1

El Socialismo es el único camino frente a la barbarie imperialista

Pocas cosas asustan más a los imperialistas y a sus lacayos que la posibilidad de un mundo en paz. Hoy, los oportunistas de todo tipo salen al paso en defensa de la OTAN y sus intereses en Ucrania, echándose las manos a la cabeza ante la invasión rusa cuando estos mismos oportunistas llevan ocho años de absoluto silencio con respecto al golpe de Estado de Maidán – apoyado y financiado por el imperialismo estadounidense y europeo – la sangrienta guerra civil contra las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, y la existencia de fuerzas de choque abiertamente neonazis que integran la estructura fascista del Estado y del ejército ucraniano.

Estos oportunistas mienten descaradamente al proletariado cuando claman contra la guerra, como si esta fuera una anomalía dentro de nuestra sociedad “democrática”, cuando la realidad nos muestra que la guerra no es un fenómeno independiente del modo de producción capitalista, sino la continuación de la acumulación y concentración de capital por otros medios, fruto de las ansias imperialistas por establecer un nuevo reparto de un mundo ya repartido.

Como demostró Volodymyr Zelensky cuando firmó una declaración de guerra contra Rusia el pasado 24 de marzo y Vladimir Putin con sus recientes declaraciones, nadie espera una salida pacífica al conflicto, sino que el único objetivo es dominar el territorio de Crimea y el Mar Negro por medio de la fuerza militar. Los importantes recursos petrolíferos y gasísticos existentes en la cuenca del Mar Negro llaman peligrosamente la atención de los Estados imperialistas y de los monopolios, puesto que uno de los aspectos que determinan la crisis global del imperialismo es el hecho de que su economía se sustenta fuertemente en la explotación de combustibles fósiles. Y es por ello por lo que la OTAN se ha preparado para el estallido de la guerra.

Durante los últimos años, las potencias imperialistas de la OTAN han llevado a cabo una intensa carrera de rearme armamentístico, de sofisticación y de mejora de sus engranajes y fuerzas militares – hablamos de alianzas como AUKUS, proyectos militares como Future soldier y Ranger, o los acuerdos comerciales y militares entre Marruecos y la bestia sionista – que evidencian el entrelazamiento entre los Estados capitalistas y los monopolios donde la sofisticación de armamentos se realiza a través de empresas privadas, por lo que todo el potencial económico, científico-técnico, material y militar-industrial se encuentra a disposición de los monopolios y la carrera armamentística se transforma en una vía de redistribución del presupuesto en favor de la oligarquía. Tampoco podemos olvidar las maniobras navales de Sea Breeze – en el Mar Negro –, las maniobras Defender-Europe 21 – en la zona de los Balcanes y el Mar Negro – y las Steadfast Defender 2021 – repartidas en la zona del Atlántico, Alemania y Rumanía con entrada, nuevamente, en el Mar Negro – que demostraban el conocimiento de los imperialistas acerca de las posibilidades de un nuevo estadio en guerra.

Por su parte, los recientes acontecimientos son la expresión de la culminación de la actividad de los oligarcas rusos en Donbass, los cuales se aprovechan de la necesidad de auxilio de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk para adueñarse de una zona rica en recursos materiales legitimándose con discursos vacíos e hipócritas sobre el pacifismo y antifascismo.  Por tanto, el conflicto interimperialista entre la OTAN y Rusia ha tenido en Ucrania y la zona del Mar Negro su caldo de cultivo perfecto para que la barbarie del imperialismo se exprese de la forma más violenta y directa.

El imperialismo es la guerra, el imperialismo es la putrefacción y el parasitismo superlativo. Mientras las oligarquías dirimen sus disputas por el saqueo del mundo, esta vez en territorio de la antigua Unión Soviética, mediante la guerra la clase obrera pondrá los muertos sobre los que se cimenta el enriquecimiento de los oligarcas, ya sean de la OTAN o de Rusia. Sin duda el proletariado de todas las partes del mundo debemos renegar de un conflicto armado entre Estados imperialistas, luchar enérgicamente contra la Burguesía y entender que estas escaladas bélicas son consecuencia del desarrollo de las contradicciones dentro del capitalismo a nivel mundial. Contradicciones que rápidamente las alimañas burguesas no dudan en aprovechar, también en clave interna, como por ejemplo en el Estado español, donde la CEOE rauda y veloz ha puesto encima de la mesa un pacto de Estado para “salvar la economía ante la guerra de Ucrania” que se traduce en más dinero público para los empresarios, que en el caso de la CEOE se traduce en 20.000 millones de euros adicionales que los empresarios pretenden obtener del Estado a costa de que los paguen los trabajadores.

La contradicción fundamental que atraviesa hoy día el sistema capitalista es la contradicción entre el imperialismo y el socialismo, donde el enorme incremento del gasto militar se relaciona, de forma indudable, con el peligro a la agudización de la lucha de clases en los propios países capitalistas. Es por ello por lo que los comunistas debemos dar un golpe sobre la mesa en estos momentos de importancia histórica, depurando del movimiento todo elemento oportunista, reformista, socialpatriota o socialpacifista, y reivindicando la dictadura del proletariado como la única alternativa posible frente a la dictadura de la burguesía, anteponiendo para ello la lucha revolucionaria, la construcción de órganos de poder popular para la confrontación contra el Estado burgués y la alianza internacional de los obreros de todos los países para acabar con la barbarie imperialista y las guerras que genera.

 

¡PAZ ENTRE PUEBLOS, GUERRA ENTRE CLASES!

¡POR LA TRANSFORMACIÓN DE LA GUERRA IMPERIALISTA EN GUERRA REVOLUCIONARIA POR EL SOCIALISMO!

