1

Restricciones para los obreros, libertades de los burgueses

El boletín extraordinario nº6 de la Junta de Andalucía del pasado día 16 de enero de 2021, nos retrotrae, una vez más, a una estampa propia de la novela “Los santos inocentes”, o películas como “El discreto encanto de la burguesía” y de la “Escopeta nacional”, en las que se retrata a la burguesía (junto con sus vasallos políticos) tal como es: hipócrita y corrupta, déspota y libertina, imponiendo la humillación y las penas más severas al proletariado.

La clase obrera no puede reunirse en grupos de más de 4 personas, en casa o al aire libre, mientras los señoritos andaluces, banqueros y demás burgueses pueden seguir practicando la caza mayor sin necesidad de respetar el toque de queda, o esquiando en Sierra Nevada con abonos (“forfaits”) que están al alcance de unos cuantos privilegiados.

En la misma línea se clausuran parques infantiles robándoles a nuestros hijos el juego social con otros niños tan necesario en su desarrollo, mientras se promocionan parques de atracciones que concentran miles de personas, para el beneficio de las empresas concesionarias, como el que se ha instalado en el Muelle de las Delicias de Sevilla, entre el 5 de diciembre y el 10 de enero pasados. A pesar de ello, de nuevo se culpa a las familias trabajadoras y sus reuniones de la tercera ola de coronavirus.

Podemos imaginarnos perfectamente a cualquier miembro de la burguesía u oligarquía financiera, en algunos de sus cortijos, empresas, yates o restaurantes haciendo lo que les place sin cumplir las restricciones que imponen a la clase obrera, pero no podemos imaginarnos a ningún “servidor de la ley” haciéndolas cumplir o amonestándoles con una sanción proporcional a sus patrimonios.

Poca credibilidad pueden tener, por tanto, las restricciones y medidas impuestas por los distintos gobiernos capitalistas y fascistas de cualquier ámbito, a ojos del pueblo trabajador y sus jóvenes, a los que se criminaliza y se responsabiliza de las muertes y la miseria inherentes al régimen capitalista, vinculadas por los medios de prensa exclusivamente a la pandemia.

Los comunistas reconocemos el sesgo de clase que tiene cualquier medida que impone la oligarquía financiera a través de sus títeres Estados-naciones. La pandemia está sirviendo para amordazar de pies y manos a la clase obrera y el resto de capas populares ante la amenaza de un estallido social de dimensiones colosales a nivel mundial. Sabiendo como sabe la propia oligarquía financiera que su régimen está quebrado hasta los tuétanos con burbujas de deuda que son el germen de “supernovas”, y sabiendo como sabe que sus rescates son, a su vez, la fuente de deudas públicas aún mayores.

La clase obrera andaluza debe quitarse de encima a los oligarcas parásitos y sus secuaces charlatanes del parlamento, para acabar con el pisoteo de sus vidas, para organizar la sociedad en base a sus necesidades e intereses, para acabar con las crisis capitalistas y sus pandemias.

Es necesario, por tanto, implantar la Dictadura del Proletariado, la República Socialista, de la mano de la clase obrera de todo el Estado español. Ya no valen alianzas con las capas intermedias de la burguesía, eslabones reaccionarios que imponen también la esclavitud al proletariado en los tajos de la ciudad y el campo. Para ello, es necesario estructurar y vertebrar todos los sectores de la Clase Obrera a través del Frente Único del Pueblo, en aras de tomar el control de los medios de producción y planificar así la economía para alcanzar el pleno bienestar y el desarrollo integral del ser humano orientándonos al Comunismo. Pues los medios materiales y tecnológicos ya hace tiempo que existen de sobra.

 

Por el fin del despotismo burgués

Por la construcción del Frente Único del Pueblo

Por la Dictadura del Proletariado

Por la República Socialista

 

Comité Regional del PCOE en Andalucía




Israel continua con el genocidio al dejar a los palestinos sin vacunas

“Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo” – Eduardo Galeano

 

Fue a finales de diciembre, concretamente el día 23, cuando el Estado genocida de Israel, a través de su Ministerio de Salud, comenzó a distribuir la vacuna contra la COVID-19. Rápidamente, los medios internacionales se hicieron eco de la curiosa efectividad del programa de vacunación israelí: “que ha alcanzado a casi el 15% de su población en menos de un mes, pero a tan solo 100 palestinos fuera de la anexionada Jerusalén Este”. (The Washington Post; Israel’s vaccine efforts are incomplete until they include Palestinians, 2021)

Como si no fuera suficiente con el proceso de ocupación militar que la población palestina sufre desde hace más de siete décadas, con la colonización, los ataques a vehículos, viviendas, hospitales y escuelas palestinas, ahora tienen que contemplar como las autoridades israelíes celebran una campaña de vacunación sin precedentes a costa de dejar a millones de palestinos sin vacunas. Una prueba irrefutable de hasta qué punto se considera que las vidas israelíes tienen más importancia que las palestinas.

El Estado de Israel continua en su criminal misión de borrar de la faz de la tierra todo rastro del pueblo palestino; en esta ocasión, poniendo de manifiesto la segregación como punta de lanza de sus políticas y negando la entrada de vacunas y otros materiales médicos a los Territorios Palestinos Ocupados: “Mientras el país lidera los ránkings mundiales de vacunación, los cinco millones de palestinos que viven en la Cisjordania ocupada y la Gaza bloqueada aún deberán esperar meses para recibir sus dosis”. (El Periódico; Israel abandona a los palestinos en su plan de vacunación masivo, 2021)

Lo que aquí observamos es el desarrollo del conflicto árabe-israelí por otras vías, por el expolio sanitario, al objeto de continuar con los planes expansionistas del imperialismo sionista, con la matanza de palestinos, de continuar el terror para mantener los territorios ocupados e impedir toda posibilidad de que el pueblo palestino construya un Estado independiente y en paz.

La dependencia que Israel quiere provocar sobre el pueblo palestino viene de lejos. Fue en 2001, tres años después de su inauguración, cuando el régimen israelí destruyó por completo el primer aeropuerto internacional palestino, símbolo de la soberanía del pueblo, “uno de los planes con mayor proyección que conectaba la Franja de Gaza con el resto del mundo”. (Palestina Libre; Aeropuerto de Gaza, un sueño hecho trizas, 2013)

Esta dependencia forzada se constataría al comienzo de la pandemia, cuando los envíos de respiradores, mascarillas y equipos de pruebas tuvieron que pasar por la coordinación con Israel: De hecho, el Estado de Palestina, como fue reconocido oficialmente por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2012, apenas tiene control sobre sus importaciones, incluidas mascarillas, respiradores y ahora vacunas, o su economía, que se espera que pierda un 35% de su producto interior bruto como consecuencia de la COVID-19”. (The Washington Post; Israel’s vaccine efforts are incomplete until they include Palestinians, 2021)

En este sentido, observemos lo que tiene que decir sobre esto el derecho internacional: “En toda la medida de sus medios, la Potencia ocupante tiene el deber de asegurar y mantener, con la colaboración de las autoridades nacionales y locales, los establecimientos y los servicios médicos y hospitalarios, así como la sanidad y la higiene públicas en el territorio ocupado, en particular tomando y aplicando las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y de epidemias. Se autorizará que el personal médico de toda índole cumpla su misión. (IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra; Sección III – Territorios ocupados, Artículo 56 – Higiene y sanidad pública, 1949)

Ante esto, y acogiéndonos a la propia legalidad internacional que establecen los Estados burgueses contemporáneos, es más que evidente que el Estado de Israel tendría la obligación de garantizar los suministros necesarios para combatir la pandemia de la COVID-19 en territorio palestino. Por ello, y con más de 160.000 contagiados y 1.800 fallecidos, la Autoridad Palestina solicitó 10.000 dosis para inmunizar a los trabajadores sanitarios, a lo que el Estado de Israel, acorde con su naturaleza inhumana y criminal informó de la entrega de 100 dosis de vacunas, colgándose todo tipo de medallas por el “gesto humanitario”; una acción que resulta más burlesca si cabe cuando descubrimos que la Autoridad Palestina niega haber recibido tales dosis.

