Comunicado conjunto PCPE-PCOE: Por una sanidad al servicio de la clase obrera

La COVID-19 ha desenterrado las contradicciones que el sistema capitalista alberga en el seno de la sociedad de clases en la que vivimos. Educación, sanidad, empleo o vivienda son tan solo algunas de las cuestiones que en los últimos meses han vuelto a demostrar que una vida digna bajo el dominio de la burguesía se hace imposible para el pueblo trabajador.

Como dijo Karl Marx, “La desvalorización del mundo humano crece en razón directa a la valorización del mundo de las cosas”, y no puede ser una frase más acertada para este momento. Sin duda alguna, una de las mayores revelaciones que ha traído este virus es el terrible fracaso de la gestión sanitaria, priorizando la rentabilidad del capital sobre la vida de las personas.

Con este único objetivo, se ha intentado mantener la actividad económica, hecho que muchos trabajadores y trabajadoras han tenido que pagar con sus vidas. Una vez la situación ha sido insostenible y la actividad ha sido limitada, de nuevo la clase obrera ha sufrido la inoperatividad del capitalismo. Lo hemos comprobado todos aquellos que nos hemos quedado sin trabajo, los que hemos sido obligados a trabajar sin contrato y nos hemos quedado sin acceso a prestaciones de desempleo, los que hemos sufrido un ERTE o los que hemos tenido que trabajar en tiempos de pandemia con medios precarios. Como única respuesta, los gobiernos centrales y autonómicos han presionado a los ya esquilmados servicios sanitarios para salvar la desastrosa gestión de la pandemia. El personal sanitario, y en especial los médicos internos residentes, también han podido comprobar cómo trata este sistema explotador a aquellos que deben salvaguardar la salud de los trabajadores. Bajos salarios, jornadas laborales interminables, contratos temporales, prácticamente sin descanso…

Centrándonos en la gestión de la sanidad en Madrid, la política ha sido clara: transferencia de capitales desde lo público a manos privadas. Así, durante los sucesivos gobiernos (principalmente a partir de la gestión encabezada por Esperanza Aguirre) se han ido construyendo multitud de hospitales privados a la vez que también se ha apostado por la gestión privada de aquellos de titularidad pública. La gestión privada de los hospitales públicos ha llevado a una externalización de la práctica totalidad de sus servicios no sanitarios y al empeoramiento del funcionamiento general de los centros. A su vez ambulatorios, laboratorios, donación de sangre, etc, están sufriendo igualmente este proceso de desmantelamiento del sistema público de salud. Sobre esta “nueva forma de gestión” cabe señalar que está auspiciada por el gobierno central mediante la Ley 15/97 (propuesta en su día por el PP y apoyada por el PSOE, entre otros) y que la socialdemocracia es cómplice de este proceso al no derogarla.

Los distintos gobiernos de la Comunidad tienen las manos manchadas de sangre, de la sangre de todos los que se podrían haber curado bajo un sistema en el que se garantizase una sanidad pública, gratuita y de calidad y en un sistema en el que predominase el humanismo por encima del dinero. Pero esto es el capitalismo, y este es su modus operandi. No os olvidéis de los responsables, recordad bien sus nombres, recordad bien lo que hicieron, recordad a cuantos mataron sus políticas.

El Gobierno central actual, donde el oportunismo tiene una buena cuota de poder, también se está encargando de demostrar su inoperancia para resolver las cuestiones que importan al pueblo trabajador.

La clase trabajadora no puede esperar ya nada de la socialdemocracia, cuya esencia oportunista y pequeñoburguesa impide tomar las decisiones resueltas y enérgicas que requiere la política del proletariado. Por tanto, debemos ser nosotros, los trabajadores y las trabajadoras, quienes nos organicemos en la defensa de nuestros intereses mediante la construcción del socialismo por la vía revolucionaria.

Una vez más la única respuesta es el socialismo, un sistema en el que se garanticen todas las necesidades básicas de la población y en el que nunca la salud de las personas será motivo de especulación.

 

¡Por una salud al servicio de la clase obrera!

¡Por la unidad de los comunistas!

¡Por la unidad del proletariado contra el capitalismo!

¡Socialismo o Barbarie!

 

Comité Regional de Madrid del PCPE

Comité Regional de Madrid del PCOE

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *