1

Libertad Pablo Hasél

Desde hace años, el Estado español ha perseguido y reprimido al camarada Pablo Hasél, procesándolo, imputándolo y deteniéndolo en numerosas ocasiones. Las acusaciones contra él van desde el enaltecimiento del terrorismo hasta las famosas “injurias a la Corona”. Sin embargo, sabemos que si el Estado le persigue es por su labor como comunista consecuente, por su solidaridad con los presos políticos y por denunciar el exterminio sistemático que estos sufren en las cárceles españolas.

El pasado día 28 de enero, Pablo Hasél recibió un requerimiento escrito de la Audiencia Nacional demandándole que ingrese voluntariamente en un centro penitenciario en el plazo de 10 días. El delito del rapero y antifascista no es otro que denunciar públicamente hechos que son públicamente ciertos, como la enorme corrupción de la monarquía española y, especialmente, los desfalcos de Juan Carlos de Borbón, además del carácter fascista del Estado español.

La Judicatura en el Estado español continúa controlada por los mismos apellidos que lo hacían cuando vivía el dictador y sus estructuras de dominación son las mismas, pero con un barniz “democrático”, como es ejemplo el Tribunal de Orden Público franquista que de la noche a la mañana se convirtió en la Audiencia Nacional.

La persecución a Pablo Hasél evidencia, nuevamente, la putrefacción de una monarquía que en su día fue la fórmula empleada por el régimen franquista para garantizar la supervivencia del franquismo y de los privilegios de la burguesía monopolista una vez muerto el dictador.

El Estado español, al igual que el conjunto de instrumentos desde los cuales la oligarquía financiera impone su dictadura a nivel planetario, tiene una esencia profundamente antidemocrática, anticomunista, chovinista y criminal. Como ya advirtió Lenin: «El viraje de la democracia a la reacción política constituye la superestructura política de la nueva economía, del capitalismo monopolista […] Tanto en la política exterior como en la interior, el imperialismo tiende por igual a conculcar la democracia, tiende a la reacción. En este sentido resulta indiscutible que el imperialismo es la “negación” de la democracia en general, de toda la democracia».

Los partidos que firmamos este Comunicado condenamos frontalmente la esencia represiva del Estado español y señalamos directamente la colaboración de la socialdemocracia, encarnada ahora en la coalición PSOE-Unidas Podemos, que no duda en mostrarse como el brazo izquierdo del fascismo y quienes fueron, son y serán cómplices de la represión, la explotación y el fascismo.

Nuestros partidos expresan su absoluta solidaridad con el camarada Pablo Hasél y su lucha antifascista, y reprobamos la persecución que realiza el Estado español contra los militantes comunistas.

 

¡Solidaridad con Pablo Hasél!

¡Libertad y amnistía para todos los presos políticos!

Suscriben:

Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

Partido de la Liberación (PL) de Argentina

Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP)

Partido Comunista de Albania (PKSH)

Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) Liberación (CIPIML) Liberación

Coordinadora Simón Bolívar de Venezuela

Partido Mundo Obrero (WWP)

 Movimiento por la Paz y el Socialismo (Cantabria)

Partido Comunista de Bolcheviques de toda la Unión (VKPB)

Comunistas de Serbia

Partido Comunista Egipcio (ECP)

Partido Socialista de los Trabajadores de Croacia (SRP)

Frente Popular por el Socialismo (SPF)

Partido Comunista de Kurdistán – Irak (KCP)

Polo de Renacimiento Comunista en Francia (PRCF)

Partido Comunista de Alemania (KPD)

 

 

Freedom for Pablo Hasél

 

For years, Spanish state has chased and repressed comrade Pablo Hasel, prosecuting, charging and arresting him many’s the time. Charges against him include encouragement of terrorism and the well-known “insults to the crown”. However, we know that the state prosecutes him because of his work as a consistent communist, because of his support to the political prisoners and for reporting the systematic extermination they suffer in the Spanish prisons.

Last 28 th. January, Pablo Hasel received an injunction from the National High Court asking him to willingly enter in prison within the following 10 days. The only crime of the antifascist rapper is none other than publicly report public true facts, as the huge Spain’s monarchy corruption, and, especially the emeritus King Juan Carlos’ embezzlements, as well as the fascist nature of the Spanish state.

The Judiciary of the Spanish state keeps being controlled by the same family names as they were when the dictator lived and its domination structures are the same, with a “democratic” varnish, as for example the Francoist Public Order Court that from one day to the next became the National High Court.

Pablo Hasel chase makes clear, once again, the putrefaction of a monarchy that was in its day the way used by the Francoist regime to warrant the survival of Francoism and the privileges of the monopoly bourgeoisie, once dead the dictator.

The Spanish state, as well as the set of tools from which the financial oligarchy imposes worldwide its dictatorship, has a deep antidemocratic, anticommunist, chauvinistic and criminal essence. As Lenin already warmed: “The political superstructure of this new economy, of monopoly capitalism (imperialism is monopoly capitalism) is the change from democracy to political reaction […] Both in foreign and home policy imperialism strives towards violations of democracy, towards reaction. In this sense imperialism is indisputably the “negation” of democracy in general, of all democracy”.

The parties signing this statement condemn head-on the repressive essence of the Spanish state and directly point at the collaboration of the social democracy, nowadays incarnated as the PSOE-Unidas Podemos coalition, who does not hesitate about showing as the left wing of Fascism and was, is and will be accomplice to repression, exploitation and fascism.

Our parties express their absolute solidarity with comrade Pablo Hasel and its antifascist struggle, and condemn the communist activists chase carried out by the Spanish state.

 

Solidarity with Pablo Hasel!

Freedom and Amnesty for all the political prisoners!

 

Sign:

Spanish Communist Workers’ Party (PCOE)

Liberation Party (PL) of Argentina

Chilean Communist Party (Proletarian Action) PC(AP)

Communist Party of Albania (PKSH)

Communist Party of India (Marxist-Leninist) Liberation (CPIML) Liberation

Simón Bolívar Coordinator of Venezuela

Workers World Party (WWP)

Movement for Peace and Socialism (Cantabria)

All-Union Communist Party of Bolsheviks (VKPB)

Communists of Serbia (KS)

Egyptian Communist Party (ECP)

Socialist Workers’ Party of Croatia (SRP)

Socialist People’s Front (SPF)

Kurdistan Communist Party – Iraq (KCP)

Communist Renaissance Pole in France (PRCF)

Communist Party of Germany (KPD)

 




Solidaridad con la víctima de Linares

Decía el camarada Bertolt Brecht: “Qué tiempos serán los que vivimos que hay que defender lo obvio”. Esta frase no ha perdido para nada su vigencia, como podemos apreciar en las últimas noticias relacionadas con la agresión policial en Linares (Jaén). A pesar de las grabaciones que atestiguaban ante todo el país la brutalidad con la cual dos policías fuera de servicio agredían a un hombre y su hija menor de edad, el juez que lleva el caso ha imputado a la víctima “por atentado contra la autoridad.

