1

Comunicado del Partido Comunista Obrero Español

 La muerte de 15 inmigrantes por la actuación de la Guardia Civil que trataban de llegar por mar a las fronteras de Ceuta, y los hechos sucedidos en Alcalá de Henares, donde la Policía Nacional asaltó literalmente la sede del PCE, sin ningún tipo de autorización, deteniendo a dos militantes de dicho partido y ocasionando varios heridos, se enmarcan dentro de las medidas represivas que acompañan a las políticas reaccionarias que van coinvirtiendo a nuestro país en un lugar secuestrado por la derecha política y económica.

El PP trata de imponer una especie de estado de excepción que provoque el terror en la población, para que ésta ceje en su empeño de exigir justicia ante tanta corrupción institucional y acepte el vandalismo económico, perpetrado por su gobierno, cuyo fin es el de fortalecer a los monopolios, multinacionales y bancos a costa del empobrecimiento de las clases trabajadoras.

El Partido Comunista Obrero Español exige la dimisión del Ministro del Interior y el encarcelamiento de los ejecutores materiales de las muertes de los inmigrantes y se solidariza con los militantes del PCE detenidos, aunque puestos ya en libertad con cargos y con las personas heridas por la actuación de la policía nacional, exigiendo la anulación de los cargos y la condena penal para los policías y para quienes son los responsables de la orden de asalto.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

 

{module [201|rounded]} 




Los fascistas suizos ganan la iniciativa “popular” contra los trabajadores extranjeros

La Unión Democrática del Centro (antiguo Partido de los Campesinos, Artesanos y Burgueses) que representa a la burguesía más reaccionaria de Suiza ha conseguido que se apruebe su propuesta de limitar la imigración “en función de los intereses económicos globales de Suiza” y respetando el principio de la “preferencia nacional”1.

Los viejos fantasmas del fascismo recorren Europa con cada crisis periódica del capitalismo y se nutren del descontento de los trabajadores locales que pasan penurias y ante la falta de la influencia del comunismo.

Los autores de la iniciativa alientan el rechazo a los trabajadores inmigrantes culpándolos de los males que vive el país: “paro en aumento (la tasa de paro que roza el 8% entre los extranjeros), trenes abarrotados, carreteras saturadas, alquileres y precios de terrenos en alza, pérdida de tierras agrícolas valiosas, presión sobre los salarios, criminalidad extranjera, abuso en materia de asilo, pérdida de identidad cultural a la cabeza de las empresas, fuerte proporción de extranjeros a la carga de la ayuda social y otros seguros sociales”2

En un país que rebosa en abundancia y lujo siendo el mayor paraíso fiscal del mundo recaudando más de 2,3 billones de euros3 en capitales extranjeros que provienen de la explotación de las clases trabajadoras del resto del mundo, y de los cuales 660.000 millones de euros no está sujeto a impuestos4, ¿cómo puede haber tal cantidad de problemas? ¿Si la mayor cantidad de riqueza de Suiza la producen los trabajadores del resto del mundo? ¿Cómo pueden ser ellos el problema?

Además el ejemplo de las iniciativas “populares” en Suiza muestra como la burguesía controla perfectamente todo tipo de “libre” elección o referéndums mientras disponga de los medios materiales y económicos de los que no dispone los trabajadores. Es así como consigue generar una opinión favorable. Una mentira mil veces contada se convierte en verdad.

No es ahí donde los comunistas deben librar la batalla sino allá donde vive y trabaja la clase obrera: centros de trabajo, fábricas, barrios, universidades, fincas, pueblos,… dándole la alternativa de sociedad y democracia que es el Socialismo a aquellos que producen una riqueza que se escapa de sus manos y que circula libremente mientras a nosotros nos imponen cuotas como si fuéramos ganado.

El PCOE llama a la unión de los comunistas de Europa para organizar a los proletarios europeos con el objetivo de llevarlos al poder sin más términos medios pues ninguna reforma nos devolverá la dignidad y son los intentos de reformas las que nos han traído hasta aquí.

Comisión de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español


1http://www.immigration-massive.ch/content/initiative/enonce-de-l-initiative/

2http://www.immigration-massive.ch/content/

3Suiza: UBS alerta por fuga de capitales si se levanta secreto bancario“, Diario Ambito Financiero, 17 de Septiembre de 2012

4Suiza: UBS alerta por fuga de capitales si se levanta secreto bancario“, Diario Ambito Financiero, 17 de Septiembre de 2012

 {module [201|rounded]}




¿Etapismo o Socialismo?

Numerosos países de América Latina han elegido el sendero del “progreso” vía hacia el socialismo. Primero el desarrollo y luego el socialismo, suelen decir sus dirigentes y quienes les siguen desde Europa.

El PCOE se ha solidarizado siempre con estos pueblos, porque cada país puede elegir el destino que más les guste; sin embargo, cuando se habla de desarrollo como una etapa hacia el socialismo, aún defendiendo la libertad de elegir por los pueblos, tenemos que ser honestos y expresarnos tal como lo sentimos y lo vemos.

Para Lenin, después del imperialismo no puede haber más que socialismo, y todo lo que se intente por terceras vías, cualquiera que sea el nombre que reciba y más allá de los propósitos que guíen a los líderes, no superará el capitalismo. La revolución bolivariana ha suscitado muchas esperanzas, pero, en aquellos que han renunciado hace muchos años al socialismo científico y que huérfanos de teorías y faltos de experiencias que soporten su abjuración, se aferran a cualquier posibilidad real o no. Resulta muy difícil, siquiera suponer que después de España, Chile, demás abortos, todavía haya partidos y dirigentes que tengan fe en llegar al socialismo por evolución desde las entrañas del capitalismo. Pero los hay y en nuestro país tenemos el ejemplo del PCE-IU, que aún sustentan que desde la Constitución española se puede llegar al socialismo. Exacto, para estos, tiene más credibilidad un papel emborronado que la lucha de clases.

Pero veamos. La primera fase contempla el desarrollo capitalista de la nación para dar bienestar al pueblo, adquirir la tecnología necesaria para luego, siempre un luego indeterminado, poder iniciar la etapa socialista. Para un marxista es fácil desmontar esta teoría viciada y desahuciada por la historia, pero no lo es para todo un pueblo que ha depositado sus ilusiones en un líder carismático y querido.

En primer lugar, hay que contar con que las grandes burguesías nacionales e internacionales deben estar dispuestas para sacrificarse. ¿Es pensable que la burguesía imperialista se instale en Venezuela, Bolivia o en cualquier otro país, para cooperar con sus gobiernos a que la liquide? ¿Es pensable que una empresa española, pongamos el ejemplo de AYESA, con capital institucional, que reprime los derechos sindicales de sus trabajadores, que está despidiendo impunemente, que ha congelado los salarios desde hace años, etc.,  vaya a ir a América Latina para ayudar a los gobiernos a elevar el nivel de vida de sus trabajadores sabiendo que después va a ser sacrificada? No, puesto que de  empresas imperialistas están llenas las naciones “etapistas”:  se instalan allá porque van a explotar aún más a sus trabajadores que a lo españoles, rusos…, porque sus salarios son más bajos. Van allá para acaparar mercado, adquirir poder económico y también político. Van allá para pelear contra los otros imperios y arrebatarles cotas de mercado y de poder.

Mucho de incauto debemos tener si creemos que los Estados Unidos, cuya credencial más fiable es la de haber intervenido en 70 golpes de estado y la mayor de las veces en América Latina, se va a quedar quieto y renunciar a su imperio, por no sabemos qué.

En virtud del proceso gradual, ha llegado Lula a transformar a su PT en una organización al servicio de industriales, sustituyendo las reivindicaciones de los trabajadores por los objetivos de los capitalistas. Por el “etapismo”, o sea, por convivir con los imperialistas, Evo Morales ha tenido que responder contundente a las protestas de indígenas.

Los supuestos teóricos, en los que basan los países etapistas para convivir con el capitalismo durante una primera etapa sin fecha de caducidad, son falsos. Se trata de alcanzar la independencia antiimperialista. Pero como sabemos la independencia de un imperio capitalista en el modo de producción burgués, durante la fase del imperialismo, es una burda patraña, pues solo se puede dar en el socialismo. Pero los etapistas hacen juegos malabares para convencernos de que no es así, que basta con desligarse de EE.UU , el único imperio según ellos, y llegar a acuerdos con los países emergentes, especialmente Rusia y China, e incluso se admitió en tiempo que España “subimperialista” podría entrar en este juego.

Mucho tenemos que pensar y mal, para llegar a la conclusión que Rusia, China y España, acuden al mercado latinoamericano con fines altruistas y no imperialistas. Pero este es el único sostén teórico que puede sustentar una tal locura. De China ya hemos hablado en varias ocasiones y para no crear una polémica que descentre el tenor literal y central del presente escrito, nos referimos a Rusia. ¿Es Rusia un país capitalista o socialista? Las empresas rusas que intentan arrebatar a los EE.UU el mercado, ¿pertenecen al estado capitalista y a la propiedad privada, o al pueblo ruso? Por cualquier lado que miremos y analicemos llegamos a la conclusión que América Latina, al igual que Oriente Medio, África y Asia, están en estos momentos de grave crisis en el centro de las disputas interimperialistas, que se va agudizando aceleradamente, con evidente peligro para la humanidad.

El centro vital de la revolución bolivariana y del etapismo, lo conforma actualmente Venezuela, que por cuestiones económicas, y porque a juicios de todos, lleva su proceso en varios escalones más arriba que los demás países. Pero Venezuela, de lleno en el etapismo, es decir, en el capitalismo todavía, no ha logrado desterrar una corrupción propia de un país clasista, que ya se hace eterna y que junto con la falta de seguridad social, el deficiente abastecimiento y la presión del capital endógeno para que el gobierno devalúe la moneda, más una oposición fuerte, asesorada y pagada por EE.UU y Europa, no ofrece muchas garantías de consolidación y longevidad al pretendido desarrollismo.

No hay que ser un lince para saber que si Venezuela cae, el destino de América Latina se complicará. Lo preocupante, no es que nosotros nos demos cuenta, sino que los EE.UU. saben muy bien que asestando el golpe mortal a Venezuela, el viejo imperio recuperaría su tarta sin tener que repartir trozos con nadie.