Visto lo anterior, queda patente que la llamada Comunidad Internacional ni tan si quiera existe; que sólo es el ropaje “humanitario” que emplean las potencias burguesas, una falsa contraparte a sus injerencias imperialistas, pero el telón siempre cae y el teatro queda al descubierto. Queda patente que la lucha por la libertad de los pueblos requiere del combate al modo de producción capitalista que, en su fase agonizante, engendra al monstruo del imperialismo, siendo a la vez un problema que trasciende toda frontera nacional. Luchar contra el imperialismo es luchar por el socialismo; es aplicar los principios del internacionalismo proletario que acaba con los intereses de la burguesía y libera al proletariado mundial.

El pueblo palestino, castigado, bloqueado y continuamente masacrado requiere la solidaridad del mundo. En la tragedia de Gaza vemos de forma transparente la hipocresía diaria, el silencio del oportunista, los discursos vacíos de los políticos socialdemócratas, las declaraciones huecas de los organismos internacionales, las posturas ambiguas, la barbarie imperialista, el abandono, las promesas de paz incumplidas y, sobre todo, la sagrada impunidad de un genocidio que no se está deteniendo.

 

¡ABAJO EL IMPERIALISMO!

¡VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO PALESTINO!

Madrid, 23 de enero de 2021

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




La corrupción no tiene vacuna

El PP ha demostrado nuevamente impregnar de corrupción todo aquello que toca. El último escándalo lo ha protagonizado Manuel Villegas, Consejero de Salud en la Región de Murcia desde 2017, al hacerse público que él, su esposa, María Teresa Martínez, y otros más de 400 altos cargos y funcionarios de los servicios centrales del Sistema Murciano de Salud han sido vacunados contra la covid-19 de manera fraudulenta. Cabe destacar, que entre las personas vacunadas se encuentra Esther Clavero, alcaldesa de Molina de Segura por el PSOE, demostrando una vez más que ambos partidos engañan por igual a la clase obrera murciana.

Ante la polémica, Manuel Villegas ha alegado que se ha vacunado debido a su condición de sanitario – profesión que no ejerce –, mientras que la edil de Molina de Segura ha manifestado haber sido “citada por prescripción facultativa por ser paciente oncológica de alto riesgo”. No solo se han vacunado de manera fraudulenta, ya que ciñéndonos al protocolo del propio Ministerio de Sanidad no son grupos de riesgo para la primera etapa de vacunación, sino que, además, se ríen de los trabajadores cuando las cifras estiman que en la Región existen todavía unos 1.000 sanitarios y residentes que no han recibido la vacuna todavía.

Manuel Villegas ha comparecido en un primer momento para disculparse y más tarde lo ha vuelto a hacer junto al Presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, para hacer efectiva su dimisión. El PP murciano defiende la conducta del Consejero de Salud calificándola de “intachable” mientras pide la dimisión de la edil de Molina. Por su parte,  el Partido Socialista de la Región de Murcia hace lo propio.

 

Un espectáculo lamentable, donde los principales partidos del Estado opresor, lacayos de los monopolios, se lanzan poco más que palabras en disputas interburguesas que no alteran un ápice el actual sistema explotador, donde la propiedad privada de los medios de producción descansa en manos de la burguesía parasitaria, que explota sin descanso al pueblo trabajador al tiempo que lo condena a la miseria y la muerte por su fraudulenta gestión de la crisis general del capitalismo y de la pandemia de la COVID-19.

Y, mientras tanto, Podemos acusa de corrupción al PP ignorando de manera deliberada que sus socios de gobierno están actuando de la misma forma. Y del mismo modo, el ala más radical del oportunismo regional, IU-Verdes Murcia, salía al paso para pedir la dimisión de Villegas. Por supuesto, nuestros conocidos oportunistas no tienen otra petición que sustituir a un corrupto por otro, engañando al pueblo con un discurso que da a entender que las penurias de la clase obrera se solucionarán con una gestión eficiente y honrada del Estado burgués, escondiendo deliberadamente el carácter de clase que subsiste en el Estado español hasta que este no sea derribado por el proletariado de forma revolucionaria. En definitiva, apostándolo todo por la conciliación de clases y el inútil parlamentarismo, en su incansable lucha por socavar cualquier ápice de movimiento obrero revolucionario.

Lo que ha pasado en Murcia es, en este caso, un ejemplo más de lo que ocurre a nivel estatal. Los partidos burgueses son los responsables de la mala gestión de la crisis económica y sanitaria que hemos presenciado durante 2020 y que, inevitablemente, estará también presente durante el proceso de vacunación que se va a acometer en 2021, como ya se está viendo.

No es posible que la clase trabajadora disponga de una sanidad pública de calidad dentro de los márgenes del capitalismo. Es por ello que se hace necesaria la instauración del Socialismo como etapa temprana del comunismo, para que cesen las privatizaciones, las corruptelas y el enriquecimiento de la burguesía a costa de la salud de la clase trabajadora.

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en la Región de Murcia




El gobierno “más progresista” es una marioneta de los monopolios como el más reaccionario

Allá por el año 2003, tanto PSOE como IU no dudaban en señalar al gobierno del fascista Aznar como responsable de las muertes producidas en la guerra contra Iraq, una guerra de rapiña en la que el corrupto PP no dudó en mostrar abiertamente a España como un títere de EEUU en su cruzada contra Iraq al objeto de robarle el petróleo y el gas al citado país del Oriente Medio.

En el año 2003 y durante el primer trimestre de 2004, el PSOE – con personajes como Zapatero, Caldera o Blanco – no dudaban en arremeter contra el lacayuno gobierno del führercito Aznar, al igual que los miembros de IU en el parlamento, tanto por la guerra de Iraq como por los asesinatos de los periodistas Julio Anguita Parrado y José Couso.

El PSOE, una vez conquistó el gobierno en marzo de 2004, no dudó en ir desmarcándose progresivamente de la demanda de la familia de Couso al objeto de conseguir que los asesinos del periodista, tres militares norteamericanos, no quedasen impunes.

Wikileaks demostró como EEUU presionó a España para frenar causas judiciales como la de Couso, las torturas norteamericanas en Guantánamo y los vuelos de la CIA, entre otras.

La propia prensa burguesa, concretamente la gubernamental, señalaba el 30 de noviembre de 2010 lo siguiente sobre el caso Couso:

EEUU contó con la colaboración de autoridades del Gobierno y con información sobre la marcha de las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional sobre la muerte del cámara de Telecinco José Couso (…) Los documentos filtrados por Wikileaks señalan la colaboración del fiscal general del Estado y de los fiscales Javier Zaragoza y Vicente González Mota. Un documento fechado en primavera de 2007 destaca que el Gobierno español estaba ayudando, concretamente, en el ‘caso Couso’ (…) En enero de 2007, Conde-Pumpido mantuvo una entrevista con el embajador Aguirre para tratar el caso Couso. El fiscal general del Estado explicó que el Gobierno no podía hacer nada en este caso, pero que los fiscales ‘seguirían oponiéndose’ a las órdenes de detención contra los tres militares implicados (…) Por su parte, el fiscal Javier Zaragoza se dirigió en mayo de 2007 al consejero político norteamericano para informarle que se había opuesto al procesamiento de tres militares estadounidenses acusados de la muerte de Couso”.