Madrid, 24 de febrero de 2022

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Desde el PCOE en Galiza nos comprometemos con la construcción del FUP [ESP/GAL]

El pasado 3 de febrero se publicaron cinco resoluciones que el Comité Central de nuestro partido aprobó en su VII Pleno, las cuales vienen a retratar el carácter manipulativo del gobierno fascista que, una vez más, trata de enmascarar su interés por engrasar la rueda productiva del capital. Desde Galicia, y con motivo de refrendar estas resoluciones, trataremos de expandir uno de los mencionados contenidos, el cual hace referencia a la reforma laboral y a las pensiones.

Es así como nos concierne hablar de las austeras modificaciones al Estatuto de los Trabajadores que el gobierno ha procesado recientemente, las cuales tratan de mantener la política laboral a flote en unos márgenes dominados por la automatización del trabajo, celebrándose también la inclusión en este banquete de los lastres sindicales para la lucha obrera de CCOO y UGT.

Sin embargo, el empeño del gobierno por la adaptación a las vigentes reglas del mercado (a costa, por supuesto, de la clase trabajadora), únicamente trata de parchear un descosido cada vez más grande, el cual es alimentado por la constante inversión en capital fijo que únicamente recuerda a los beneficiados burgueses la cuenta atrás para que el pueblo se alce promovido por la denigrante visión de un sistema que no sólo se tambalea, sino que arrastra consigo al proletariado, los auténticos creadores de valor en un sistema de producción podrido.

Es así como vemos acertado analizar el nuevo gesto del gobierno bajo la comprensión no sólo de los auténticos intereses que mueven al PSOE, PODEMOS-IU/PCE, sino también de lo que significa este movimiento de ficha dentro de la Ley Decreciente de la Tasa de Ganancia sobre los márgenes automatizados en los que se mueve el intercambio de valor de hoy en día, esto es, la planificación por el gobierno para poder redirigir el peso de las contradicciones que cada vez más van resquebrajando el sistema hacia los hombros del trabajador, todo encuadrado en un discurso conciliador que insulta la inteligencia proletaria para que, una vez más, los tentáculos del poder puedan operar en el gobierno bajo los nuevos códigos de actuación fascistas.

Además, hoy volvemos a reivindicar el peso muerto que suponen dentro de la búsqueda del desarrollo del Frente Único del Pueblo las distracciones a la lucha obrera y todos los organismos que en ellas participan, así como los ya mencionados CCOO y UGT que, vendidos a la patronal, también colaboran año tras año con la gestora de BBVA para promover la generalización de pensiones privadas voluntarias, las cuales tienen como objetivo una clara imposición del sistema administrativo chileno de este tipo de fondos. Es por eso que el PCOE llama a la unidad de la clase trabajadora, la cual deberá aliarse con otros sectores de la sociedad como los estudiantes y los pensionistas, todos vapuleados por un sistema social y económico que les roba y hunde en la miseria. Cada reforma en el capitalismo no es más que una piedra más en el camino del trabajador, puesto que de un sistema actualmente cadavérico sólo se podrá sacar más sufrimiento para el proletariado.

 

¡Construyamos el Frente Único del Pueblo!

¡Sin la consecución del Socialismo, sólo quedará la barbarie!

Comité Nacional del PCOE en Galicia

Desde o PCOE en Galiza comprometémonos coa construción do FUP

 

O pasado 3 de febreiro se publicaron cinco resolucións que o Comité Central do noso partido aprobou no seu VII Pleno, as cales veñen a retratar o carácter manipulador do goberno fascista que, unha vez máis, trata de enmascarar o seu interese por engraxar a roda produtiva do capital. Dende Galiza, e con motivo de referendar ditas resolucións, trataremos de expandir un dos mencionados contidos, o cal fai referencia á reforma laboral e ás pensións.

É así como nos concierne falar das austeras modificacións ao Estatuto dos Traballadores que o goberno procesou recentemente, as cales tratan de manter a política laboral a flote nuns marxes dominados pola automatización do traballo, celebrándose tamén a inclusión neste banquete dos lastres sindicais para a loita obreira de CCOO e UXT.

Sen embargo, o empeño do goberno pola adaptación ás vixentes regras do mercado (a costa, por suposto, da clase traballadora), unicamente trata de parchear un descosido cada vez máis grande, o cal é alimentado pola constante inversión en capital fixo que unicamente lembra aos beneficiados burgueses a conta atrás para que o pobo se alce promovido pola denigrante visión dun sistema que non só se cambalea, senón que arrastra consigo ao proletariado, os auténticos creadores de valor nun sistema de produción podre.

É así como vemos acertado analizar o novo xesto do goberno baixo a comprensión non só dos auténticos intereses que moven ao PSOE, PODEMOS-IU/PCE, senón tamén do que significa este movemento de ficha dentro da Lei da Tendencia Decrecente da Taxa de Ganancia sobre os marxes automatizados nos que se move o intercambio de valor de hoxe en día, isto é, a planificación polo goberno para poder redirixir o peso das contradicións que cada vez máis van rachando o sistema cara aos ombreiros do traballador, todo encadrado nun discurso conciliador que insulta a intelixencia proletaria para que, unha vez máis, os tentáculos do poder poidan operar no goberno baixo os novos códigos de actuación fascistas.

Ademais, hoxe volvemos reivindicar o peso morto que supoñen dentro da procura do desenvolvemento da Fronte Única do Pobo as distraccións á loita obreira e todos os organismos que nelas participan, así como os xa mencionados CCOO e UXT que, vendidos á patronal, tamén colaboran ano tras ano coa xestora de BBVA para promover a xeneralización de pensións privadas voluntarias, as cales teñen como obxectivo unha clara imposición do sistema administrativo chileno deste tipo de fondos. É por iso que o PCOE chama á unidade da clase traballadora, a cal deberá aliarse con outros sectores da sociedade como os estudantes e os pensionistas, todos zurrados por un sistema social e económico que lles rouba e afunde na miseria. Cada reforma no capitalismo non é máis que unha pedra máis no camiño do traballador, posto que dun sistema actualmente cadavérico só se poderá sacar máis sufrimento para o proletariado.