Todo esto tras una campaña mediática que insistía en que estos agresores no estaban de servicio, por lo que no había que manchar la imagen de la Policía, insistiendo en que esto no era la norma, sino un caso excepcional. Afirmaban todo esto mientras los días posteriores a la agresión, la policía (esta vez uniformada) golpeaba a manifestantes (algunos de ellos menores de edad) e incluso llegaron a utilizar munición real, tal como la propia Policía Nacional declaró.

El empleo de esta munición real ha dejado heridos graves, como nos muestra el video de una chica herida en la pierna o el de un chico (entrevistado por el diario Público), que simplemente pasaba por el lugar de los hechos y recibió un tiro que por poco le cuesta la vida:

El médico dijo que, si hubiera sido cinco centímetros más arriba, me habría dado en la arteria femoral y me podría haber desangrado”.

Según nos informa el diario Público, “fuentes del Ministerio del Interior confirman a Público que ese tipo de munición no es reglamentaria para intervenciones de este tipo”, por lo que comprobamos una vez más que los defensores de este sistema explotador ni siquiera cumplen con sus propias normas.

A pesar de las grabaciones que demuestran las agresiones, de los testimonios de víctimas de los disparos policiales y que la propia Policía Nacional ha reconocido que esa munición no era la acorde a sus normas, desde el poder judicial se insiste en criminalizar a la víctima de la agresión. Sin embargo, esto no debería sorprendernos teniendo en cuenta el largo historial encubriendo torturas, ya que como nuestro partido comentó en un anterior artículo, desde el Tribunal de Estrasburgo se ha condenado al estado español por violencia policial en 2014, el actual Ministro del Interior ha sido condenado por encubrir torturas y se ha protegido a policías fascistas como Billy el Niño, conocido por sus torturas a diferentes presos políticos, al que nunca se retiró sus condecoraciones estatales.

La imputación a la víctima de Linares, así como a su cuñado (que fue uno de los que grabaron la agresión), está en sintonía con la amenaza que le hicieron al segundo: “si las imágenes veían la luz, él estaría automáticamente denunciado por la ley de protección de datos”. Tampoco esto debe sorprendernos. Hemos visto montajes como el de los 8 jóvenes de Altsasua o contra Rodrigo Lanza, al que acusan de haber matado premeditadamente a alguien sólo por llevar unos tirantes con la bandera de España, algo que nuestra organización ha denunciado como falso. Esta semana, además, se ha confirmado de manera oficial por unas grabaciones a altos mandos de la Guardia Civil que el militante abertzale Mikel Zabalza murió tras sufrir torturas en el cuartel de Intxaurrondo.

Todo esto no hubiera sido posible sin el periodismo al servicio de este régimen fascista, que día y noche, como hemos podido apreciar en las últimas semanas, no han parado de criminalizar sistemáticamente toda protesta del tipo que fuese, ya sea en Linares o en Barcelona, y donde toda voz disidente es linchada sin darle la oportunidad a explicarse, como ha sido el caso de Alejandra Matamoros, abogada del rapero Pablo Hásel, a la cual el Colegio de Abogados le ha abierto un expediente simplemente por decir en televisión algo que la propia legalidad burguesa de Europa y una organización poco sospechosa de comunista o revolucionaria como es Amnistía Internacional  denuncian: que se tortura en el Estado Español.

¿Cuánto tiempo dedicaron estos medios de comunicación para hablar de la joven que perdió un ojo por manifestarse a favor de la libertad de Pablo Hásel? ¿Cuánto tiempo dedicaron a los jóvenes que recibieron disparos con munición real en Linares? Se preocuparon más por unos contenedores que por vidas humanas, lo cual indica qué clase de sociedad desea el capitalismo para nosotros.

Desde el espectro político, tenemos al gobierno oportunista de PSOE y Unidas Podemos que, a través del Ministro Marlaska, ha respaldado la represión hacia los manifestantes ante lo que se considera como “una violencia injustificada” por parte de los manifestantes. Por otro lado, los abiertamente fascistas como el Partido Popular (que no duda en jalear la violencia callejera cuando es en Venezuela, pero se escandalizan cuando es aquí) y VOX han defendido sin tapujos la represión policial. En el caso de este último, hemos visto cómo desde su cuenta oficial de Twitter ha lamentado la muerte de Enrique Rodríguez Galindo, guardia civil que no sólo estuvo implicado en el terrorismo de estado, sino que convirtió al cuartel de Intxaurrondo en un centro de tráfico de drogas.

Se podría continuar hablando de más ejemplos como los citados, pero la idea ha quedado clara: la violencia y represión policial es algo sistemático en el estado español (heredero de la dictadura franquista), no son casos excepcionales. Una vez más, desde el Partido Comunista Obrero Español nos solidarizamos con las víctimas de Linares, así como las de Barcelona y otros lugares del estado español, ya sufran represión física y/o judicial. Así mismo, llamamos a una solidaridad entre la clase obrera que lucha por sus derechos, apostando por construir nuestras propias instituciones y nuestras propias fuerzas de seguridad populares a través de un Frente Único del Pueblo antifascista y anticapitalista que ponga en jaque a las de los verdugos de este régimen.

 

SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN POLICIAL

POR LA DISOLUCIÓN DE LOS CUERPOS DE REPRESIÓN

POR EL SOCIALISMO Y EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

 

PCOE en Jaén




El fascismo y la Policía Nacional intentan reventar la manifestación por la sanidad hoy en Madrid

La manifestación convocada en el día de hoy para denunciar la privatización de la sanidad pública en el estado español ha sufrido el ataque de los fascistas de Bastión Frontal, que han intentado reventar la convocatoria desde su comienzo con provocaciones constantes a los asistentes a la misma.

 

El rechazo de los participantes y convocantes de la manifestación a las provocaciones del fascismo hizo que la Policía Nacional, mostrando su carácter de clase sin careta ninguna, detuvieran a Santiago de la Iglesia, representante de la Confederación General de Trabajadores (CGT). Su único delito ha sido el de impedir que el fascismo reventara una manifestación por la sanidad pública.

