1

Trabajo temporal, empleo criminal

Que en Valdepeñas (Ciudad Real) se vaya a abrir un McDonald’s, evidencia la podredumbre del capitalismo. Se ha vendido la apertura de un McDonald’s en Valdepeñas como una buena noticia de cara a generar empleo en el municipio, unos 30 empleos pero a cambio se miseria y semi esclavitud.

No es nada nueva esta situación en la hostelería (contratos temporales, sueldos ridículos, muchas horas, etc.), pero si hablamos de las cadenas como Burger King, McDonald’s, Telepizza y compañía, no sólo mencionamos la precariedad laboral, sino también el cómo juegan con la salud de la gente, clientes y trabajadores.

En lo laboral, estas empresas comienzan su búsqueda de trabajadores (o futuros explotados) con anuncios tan sugerentes como “Ideal para compaginar con estudios” –traducción: los estudiantes necesitan trabajar para pagarse los estudios porque la educación realmente no es gratuita-, a lo que se suma que ofrecen trabajos de 20/25 horas semanales (media jornada) que se transforman en 30/35, con la mitad de cotización que esto supone.

En el caso de los repartidores, además de esos anuncios tan llamativos, hay que añadir que les prometen incentivos por cada reparto hecho. Estos incentivos son un reclamo más, aunque a primera vista podrían parecer un ingreso extra maravilloso para completar el ridículo y mínimo salario que los trabajadores de estas empresas (repartidores o no) reciben, pues se cobran los incentivos sólo si el local cumple unos requisitos de ventas y tiempos desproporcionados y prácticamente imposibles de alcanzar. No podemos hablar de los repartidores sin mencionar el tema de su seguridad. Los repartidores sufren una doble peligrosidad. Mientras que sus compañeros en barra y en cocina pueden sufrir los peligros típicos de la hostelería (cortes, resbalones…), a los repartidores, además de compartir con sus compañeros esos peligros, pues realizan trabajos de camarero/cocinero aun no siendo su tarea, se suman los peligros de la carretera, tales como ser embestidos por coches, camiones y demás, agravados por la velocidad a la que se les obliga a circular, y es que tienen un tiempo límite para entregar los pedidos que, de sobrepasarlos, pueden conllevar en amonestaciones, y esto también tiene el riesgo de que se juegan una multa por exceso de velocidad, multa que evidentemente pagará el repartidor, no la empresa, que tendrá que cubrir la sanción con una cantidad similar o superior a su salario mensual (alrededor de 300/400 euros).

No podemos obviar el caso del McDonald’s de Gamarra (Vitoria-Gasteiz), donde se ha despedido a una trabajadora por presentarse a las elecciones sindicales por un sindicato alternativo a los amarillistas siervos de la patronal (CCOO y UGT). Para estas cadenas, el presentarse a las elecciones sindicales es una odisea, más aún si no lo haces con los sindicatos de CCOO y UGT, pues si lo haces con uno medianamente opuesto al capitalismo, eres despedido.

La temporalidad se marca con contratos basura, por obra y servicio, de 25 horas semanales (en la práctica), que, en el caso por ejemplo de Burger King permiten contratar a un trabajador para 3 meses, renovar otros 3 meses y, hasta hace poco, al cumplir los 6 meses, hacer indefinido. Pero esto ya no es así, pues ahora no hacen indefinidos, sino que “criban” a la plantilla, para evitar tener que renovar y hacer más “estable” a los trabajadores.

Pasemos ahora a hablar del tema salud. La comida basura, que es la que estas cadenas venden, ha sido señalada como uno de los principales problemas de obesidad en el mundo. Al problema del sobrepeso se suman otros como la salud mental (aumenta el riesgo de padecer depresión entre los jóvenes), problemas cardiovasculares, hepáticos, respiratorios, diabéticos… es decir, venden enfermedad y muerte junto con una precariedad laboral abismal. Y es que es curioso como anuncian numerosas cadenas del estilo sus servicios, con lemas parecidos a “lo primero es el cliente”, claro, porque jamás serán lo primero los derechos laborales de los trabajadores, ni tampoco la salud de los consumidores. Realmente lo primero para ellos es la ganancia monetaria.

A todo esto se suman cuestiones que se reproducen en empresas de todos los sectores en este sistema, como la obligatoriedad de realizar determinadas formaciones en tu tiempo libre y desde tu propia casa, sustituyendo de esta forma el supuesto derecho a la formación que debería garantizar el Estatuto de los Trabajadores por unos cursos en vídeo realizados fuera del horario laboral y por tanto a coste del propio trabajador.

Éste es el trabajo precario y criminal que los medios anuncian a bombo y platillo como parte de la “recuperación económica”.

Trabajo temporal, mal pagado y que no permite a los trabajadores, principalmente a los jóvenes, independizarse o comprar una vivienda, condenando a millones de trabajadores a la máxima precariedad y un futuro de miseria. Esos mismos medios que se preguntan por qué los jóvenes ya “no quieren” comprar automóviles y vivienda, son los que blanquean la explotación del capitalismo y la miseria que este sistema genera cada vez a mayor ritmo.

Esta contradicción absoluta del capitalismo, en el que los trabajadores con cada vez menor poder adquisitivo no pueden consumir los bienes que cada vez se producen a mayor ritmo por la automatización de la producción, es totalmente insalvable y sólo puede ser resuelta por la vía revolucionaria, implantando un sistema que armonice las relaciones de producción, en el que la producción de bienes y servicios sirva exclusivamente a los intereses del pueblo y no para enriquecer a una minoría parásita. Sólo la derrocación del capitalismo y la construcción del Socialismo pueden garantizar un futuro para la clase trabajadora sin miseria, explotación y muerte.

 

COMITÉ PROVINCIAL DE CIUDAD REAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




El PCOE en la Concentración en Sevilla de apoyo a la huelga del metal de Cádiz

El PCOE ha estado presente en la concentración convocada en Sevilla este lunes 22 de noviembre de apoyo a la huelga del metal que se está dando en Cádiz, además se han repartido octavillas a los asistentes haciéndoles llegar el mensaje de los comunistas. Las diferentes intervenciones del acto tenían la misma esencia reformista, pidiendo más carga de trabajo, un convenio digno o la derogación de la reforma laboral. Entre estas intervenciones ha estado la de CCOO, la del PCE y la de Adelante Andalucía, quienes han tenido la poca vergüenza de asistir a la concentración, siendo ellos unos de los principales culpables de la situación actual de la clase trabajadora y de su desmovilización, muestra de ello han sido los abucheos que algunos de ellos han recibido.

Nuestro mensaje ha sido claro, la clase trabajadora no se va a librar de su opresión con más carga de trabajo, ni con una nueva reforma laboral o con un aumento de salarios. Hace tiempo que no hay cabida para más medidas reformistas, ya que estas no atacan la raíz del problema, el cual no es otro que el sistema capitalista, un sistema caduco. La única salida para los trabajadores de Cádiz y para los trabajadores del resto del país es la unidad y la organización en torno a un Frente Único del Pueblo, no para perseguir reformas que no solucionan nada, sino para unir todas las luchas en una, ponerle fin a este sistema criminal y construir el socialismo, un sistema en el cual todos los recursos y riquezas estén al servicio de la clase obrera.

A continuación se expone la octavilla repartida en la concentración:

“El Partido Comunista Obrero Español muestra todo su ánimo y apoyo a los trabajadores en huelga en el sector del metal en Cádiz. Los trabajadores del metal, de larga tradición en la lucha para defender sus condiciones laborales, han salido sin dudar a la huelga para, una vez más, mantener sus derechos.

En la fase actual del capitalismo no hay ya margen de mejora en las condiciones laborales y de vida del proletariado. La burguesía arrecia en sus políticas contra la clase trabajadora cada día más, pues es su única vía de subsistencia ante una tasa de ganancia decreciente inherente en el sistema capitalista.

La huelga del metal en Cádiz es un ejemplo más de la vigencia del marxismo leninismo y de esta Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en el capitalismo. Por un lado, la patronal propone congelar los salarios o incluso reducirlos mientras los sindicatos vendidos y amarillos CCOO y UGT proponen subidas ridículas teniendo en cuenta el alza de los precios.

El alza de los precios debido a la inflación ha llegado ya al 5,4% en el mes de octubre, lo que supone un aumento de 1,4 puntos respecto al mes anterior. Se trata de la tasa más elevada desde septiembre de 1992. La última oferta de la patronal, según CCOO, es aumentar los salarios un 1,6% este año y un 2,1% en 2022 y en 2023. Pero los sindicatos vendidos CCOO y UGT ni se plantean vincular el aumento salarial al IPC sumando a ello un porcentaje de aumento real.

CCOO y UGT, expertos en traicionar a la clase trabajadora, firmando como vemos rebajas de las condiciones laborales, actuarán igual que en estos casos para con los compañeros del metal en Cádiz. Los trabajadores, no solo del metal en Cádiz, sino los del conjunto del Estado español en cada sector debemos afrontar la realidad que se impone hoy: CCOO y UGT son herramientas del Estado y, por ende, de la patronal, para liquidar las condiciones laborales de la clase trabajadora.