EE.UU y Europa lo han intentado ya y lo volverán a hacer mientras vean la posibilidad de derribar el chavismo que estorba por esos lares para su reconquista. La reconquista de América Latina sería un duro golpe para la política de expansión de los “países” emergentes y situaría a los yanquis y a Europa en inmejorables condiciones para continuar la lucha por el poder el mundo.

Las tres muertes y los 23 heridos ocasionados por los opositores al régimen venezolano, es un aviso fuerte y contundente, de que el proceso de un golpe de estado está en marcha. La intención es producir el caos que provoque una guerra civil y la posterior intervención del imperialismo americano, para imponer el orden, su orden. No hay tiempo que perder en dudas, se requiere firmeza y rotundidad e inmediatamente las transformaciones radicales que permitan al pueblo hacerse con la situación. De lo contrario, una vez más correrá la sangre de mártires inocentes sobre la que el imperio recuperará su paraiso.

El PCOE denuncia las tretas del imperialismo para conducir a Venezuela hacia su muerte, y nos solidarizamos con el gobierno de Maduro en la inteligencia de que sabrá imponer los intereses vitales de su nación frente a falsas disquisiciones y dudas peligrosas que nos hagan recordar de nuevo a nuestros hermanos de CHILE.

FUERA EL IMPERIALISMO DE VENEZUELA

¡VIVA LALUCHA DEL PUEBLO VENEZOLANO!

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

 

{module [201|rounded]}

 




Sectores de la oposición generan violencia y muertes en Venezuela

La Embajada de la República Bolivariana de Venezuela ante el Reino de España en relación a los acontecimientos ocurridos en Venezuela el miércoles 12 de febrero puntualiza lo siguiente:

•    Siguiendo los disturbios que venían promoviendo desde hace días, sectores violentos de la oposición venezolana tomaron el 12 de febrero, día de la juventud, para generar hechos vandálicos en distintas ciudades del país, que terminaron en el lamentable saldo en todo el territorio de 3 fallecidos y decenas de heridos.

•    El centro de estas acciones fue una marcha de la oposición en Caracas, encabezada por Leopoldo López, Maria Corina Machado y Antonio Ledezma –líderes de partidos políticos de la ultra derecha—, la cual partió de  las inmediaciones de la Universidad Central de Venezuela (UCV) hacia el Ministerio Público, con la excusa de entregar un documento a la Fiscal General de la República. Esta movilización contó con todas las garantías de seguridad del Estado.

•    La excusa de la movilización era la detención de unos extremistas que en  la ciudad de San Cristóbal (estado Táchira)  el día 6 de febrero atentaron con acciones violentas contra la residencia del Gobernador del estado, poniendo en peligro a su familia y a niños que asistían a  tratamientos especiales por discapacidades.

•    No obstante, al llegar a la sede del Ministerio Público los líderes de la marcha rechazan la invitación a  dialogar con la Fiscal General,  Luisa Ortega Díaz, o sus representantes. En su lugar, operadores políticos se dirigieron a los asistentes y lanzaron consignas contra la Fiscal General.

•    En paralelo se registró la llegada de grupos con mochilas, pasamontañas que comenzaron a agredir con disparos de armas caseras y piedras a las unidades de la Policía Nacional. Una vez que se retiraron López, Machado y Ledezma las agresiones se extendieron hacia la Fiscalía General.

•    Estas acciones violentas dejaron un lamentable saldo de 3 ciudadanos fallecidos, el primero un líder de un colectivo chavista. Además se registraron 66 heridos.•    Inmediatamente, el presidente de la República, Nicolás Maduro, en alocución pública manifestó: “Estamos enfrentados a un golpe de Estado en Venezuela en desarrollo y la Revolución Bolivariana va a triunfar por el camino de la Constitución, de las leyes y habrá paz en Venezuela (…) Lamentó la sangre que se derramó en Venezuela por un pequeño grupo de dirigentes irresponsables violentos”. Asimismo alertó: “No son grupo espontáneos, están entrenados (…) le venimos siguiendo la pista desde hace tiempo. Hay un grupo neofascista que utiliza las libertades públicas y la democracia con el fin de prepararse para derrocar al  Gobierno Nacional por vías violentas y no lo voy a permitir”.

•    Por su parte, el ministro para Relaciones Exteriores, Elías Jaua, declaró que los grupos neofascistas que actuaron “buscaban con sus acciones expandir la violencia por todo el territorio nacional”. En este sentido, exhortó a que no se distorsione desde los medios las acciones que puedan tomar las instituciones del Estado para aplicar a estos sectores las sanciones que establezca la Ley.

•    El ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, adelantó que el día de hoy ofrecerá detalles sobre el desarrollo de estos acontecimientos tan lamentables y la información que se dispone sobre sus responsables.

En vista de los continuos llamados que sectores antidemocráticos de la oposición venezolana han venido haciendo a la violencia en el país, acompañados por una exacerbación de matrices negativas por parte de la prensa nacional e internacional, que pretenden presentar al país en caos, la Embajada alerta a la opinión pública y medios españoles sobre la repetición de un guión que ya vivió el país con el golpe de Estado de abril de 2002 y la violencia promovida por grupos de la oposición después de las elecciones del 14 de abril de 2013.

Embajada venezolana en España. 13 de febrero de 2014.

 

{module [201|rounded]}




Al final las traiciones las pagan los trabajadores y los pueblos

Siempre se ha dicho que España, fue en la época de Franco, una colonia de los EE.UU y nadie lo puede negar, las bases militares del imperio instaladas en territorio español así lo certifica. Y hoy, cuando gobiernan los hijos del franquismo el brillo de la frase se ha vuelto refulgente, la actitud que tuvo Rajoy en relación con el espionaje norteamericano lo prueba sin ningún tapujo. Pero seríamos injustos si ocultásemos que los deseos de la reacción se cumplen no sólo por imposición, también por la traición de los PSOE y PCE que en esta cuestión, como en el derecho a la autodeterminación, colocaron a nuestros pueblos en una situación vejatoria y peligrosísima para su integridad física.

La llegada de la democracia burguesa, muy lejos de disociarse de los aspectos más negros del franquismo, echó anclas en sus cimientos. Y ese anclaje ha permitido a la burguesía dominar a las clases trabajadoras, prepararse para una posible revolución popular y, cómo no, hacer de los trabajadores carne de cañón de los enemigos de los Estados Unidos. Así como suena.

En 1972, en pleno fascismo, el PCE de Carrillo aceptó la entrada de España en el entonces Mercado Común Europeo(MCE), con la coletilla “cuando se alcance la democracia” y así lo asume en la conformación en la Junta Democrática junto a los representantes de la alta burguesía española.

El 19 Agosto de 1976, el diario El País decía: “El secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo, ha contestado públicamente al comentario que el comunicado de la Federación de Partidos Socialistas, publicado en EL PAIS el 11 de agosto. Carrillo señala que desconoce el texto del New York Times a que se refiere la citada declaración, añadiendo que «el Partido Comunista y sus representantes han reiterado muchas veces su actitud, en principio opuesta a todo género de bases militares extranjeras. Pero teniendo en cuenta las realidades de la situación internacional, nuestro Partido está dispuesto a aceptar la de bases americanas en España, en tanto no se llegue a un acuerdo internacional que ponga fin a la existencia de bases militares extranjeras, de uno u otro bloque, en no importa qué país»”.

El 14 de Noviembre de 1977 Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista de España (PCE), viajó a Estados Unidos – invitado por tres universidades americanas, Yale, Harvard y John Hopkins, de Baltimore – siendo despedido por representantes de la burguesía española en una cena organizada por Antonio Garrigues Walker. Todo el mundo sabe, que la entrada de un comunista en EE.UU está prohibida, pero Carrillo fue admitido para que difundiera entre los hijos de la gran burguesía imperial que el PCE había renunciado al comunismo y que el eurocomunismo europeo no era enemigo de los EE.UU, pues Berlinguer aceptaba a Italia en la OTAN.

En el año 1981, Felipe González anunciaba con su consabida majestuosidad que cuando el PSOE llegue al poder convocaría un referendo para promover la salida de España de la OTAN. En el programa electoral del PSOE se contenía nacionalizaciones, bienestar social, NO a la OTAN y la creación de 800.000 puestos de trabajo. Sin embargo, tras el primer triunfo electoral de dicho partido en el 1982 y nombrado presidente, éste se apresura para notificar a Ronald Reagan, a la sazón presidente de Estados Unidos, que el PSOE no tiene en mente acometer ninguna nacionalización y que continuará al lado de esa nación. En consecuencia, el PSOE se prepara para dar el paso definitivo, pedir el SI a la OTAN, que culmina en el año 1986.

Al ingresar en la OTAN, las bases estadounidenses en España pasan al mando de la OTAN por prescripción imperial. Pero ¿quién manda en la OTAN?

Las posiciones de los traidores respecto de la OTAN y la UE (MCE) tienen hoy su continuación en la más cruel expresión clasista: el gobierno de Rajoy recibió este martes al navío USS Donald Cook, el primero de los cuatro destructores estadounidenses que arribará a la base naval de Rota (Cádiz) como parte del escudo antimisiles de la OTAN. Mas la cosa no queda ahí, simultáneamente se incrementa la presencia de marines norteamericanos en la Base de Morón, que cuesta el despido de trabajadores españoles.

Lo significativo es que el estado español, por obra y gracia de un proceso de traiciones que culmina con la política militarista del PP, coloca a los trabajadores y a nuestros pueblos en blanco seguro de los enemigos de los EE.UU, el cual se está armando y dando pasos como si de una guerra mundial se tratase: Rumores de golpe de Estado en Venezuela, ‘revolución’ naranja en Ucrania, guerra sucia en Oriente Medio, Escudo antimisiles en Europa, etcétera. Todo ello es, sin duda, una provocación a los países emergentes en donde China y Rusia están haciendo acopio militares en “prevención”.

Pero las traiciones no vienen solas, la entrega total y absoluta del PSOE y del PCE durante la llamada “transición” han situado también a las naciones bajo el dominio del estado español en la ilegalidad, convirtiendo al imperialismo en guardián del orden constitucional y dando poderes al ejército español para invadir Cataluña, País Vasco y a cualquier pueblo que exija el derecho a la autodeterminación en nombre de la ley. Así pues, la constitución burguesa, con la anuencia de los traidores (PSOE, PCE-IU) se alza por encima de un derecho reconocido universalmente.