El 1 de diciembre de 2010 ese mismo medio público señalaba:

Moratinos [Ministro de Asuntos Exteriores del PSOE] y López Aguilar [Ministro de Justicia del PSOE] “trabajaron” para frenar el ‘caso Couso’, según los documentos de EEUU (…) Varios ministros españoles “trabajaron” para que no prosperasen las órdenes de detención internacional contra los tres soldados estadounidenses involucrados en el asesinato del cámara de televisión José Couso en Bagdad, según asegura el ex embajador de EEUU en Madrid Eduardo Aguirre en un telegrama confidencial filtrado por Wikileaks al diario El País. (…) Sobre este asunto, el embajador dirigió un cable a la secretaria de Estado de EEUU, Condolezza Rice, en el que aseguraba que el Gobierno español había ‘ayudado entre bastidores’ a que la fiscalía apelara las decisiones del juez. (…) En julio de 2004, el encargado de negocios de la embajada le dijo al entonces secretario de Estado de Exteriores [Primer Gobierno de Zapatero], Bernardino León, que si el juez acusaba formalmente a los soldados, EEUU esperaba que el Ministerio de Asuntos Exteriores expresara claramente a la Audiencia Nacional su oposición (…) El Juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dictó, en octubre de 2005, orden de detención internacional contra los tres militares norteamericanos (…) Tras la resolución judicial, los entonces ministros de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se pusieron en contacto con el embajador para tranquilizarlo (…) López Aguilar le transmitió que el Gobierno ‘pondría todo su empeño en cuestionar la decisión del juez basándose en argumentos técnicos’, mientras que Moratinos le aseguró que ‘si el magistrado arreglaba las cuestiones técnicas, el Ejecutivo pasaría a apelar la resolución (…) Con esta información, el embajador envió un telegrama confidencial en el que señalaba que ‘los ministros españoles están trabajando para que no prosperen las órdenes de detención’.

Como se puede comprobar, fiscales, ministros y Gobierno de España, entre defender a las víctimas, los derechos de un ciudadano español como Couso, o defender a sus amos imperialistas norteamericanos, no dudan en defender a sus amos, a los imperialistas, a los monopolios, a la potencia más criminal que ha parido la historia: EEUU. El PSOE y la fiscalía que tanto decían defender “a la democracia” en el juicio contra el Referéndum del 1 de Octubre y los dirigentes políticos catalanes, no han vacilado en estas dos décadas en alinearse con los que van por el mundo cometiendo todo tipo de crímenes de lesa humanidad – EEUU y su ejército – a la vez que pisoteaban los derechos de sus propios ciudadanos como el cámara de televisión Couso. Mientras José Zaragoza, el fiscal en el caso de José Couso, se puso la bandera de las barras y las estrellas colaborando con EEUU para obstaculizar las acciones del juez Pedraz y, por tanto, salvaguardar a los criminales que asesinaron a Couso, en el circo realizado en el Tribunal Supremo contra el referéndum del 1 de Octubre, no dudó en ponerse la bandera rojigualda para pasar como un “salvador” de la patria indicando que “buscaban la claudicación del Estado”, entre otras joyas. Su bandera, sin duda, es la del imperialismo, la de la opresión.

Ahora vemos el último episodio ignominioso del Estado español y su gobierno contra José Couso, sus familiares, y toda aquella gente que se opone a los crímenes perpetrados por el imperialismo, de tal manera que el Gobierno del PSOE y PODEMOS/IU/PCE ha solicitado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo que rechace la demanda presentada por la familia de José Couso que denuncia que España vulneró el Convenio Europeo al archivar la justicia española la causa penal. En lo que no es más que la continuidad por parte del gobierno “más progresista” de la historia de la política del gobierno corrupto y reaccionario de Rajoy y su reforma de restricción de la justicia universal. O lo que es lo mismo, la continuidad de la política del fascista Rajoy votada favorablemente por todos los oportunistas, la falsa izquierda, en la moción de censura de junio de 2018 por la que accedió a la presidencia del gobierno Pedro Sánchez.

Como puede comprobarse, el Estado español es una marioneta del imperialismo norteamericano, es una marioneta de la potencia más criminal que ha parido la historia, EEUU. Bajo el capitalismo no existen derechos para los pueblos sino la impunidad de los criminales capitalistas para que a sangre, fuego, tortura y engaño impongan sus intereses y su criminal hegemonía como clase dominante. Los pueblos del mundo únicamente podrán conquistar la paz y los derechos destruyendo al imperialismo y construyendo el socialismo.

 

¡Justicia para José Couso!

¡Abajo el imperialismo!

¡Por el Socialismo!

 

Madrid, 20 de enero de 2021

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




“Andalucía no se rinde”: por la Andalucía, España y Humanidad burguesas

Se cuece un nuevo engendro oportunista en Andalucía, “Andalucía no se rinde”, vendida por sus promotores como un proyecto “soberanista, ecosocialista, feminista y de obediencia andaluza“. Cada vez tienen que rebuscar más entre los recodos del capitalismo con tal de no avanzar a la dictadura del proletariado, hacia el socialismo como primera etapa del comunismo.

Vienen a hacer retroceder una y otra vez a la clase obrera a movimientos propios de la pequeña burguesía, que en su ruina provocada por los monopolios no pretende avanzar hacia su colectivización (socialismo), sino al inicio del capitalismo, hacia un paraíso perdido que sólo existe en sus mentes románticas: una Andalucía soberana. Pero en el actual grado de desarrollo del capitalismo, en su fase imperialista, donde la oligarquía financiera internacional parte y reparte, ningún Estado-nación es ya soberano. En ese aspecto, para nada hablan de salirse de las instituciones imperialistas como la Unión Europea o la OTAN.

Repiten el mantra de la “soberanía” en abstracto, como si no hubiera unos andaluces ya bastantes soberanos que esclavizan a los jornaleros andaluces y extranjeros. Soberanos explotadores son los andaluces propietarios de los campos de frutos rojos en Huelva, o de los tomates de invernadero en Almería. Esos andaluces y andaluzas que sí son soberanos bajo el capitalismo, son internacionalistas y feministas a la hora de explotar, pues es preferible elegir a una jornalera marroquí analfabeta para ser mejor exprimida y sometida.

Vuelven estos oportunistas desde su gueto nacionalista, con su palabrería de yoguis, con flores de plástico y un mundo que sólo ven a través de una antena parabólica. Y es que la mayoría de ellos no ha dado un palo al agua en un tajo. Nada nuevo pueden ofrecer parlamentarias que les ven las orejas al lobo y que buscan un nuevo nicho electoral.

Promueven su revolución de “maceta” y “delantal” sin mencionar para nada el régimen de propiedad de la tierra y los medios de producción, la base del régimen capitalista, del que dicen querer emancipar a Andalucía. Así pasan de largo cuando mencionan una “reforma agraria” sin distinguir propietarios y proletarios, sin decir qué proponen hacer con los latifundios y los monopolios que parasitan el campo.

Y es que el nacionalismo, como bien expresa la oportunista Ángela Aguilera, ex de Izquierda Unida y Adelante Andalucía, lucha por los derechos de los “andaluces y andaluzas” en general. Con lo cual se deduce que luchan por los derechos de los caciques andaluces, los del campo andaluz, donde el sudor y la sangre del jornalero (andaluz o extranjero) riega las fértiles tierras andaluzas, bajo el régimen de propiedad privada, pequeña o grande.