Solo el sindicalismo de clase y combativo permitirá a la clase obrera forjarse en la lucha por liberarse del yugo que hoy tiene, que va mucho más allá del salario en sí mismo, sino que le atenaza con la temporalidad, el paro, los despidos colectivos (ERE y ERTE), el alza de los precios, la pérdida de servicios públicos, la caída de pensiones y la imposibilidad de jubilarse en el futuro, etcétera.

Pero la clase trabajadora no puede quedarse en las luchas por mejoras económicas que se están dando en diferentes sectores, como la huelga de Tubacex, la cual ha durado siete meses, la huelga de Renfe o incluso las protestas que se han dado en el sector público. La realidad es que el imperialismo distribuye internacionalmente el trabajo y decide el papel que le corresponde a la economía española, y concretamente a la andaluza. La condición para que el Estado español entrara en la Comunidad Económica Europea (CEE) fue la reconversión industrial de España, y en ese proceso de la destrucción de la industria y tercerización de la economía española nos encontramos desde hace prácticamente 5 décadas.

Las condiciones de vida pésimas que viven los trabajadores se reflejan en el aumento de conflictos laborales, pero como se ha visto en repetidas ocasiones estas luchas aisladas nunca serán un triunfo para la clase trabajadora. Por lo que todas estas luchas deben unirse, ya que forman parte de una única lucha, la lucha de clases, y de un mismo problema, el sistema capitalista, un sistema que funciona a base de la explotación de la clase trabajadora.

La única salida para la clase trabajadora es organizarse en torno a un Frente Único del Pueblo, es el momento de unir todas las luchas de los diferentes sectores que conforman la clase obrera – centros de trabajo, juventud obrera, estudiantes, por una sanidad y una educación pública y universal, por pensiones de jubilación dignas, etcétera – en una única lucha de clase contra los empresarios, su sistema económico – capitalismo – y su Estado.”

 

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA CONTRA EL CAPITALISMO!

¡POR EL SOCIALISMO!

Comité Provincial del PCOE en Sevilla




Pablo Casado y la situación del sector agrario

El pasado 19 de noviembre tuvo lugar la intervención del líder del Partido Popular (PP) en el Congreso de Jóvenes Agricultores y Ganaderos de ASAJA (asociación de la patronal agraria) celebrado en Ciudad Real. Desde la Comisión de Movimiento Obrero y de Masas ofrecemos este análisis:

 

En primer lugar, debemos tener en cuenta que Casado no se está dirigiendo a simples trabajadores del sector primario (sean agricultores o ganaderos), sino que se está dirigiendo a sus patronos, es decir, los dueños de los medios de producción, aquellos que explotan a dichos trabajadores a cambio de un jornal miserable. Vemos, por tanto, un claro sentido de clase en el discurso de Casado, aunque lo inicie diciendo que ante la situación de este sector económico “no debe haber colores políticos”. Obviamente se está refiriendo a los colores políticos de los grandes capitales, sea el PP o el PSOE (que lidera el actual gobierno), los cuales no tienen diferencias sustanciales respecto a la cuestión agraria y defienden a los terratenientes frente a los trabajadores agrarios. Pese a esto, Casado intenta confundir ambos antagonismos de clase afirmando que durante el estado de alarma a causa de la pandemia producida por el coronavirus “muchos agricultores se jugaron la vida” o que estuvieron “dando el callo”. Sin duda alguna, su audiencia no se jugó la vida en ningún momento de la pandemia, sí los trabajadores a los que explotan. No en vano, nuestra organización denunció las malas condiciones de vida de los temporeros tanto en nuestro país como en el extranjero. Malas condiciones que se han dado a causa del deseo de estos explotadores de ahorrar costes, impidiéndoles trabajar en condiciones favorables para evitar contagios o no facilitarles agua y jabón para desinfectarse.

 

En segundo lugar, Casado ofrece una serie de reflexiones acerca de lo que se debería mejorar en el sector primario. En todo momento se muestra partidario de la dependencia de la Unión Europea y su Política Agraria Común (PAC), hablando de las ayudas (el habla de “estímulos de emprendimiento”) que se van a reducir a causa de exigencias medioambientales. La cuestión medioambiental, a lo largo de su discurso, se le antoja como exagerada y sensacionalista, lo que nos recuerda aquella frase de Karl Marx de “el capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos”. Pablo Casado habla de cómo los agricultores (es decir, la burguesía agraria) son los que más se preocupan de la situación del medioambiente, haciendo especial énfasis en el sector ganadero: “que se diga que el sector cárnico y ganadero es contaminante, es tremendo”.

 

Con la boca pequeña reconoce que hay casos en la agricultura donde “puede haber algo” de contaminación. Es bastante cínica esta declaración teniendo en cuenta que en este país se vive uno de los mayores desastres ecológicos en el Mar Menor (Murcia) a causa del vertido excesivo de nitratos y fosfatos en sus aguas, fruto de la agricultura intensiva, que obliga al empleo masivo de fertilizantes, pesticidas, degradación de la tierra y sobreexplotación de sus recursos hídricos, como ya denunciamos en un artículo. Respecto al sector ganadero o cárnico, que es lo que más menciona Casado, también tenemos ejemplos cercanos de contaminación, como es el caso de El Arabí (en el municipio de Yecla, también en Murcia), donde hay movilizaciones vecinales contrarias a la construcción de una granja porcina (perteneciente a Cefusa, principal suministradora de ganado del Grupo Fuertes), algo de lo que también se hizo eco nuestro partido. El vertido de los purines de cerdos (resultado de la limpieza con agua de los excrementos de los cerdos) es altamente contaminante (siendo su control obligatorio en el estado español) y podrían aproximarse al casco urbano en caso de lluvias torrenciales. No es de extrañar la complicidad de Casado en este tipo de contaminación teniendo en cuenta que su partido es el representante (al igual que el PSOE) de la burguesía murciana.

 

En tercer lugar, Casado también está defendiendo a la patronal agraria cuando habla de una bajada de impuestos a la misma. Para llevarla a cabo, según nos dice, se debería aplicar la denominada “mochila austríaca”, poniendo de ejemplo la Italia de Mario Draghi (el mismo que promovió la privatización de diferentes empresas públicas), la Francia de Emmanuel Macron (cuando las protestas francesas en el sector agrícola están a pie de calle, y donde se explota a temporeros inmigrantes, entre ellos españoles) o Polonia (uno de los países más inclinados a la extrema derecha de la UE). Estos son los modelos de política fiscal del fascista Pablo Casado. La mochila austríaca no deja de ser un modelo laboral que busca facilitar aún más la explotación de los grandes empresarios y terratenientes al permitirles el despido gratuito y generar mayor precariedad entre la clase obrera. De nuevo, las intenciones clasistas de Casado se pueden apreciar en su discurso.

 

Finalmente, Pablo Casado, el mismo que acusa a otros de haber visto a un campesino “solo en una serie de Netflix”, remata su discurso con unas declaraciones que han sido muy publicitadas en diferentes medios de comunicación:

 

Además de todo esto, lo que al menos no merecéis es que se os ataque. Claro, que yo esté escuchando que la agricultura española es esclavista es algo que a mí me ofende. Me ofende. Porque para un agricultor sus trabajadores son su familia”.

 

¿En qué realidad vive Casado? Entre el año 2020 hasta el presente se ha denunciado la explotación de temporeras marroquíes en los campos de fresa de Huelva, que no sólo sufren abusos laborales sino también sexuales por parte de sus patronos. También hay denuncias de agresiones violentas, como la que sufrió otro trabajador inmigrante que fue apuñalado por el dueño de la finca para el que trabajaba. En otros casos, estos trabajadores mueren y son abandonados a su suerte frente a centros de salud por sus patronos sin que estos den la cara al no haber regularizado su situación laboral, como es el caso de un jornalero marroquí de Hinojares (Jaén) por su patrón (apoderado de VOX, socios hasta hace unos días del gobierno andaluz presidido por el partido de Casado) o del nicaragüense Eleazar Blandón, de 42 años, obligado a trabajar para su patrón en plena alerta naranja causándole su muerte y abandonado, al igual que el caso anterior, por su patrón en la localidad de Lorca (Murcia). O cuando en plena pandemia, y el peligro que conlleva esto para su salud, centenares de temporeros dormían a la intemperie en la provincia de Jaén durante la campaña de la aceituna.

 

Incluso un relator especial de la ONU, Philip Alston, denunció la situación de hacinamiento en la que vivían los temporeros de Lepe (Huelva):

 

Los inmigrantes con los que hablé en Lepe y en las afueras de Huelva viven en chabolas y no tienen ni agua, ni electricidad, ni alcantarillado; viven en condiciones precarias, en las que en cualquier momento hay un incendio, se duchan al aire libre y algunos llevan más de cinco años allí, se deben mejorar esas condiciones. La industria de la fresa mueve más de 500 millones de euros y las grandes empresas deben preguntarse cómo esto sigue así y tomar medidas para mejorar esas condiciones”.