Dice el Dr. Roberto Viciano Pastor, Catedrático de Derecho Constitucional Universitat de València, que:

“En 1978 desde la extrema izquierda hasta determinados sectores de la Democracia Cristiana reconocían el derecho de autodeterminación de todos los pueblos de España. Sin embargo, y a pesar de que partidos como el PCE y el PSOE lo recogían en sus programas políticos, dichas fuerzas políticas se opusieron a su constitucionalización”. Y no fue por falta de oportunidades ni por ausencia del debate entre los “padres” de la Constitución. El Diputado de Euskadiko Ezquerra, Sr. Letamendia realizó una propuesta para incorporar un proceso hacia el derecho a la autodeterminación; sin embargo de 25 votantes, incluidos Solé Turá (PCE) y Peces Barba (PSOE), tan solo el representante del PNV votó favorablemente, todos los demás lo hicieron en contra:

“El Sr. Solé Tura (PSUC) argumentó que pese a la importancia del concepto de autodeterminación para los marxistas “el planteamiento de una enmienda de este tipo es puramente ideológica, y aquí no estamos haciendo una Constitución ideológica… “

“El Sr. Peces Barba (PSOE) explicó que “en el XXVII Congreso del Partido (socialista) está recogido el tema del derecho a la autodeterminación; lo que ocurre es que nosotros lo entendemos de una manera totalmente diferente a como lo entiende el Sr. Letamendia. El derecho a la manifestación de la voluntad de una determinada comunidad en el marco de un Estado Federal es el planteamiento y el sentido de la autodeterminación del Partido Socialista Obrero Español. La autodeterminación es planteada en el Derecho Internacional para los pueblos colonizados, sometidos a la soberanía de otros Estados. Tener en cuenta la aprobación del texto del Sr. Letamendia supondría aceptar que el pueblo vasco es un pueblo colonizado… y nosotros no podemos hacer esa ofensa al pueblo vasco”.

¿Acaso la existencia de una constitución que impide a un pueblo expresarse libremente sobre su destino, no significa la imposición por la fuerza de un criterio tan importante como la identidad de dicho pueblo, por otro? ¿Acaso si Cataluña, el País Vasco u otro, deciden ser dueños de sus propios destinos, no legaliza esa misma constitución la intervención militar?

Como dijimos al comienzo, AL FINAL LAS TRAICIONES LA PAGAN LOS TRABAJADORES Y LOS PUEBLOS.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

{module [201|rounded]}




Con el beneplácito de la Unión Europea y EEUU LOS FASCISTAS TOMAN LAS BARRICADAS EN UCRANIA

La historia se repite…mientras el régimen económico que determina todo lo demás no cambie.

Todo en la naturaleza y en la sociedad está en movimiento constante y nada permanece igual.

Pero las leyes que rigen este movimiento dependen del medio, del marco, del sistema que engloba todos los elementos que interactuan entre sí.

Es por eso que si se mantiene ese marco o sistema, los fenómenos se repetirán porque las leyes son las mismas.

Sólo un cambio del sistema o del medio permitirá que leyes nuevas sustituyan a las viejas, con lo que se liberará el movimiento que volverá a fluir con fuerza y vigor ante un nuevo marco o sistema.

1938 Reino Unido y Francia entregan los Sudetes checoslovavos a Alemania

Es el caso, hoy en día, del régimen capitalista que no permite más avance y se repite en sus fenómenos porque ha llegado a su desarrollo máximo desde hace un siglo.

Esa etapa final es la de los monopolios que sustituyen a la libre concurrencia (“libre mercado”) y la del imperialismo más reaccionario que tiende al fascismo en épocas de crisis de superproducción, que cada vez son más profundas y por tanto, la reacción será más violenta.

En España se tiende de nuevo al fascismo intentando conservar las formas de la democracia burguesa y en Ucrania los fascistas vuelven a asolar el país ocupando gobiernos y armándose en las barricadas1 mientras los Estados europeos dan su visto bueno a esa “oposición pro-europea”2.

Así ocurrió cuando Hitler ascendió al poder con el apoyo de la oligarquía financiera alemana y con el beneplácito del resto de las burguesías europeas porque venía bien un perro de caza para parar el imparable desarrollo e influencia de la Unión Soviética sobre las clases obreras de los países imperialistas3,4.

Hoy de nuevo, los que toman las barricadas advierten que no hay lugar para la ideología comunista ni sus símbolos en la Ucrania europea y si las autoridades no pueden deshacerse de élla lo haremos nosotros mismos5

Los comunistas son el enemigo común de fascistas, imperialistas y capitalistas, pues son los únicos que propugnan un salto cualitativo de régimen.

Es decir, la Revolución de la Clase Obrera para traspasar el límite de la propiedad privada de los medios de producción que estanca a la humanidad en las guerras y la miseria para avanzar hacia la propiedad colectiva de los mismos: el Socialismo es la única alternativa al capitalismo, al imperialismo y al fascismo.

COMISIÓN DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL PCOE


2Ashton se reúne de nueva con la oposción ucraniana“, KyivPost, 11 de diciembre de 2013.

3 En el acuerdo naval entre Reino Unido y Alemania de 1935 se permitió a Alemania crear la flota de guerra hasta entonces limitada por el Tratado de Versalles

4 “Alemania, Reino Unido, Francia e Italia tiendo en cuenta el acuerdo que ha sido ya alcanzado en principio para la cesión del territorio alemán de los Sudetes […] El gobierno checoslovaco es responsable de asegurar que la evacuación es efectuada sin daños a las instalaciones”, Pacto de Munich, 29 de septiembre de 1938.

5 La policía ucraniana abre causa criminal por desmantelamiento de la estatua de Lenin“, Ria Novosti, 16 de febrero de 2013.

{module [201|rounded]}

 
La jefa de la diplomacia europea comparte barricadas e ideales con la “oposción pro-europea”





“Nuevas” caras para viejas farsas revisionistas

“El objetivo final no es nada; el movimiento lo es todo”: esta expresión proverbial de Bernstein pone en evidencia la esencia del revisionismo mejor que muchas largas disertaciones. Determinar su comportamiento caso por caso, adaptarse a los acontecimientos del día, a los virajes de las minucias políticas, olvidar los intereses cardinales del proletariado y los rasgos fundamentales de todo el régimen capitalista, de toda la evolución del capitalismo, sacrificar esos intereses cardinales en aras de las ventajas verdaderas o supuestas del momento: ésta es la política del revisionismo. Y de la esencia misma de esta política se deduce, con toda evidencia, que puede adoptar formas infinitamente diversas y que cada problema más o menos “nuevo”, cada viraje más o menos inesperado e imprevisto de los acontecimientos — aunque sólo altere la línea fundamental del desarrollo en proporciones mínimas y por el plazo más corto –, provocará siempre, sin falta, una u otra variedad de revisionismo.

V.I. Lenin “Marxismo y revisionismo” (1908)

 

 Ocurre con Lenin algo que cualquiera puede constatar acudiendo a su abundante obra teórica; sus escritos, parecieran estar redactados ayer mismo. No en vano, correspondió al bolchevismo el gran mérito de desnudar y poner en evidencia, ya desde su origen, al revisionismo y todas sus derivaciones nacionales. No cabe duda que la histórica victoria del proletariado en 1917, certificó la derrota más apabullante de esta corriente burguesa, cuya forma más acabada en Rusia correspondió al menchevismo.

Bastaría con un somero repaso a la historia, para ver como la quinta columna revisionista, ha tratado siempre de salvar el statu quo capitalista, como parte nuclear de la ideología dominante burguesa inoculada en el movimiento obrero y socialista. A su “padre fundador”, Eduard Bernstein, le bastó un corto período de auge capitalista y un SPD bien nutrido con las jugosas rentas del colonialismo, para negar la lucha de clases y afirmar la “buena nueva”; el tránsito pacífico del capitalismo al socialismo a través del Estado burgués y la propia clase dominante, entregando al proletariado a los intereses de su declarado enemigo de clase. Llegó la Comuna de 1871 – sucesora de la revolución de 1848 y antecesora de la de 1917-, y el revisionista germano no pudo más que correr raudo a las faldas de su burguesía, donde siempre se mantuvo emboscado; ¡resultó que la lucha de clases era el motor de la historia y que el Estado burgués era una máquina represiva contra el proletariado!

Otro ínclito revisionista siguió sus pasos, el renegado Karl Kautsky -también del SPD, la misma organización que en su deriva revisionista, mandó asesinar a los camaradas Karl Liebnecht y Rosa Luxemburg en las calles de Berlín-, postulando la aberrante “teoría” del “ultraimperialismo”, al objeto de negar de igual forma la lucha de clases e insistir en el tránsito pacífico hacia el “socialismo”, también a través del Estado burgués. Al parecer, el dominio del capital monopolista extirpaba la posibilidad de guerras y aminoraba las contradicciones de clase. Pero por esos “caprichos de la historia”, estalló la primera guerra imperialista en 1914, y el renegado –tal y como le sucedió a su maestro- quedó retratado para los anales de la historia, votando los créditos de guerra para apoyar a su burguesía imperialista, contribuyendo así al saqueo de mercados y materias primas foráneas y mandando al matadero a millones de obreros alemanes, franceses, ingleses o rusos, contribuyendo así a dar la puntilla final a una II Internacional putrefacta y netamente antiobrera.

He aquí unas breves pinceladas históricas acerca de dos de los más insignes representantes del revisionismo, dos dirigentes de la socialdemocracia del siglo XIX y principios del XX que por saborear las mieles capitalistas, no tuvieron empacho en traicionar los intereses del proletariado en su propio beneficio, transformando al SPD de Marx y Engels en una patética gestoría política al servicio de la clase dominante, la misma que aún hoy sufren millones de trabajadores alemanes. Porqué en definitiva, el revisionismo oportunista es exactamente esto; hacer del socialismo científico, de la ideología proletaria, una caricatura grotesca, vaciar al marxismo de su inobjetable contenido revolucionario, convertir la concepción materialista del mundo en un absurdo idealismo, mutilar el análisis dialéctico a fin que la vieja metafísica burguesa se abra camino alienando a las masas laboriosas, incapacitándolas tanto en el plano teórico como práctico ¡El movimiento lo es todo, el objetivo final no es nada! grita el revisionismo oportunista, mientras el no menos oportunismo izquierdista responde ¡El objetivo final lo es todo, el movimiento no es nada!. El socialismo científico responde con contundencia; lo esencial es el objetivo final, pero es necesario el movimiento para aproximarse al objetivo.