 

Policía Nacional y fascistas han hecho todo lo posible por impedir que la manifestación se llevara a término, pero no lo han conseguido. Los compañeros que allí estábamos logramos expulsar a los nazis de la manifestación y continuar con la misma en su recorrido hasta el Ministerio de Sanidad para expresar nuestro rechazo a la privatización de la sanidad y a la pérdida de una sanidad pública de calidad para la clase trabajadora.

 

PCPE y PCOE acudimos juntos a la convocatoria para mostrar al pueblo trabajador que el capitalismo no va a dar marcha atrás a sus leyes y que la clase obrera ya solo puede luchar por el socialismo para garantizarse una sanidad de calidad, así como el resto de servicios públicos y todo lo necesario para una vida digna.

 

Cada día que pasa, en cada manifestación que se convoca y en cada lucha que se inicia observamos cómo el fascismo, promocionado por este Estado criminal, avanza y pretende presentarse ante la clase trabajadora como un aliado.

 

 

Pero hoy los fascistas han encontrado lo que deben encontrar en cada rincón donde esté presente la vanguardia de la clase obrera: la confrontación y el absoluto rechazo a su presencia y la determinación en la lucha para que el fascismo no pueda engañar a la clase trabajadora en la batalla por su emancipación como clase.

 

El fascismo está absolutamente implantado en el estado español. Las leyes le amparan y las instituciones de este, como la Policía Nacional, les protegen y les promocionan y hoy hemos sido testigo de ello una vez más. Los comunistas no podemos pretender tapar el sol con un dedo ni ponernos de perfil ante esta situación, debemos hacer el análisis correcto de la situación actual y actuar en consecuencia si no queremos ver cómo se agrava esta situación.

 

¡Libertad sin cargos para el compañero Santiago!

¡Madrid será la tumba del fascismo!

¡Socialismo o barbarie!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español de Madrid

Comité Regional del Partido Comunista de los Pueblos de España de Madrid




El socialismo y la tecnología: Las energías

En este artículo sobre el socialismo y la tecnología hablaremos sobre las energías y sus distintas fuentes, algo esencial en un mundo moderno y avanzado y esencial en la vida diaria de cualquiera, por lo que tiene un enorme impacto y pide algo de análisis fuera de la manipulación de los socialdemócratas y fascistas de índole varia, así que comenzaremos explicando las distintas fuentes de energía eléctrica:

  • Carbón: La más contaminante con diferencia, estable y relativamente barata y un 33% de eficiente de promedio, esto es, un 33% del calor generado en la quema de carbón se convierte en electricidad y representa un 4,2% de toda la energía generada en España y no es renovable.

  • Ciclo combinado + Cogeneración: Ciclo combinado es el nombre de una tecnología a través de la cual se convierte el gas en electricidad con una eficiencia cercana al 67%, mucho más que el carbón y menos contaminante aunque siga contaminando y la cogeneración, que consiste en un proceso parecido pero se crea energía tanto eléctrica como térmica, para llevar energía caliente a las casas, con unas cifras parecidas a la anterior tecnología y no son renovables. Juntas representan el 23,9% de la energía total.

  • Nuclear: La única energía limpia entre todas las energías no renovables, cara, con solo un 14% de eficiencia y con un proceso lento a la hora de empezar a producir, sin embargo, la menos investigada debido a su estigma (sobre todo entre la socialdemocracia). Estable, con una calidad de energía altísima y la mayoría en España con un 26,6% de la producción total.

  • Eólica: La más abundante entre las renovables, a pesar de depender del tiempo (Si deja de haber viento, obviamente deja de proveer, por lo tanto, no es estable), provoca problemas con la fauna local, es muy ruidoso y destroza el paisaje y necesita de cantidades ingentes de cobre, cada vez más escaso. A pesar de todo esto España tiene zonas con mucho viento por lo que es muy viable como energía renovable.

  • Hidráulica: La segunda más abundante de las renovables, algo menos dependiente del tiempo ya que la lluvia es relativamente regular en España y el agua se puede acumular bastante tiempo (en invierno llueve mucho más que en verano), requiere de muchísimo espacio para que sea viable y provoca problemas con los ríos y demás acuíferos pero tiene otro uso que es acumular agua dulce para después transformarla en agua potable y es muy eficiente, un 80%.

  • Energías solares: Menos abundantes que las anteriores, su principal problema es que depende mucho más que las anteriores del tiempo y la energía fotovoltaica crea una gran cantidad de residuos tóxicos en su fabricación y mantenimiento, sin embargo es bastante eficiente y España es el país con más horas de sol de Europa por lo que tiene gran potencial esta tecnología.

Como se puede apreciar en la descripción de cada tecnología y bajo la premisa de que la electricidad debe ser universal y gratuita bajo el socialismo, las energías renovables presentan graves problemas a pesar de que, obviamente, son el futuro a llevar bajo el socialismo ya que son la única opción posible para preservar el mundo en el que vivimos y así hacer alcanzar a la humanidad su máximo nivel bajo el comunismo. Son la única forma de conseguir universalizar algo tan necesario con el nivel de desarrollo actual como son la electricidad y el agua caliente perjudicando lo mínimo al planeta, sin embargo, a pesar de que ya están relativamente desarrolladas, necesitan de una enorme investigación (por lo tanto tiempo) y por ello hay que recurrir a sus 2 alternativas, la energía nuclear, prácticamente nula en contaminación y que ya hay en gran cantidad en España, pero que requiere de bastante tiempo también en poner en funcionamiento, y el gas que, aun emitiendo CO2 en su quema, es muy poco contaminante comparada con el petróleo y el carbón y puede ponerse en marcha más rápido que la energía nuclear por lo que es la opción más adecuada para acompañar a las energías renovables debido a su volatilidad (a nadie le gustaría tener caídas de tensión debido a que haya habido poco sol o poco viento) y después ser sustituida por la energía nuclear como fuente de energía constante.

La investigación bajo el socialismo es muy importante para las energías ya que hoy día solo se investiga por la rentabilidad, sin embargo, cuando el objetivo sea ponerlo al servicio de la clase obrera esa investigación tomará un rumbo óptimo para la humanidad y en ese rumbo es esencial que no solo se investiguen las energías renovables sino otra tecnología de energía nuclear como es la fusión.