Defienden también, por tanto, los derechos de los caciques andaluces de la ciudad, como la familia Manzanares que es dueña de Ayesa AT, donde se despide a trabajadoras embarazadas, se despide de manera masiva a los trabajadores con mejores condiciones para sustituirlos por aprendices universitarios baratos, y donde se reprime, violando derechos fundamentales, a los representantes sindicales de la Coordinadora Sindical de Clase que defienden los pocos derechos que les quedan a los trabajadores de dicha a empresa.

También se deduce de sus proclamas que lucharán por los derechos de los aristócratas sevillanos Benjumea, de honda tradición franquista, dueños de Abengoa, que exigen que el Estado español, a través de una filial luxemburguesa, les indemnice por la retirada de primas a las energías renovables. Todos unos patriotas, estos andaluces.

De ese interclasismo, de ese mezclar en el mismo barco a explotadores y explotados, propio del nacionalismo, emana también el feminismo, que pretende que las obreras se hermanen con las explotadoras como la sevillana Concha Yoldi, ama y dueña de Persán, donde los trabajadores se exponen a sustancias cancerígenas, o la presidenta de Navantia, la granadina Belén Gualda, cómplice de la esclavitud de los obreros de los astilleros de la Bahía de Cádiz, que se juegan la vida cada día para fabricar fragatas de guerra que usará la dictadura feudal islamista de Arabia Saudita para masacrar al pueblo de Yemen. Intervención imperialista, como las que han apoyado en Libia y Siria los Anticapitalistas, otro de los promotores de este movimiento nacionalista, a pesar de jactarse de defender la “paz y los derechos humanos”, y de ser “anti-imperialista”.

 

Las raíces materiales de los nacionalistas andaluces se corresponden con una pequeña burguesía desubicada de época, pues su imaginaria nación andaluza no se corresponde con una burguesía que pretendiera superar un régimen feudal, y por tanto en aquel contexto, sí era revolucionaria al promover el paso del feudo a la nación. Pero ahora, cuando ya se ha llegado al máximo desarrollo posible de la democracia burguesa que ya sólo puede avanzar hacia el fascismo, se convierten en una fuerza reaccionaria pues en lugar de avanzar a la siguiente etapa histórica que corresponde al Socialismo, pretenden congelar el desarrollo de las leyes de la sociedad humana con la formación socioeconómica propia de una burguesía que ya está en declive: la nación.

Frente al chovinismo interclasista, propio también del fascismo, los comunistas oponemos la unidad internacionalista de las clases obreras de todas las regiones y naciones, no oponiendo obreras a obreros, ni uniendo a obreras y explotadoras, sino uniendo a obreros andaluces, madrileños, vascos y catalanes y dirigiéndolos a la expropiación de sus explotadores andaluces, madrileños, vascos y catalanes.

Estos oportunistas y engaña-obreros tampoco mencionan el carácter fascista del Estado español, que junto el viraje reaccionario de toda la “comunidad internacional” y sus instituciones supranacionales como la Unión Europea, hacen inviable hoy el derecho de autodeterminación de cualquier nación (en caso de serlo) oprimida. Por tanto, para tumbar a ese Estado fascista español, enemigo común de todo el proletariado andaluz, madrileño, gallego, vasco o catalán, han de unirse todos ellos en torno a la lucha final.

La verdadera liberación de la clase obrera andaluza, el fin a la explotación y el yugo del señorito o del burgués andaluz, madrileño, vasco o catalán, sólo vendrá con la socialización de latifundios, minas, monopolios de sectores estratégicos como la industria, la banca, los seguros, la química, agricultura, transportes, o telecomunicaciones. Para eso es necesario estructurar y vertebrar desde abajo a la clase obrera, construyendo su Estado socialista, obrero y proletario, a través del Frente Único del Pueblo conformado por representantes directos emanados de asambleas en centros de trabajo, barrios obreros, cortijos y centros de estudio.

 

El nacionalismo y el feminismo son ajenos a la clase obrera

Sólo el internacionalismo y el comunismo liberarán a la clase obrera andaluza

Por el Frente Único del Pueblo

 

Secretaría Política del Comité Regional del PCOE en Andalucía




Que la tierra te sea leve, camarada Manuel García Moreno

El pasado viernes 15 de enero falleció nuestro camarada Manuel García Moreno. Con Manolo desaparece un apreciado activista sindical que ha dejado una huella indeleble entre sus compañeros de la RENFE y del metal catalán. Su firmeza en los principios revolucionarios del marxismo-leninismo, le llevó a abandonar las filas del PSUC y de CCOO por su alta traición a los trabajadores, para entregarse de lleno a la misión de recuperar dichos principios, contribuyendo con Enrique Líster en la construcción del PCOE y del PCOC, de los que fue miembro de sus respectivos Comités Ejecutivos.

Manolo hizo de la salvaguarda de los principios revolucionarios el leitmotiv de su existencia, lo que le indujo a oponerse a Enrique Líster y a sus seguidores cuando estos pretendieron eliminar el PCOE para volver al reformista PCE.

Pero el camarada Manolo, como tantos otros hombres y mujeres trabajadores del mundo, ha sido víctima de la maldad de un sistema criminal que guarda en sus arsenales material bélico con capacidad para matar seis veces a la humanidad, mientras que muestra una extraña “incapacidad” de neutralizar un virus. Un virus que está sirviendo de aliado en un momento de grave crisis del sistema, proporcionando una tregua y una excusa para que los gobiernos capitalistas puedan tener una justificación falsaria y así tomar medidas contra sus pueblos para aliviar la situación de los grandes capitalistas.

El Comité Central y toda la militancia del PCOE, rendimos nuestro más cálido homenaje al camarada García Moreno y transmitimos nuestro más sentido y revolucionario pésame a su compañera y a sus hijos.

Por la senda que emprendiste y siguiendo tu ejemplo y tu fidelidad a los principios. ¡Hasta la victoria, camarada Manolo!

 

Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




La subida del precio de la luz demuestra la inutilidad de la socialdemocracia para el pueblo trabajador

El precio de la luz vuelve a dispararse durante la borrasca filomena, El coste mayorista de la electricidad, que se fija con un día de antelación, subió el pasado miércoles un 6,7% hasta rozar los 90 euros de media diaria por megavatio hora (MWh), según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE). El precio está, así, a un paso de los 95 euros marcados el viernes pasado y que supusieron un máximo histórico, solo por detrás de los 103,76 euros del 11 de enero de 2002.

En plena ola de frío, el capitalismo gestionado por PSOE y Podemos-IU/PCE, ha mostrado nuevamente su incapacidad para permitir una vida digna al pueblo, dejando a millares de trabajadores sin poder calentarse en sus casas debido a esta vergonzosa subida de los precios de la luz.

Mientras los ingresos y ahorros de las familias trabajadoras han caído en picado desde la pandemia, debido a los ERTE -que han permitido a las empresas no pagar los salarios a los trabajadores para asumirlos el Estado reduciéndolos un 30%-, el precio de los insumos básicos como la luz suben a máximos históricos, empobreciendo la vida del pueblo trabajador.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no contenta con saquear al pueblo trabajador y dejarle en la inmundicia, se ha querido reír de toda la clase obrera afirmando el pasado fin de semana que “el recibo puede subir como mucho unos cuantos euros”. Euros que, como buena servidora lacayuna del capitalismo y de las empresas eléctricas que es, tiene en abundancia y, por tanto, tampoco entiende que se forme un escándalo por unos cientos de euros más al mes.