 

Construamos a Fronte Única do Pobo!

Sen a consecución do Socialismo, só quedará a barbarie!

Comité Nacional do PCOE en Galiza




Continúa el desfalco de dinero público del gobierno ‘progresista’

El pasado 18 de febrero conocíamos por los medios que el gobierno “más progresista de la historia” había aprobado un nuevo rescate para cuatro empresas por valor de 504,5 millones de euros, más dinero público que pasa a manos privadas en lo que es la tónica del capitalismo, bien esté el gobierno en manos de la derecha más reaccionaria, bien en manos de la socialdemocracia y el oportunismo.

Se trata de una ayuda conjunta repartida entre Técnicas Reunidas (340 millones de euros), Wamos (85), Global Exchange (45) y Ferroatlántica (34,5), empresas que cuando tienen beneficios reparten suculentos dividendos a sus accionistas, pero que cuando tienen pérdidas las pagamos los trabajadores, no sólo sufragando rescates con dinero público, sino con el coste de cientos de miles de puestos de trabajo perdidos gracias al gobierno y sus sindicatos amarillos CCOO y UGT que han puesto en bandeja todas las facilidades a las empresas para deshacerse de sus trabajadores.

Sin ir más lejos, Técnicas Reunidas tuvo en 2020 unas ventas de 3.521 millones de euros que le reportaron 13 millones de euros de beneficios. El grupo Wamos adquiría en 2019 las empresas Mapa Plus y Pegatur con una facturación conjunta de 100 millones de euros. Global Exchange presentaba en 2016 unos beneficios de 9,7 millones de euros y en 2017 aumentaba un 22% su compraventa de moneda hasta 1.024 millones de euros. Ferroglobe (fusión de Ferroatlántica y Globe) volvía a beneficios en 2021 al aumentar sus ventas un 67,4%.

Todas estas empresas que ahora son rescatadas con dinero público han engordado las cuentas bancarias de sus accionistas durante años, pero en cuanto han sufrido cualquier traspiés, el Estado, como “junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa”, no ha dudado en usar dinero público recaudado en su mayoría de los impuestos a las rentas del trabajo para mantener a flote estos negocios levantados sobre las espaldas de sus trabajadores, demostrando la auténtica farsa que es el supuesto ‘libre mercado’ capitalista.

Estos rescates son sólo los más recientes de una serie de desfalcos de dinero público que este gobierno y gobiernos anteriores han cometido en nombre de la sacrosanta propiedad privada de los medios de producción.

El 3 de noviembre de 2020 el gobierno aprobaba el rescate de Air Europa por un montante de 475 millones de euros. El 14 de mayo de 2021 se anunciaba un rescate de 525 millones de euros para el “sector cultural”, que no es más que un intento de enmascarar que el rescate será para las empresas del sector cultural, no sus trabajadores. El 21 de diciembre de 2021 el gobierno aprobaba el rescate del grupo maderero Losán por un valor de 35 millones de euros. También en diciembre de 2021 se anunciaba el rescate de Grupo Universo Pachá, Cesgarden, Eating Group y Egile por un valor total de 54 millones de euros. El 30 de diciembre de 2021 los medios publicaban el cálculo que el gobierno hacía público sobre el rescate de las autopistas por un montante de 1.021 millones de euros. El 25 de enero de 2022 el Consejo de Ministros aprobaba el rescate del Grupo Abades con ayudas de 29,3 millones de euros. Todo esto ocurre después de que el gobierno anunciara que “descartaba” pedir los 62.754 millones del rescate a los bancos.

Ante semejante expolio de dinero público cabe preguntarse, ¿qué diferencia a un gobierno abiertamente reaccionario (como los anteriores del PP o un posible futuro gobierno PP-VOX) de un gobierno de coalición entre socialfascistas (PSOE) y oportunistas (PCE/IU-PODEMOS) más allá de medidas cosméticas de cara a la galería? ¿De qué nos está supuestamente salvando el gobierno actual si con esa excusa están aplicando a rajatabla las mismas medidas que ya aplicaron antes gobiernos del PP? La táctica del mal menor, la que apela a una alternativa peor si el gobierno está en manos de la ‘derecha’, cada día se desmonta más fácilmente al ser cada vez más indistinguible un gobierno abiertamente reaccionario del gobierno “más progresista de la historia”.

Todo esto no es casual ni coyuntural, sino el fruto lógico del avance del capitalismo en su fase imperialista, en la que los gobiernos van cediendo cada vez más poder a los monopolios que dictan las políticas de sus Estados títeres, independientemente del color de sus gobiernos, negando por completo la democracia.

Pretender pues reformar un Estado cuyo poder no se tiene no es más que funambulismo para entretener a las masas y desviar a la clase obrera de su misión histórica de derrumbar el capitalismo y construir el socialismo como fase primigenia del comunismo, única alternativa viable para garantizar un futuro digno para el pueblo trabajador. Por ello es necesario que toda la clase trabajadora, pensionistas, parados, mujeres trabajadoras, estudiantes de clase obrera, unan todas las luchas que actualmente se producen de manera aislada en una única lucha contra este sistema criminal y su Estado, organizando un contrapoder en un Frente Único del Pueblo que sea el germen de un Estado obrero.

 

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Socialismo o barbarie!

