1

El PCOE lleva al pueblo de Marchena la situación en la fábrica de Procavi

Marchena

 

Ayer sábado el PCOE trasladó de primera mano al pueblo marchenero cuál es la situación de los trabajadores en la fábrica de Procavi.

El comunicado correspondiente ha sido recibido calurosamente corroborando el pueblo marchenero punto por punto lo que denunciamos. Varios trabajadores y ex-trabajadores de la fábrica han agradecido el comunicado, insistiendo con qué gravedad afectan a sus vidas las criminales condiciones que impone la empresa. Imposible conciliar el trabajo con la familia, imposible conciliar el sueño, imposible tener una vida digna con el látigo de una cadena de producción que impone ritmos y horarios infernales, y una gran temporalidad. Nos han contado cómo les afecta a la salud las condiciones en las que tienen que realizar su trabajo.

Esa es la realidad, además, en la mayoría de las fábricas y empresas aquí y en cualquier país capitalista hoy en día.

Como partido obrero que somos lo que contamos es lo que vivimos en primera persona; por eso lo contamos con precisión y sin pelos en la lengua. No endulzamos la realidad del obrero, como sí hacen los pequeño-burgueses disfrazados de ‘izquierda’, haciéndoles creer que tienen ‘derechos’ o que viven en una ‘democracia’ donde pueden decidir. Para esa izquierda cobarde y acomplejada la clase obrera sólo cuenta para pedirle el voto.

Pero hay alternativa. A los trabajadores de Procavi, a sus representantes directos (comités de empresa, delegados de personal) les animamos a unirse, a vertebrarse en un sólo puño, a empezar a decidir su destino que va más allá de luchar por cuatro pesetas, porque luego nos suben el coste de vida y nos atacan con sus leyes desde los parlamentos.

Les animamos a unirse con otros centros de trabajo, con otros sectores, a construir Asambleas de Comités de empresa, Delegados de Personal y Trabajadores. Los animamos también a unirse a los estudiantes, a los pensionistas y a todas las clases populares para construir el Frente Único del Pueblo con el objetivo de tomar las fábricas, las tierras, las minas, las maquinarias, … para poner la inmensa abundancia que producimos al servicio de todo el pueblo.

 

La Unidad y la Organización de la Clase Obrera es la única salida a nuestros problemas

Construyamos Asambleas de Comités, Delegados y Trabajadores de todos los sectores

Por el Frente Único del Pueblo

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Sevilla




El PCOE acude a la concentración contra el ERE de Alcoa

Alcoa

 

El PCOE estuvo presente este pasado jueves 28 de marzo en la manifestación convocada por los trabajadores de Alcoa de las plantas de A Coruña y Avilés frente al Congreso de los Diputados.

Los trabajadores, hartos de demoras y de falsas promesas, recorrieron cientos de kilómetros para demandar frente al parlamento burgués una solución real ante el inminente cierre de las fábricas.

Las evasivas del gobierno del PSOE recibieron una contundente repuesta de cientos de trabajadores de A Coruña y Avilés, que mostraron su firme rechazo ante la actual situación, la cual no ha variado ni un ápice desde el inicio.

La reacción por parte de las fuerzas policiales no tardó en llegar, agrediendo a los obreros que encabezaban la manifestación y deteniendo a uno de ellos, que fue puesto en libertad tras pasar por la comisaría de Moratalaz.

Durante estos altercados, el oportunismo político no tardo en aparecer. Diputados del PP, de Foro Asturias o de Podemos salieron a “mostrar su apoyo” a los trabajadores, “mediando” incluso algunos diputados de Podemos para evitar cargas policiales sobre los obreros, si bien la verdadera finalidad no era otra que aparecer ante los medios hipócritamente como defensores de los trabajadores, aunque en la práctica esa defensa sea inexistente, dada la naturaleza reformista y oportunista de esta formación política.

Desde el PCOE mostramos nuestro más firme apoyo y solidaridad hacia los trabajadores de Alcoa, teniendo claro que solo mediante la expropiación de las fábricas será posible garantizar a los obreros su puesto de trabajo, puesto que mientras que los capitalistas controlen los medios de producción, el proletariado se encontrará sometido a la miseria y a la explotación, pues de nuestro sufrimiento dependen sus beneficios.