El revisionismo, desde sus orígenes y hasta hoy, ha mantenido siempre sus esencias de origen, aún cuando haya tomado mil y una formas a la hora de manifestarse. Aparece en el interior de los partidos obreros socialdemócratas, justo cuando éstos establecen su hegemonía entre el proletariado en base a los principios emanados del marxismo. Tal circunstancia provocará el pánico entre explotadores y parásitos, que activarán su particular caballo de Troya a fin de destrozar a la II Internacional “desde dentro”. Serio revés se llevarán unos y otros con el “inesperado” triunfo revolucionario y socialista en la Rusia de 1917 y con la implacable lucha que el bolchevismo librará contra esta manifestación de la ideología burguesa, dando lugar a la III Internacional. Sin embargo, y como bien sabemos, la historia no es ni puede ser lineal, y pronto la burguesía -tras volver a ser sorprendida y derrotada en las trincheras por su enemigo de clase (1945)-, volverá a activar sus palancas oportunistas ante el pánico a la revolución socialista y “la expansión comunista”. Si a finales del siglo XIX lo hizo desde el interior de los partidos obreros socialdemócratas, a lo largo del siglo XX lo hará ya desde el interior del propio movimiento comunista internacional, empezando por el mismísimo PCUS. De esta forma, el revisionismo soviético que abre el retorno de la URSS al capitalismo en los años 50, postulará la “coexistencia pacífica” (de nuevo la negación de la lucha de clases), que a su vez dará lugar a la “reconciliación nacional” carrillista (eurocomunismo) y llegará hasta la “comunión de intereses entre burguesía y proletariado nacionales” (maoísmo).

Echando una ojeada al actual momento histórico que vivimos, se puede constatar los grandes servicios que esta pléyade revisionista gestada a mediados del siglo XX, ha prestado a sus jefes burgueses Sólo hay que ver cuán ufana se muestra la oligarquía recordando a ese gran “hombre de Estado” (burgués, como no), que fue Don Santiago Carrillo, pieza clave para entender la actual situación del pueblo trabajador en España. Sólo hay que ver la situación actual de Rusia y China, donde la oligarquía campa a sus anchas formando un bloque imperialista en continua disputa con al bloque imperialista rival galvanizado entorno a la OTAN, ambos ávidos por disputarse nuevos mercados y materias primas que expoliar. He ahí las consecuencias del revisionismo en todas sus manifestaciones nacionales; blindar el régimen capitalista allí donde reina, restaurarlo allí donde no lo hace.

Hoy, disfrazados de “socialistas” o “comunistas”, los mismos perros revisionistas pero con distinto collar, bajo el contexto de una nueva crisis capitalista de sobreproducción, vuelven a menear la cola a modo de vulgares réplicas de Bernstein. ¡Y no nos coge por sorpresa! Así será mientras subsistan las relaciones de producción capitalistas, así será mientras la pequeña burguesía siga insuflando la ideología dominante sobre las capas más rezagadas de la clase obrera. Así será hasta que los bolcheviques del siglo XXI no consigamos volver a reconstruir lo que con tanto empeño consiguió demoler la oligarquía imperialista y sus títeres revisionistas. Multiplicidad de formas para confluir siempre en una misma estafa, mil veces “teorizada y revisada”; negación de la lucha de clases, conciliación de intereses contrapuestos entre opresores y oprimidos, creencia cuasi religiosa en la eternidad del capitalismo y la institucionalidad burguesa que le acompaña, negación de la clase obrera como sujeto revolucionario –e incluso de su propia existencia- y por tanto de la revolución socialista y la dictadura del proletariado, difamación de cualquier experiencia socialista que amenace el orden establecido…una estafa que acompañada de una siempre bien calculada fraseología “izquierdista”, pretendidamente “moderna”, cumple a la perfección el paradigma gatopardiano; ¡cambiar todo para que nada cambie!

Y sin embargo;

La burguesía, cuyo dominio defienden ahora los socialistas que hablan contra la ‘dictadura en general’ y enaltecen la ‘democracia en general’, conquistó el Poder en los países avanzados a costa de una serie de insurrecciones, de guerras civiles y de represión violenta contra los reyes, los feudales, los esclavistas y contra sus tentativas de restauración. Los socialistas de todos los países, en sus libros y folletos, en las resoluciones de sus congresos y en sus discursos de agitación, han explicado miles y millones de veces al pueblo el carácter de clase de estas revoluciones burguesas y de esta dictadura burguesa. Por eso, la actual defensa de la democracia burguesa en forma de discursos sobre la ‘democracia en general’ y el actual vocerío y clamor contra la dictadura del proletariado en forma de gritos sobre la ‘dictadura en general’, son una traición directa al socialismo, el paso efectivo al lado de la burguesía, la negación del derecho del proletariado a su revolución proletaria, la defensa del reformismo burgués precisamente en un momento histórico en que este reformismo ha fracasado en todo el mundo” (Lenin. I Congreso Komintern, 1919)

Cuando el pueblo trabajador sufre los zarpazos sistemáticos de la oligarquía financiera, la explotación, represión y empobrecimiento generalizado, la clase dominante –una vez más-, vuelve a activar sin mesura su arma predilecta; el revisionismo oportunista. En estos últimos años y días, hemos podido contemplar como los herederos del eurocomunismo carrillista -desde IU a “Podemos” pasando por “Proceso Constituyente”, -responsables directos del actual estado en que nos encontramos-, salen raudos en defensa de los engranajes de este régimen criminal, en defensa de sus jefes oligarcas, usando a discreción ese manido y ya clásico discurso “moderno e izquierdista”. Los mismos pequeñoburgueses que defecan sus miserias sobre el marxismo-leninismo, ganándose el aplauso y capital de sus jefes, que claman contra los “dogmáticos” y “anticuados” -¡precisamente hoy!-, salen a la palestra ofreciéndonos toda su retahíla oportunista acerca de la “democracia en general”, calcando las recetas burguesas del revisionismo más lustroso de los siglos XIX y XX. ¡He ahí los “modernos izquierdistas” prefabricados en las usinas burguesas! ¡Qué extraordinaria “novedad” la de los señores Pablo Iglesias o Julio Anguita! ¿Dónde quedará esa delgada línea roja que “diferencia” a los Lara, Iglesias o Anguita de los Bernstein o Carrillo de antaño?

Por ahí andan los “nuevos” viejos revisionistas, copando horas y horas en esas particulares “Pymes” como Grupo Planeta o Mediaset, lanzando sus ardientes soflamas redentoras; “hay que mejorar la “democracia” (en general) y reformar las instituciones nacionales e internacionales”. Pero ¿cómo reformar lo irreformable? ¿Cómo se reforma una dictadura burguesa que tiende irrefrenablemente al fascismo? ¿Cómo se reforma un Estado burgués al servicio de los grandes monopolios industriales y financieros? ¿Cómo se reforma un parlamento moribundo cuyos integrantes se encuentran a sueldo de la oligarquía financiera? ¿Cómo se reforma esa cueva de parásitos imperialistas llamada UE? Nuestras criaturas bernsteinianas lo tienen claro; ¡votando por ellos! He ahí el tránsito pacífico del “capitalismo salvaje” al “capitalismo de rostro humano” ¡pues estos estafadores ya ni siquiera se atreven a mentar al socialismo! Por eso adoptan con furor el keynesianismo –bautizado como el “salvador del capitalismo de los años 30”-, como si sus premisas pudieran implementarse a las relaciones de producción capitalistas del siglo XXI. Olvidando el fondo de la cuestión, nos hablan de “democracia directa”, “república”, “proceso constituyente”, “antineoliberalismo”, “dación en pago”, “banca pública”, “listas abiertas” “inversiones en la economía real”… ¡la clase trabajadora ha muerto, el capitalismo es inmutable (basta con acabar con el “neoliberalismo”), el imperialismo un mito, el movimiento lo es todo!

Marx es atacado con igual celo por los jóvenes doctos que hacen carrera refutando el socialismo, como por los decrépitos ancianos que conservan la tradición de toda suerte de anticuados “sistemas”. (Marxismo y revisionismo, 1908)

De nuevo Lenin, martillo implacable de revisionistas, cobra una actualidad sorprendente; ¿quién mejor que el profesor Pablo Iglesias Turrión ejemplifica hoy a esos “jóvenes doctos” que “hacen carrera refutando el socialismo”? ¿Quién mejor que el miembro y exdiputado de IU Julio Anguita ejemplifica hoy a esos “decrépitos ancianos” que “conservan la tradición de toda suerte de anticuados sistemas”? El último eslabón del sistema, IU, se revuelve dando a luz infinitas plataformas pequeñoburguesas dispuestas a insuflar “legitimidad” a este régimen burgués putrefacto, justo en el preciso momento en que el movimiento obrero y popular, comienza a levantar cabeza empujado por la digna lucha del Gamonal burgalés. He ahí la flor y nata de la “intelectualidad progresista”, serviles funcionarios del Estado como Juan Carlos Monedero y fervientes defensores de los innumerables crímenes de la OTAN como Santiago Alba Rico, siempre emboscados bajo su infantil fraseología “izquierdista”. Ahí están los que para tapar su irrefrenable eurocentrismo imperialista, son capaces de vislumbrar “soviets en Bengasi” para justificar un genocidio más de la OTAN, ahí están los que demonizan la valiosa experiencia histórica de la URSS, al tiempo que nos señalan su particular paradigma “socialista”; ¡ni más ni menos que Venezuela! Ahí están los que nos intentan hacer tragar unas relaciones de producción netamente capitalistas y una institucionalidad netamente burguesa como ¡”socialismo del siglo XXI”! ¡Los mismos que hoy, en una Libia expoliada, sometida y desangrada, no tienen a bien emitir ningún “manifiesto marxista”!

Como en tiempos de Bernstein o Kautsky, nunca fue tan cierta la premisa leninista “La lucha contra el imperialismo es una frase vacía y falsa sino va ligada indisolublemente a la lucha contra el oportunismo.

Los peleles del IBEX-35 nos llaman a “votar”, intentando reconducir la rabia popular hacia sus adoradas urnas de cristal, mientras la esclavitud y la miseria se extienden como una plaga sobre millones de trabajadores. Con todos los altavoces del capital monopolista a su servicio, henchidos de su irrefrenable ego pequeñoburgués, nos ruegan que legitimemos la criminal política de la troika, que les facilitemos otra cómoda butaca burguesa en Bruselas a 6000 euros por barba, pues ellos son los “elegidos” ¡Tal y cómo si el PIE (Partido de la Izquierda Europea), no llevara largas décadas en Estrasburgo, actuando como un dócil instrumento al servicio de esa escoria imperialista que nos somete a diario!