 

Pocos días antes de este discurso incluso se viralizó en Twitter un video donde un jornalero pide a su patrón que cumpla con sus derechos laborales, a lo que este responde que le da igual la ley (de nuevo, la burguesía agraria incumple su propia legalidad) e incluso hace un amago de agresión a este:

 

En ningún momento de los casi 30 minutos que dura el discurso de Casado se hace una alusión, por minúscula que sea, a estas cuestiones. Simplemente porque para él los jornaleros (sean nativos o extranjeros) sólo son instrumentos con los que la patronal extrae su riqueza. No es-para él y cualquier otro político al servicio del capitalismo-la cuestión prioritaria. Conviene así mismo recordar, como ya hicimos en otro artículo, que el latifundio no es sólo un elemento fundamental del capitalismo monopolista de Estado, sino un sostenimiento del fascismo en España. No es casualidad que gran parte de estos terratenientes están vinculados a organizaciones abiertamente fascistas como VOX, siendo esta organización una de las grandes defensoras de los intereses de ASAJA. Casado sabe esto a la perfección como buen fascista. No en vano al día siguiente de su discurso, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Franco (20 de noviembre) acudió a una misa en honor al dictador en Granada.

 

Como conclusiones, vemos que la política de Casado (que es a grandes rasgos la misma de todas las organizaciones al servicio del capital), se posiciona abiertamente con la patronal agraria en detrimento de los trabajadores del campo, es dependiente de la Unión Europea, contraria a la preservación del medioambiente y pro-latifundista.

 

En su lugar, el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) lleva en su programa político la defensa de una Reforma Agraria, la cual debe ser antilatifundista y antimonopolista, haciendo hincapié una vez más en la necesidad de salir de la Unión Europea como requisito imprescindible para que esta sea realmente efectiva. De esta forma se pondrá freno a la burguesía agraria que no duda en explotar nuestros recursos naturales y a nuestra clase con la intención de obtener más ganancias. Sólo el fin del capitalismo y la socialización de los recursos naturales pondrá fin a esta situación.

 

Así mismo, debemos tomar conciencia que, al igual que la burguesía se organiza a nivel nacional e internacional para defender sus intereses, nosotros, la clase obrera, debemos hacer lo propio y construir su propio órgano de poder de manera que conformemos un Frente Único del Pueblo con la clara intención de acabar con la dictadura de la explotación del hombre por el hombre.

 

¡Por la Reforma Agraria Antilatifundista y Antimonopolista!

¡Fortalece el Partido Comunista Obrero Español!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Socialismo o barbarie!

 

Córdoba, 27 de noviembre de 2021

 

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Sobre el acto público del PCOE en Sevilla del 13 de noviembre

El pasado 13 de noviembre el PCOE celebró un acto público en el cual se trató la situación que vive la clase trabajadora de Sevilla y del mundo. En dicho acto se leyó un comunicado en el cual se hace un repaso de algunos de los diferentes conflictos que se están dando en Sevilla y en el Estado español y de la situación insostenible del sistema capitalista. Posteriormente se debatió sobre este mismo asunto y sobre el papel de los comunistas hoy en día. La conclusión fue clara, la única salida es la unidad de los comunistas y la organización de la clase trabajadora en torno a un Frente Único del Pueblo y en torno al sindicalismo de clase. A continuación se expone dicho comunicado:

“Los barrios obreros de Sevilla se encuentran entre los más pobres de España, encontrándose tres de ellos (el Polígono Sur, Los Pajaritos y Torreblanca) entre los cuatro barrios con una menor renta media anual, siendo esta inferior a los 6.000€. Esta situación de pobreza no es algo exclusivo de estos barrios, es una situación que vive toda la clase trabajadora. Sevilla finalizó el año 2020 con una tasa de paro del 22’44%, con una tasa de temporalidad del 32’55%. Situación que empeora para los más jóvenes de clase trabajadora, con una tasa de paro juvenil en Andalucía del 52%, quienes además tienen un salario medio que apenas supera los 8.000€.

Estas condiciones límite que vive la clase trabajadora se ven reflejadas en los diferentes conflictos laborales que se están dando en todos los sectores. Como es el caso del sector público, donde el pasado 28 de octubre se organizó una huelga para denunciar los recortes, la temporalidad de los trabajadores de las administraciones públicas y el llamado “Icetazo”, por el cual se ha decretado que aquellos que no tengan 10 o más años de experiencia pierdan sus empleos y sean obligados a presentarse a unas oposiciones, acuerdo que ha sido firmado por los grandes sindicatos CCOO, UGT y CIG.

Estos recortes, aunque se suelen atribuir a los gobiernos del PP, se han dado a lo largo de la historia del capitalismo monopolista de estado y es que los funcionarios públicos han perdido desde 1982 más de un 40% de su poder adquisitivo. Otros ejemplos de estos recortes son los despidos de 3000 sanitarios a través de un mensaje de whatsapp o el nuevo bloqueo a la contratación de personal sanitario. Recortes en sanidad que se ven reflejados en el aumento de suicidios y autolesión en los jóvenes o en el aumento del número de cánceres sin diagnosticar.

En cuanto a la educación, durante la pandemia hemos podido ver cómo los políticos desconocen la realidad del alumnado, además se ha vuelto a poner de manifiesto la falta de profesorado. Por no hablar de las FP Dual, las cuales no son más que una forma de proveer de mano de obra barata para los capitalistas.

Otro ejemplo de decadencia del sistema de educación pública es la privatización de los servicios de la universidad de Sevilla, en 2011 los puestos de mantenimiento del personal de la universidad eran un total de 215; estos puestos han pasado a un total de 200 en 2020. Sin embargo, durante estos años las infraestructuras de la universidad han aumentado, generando por lo tanto más carga de trabajo que debería haberse traducido en más puestos de trabajo, en lugar de menos.

Y es que, como todo en el sistema capitalista, lo público es gestión burguesa y, como tal, su fin sirve a los intereses de los capitalistas y de los monopolios.

Otro ejemplo más de la explotación que ejercen los capitalistas son las condiciones lamentables que sufren los trabajadores del campo, donde los jornaleros, la mayoría inmigrantes, tratan de sobrevivir aceptando las miserias que los propietarios imponen, viviendo en unas condiciones infrahumanas. Así es el caso de las temporeras marroquíes de los campos de fresa de Huelva, que no sólo son explotadas laboralmente, sino que sufren acoso y agresiones sexuales por parte de sus patrones, o como el caso del jornalero nicaragüense de 42 años en Lorca (Murcia) que fue obligado a trabajar para su patrón en plena alerta naranja, lo que le causó la muerte. Además, su cuerpo desfallecido fue abandonado en un centro de salud por este mismo patrón. La situación actual del campo no hace más que dejar clara la necesidad de una reforma agraria antilatifundista y antimonopolista.

No son mejores las condiciones en la industria cárnica, donde hay constantes accidentes laborales y donde se amenaza a cualquier trabajador que intente luchar por mejorar sus condiciones. Esto mismo le ocurrió a Kalidou Balde, senegalés de 44 años, que intentó crear una sección sindical en el matadero Mafriges y tras haber sido amenazado si no abandonaba sus intenciones y activismo, bajaron su salario de 1.700 euros a 1.300, sirviendo de escarmiento al resto de sus compañeros.

Un caso concreto de la miseria que vive la clase trabajadora en Sevilla lo podemos ver en Persán, empresa en la que ni siquiera se respetan el Convenio colectivo ni el Estatuto de los Trabajadores, dándose importantes brechas salariales entre trabajadores con las mismas funciones, imponiendo la empresa unilateralmente el calendario laboral y dónde no se respeta la normativa de prevención de riesgos laborales. Además en Persán el 70% de los trabajadores están contratados por empresas externas, sufriendo incluso una peor situación laboral. Situaciones que permiten los mismos sindicatos traidores de siempre, CCOO y UGT.

También pudimos ver como a principios de 2021 los trabajadores de Aernnova estuvieron más de 80 días en Huelga por lo despidos anunciados por la empresa en febrero, finalmente se llegó a un acuerdo por el cual se despedirían a 40 trabajadores este año y a 33 en 2022, acuerdo con el que claramente perdía la clase trabajadora y ganaba la empresa, aun así dicho acuerdo fue celebrado como una victoria por CCOO, mostrando una vez más su sindicalismo amarillo y su traición a la clase obrera.

Estos despidos no son más que consecuencia de la automatización de la producción, y de la transición digital y ecológica que se está llevando a cabo desde hace años en la economía mundial.

Esto mismo está sucediendo en la factoría de Renault de Sevilla, donde en julio se despidió a 18 trabajadores en la fábrica de Renault en el barrio de San Jerónimo. Mientras que dicha empresa recibe ayudas millonarias del Estado como parte de esta transición tecnológica y ecológica. Además Renault anunció en 2020 una nueva operación de marketing: Renaulution, operación que se basa en la reducción de costes, como la mano de obra, la mayor flexibilización de las plantillas y el desplazamiento de la producción a otros países para obtener mayores ganancias.

Según diversos informes, el proceso de automatización en el Estado español afectará en torno a un 50% de los trabajos actuales, siendo los sectores del transporte, la logística y la industria donde más puestos de trabajo se podrían perder. Se suele poner al Covid como excusa para justificar todos estos despidos, pero lo que realmente hay detrás es un cambio del modelo productivo basado en la robotización.