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




Ante el cierre de Alcoa, solo cabe lucha obrera

Alcoa

 

Tras cuatro años de amenazas la multinacional estadounidense Alcoa cerrará las plantas de A Coruña y Avilés, poniendo como fecha final el 1 de julio. Fecha en la que según el acuerdo alcanzado por la empresa y los sindicatos en la madrugada del pasado 15 de enero, se procederá al cierre total de ambas plantas sino se encuentra un inversor con anterioridad, lo que en la práctica no ofrece a los trabajadores garantía alguna para conservar su empleo.

Este ERE extintivo supondrá el despido de 900 trabajadores (369 trabajadores directos, más 200 indirectos en la planta coruñesa y 317 en la planta avilesa), que serán arrojados al paro, mientras que la empresa trasladará la producción presumiblemente a Arabia Saudí.

Desde Alcoa llevan cuatro años justificando el cierre por la subida de la factura de la luz, y por lo que han de pagar a consecuencia de las emisiones de CO2 que genera la multinacional.

Si bien las mismas fuentes de la empresa ocultan que esta se benefició durante 10 años de más de 1.000 millones de euros con la factura eléctrica en forma de ayudas pagadas por todos los consumidores a través de la propia factura, siendo una de las principales beneficiarias de las subastas de interrumpibilidad convocadas por la Red Eléctrica de España. En estas subastas Alcoa cobró 142 millones en 2014, 121 millones en 2015, 125 millones en 2016, 150 millones en 2017 y 92 millones en 2018.

A pesar de las ayudas concedidas por el estado español, que salieron del bolsillo de los trabajadores, Alcoa se sigue planteando el traslado de la producción y el cierre de la planta. Esto demuestra, una vez más, que la lógica del capitalismo se basa en la acumulación y maximización de los beneficios, sin importar en ningún momento que miles de trabajadores sean arrojados al paro y condenados a la miseria. Para el burgués, es evidente que el obrero solo constituye un mero instrumento mediante el cual extraer ganancias a través del expolio y la explotación continuada hacia nuestra clase.

Ante esta grave situación, el gobierno español (ese mismo que ha determinado el cese definitivo de la actividad minera, y por consiguiente la clausura de los últimos pozos mineros localizados en Asturias y en León), ha planteado como alternativa junto con las administraciones regionales y los sindicatos amarillos CCOO y UGT, dar un plazo de 6 meses para encontrar un futuro inversor. De no ser así, tal y como señala el mismo gobierno, no existirán garantías para conservar los puestos de los trabajadores. De este modo, el acuerdo alcanzado entre sindicatos y empresa con la mediación del gobierno, solo tiene como objetivo ganar tiempo y acallar el descontento de los trabajadores. Puesto que de ninguna manera asegura que estos mismos no vayan a perder su empleo.

De la mano del estado español y de los sindicatos amarillos, que abandonan y traicionan a la clase obrera en cada miserable convenio que firman y en cada ERE que acuerdan con el capital, y por los que son retribuidos, el proletariado continuará a merced de la burguesía y de sus intereses, completamente contrarios a los de nuestra clase.

Por ello la única alternativa posible pasa por expropiar y socializar todas las empresas que a través del expolio de los trabajadores obtienen enormes beneficios, acabando con este sistema criminal y avanzando con paso firme hacia el Socialismo, que pondrá fin de una vez por todas a la explotación del hombre por el hombre.

Frente al oportunismo y el reformismo de la socialdemocracia, integrada en un sistema parlamentario que constituye una burda farsa, los trabajadores hemos de organizarnos y engrosar el Frente Único del Pueblo con el firme propósito de acabar con el capitalismo, construyendo un mundo nuevo para los trabajadores.

 

¡Ante sus ataques, unidad y lucha!

¡Que viva la lucha de la clase obrera!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




En Andalucía cambia el gobierno para que no cambie nada

Susana

 

A pesar de la histeria de la izquierda socialdemócrata, más bien fruto de su nuevo batacazo electoral, en la vida diaria de los trabajadores andaluces no se nota el cambio de gobierno autonómico.

Algunos han puesto el grito en el cielo por la entrada de VOX en el parlamento andaluz, tildándolos de “extrema derecha”, como si el PP, fascista y heredero del régimen franquista, no estuviera ya presente en los parlamentos de toda España.