La energía nuclear se logra hoy día a través de la fisión, que consiste en dividir átomos bombardeándolos con electrones y de esa forma rompiéndolo y en ese proceso se genera gran cantidad de radiación y calor. Ese calor se aprovecha para crear vapor de agua y mover con ese vapor un generador, de tal forma que se crea electricidad. Este proceso requiere elementos muy inestables como son el uranio que son ‘frágiles’, sin embargo, existe otro proceso en fuerte investigación que es la fusión nuclear, que consiste en unir átomos lo cual genera también inmensas cantidades de radiación y calor (aún más que en la fisión). La ventaja de la fusión es que se puede hacer de forma prácticamente ilimitada (El sol es un reactor inmenso de fusión nuclear, por ejemplo). Hoy día se sabe cómo hacer la fusión (las bombas H de hidrógeno) pero no se sabe cómo hacerlo de forma controlada, que es lo necesario para poder generar energía de forma adecuada. La investigación necesaria para desarrollar esta tecnología es inmensa debido al peligro con el que se trabaja y la complejidad de los cálculos y la ingeniería necesaria, y solo una vía y los recursos adecuados y bien organizados pueden lograr esta tecnología, características inherentes al socialismo contrario a la anarquía de producción y el desarrollo de la ciencia bajo la inestable burguesía que sólo exige beneficios sin importar el valor real para la sociedad. No solo eso, sino que la energía es un enorme y extremadamente lucrativo negocio para la burguesía en España, en especial en Euskadi, donde ha ganado 1.815 millones en 376 adjudicaciones por el sector público, y aun así el precio de la electricidad en España es alto hasta decir basta (hasta 0,10021 €/kWh), a pesar de los beneficios colosales que tienen las eléctricas españolas (de las que más en el mundo), ya que los precios los fijan los monopolios del sector, eliminando la libre competencia y aumentando los precios aunque el coste de producir el kWh no varíe. Este sistema únicamente beneficia a los burgueses que pueden permitirse gastar cantidades ingentes de energía y a los dueños de las empresas energéticas que tienen permanentemente ganancias mientras en Madrid miles de familias no tienen luz ni calefacción.

Por lo tanto, el único futuro posible para que la humanidad continúe y se desarrolle a su máximo es el socialismo y posterior comunismo, y para ello hay que luchar militando en el PCOE y luchando contra la explotación de la burguesía y de la barbarie que ello supone, de no solo cambiar las cosas sino revolucionarlas, de destruir el capitalismo y así liberar a la clase obrera.

 

¡Por una ciencia por y para la humanidad!

¡Milita en el PCOE!

Comité Nacional de Euskadi del Partido Comunista Obrero Español




La maquinaria fascista impide una manifestación antirrepresiva en Murcia

El pasado jueves 25 de febrero se convocó una manifestación en Murcia contra la violencia y la brutalidad policial, que está siendo característica en todas y cada una de las concentraciones y manifestaciones que se han realizado en el Estado para pedir la libertad del camarada Pablo Hasél.

Como no podía ser de otra forma, fiel al carácter fascista del Estado español, la maquinaria periodística y la maquinaria policial se coordinaron para demostrar, nuevamente, que las formalidades “democráticas” que dice “amparar” la Constitución de 1978 – realizada por franquista y oportunistas – son papel mojado.

La manifestación fue comunicada de urgencia a la Secretaría General de la Delegación del Gobierno en Murcia el lunes 22 a las 11:42h como puede comprobarse en la siguiente imagen:

 

 

Desde ese momento, la maquinaria represiva se puso manos a la obra. Por supuesto, la Administración hizo acuse de recibo y la noche anterior a la manifestación, en torno a las 21:00h, la Inspectora de la Policía de Murcia llamó para confirmar el recorrido de la manifestación y no comunicó ningún problema al respecto. Pero parece ser que a las fuerzas represivas no les sentó muy bien el carácter de la convocatoria – “contra la violencia y la brutalidad policial” – y decidieron que no iban a permitir una manifestación contra la violencia policial. Así, la maquinaria se puso en marcha. El periódico La Verdad publicó, el mismo día 25, lo siguiente: «La convocatoria de la concentración, prevista a partir de las 18.00 desde la Glorieta de España, no ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno». Los propagandistas del régimen español ya habían cumplido con su tarea de deslegitimar legalmente la manifestación y ahora le tocaba el turno a las fuerzas de represión.

Cualquiera que osara acercarse a la zona del Ayuntamiento, desde donde iba a comenzar el recorrido de la manifestación, se iba a encontrar con un dispositivo policial completamente desmesurado, que no tenía otro fin que el de asustar e intimidar. Varios furgones de policía vigilaban cada una de las entradas. Camaradas de nuestro Partido, al entrar desde la plaza del Cardenal Belluga, fueron retenidos e identificados durante 15 minutos mientras les hacían preguntas sobre quién había organizado la manifestación. Desde esa posición pudieron observar cómo los policías, todos ellos equipados con material antidisturbios, se desplegaron en grupos por todos los accesos para intimidar a todo el que se acercase con la intención de participar en dicha manifestación o simplemente interesarse, indicando que esta no había sido comunicada, que era ilegal, y amedrentando a los que asistían para que dieran media vuelta ante la amenaza de recibir una sanción económica, hecho que provocó que muchísimas personas se marchasen ante la acción intimidatoria de la policía. Por supuesto, sus principales amenazas tenían que ver con las sanciones económicas, conscientes de la miseria de la clase trabajadora que no puede hacer frentes a más adversidades a causa de la miseria del sistema capitalista.

 

 

Una vez en la Glorieta de España, y pese a llevar a la vista el Justificante de haber solicitado legalmente la manifestación, los policías siguieron con su labor intimidatoria, empujando a los manifestantes, sin atender a razones, y dejando a quienes no se habían marchado – unas 60 personas – encerradas en un rincón de la plaza, sin apenas visibilidad y con un dispositivo policial que los rodeaba por completo para impedir que la manifestación se realizase, teniendo que convertirse forzosamente en concentración.

El círculo se cierra con la noticia que sacó La Verdad una vez finalizada la concentración, mintiendo descaradamente en lo que es el oficio periodístico, diciendo: «Medio centenar de personas apoyan a Pablo Hasél en Murcia. La manifestación, que no estaba autorizada por la Delegación del Gobierno al no haber sido comunicada, se desarrolló sin incidentes destacables».

¡Así actúa la prensa! ¡Así actúa la policía! ¡Así actúa el Estado fascista español!

 

 

¡Contra la violencia y la brutalidad policial!

¡Contra el terrorismo de Estado!

Murcia, 26 de febrero de 2021

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en la Región de Murcia




En el parlamento andaluz cabe la falange

Como buen parlamento burgués que representa a la burguesía, en Andalucía especialmente a los terratenientes, la connivencia del parlamento andaluz con sus mercenarios fascistas es completa, y cada vez se preocupan menos en guardar las apariencias ante una clase obrera desorganizada, desclasada y engañada por los oportunistas PSOE-IU-PCE-Podemos-Anticapitalistas.

El grupo parlamentario VOX, cuya única diferencia con el PP son las maneras, no tiene ningún problema en mostrar la simbología franquista y falangista, es decir, fascista, en el mismo parlamento que defienden los oportunistas antes mencionados.

A pesar de los aspavientos y griteríos de los autollamados “anticapitalistas” y “antifascistas” (para ellos la palabra “comunista” es tabú) ellos ni siquiera han pedido jamás la prohibición de las organizaciones abiertamente fascistas, como la Falange. De hecho, ellos defienden que se puedan presentar a las elecciones, pues, dicen, eso es la “democracia”. La burguesa, claro. Para muestra, el lamento que lanzaron porque VOX se salió de la “Alianza por Andalucía” en la que estos oportunistas y el resto de fuerzas políticas del parlamento hacen piña.

La realidad es que La Falange es un partido político más registrado en el Ministerio del Interior, es por tanto, un partido legal, bajo la legalidad burguesa:

Por el contrario, gracias a la Ley de Partidos impulsada por PP y PSOE, la “izquierda” amiga de los oportunistas de Podemos-IU-PCE-Anticapitalistas, no son pocos los partidos ilegalizados que incomodaban e incomodan a los fascistas españoles:

Herri Batasuna

Euskal Herritarrok

Batasuna

Acción Nacionalista Vasca

Partido Comunista de las Tierras Vascas

Herritarren Zerrenda

Autodeterminaziorako Bilgunea

Abertzale Sozialisten Batasuna

Aukera Guztiak

Demokrazia Hiru Milloi

Askatasuna

Sozialista Abertzaleak

Nafarroako Sozialista Abertzaleak

Partido Comunista de España (reconstituido)

Además, el gobierno socialista en 2008, a través de la Abogacía General del Estado y la Fiscalía, intentó impugnar la candidatura a las elecciones al Parlamento Europeo de 2009 “Iniciativa Internacionalista – La solidaridad entre los pueblos” por mantener relaciones con la “izquierda abertxale”.

Sin embargo, sobre La Falange y su nueva versión de VOX, no hemos oído jamás a estos oportunistas del PSOE-IU-PCE-Podemos-Anticapitalistas tan “demócratas” pedir la ilegalización de esas organizaciones fascistas.

Conclusión:

Las instituciones burguesas y la socialdemocracia o pata izquierda del régimen capitalista, son totalmente cómplices, e incluso el alimento, del fascismo. Facilitándole el camino, poniéndole una alfombra roja, para preparar su golpe terrorista abierto con el fin de intentar sofocar el más que probable estallido social de las capas populares como consecuencia de su empobrecimiento y miseria frutos de los rescates a la oligarquía financiera y los monopolios, que ejecutan tanto la pata izquierda como derecha del parlamento y congreso burgueses.

La única vacuna contra el fascismo es la abolición del parlamento burgués y el capitalismo, a través de la instauración del Socialismo, con un parlamento obrero y el control obrero de la producción y la economía.

 

Secretaría Política del Comité Regional del PCOE en Andalucía




El “gobierno progresista” no puede maquillar al Estado fascista

Decía el franquista Rodolfo Martín Villa, en su libro “Al servicio del Estado”, allá por el año 1985 que “la Transición fue obra, sobre todo, de reformistas del franquismo, quiénes disfrutaron de un amplio margen de maniobra para ejecutar el proyecto de reforma política del Rey”. Sin duda tiene razón, los franquistas, con la inestimable colaboración de la socialdemocracia -PSOE- y del oportunismo encarnado en el PCE, mantuvieron al Estado franquista, al cual le aplicaron unos retoques cosméticos que, muy pronto, se cayeron y mostraron al Estado actual en su justa dimensión, manteniendo la médula espinal ideológica de su antecesor, su esencia fascista.

Esa leve aplicación cosmética sirvió no solo para que los monopolios mantuvieran plenamente el poder, sino también para que éstos se integraran en las estructuras imperialistas europeas, a la par que se barraba una auténtica ruptura democrática que requería el pueblo para resolver cuestiones como el derecho a la autodeterminación de las naciones oprimidas, la cuestión de la tierra evitando una reforma agraria que permitiera el desarrollo del agro español, fundamentalmente en Castilla, Extremadura y Andalucía, manteniendo los privilegios de los terratenientes y, como no, sosteniendo el capitalismo monopolista de Estado para seguir agudizando la explotación del proletariado y satisfacer, todavía más, los intereses de los monopolios.

Secuestros de publicaciones, cierres de radios y periódicos, ilegalización de partidos, terrorismo de Estado, presos políticos, exiliados políticos, torturas, juicios farsas, pronunciamientos militares en favor de Franco, un anticomunismo enfermizo y un largo etcétera dejan bien patente la esencia fascista de esa “reforma política del Rey” a la que se refiere el fascista Martín Villa, protagonista político tanto en la masacre de Vitoria de 3 de marzo de 1976 como en los Sanfermines de 1978.

En los últimos tres años y medio en Cataluña hemos podido comprobar como el Estado español no ha vacilado en apalear al pueblo catalán por expresarse, ya fuera en las urnas o en la calle, cómo se ha hecho un juicio farsa por el Tribunal Supremo que ha arrojado el encarcelamiento de dirigentes políticos catalanes, cómo se está persiguiendo judicialmente a miles de ciudadanos catalanes, cómo el Gobierno del corrupto Rajoy no tuvo miramientos en liquidar un gobierno elegido por los catalanes e imponer unas elecciones autonómicas en diciembre de 2017 y, posteriormente, como la Judicatura iba impidiendo que los candidatos planteados por el Parlament pudieran ser investidos – Puigdemont, Turull -, cómo proliferaban en Bélgica, Suiza y Escocia exiliados políticos catalanes, cómo la Judicatura vuelve a destituir a un President electo por no quitar una pancarta que exigía la libertad de los presos políticos, cómo la Judicatura pasando por encima del Govern de la Generalitat imponía la celebración de las elecciones autonómicas catalanas a pesar de que la mayoría de políticos, a excepción del fascista VOX y el partido que gobierna, el PSC-PSOE, que querían que se votase el 14 de febrero fecha que, a la postre, ha sido la que el TSJC ha impuesto.

No vamos a proceder a analizar profusamente las elecciones catalanas, unas elecciones que demuestran la naturaleza del Estado, totalmente teledirigidas por éste a través de la Judicatura, donde ha predominado la abstención y donde las fuerzas independentistas han avanzado en número de escaños en el Parlament, sumando 4 escaños más – un total de 74 – que en 2017.