La estrategia descarada de Unidas Podemos ha sido, en estos días, la de tratar de desmarcarse de su socio de Gobierno, el PSOE, para tratar de salir indemne de este ataque a la clase trabajadora culpando al PSOE enteramente de este problema. Sin embargo, Unidas Podemos conocía perfectamente el largo listado de los políticos del PSOE en empresas eléctricas y sus conexiones con los monopolios españoles antes de decidir formar gobierno como su socio:

ENDESA: Elena Salgado

GAS NATURAL FENOSA (AHORA NATURGY): Felipe González, Cristina Garmendia, Guzmán Solana Gómez, Víctor Pérez Pita, Narcís Serra.

ENEL: Pedro Solbes

IBERDROLA: Manuel Marín, Manuel Amigo, Braulio Medel, Felipe Romera, Juan Pedro Hernández Moltó.

ENAGÁS: Ramón Pérez Simarro.

ACCIONA: Javier Solana.

ABENGOA: Josep Borrell, Rafael Escudero, José Domínguez.

Unidas Podemos, por tanto, es igual de culpable que el PSOE del empobrecimiento continuado y brutal contra la clase trabajadora, que es la que está pagando las consecuencias de esta pandemia pero que además es la que ha generado todo el beneficio del que hoy disfrutan empresas como las antes señaladas.

Más aún, Unidas Podemos ha engañado al pueblo llevando en su programa electoral la creación de una empresa pública de energía, algo que no ha cumplido y en lo que no ha trabajado hasta el día de hoy. En estos días hemos visto un vídeo, harto oportunista, de este partido intentando echar la culpa al PSOE y al mercado europeo de la regulación de los precios de la luz. Incluso el Ministro de Consumo Alberto Garzón se ha dedicado en las redes sociales a enturbiar este debate, que no debería de admitir ningún tipo de discusión.

Todas estas pantomimas son, una vez más, propaganda que pide a la clase trabajadora que siga confiando en la reforma, que aguante un poco más, puesto que según este séquito de oportunistas se está realizando un cambio lento pero certero hacia “el progreso”. Sin embargo, estos esfuerzos por maquillar lo obvio evidencian otra realidad y es que el pueblo trabajador cada vez tiene menos confianza en “la nueva política”. Así lo muestra cualquier sondeo de intención de voto.

No caben más contradicciones en Unidas Podemos. Estar en un gobierno de coalición que es absolutamente incapaz de solucionar ni uno solo de los problemas de los trabajadores para seguir manteniendo el régimen de explotación capitalista en beneficio de los monopolios y a costa de la clase trabajadora, no es más que ser un oportunista con ansia de ocupar la poltrona.

Unidas Podemos sabe perfectamente que no puede cambiar nada desde el Gobierno en favor de la clase trabajadora, pero necesita los votos de esta para mantenerse ahí. Las declaraciones de Pablo Iglesias a La Sexta diciendo que “se ha dado cuenta de que estar en el Gobierno no es estar en el poder” son una vergüenza. O bien miente flagrantemente o por el contrario es un político de lo más mediocre, ya que desde el Partido Comunista Obrero Español hemos advertido en innumerables ocasiones que estar en el Gobierno capitalista no es estar en el poder.

El poder político lo ostentan los dueños de los medios de producción, hoy la burguesía, que son quienes se apropian de lo que produce el pueblo trabajador. El Estado y sus instituciones son la superestructura con la que administrar y gestionar ese poder, siempre al servicio de sus dueños.

El autodenominado “Gobierno más progresista de la historia” no ha traído a la clase trabajadora más que la pérdida de poder adquisitivo y el empeoramiento constante de las condiciones de vida para la clase trabajadora. El pueblo trabajador no puede seguir confiando su futuro en embaucadores de medio pelo como Unidas Podemos, que no saben ni quien tiene el poder político ni cómo se consigue.

De lo único que cabe hablar ya es del Socialismo, de la socialización de los medios de producción y de la revolución socialista, porque el capitalismo está acabado, es incapaz ni tan siquiera de asegurar las condiciones mínimas para la vida del pueblo trabajador, y lo estamos viendo claramente en esta pandemia.

Debemos ser los comunistas quienes, a través de la unidad y el trabajo incansable y disciplinado con el pueblo trabajador, logremos mandar al estercolero de la historia al capitalismo, hoy ya moribundo, y sus adláteres y construir el socialismo, máxima aspiración del proletariado.

 

¡Socialismo o Barbarie!

Comisión de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




La toma del Capitolio y la bancarrota ideológica del Partido Comunista de los Estados Unidos de América (CPUSA)

Es sabido por todos que Donald Trump lleva meses de show asegurando que se ha producido un fraude electoral en los Estados Unidos. El episodio más reciente de toda esta performance se dio el pasado miércoles, cuando manifestantes fascistas irrumpieron en el Capitolio mientras se estaba celebrando allí la sesión de certificación de los resultados de las elecciones presidenciales, en las que venció el tándem Biden-Harris. Ante lo sucedido, cabe preguntarnos: ¿Qué interés tiene para el proletariado la pugna entre dos facciones de la burguesía igual de terroristas? En este caso, el desenmascarar a los falsos amigos de la clase obrera.

El espectáculo fue rápidamente descrito por los medios de manipulación como una de las jornadas más oscuras en décadas. Un testigo que fue rápidamente recogido por los restos del eurocomunismo, de la socialdemocracia, de los reformistas y de la llamada izquierda anticapitalista, que no alcanzan a comprender la esencia de las elecciones y del parlamentarismo bajo la dictadura del capital. Observan atónitos cómo los mal llamados Estados de Bienestar se desvanecen ante la reacción y el fascismo, pero lo que les molesta e incomoda no es ver la podredumbre de los Estados imperialistas, lo que les estorba es que el Partido Republicano ha atentado contra un pilar clave de la estabilidad del dominio capitalista: la transferencia pacífica del poder entre los partidos burgueses.

Y esto nos lleva a una crítica que es más necesaria que nunca, pues es imprescindible entablar la batalla ideológica ante la perspectiva de un Movimiento Comunista Internacional que se aferra con todas sus fuerzas a los vicios y podredumbres ideológicas del pasado, y es tarea de los marxistas-leninistas combatir tales debilidades.

Desde que tuvieron lugar los acontecimientos, la acción del Communist Party of the United States of America (CPUSA) se ha limitado a compartir dos análisis de su periódico afín, People’s World. En el primero artículo, titulado Impeach Trump again to block him From running in 2024, demuestran de nuevo que no son más que un tentáculo del Partido Demócrata, unos voceros de la rama progresista encabezada por el dúo Ocasio-Sanders y, por tanto, lacayos encargados de propagar la ideología burguesa entre la clase obrera. El documento comienza denunciando las presiones de Trump hacia el Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, exigiéndole que “encuentre 11.780 votos”. Parece ser que a estos “comunistas” les ha pillado por sorpresa que la burguesía más criminal del planeta lleve a cabo abusos de poder. Tras esto, dan paso a una vergonzosa defensa del parlamentarismo y del candidato demócrata Biden, haciendo suyas las exigencias de Alexandria Ocasio-Cortez de realizar un impeachment contra Trump: Congress should immediately vote on new articles of impeachment against Donald Trump. Rep. Alexandria Ocasio-Cortez and other progressives are already the call / El Congreso debería votar inmediatamente nuevos artículos de acusación contra Donald Trump. La representante Alexandria Ocasio-Cortez y otros progresistas ya están liderando la llamada”.

¿Qué partido marxista-leninista dedicaría sus esfuerzos a transmitir el programa de la rama progresista de la burguesía más criminal de la historia de la humanidad? Resulta patente el carácter burgués de este Partido, que actúa en la completa retaguardia del Partido Demócrata y que no descansa ni por un instante en su labor de falseadores y liquidadores del marxismo.