La realidad es que VOX y Cs son escisiones del PP. Pero no calificar al PP de lo que es, de fascista, desenmascara el tipo de izquierda que tenemos en los parlamentos burgueses. Y es que tanto IU-Podemos, PSOE, PP, Cs o VOX defienden a ultranza la economía de mercado, o sea, el régimen de producción capitalista. Y eso es lo que determina absolutamente las condiciones de vida de la clase obrera.

Una prueba de la similitud de todas esas fuerzas políticas burguesas es que la última propuesta del nuevo consejero de educación del tridente fascista, Javier Imbroda, podría estar perfectamente en el programa de Adelante Andalucía. La propuesta del nuevo consejero de educación consiste en que los colegios andaluces den a empresas locales la gestión de los comedores escolares.

Para Adelante Andalucía, como para el PP, que la riqueza se la apropien los empresarios andaluces, por el mero hecho de ser andaluces, beneficia también a los trabajadores andaluces.

Hay que precisar que, a estas alturas del capitalismo, pocas fronteras y regionalismos quedan en la titularidad de las empresas, pues la mayoría pertenecen a grandes grupos multinacionales que acaparan el mercado a través de diferentes filiales.

Volver atrás a la pequeña y mediana empresa, además de idealista y utópico, es reaccionario pues impide el avance hacia una sociedad superior, con producción industrial y social, pero con la propiedad social de los medios de producción, en la que no haya explotadores ni explotados; es decir, el Socialismo.

Otra pequeña muestra de lo poco que necesita cambiar el nuevo gobierno, pero no menos significativa, es que el mismo propone a Carmen Estero como directora de RTVA, donde ya era directora gerente.

En Canal Sur no hacen falta grandes cambios, pues viejos periodistas de ese canal como Tom Martín Benítez, que cobra de los andaluces 657 euros al día a través de su empresa “Corral de Comunicaciones SL”, seguirá parasitando a los trabajadores andaluces con el nuevo gobierno.

 

CanalSur

 

Su programa La Hora de Andalucía, a través de la cual ha masajeado durante décadas al anterior gobierno socialista,  sirvió también el pasado viernes 22 de marzo como instrumento de propaganda del nuevo consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco.

No es de extrañar que un empresario disfrazado de periodista que vive del erario público, y un profesor de Emprendimiento del IE Business School coincidan en lo esencial. Para ambos los trabajadores somos unos vagos que no queremos movernos de nuestro barrio:

Rafael Velasco: “No podemos estar toda nuestra vida en nuestro barrio o en nuestra ciudad”.

Tom Martín Benítez: “Si hay oportunidades a lo mejor hay que moverse. […] Cualquiera puede estar en posesión de una idea, que es de donde sale el emprendimiento […] Si la idea es buena vas a ganar dinero […] Hay muchos chicos a los que nadie les ha dicho: oye chaval, que no se trata de estudiar una carrera y cuando termines buscar un trabajo de eso. Se trata de que te busques la vida”.

Eso lo dice alguien que lleva trabajando desde 1973 en la misma empresa, la radio y la televisión pública, que ha montado su chiringuito empresarial para robarnos a los andaluces 96 mil euros cada año. Así son los empresarios, nos imponen a los trabajadores lo que no quieren para ellos.

Es a tipos como Tom Martín Benítez y toda la pléyade de parásitos “emprendedores” que explotan y saquean a los trabajadores andaluces a través de concesiones y licitaciones públicas, a quien Adelante Andalucía pretende ayudar con sus planes “especiales” de apoyo a pequeñas y medianas empresas, pues para ellos son un sector generador de empleo, arraigado al territorio y que ha sostenido nuestra economía.

 

AdelanteAndalucia

 

Las urnas han demostrado el hartazgo hacia esa izquierda fantoche y equilibrista que tanto ha engañado y confundido, hasta ahora, a la clase obrera. Llega el momento de mandarla, junto al régimen esclavista que defienden, al museo de la historia.

Los trabajadores tenemos una única alternativa, abrazar sin complejos el comunismo que es a lo único que tienen verdaderamente pánico los capitalistas. La organización de las clases populares en un Frente Único del Pueblo será la única manera de construir nuestra propia democracia, a través de un poder obrero y popular, y la única manera de acabar con los vestigios de la esclavitud asalariada y sus parásitos que nos llevan a la miseria y a la violencia de todo tipo.