Resultado que, sin duda, no ha sido del agrado para los poderes fácticos del Estado. Recién contados los escasos votos depositados en las urnas del 14 de febrero en Cataluña el Estado no dudó en mover ficha de manera inmediata ejecutando el encarcelamiento de Hasél y movilizando a la Audiencia de Lleida para que saque una nueva sentencia condenatoria contra el rapero comunista (un Altsasu II), movilizando a la fiscalía para recurrir el tercer grado de los presos políticos del Procés otorgado por la Generalitat a finales de enero, azuzando a sus fuerzas represivas contra el pueblo y, de paso, aprovechando para absolver a sus reaccionarios corruptos como Cifuentes, o dejando la Audiencia Nacional a Rodrigo Rato en libertad “por ser mayor de 70 años y mostrar su reinserción”.

El Estado español y sus leyes son fascistas, y la descomposición del capitalismo monopolista de Estado, su putrefacción económica, hace que se muestre cada vez con mayor claridad la esencia fascista el Estado. Cada día es más visible la inexistencia de derechos y libertades del pueblo, ¡o se asumen plenamente los intereses de los monopolios y no se cuestionan o el Estado aplica inmisericordemente la violencia! ¡O el pueblo se autocensura o se le apalea, se le persigue y se le encarcela!

El imperialismo se halla en bancarrota económica, la tasa de ganancia decrece a la par que se acrecienta la tasa de explotación. Esta contradicción irresoluble, y que muestra la inviabilidad del capitalismo, se exacerba con el desarrollo de la automatización de la producción, de la robotización. En esto nada tiene que ver la pandemia, aunque los imperialistas justifiquen la inviabilidad de su sistema económico y, por tanto, de su formación socioeconómica, con la COVID-19. Si tomamos como ejemplo a INDITEX:

  • En septiembre de 2017 leíamos noticias como “Zara crea un “dependiente robot” capaz de gestionar, a la vez, 700 pedidos online” realizando una prueba piloto en una tienda de A Coruña.
  • En junio de 2020, el Presidente de INDITEX, Pablo Isla, presentó un plan para el periodo 2020-2022 para acelerar y ampliar su estrategia de robotización (transformación digital) en la que invertirán 1.000 millones de euros para el impulso de la actividad online y 1.700 millones de euros para robotizar propiamente las tiendas.
  • En octubre de 2020 INDITEX, y los traidores sindicatos CCOO y UGT, un apéndice del Estado fascista español, suscriben un acuerdo para cerrar 300 tiendas en España en lo que es, según secciones sindicales en INDITEX, un ERE encubierto.
  • En enero de 2021 podíamos leer en la prensa burguesa que “Inditex contrata a los robots de Walmart para la gestión de su venta online”.

Y detrás del camino de la robotización emprendido por los monopolios, el Estado español tenía una deuda total en el tercer trimestre de 2020 del 251,3% del PIB. La deuda pública española en 2020 se incrementó en 122.439 millones de euros, ascendiendo a 1,311 billones de euros, lo que equivale al 117,1% del PIB. Asimismo, hay 900.000 trabajadores en situación de ERTE, como paso previo para engrosar las filas del paro forzoso.

Ante este escenario, el Gobierno está obligado a cumplir con las leyes fascistas del Estado, garantizar la perpetuidad del sistema económico capitalista y de la productividad, y ello pasa, por un lado, en exacerbar la represión y la violencia del Estado contra la clase obrera y, por otro, en seguir transfiriendo riqueza en favor de los monopolios a costa de empobrecer, todavía más, al pueblo trabajador. Gobierno “progresista” que no sólo no ha derogado ninguna de las leyes reaccionarias realizadas por el gobierno fascista y corrupto de Rajoy, sino que toda la ‘izquierda’ abrazó en la moción de censura al corrupto gobierno del PP en junio de 2018.

La ideología anticomunista y fascista del Estado se evidencia no solo en las sentencias judiciales, no sólo en los pronunciamientos del ejército en favor de Franco, sino que no lo pueden disimular, incluso, en declaraciones públicas de sus altos mandos. Sin ir más lejos, el pasado 16 de febrero, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, señaló que “la democracia de un país se pone en solfa desde que el Partido Comunista forma parte del Gobierno”. Un Partido Comunista al que se refiere, el PCE, que no sólo es copartícipe, junto con los franquistas, de que este Estado fascista siga vivo 45 años después de la muerte del tirano sino que, abiertamente, se posiciona de parte de los monopolios y su Estado fascista, de los verdugos de la clase trabajadora, como se puede comprobar en la siguiente declaración de su secretario general defendiendo la represión de las Fuerzas de represión del Estado contra el pueblo:

 

 

Incluso estos traidores, oportunistas del PCE cada día de manera más descarada en la orilla del fascismo apoyando la represión contra la clase obrera, le sobran a la Judicatura. Sin duda, en el Estado español se constata con claridad lo expresado por el Programa de la Internacional Comunista aprobado en el VIº Congreso de la Komintern, quedando plenamente retratado el papel de la socialdemocracia y, cómo no, también el papel de este gobierno “progresista” del PSOE-PODEMOS/IU-PCE:

Con objeto de adaptarse a las modificaciones de la coyuntura política, la burguesía utiliza alternativamente los métodos fascistas y los métodos de coalición con la socialdemocracia, dándose el caso de que, a menudo, esta última desempeña un papel altamente fascista. En el curso de los acontecimientos manifiesta tendencias fascistas, lo cual no le impide, en otras circunstancias políticas, agitarse contra el gobierno burgués en calidad de partido de oposición. El método fascista y el de coalición con la socialdemocracia son habituales para el capitalismo ‘normal’ y constituyen un signo de la crisis capitalista general, son utilizados por la burguesía para retrasar la marcha progresiva de la revolución”.

El capitalismo es un obstáculo para el desarrollo de la humanidad. No sólo ha demostrado su inviabilidad, sino que acredita que únicamente se puede mantener a costa de liquidar al ser humano y a la naturaleza. El imperialismo sólo se puede sostener por la violencia, y únicamente puede ofertar más miseria para las masas proletarias, para los campesinos, y más represión, más reacción, más fascismo, y en este escenario también se halla el Estado español, uno de los escalones más débiles de la cadena imperialista. Hoy más que nunca, tanto en el mundo como en el Estado español, adquiere una dimensión mayor la consigna ¡Socialismo o barbarie! Por ello, a este poder fascista de los monopolios únicamente se puede contraponer el poder de la clase obrera, la dictadura del proletariado.

 

¡Fortalece el Partido Comunista Obrero Español!

¡Por la dictadura del proletariado!

¡Socialismo o barbarie!


Madrid, 21 de febrero de 2021

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Multados por alzar el puño [ESP/GAL]

El Partido Comunista Obrero Español en Galicia asistió el pasado 17 de febrero a las diferentes manifestaciones convocadas por la libertad de Pablo Hasel.