Sin embargo, esta automatización en manos de la clase obrera y generando productos y servicios con el único fin de satisfacer las necesidades del ser humano, se convierten en herramientas de progreso que mejoran la calidad de vida, pero como vemos, bajo el capitalismo, se convierte en paro y en mayor miseria para la clase trabajadora, ya que el único fin de este sistema es aumentar los beneficios de los capitalistas.

Uno de los últimos conflictos laborales que se han dado en Sevilla ha sucedido en el sector de la limpieza, el pasado 24 de octubre los sindicatos ASC, CNT y CGT convocaron una concentración como protesta por la inminente firma del nuevo convenio provincial de limpieza de edificios y locales por parte de CCOO y UGT, convenio que abunda en la precariedad y explotación en un sector en gran medida feminizado y en el que en la mayoría de los casos no llega al SMI.

Como vemos todos estos conflictos tienen un factor común, el cual no es otro que el papel de los sindicatos amarillos, principalmente CCOO y UGT, los cuales firman todo tipo de acuerdos en contra de la clase trabajadora. Y es que estos sindicatos verticales son una herramienta fundamental del capitalismo, los cuales no tienen otro objetivo que desorganizar y traicionar a la clase trabajadora. Prueba de este papel fundamental que cumplen son los millones con los que el Estado riega a estos sindicatos, aumentando en un 56% las subvenciones en comparación con 2020 o que la propia patronal reconozca la necesidad y la “responsabilidad” de sus sindicatos del sistema.

Entre estos acuerdos destaca la subida del salario mínimo interprofesional de 15€ al mes, lo cual no es más que una burla a los trabajadores teniendo en cuenta que la inflación en España se sitúa en el 5’5% y se espera que a final de año llegue al 7%, o las negociaciones de cada ERE, por las cuales los sindicatos traidores se llevan un porcentaje en concepto de gastos de gestión.

También conocimos hace poco la intención del gobierno de impulsar los planes públicos de pensiones, que estarían gestionados por entidades privadas, por lo que no implican más que la privatización de estas. Este acuerdo también será firmado por CCOO y UGT, quienes a pesar de que sacan comunicados en los que dicen defender las pensiones públicas, por otro lado, ofrecen planes de pensiones privados a sus afiliados, participando y obteniendo pingües beneficios de estos.

Tampoco nos podemos olvidar de la supuesta derogación de la reforma laboral del PP, la cual llevaban tanto PSOE como Unidas Podemos en sus programas pero que sigue sin llegar, a pesar de haberse comprometido a ello junto a Bildu en mayo de 2020, siendo este el ejemplo más claro de cómo este gobierno se está riendo de la clase trabajadora.

Además, el gobierno más progresista de la historia, no ha hecho nada para evitar los altísimos precios de la luz que se han dado en los últimos meses, siendo su única medida bajar el IVA, lo cual no solo no ha conseguido frenar la subida del precio de la luz, sino que además significa una menor recaudación de impuestos, conllevando en la práctica un mayor aumento de los beneficios de la burguesía. La solución para Unidas Podemos es crear una empresa de energía pública, pero, como ya hemos visto en repetidas ocasiones, estas empresas públicas bajo el capitalismo acaban de la misma forma, privatizadas.

Y si hay un tema que muestra las mentiras de este gobierno, especialmente de Unidas Podemos, es el de los desahucios. Desde hace meses han estado anunciando que estos se iban a parar, pero sin embargo los desahucios por impago del alquiler entre enero y marzo de 2021 son un 14% superiores a los datos del mismo periodo de 2020; los desahucios por impagos de hipotecas entre enero y marzo de 2021 son un 6,5% superiores a los datos del mismo periodo de 2020; los desahucios por otras causas aumentaron un 46,2% en ese mismo periodo con respecto al año anterior. Es decir, hay más que antes de la pandemia. Y estos no se llevan a cabo solo por las fuerzas represivas del estado, sino que también se llevan a cabo por empresas de desokupacion fascistas, de esta forma ocurrió en el edificio Pinillos de Sevilla hace unos días. Y es que el capital recurre al fascismo cada vez que lo necesita para defender sus intereses.

Como vemos este gobierno no es más que otro gobierno al servicio de los capitalistas, gobierno que se llena la boca a la hora de hablar de defender a la clase trabajadora, pero que en la realidad no es diferente a cualquier otro gobierno. Además, no solo traiciona y miente a la clase trabajadora, sino que además ha provocado, junto a los sindicatos vendidos, la desmovilización de esta. Ya que, sin duda alguna, si cada una de estas políticas las hubiera llevado a cabo un gobierno del PP o si las pésimas condiciones en las que se encuentra la clase trabajadora se dieran con dicho gobierno, estos mismos partidos y sindicatos estarían llamando a la protesta.

La situación actual del capitalismo es insostenible, siendo la propia burguesía la primera que es consciente de esto, por ello, para intentar mantener con vida un sistema que ya está caduco está imponiendo un cambio de modelo productivo. Cambio que, como ya hemos comentado, se basa en la automatización y robotización de la producción. Además a esto hay que sumarle el aumento del teletrabajo, lo cual no es nada más que el paso previo a la generalización de la uberización del trabajo, el trabajo a destajo, con lo que se busca acabar con las relaciones laborales actuales y sustituirlas por la relación empresa-autónomo, de forma que en lugar de ganar un salario en base a las horas trabajadas, se pasara a ganarlo en base a las unidades de trabajo producidas, haciendo que los trabajadores compitan entre ellos por sacar el trabajo más rápido y barato a fin de asegurar la futura demanda. Es decir, no hará más que empeorar la vida de los trabajadores.

Pero, aunque los capitalistas hagan lo imposible para salvar este sistema, el capitalismo es un sistema caduco. Prueba de ello es la contradicción que supone este cambio de modelo, ya que el aumento de la robotización, como hemos dicho, supone una disminución de los puestos de trabajo. Sin embargo, los beneficios de los capitalistas les llegan a través de estos, del trabajo de la clase obrera, por lo que su cuota de ganancia caerá. Además, el mayor paro y los menores salarios tendrán como consecuencia la caída de la capacidad de gasto, por lo que se producirán mercancías que no podrán ser consumidas. A su vez, se debilitarán los ingresos en las arcas del Estado, dado que estas se sostienen principalmente por las rentas del trabajo y los impuestos que paga la clase obrera, y con ello, se debilitará el propio Estado, que es el mayor instrumento de opresión que tiene la burguesía.

Con todo lo expuesto queda claro que el capitalismo es un sistema moribundo y que la única salida es poner todos los recursos y las riquezas al servicio de la clase trabajadora para de esta forma cubrir todas nuestras necesidades, es decir, armonizar el sistema de producción con las fuerzas productivas.

Para que esto se dé son necesarias dos condiciones, unas objetivas y otras subjetivas. Como hemos visto las condiciones objetivas para acabar con este sistema se dan de sobra. En cuanto a las condiciones subjetivas, para que estas se den es necesario que el sujeto revolucionario, la clase obrera, se organice y asuma su papel en la historia, que no es más que mandar al capitalismo al estercolero de la historia. Para que ello se dé el PCOE está trabajando en desarrollar tres pilares fundamentales.

El primero es la unidad de los comunistas, unidad que el Partido Comunista Obrero Español lleva impulsando desde hace más de un año. Y es que sin la unidad de los comunistas y su organización será imposible organizar a la clase trabajadora.

Por otro lado, es necesaria la organización en los centros de trabajo en sindicatos de clase, ya que como hemos visto los sindicatos amarillos no hacen más que defender los intereses de los capitalistas. Esta visión del sindicalismo es la que defiende la Federación Sindical Mundial y sus sindicatos afiliados, que en el Estado español es ASC, Alternativa Sindical de Clase.

Por último, es necesario unir la lucha de los trabajadores en los centros de trabajo con las luchas de la clase obrera en los barrios, con la lucha de los estudiantes obreros en defensa de sus intereses y por la conquista de derechos, con la lucha de la mujer trabajadora, de los jubilados y pensionistas, de los jornaleros, en definitiva unir todas las luchas de los sectores del proletariado en alianza con otras clases laboriosas conformando Frente Único del Pueblo, un contrapoder obrero y popular contra el capitalismo y su Estado.”

 

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Comité Provincial del PCOE en Sevilla




Cádiz, hay que acabar con el oportunismo para superar al capitalismo

Los obreros del metal gaditano suman días de huelga general indefinida. Estamos viendo escenas que demuestran la naturaleza reaccionaria del Estado y que acreditan que el oportunismo y la socialdemocracia, cuando están en el gobierno, actúan de la misma manera que los fascistas. Así, el gobierno de progreso del PSOE y PODEMOS/IU/PCE – apoyado, no lo olvidemos, por ERC, EH-BILDU y demás partidos de la “izquierda” del sistema – no duda en sacar tanquetas a la calle contra los obreros y apalear inmisericordemente a todo trabajador, importándoles bien poco su edad con el objetivo de garantizar el esquirolaje y de salvaguardar los intereses de los empresarios ¡Ese es el papel del Estado burgués! ¡Esa es la naturaleza del capitalismo!