Basta con fijarse en sus “propuestas”; hay que“mover ficha para que la ciudadanía decida, no la minoría egoísta que nos ha traído hasta aquí”, hay que promover “un proceso constituyente para impulsar la III República”, a imagen y semejanza de aquella II República ya superada por la historia. Ni siquiera el idealismo más primitivo y religioso es capaz de llegar a cotas tan ridículas. Estos alquimistas pequeñoburgueses, vienen a decirnos que la explotación y miseria de la clase obrera, no es fruto de las leyes intrínsecas del modo de producción capitalista en su actual fase de desarrollo, que el Estado burgués es una especie de ente hegeliano que gravita “por encima de las clases”, qué todo deriva del “egoísmo” de unos pocos, de su “mal hacer”; ¡hay que convencer a Botín, Ortega o Brufau, hacerlos más “solidarios”! Y para eso están ellos, para obrar el milagro desde las urnas. Hay que “reformular” la constitución burguesa del 78 y “construir la III República”, y si es preciso retrotraernos a 1931; no importa el contenido de clase de la misma ni el régimen económico sobre el que se sustente, pues bastará con qué los borbones hagan las maletas para recuperar la “vocación pública y la democracia”. Para nuestras “estrellas” revisionistas ya no es el ser social el que determina la conciencia, ¡sino justamente a la inversa! La misma farsa burguesa, la misma basura revisionista que sólo busca blindar los intereses de la oligarquía, alargar la agonía de millones de trabajadores y clases populares.

Cuando se habla de lucha contra el oportunismo, no hay que olvidar nunca un rasgo característico de todo el oportunismo contemporáneo en todos los terrenos: su carácter indefinido, difuso, inaprehensible. El oportunista, por su misma naturaleza, esquiva siempre plantear los problemas de un modo preciso y definido, busca la resultante, se arrastra como una culebra entre puntos de vista que se excluyen mutuamente, esforzándose por ‘estar de acuerdo’ con uno y otro, reduciendo sus discrepancias a pequeñas enmiendas, a dudas, a buenos deseos inocentes, etc., etc.” (Lenin, Un paso adelante, dos pasos atrás, 1904)

Ante la debacle de la socialdemocracia burguesa, el oportunismo encuadrado en IU y sus diferentes escisiones, sale a la palestra mediante sus buenas dosis de indefinición. Incapaces de vislumbrar los rasgos fundamentales de todo régimen capitalista, de su evolución histórica, adoptan por completo las recetas políticas de la socialdemocracia revisionista de inicios del siglo XX, tal y como si el mundo se hubiera detenido. Hasta un imberbe estudiante de instituto, sabe que lo que la burguesía y sus lacayos llaman “estado del bienestar”, no fue más que la vacuna oportuna para evitar la revolución social, y que lejos de representar un “triunfo de la socialdemocracia”, no fue más que una victoria parcial de la clase obrera, que por aquellas fechas presionaba tanto en lo interno como en lo externo, merced al poderoso empuje proporcionado por el triunfo de la Gran Revolución Socialista en Rusia. ¿Cómo es posible “defender lo público” cuando se niega a la clase trabajadora y se olvida, cuando no se difama, la rica experiencia histórica del movimiento obrero y comunista?

Como diría el gran Silvio Rodríguez;

Que fácil es engañar al que no sabe leer,cuantos colores, cuantas facetastiene el pequeño burgués.Que fácil es trascender con fama de originalpero se sabe que entre los ciegosel tuerto suele mandar.Que fácil de apuntalar sale la vieja moralque se disfraza de barricadade los que nunca tuvieron nada,que bien prepara su mascaradael pequeño burgués.” (Canción en harapos)

Los comunistas nos conocemos las mascaradas de estos viejos revisionistas al dedillo. Hoy como ayer, la clase obrera y el pueblo trabajador no precisa de pulcros “ciudadanos” prestos a reformar lo irreformable, sino organización y conciencia de clase para encarar la imprescindible ruptura revolucionaria que arranque de raíz las actuales relaciones de producción capitalistas, liquidando desde sus cimientos la maquinaria estatal burguesa. No se trata de “dogmatismos”, sino de intereses de clase. El PCOE combate sin reparos al revisionismo, no en virtud de abstracciones y absurdos dogmas, sino en defensa del proletariado del que sus militantes forman parte indisoluble. No es el revisionismo un fenómeno “nuevo”, es algo tan viejo y caduco como el propio capitalismo que le da vida, por más que sus cabecillas traten de “trascender con fama de original”;

El revisionismo o ‘revisión’ del marxismo es hoy una de las principales manifestaciones, si no la principal, de la influencia burguesa sobre el proletariado y de la corrupción burguesa de los proletarios (…)Lenin

Hoy, en pleno año 2014, el capitalismo monopolista y la oligarquía financiera mantienen al Estado español a su entero servicio, ese es uno de los rasgos característicos del imperialismo. El desarrollo de las fuerzas productivas ha llegado a su grado máximo, profundizando la contradicción nuclear del régimen, la que confronta el carácter social de éstas con unas relaciones de producción basadas en la apropiación privada. Las condiciones objetivas para llegar al socialismo, sin etapas intermedias, ya están dadas. Nunca antes hubo tantos trabajadores asalariados ni estos tuvieron mayor capacitación en este país, nunca antes el núcleo productivo del Estado estuvo concentrado en tan pocas manos en todos los sectores de la economía española, nunca antes el capital arrancó mayores porcentajes del PIB ni el IBEX-35 y sus satélites acapararon mayores beneficios privados a costa del trabajo social ajeno, extrayendo monstruosas plusvalías en base a la propiedad privada sobre los medios de producción. La explotación capitalista ha alcanzado cotas desconocidas, mostrando innumerables síntomas de descomposición, que señalan los límites históricos de este modo de producción agotado y corroído por sus propias leyes universales. A cada día que pasa, se profundiza el carácter reaccionario del régimen.

A través de sus inevitables procesos de expansión y retroceso, hoy el imperialismo –síntesis de la dictadura de los grandes capitales- sólo puede ofrecer a millones de trabajadores salarios de miseria, largas jornadas de trabajo en condiciones deplorables, desempleo y emigración en masa, sólo puede ofrecer a las masas laboriosas mayores dosis de miseria y degradación. A cada crisis capitalista de sobreproducción, sobreviene una mayor y más brutal escasez para el pueblo trabajador, mientras la abundancia más aberrante inunda las arcas de la oligarquía financiera y la de sus lacayos políticos y sindicales. Estando las condiciones objetivas maduras para el socialismo, son las subjetivas las que no caminan acordes al momento histórico que vivimos, de ahí la enésima estafa pergeñada por el revisionismo oportunista. La clase trabajadora se encuentra huérfana de los instrumentos más esenciales para parar el golpe y pasar de inmediato a la ofensiva, y es ella, somos nosotros, los que pagamos las duras consecuencias.

Los comunistas del PCOE, partiendo de un análisis materialista y dialéctico, no cerramos los ojos a la realidad que vivimos ni nos dejamos arrastrar por el derrotismo, el sectarismo o los aberrantes atajos revisionistas, pues somos plenamente conscientes de la necesidad de volver a dotar al proletariado de las herramientas históricas que precisa para renacer de sus cenizas. De ahí nuestro trabajo paciente y silencioso a la hora de trabajar por la reconstrucción del sindicalismo de clase y de consolidar la Central Sindical Única que contribuya a romper en mil pedazos el oportunismo en el movimiento obrero, de ahí el trabajo militante para construir las estructuras del Frente Único del Pueblo, organizando a la clase trabajadora en nuestros centros de trabajo y fundiéndola a las clases populares de nuestros barrios. De ahí que los marxistas-leninistas no cejemos en el empeño de fortalecer el arma más efectiva para los explotados y oprimidos; el Partido de Nuevo Tipo, el Partido Leninista.

El PCOE es plenamente consciente que el motor de la historia es la lucha de clases, y en base a ello considera al proletariado el único sujeto revolucionario capaz de sepultar a los enemigos declarados del pueblo trabajador. El proletariado no es ni puede ser una “idea”, una foto fija, una caricatura estandarizada o una abstracción metafísica. Es un sujeto histórico revolucionario moldeado tras largas décadas de explotación, un cuerpo social vivo del que forman parte millones de individuos, por más que el revisionismo se empeñe en negarlo acorde a los intereses de clase a los que se debe. El proletariado representa una realidad objetiva, como formación social que ostenta una posición común en el proceso productivo capitalista, desprovisto de medios de producción y por tanto obligado a vender su fuerza de trabajo a la burguesía propietaria para poder sobrevivir y seguir alimentando el ciclo original de acumulación del capital (D-P-M-D´). Nunca antes en la historia el proletariado ha sido tan esencial como hoy, tan estratégico tanto en el plano cuantitativo como cualitativo.

Si hoy la burguesía nos mea encima sonriente y segura, si hoy el oportunismo nos dice que eso que nos empapa no es más que pura lluvia, merced a su “buen hacer”; si hoy nos explotan convirtiendo el derecho laboral burgués en simple derecho a la esclavitud asalariada, si hoy nos desahucian, nos mandan al desempleo, al exilio, nos arruinan, embrutecen y reprimen con saña, tal situación no es fruto de “una maldición divina” o de “la mala gestión de los políticos”. Es consecuencia de largas décadas de desorganización y atomización, de ruptura de los vínculos de clase que nos unen, de traición infame de estos mismos revisionistas que hoy mendigan un voto para sus plataformas, tomándonos por estúpidos. Aprovechando una nueva crisis, la clase dominante pasa el rodillo, sabedora de que existiendo una poderosa clase obrera “en sí”, ésta carece de los instrumentos imprescindibles para convertirse en una clase obrera “para sí”, capaz de lanzarse al combate y de apuntillar este régimen criminal. ¡Es por ello que sus fieles siervos revisionistas se afanan en hablar de “ciudadanía” y enterrarnos en vida!

