1

Nada se puede esperar de las instituciones imperialistas. ¡Socialismo o barbarie!

A finales del pasado año el Estado sudafricano interpuso una denuncia por genocidio contra el Estado fascista de Israel ante la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas.

Celebradas las audiencias tanto de Sudáfrica como de Israel el pasado viernes 26 de enero, dicho Tribunal leyó el fallo ante el pleito planteado. Socialdemócratas, oportunistas y también reaccionarios estaban expectantes de lo que sentenciara dicho tribunal burgués. Los primeros, los peores, que con una mano apoyan de hecho el genocidio sionista contra el pueblo palestino apoyando militarmente a Israel y a EEUU mientras que de palabra quieren mostrar su rechazo, descollando el gobierno español. Los segundos, los fascistas, asesinos confesos de palabra y de hecho abiertamente apoyan el genocidio contra el pueblo palestino por parte del Estado fascista israelí.

Mientras el genocidio contra el pueblo palestino cuenta ya con más de 26.000 asesinados en 3 meses, cuatro burgueses atendiendo al derecho internacional, un derecho podrido en tanto que es imperialista y, consecuentemente, refleja la voluntad de las potencias imperialistas para legalizar el expolio y el sojuzgamiento de los pueblos, procedían a leer en las lenguas de las potencias imperialistas el fallo. Un fallo tan hipócrita y criminal como el sistema económico del que emanan y reflejan, el capitalismo en su fase putrefacta, en descomposición.

Así, el fallo de la Corte Internacional de Justicia de la ONU, no desestima la denuncia de Sudáfrica de genocidio, e impone una serie de medidas “cautelares” entre las que no está el inmediato alto el fuego por parte de Israel. Así, pues, en base a la Corte Internacional de Justicia de la ONU, Israel, por el momento, puede seguir asesinando mujeres, niños y ancianos palestinos indefensos de manera inmisericorde, como hasta ahora, pero eso sí, Israel debe “preservar las evidencias” sobre la existencia de genocidio. Suena a chiste malo si no fuera porque cada día mueren centenares de inocentes, centenares de obreros.

Oportunistas y socialdemócratas señalan que la sentencia es contraria a Israel, y aplauden a la Corte Internacional de Justicia, una sentencia que le dice a Israel que debe detener los ataques contra los palestinos, no de manera inmediata sino cuando ellos consideren, pero que debe tomar medidas para prevenir y castigar la incitación directa y pública a cometer genocidio en relación con los miembros de los grupos palestinos de la Franja de Gaza, garantizar la llegada de ayuda humanitaria, y que mientras por un lado los israelíes seguirán asesinando a palestinos – al no exigir un alto el fuego inmediato – éstos les manden una serie de papeles donde  el Estado israelí le diga a dicha Corte que han hecho al respecto de lo ordenado dentro de un mes.

A la vez, dicha sentencia pide a Hamás liberar a los rehenes. Rehenes que seguramente estén más seguros en manos de sus captores que no del Estado de Israel, en tanto la existencia de la Directiva Hannibal obliga al Ejército a asesinar a su propia población civil para impedir que sean capturados como rehenes, para impedir la existencia de israelitas secuestrados. De hecho, rehenes captados por Hamás no han sido asesinados por estos, sino por el propio ejército del país del criminal Ben Gurión, de Israel.

Digan lo que digan los imperialistas y sus leguleyos, lo que está aconteciendo en Palestina hoy es un acto de genocidio contra dicho pueblo, un pueblo machacado y saqueado por el imperialismo, por el fascismo, desde hace siete décadas por el sionismo asesino.

El imperialismo no tiene salida, la lucha interimperialista cada día es más fuerte y la guerra se extiende por todos los rincones del planeta. La masacre contra el pueblo palestino es instrumentalizada por parte de los imperialistas en su guerra por el dominio del mundo. Curiosamente, la S de los BRICS es quien interpone esta denuncia; el objetivo es claro, retratar que las instituciones imperialistas en las que se ampara la hegemonía imperialista norteamericana son inservibles, por un lado, y erosionar políticamente al imperialismo norteamericano y su can sionista, por otro lado.