El Convenio Colectivo del Metal gaditano ha sido el detonante de un conflicto larvado durante mucho tiempo como lo expresan las sucesivas huelgas que se han ido produciendo en las empresas auxiliares del metal de Cádiz y la comarca de la Janda tiempo atrás, lucha de los trabajadores subcontratados y precarios a la que los sindicatos del régimen, CCOO y UGT dieron la espalda.

Sin duda, las criminales políticas capitalistas, suscritas plenamente por CCOO y UGT se han dejado sentir en esa provincia, donde la sobreexplotación en forma de subcontratación azota a los trabajadores no sólo con la precariedad laboral, sino con la falta de seguridad en el trabajo que ha segado la vida de muchos obreros del metal. Asimismo, los datos nos muestran los efectos del sistema que nos señalan que en la provincia de Cádiz, junto con Huelva, están a la cabeza en cifras de paro, superando de manera holgada el 23% de paro, con el 43,27% de la población que ni tiene trabajo (regulado por un contrato de trabajo) desistiendo de buscarlo ante la imposibilidad de encontrarlo – condenados a la precariedad máxima, a la economía sumergida para poder vivir –  y donde sólo el 43,60% dispone de un trabajo regulado por un contrato de trabajo, siendo la juventud obrera la más azotada superando la tasa de paro juvenil el 50%.

Durante todo este tiempo, en el metal gaditano, como acontece en todos los sectores de la producción y en toda la geografía española, la patronal, su Estado y sus sindicatos – CCOO y UGT – no han dudado en fomentar la desigualdad y dividir a la clase obrera en trabajadores de primera, segunda o tercera, esto es, dividendo a los trabajadores entre subcontratados y trabajadores de las empresas matrices – o lo que es lo mismo, los monopolios – que suelen ser los que sufren o el convenio provincial o sectorial – que por norma general ni tan siquiera se cumple  – o los que disponen de un convenio de empresa y, cómo no, consagrándose la división entre trabajadores eventuales o temporales y trabajadores indefinidos, por no hablar de los que son de una provincia u otra aunque formen parte del mismo ramo o sector de la producción. La división, la desorganización y la desideologización de los trabajadores es la fórmula necesaria por la burguesía para derrotar a la clase obrera y, en esa tarea, la patronal cuenta con la determinada colaboración de sus sindicatos – CCOO y UGT – y el oportunismo.

Mientras se suceden los actos de solidaridad con los trabajadores gaditanos del metal y estos sobrepasan a los traidores sindicatos del régimen CCOO y UGT forzándolos a desdecirse del Convenio de traición que tenían apalabrado ya para los trabajadores gaditanos, los esbirros de la burguesía bajo las siglas de CCOO y UGT no dudan en apuñalar a los trabajadores gaditanos escenificando la traición con la firma del Convenio del Metal de la Provincia de Sevilla, en plena lucha del Metal en la Provincia de Cádiz, el cual fue preacordado hace 28 días. Un Convenio provincial del Metal sevillano que consagra la devaluación salarial y que satisface plenamente los intereses de la patronal hispalense.

El capitalismo en su fase monopolista, putrefacta, en su fase actual, es un sistema caduco donde la burguesía lo apuesta absolutamente todo a la automatización al objeto de tratar de incrementar sus márgenes de ganancia, sin embargo, y a pesar de agudizar el grado de sobreexplotación de los trabajadores y despojar a una parte cada vez mayor de la clase obrera del trabajo y lanzarlos al paro y la pobreza, contempla como sus márgenes de ganancia se reducen cada vez más.

El sistema económico actual, el capitalismo monopolista, está en bancarrota y solo se sostiene por la violencia, el engaño y, fundamentalmente por la lucha ideológica sin cuartel que los monopolios libran contra la clase obrera y contra la negación de los capitalistas y su formación socioeconómica, contra el socialismo y la ciencia emancipadora del proletariado, el marxismo-leninismo.

La lucha hoy trasciende el convenio, y afecta no sólo al Metal de Cádiz sino al conjunto de la clase obrera. Hoy el Metal de Cádiz enseña a los obreros del Estado no sólo la dignidad sino que el camino es la lucha. Hoy la lucha del Metal de Cádiz muestra no sólo las vergüenzas de muchos mal llamados comunistas que hacen dejación de sus funciones y lanzan consignas a los trabajadores totalmente reformistas como, por ejemplo, “¡A por un convenio justo y digno!” cuando la solución a los problemas de la clase obrera hoy no pasa por la consecución de un convenio que, por justo y digno que sea, consagra la explotación, el capitalismo y la existencia de explotadores y explotados. La salida de la clase obrera no pasa por sostener un sistema moribundo, criminal e injusto sino por finiquitarlo, por hacer que el desarrollo tecnológico y la inmensa riqueza que genera no esté en manos de una minoría inhumana y explotadora y pase a manos de la clase obrera, auténtica artífice de ese desarrollo de la producción que debe convertirlo en progreso social y ello sólo puede hacerse acabando con el capitalismo y construyendo el socialismo.

Pero para ello hay que acabar con la influencia del oportunismo en el seno del movimiento obrero. Sin duda los trabajadores del Metal de Cádiz están escribiendo una página importantísima de dignidad obrera y, sobre todo, está retratando todo aquello que debe ser barrido: Un Estado fascista que únicamente le importa reprimir a los obreros y servir a los monopolios; unos sindicatos vendidos al capital – CCOO y UGT – que son un instrumento fundamental de los monopolios para dividir y traicionar a la clase obrera y el oportunismo en el seno del movimiento comunista rehuyendo una parte de sus responsabilidades de vanguardia a la par que  se convierten en retaguardia rebajando la ideología emancipadora de la clase obrera, el marxismo-leninismo, en un momento de lucha abierta donde la clase obrera está en una disposición mejor de comprender no sólo la faz criminal del sistema sino la necesidad que tiene de romper con el capitalismo y llevar a cabo su misión histórica, la destrucción revolucionaria del capitalismo y la construcción del socialismo.

 

¡PARA CONQUISTAR EL SOCIALISMO HAY QUE ERRADICAR AL OPORTUNISMO!

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA Y LA UNIDAD DE TODAS LAS LUCHAS SECTORIALES EN UNA ÚNICA LUCHA REVOLUCIONARIA POR EL SOCIALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 24 de noviembre de 2021

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




La huelga del metal en Cádiz. La lucha hoy ya no es solo por los salarios

En la fase actual del capitalismo no hay ya margen de mejora en las condiciones laborales y de vida del proletariado. La burguesía arrecia en sus políticas contra la clase trabajadora cada día más, pues es su única vía de subsistencia ante una tasa de ganancia decreciente inherente en el sistema capitalista.

La huelga del metal en Cádiz es un ejemplo más de la vigencia del marxismo leninismo y de esta Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en el capitalismo. Por un lado, la patronal propone congelar los salarios o incluso reducirlos mientras los sindicatos vendidos y amarillos CCOO y UGT proponen subidas ridículas teniendo en cuenta el alza de los precios.

El Partido Comunista Obrero Español muestra todo su ánimo y apoyo a los trabajadores en huelga en el sector del metal en Cádiz. Los trabajadores del metal, de larga tradición en la lucha para defender sus condiciones laborales, han salido sin dudar a la huelga para, una vez más, mantener sus derechos.

Sin embargo, con CCOO y UGT esta huelga se convierte en una pantomima, pues sin duda estas centrales sindicales vendidas a la patronal acabarán por firmar, como ya lo hicieran en el pasado, retrocesos para la clase trabajadora bajo la excusa de haber logrado alguna mejora en lo ofrecido inicialmente por la patronal.

El alza de los precios debido a la inflación ha llegado ya al 5,4% en el mes de octubre, lo que supone un aumento de 1,4 puntos respecto al mes anterior. Se trata de la tasa más elevada desde septiembre de 1992. La última oferta de la patronal, según CCOO, es aumentar los salarios un 1,6% este año y un 2,1% en 2022 y en 2023. Pero los sindicatos vendidos CCOO y UGT ni se plantean vincular el aumento salarial al IPC sumando a ello un porcentaje de aumento real.

De hecho, CCOO y UGT ya firmaron el pasado mes de septiembre el nuevo convenio del metal de Córdoba con un alza salarial del 1% este año y del 2% en 2022, lo que supone una pérdida de poder adquisitivo teniendo en cuenta el alza de precios actual. Y más recientemente, el preacuerdo en el Convenio de Cárnicas que también consumaría, de firmarse finalmente, una enorme pérdida económica para los trabajadores del sector, con alzas muy por debajo del aumento del IPC.

CCOO y UGT, expertos en traicionar a la clase trabajadora, firmando como vemos rebajas de las condiciones laborales, actuarán igual que en estos casos para con los compañeros del metal en Cádiz. Los trabajadores, no solo del metal en Cádiz, sino los del conjunto del Estado español en cada sector debemos afrontar la realidad que se impone hoy: CCOO y UGT son herramientas del Estado y, por ende, de la patronal, para liquidar las condiciones laborales de la clase trabajadora.

Solo el sindicalismo de clase y combativo permitirá a la clase obrera forjarse en la lucha por liberarse del yugo que hoy tiene, que va mucho más allá del salario en sí mismo, sino que le atenaza con la temporalidad, el paro, los despidos colectivos (ERE y ERTE), el alza de los precios, la pérdida de servicios públicos, la caída de pensiones y la imposibilidad de jubilarse en el futuro, etcétera.