El PCOE, hostil frente a la burguesía y sus satélites oportunistas, seguirá trabajando incansable para fundir al proletariado con su vanguardia leninista, seguirá organizando las estructuras del Frente Único del Pueblo, integrado por el conjunto del pueblo trabajador masacrado por el capital monopolista, seguirá puliendo los pilares maestros de la revolución socialista y abogando sin fisuras por la dictadura del proletariado. Mientras los siervos “izquierdistas” de la burguesía se dedican a mendigar votos y rendir pleitesía a la troika y sus criminales, el PCOE seguirá abriendo camino entorno a la reconstrucción del movimiento obrero desde los centros de trabajo, universalizando la unidad de los Comités de Empresa dotándola de una dirección emancipadora – Asambleas de Comités, Delegados y Trabajadores-, contribuyendo a la Construcción del Sindicato Único de Clase (CSC) y reconstruyendo el movimiento estudiantil (FJCE), a fin de confluir la lucha de todos los sectores del proletariado en un solo Frente Único del Pueblo. No hay otro camino. En el momento actual que vivimos, sólo dos vías se abren camino; reconstrucción del movimiento obrero y popular o esclavitud asalariada y miseria. Basta echar un vistazo a nuestros centros de trabajo y barrios para concluir que, frente a la barbarie cotidiana, el socialismo ya no representa una alternativa, sino una imperiosa necesidad para la mayoría productiva.

Los que mantenemos en alto las banderas de la clase obrera y el socialismo, los que hoy más que nunca seguimos fieles a los principios del marxismo-leninismo, los que sin complejos hoy nos llamamos COMUNISTAS asumiendo con orgullo nuestra experiencia histórica como vanguardia del movimiento obrero y popular, no podemos más que denunciar y combatir frontalmente a este viejo revisionismo al que la clase dominante no cesa de ponerle “nuevas” caras para seguir con la vieja farsa.

Ni el movimiento lo es todo, ni como muchas sectas izquierdistas proclaman el objetivo lo es todo. El PCOE considera igualmente traicioneros a ambos oportunismos. ¡Ni mencheviques ni otzovistas! No son tiempos para seguir paralizados e inermes, pero tampoco para pasar al asalto directo y suicida cuando la correlación de fuerzas sigue siendo desfavorable. Son tiempos de asediar la fortaleza, de acumular fuerzas, de crear poder popular, de aproximar el movimiento hacia nuestro irrenunciable objetivo final; el socialismo. La tarea irrenunciable de los comunistas en el momento actual que vivimos, no puede ser otra que organizar la revolución socialista.

No hay otra salida; ¡Crear uno, dos, tres, muchos Gamonal!

¡Sin tregua al revisionismo oportunista!

¡Por la construcción del poder popular, por la construcción del FUP!

¡Viva la lucha de la clase obrera!

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

 

{module [201|rounded]} 




Los imperios levantan las barricadas en Ucrania

En Ucrania se libra una batalla entre los bloques imperialistas de Rusia, China, Estados Unidos y Europa; que una vez más, puede tener consecuencias trágicas para el pueblo ucraniano.

Ucrania es el país más grande de Europa y supone una pieza fundamental entre Europa y Asia, codiciada por los imperios como lo fue durante la segunda guerra mundial, entre el fascismo alemán y las otras potencias capitalistas.

Hoy las formas han cambiado pero las intenciones son las mismas:

¿Dónde hay una región capaz de suministrar hierro de la calidad del hierro ucraniano? ¿Dónde encontrar más níquel, más carbón, más manganeso? En Ucrania se encuentra la fuente de manganeso donde se aprovisiona incluso América. ¡Y con esto tantas otras posibilidades! Los aceites vegetales, las plantaciones de hevea por organizar. Con 40.000 hectáreas  de terreno consagradas al cultivo del caucho están cubiertas nuestras necesidades.

El que gane esta guerra no tendrá que preocuparse por hacer juegos de manos económicamente. Aquí se lucha por la posesión de un suelo.1

Ucrania heredó además de los tiempos soviéticos un importante potencial industrial y agrícola,2 codiciado también por los imperialistas chinos de hoy que se han hecho recientemente con el 9% de toda la tierra cultivable de Ucrania en la mayor compra de tierras jamás conocida en la historia3.

Ucrania produce casi todo tipo de vehículos de transporte y naves espaciales que se exportan a muchos países, como los aviones Antónov y los camiones de KPa3, siendo además líder mundial en la producción de misiles y tecnología relacionada con misiles4. Desde el punto de vista energético es un enclave fundamental ya que el 85% del gas ruso que llega a Europa pasa por Ucrania5.

Para una Unión Europa que busca una salida desesperada a la profunda crisis de superproducción actual,  Ucrania puede ser un estímulo directo para revitalizar la economía de Europa en su conjunto. Con una población de 46 millions de ciudadanos, de trabajadores instruidos, de fuertes exportaciones industriales, una enorme industria agrícola y un sector de información en plena expansión los retos son considerables”. Así muestran sus apetitos imperialistas los capitalistas europeos a través de su portavoz político Romano Prodi para el que esta antigua república socialista está decidida a abrazar los ideales europeos de justicia, de la sociedad civil y de los derechos del hombre6.

Como presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi tuvo el “honor” de conocer uno de los momentos más notables de la Unión Europea con la adhesión de las repúblicas socialistas soviéticas7 y la instauración del capitalismo que en Ucrania ha tenido los siguientes resultados:

– La población ha descendido desde los 52 millones de 1992 a los actuales 46 millones, la misma población que en 19688.

En el año 2000, 500.000 mujeres dejaban Ucrania cada año y otras 200.000 mujeres ucranianas entraban cada año en la prostitución9.

– 600.000 usuarios de droga intravenosa, la mayoría de ellos jóvenes10.

– 300.000 personas infectadas con VIH11. En 2009 sólo el 10% de las personas con VIH recibieron tratamiento12.

– 100.000 niños viven en orfanatos13.

– 11 millones de personas consumen menos que lo definido por las normas sociales locales14.

Según las estadísticas oficiales el nivel de pobreza en el país es del 27%, aunque otros estudios revelan un índice que oscila entre el 40 y el 60%15.

– Con el socialismo los ucranianos pagaban entre el 2 y el 4% de los costes reales del servicio de suministro de agua. Las tarifas son hoy entre 2 y 3 veces superiores a las de cualquier otro lugar de Europa. El 45% de la población consume agua que no cumple con las normativas estatales16.

– En el año 2000 el producto nacional de Ucrania era un 60 más bajo que en la época socialista17.

Mientras el pueblo trabajador perdía todo lo construido durante décadas, el ingreso de Ucrania al mundo “libre” ha enriquecido a nuevos magnates ucranianos como Rinat Akhmetov18, Dmitri Firtach19, Sergei Kurchenko20 o Petro Poroshenko21 que son los que gobiernan el país aliándose a veces con los rusos o con los europeos en función de lo que les reporte más beneficios.

En las semanas los medios de comunicación que pertenecen a estos oligarcarcas parecen alinearse con los manifestantes que han ocupado la plaza Maidán, al mostrar la violencia policial contra los manifestantes lo cual no había ocurrido hasta ahora22. Los oligarcas ucranianos parecen finalmente abrir sus brazos a los oligarcas europeos y americanos y dar la espalda al presidente ucraniano Viktor Ianoukovitch, peón de los intereses rusos. Pero estos oligarcas también necesitan sus peones.

¿Y quiénes son las caras visibles de esa “oposición pro-europea” que están organizando barricadas, tomas de ministerios, , , y que llama a la población de todo el país a crear “unidades de autodefensa y tomar el poder”? Algo impensable en los países delos ideales europeos de justicia, de la sociedad civil y de los derechos del hombre donde el más mínimo acercamiento a los parlamentos ha sido brutalmente reprimido en la Unión Europea.

Lo que aquí serían calificados como grupos “antisistema”, “etarras” o “violentos”23 el presidente de la Comisión Europea Durao Barroso considera que están luchando por Ucrania y su futuro. Porque saben que Europa no es sólo la tierra de las oportunidades en términos de desarrollo económico [,,,] sino también porque Europa es la promesa de esperanza y libertad“. Y es por eso que él considera que la Unión Europea tiene el derecho y el deber de apoyar al pueblo de Ucrania en este difícil momento, porque están dando a Europa una de las mayores contribuciones que se pueden dar24.

¿Desde cuándo unos “pacíficos” manifestantes que luchan por el futuro de su país cuentan con el apoyo en las mismas barricadas de la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, del ministro alemán Guido Westerwelle, del republicano neo-fascista John McCain e incluso de la OTAN que ha advertido a Rusia que Ucrania debe seguir su propio camino (el de la Unión Europea y los EEUU por supuesto)25?

Parece que el capitalismo pro-ruso no les vale y se hace difícil hacer negocios con ese poco fervor por los ideales europeos por lo que ha habido que pasar a las barricadas para “apoyar al pueblo ucraniano” a elegir su “propio camino” que es el de un mercado más abierto a los capitales europeo y americano.

Veamos cuán cerca están los ideales europeos de justicia, de la sociedad civil y de los derechos del hombre” de aquellos de los cabecillas de la “oposición” y principales representantes de los  intereses europeos en Ucrania, que son el Partido Patria, el Partido Libertad y la Alianza Democrática Ucraniana por las Reformas.

Partido Libertad desde 2004
Partido Social-Nacional de Ucrania hasta 2004

El Partido Libertad al que los medios de comunicación llaman simplemente “nacionalista” dejó de llamarse Partido Social-Nacional de Ucrania para operar un cambio de imagen aunque siguen pidiendo la rehabilitación de la división Galicia de las SS26 ni ocultan su admiración por el líder fascista Stepan Bandera27. Diputados de este partido como Yuriy Mykhalchyshyn consideran el holocausto como un “periodo de luz en la historia” y sentencia que “no hay lugar para la ideología comunista ni sus símbolos en la Ucrania europea y si las autoridades deshacerse de ella lo haremos nosotros mismos28.

En cuanto al Partido Patria, su principal líder, Yulia Timoshenko, y por la que dan la cara todos los representantes de la Unión Europea y EEUU, es una multimillonaria que hizo fortuna con el monopolio de la gasolina (Corporación de Gasolinas Ucranianas) y la importación de gas natural ruso a través de su empresa Sistemas Unidos de Energía de Ucrania. Yulia Timoshenko protagonizó la “Revolución Naranja” junto a Victor Yushchenko con el objetivo de favorecer los negocios con Europa y EUU. Entre otras medidas, como presidenta, Yushchenko concedió el rango de Héroe de Ucrania al nazi Stepan Bandera29.

