1

Contra los reaccionarios, en defensa de Stalin

Recientemente en Somosaguas hemos visto de nuevo como los reaccionarios y quintacolumnistas del Frente Obrero han agredido a una militante de Pan y Rosas por defender los carteles de una charla que había convocado Contracorriente en la Universidad. Es un absurdo dedicarse a ir quitando carteles, pues todos sabemos que lo hacen por su supuesta “lucha” contra el progresismo.

El Frente Obrero, que no son más que reaccionarios disfrazados de comunistas, han excusado su actuación afirmando que Contracorriente son trotskistas (cosa que es cierta), y que ellos son los herederos del camarada Stalin. Ponen de excusa una batalla ideológica, y poniéndose como baluartes del legado de Stalin terminan demostrando todo lo contrario, ensuciando su legado al utilizar los métodos de matonismo propios de organizaciones fascistas. Podrían, por lo menos, luchar contra el fascismo como bien hicieron Stalin y los camaradas soviéticos, en lugar de darle alas y tener prácticamente el mismo discurso en muchas cuestiones, incluso utilizan sus “escraches” para la propaganda política. Igual que Pan y Rosas y Contracorriente, que la única actitud que tienen ante el fascismo es el de palabras bonitas, no violentarlos, y ponen como ejemplo la Revolución española del 36. Dicen lo siguiente: “La historia del siglo XX está llena de revoluciones en las que la clase obrera y el pueblo pobre dieron todo de sí, pero no contaron con una organización propia a la altura de esos combates, como ocurrió en revolución española de 1936.” ¿Qué es eso de decir que en España no había una organización propia a la altura? El PCE del camarada José Díaz fue la única organización que estuvo a la altura de los combates, en el frente que es donde había que estar, no en la retaguardia como estaba el POUM. En sus filas por ejemplo estaba George Orwell que posteriormente traicionó a sus comunistas, siendo él un anticomunista militante. Luego la mayoría de los pocos militantes del POUM acabaron trabajando en la CIA para desestabilizar a la URSS y hacer una guerra cultural contra el país socialista.  Así es el trotskismo, todo al servicio de la burguesía pero con palabrería obrera y en contra de los países socialistas al igual que el Frente Obrero. Y por acabar con el trotskismo, ¿serán como él?, ¿se sumarán a la revolución a última hora como hizo Trotsky?

Por otro lado, quienes dicen ser defensores de Stalin, dicen posicionarse en contra del progresismo y luchan contra lo que ellos llaman la ideología woke y queer. Sin embargo, cuando por la facultad acuden a dar charlas organizaciones y personajes fascistas como 711, con Ortega Smith a la cabeza, o Vito Quiles con Pablo Lucini de Democracia Nacional, ni están ni se les espera. Solo combaten lo que un fascista combate, asumiendo postulados como la teoría del Gran Reemplazo y muchas otras cosas.

En la facultad, el Frente Obrero ya no engaña a nadie, y han demostrado cómo son una vez más. Hay que echarlos de todos los lugares y no dejarlos entrar a ninguna asamblea de ningún tipo. Para ello es más que necesaria la organización en torno al Frente Único del Pueblo (FUP), para unir todas las luchas en una sola, para que acabe triunfando la clase obrera y mandando a este tipo de basura a donde se merece, al estercolero de la historia. Hay que echar también a los trotskistas y a la secta ideológica que tienen montada en las universidades, no dejando expresar comentarios a favor de Stalin. Siguen engañando a los estudiantes a través de la manipulación burguesa y reproduciendo propaganda del mismísimo Joseph Goebbels, ministro de propaganda de la Alemania nazi, en contra del camarada Stalin, sin llegar a conocer, o no queriendo conocer, el legado del georgiano. Tenemos que sentirnos orgullosos de su figura y nunca renunciar a su gran obra. Hay que continuar la lucha por la emancipación de la clase obrera, la lucha por el socialismo, en definitiva, la lucha por el comunismo.

 

¡VIVA EL CAMARADA STALIN!

¡ORGANÍZATE CON EL PCOE!

CÉLULA DE JUVENTUD DEL P.C.O.E. EN MADRID