 

Por el fin de los parásitos que viven de la clase obrera

Por el fin del capitalismo

Por la construcción del Frente Único del Pueblo

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía




Contra los desahucios en el barrio del Alamín de Guadalajara

Alamin

 

Desde el Comité Provincial del PCOE en Guadalajara, queremos trasladar nuestro incondicional apoyo a los vecinos del barrio del Alamín, víctimas de las órdenes de desahucios perpetradas por la Sociedad buitre San Vicente de Paúl, apoyo a Diego, Fefi y otros vecinos que están en el centro de la diana de la voracidad capitalista encarnada, esta vez, en forma de sociedad eclesiástica.

Hacemos un llamamiento al apoyo solidario y fraternal con los trabajadores víctimas del saqueo de la clase burguesa, de los clérigos, que amparados en las leyes del Estado Español expolian sistemáticamente a los obreros sin tener que rendir cuentas ante nadie, con la más absoluta impunidad.

Si la solidaridad obrera no lo impide, Diego, trabajador e hijo de trabajadores, tras haber presentado una dura batalla ante la Audiencia Nacional, antiguo tribunal del Orden Público Franquista, será desahuciado de su vivienda y actual hogar, que antaño sus abuelos consiguieron no sin pocos esfuerzos.

Un desahucio no es otra cosa que una manifestación violenta más del Estado Burgués hacia la clase obrera. Un acto de dominación cuyo objetivo no es otro que el expolio de patrimonio obrero a favor de quienes sustentan este régimen, y el desposeimiento de lo más preciado de un ser humano, su dignidad.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) pedimos unidad y solidaridad obrera para quienes sufrimos los continuos ataques criminales de la clase burguesa, que erigiéndose como “adalid de la democracia” nos agreden sin piedad, dejando a cientos de familias diariamente en la calle, en la más absoluta de las miserias.

El Estado burgués, no se conforma sólo con obligarnos a mendigar un precario puesto de trabajo, que en muchas ocasiones, de conseguirlo, no da ni para subsistir, sino que además nos roba las exiguas rentas obtenidas del mismo.

 

¡Por la Unidad de la Clase Obrera y por la construcción del Frente Único del Pueblo!

¡Solidaridad con Diego y Fefi!

¡Unidad de clase contra el capitalismo, para impedir los desahucios!

 

22 de marzo de 2019

 

COMITÉ PROVINCIAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE) EN GUADALAJARA




Bajo el capitalismo, no hay futuro para nuestro planeta

El desarrollo actual del capitalismo ha llegado a límites tales que no permiten ninguna rectificación bajo los parámetros del libre mercado. Mientras los medios de producción estén en manos privadas y la ley de la libre competencia sea la que marque el ritmo de la producción, el control por los recursos naturales mediante guerras de rapiña, y la explotación desmedida llevada a los máximos extremos, serán las únicas alternativas del imperialismo. Destruir o no el planeta no son opciones para quienes pretenden salvaguardar este sistema decrépito; tan solo les interesa su supervivencia.

El capitalismo es un sistema que ha quedado obsoleto, puesto que la producción está socializada, mientras que todo lo que producimos los trabajadores es propiedad de quienes controlan los medios de producción. Los dueños de las grandes empresas ya no tienen ninguna labor ni son necesarios para el funcionamiento de las mismas, toda la producción está en manos de trabajadores, incluidas las tareas de dirección, por lo que lo único que hacen los empresarios es usurpar la plusvalía de nuestro trabajo.

La concentración de más riqueza en cada vez menos manos unida al desarrollo actual de la tecnología, que al servicio de los trabajadores nos permitiría trabajar menos horas y vivir mucho mejor, hacen que las contradicciones de este sistema sean cada vez más evidentes.

La época de los monopolios, del imperialismo, es la época de la competencia feroz por el control de recursos, que conlleva un descontrol absoluto de la producción, lo que está acelerando el proceso de cambio climático. Solo una producción organizada y al servicio del pueblo puede garantizar el respeto al medio ambiente y frenar el cambio climático. Solo si la economía está al servicio de las clases populares, si arrebatamos el control a quienes sólo buscan su beneficio particular, podremos frenar la destrucción del planeta.