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




La Ley Mordaza sigue funcionando con el gobierno más progresista de la historia

Aunque durante la campaña electoral se prometió derogar la conocida como Ley Mordaza del gobierno de Rajoy, a día de hoy el conocido como “gobierno más progresista de la historia” sigue dándole uso. Así lo pudimos ver en las detenciones a los trabajadores de Cádiz que luchaban por sus puestos de trabajo. Otro ejemplo es la citación para declarar el próximo 16 de febrero a Raquel por “atentado contra la intimidad y revelación de secretos”, trabajadora de Cádiz cuyo vídeo durante las protestas en la huelga del metal se hizo viral. En dicho video echaba en cara a los antidisturbios que hubieran entrado en los barrios obreros de Cádiz a reprimir a la clase trabajadora. Esta oleada de represión que está sufriendo la clase trabajadora gaditana es una muestra más de cómo la maquinaria de represión funciona cada vez que la clase trabajadora levanta la voz, mostrándose una vez más esa esencia fascista de este Estado.

Estas acciones represivas por parte del gobierno del PSOE-UP-PCE no nos deben sorprender, ya que, aunque antes de llegar al gobierno prometieran acabar con esta Ley, una vez que llegan al gobierno su papel es el mismo que el del resto de gobiernos: mantener como sea el sistema capitalista en pie, ya sea reprimiendo a la clase trabajadora enviando tanquetas a sus barrios o llenando los bolsillos de unos cuantos capitalistas a través de subvenciones, dinero el cual sale de los impuestos que pagan los trabajadores.

Desde el PCOE condenamos este nuevo caso de represión contra la clase trabajadora y mostramos nuestra solidaridad tanto con Raquel como con los trabajadores de Cádiz detenidos. La única salida para la clase trabajadora es acabar con este sistema criminal, todas las reformas que sigan manteniendo el sistema capitalista significarán seguir manteniendo la represión y la explotación de todos los trabajadores. Es por ello que llamamos a la organización y a la unidad de la clase trabajadora en torno a un Frente Único del Pueblo que tenga como objetivo poner todos los recursos al servicio de toda la sociedad y que dejen de servir a una clase parasitaria como es la capitalista.

 

¡CONTRA LA REPRESIÓN CAPITALISTA, UNIDAD Y ORGANIZACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía




Felipe VI y la apología del imperialismo en Puerto Rico

El pasado martes 25 de enero, el rey Felipe VI visitó Puerto Rico en representación, no del pueblo español, sino de los grandes empresarios españoles. Según nos relata el diario El País, Felipe VI inauguró un encuentro empresarial con casi un centenar de directivos de compañías españolas y portorriqueñas. En este encuentro han participado, entre otros, Antonio Garamendi – presidente de la CEOE – y José Luis Bonet – presidente de la Cámara de Comercio de España – así como consejeros delegados de Mapfre o Abertis.

Antes de tener lugar este encuentro, Felipe VI reivindicó el “modelo español” de la colonización en Puerto Rico, empleando anacronismos históricos como que “los nuevos territorios se incorporaban a la Corona en situación de igualdad con los demás reinos” (¿acaso para los taínos o caribes conquistados había esa igualdad en lo legal frente a sus conquistadores castellanos?) o que “España trajo consigo su lengua, su cultura, su credo; y con todo ello aportó valores y principios como las bases del Derecho Internacional o la concepción de derechos humanos universales”. ¿Cuáles “derechos humanos universales”? ¿El someter a las comunidades indígenas a la semi-esclavitud a través del sistema de encomiendas? ¿El introducir a esclavos africanos en el territorio americano? ¿El expolio de sus recursos naturales y mineros?

Mayor ironía, si cabe, es pronunciar este discurso en un territorio que no es soberano, pues tras independizarse del Imperio Español (junto con Cuba, Filipinas y la isla de Guam) tras la guerra hispano-estadounidense a través del Tratado de París de 1898, Puerto Rico acabó siendo dominado por EEUU hasta el día de hoy bajo la forma de gobierno de “estado libre asociado”. En otras palabras, siendo una colonia de EEUU.

A pesar de que los portorriqueños, teóricamente, tienen los mismos derechos que un estadounidense, estos son tratados como ciudadanos de segunda cuando van a la metrópoli, habiendo movimientos cívicos (semejantes a los de los afroamericanos o indígenas) que buscan frenar esta situación. También estaba el grupo armado insurgente llamado Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que aparece como consecuencia de la represión estadounidense contra grupos soberanistas portorriqueños. Entre estos episodios destaca la Masacre de Ponce (1937), cuando la policía colonial estadounidense disparó contra manifestantes pacíficos en una marcha organizada por el Partido Nacionalista de Puerto Rico. Uno de los símbolos de esta represión estadounidense sería Óscar López Rivera, que por su lucha dentro de las FALN pasó 35 años en prisión hasta recibir el indulto presidencial en 2017.

Más allá del caso concreto de Puerto Rico, es un hecho que tras la Segunda Guerra Mundial el fenómeno de la neocolonización (es decir, la colonización de manera indirecta, principalmente a través de la economía) es el modus operandi de las potencias imperialistas frente a sus antiguas colonias y en caso de cualquier forma de rebeldía por parte de algún gobierno, este es eliminado, como ocurrió en el caso francés, por ejemplo, con el líder comunista Thomas Sankara en Burkina Faso. El papel del Estado español sobre sus antiguas colonias no es muy diferente, por lo que no es de extrañar que desde aquí se lancen campañas contra naciones soberanas como Cuba y Venezuela, entre otras; y sea un lugar de refugio para muchos de estos supuestos “luchadores de la libertad”.