En el segundo artículo, Trump’s fascist insurrection in D.C. aims to destroy U.S. democracy, advierten que las declaraciones de los últimos meses de Donald Trump fueron la causa de los incidentes insurreccionales en Washington, que tomaron el control del Capitolio. El documento no tiene otra intención que defender a ultranza la ejemplar democracia estadounidense, que peligra ante la acción de un fascista y la turba que lo sigue: For those paying attention, it has long been obvious that Trump was a threat to the very survival of democratic government in this country. The events in Washington on Jan. 6th make it totally undeniable / Para aquellos que prestan atención, ha sido obvio durante mucho tiempo que Trump era una amenaza para la supervivencia misma del gobierno democrático del país. Los acontecimientos de Washington del 6 de enero lo hacen totalmente innegable”. Es cuanto menos curioso ver como estos sinvergüenzas se llevan las manos a la cabeza por este ataque a la democracia cuando son los mismos que hacen propaganda al Partido Demócrata. El partido de las deportaciones masivas, de la separación de los niños migrantes de sus familias. El partido del muro de México y de los asesinatos con drones. El partido que no dudó en atacar a países contrarios al imperialismo estadounidense como Cuba o Venezuela. El partido que, en su historia más reciente, tiene las manos manchadas de sangre con las guerras imperialistas de Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen y Ucrania.

Aunque es preciso mencionar que esta defensa de la democracia del país más criminal de la historia no es solo algo único de los falsos comunistas estadounidenses, también se da en el Estado español con Izquierda Unida, que ayer compartía lo siguiente: EEUU está sufriendo un intento de golpe de Estado a manos de ultraderechistas alentados por Trump. El fascismo es un peligro para la democracia y la libertad y no se puede normalizar ni mirar hacia otro lado, ni allí ni aquí. Parece ser que los traidores al socialismo tienen, como poco, un punto en común: el desconocimiento absoluto de que en ningún país capitalista existe la democracia en general, pues lo que ellos llaman democracia no es sino la dictadura de la burguesía contra el proletariado. Además, cuando IU habla de un supuesto “golpe a la democracia” engaña doblemente al proletariado. Por un lado, habla en términos plenamente burgueses, de la “democracia en general”, sin diferenciación entre la democracia burguesa y la democracia obrera. Asimismo, ocultan que EE.UU. es un Estado fascista.

Ante lo dicho por el CPUSA e IU habría que preguntarse: ¿hace un año había democracia en EE. UU.? ¿Había democracia en el anterior mandato con el genocida de Obama? ¿Y con el déspota de Bill Clinton? Es más, ¿qué golpe se le va a dar a la democracia en EE.UU. si este es un país eminentemente fascista?

Como sabemos, la dictadura de la burguesía puede expresarse de dos maneras: de forma democrático-burguesa o de forma reaccionaria y fascista, siendo esta segunda la forma en la que se expresa la política norteamericana. El aparato estatal de los EE.UU. es el idealismo, la violencia, el chovinismo y el racismo en política exterior, el nacionalismo burgués exacerbado, la negación de la lucha de clases como motor de la historia, la explotación de la clase obrera de forma descarnada, el anticomunismo más feroz tanto dentro como fuera de sus fronteras, la opresión, el crimen exacerbado y el imperialismo más atroz.

Como dijo Dimitrov: “El fascismo en el poder, camaradas, es la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero. […]El fascismo es el poder del propio capital financiero. Es la organización del ajuste de cuentas terrorista con la clase obrera y el sector revolucionario de los campesinos y de los intelectuales. El fascismo, en política exterior, es el chovinismo en su forma más brutal que cultiva un odio bestial contra los demás pueblos. […] La subida del fascismo al poder no es un simple cambio de un gobierno burgués por otro, sino la sustitución de una forma estatal de la dominación de clase de la burguesía – la democracia burguesa – por otra, por la dictadura terrorista abierta”.

Mirar a EE. UU. implica contemplar el rostro de la potencia más genocida y criminal de toda la historia, cuya naturaleza permanecerá invariable ya sea gobernado por los demócratas como por los republicanos, pues ambos partidos son parásitos cuya función es ser marionetas de los monopolios. Sin embargo, para el oportunista todo es aceptable siempre y cuando permanezca en el marco del parlamentarismo burgués, de las reglas del juego que establece el imperialismo, en su eterna campaña por “desplazar la correlación de fuerzas dentro del poder del Estado” y por “ganar la mayoría en las elecciones”. No comprenden que pese a que se autoproclamen como marxistas están en las antípodas de éste.

Mientras ellos prosiguen con su labor contrarrevolucionaria, los marxistas lucharemos sin descanso por el derrocamiento de la burguesía, por la destrucción del parlamentarismo burgués, por la guerra civil revolucionaria, por una República Socialista, por la dictadura del proletariado.

 

«“No hay ni que pensar en destruir la vieja máquina del Estado, pues ¿cómo vamos a arreglárnoslas sin ministerios y sin burócratas?”, razona el oportunista, infestado de filisteísmo hasta el tuétano y que, en el fondo no sólo no cree en la revolución, en la capacidad creadora de la revolución, sino que la teme como a la muerte» – V. I. Lenin

 

Madrid, 8 de enero de 2021

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




“Anticapitalistas”: lobos con piel de cordero

El alcalde de Cádiz asegura en una entrevista publicada en el diario de Cádiz el pasado 3 de enero que Cádiz “afronta el año con ilusión y esperanza después de unos meses en los que lo hemos pasado muy mal“.

Claro que al señor alcalde le falta aclarar “QUIÉN LO HA PASADO MUY MAL”, porque en esta pandemia muchos capitalistas han aumentado de manera bastante considerable los beneficios.

 

Pues a todos estos multimillonarios, y muchos más, a pesar de conseguir aumentar sus beneficios de manera descomunal, nuestro gobierno, que se dice el más progresista de la historia, les ha permitido acogerse a EREs y ERTEs. EREs y ERTEs que pagamos todos los trabajadores mediante impuestos, mientras a la clase obrera les prometen la migaja del Ingreso Mínimo Vital, que ni siquiera llega a cumplirse.

 

Esto es lo que la falsa izquierda defiende. Migajas para el pueblo y toda la tarta para los banqueros y empresarios.

¿Al señor alcalde se le olvidó incluir en esa afirmación que como siempre en este sistema los que lo pasan mal somos la clase obrera? No, no se le olvidó, el señor alcalde con esta afirmación pretende hacer ver que no hay lucha de clases, que todos somos iguales y con ello como tantas y tantas veces está traicionando todo aquello a lo que falsamente dice representar.

La clase obrera siempre estamos en crisis, y mientras sigamos dejando que los que gobiernan las vidas de nuestras familias sean aquellos que anteponen los beneficios de los capitalistas a nuestras vidas lo seguiremos pasando cada vez peor, pues el capitalismo se encuentra en su fase más agónica y mortífera. Porque ¿qué alternativas proponen los “anticapitalistas” de Cádiz para que algunos sectores de la clase obrera se ilusionen tanto?

A la pregunta “¿Va a cambiar algo el COVID?” contesta:

-“Creo que ha evidenciado la importancia de firmar un nuevo pacto con nuestro planeta”, como si lo que él crea tuviese relevancia, Kichi en cuanto a este tema sigue los mandatos de la U. E., como mostramos más adelante.