Pedir soluciones a los parlamentos tampoco va a solucionar nada, puesto que estos están al servicio de las empresas, que son quienes financian y controlan a los partidos del sistema, y las que presionan mediante lobbies para que se hagan políticas favorables a sus intereses.

Solo la unidad de la clase obrera, organizada con todas las clases populares en un Frente Único del Pueblo, puede frenar la barbarie capitalista que nos lleva a la destrucción del planeta. Solo construyendo el Socialismo podremos tener un futuro.

 

¡Por el futuro del planeta!

¡Organízate en el Frente Único del Pueblo!

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Comunicado tras las revelaciones del CNI sobre el asalto a la embajada de la RPDC

Korea

 

El Partido Comunista Obrero Español (PCOE), tras las informaciones del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que implican a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el asalto a la Embajada de la República Popular Democrática de Corea el pasado 22 de febrero, rechaza y condena enérgicamente el silencio y la pasividad del Gobierno de España ante una clara vulneración de las convenciones internacionales por parte del imperialismo estadounidense.

Reiteramos nuestro más firme apoyo y solidaridad con la República Popular Democrática de Corea y, en especial, con los ocho miembros del cuerpo diplomático de la embajada que fueron maniatadas, golpeadas e interrogadas por los asaltantes durante más de dos horas. Resulta inadmisible que, en un país con un nivel alto de amenaza terrorista, las autoridades españolas dejen a una embajada sin protección alguna y que los cuerpos de seguridad solo hayan reaccionado tras la llamada de un vecino.

Exigimos al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que rompan su silencio y denuncien públicamente el asalto perpetrado por miembros de los servicios de inteligencia estadounidenses, que violaron los convenios internacionales que protegen las legaciones diplomáticas. De lo contrario, quedará patente una vez más la sumisión y servilismo del Estado español hacia la Casa Blanca.

 

¡Abajo el imperialismo estadounidense!

¡Solidaridad con la República Popular Democrática de Corea!

¡Viva el comunismo!

 

Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

 

Official statement on the information revealed by the CNI about the assault of the embassy of the DPRK

The Spanish Communist Workers Party (PCOE) rejects and strongly condemns the silence and passivity of the Government of Spain after the National Intelligence Centre (CNI) having linked the Central Intelligence Agency (CIA) to the assault on the Embassy of the Democratic People’s Republic of Korea perpetrated on February 22nd. This episode constitutes a clear violation of international conventions by United States imperialism.

We reiterate our strongest support and solidarity with the Democratic People’s Republic of Korea and, in particular, with the eight diplomats of the embassy who were handcuffed, beaten and interrogated by the assailants for more than two hours. It is inadmissible that, in a country with a high level of terrorist threat, the Spanish authorities leave an embassy without any protection and that the security forces have only reacted after a neighbor’s alert.

We demand the President of the Government of Spain, Pedro Sánchez, and the Minister of Foreign Affairs, Josep Borrell, to break their silence and publicly denounce the assault perpetrated by members of the US intelligence services, which violated international agreements that protect diplomatic legations. Otherwise, it will be clear once again the submission and servility of the Spanish State to the White House.

 

Down with US imperialism!

Solidarity with the Democratic People’s Republic of Korea!

Long live communism!

 

Secretariat of International Relations of the Spanish Communist Workers Party (PCOE)




Macri y el funesto colapso económico argentino

Macri

 

Seis meses han discurrido desde que el presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, implorase al Fondo Monetario Internacional (FMI) una ampliación del rescate financiero aprobado en junio de 2018. Al blindaje inicial de 50.000 millones de dólares (mdd), equivalentes a casi el 10% del PIB argentino, se sumó otro paquete de 7.000 mdd después de que el Ejecutivo adujera que el préstamo no sería suficiente para ahuyentar el fantasma de la suspensión de pagos y recuperar la confianza de los mercados internacionales.