El papel de la figura del rey, como representante de los grandes capitalistas españoles, no es otro que el de defender los intereses de estos en sus territorios. Un ejemplo ilustrativo lo tuvimos en la Cumbre Iberoamericana de Chile el 20 de noviembre del 2007, cuando el entonces rey Juan Carlos I (tras haber mandado callar de manera despótica al presidente Chávez al denunciar este la complicidad del gobierno de Aznar en el golpe de estado del 2002 en Venezuela) abandonó el salón de sesiones justo en el momento en que el presidente nicaragüense Daniel Ortega denunció la forma de proceder de Unión Fenosa, la empresa energética española.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) denunciamos estas declaraciones de Felipe VI, que lejos del intento de acercar o hermanar a dos culturas promueve el imperialismo como forma de sometimiento a un pueblo que a día de hoy carece de soberanía, con la intención de defender los intereses de los capitalistas españoles. Así mismo, defendemos que sólo a través de la construcción del socialismo se podrá alcanzar la auténtica independencia y soberanía.

 

¡POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS!

¡CONTRA EL IMPERIALISMO!

¡POR EL SOCIALISMO!

Madrid, 13 de febrero de 2022

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




El nuevo revisionismo histórico del Holocausto

El pasado 27 de enero fue el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, fecha escogida porque ese mismo día pero del año 1945 las tropas del Ejército Rojo liberaron el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau en Polonia. Al día siguiente, Isabel Díaz Ayuso se hizo eco en su cuenta de Twitter de su participación de un acto conmemorativo del Holocausto, afirmando que “por coherencia, al recordar el Holocausto hemos de condenar el ataque a los judíos vivos hoy, el antisemitismo o el boicot a Israel”.

En este fragmento podemos desentrañar varias cuestiones:

¿Es coherente teniendo en cuenta que su fundador y Presidente de honor hasta su muerte en 2012, Manuel Fraga, financió con dinero de la Xunta de Galicia y prologó un libro de un negacionista del Holocausto? ¿Lo es cuando el mismo Manuel Fraga firmó (junto con José Botella, tío de Ana Botella, la que fue alcaldesa de Madrid) el 16 de abril de 1971 en el Diario Informaciones un comunicado pidiendo la liberación del lugarteniente de Hitler, Rudolf Hess, por entonces en una prisión alemana?

El régimen franquista desde el primer momento se posicionó (de manera no oficial) con Alemania e Italia durante la Segunda Guerra Mundial, enviando a los voluntarios españoles de la División Azul a combatir el socialismo en la Unión Soviética. En una carta dirigida a Hitler firmada el 26 de febrero de 1941, Franco dijo:

Deseo disipar toda duda y declarar que estoy a su lado, unido en un común y único destino cuyo abandono equivaldría a mi suicidio y el de la causa que yo represento en España. Está de más confirmar la fe que tengo en el triunfo de su causa, y repito que seré siempre un leal partidario de ella”.

Franco no hacía más que tratar de manera recíproca a Alemania, la cual le ayudó a ganar la guerra a través de la Legión Cóndor, tristemente conocida por el bombardeo de la localidad de Gernika. Durante el desarrollo de la guerra, y teniendo presente su posición oficial de neutralidad, varió su papel en la guerra cuando todo apuntaba a la victoria de los Aliados, haciendo un guiño a EEUU y Gran Bretaña contra la Unión Soviética. Es la justificación del régimen franquista a estos países, conocida como “la triple guerra”. Así fueron las declaraciones de José Félix De Lequerica, Ministro de Asuntos Exteriores de la España franquista en 1945:

En la guerra entre Alemania y la URSS, España participó porque se trataba de defender la civilización cristiana y occidental frente al comunismo. En la guerra entre Alemania y el Reino Unido, España era neutral. En el conflicto entre Japón y Estados Unidos, España se mostró proamericana”.

Podemos ver cómo el franquismo intentó dar una imagen opuesta a la de las Potencias del Eje, a pesar de que esa supuesta neutralidad oficial tuvo que ver con otros factores que no fueron ideológicos (sobornos a altos oficiales franquistas por parte de los británicos, las fallidas negociaciones entre Franco y Hitler…) y que el régimen no descartó la guerra con Gran Bretaña para recuperar Gibraltar, como refleja la Operación Félix.

También intentó alejarse de su implicación en el Holocausto, atribuyéndose la labor de diplomáticos españoles (que actuaron a título individual, no amparados por la dictadura) que salvaron la vida de miles de judíos, cuando en realidad se mandó a los gobernadores civiles una lista donde se reflejaran los nombres de los judíos que vivían en el Estado español.

No debemos olvidar que el régimen franquista ocultó en territorio español a nazis que huían de ser juzgados por los Aliados, entre ellos el militar belga Léon Degrelle, que no sólo fue protegido por la dictadura, sino también por la supuesta democracia, muriendo en Málaga en 1994.

  • Una segunda cuestión es: ¿las únicas víctimas del Holocausto que merecen ser recordadas, según sus declaraciones, son las personas judías? Si bien los judíos fueron uno de los grupos que más sufrieron este episodio, en el Holocausto también murieron otras personas por cuestiones étnicas (gitanas, algunos pueblos eslavos…), cuestiones sexuales (homosexuales), por cuestiones religiosas (testigos de Jehová) y por cuestiones políticas (comunistas, españoles republicanos, meros opositores del régimen nazi…).

Estas últimas tienen especial relevancia, ya que el principal enemigo de los nazis fueron los comunistas y en especial la URSS. Es natural que Ayuso y su partido ignoren a estas víctimas del Holocausto nazi, ya que ignoran a las del régimen franquista, donde también hubo campos de concentración para prisioneros políticos, durante y después de la Guerra Civil Española. El actual Presidente del PP, Pablo Casado, dijo en 2009:

Yo estoy convencido de que la inmensa mayoría de jóvenes son del Partido Popular y aún no lo saben. Si es que en pleno siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas, ¡pero si son unos carcas! Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no sé quién, con la Memoria Histórica…”.