En la convocatoria que se celebró en A Coruña, la totalidad de la movilización transcurrió con absoluta normalidad, teniendo en cuenta el ambiente de crisis económica y absoluta rabia e impotencia ante unas instituciones que ejercen la represión a la clase trabajadora de forma tan feroz como hemos estado viendo estos días, donde incluso en Linares los cuerpos represivos han utilizado fuego real contra los manifestantes que protestaban contra la violencia policial en el pueblo.

La violencia de la que hablamos, claramente con un marcado carácter de clase, no sólo la realiza quien activamente envía a las FFCCSE o quien dicta sentencias, sino también quien calla y hace intentonas absurdas por apagar las movilizaciones haciendo creer al pueblo en las instituciones de un Estado que mantuvo intacto el esqueleto franquista. Decimos esto porque el pueblo trabajador ha tenido que ver entre los asistentes a la basura oportunista de la UJCE y PCE, como si su partido no formara parte de un gobierno colaboracionista con el encarcelamiento de Pablo Hasel y responsable de los nuevos detenidos y heridos en los actos de solidaridad que ha habido esta semana, entre otros.

Quien no tuviese claro el carácter de clase del Estado y sus instituciones, al asistir a cualquiera de estas convocatorias esclarecería todas sus dudas, puesto que los de “proteger y servir” iban a por todas: escopetas, escudos y porras desenfundadas para caldear el ambiente, y tratar de amedrentar a los compañeros, a sabiendas que con esas armas recientemente arrancaron un ojo a dos manifestantes en Cataluña.

En A Coruña, una vez finalizada la convocatoria y cuando los asistentes empezaron a retirarse, un furgón de los antidisturbios pasó del lado de los manifestantes a lenta velocidad con un claro afán provocador, ya que tras más de una hora de hostigamiento continuo por su parte, no habían tenido la oportunidad de reprimir de ninguna forma a los manifestantes. Fue entonces cuando nuestros camaradas pudieron ver con sus propios ojos cómo un joven que alzó el puño en señal de resistencia y su acompañante fueron cacheados y multados. Pasó exactamente lo mismo con un testigo que trató de grabar aquella aberrante escena. Todo esto aderezado con la típica actitud chulesca de los cuerpos represivos, mostrando y agitando las porras para exasperar más aún al tumulto de manifestantes que se acumularon indignados.

Esto no es un caso aislado. A día de hoy los heridos y detenidos en las movilizaciones por Pablo Hasel se cuentan por decenas, mientras los nazis y fascistas de todo pelaje gozan de total impunidad frente a las instituciones del Estado. Desde el PCOE expresamos nuestra más profunda solidaridad de clase con los encausados de todo el Estado.

El Estado fascista español se encuentra en una situación de absoluta bancarrota económica e ideológica, en la que un gesto como levantar un puño se convierte en motivo de represión inmediata. Los fascistas y los burgueses, por tanto, tan solo pueden sostenerse mediante la violencia. Es el momento de la militancia comunista para fortalecer a la clase obrera, tanto organizativa como ideológicamente. Es el momento de resolver la contradicción que se expresa en nuestros días: Imperialismo contra Socialismo.

 

¡Abajo el Estado fascista!

¡Socialismo o Barbarie!

 

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del PCOE en Galicia

Multados por alzar o puño

 

O Partido Comunista Obreiro Español en Galicia asistiu o pasado 17 de febreiro ás diferentes manifestaciónes convocadas pola liberdade de Pablo Hasel.

Na convocatoria que se celebrou na Coruña, a totalidade da mobilización transcorreu con absoluta normalidade, tendo en conta o ambiente de crise económica e absoluta rabia e impotencia ante unhas institucións que exercen a represión á clase traballadora de forma tan feroz como estivemos vendo estes días, onde mesmo en Linares os corpos represivos han utilizado lume real contra os manifestantes que protestaban contra a violencia policial no pobo.

A violencia da que falamos, claramente cun marcado carácter de clase, non só a realiza quen activamente envía ás FFCCSE ou quen dita sentenzas, senón tamén quen cala e fai intentos absurdas por apagar as mobilizacións facendo crer ao pobo nas institucións dun Estado que mantivo intacto o esqueleto franquista. Dicimos isto porque o pobo traballador ha tido que ver entre os asistentes ao lixo oportunista da UJCE e PCE, coma se o seu partido non formase parte dun goberno colaboracionista co encarceramento de Pablo Hasel e responsable dos novos detidos e feridos nos actos de solidariedade que houbo esta semana, entre outros.

Quen non tivese claro o carácter de clase do Estado e as súas institucións, ao asistir calquera destas convocatorias esclarecería todas as súas dúbidas, posto que os de “protexer e servir” ían a por todas: escopetas, escudos e porras desenfundadas para caldear o ambiente, e tratar de amedrentar aos compañeiros, sabendo que con esas armas recentemente arrincaron un ollo a dous manifestantes en Cataluña.

Na Coruña, unha vez finalizada a convocatoria e cando os asistentes empezaron a retirarse, un furgón dos antidisturbios pasou ao lado dos manifestantes a lenta velocidade cun claro afán provocador, xa que tras máis dunha hora de fustrigación continua pola súa banda, non tiveran a oportunidade de reprimir de ningún xeito aos manifestantes. Foi entón cando os nosos camaradas puideron ver cos seus propios ollos como un mozo que alzou o puño en sinal de resistencia e o seu acompañante foron cacheados e multados. Pasou exactamente o mesmo cunha testemuña que tratou de gravar aquela aberrante escena. Todo isto aderezado coa típica actitude chulesca dos corpos represivos, mostrando e axitando as porras para exasperar máis aínda ao tumulto de manifestantes que se acumularon indignados.

Isto non é un caso illado. A día de hoxe os feridos e detidos nas mobilizacións por Pablo Hasel cóntanse por decenas, mentres os nazis e fascistas de todo pelame gozan de total impunidade fronte ás institucións do Estado. Desde o PCOE expresamos a nosa máis profunda solidariedade de clase cos procesados de todo o Estado.

O Estado fascista español atópase nunha situación de absoluta bancarrota económica e ideolóxica, na que un xesto como levantar un puño convértese en motivo de represión inmediata. Os fascistas e os burgueses, por tanto, tan só poden sosterse mediante a violencia. É o momento da militancia comunista para fortalecer á clase obreira, tanto organizativa como ideológicamente. É o momento de resolver a contradición que se expresa nos nosos días: Imperialismo contra Socialismo.

 

Abaixo o Estado fascista!

Socialismo ou Barbarie!