Y sobre la Alianza Democrática Ucraniana por las Reformas, del boxeador Vitaliy Klychko, basta echar un vistazo a su programa para imaginar que podría haber sido redactado perfectamente por los representantes del capital europeo. Entre sus principales metas están centrar el discurso político ucraniano en los […] los estándares europeos, que permitirán a Ucrania convertirse en un exitoso Estado europeo“, “transformar la política de acuerdo con los valores fundamentales europeos” y “ejecutar reformas basadas en las ideas de la economía social de mercado“.

Vitaliy Klychko representa como nadie los “ideales europeos”

Respecto a la política exterior abogan por una “intensificación del papel de Ucrania en importantes organizaciones, principalmente en la ONU, el Consejo Europeo, la OTAN y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa30.

El PCOE considera enemigos del pueblo ucraniano a los oligarcas ucranianos que una vez se alían con los imperialistas rusos y chinos y ahora lo hacen con los imperialistas europeos y norteamericanos, pero siempre con el objetivo de seguir enriqueciéndose a costa del sufrimiento del pueblo ucraniano. Capitalistas ucranianos, imperialistas rusos, chinos, europeos o americanos, todos ellos conforman una clase parasitaria que libra una batalla a muerte por repartirse el mundo y cuyas principales víctimas son las clases trabajadoras del mundo entero que son manipuladas por sus peones políticos.

El proletariado ucraniano y del mundo entero debe quitar el poder a esos sanguinarios, si quiere vivir en paz, pues la lucha por el mercado entre los distintos imperios sólo conlleva guerra y miseria.

El PCOE ofrece su internacionalismo proletario a los comunistas de Ucrania y de todos los rincones para desarrollar la lucha por el Socialismo a nivel mundial,  a través de la creación del poder obrero y popular, pues ya no cabe avance alguno para la clase obrera en el marco capitalista ni de la democracia burguesa en su fase más reaccionaria y corrompida: la de los monopolios y el imperialismo.

Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE


 

1 Conversaciones de Hitler, 13 de octubre de 1941

2 «The World Factbook – Ukraine», CIA (2009).

4 «Armamento especial de Ucrania» Hans M. Kristensen (2008). FAS.org.

5 «El sector del gas en Ucrania».Oxford Energy.org 2008.

8 Población de Ucrania, Wikipedia, de 27 febrero 2010

11Derechos del niño en Ucrania“, Organización Mundial Contra la Tortura, octubre de 2002

12Respuesta al azote del VIH en Ucrania, Organización Mundial de la Salud, mayo de 2011.

13En Ucrania, la pobreza da lugar al abandono de bebés, UNICEF, 9 de febrero de 2005

14La pobreza en Ucrania alcanza el 25%, HispanTV, 19 de octubre de 2013

17Infancias sacrificadas en Europa del Este”, Monde Diplomatique, junio de 2000

18Rinat Leonídovych Ajmétov se encuentra entre las 50 personas más ricas del mundo (21.100 millones de dólares) y el más rico de la Antigua Unión Soviética y de Europa.

19Dmytro Firtash Vasylovych es uno de los principales inversores en el sector de la energía y la industria química en Europa central y oriental. Sus plantas y empresas están presentes en Ucrania, Alemania, Italia, Chipre, Tayikistán, Suiza, Hungría, Austria y Estonia.

20 Sergei Kurchenko es dueño de Gas Ukraine el importador más importante de petróleo del país y uno de los más grandes compradores de gas licuado (“Cómo se emprenden negocios en el país de los oligarcas“, La Vanguardia, 18 de septiembre de 2013)

21Petro Oleksiyovych Poroshenko tiene un imperio que incluye la confitería, el chocolate, varias fábricas de automóviles y autobuses,el astillero  Leninska Kuznya , el canal de televisión Kanal 5 y otros negocios.

22Ucrania: quién es quién en la oposición“, L’Express, 12 de diciembre de 2013

23Grupos violentos en ‘Rodea el Congreso’“, Libertad Digital Televisión.

24Discurso de Durao Barroso en la Asamblea General de Milán el 9 de septiembre de 2013.

25La OTAN avisa a Moscú: Ucrania es libre para escoger su camino“, El Confidencial, 3 de diciembre de 2013

27Los grupos de choque del Maidán“, 26 de enero de 2014.

29Stepan Bandera se convierte en Héroe de Ucrania“, KyivPost, 22 de enero de 2010.




Amargas experiencias

 Un partido comunista no es una organización mágica, pero sí debe adelantarse al conjunto de la sociedad y, para ello, ha de llevar a cabo sus análisis con el método dialéctico, de lo contrario, jamás se convertirá en la vanguardia que necesita la clase obrera y el conjunto del pueblo trabajador.

Al PCOE se nos puede decir muchas cosas, pero nunca podremos admitir que nuestra mente no esté ebullición constante, tratando de actualizarnos en todos los terrenos de la lucha de clases.

Antes del reconocimiento oficial de la crisis, advertimos que la unidad de los trabajadores era necesaria, obligada y vital para que adquiriesen, o mejor dicho, para reafirmarse en su calidad consustancial, ser el sujeto revolucionario. No habrá cambios verdaderamente revolucionarios si la clase obrera no toma las riendas de las luchas, siempre orientada por su partido comunista.

Y eso es lo que ha sucedido durante todo el período de la crisis. Las luchas se han desarrollado descompasadas, fraccionadas y sin objetivos, porque se le ha negado a la clase obrera el papel que debe desempeñar. No debemos echar todas las culpas de la situación del movimiento obrero a las políticas reaccionarias de los PSOE y PP, el motivo supremo lo encontraremos dentro del mismo movimiento. Los dirigentes fabriles imbuidos en el reformismo imperante han caído en la trampa que el oportunismo le tendió y hoy pagan gravísimas consecuencias.

El Partido Comunista Obrero Español advirtió de lo que iba a suceder, las traiciones sucesivas de CC.OO y UGT, por un lado, la de IU en el ámbito de la política y la división en diez mil sindicatitos pequeños que se auto titulaban “revolucionarios”, constituía la negación a la lucha de clases a combatir por sí y para sí misma; era la entrega total y absoluta de los trabajadores a las maquiavélicas intenciones de la burguesía.

Hablábamos, entonces, que sólo los comités de empresa y delegados de personal estaban capacitados para alcanzar la unidad de la clase obrera, pero decíamos también que tendría que ser una unidad política. Para lograr un objetivo aparentemente sencillo, era preciso que los comités y delegados tuviesen en cuenta las necesidades y las aspiraciones de los trabajadores y, en esa dirección, deberían pasar por encima de las siglas sindicales, de lo contrario la debacle se daría en cualquier momento. Los comités tenían a su favor ser los órganos más democráticos que existen en esta decrépita democracia burguesa. Sólo los comités de empresas y los delegados eran elegidos directamente por los trabajadores, lo que no pueden decir ni los sindicatos, como tampoco sus secciones sindicales.

El PCOE acostumbra siempre llevar a la práctica sus teorías. De este modo, nuestros camaradas miembros de comités de empresas, y delegados de trabajadores, comenzaron a hablar con otros comités. En Sevilla, por ejemplo, se llegaron a realizar más 300 reuniones. Las experiencias fueron muy ricas, pero muy amargas también. Mientras los trabajadores de base veían con buenos ojos que sus representantes se adhirieran a la Asamblea de Comités, sectores politizados de los propios comités, ponían reparos.

Nuestros camaradas les hablaban de la unidad para luchar contra las leyes reaccionarias y contra el sistema, así como de la necesidad de atraer a estudiantes y vecinos con la meta de elevar la lucha al grado de popular. Y lamentablemente, en tanto los compañeros que no militaban en ningún partido, aquellos que sus propios compañeros tenían por más atrasados, asentían con la cabeza y afirmaban con la palabra que era muy buena idea, que había que unirse, los militantes políticos adoptaron una conducta reprobable.

El problema radicaba en los que militaban en algún partido: Corriente Roja, IU, etc. y lógicamente las direcciones de los sindicatos, en donde también los miembros de Partidos Políticos, aparatos sindicales y liberados se opusieron con todas sus fuerzas, llegando a expulsar a compañeros de sus propias filas por pertenecer a la ACDT.

Se habló con Puleva, Flex, OPT, Siderúrgica Sevillana, Mac Puarsa, ROCA, Panrico, Coca Cola, Pepsi, TUSSAM, Unipost, etc. Se dieron reuniones, algunas en grupos, pero al final, los comités tiraron falsamente a favor de las siglas y en contra del interés de clase. Ningún trabajador de base desea la desunión.

¿Qué hubiese pasado si siguiendo las directrices de la ACDT, los comités de empresas hubiesen adoptado la posición de clase? La lucha contra la crisis se habría dado bravamente contra sus cimientos, pero los sindicatos no habrían ganado tanto dinero a costa de los EREs y eso es un obstáculo demasiado grueso. Se tenía la posibilidad tanto de ganar como de perder, pero el camino que tomaron los oportunistas era la senda de los derrotados y así condujeron a las clases trabajadoras a la impotencia, luego a la desesperación y quién sabe si a algo más.

Hoy basta dar un paso por los polígonos de todo el estado, para ver la desolación, basta ver por las calles a trabajadores asfixiados por el desasosiego, sus luchas en solitario contra una patronal unida, contra el gobierno y sus leyes, solo había servido para elegir lo de siempre, lo menos malo, o lo que es lo mismo, lo que quería la empresa: paro a cambio de firmas de ERE que suponía el enriquecimiento de las arcas sindicales.

Paradójicamente, muchos de estos reformistas que optaron por la desunión para no perder sus pequeñas parcelas de poder, ya avientan nuestras orejas con nuevos aires oportunistas, queriéndonos engañar una vez más al pedirnos el voto para sus siglas. Ahora, después de haber asesinado a la clase obrera, dicen que les votemos porque ellos son los únicos que nos pueden salvar.

Pero la historia no se detiene y la verdad se abrirá camino entre traidores y corruptos, solo hace falta tiempo para que la crisis aminore ostensiblemente. Ayer saltó la noticia en los medios de difusión: “Los trabajadores de empresas en crisis crean un frente de resistencia en Asturias.El delegado sindical de CC.OO. en Tenneco, Cesar González ha asegurado que la iniciativa de crear un “frente común” es una “necesidad” de los trabajadores que se concreta fuera de las siglas de sindicatos y de partidos políticos.”