De igual forma actúan sus socios de gobierno de VOX, que no tienen reparos tampoco en “homenajear” a (algunas) víctimas del Holocausto mientras rechazan conmemorar a las que murieron por su condición LGTB. Al igual que ocurre con el PP, no es muy difícil conocer los lazos de esta organización con el nazismo, ya que su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, es sobrino-nieto de Eugenio Espinosa de los Monteros, embajador de la España franquista en la Alemania Nazi entre 1940-1941.

Estos lazos no se limitan a meros parentescos: la diputada Rocío de Meer (VOX) compartió en agosto del 2020 propaganda de Amanece Europa, grupo neonazi polaco, con la intención de promover un mensaje xenófobo. Así mismo, VOX se vio obligado a prescindir de su candidato cabeza de lista por Albacete, el pseudo-historiador Fernando Paz, cuando la prensa publicó que este era un negacionista del Holocausto y que ha dado charlas para grupos neonazis como Alianza Nacional. La propia Ayuso elogió al grupo neonazi Frente Atlético, con asesinatos a sus espaldas.

Es notorio, además, más allá de grupúsculos de la extrema derecha, que tanto PP como VOX simpatizan con gobiernos fascistas actuales como el húngaro, el polaco y el ucraniano, que colaboran con el imperialismo y el anticomunismo en esa zona de Europa.

  • Visto que a estas organizaciones nada les importa el resurgir del fascismo en Europa o las víctimas del Holocausto, debemos preguntarnos: ¿por qué participan en este tipo de actos conmemorativos?

Por un lado, buscan blanquear sus organizaciones, de manera que les sirva para desvincularse de grupúsculos marginales como Alianza Nacional, Democracia Nacional, Falange, etc. Un falso barniz democrático, al que estamos tan acostumbrados desde la época de la mal llamada Transición y que el propio Franco empleó para acercarse a las potencias capitalistas occidentales en la posguerra.

Por otro lado, el hecho de mencionar exclusivamente a las víctimas judías, condenar el antisemitismo (entendido aquí como “judeofobia”, ya que semitas también serían los malteses y los diferentes pueblos árabes, como los palestinos) y el rechazo al boicot al Estado de Israel no deja de tener una motivación política: el abierto apoyo a Israel como punta de lanza del imperialismo estadounidense en Oriente Medio frente a países como Siria o Irán. El enemigo actual ya no son los judíos, sino los árabes o musulmanes, a los que no dudan en criminalizar cuando son pobres inmigrantes marroquíes o argelinos en Europa ni tampoco en abrazar cuando están alineados con los intereses del mundo occidental, como ocurre con los regímenes autócratas de Arabia Saudí, Qatar, Jordania o del propio Marruecos.

Poco importa que haya judíos en diferentes partes del mundo que rechacen el sionismo o sean críticos con Israel frente a la cuestión palestina, ellos no van a dejar de usar la carta del antisemitismo para atacar a los que se opongan a este imperialismo en la región. Por ello no deja de ser un acto oportunista e hipócrita que quienes más promueven el fascismo y la xenofobia en Europa sean quienes desean convertirse en adalides de las víctimas del Holocausto.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) denunciamos esta instrumentalización del Holocausto que no obedece más que a intereses de partidos alineados con el imperialismo estadounidense, por lo que no deja de ser una conmemoración hipócrita y falta de sentido con respecto a sus víctimas. No podemos obviar que, además, utilizan el Holocausto para equipararlo a supuestos crímenes del comunismo, cuando fue la Rusia Soviética (todavía no era la URSS) el primer estado en el mundo en criminalizar el antisemitismo y cuando el Ejército Rojo liberó a la gran mayoría de los campos de exterminio de los nazis situados en Europa del Este, mientras que bajo el franquismo todavía se hablaba de “conspiración judeo-masónica”.

Por otro lado, el Partido Comunista Obrero Español considera que la lucha contra el fascismo es en vano si no se combate el sistema capitalista que lo alimenta. Recordemos que fue EEUU el país que, tras la Segunda Guerra Mundial, protegió y llevó a su territorio a científicos nazis (Operación Paperclip) para que sirvieran de ayuda en la Guerra Fría contra los soviéticos. Uno de los protegidos por EEUU fue el criminal Klaus Barbie, “el carnicero de Lyon”, que trabajó para los servicios de contraespionaje estadounidenses para combatir al comunismo en América, llegando a participar en la captura y asesinato de Che Guevara en Bolivia.

 

¡CONTRA LA INSTRUMENTALIZACIÓN DE LAS VÍCTIMAS DEL NAZISMO!

¡CONTRA EL FASCISMO!

¡POR EL SOCIALISMO!

Secretaría Política del PCOE en Córdoba




Resolución del VIIº Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre la guerra imperialista en Ucrania

Desde 2013, cuando se produjo el golpe de Estado de Maidán, apoyado y financiado por el imperialismo estadounidense y europeo, una sangrienta guerra civil se ha estado sucediendo en Ucrania. Una injerencia imperialista que dura ya casi nueve años y donde las potencias occidentales lo han apostado todo al fascismo para lograr su tan ansiado golpe de Estado, llegando incluso a asesinar en 2018 al Presidente de la República Popular de Donetsk, Alexander Zajarshenko, demostrando que el imperialismo aborrece la paz y lo apuesta todo a la barbarie y la reacción.

 

El fracaso del imperialismo de la OTAN en Ucrania, donde una parte del pueblo ucraniano ha resistido con valentía los embates del fascismo, ha obligado a los monopolios estadounidenses a exigir a sus aliados criminales y terroristas en Europa una mayor presión en la zona. Así, Estados Unidos está tratando de crear una barrera de contención contra la influencia geopolítica de Rusia en Europa, lo cual se ejemplifica rápidamente si observamos el cerco realizado al país ruso con bases militares, la transformación de países del entorno en Estados-títeres abiertamente fascistas como Polonia, Hungría o la propia Ucrania y la realización de numerosas maniobras militares como Sea Breeze, Defender-Europe 21 y Steadfast Defender 2021 sobre la zona del Mar Negro, que provocan una escalada de tensión bélica entre la OTAN y Rusia por el control geopolítico de la zona y los recursos petrolíferos y gasísticos que allí se encuentran.