En 2018, la inflación cerró en 40,5% y el peso argentino reportó una depreciación del 50% frente al dólar. Argentina deberá enfrentarse este año a una caída del 1,7% en la economía y lograr un déficit de 0,4%. Ni tras recibir el mayor rescate de la historia del FMI ha podido el Ejecutivo de Macri frenar la caída de la moneda ni detener la alta inflación. Sin embargo, ha sumido al país en una vorágine de endeudamiento, con una deuda pública que no ha hecho más que aumentar en 20 puntos porcentuales entre 2017 y el segundo trimestre de 2018, hasta alcanzar el 77,4% del PIB, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Las políticas neoliberales de Macri, propugnadas por el imperialismo estadounidense junto al de sus feudatarios europeos, han conducido a Argentina al desastre económico. El socaire del inusitado rescate financiero, como medida para sostener a la desesperada un sistema que se desmorona, se ha desvanecido en el aire. La burguesía internacional y toda la pléyade de mercenarios defensores de la sacrosanta economía de mercado contemplan consternados la ignominia de su obra y corporaciones de talla internacional como Coca-Cola, Femsa, Avianca y Carrefour ya han solicitado adherirse a un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC).

La clase obrera argentina vuelve a ser la principal damnificada por la debacle económica propiciada por el incompetente pero fiel siervo de los monopolios Mauricio Macri. El PPC que pidieron más de un centenar de empresas el pasado año –108 solicitudes en 2018, 25 más que en 2017 y 53 más que en 2016, según las estadísticas oficiales de la Secretaría de Trabajo– permite a las corporaciones concretar suspensiones y pagar menos por las indemnizaciones. Son cada vez más las empresas que, anticipando el colapso económico, contemplan despidos para evitar lo que sucedió durante los primeros años de Macri en la Casa Rosada, cuando 3.198 empresas cerraron entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 –siete cierres al día, según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos–, echando a miles de obreros al paro y sumiendo a familias enteras en la miseria.

A la concatenación de medidas económicas nefastas hay que añadir la represión directa al pueblo argentino y, en especial, a las minorías étnicas como elemento coadyuvante de políticas a favor de los monopolios nacionales e internacionales. Desde su investidura, Macri no ha cesado ni un solo instante en emplear el aparato del Estado para detener, apresar y asesinar a activistas sociales. La desaparición forzosa y el posterior asesinato de Santiago Maldonado durante la represión policial de una protesta sobre la Comunidad Mapuche de Cushamen o la encarcelación de la dirigente social e indígena Milagro Sala forman parte de una infame lista de actos criminales ejecutados por el Gobierno de un fascista irredento. Con tal de aplacar la lucha del pueblo contra el Estado, Macri ha emprendido la senda de los encarcelamientos y asesinatos selectivos que reviven los fantasmas de la entoldada dictadura militar.

Esta variada casuística de hechos no es exclusiva del país trasandino y sigue un patrón común a varios países del globo. El régimen capitalista, decadente y caduco, se desmorona a la par que arrecia la contradicción entre imperialismo y socialismo. La pugna por la hegemonía entre las potencias imperialistas y las emergentes se vuelve cada vez más encarnizada y la burguesía internacional junto con sus monopolios, conscientes de la quiebra de su imperio de la discordia, imponen represión, violencia, guerras de rapiña y golpes de Estado para salvaguardar sus intereses.

En este contexto se debe circunscribir el inminente colapso de la economía argentina. La profundización de la crisis general del capitalismo, a cada paso que se extiende el imperialismo, obliga a los monopolios a apostarlo todo al fascismo para sostener su criminal dominio del mundo. El proletariado argentino, al igual que sus hermanos de clase del resto de países del planeta, atestigua cómo los pocos derechos que conservan son suprimidos bajo la explotación cada vez más feroz de la dictadura del capital. El conflicto entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, a medida que estas se desarrollan, se agudiza a ritmos vertiginosos y la burguesía, en su porfía por mantener sus riquezas, inunda el mundo en un océano de crisis económicas. El régimen de la propiedad privada y del libre comercio atrofia el progreso natural de la historia de la humanidad, que es acabar con el capitalismo y avanzar hacia el Socialismo, en su conquista a sangre y fuego de los mercados.

Desde el PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.), exigimos a Mauricio Macri su dimisión inmediata y expresamos nuestra solidaridad y apoyo al proletariado argentino. Asimismo, advertimos que, si bien el presidente se halla en una difícil tesitura en las postrimerías de su mandato, no es más que otro títere de los monopolios y que, por tanto, el término de su legislatura no significará el fin de la crisis económica y de la represión al pueblo. Hacemos un llamamiento a la clase obrera argentina y a todos los trabajadores del mundo a organizarse bajo la bandera del Comunismo y llevar a cabo una lucha internacionalista contra el imperialismo criminal. Solo el fin de la dictadura del capital y la imposición revolucionaria de la dictadura del proletariado traerá paz y bienestar al mundo. Solo mediante el Socialismo podremos avanzar hacia el Comunismo, hacia la emancipación total de la humanidad.