Y es que no existe otro camino. Los militantes del PCOE saludamos la iniciativa y nos solidarizamos con élla, pero dadas las experiencias, avisamos a nuestros compañeros asturianos que la burguesía, y sus representantes en el movimiento obrero, opondrán muchos obstáculos, ante lo cual deben mantenerse unidos y firmes frente a los traidores.

Y también les hacemos llegar que tienen que elevar la lucha al nivel político, hay que romper las leyes que les da facilidades a los patronos y eso se consigue ampliando el ejército de los obreros. No basta con los trabajadores afectados por la crisis, sería una lucha in extremis y desgraciadamente hasta podía ser suicida. Los sindicatos, la patronal y el gobierno son fuertes. Será necesario unir a todos los trabajadores de Asturias y del estado, y para ello contarán con la solidaridad y aporte incondicional del PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL.

SECRETARIA DE PROPAGANDA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

{module [201|rounded]}




Votar es legitimar a la burguesía, su sistema y sus políticas criminales

 En el próximo mes de mayo se celebrarán las elecciones al Parlamento Europeo. Los parásitos dirigentes políticos de la Unión Europea y los medios de comunicación del Capital, desde el último trimestre de 2013 no dejan de lanzar mensajes de ‘optimismo’ sobre la incipiente recuperación de la crisis capitalista con objeto de dar una falsa esperanza a los pueblos, maltratados y saqueados por el gobierno de los monopolios en Europa – Unión Europea – y los distintos gobiernos de los países integrantes que han seguido a pies juntillas las políticas económicas dictadas por las instituciones europeas que, ahora en mayo, pretenden legitimar con las votaciones de diputados al Parlamento Europeo. Mensajes como que ‘empiezan a salir de la UVI’ España o Irlanda, que la confianza en la economía europea mejora o que en Europa existen mejores percepciones de negocio se multiplican. Pero la realidad es que el paro crece, al igual que la evasión de capitales y la corrupción, se le recortan derechos a los trabajadores y se les dan a los Empresarios y los bancos, se precarizan las condiciones de trabajo y se incrementan los desahucios y los hambrientos.

En el estado español, donde la burguesía está matando e ilegalizando al Pueblo con sus políticas antiobreras y reaccionarias, el Gobierno y sus medios acólitos no cejan en enviar el mensaje de que la economía empieza a remontar leve, pero inexorablemente, y que pronto empezará a dar fruto las políticas de recortes a los trabajadores y de dádivas a la Patronal; mostrando la infinita hipocresía y el engaño permanente por parte de los políticos de la banca y los monopolios al Pueblo Trabajador.

El capital está poniendo toda la carne en el asador no dudando en sacar todo su arsenal de mentiras con el objetivo esencial de que las clases populares den un barniz de legitimidad a sus instituciones políticas mediante la participación en sus elecciones, en este caso las europeas.

Y mientras el Partido Popular trata de movilizar vendiendo el humo de la inexistente recuperación económica, los que aspiran a quitar al PP para pasar a convertirse ellos en los nuevos ejecutores políticos de la burguesía culpan de la situación al Partido Popular y venden más humo con primarias, elaboraciones de programas electorales y falsas promesas tratando de capitalizar votos.

La crisis económica y las consecuentes políticas realizadas en clave de la burguesía para que ésta sea remontada bajo la solución capitalista, unida a la crisis política, conlleva un distanciamiento y una mengua de fe del Pueblo en el sistema. Los capitalistas son conscientes de ello, al igual que son conscientes que la democracia burguesa es la mejor envoltura del capitalismo, del enriquecimiento de los bancos y las multinacionales, por ello no sólo tratan de estimular que la gente vote mediante las acciones expresadas, sino que no dudan en financiar e impulsar la creación de nuevos partidos, plataformas electorales y demás fórmulas políticas – ya sean oportunistas, ya sean de extrema derecha – que concurran a las elecciones con objeto de arañar votos y minimizar la abstención, o lo que es lo mismo, con el objetivo de que sus estructuras políticas sean legitimadas.

El oportunismo, siempre al servicio del capitalismo y de los monopolios, cumple la función de anteponer los intereses de una minoría a los de la clase obrera, haciéndole albergar a nuestra clase ilusión y esperanza en que rescatando a la democracia burguesa de las garras de la banca y de los monopolios es la fórmula poner freno al retroceso de sus derechos y sus condiciones de vida. Evidentemente, para los oportunistas, este proceso debe ser obra de una ciudadanía – interclasismo – dirigida por personas que posean una nueva forma de concebir y relacionarse con la Política, en definitiva, unos auténticos oráculos políticos y de las formas. El ejemplo más nítido y acabado lo comprobamos en la declaración de principios de PODEMOS que caracterizan el problema como que “Estamos ante un golpe de Estado financiero contra los pueblos del sur de la Eurozona (…)Necesitamos una candidatura unitaria y de ruptura, encabezada por personas que expresen nuevas formas de relacionarse con la política y que suponga una amenaza real para el régimen bipartidista del PP y del PSOE y para quienes han secuestrado nuestra democracia”. Mucha retórica barroca para engañar a los trabajadores; las ‘nuevas’ formas de relacionarse con la política de la dirección de dicha candidatura, intelectuales prostituidos a la ideología burguesa y servidores del Capitalismo, omiten que la contradicción fundamental a nivel mundial es la lucha entre el socialismo – aspiración máxima del proletariado – y el imperialismo – aspiración máxima de los monopolios que, además, es en la fase en la que se encuentra actualmente el sistema capitalista. Esta nueva candidatura que eclosiona del oportunismo, niega la lucha de clases, tiene idealizada la democracia burguesa pero, sobre todo, no pretenden acabar con la raíz del problema: el sistema capitalista, su lucha es contra el régimen bipartidista de PP-PSOE pero no contra el capitalismo, la propiedad privada de los medios de producción, los monopolios, la Unión Europea, etcétera. ¿Cómo el oportunismo puede democratizar la sociedad si no socializa previamente los medios de producción? La candidatura PODEMOS – cuyo máximo representante es sacado a pasear por los medios de comunicación del Capital para promocionarle ante el pueblo trabajador – no muestra al Pueblo trabajador ni quién es el responsable de su situación de explotación y violencia, ni donde está la raíz del problema ni cuál es el papel que la clase debe jugar, porque no sólo la niega como sujeto revolucionario sino que le omite la forma en la que tiene que organizar su estado y le pide que abrace y crea en el instrumento que le oprime: el estado burgués en su forma democrático-burguesa.

Este hecho es la constatación de que los monopolios, conscientes de que la crisis económica también ha conducido a la crisis política, temen que sus estructuras políticas, como es la UE y su Parlamento, se desprestigien y deslegitimen. Necesitan legitimidad para seguir arremetiendo contra los trabajadores de Europa y del mundo, y esa legitimidad viene vía participación en las elecciones, por ello el Capital no duda en crear estos engendros oportunistas, para tratar de recolectar el mayor número de votos de la clase trabajadora. Prestándose para tal servicio a los explotadores los oportunistas clásicos – IU y compañía – y las criaturas oportunistas televisivas paridas por los monopolios televisivos.

Con el desarrollo del imperialismo, la democracia burguesa se torna cada vez más reaccionaria, tiende al fascismo. Esto no sólo se comprueba hoy sino que la historia ya lo ha acreditado. Esto es plenamente conocido por el oportunismo que no sólo se ha lanzado a legitimar al estado burgués, sino a engañar al Pueblo trabajador ocultándole a sus verdaderos enemigos, desviando al Proletariado de su misión histórica: La construcción del Socialismo y la implantación de la dictadura del proletariado, que es la máxima expresión de la democracia de la mayoría trabajadora. La traición perpetrada por los oportunistas es tal, que niegan la guerra en la que está inmersa la clase obrera cuando la misma burguesía la reconoce, basta leer a Warren Buffet cuando señalaba, tras la cumbre de Davos, que “Hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando’”.

El Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.) hace un llamamiento a la clase obrera y demás clases populares machacadas por el imperialismo para que se abstengan en las elecciones que se celebrarán en el próximo mes de mayo de 2014. Consideramos que el ir a votar en dichos comicios es legitimar el imperialismo europeo, las políticas criminales que han empobrecido y asesinado a millones de obreros para entregar lo robado a la banca y a las empresas multinacionales. Votar es contribuir a que este sistema criminal e inhumano perdure.

Pero no es suficiente con abstenerse el PCOE, fiel a las enseñanzas del marxismo-leninismo, asevera sin fisura alguna que la única salida que tiene el proletariado y demás clases populares maltratadas por el sistema capitalista, es la construcción del socialismo y con ella el Poder de la mayoría trabajadora, o lo que es lo mismo, la dictadura del proletariado. Para ello, para conseguir que las clases populares, dirigidas por la clase obrera, se emancipen y liberen de las cadenas capitalista, el Partido Comunista Obrero Español está comprometido en el desarrollo y la construcción de instrumentos de poder popular; ya sea en las fábricas y centros de trabajo – unión de los comités de Empresa y Delegados – como en los pueblos y en las ciudades – Asambleas Populares donde la unión de todas ellas converjan en el Frente Único del Pueblo y hace un llamamiento a la clase obrera y a todos los sectores sociales que la componen a su construcción.

La única salida es el socialismo y la dictadura del proletariado y no rescatar la democracia burguesa como pretende Iglesias Turrión, iniciar un nuevo proceso constituyente burgués como el que plantea Julio Anguita – al que el Capital últimamente le está dando mucho bombo tanto en cadenas televisivas como en conferencias a burgueses como la celebrada en Cajasol-La Caixa -, o llegar al Socialismo a través de la Constitución de 1978 – que precisamente consagra la economía de mercado – como plantea el Coordinador General de IU Cayo Lara. Todo lo que no sea el Poder en manos del proletariado es ilusión y, para tener el Poder, hay que socializar los medios de producción, arrebatárselos a la burguesía para ponerlos en manos de la Clase trabajadora y ello es inviable sin una organización política y social ajena e independiente de las instituciones burguesas, del estado burgués

¡ CONTRA EL IMPERIALISMO Y SU PRODUCTO, EL OPORTUNISMO!

¡ CONTRA EL IMPERIALISMO EUROPEO, ABSTENCIÓN Y CONSTRUCCIÓN DEL PODER POPULAR, DEL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡POR EL SOCIALISMO!

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

{module [201|rounded]}