 

Por su parte, la oligarquía extractiva rusa sabe muy bien la importancia geoestratégica de dominar dicho enclave, ya no sólo por los recursos mencionados, sino también por su posición respecto al este de Europa y al oeste de Asia. Así, la posición que debemos tomar los comunistas, los marxistas-leninistas, es la de luchar por la paz entre los pueblos y por la guerra entre clases, negando cualquier conflicto armado entre estados imperialistas, luchando enérgicamente contra nuestra burguesía nacional y convirtiendo la guerra civil en guerra revolucionaria por el socialismo, como contribución a la revolución proletaria mundial.

 

Ucrania es, desgraciadamente, el ejemplo vivo de cómo actúa el imperialismo, de cómo el reparto de la riqueza en el mundo se efectúa por medio de la fuerza y el dominio; de cómo los imperialistas no dudan en derramar la sangre de los trabajadores en sus disputas por el control geopolítico de los distintos rincones del mundo. Demuestra, además, cómo de podrido está una parte del Movimiento Comunista Internacional, que subordina la línea revolucionaria y se arrodilla ante Rusia, llegando incluso al absurdo de negar su carácter imperialista.

 

En este momento histórico, donde las potencias imperialistas ven como decrecen sus tasas de ganancia y se encuentran en un callejón sin salida ante la automatización y robotización de la producción, la naturaleza del capitalismo los conducirá a una guerra interimperialista de dimensiones colosales como consecuencia del desarrollo de las contradicciones dentro del capitalismo a nivel mundial.

 

A tenor de lo expuesto, el Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español manifiesta:

 

  1. Nuestra más absoluta solidaridad internacionalista con la resistencia y lucha de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.
  2. Denunciamos la injerencia en Ucrania y la guerra entre bloques imperialistas que está teniendo consecuencias trágicas para el pueblo ucraniano.
  3. Condenamos a los monopolios americanos y europeos que, en su disputa frente a los oligarcas rusos, son los máximos responsables de la miseria que vive el pueblo ucraniano.
  4. Defendemos que para liquidar el fascismo que oprime con sangre a los pueblos del mundo es preciso acabar con quien le insufla energías renovadas constantemente; el capitalismo.
  5. Establecemos la revolución socialista y la dictadura del proletariado como el único camino posible que pueden emprender los trabajadores del mundo para acabar con la barbarie, la explotación y la opresión imperialista.

 

Madrid, 29 de enero de 2022

PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Resolución del VIIº Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre la restitución de la calle Crucero Baleares en Madrid

El pasado 17 de enero el Ayuntamiento de Madrid, con José Luis Martinez-Almeida a la cabeza, restituyó el nombre de “Crucero de Baleares” al callejero del distrito de Puente de Vallecas. Lo hace para cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ordena este restablecimiento.

 

El Crucero de Baleares fue uno de los barcos que participó en el bombardeo de población civil indefensa durante la guerra civil española. Entre los días 6, 7 y 8 de febrero de 1937, miles de refugiados (niños, ancianos, hombres y mujeres) que se habían ido concentrando en Málaga empujados por el avance de las tropas fascistas de Queipo de Llano, emprendieron una huida desesperada por la carretera costera de Málaga a Almería bajo las bombas de la aviación italiana y alemana, los obuses de los cruceros Canarias, Almirante Cervera y Baleares, y los disparos de las tanquetas de los camisas negras italianos. Este ataque de un ejército moderno contra la población civil que huye indefensa fue un hecho inédito que desgraciadamente se repetiría unos meses después sobre Gernika, Barcelona y unos años más tarde en toda Europa.

 

Este sangriento episodio, también conocido como la Desbandá, es un testimonio de arrostre y dignidad de quienes resistieron bombardeos, disparos por aire, mar y tierra, pasando hambre, frio y agotamiento antes que vivir de rodillas ante la barbarie fascista.

 

A tenor de lo expuesto, el Partido Comunista Obrero Español resuelve:

 

  1. Denunciamos y condenamos esta práctica del fascista alcalde de Madrid, digno heredero de aquellos fascistas que masacraron a la población civil en la carretera de Málaga a Almería, demostrando con estos actos su desprecio por los represaliados y asesinados por el fascismo criminal y mostrando su alineamiento abierto con el fascismo.
  2. El fascismo es la ideología del Estado español. En consecuencia, las leyes le amparan y las instituciones de éste, como el TSJM, lo avalan con sentencias a su gusto y medida.
  3. La única manera de acabar con el fascismo es poniendo fin a la raíz del problema: el capitalismo y su Estado burgués que lo implementa. La construcción del socialismo y la puesta en marcha de la dictadura del proletariado es la única solución que tiene la clase obrera para avanzar hacia una sociedad libre de fascismo, de explotación y de miseria.

 

¡Socialismo o barbarie!

 

Madrid, 29 de enero de 2022

PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Resolución del VIIº Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español sobre la unidad de los comunistas

La unidad del proletariado es la unidad de su vanguardia, la unidad de los marxistas-leninistas. Sin la unidad de los comunistas jamás podrá haber unidad de clase para que el proletariado cumpla su misión histórica. Pero esta ansiada unidad sólo podrá tejerse y construirse por la clase obrera misma a través de su vanguardia, de su parte más avanzada en términos de conciencia de clase y organización. Una organización donde los intereses de la minoría se subordinen a la mayoría y donde lo acordado y aprobado por la mayoría sea ley para todos. Esto es la unidad del proletariado organizado en torno al principio del centralismo democrático. Y es el partido comunista el instrumento que librará la lucha de clases a nivel mundial. Sin embargo, como ya advirtió el camarada Lenin:

 

«No puede haber unidad […] con los políticos obreros liberales, con los desorganizadores del movimiento obrero, con los infractores de la voluntad de la mayoría. Puede y debe haber unidad de todos los marxistas consecuentes, de todos los defensores del marxismo íntegro y de las consignas no recortadas, independientemente de los liquidadores y sin ellos.