La lucha hoy no se da en el terreno económico, sino en el terreno ideológico principalmente. Así, la burguesía impone primero su ideología, haciendo ver al trabajador la necesidad de bajarse el sueldo para mantener su puesto de trabajo para, después de la derrota ideológica, imponer su victoria en lo económico. Los comunistas debemos ser los primeros en dar esa batalla en cada frente de masas, en cada centro de trabajo, para fortalecer y elevar ideológicamente a nuestros compañeros para sustentar una lucha contra el sistema capitalista con garantías de éxito.

Y en el terreno sindical sólo el sindicalismo de clase y combativo, adherido a los principios de la Federación Sindical Mundial, garantiza poder hacer ese trabajo que permita a los camaradas elevar ideológicamente a los compañeros de cada empresa para afrontar las luchas más allá de lo económico e inmediato, y hacer comprender a los compañeros que la lucha es por derribar el sistema capitalista, podrido, corrupto y acabado, y construir el socialismo, máxima aspiración del proletariado.

 

¡Socialismo o barbarie!

Comisión de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del PCOE




Saludo al Partito Comunista con motivo de su 24º Congreso

Estimados camaradas del Partito Comunista:

Desde el Partido Comunista Obrero Español os enviamos un saludo revolucionario con motivo del 24º aniversario de vuestra organización y agradecemos poder celebrar con vosotros una fecha tan importante.

Los Congresos son momentos de enorme importancia, pues llenan de energías renovadas a una militancia que debe luchar cada día contra viento y marea en una coyuntura donde la realidad del movimiento obrero no es favorable para las fuerzas revolucionarias. Actualmente, el Movimiento Comunista Internacional atraviesa un momento de profunda crisis, la cual coincide con una época de total descomposición del sistema capitalista mundial, de gran depresión global donde el imperialismo constata cada día su completo agotamiento como fase superior del modo de producción capitalista. No obstante, aunque la bestia esté herida debemos tener más claro que nunca que los Estados burgueses solo pueden ser derrocados de forma revolucionaria y siendo sustituidos por su contrario: el Estado o semi-Estado socialista, proletario, como un eslabón esencial en la cadena de esfuerzos que emprenderá la clase obrera para conseguir la emancipación de la humanidad.

En el plano europeo son muchas las batallas que tendremos que librar conjuntamente. Los monopolios, a través de sus agrupaciones imperialistas – UE, OCDE, OTAN, la Comisión Trilateral o el futuro ejército europeo que planteó recientemente Emmanuel Macron – imponen su dictadura, siendo a través de los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio (OMC) desde donde se dirige la implementación de forma práctica de sus dictados y que los Estados capitalistas, como meras sucursales de estos, ejecutan en contra de los intereses de las amplias masas proletarias.

Desde nuestra organización esperamos que las relaciones entre nuestros Partidos avancen y profundicemos en nuestras respectivas líneas programáticas, pues la construcción de un Movimiento Comunista Internacional libre de los viejos métodos y podredumbres ideológicas del pasado es una precondición necesaria para que el proletariado mundial pueda unirse y hermanarse también en términos clasistas.

Camaradas, tenemos en nuestras manos el deber de construir una alternativa marxistaleninista, cuya exigencia mínima sea imponer la dictadura del proletariado, para acabar de una vez con el sombrío abismo de pobreza, miseria, embrutecimiento ideológico y de guerra imperialista que es el mundo hoy en día. Sin más, saludamos de manera afectuosa a toda vuestra militancia y os deseamos los mayores éxitos en vuestro próximo Congreso del día 27 de noviembre.

 

¡UNIRE, ORGANIZZARE, PROPORRE E AVANZARE!

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO!

Madrid, 19 de noviembre de 2021

Bernardo Baños González

Secretario de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.)




Elecciones en Chile, apoyamos a Eduardo Artés, de UPA y PC(AP) [ESP/ING]

Los Partidos de Izquierda y Organizaciones Antiimperialistas abajo firmantes de esta Declaración expresamos todo nuestro apoyo a la candidatura presidencial del profesor Eduardo Artés Brichetti por Unión Patriótica (UPA) y el PC(AP). Es el único candidato con un proyecto patriótico, popular, antiimperialista y de izquierda que estará presente en las elecciones del próximo 21 de noviembre en Chile.

Desde el Levantamiento Popular del 18 de octubre de 2019, todas las fuerzas políticas que han sido parte del modelo neoliberal que mantuvo al pueblo chileno en la miseria por más de 30 años de supuesta “democracia”, han intentado canalizar el descontento de las masas a través de propuestas de “cambio” meramente cosméticas. Sólo buscan emparchar y salvar al capitalismo dependiente del imperialismo, el neoliberalismo y los privilegios de quienes se benefician.

Pero los trabajadores, sectores populares y los pueblos originarios ya no están dispuestos a ser simples súbditos. Ya no quieren seguir recibiendo las migajas de la oligarquía. Y la candidatura del profesor Eduardo Artés es una muestra clara de aquello. Los tiempos en que el pueblo optaba por el “mal menor” están llegando a su fin. Así son los planteos de los partidos de la Socialdemocracia quienes ya gobernaron Chile, llamando a votar a Boric, un hediondo personaje que apoya la represión a los trabajadores.

El pueblo chileno debe ir tras el poder político, porque ese es el camino hacia las transformaciones revolucionarias que la parte más consciente y movilizada hoy está demandando en las calles. Los trabajadores, sectores populares, intelectualidad antiimperialista y pueblos originarios deben estar en el centro de todo. Y la única herramienta que tienen para lograrlo es la Unión Patriótica (UPA).

Los compañeros y camaradas de UPA y del PC(AP), están jugando un rol muy importante en las luchas y en estas elecciones que se avecinan. Las posibilidades son favorables a ampliar su influencia política y social. El contexto, tanto nacional como internacional, favorece sus propuestas de fondo. Confiamos plenamente en el trabajo de militancia que vienen desarrollando. Creemos que la candidatura del profesor Artés puede traer grandes sorpresas, porque es el único candidato que está levantando un proyecto revolucionario antiimperialista. Y, a diferencia del resto, sus manos están bien limpias.

Cuentan con todo el apoyo y la solidaridad de los Partidos de Izquierda y Organizaciones Antiimperialistas abajo firmantes y muchos otros militantes antiimperialistas de América Latina y el Mundo. Que esta simpatía política atraviese la la Cordillera de los Andes y llegue plenamente a toda la militancia de UPA-PC(AP).

Así y todo, sea cual sea el resultado electoral, bien sabemos que las elecciones burguesas no son el fin, sino un medio para aumentar las luchas de clases a fondo, hasta alcanzar un país liberado, un pueblo feliz y un futuro socialista.

 

¡LA LUCHA CONTINÚA HASTA REFUNDAR CHILE!

 

Firman:

Partido de la Liberación (PL) de Argentina.

Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista Leninista) – CPGB ML.

Partido Comunista de Alemania (KPD).

Workers World Party – Partido Mundo Obrero (WWP) – EEUU.

Euskal Komunisten Batasuna / Unión de Comunistas Vascos (EKB).

Coordinadora Simón Bolívar (Venezuela).

Partido Comunista de Albania (PKSH).

Unión Proletaria (España).

Movimiento M – 48 (Italia).

Partido Socialista de los Trabajadores de Croacia (SRP).

Partido Comunista Obrero Español (PCOE).

Partido Comunista del Kurdistán (KCP).

Partido Comunista Egipcio.

Comunistas de Serbia.

Convergencia Socialista (Italia).

Proletariat Schweiz (Suiza).

Movimiento por la Paz y el Socialismo (Cantabria).

Volksrat der Suryoye in Europa (Consejo de los Suryoye en Europa).

Solidario GB.

R.A.S.H. Buenos Aires.

Foro Pacifista de Ciudad Real (España).

ARLAC asociación belga de solidaridad.

Organización Republicana Bielorrusa del PCUS (BRO KPSS).

Asociación Pública Republicana “Por la Unión y el Partido Comunista de la Unión” (RPO SKPS).

Partido de los Trabajadores de España (PTE).

Partido de la Revolución Popular (PRP) Rep. Dominicana.

Joven Guardia Roja de España (JGRE).

 

 

Chilean Elections, we support Eduardo Artés of UPA and PC(AP)

 

The undersigned left wing parties and Anti-imperialist Organisations in this Declaration express all of our support for the presidential candidature of teacher Eduardo Artés-Brichetti for the Unión Patriótica (UPA) and the PC(AP). He is the only candidate with a project that is patriotic, popular, anti-imperialist and left wing, who stands in the next Chilean elections on the 21st of November.

Since the People’s Uprising on 18th October 2019, all the political organisations were part of the neoliberal model that kept the Chilean people in misery for more than 30 years of supposed “democracy”, they have tried to channel the discontent of the masses through proposals of “change” that were merely cosmetic. They only seek to patch-up and save capitalism (that depends on neoliberalism) and the privileges of those who benefit from it.