Los BRICS, y concretamente China, tienen capacidad económica para acabar con Israel, en tanto tienen capacidad para dañar enormemente la quebrada economía norteamericana que es realmente quien sostiene a su centinela fascista en dicha región de Oriente Próximo. ¿Por qué no lo hacen? Porque la economía imperialista es una, está entrelazada, y en el caso de que EEUU impagara su deuda también erosionaría gravemente la economía de dichas potencias imperialistas emergentes, y de todo el mundo, en tanto el imperialismo es universal.

Las contradicciones interimperialistas cada día son más grandes, y la guerra imperialista se extiende hacia todas las latitudes del mundo. Por ello, casi 30.000 palestinos han sido asesinados en estos tres meses. Por ello se suceden otros actos de genocidio como son los bloqueos contra Cuba o la República Popular y Democrática de Corea, o a la propia Palestina ocupada por el invasor sionista. Bloqueos promovidos por la propia ONU, como por ejemplo el que se hace infamemente contra Corea, o que muestran la inutilidad de la Asamblea General de la ONU donde año tras año se vota masivamente por el levantamiento del bloqueo norteamericano a Cuba, que EEUU ignora desde hace décadas demostrando que la ONU es un instrumento al servicio de las potencias imperialistas para someter a los pueblos del mundo.

Estas contradicciones interimperialistas que multiplican la guerra – pues la política exterior del imperialismo, que es la política exterior del fascismo, es la guerra imperialista y el chovinismo – también exacerban las contradicciones de clase en el seno de las potencias imperialistas, donde cada día el empobrecimiento del proletariado y la represión contra este se multiplica, cómo se comprueba con nitidez en los países europeos. En Alemania, por ejemplo, se suceden todo tipo de huelgas, de agricultores, de ferroviarios y también contra el fascismo, a la par que la socialdemocracia, en el poder, no vacila en satanizar a los inmigrantes haciendo leyes que favorezcan y faciliten las deportaciones haciendo lo que han hecho siempre, allanar el camino a los fascistas y hacerles el trabajo sucio, como hicieron en la década de los 20s y 30s del siglo pasado.

El pueblo palestino es víctima del imperialismo, como el resto de pueblos del mundo. El pueblo palestino es víctima de la ideología del imperialismo, del fascismo anglo-estadounidense-alemán, del racismo de la burguesía europea.

Pero al igual que el resto de los pueblos del mundo, y el pueblo palestino no es una excepción, éstos únicamente tienen un camino para emanciparse. Y esa emancipación no vendrá de la mano de la superestructura imperialista que hay que destruir, no vendrá de la mano de un tribunal compuesto por lacayos del imperialismo, de leyes hechas por los monopolios para garantizar y legalizar su opresión, sino que vendrá de la mano del internacionalismo, de la unión de la lucha de todos los pueblos, del proletariado, en la dirección de exterminar al imperialismo, de derrocarlo, y en este sentido hay que tener claro que ni hay imperialismos buenos ni hay más de un imperialismo.

La paz en el mundo únicamente vendrá por la muerte del imperialismo y este no morirá en su cama, como pasa con los dictadores fascistas, sino por la lucha por el socialismo a nivel mundial. Lucha para la que hay un caldo de cultivo cada día más favorable, pues las contradicciones internas de los Estados capitalistas se exacerban a la par que las contradicciones interimperialistas se acrecientan. El que este período sea más o menos sangriento, sea más o menos largo, depende de la responsabilidad de los comunistas, de construir un movimiento comunista internacional fuerte ideológicamente que coloque la vía revolucionaria como la vía primaria de actuación, que una y organice revolucionariamente al proletariado y ello pasa por desterrar al oportunismo del movimiento comunista internacional, por deshacernos de él y del sectarismo que nos acompaña.

 

¡VIVA PALESTINA, ABAJO EL ESTADO SIONISTA DE ISRAEL!

¡LA EMANCIPACIÓN DE LOS PUEBLOS SOLO VIENE DE LA MANO DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA MUNDIAL!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA INTERNACIONAL COMUNISTA!

 

Madrid, 28 de enero de 2024

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)