 

¡La unidad es una gran obra y una gran consigna! Pero la causa obrera necesita la unidad de los marxistas, y no la unidad de los marxistas con los enemigos y falseadores del marxismo»

 

El Movimiento Comunista Internacional hoy se halla todavía atravesado por el oportunismo, el amiguismo, el revisionismo y, por ello, se encuentra totalmente fraccionado. Y esta cruda realidad, fruto de los vicios y podredumbres ideológicas del pasado, se constata echando un vistazo a la realidad de las fuerzas que se reivindican del comunismo tanto a nivel nacional como internacional.

 

La lucha encarnizada contra todos los elementos que dinamitan el movimiento obrero revolucionario y que lo desvían del socialismo debe ser emprendida por un eje que una a los partidos comunistas al objeto de conquistar la organización única de la vanguardia. Este proceso de unidad debe hacerse, por un lado, en el terreno de la práctica revolucionaria y, paralelamente, mediante la confrontación ideológica con los enemigos de la clase obrera y, sobre todo, para fortalecer la organización comunista unitaria.

 

A tenor de lo expuesto, el Partido Comunista Obrero Español resuelve dar un paso adelante para contribuir en la construcción de una nueva Internacional Comunista, que se sustente en un programa que abrace con fidelidad el marxismo-leninismo y cuyos ejes fundamentales sean:

 

  1. Defensa de la dictadura del proletariado como única alternativa posible a la dictadura de la burguesía y única forma de Estado proletario para desarrollar el socialismo.
  2. Lucha implacable contra la burguesía y todo tipo de lacayos de éstos, los reformistas de todo tipo y el fascismo.
  3. Determinación nítida de lo que es el imperialismo y las potencias imperialistas que manejan el orden mundial.
  4. Confrontación radical contra el socialchovinismo y el socialpacifismo.
  5. Abolición de la democracia, que no es más que una forma de Estado, y reivindicación de que la única patria que tenemos es la humanidad liberada de toda explotación. Los obreros no tenemos pertenencia nacional, sino hermandad con todos los explotados y parias de la Tierra.
  6. Ruptura total con los sindicatos amarillos pertenecientes a la Confederación Sindical Internacional y, por contra, fortalecer el sindicalismo de clase encuadrado en la Federación Sindical Mundial.
  7. Impulsar la lucha revolucionaria y la construcción de órganos de poder popular para la confrontación contra el Estado burgués y el electoralismo burgués.
  8. Adhesión inquebrantable al internacionalismo proletario y depuración de todo tipo de ideología burguesa.

 

Madrid, 29 de enero de 2022

PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Resolución del VIIº Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español por el desarrollo del Frente Único del Pueblo

Carlos Marx, en el prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política señalaba lo siguiente:

 

Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan, o por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización.

 

La robotización, la automatización de la producción, demuestra que el desarrollo de las fuerzas productivas hoy es infinitamente superior al desarrollo que éstas tuvieron a lo largo del siglo XX, un desarrollo de las fuerzas productivas inimaginables para las mentes de aquéllos que vivieron en el siglo XX.

 

La automatización de la producción implica la negación del capitalismo en tanto niega lo esencial de éste, como es la apropiación de la plusvalía generada por el obrero. Con la automatización de la producción se desarmoniza completamente la composición orgánica del capital en favor del capital constante y en detrimento del capital variable que es el que genera plusvalía.

 

La automatización de la producción implica un cambio en la base económica y, consecuentemente, esta revolución de la base económica también revoluciona la superestructura que la misma engendra. Así, pues, nos hallamos en palabras de Marx en la época de revolución social, en la época donde dentro de la formación socioeconómica capitalista se confrontan dos sistemas económicos, el viejo sistema capitalista y el sistema superior que lo sucederá responsable de la armonización de las fuerzas y las relaciones de producción, el socialismo.

 

Hoy el desarrollo de las fuerzas productivas ya no se corresponde con el capitalismo sino con un modo de producción superior, el socialismo, unas fuerzas productivas que han creado las condiciones materiales para el socialismo y que entran en colisión con las relaciones de producción capitalistas, correspondiendo acompasar las relaciones de producción a unas fuerzas productivas que chocan con la propiedad privada sobre los medios de producción, la cual objetivamente será arrasada por el desarrollo de las fuerzas productivas.

 

A tenor de todo ello, el Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español resuelve:

1)  Acentuar el proceso de fortalecimiento ideológico del Partido para que con el ensanchamiento del Partido podamos dar un nuevo salto cualitativo. El fortalecimiento del PCOE hoy es el fortalecimiento de la vanguardia comunista del proletariado en el Estado español.

2)   Priorizar la actividad revolucionaria del partido así como el trabajo de masas. En este sentido es necesario desarrollar un trabajo orientado en desarrollar los órganos de poder popular de la clase obrera, ensanchándolos y haciéndolos confluir en un Frente Único del Pueblo que unifique las luchas de los diferentes sectores de la clase obrera en una única lucha de clases contra el capitalismo y la burguesía de tal manera que éstos órganos de poder popular de la clase obrera se vayan contraponiendo al Estado burgués y vayan erigiéndose en el embrión del futuro Estado de la clase obrera, piedra angular para imponer la Dictadura del Proletariado.

 

Madrid, a 29 de enero de 2022

PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)