But the workers, popular sectors and native peoples are no longer willing to be simple subjects. They no longer wish to keep receiving the oligarchy’s crumbs. And the candidature of Eduardo Artés is a clear sign of that.  The times when the people opted for the “lesser evil” are coming to an end. Those are the postures of the Social-democracy who already governed Chile, calling on people to vote for Boric, a smelly character who supports the repression of workers.

The Chilean People must reach political power because that is the way for revolutionary transformations, part of whom the most concious and mobilised are today demonstrating in the streets. The workers, the popular sectors, the anti-imperialist intelectuals and native peoples must be in the center of everything.  And the only tool that they have to achieve this is the Unión Patriótica (UPA).

The compañeros/ras and comrades of UPA and the PC(AP), are playing a very important role in the struggle and the elections that are coming soon. There are real possibilities to influence their political and social surroundings. The context, nationally as well as internationally, favour their main proposals. We plainly trust the militancy efforts carried out. We believe that teacher Artés candidature could bring great surprises, because he is the only candidate that is presenting an anti-imperialist and revolutionary project. And, differently to the rest, his hands are clean.

They count on all the support and solidarity of the undersigned Left Wing Parties and Anti-imperialist Organisations and many other anti-imperialist militants of Latin America and the World. We hope that this political sympathy crosses the Andean Mountain range and is received by the UPA-PC(AP) militancy.

All in all, whatever the electoral result (we know very well that burguise elections are not an end in itself) but a channel to make the class struggle greater, until a liberated nation is achieved, with a happy people and a socialist future.

 

Signed by:

Partido de la Liberación (PL) de Argentina.

Communist Party of Great Britain (Marxist Leninist) – CPGB ML.

Communist Party of Germany (KPD).

Workers World Party – Partido Mundo Obrero (WWP).

Euskal Komunisten Batasuna / Union of Basque Communists (EKB).

Coordinator Simón Bolívar (Venezuela).

Communist Party of Albania (PKSH).

Proletarian Union (Spain).

Movement M – 48 (Italy).

Croatian Socialist Workers Party (SRP).

Spanish Communist Workers Party (PCOE).

Kurdistan Communist Party (KCP).

Egyptian Communist Party.

Communists of Serbia.

Socialist Convergence (Italy).

Proletariat Schweiz (Switzerland).

Movement for Peace and Socialism (Cantabria).

Volksrat der Suryoye in Europa (Council of the Suryoye in Europe).

Solidarity GB.

R.A.S.H. Buenos Aires.

Pacifist Forum of Ciudad Real (Spain).

ARLAC Belgian solidarity association.

Belarusian Republican Organization of the CPSU (BRO KPSS).

Republican Public Association “For the Union and the Communist Union Party” (RPO SKPS).

Party of the Workers of Spain (PTE).

Party of the Popular Revolution (PRP) Dominican Republic.

Young Red Guard of Spain (JGRE).




¡Libertad para Georges Abdallah y para todos los presos políticos!

Desde el año 1984 se encuentra en la prisión de Lannemezan (Francia) el revolucionario libanés Georges Ibrahim Abdallah, acusado de terrorismo a través de un montaje instrumentalizado por el imperialismo francés, si bien sabemos que esta detención se debe a motivaciones políticas por su militancia en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), organización marxista-leninista que combate a nivel internacional el imperialismo y terrorismo sionista contra el pueblo palestino, así como por su papel en la fundación de las Fracciones Armadas Revolucionarias Libanesas (FARL). Pese a que Georges Ibrahim Abdallah puede desde 1999 solicitar la libertad condicional tras cumplir sus primeros quince años de prisión, el Estado francés le niega ese derecho (incumpliendo su propia legalidad), ya que este se mantiene firme en sus convicciones revolucionarias y no se arrepiente de su militancia comunista. Así mismo, cuando el sistema judicial francés autorizó su liberación a través de un decreto de expulsión para ser deportado a su país natal (Líbano), esto fue impedido por presiones estadounidenses e israelíes.

 

Los diferentes gobiernos que se han sucedido en Francia, desde la socialdemocracia a la derecha, posicionados abiertamente con el imperialismo israelí, han rechazado liberarlo. Si bien el pretexto original de su detención fue el de portar documentación falsa (un pasaporte argelino), los cargos aumentaron tras su detención, acusándole de haber matado a un agente del Mossad y a un militar estadounidense en París. El gobierno argelino intercedió por él y Francia negoció su canje a cambio de un prisionero mantenido como rehén en Argelia. Este prisionero sería liberado por Argelia, pero Abdallah no, lo cual nos confirma que las promesas de los imperialistas sólo comprometen a quienes creen en ellas.

 

De esta manera, el Estado francés sigue manteniendo secuestrado a Georges Ibrahim Abdallah tras 37 años, siendo considerado este uno de los presos políticos más antiguos en Europa. Desde septiembre del 2020 se realizan campañas por su liberación tanto en Francia como en otros países, como es el caso del Estado español, donde el pasado 31 de octubre hubo una manifestación en el centro de Madrid exigiendo no sólo su liberación, sino la de la totalidad de los presos políticos palestinos.

 

 

Georges Ibrahim Abdallah forma parte de la tradición internacionalista propia de los comunistas, combatiendo por la libertad de Palestina siendo él libanés, al igual que Che Guevara, siendo argentino, combatió a la tiranía en diferentes naciones, sea en la Cuba de Batista, en el Congo contra los asesinos del líder progresista Patrice Lumumba o finalmente en la Bolivia del dictador René Barrientos. El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), al cual perteneció Abdallah antes de integrarse en las Fracciones Armadas Revolucionarias Libanesas (FARL), también practica este internacionalismo con los pueblos oprimidos. Como ya hablamos en otro artículo, a diferencia de Al-Fatah de Arafat (que lo mismo buscaba aliados entre países socialistas o progresistas que con naciones reaccionarias como Arabia Saudí), el FPLP tenía a sus principales aliados entre los países socialistas o identificados con el llamado “socialismo árabe”. Mientras que la burguesía palestina del gobierno títere de Cisjordania apoyó al régimen marroquí en su ocupación del Sáhara Occidental y su represión contra el pueblo saharaui, el FPLP manifestó la continuidad de su apoyo internacionalista al Frente Polisario. Además, debido a su carácter laico, muchos palestinos y árabes procedentes de familias cristianas (como es el caso de Abdallah, de familia cristiana-maronita libanesa), apuestan por esta organización en lugar de otras identificadas con el islamismo político, caso de Hamás o Yihad Islámica.

 

Recordemos, además, que Abdallah no es el único preso político en Francia por su defensa de la causa palestina, como es el caso del venezolano Ilich Ramírez, que fue secuestrado por los servicios secretos franceses violando toda la legalidad internacional cuando se encontraba refugiado en Sudán en 1994. Desde la República Bolivariana de Venezuela llevan años exigiendo a Francia su liberación, campaña liderada por las Juventudes Comunistas del PCV. Pese a cuestiones que se le podrían criticar en lo práctico, así como algunas de sus desviaciones ideológicas, no cabe duda de que su mantenimiento en prisión se debe a cuestiones políticas contrarias al sionismo.

 

Dejando a un lado a Francia, no podemos olvidar el hacer mención al caso de la española Juana Ruiz Sánchez, de 62 años, trabajadora humanitaria de los Comités de Trabajos para la Salud, detenida en Israel desde abril de este mismo año acusada de cinco cargos, entre los que se encuentra el pertenecer supuestamente a una organización que destinaba fondos internacionales al FPLP, considerado terrorista tanto por Israel como por la Unión Europea. En agosto compareció ante un tribunal militar israelí portando grilletes y sin un intérprete que le tradujera al español lo que allí se decía. Todo esto, ante el silencio cómplice del autodenominado “gobierno más progresista de la Historia”, que en ningún momento ha salido en defensa de Juana Ruiz. Esto no nos debe de extrañar, pues el PSOE, partido que lidera el actual gobierno, reconoció el 17 de enero de 1986 al Estado de Israel, estando en la presidencia Felipe González. De igual modo, el presidente Zapatero, justificó la venta de armas españolas a Israel por ser una cantidad “insignificante”.

 

De esta manera vemos que tanto Francia como España, independientemente de qué partido gobierne, están alineadas con los intereses imperialistas de EEUU y de Israel, su punta de lanza en la región de Oriente Medio contra los pueblos árabes, sea el palestino, el libanés, el sirio, etc. La obligación de todo revolucionario es defender la liberación de todos los presos políticos que combaten las injusticias, no obstante, conviene recordar algunas de las palabras del camarada Georges Ibrahim Abdallah:

 

“No basta con que el Estado del Líbano <<exija>> o más bien <<pida>> mi liberación, también es necesario que el equilibrio de poder realmente existente pueda hacer entender a los representantes del imperialismo francés que mi encarcelamiento está empezando a pesar más que las posibles amenazas inherentes a mi liberación. Sólo en este caso la orden de mi expulsión al Líbano ya no encontrará oposición. Por eso, queridos amigos y camaradas, la solidaridad más apropiada que se puede llevar a cualquier protagonista revolucionario encarcelado es la que se desarrolla cada vez más en el campo de la lucha contra el sistema de explotación y dominación.”

 

¡LIBERTAD PARA GEORGES I. ABDALLAH!

¡LIBERTAD PRESOS POLÍTICOS!