 

Secretaría de Movemento Obreiro e de Masas do PCOE en Galiza




Unidad Popular contra la violencia del Estado burgués y por la libertad de Pablo Hasél

El ingreso en prisión del compañero Pablo Hasél deja bien patente la naturaleza reaccionaria de este Estado resultante del periodo histórico denominado “Transición” que no fue más que una traición contra el pueblo trabajador perpetrado por el pacto entre oportunistas y franquistas.

Nuevamente la Judicatura ha retratado su “independencia” y muestra, bien a las claras, la inexistencia de la separación de poderes en el actual Estado, instrumento que condensa toda la violencia de la burguesía monopolista contra la clase obrera, instrumento esencial para el ejercicio de la dictadura que los monopolios imponen en este país desde hace décadas. Un largo listado de sentencias judiciales favorables y/o tolerantes con todo tipo de formas de la violencia del Estado contra el pueblo y la clase obrera, ratifican esta afirmación de forma inobjetable. Como ejemplo elocuente, por su actualidad, se puede citar el del recientemente fallecido torturador y asesino General de la Guardia Civil Rodríguez Galindo, quien a pesar de su criminales acciones tan solo pasó en prisión, en condiciones privilegiadas, una mínima parte de su condena y, además, siguió participando en las actividades de la Guardia Civil, y a su muerte recibe homenajes sin que éstos sean perseguidos por instancia alguna.

El encarcelamiento de Pablo Hasél expresa la putrefacción del Estado español, que no soporta ya ni tan siquiera unas canciones críticas, y que necesita reprimir esa actividad cultural comprometida socialmente, ante el riesgo que le supone su capacidad de influir en las posiciones de descontento de sectores cada vez más amplios del pueblo.

En esta situación, en la que el capitalismo español se adentra en una nueva etapa de reducción de salarios e incremento de la tasa de explotación, como única salida a sus actuales dificultades para mantener el proceso de reproducción ampliada del capital,  todo el aparato coercitivo del Estado se apresta a una nueva escalada en el ejercicio de su violencia de clase contra la clase obrera y contra los sectores populares para, con su terror, tratar de mantener la paz social que legitime su brutal dictadura.

Este capitalismo bárbaro es consciente de que el progresivo empobrecimiento de la clase obrera, y el aumento incesante de los sectores condenados a la exclusión y a la marginalidad social generará, antes o después, una respuesta de masas que confrontará con su parasitario sistema. Por ello se apresta a tratar de sofocar cualquier inicio de respuesta social, para “ahogar al niño en la cuna”. Pero sus desesperados intentos están condenados, inexorablemente, al fracaso.

Estos pasados días hemos visto la “razia” realizada por la Policía Nacional en Linares (Jaén), actuando como una mara ultraviolenta, seguida del silencio cómplice y servil del Gobierno, retratando a las fuerzas y cuerpos represivos del Estado. Auténticas fuerzas de choque contra las luchas obreras y populares, que actúan con total impunidad, y que son una amenaza para la misma vida de quienes, de forma activa, luchamos por la libertad y la justicia social.

Son todos ellos intentos inútiles de la clase dominante. La fuerza del pueblo organizado en lucha por sus derechos es imparable e invencible. No hay bastantes prisiones para encerrar las ansias de libertad de la clase obrera combativa.

La lucha continuará, por la libertad de Pablo Hasél y, también, contra quienes someten a la mayoría social, a la clase obrera, a unas condiciones de vida y de trabajo cada día peores, al paro, las privatizaciones, y las guerras imperialistas. La lucha es contra la dictadura de los monopolios, contra el imperialismo, contra la monarquía y sus lacayos, contra el gobierno de coalición socialdemócrata, y contra la barbarie de los cuerpos represivos y un Estado criminal. O ellos, o nosotros.

El presente es de lucha, el futuro es nuestro.

El PCOE y el PCPE llaman a la más amplia y activa solidaridad con Pablo Hasél, por su libertad, y por la libertad de cualquier preso político. Solo la lucha nos dará la victoria.

 

¡LIBERTAD PARA PABLO HASÉL!

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA, ABAJO EL GOBIERNO BURGUÉS

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE AL PUEBLO




Represión al pueblo de Linares: los verdugos llevan placa

El pueblo de Linares sufre este fin de semana la misma represión que ha sufrido desde siempre la clase obrera a manos de los cuerpos represivos del Estado español, cuyo papel es hacer de verdugos a aquellos que hacen frente a las injusticias o simplemente muestran su descontento.

La Policía Nacional es un nido de fascistas y torturadores, tal como lo eran los grises del franquismo, que agreden al pueblo de manera impune y con el apoyo de todas las administraciones, instituciones judiciales y partidos del régimen. Porque con ellos forman un todo que sirve para sostener la explotación del hombre por el hombre.

En Linares, un pueblo desangrado por el paro, donde la desindustrialización ha sido la tónica general de las últimas décadas, y que se acrecienta con los cierres de El Corte Inglés o Zara, los verdugos del régimen, como hacen en todas partes, no sólo han encubierto a la escoria fascista con placa que campa a sus anchas por las calles, con la chulería y prepotencia con que acostumbran, pudiendo pavonearse borrachos a plena luz del día, sino que han iniciado una escabechina a base de cacerías e incluso disparando a bocajarro y a traición, como suelen hacer estos cobardes, que, como grita la juventud linarense, no son nada sin la placa.

 

Denunciamos también el papel encubridor de los medios de comunicación, en especial Canal Sur, que representa hoy el altavoz del fascismo institucional. Mientras en directo disparaban a bocajarro a un hombre indefenso, el periodista mercenario de dicho medio que ha presenciado dicho crimen, habla de “altercados” y “tensión”, e incluso dice que los antidisturbios actúan para despejar la zona cuando “hay alguna agresión o tiran alguna botella”.

Desde el PCOE no pedimos una limpieza de la Policía Nacional, ni de ningún cuerpo de represión del Estado. No pedimos nada. Nada será concedido por los verdugos y sus cómplices. A lo que aspiramos y a ello alentamos a la clase obrera, es a construir sus propias instituciones y sus propias fuerzas de seguridad populares, a través de un Frente Único del Pueblo, antifascista y anticapitalista, para abolir y aplastar a los verdugos del régimen y cumplir su misión contraria: reprimir a los ricos, quitarles lo que nos han robado durante siglos y poner las inmensas riquezas que generamos la clase obrera en manos de toda la sociedad para su disfrute.

 

Por la abolición de las Fuerzas de Seguridad del Estado

Por su sustitución por una policía y ejército populares

Por el Frente Único del Pueblo

Por el Socialismo

 

Comité Regional del PCOE en Andalucía