracia”, pues es evidente y claro a quiénes favorece esta democracia capitalista; a los más ricos, a los burgueses, a las grandes corporaciones y monopolios, y que perjudica de forma sangrante al proletariado.

Queda claro que la lucha por la emancipación nacional de las naciones oprimidas o los territorios pendientes de descolonizar es inviable si esta no se subordina a la lucha revolucionaria por la emancipación del proletariado, a la lucha por el socialismo a nivel internacional. Los trabajadores del mundo necesitamos vivir en un mundo en paz y eso pasa por la abolición del capitalismo, por la salida y desmantelación de la OTAN y la Unión Europea, así como de los demás organismos imperialistas como el FMI, la OMC o el Banco Mundial. En definitiva, pasa por instaurar el Socialismo de manera revolucionaria.

 

¡POR EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡POR LA LIBERTAD DEL SÁHARA OCCIDENTAL!

 

Madrid, 29 de octubre de 2023

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)