¡POR PALESTINA LIBRE!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO!

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Reforma laboral: el gobierno ‘progresista’ se ríe de los trabajadores

Si revisamos el programa electoral con el que Unidas Podemos se presentó a las últimas elecciones, entre muchas promesas vacías que jamás se cumplirán podemos encontrar lo siguiente con respecto a las reformas laborales de PSOE (2010) y PP (2012):

En el programa electoral del PSOE podemos encontrar también referencias a la reforma laboral del PP, a la que se le atribuyen todos los males, incluidos los que son consecuencia directa de la reforma laboral del PSOE de 2010:

Ya en mayo de 2020, PSOE, Unidas Podemos y Bildu pactaban “derogar de manera íntegra” la reforma laboral del PP de 2012:

Llevamos ya años escuchando en los medios al gobierno de coalición hablar de la derogación de la reforma laboral, algo que técnicamente de hecho no es posible como tal, pues la reforma laboral no es una ley, sino que fueron modificaciones de una ley ya existente, el Estatuto de los Trabajadores, ley que no se va a derogar en ningún momento. Entendemos pues que en todo momento, estos partidos estaban hablando de revertir los cambios realizados en esas reformas laborales –o en la reforma laboral del PP ahora que todos han rebajado sus promesas electorales-.

Leyendo los diferentes programas electorales, los acuerdos previamente alcanzados y las diferentes noticias en las que el gobierno habla de derogar la reforma laboral, podríamos pensar que en noviembre de 2021 la reforma laboral del PP –la del PSOE ahora la dan por buena sus socios de gobierno– estaría ya derogada. Sin embargo, el pasado 2 de noviembre PSOE y Unidas Podemos anunciaban que habían alcanzado un acuerdo –otro más– para derogar la reforma laboral de 2012.

Sólo una panda de sinvergüenzas oportunistas puede seguir anunciando algo que llevan años prometiendo e incumpliendo, como si nada, con la naturalidad de quien lleva en su ADN la traición y el engaño. La ‘nueva’ política ha demostrado ser la misma basura que la vieja, esa que venían a cambiar. No hay más que echar un vistazo a las declaraciones de Yolanda Díaz, la mitificada ministra de trabajo a la que la progresía y algunos medios de manipulación rinden pleitesía como si de una diosa se tratase, en las que matizaba la supuesta derogación de la reforma laboral.

En dichas declaraciones aclaraba la ministra: “¿Técnicamente se puede derogar la reforma laboral del Partido Popular? No, porque fue una reforma expansiva que afectó a más de 20 preceptos del Estatuto de los Trabajadores, a varios reales decretos y directivas”, añadiendo que “sería irresponsable”.

Evidentemente que la reforma en sí no es derogable técnicamente, pero las modificaciones realizadas en el Estatuto de los Trabajadores por ambas reformas son técnicamente reversibles, volviendo a la situación anterior, o volviendo a actualizar los artículos modificados por las reformas para recuperar los derechos perdidos.

Pero la realidad es que el anterior Estatuto de los Trabajadores, siendo menos malo que el actual, así como nuestra constitución y la gran mayoría de leyes, son el fruto de la democratización del franquismo en nuestro país, trasladando la gran mayoría de las prerrogativas fascistas a nuestra legalidad.

Sin embargo, para quienes defienden la transición como un proceso modélico, volver al Estatuto de los Trabajadores anterior a las reformas laborales es parte de su argumentario político y de sus promesas electorales, como bien hemos podido comprobar. No obstante, la ministra considera “irresponsable” aplicar las medidas que su coalición electoral (Podemos-PCE-IU) llevaba en el programa para las últimas elecciones. Incluir medidas “irresponsables” en un programa electoral para engañar a tus votantes debe ser algo muy ‘responsable’ para quienes pretenden a toda costa defender este Estado fascista.

En este sentido, lo primero que hay que analizar es cómo el gobierno de coalición ha dado por buena la reforma laboral del 2010 implantada por el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, y qué medidas se implantaron entonces:

  • Descuelgue de convenios: La reforma laboral introdujo la posibilidad para las empresas de que, en caso de crisis, no se aplicase el régimen salarial previsto por el convenio colectivo de ámbito superior a la empresa, permitiendo de esta forma a las empresas reducir las condiciones salariales.

  • Reducción de jornada por causas económicas: Se habilitó igualmente a las empresas a reducir la jornada y el sueldo entre un 10% y un 70% por causas económicas.

  • Ampliación de la indemnización de 33 días por año trabajado en despidos improcedentes: A pesar de que la indemnización por despido improcedente en el anterior Estatuto de los Trabajadores estaba fijado en 45 días por año trabajado, existía un tipo de contratación de fomento del empleo que permitía una indemnización de 33 días. La reforma laboral de 2010 amplió el número de trabajadores que pasaban a poder ser despedidos con una indemnización de 33 días, incluyendo a trabajadores con más de tres meses en las listas del desempleo, los desempleados entre 31 y 44 años que hayan tenido un contrato fijo y que se les hubiera extinguido un contrato de carácter indefinido en una empresa diferente, a los desempleados que en los dos años anteriores hubieran estado con contratos temporales, y a los contratados temporales a quienes la empresa quisiera hacer fijos desde la reforma.

  • Calificación de procedencia de despido por pérdidas de la empresa: esta reforma habilitó la posibilidad de despedir objetivamente por causas económicas, lo que reduce la indemnización de 45 días a 20, permitiendo a la empresa acogerse a este modelo en base a “pérdidas actuales o previstas”. De esta forma, una previsión de pérdidas en una empresa que tiene beneficios –previsión realizada por la propia empresa– bastaría para despedir a trabajadores ahorrándose más del 50% de la indemnización, facilitando enormemente los despidos.

  • Despido por absentismo: Esta medida permitía a las empresas despedir por absentismo a aquellos trabajadores que faltaran a su puesto de trabajo durante más de un 20% de las jornadas hábiles a lo largo de dos meses consecutivos, o el 25% si son cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.

Estas medidas son ahora ratificadas en los acuerdos firmados por PSOE y Unidas Podemos al olvidar por completo la reforma laboral del 2010 y centrarse únicamente en la de 2012. Pero más allá de eso, ya podemos ver claramente cual será la dirección de la nueva reforma laboral que llevará a cabo el gobierno títere, que se adaptará a los ajustes que exige Europa para entregar los fondos del plan de recuperación.

El pasado 3 de noviembre ya dejaba una pista la ministra en una entrevista en La Sexta, en la que aclaraba que el Gobierno “no va a tocar el despido” en su nueva reforma, aclarando que “la reforma laboral del PP fue muy agresiva, y este Gobierno va a actuar en lo más urgente y necesario del mercado de trabajo, que es su modernización”.

Para la ministra ‘comunista’, la rebaja en la indemnización por despido que entre PSOE y PP implantaron en sus respectivas reformas y que ha permitido a las empresas acometer millones de despidos desde entonces, no es algo urgente ni necesario. Lo importante es ‘modernizar’ el mercado de trabajo, que no es más que un eufemismo de permitir más libertad a las empresas para aplicar las medidas que consideren para mantener sus beneficios a costa de las condiciones de la mayoría trabajadora.

Ese discurso de ‘modernización’ que hoy defiende Yolanda Díaz es el mismo que Pedro Sánchez exponía en el debate de investidura de 2019, señalando que quería configurar un nuevo Estatuto de los Trabajadores debido a lo arcaico del anterior que, según él, “data de los 80s del siglo pasado”, algo que no supone ningún problema para estos lacayos del imperialismo cuando se trata de la podrida Constitución de 1978, que sentó las bases para que los franquistas se levantaran de un día para otro siendo demócratas, que apuntaló el dominio de los monopolios salvaguardando la divina propiedad privada de los medios de producción, protegiendo a ultranza al capitalismo, negando los derechos democráticos de las naciones oprimidas, conservando intacto el aparato franquista dentro del Estado (ejército, judicatura, etc).

El Plan de Recuperación pactado con la Comisión Europea incluye también estos apuntes que indican claramente el sentido de las medidas que este gobierno pretende aplicar en materia de mercado laboral, hablando de la “modernización de la negociación colectiva”, o de la subcontratación, indicando que “procede una modernización de su regulación que asegure un uso adecuado en los supuestos que mejoran la actividad productiva”.

Por encima de todo este juego de titulares y noticias propagandísticas, del teatrillo del simulado enfrentamiento dentro del ejecutivo, de las vergonzantes declaraciones de la derecha más reaccionaria que casi parecen pretender hacer bueno al gobierno actual, la realidad es que este sistema es totalmente irreformable, y que gestionado por oportunistas o por fascistas, sólo avanzará en una dirección, en la cada vez mayor explotación de la clase trabajadora.

Sólo la demolición del capitalismo y la construcción revolucionaria del socialismo pueden garantizar unas condiciones dignas para la mayoría trabajadora. No hay otra salida que arrebatar los medios de producción a la burguesía monopolista que es quien dicta las leyes que los gobiernos acaban aplicando, constituir un poder obrero alternativo a través de un Frente Único del Pueblo que garantice que la riqueza que generamos los trabajadores esté al servicio del pueblo. La disyuntiva es clara, o ellos o nosotros.

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)