Sigue diciendo que. “nos ha brindado la oportunidad de acometer una transición de modelo productivo que nos haga ser menos dependiente del exterior“. Aquí miente conscientemente. Hace creer que todos, explotadores y explotados, tenemos el control de los medios de producción, independientemente del modelo productivo, que no es más que una forma determinada de organizar la producción (que puede ir desde el taylorismo hasta la uberización actual), en el sistema capitalista los medios de producción están en manos de la oligarquía financiera y por tanto, la planificación de la economía obedece a sus intereses. El sistema capitalista se basa en la economía de libre mercado y en la explotación del hombre por el hombre. Son los grandes monopolios los que deciden qué y dónde se fabrica todo en virtud de sus intereses, y de esta manera organizan la división internacional del trabajo. En ese marco, digan lo que digan Kichi, los “Anticapitalistas” y toda la cohorte de oportunistas que va desde el PCE hasta el PSOE, la oligarquía financiera que controla los monopolios europeos del sector primario y secundario, le han asignado al Estado español el sector servicios, especialmente el del turismo. En el capitalismo nunca se fabricará lo que la clase obrera necesita, porque para ser así la economía, debería ser una economía planificada por la clase obrera y para la clase obrera. Y eso se llama Socialismo.

El señor alcalde vuelve a intentar engañar haciéndonos la ilusión de que nosotros, o quizás él, o tal vez el gobierno de la nación, tienen algún poder sobre el sistema productivo cuando sabe que es la oligarquía financiera la que gobierna y manda. Y eso se demuestra todos los años cuando los Presupuestos Generales del Estado han de ser aprobados por la Comisión Europea.

 

A la pregunta “¿Qué ha supuesto la pandemia en Cádiz y para la gestión del Ayuntamiento?” contesta presumiendo de que durante la pandemia el Ayuntamiento de Cádiz ha dado una respuesta excelente a las personas sin hogar y que por ello ninguna ha resultado contagiada.

Pero se le olvida añadir que con el fin del primer confinamiento las personas sin hogar volvieron a la calle; por lo visto para el señor Alcalde el que los “sin techo” se contagiasen de coronavirus es peor que el que hoy puedan morir de hipotermia o de golpes de calor, pues un número cada vez mayor de personas siguen viviendo hoy en las calles de Cádiz.

También reconoce el alcalde que los ayuntamientos en general “no hemos contado con el apoyo que necesitábamos de otras administraciones que no han estado cuando eran necesarias”. Con estas palabras el alcalde de Cádiz demuestra que las instituciones del Estado, a todos los niveles, están al servicio del gran capital y que nunca se moverán por intereses que no proporcionen beneficios a sus amos, ni aunque de ello dependa el control de una pandemia que pone en riesgo la vida de millones de personas. El comercio y la obtención de beneficios son sus prioridades, tal como vemos hoy en día con la venta de mascarillas. En los momentos más duros de esta pandemia fue la clase obrera la que tuvo que surtir a hospitales públicos de las mismas sin comercializar con ellas.

Pero la pata izquierda que sostiene este sistema, representada en Cádiz por José María González y su partido Anticapitalistas, como siempre sirven de sostén de este sistema opresor y los que se llaman “anticapitalistas” abogan hoy por un “nuevo” capitalismo: “el capitalismo verde” siguiendo las directrices de la Unión Europea.

El capitalismo sea del color que sea está basado en dos premisas: la explotación del medio ambiente y la explotación del hombre por el hombre. Su único objetivo es la acumulación de capitales a cualquier precio. No existe capitalismo bueno para las clases trabajadoras, ni aunque lo tiñan de verde.

Los fondos Edusi, así como lo fondos Next Generation obedecen a las políticas de la Unión Europea dirigidas a sostener con dinero público las empresas privadas. Dinero público que endeudará a la clase obrera de por vida y qué pagaremos con nuestro sudor, sangre y vida.

Los fondos Next Generation en concreto, que tantas esperanzas intentan sembrar en la clase obrera Kichi y el resto de oportunistas, es el Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo (el Plan de Inversiones para una Europa Sostenible). Por la boca de Kichi se expresa la Unión Europea y, por tanto, los monopolios europeos:

Una vez adoptado, el presupuesto de la UE a largo plazo, junto con la iniciativa Next Generation EU, que es un instrumento temporal concebido para conducir la recuperación de Europa, será el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE. Un total de 1,8 billones de euros ayudarán a reconstruir la Europa que emergerá de la crisis de la COVID-19, que será más ecológica, más digital y más resiliente.

Ya en julio de 2019, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunciaba que “aquellos que actúen antes y más rápido serán también los que consigan las oportunidades de la transición ecológica”.

Como podemos ver este plan no se enfoca sólo y exclusivamente a la transición energética sino también está dirigido a fomentar las inversiones que permitan la transición digital.  Es decir, dar subvenciones, que pagamos entre todos, a empresas privadas para fomentar la digitalización y con ello la robotización. Es decir que paguemos la clase obrera la modernización de las empresas privadas para que puedan prescindir con mayor facilidad de la mano de obra, porque en eso se traducen la automatización y la robotización en el sistema capitalista.

Pero nuestro alcalde no pierde de vista el turismo y nos vende “La Sail GP”. Una competición de vela con catamaranes, que dura dos días, y la gran regata como eventos que pondrán a Cádiz en el centro del turismo que ellos defienden, que debe ser el mismo que defienden los dueños de los cada vez más numerosos apartamentos turísticos, que hoy por hoy hacen casi imposible que una familia obrera encuentre un piso de alquiler en Cádiz centro que pueda pagar.

Y navegando con los veleros de sus amigos burgueses, Kichi nos lleva al sector naval, donde en numerosas ocasiones ha ejercido de vocero de la patronal y las subcontratas pidiendo carga de trabajo para que se la repartan entre ellas, en lugar de pedir que se termine con la subcontratación en Navantia, que todo trabajador de Navantia tenga los mismos derechos, acabando con la criminal explotación a la que las subcontratas someten a los trabajadores. Kichi no olvida al sector naval, pero si olvida denunciar las condiciones en las que se encuentran los trabajadores de este sector en la factoría de Navantia de Cádiz, donde las jornadas de trabajo son de 12h al día 7 días a la semana.

Los intereses que defienden tanto la derecha como la pata izquierda de este sistema son los mismos, pues tienen los mismos amos (la oligarquía financiera) y el mismo fin, que no es otro que mantener el sistema capitalista. Por ello el alcalde de Cádiz necesita casi al final de la entrevista señalar, para mantener las apariencias, que: “ideológicamente hay elementos que nos separan de forma abismal con el gobierno de la Junta”.

 

La pata izquierda es un instrumento imprescindible para el capitalismo, que aprovecha sus momentos de mandato para asestar los mayores golpes a la clase obrera, que permanece inmóvil y creyente al “gobierno más progresista de la historia”.

La única salida que tenemos la clase obrera es organizarnos, uniendo y vertebrando a todas las clases populares, para acabar con este sistema criminal. Desde el PCOE trabajamos para la creación del Frente Único del Pueblo, que será el nuevo órgano de poder de las masas populares.

 

¡¡¡SOCIALISMO O BARBARIE!!!

Comité Provincial de Cádiz del Partido Comunista Obrero Español




Persán: pulcritud por fuera, podredumbre y explotación por dentro

La empresa sevillana Persán es otro ejemplo más de la esclavitud asalariada. Industria ubicada en Sevilla, dedicada a la fabricación y venta de productos de limpieza para el hogar, se suma a la larga lista de empresas en las que los trabajadores sufren diariamente la violencia silenciosa que imponen los privilegios de sus dueños.

Con la colaboración lacaya de las cúpulas de los sindicatos CCOO y UGT (que firmaron un convenio de empresa rebajando los derechos de los trabajadores) y las instituciones oficiales, no se respetan ni convenios (de empresa o colectivo) ni estatuto de los trabajadores, un marco legal ya de por sí irrisorio en garantizar los derechos de los trabajadores, como cabe esperar dentro de un sistema capitalista. Así la empresa impone con mano de hierro unas condiciones de trabajo propias de un sistema esclavista: reducción de salarios a 500 euros todos los meses, brechas salariales de hasta 600 euros entre compañeros que realizan las mismas funciones, incumplimiento de categorías, turnos de 6×3 trabajando festivos sin compensar, imposición unilateral por parte de la empresa del calendario laboral, obligando a ir a trabajar días festivos, incumplimiento de las normativas de Prevención de Riesgos Laborales hasta el punto de no parar la producción ni siquiera ante un “riesgo inminente”, etc… Un largo etc al que se une además la represión continua y sistemática a aquellos trabajadores que luchan por defender sus derechos, siendo amenazados por perder sus empleos o forzándolos a soportar peores condiciones.

Persán se desentiende del 70% de trabajadores contratados por empresas externas como ISS, Gestrat, Chris Consulting o Ilunion. Para mayor gravedad, éstos sufren incluso una situación laboral aún peor, con sueldos que no llegan a los 1000 euros, desempeñando además los trabajos más peligrosos como la limpieza de las tolvas. Sin embargo la inspección de trabajo, servil a los intereses de la empresa, mira hacia otro lado mientras día a día los trabajadores arriesgan su vida o la van perdiendo poco a poco al respirar sustancias de naturaleza cancerígena como los silicatos y el etileno. Estas sustancias se adhieren a la ropa que han de lavar en su casa, ya que en Persán no hay para los trabajadores duchas ni lavandería (paradoja de una fábrica de detergentes), pudiendo intoxicar a sus familias. A pesar de la abundante legislación en prevención de riesgos laborales aún no se les ha facilitado material de protección adecuado para la limpieza de las tolvas, realizada por chicos jóvenes, también subcontratados. En lugar de un traje especial con oxígeno, sólo les dan unas mascarillas. Hay trabajadores que sufren quemaduras y otros han llegado a perder hasta un pulmón.

Éstas son las miserables condiciones a las que sus dueños, en sus ansias por aumentar su patrimonio y riqueza, condenan a aquellos que con su salud, esfuerzo y sacrificio mantienen en marcha la producción de la empresa. Porque sus beneficios son nuestros males. Con las plusvalías que le extraen a los trabajadores de Persán, sus dueños (Moya & Yoldi) pueden especular con negocios inmobiliarios, como los 70 millones que invirtieron en el parque empresarial Río 55 de Insur. Además, los dueños de Persán se embolsaron 19,5 millones de euros de beneficio en 2018, y en 2019 aumentaron hasta los 30,2 millones de euros de beneficio. Ese es el impuesto que pagan los trabajadores de Persán a cambio de jugarse la salud y tener unas condiciones de vida insoportables.

Por su parte, los dueños no sólo son intocables por las instituciones burguesas a pesar de saltarse sus propias leyes y destrozar la salud de los obreros de Persán, sino que encima son homenajeados y reciben regalos con dinero público. Concha Yoldi ha sido recompensada como “defensora del factor social y educativo de las empresas”, con premios como la Medalla de Andalucía, la Medalla al Mérito Laboral de Andalucía o la Medalla de la Ciudad de Sevilla. Sus tentáculos en la educación de nuestros hijos están presentes desde 2007 con la creación de la Cátedra de Detergencia Persán en el seno de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla, y desde 2015 es presidenta del Consejo Social de la Universidad de Sevilla, institución desde la que los empresarios ponen la universidad a su servicio. En 2015, el heredero del franquismo y jefe del Estado corrupto español Felipe VI, visitó la fábrica de Persán y elogió la gestión de la empresa como un “magnífico ejemplo de empresa moderna y por su filosofía de empresa familiar“.

A Concha Yoldi, por enriquecerse a costa de los obreros, la junta municipal del distrito Macarena de la capital sevillana aprobó en 2019 darle su nombre a una calle, con la unanimidad de todos los grupos políticos presentes en el Ayuntamiento de Sevilla. La Gerencia de Urbanismo del mismo ayuntamiento, el mismo año, aprobó además la modificación del PGOU para concederle 30.000 metros cuadrados más a Persán para ampliar su fábrica.

Como muestra de cómo engaña el feminismo a las obreras, veamos cómo esta esclavista moderna, que se considera “un pelín de izquierdas” (de la izquierda del sistema, claro), se mete en el mismo saco que ellas. Ante la pregunta “¿Existen los techos de cristal?”, la galardonada empresaria responde:

“[…] es evidente que existe brecha salarial entre hombres y mujeres. Como se suele decir, los tres últimos meses del año las mujeres trabajamos de balde, porque el hombre gana mucho más”. Y ahí tenemos a todos los y las charlatanes y charlatanas vende-obreros de la pata izquierda del sistema (PSOE-IU-PCE-Podemos-CCOO-UGT) gritando: “¡Obreras! ¡Uníos a Concha Yoldi en su lucha por la igualdad! ¡Ella, igual que vosotras, está oprimida por los obreros de Persán!

Por otra parte el apetito insaciable por conquistar mercados ha llevado a los dueños de Persán a hacerse con el control de una fábrica de Unilever en Francia, y a invertir 40 millones en una nueva fábrica de Polonia. Lo cual hace presagiar (piensa mal de los empresarios y acertarás) que más temprano que tarde la producción de la fábrica de Sevilla se irá trasladando a otros lares, desmantelándose dicha fábrica y dando al traste con las falsas esperanzas que vuelcan los obreros en los amos de su trabajo. Repitiéndose de nuevo la historia de tantas otras empresas (andaluzas, españolas o extranjeras) como el caso de Flex, Gillette, Roca, Delphi, Santana Motor, Alcoa o Nissan, que huyen al olor de una mayor esclavitud de la clase obrera de otros países. Así lo dice el propio consejero delegado de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, dependiente de la Junta de Andalucía: “Las empresas andaluzas deben estar más en Asia porque es el centro económico mundial”.

El comité provincial del Partido Comunista Obrero Español quiere transmitir toda su solidaridad a la plantilla de Persán, porque sus problemas y conflictos son los de toda la clase obrera. Todos son síntomas de la lucha de clases que, de momento y no por mucho tiempo, están ganando los burgueses.

¡Compañeros de Persán! ¡Abandonad vuestras ilusiones en estas sanguijuelas empresariales que os parasitan! Tomad las riendas de vuestro destino uniéndonos con el resto de la clase obrera para tomar el control de la producción, de las minas, las tierras y todas las riquezas que generamos colectivamente. Que ningún explotador decida nunca más cómo hemos de vivir. Todo lo levantamos nosotros y hoy ya no hay empresa, por muy grande que sea, que levante cabeza sin nuestra ayuda (a través del dinero público que les dan, con la excusa de la pandemia, el Estado, comunidades autónomas y ayuntamientos).

Levantemos nuestras instituciones, nuestro poder obrero a través del Frente Único del Pueblo que una a comités de empresa (echando antes a los traidores), estudiantes, barrios obreros, jornaleros y demás clases populares a través de asambleas donde elijamos a nuestros representantes directos.

 

¡Acabemos con las aves de rapiña capitalistas y con el Congreso de los diputados charlatanes!

¡Levantemos nuestra propia democracia!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Construyamos el Socialismo!

 

Comité Provincial del PCOE en Sevilla