 

¡Abajo el Gobierno criminal y fascista de Mauricio Macri!

¡Viva la clase obrera y el pueblo argentino!

¡Proletarios del mundo, uníos!

 

F. G. – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




8 de marzo, día de la mujer trabajadora

8M

 

Un año más, los medios de comunicación y todo tipo de organismos al servicio del capital, vuelven a hacer un ejercicio de revisionismo y manipulación al hablar del Día Internacional de la Mujer, ocultando el carácter de clase que subyace en el origen del mismo, pretendiendo desproveer de significado un día que debe ser de lucha de la clase trabajadora. Al contrario, se hace un llamamiento a las mujeres en general, una convocatoria desprovista de contenido de clase, sin atacar al sistema de producción capitalista.

Esto puede verse claramente en algunas publicaciones que circulan por las redes sociales, que ya se repitieron el último año, en las que se da una guía para hombres sobre cómo actuar el 8 de marzo ante la convocatoria de huelga, y en la que se dicen, entre otras, cosas como, “si eres compañero de trabajo, facilita que tus compañeras vayan a la huelga cubriendo su puesto”, o, “si eres empresario, dale el día libre a las mujeres” o “no descuentes el día”. De esta forma se desfigura por completo el sentido de una huelga, cuya finalidad debe ser la de paralizar la producción, genuina herramienta de la clase trabajadora en su lucha frente al capital. Se pide, sin embargo, justo lo contrario, que esa “huelga feminista” no afecte al patrón de turno, que no se paralice la producción, que se mantengan las cuotas de beneficio de los empresarios.

Ante semejante convocatoria, no dudan en sumarse a la misma, mujeres como la reina Letizia u organizaciones como la Guardia Civil. Y es que cuando sindicatos reaccionarios del sistema como CCOO y UGT, partidos que van desde Unidos Podemos, pasando por PSOE, hasta Ciudadanos, que presenta un decálogo sobre feminismo liberal, cuando medios de comunicación de todo pelaje dan una cobertura de esta magnitud a una huelga, es evidente que es un movimiento controlado por el sistema, que no lo cuestiona ni supone un peligro para el mismo, y que incluso se convierte en una herramienta. Una herramienta para dividir a la clase trabajadora, para atrapar a las mujeres trabajadoras con espíritu combativo en una pelea inocua para el capitalismo. De ninguna otra manera podría entenderse la cobertura mediática y el apoyo institucional casi unánime a una huelga.

El 8 de marzo los y las comunistas recordamos a las obreras textiles que en 1857 fueron duramente reprimidas por la policía en la manifestación llevada a cabo contra la brutal explotación de la que estaban siendo víctimas, con jornadas de hasta 12 horas por un mísero salario. Recordamos a las 146 mujeres de la fábrica textil Cotton de Nueva York, que en 1908 murieron calcinadas en un incendio provocado por las bombas incendiarias que les lanzaron, ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que sufrían. Tampoco olvidamos a las 123 trabajadoras que murieron en el incendio de la fábrica de confección de camisas Triangle en 1911. Ni la lucha encabezada por las obreras textiles de la ciudad de Petrogrado en la manifestación convocada un 8 de marzo de 1917 (23 de febrero en el calendario ruso) bajo la consigna de pan y fin de la guerra, que aun siendo duramente reprimida, dará pie al inicio y al triunfo de la revolución bolchevique en octubre de 1917, y cómo la revolución socialista mostró que es posible poner fin a la inferioridad en la que vive la mujer en la sociedad capitalista.

Desligar la lucha por los derechos de las mujeres de la lucha por el socialismo, de la lucha por la construcción de un mundo más justo en el que se alcancen verdaderas cuotas de igualdad, equivale en la práctica a debilitar a la clase trabajadora en su conjunto, hombres y mujeres.

¿Qué significa igualdad entre hombres y mujeres, cuando mujeres como Ana Patricia Botín son infinitamente más ricas y privilegiadas que millones de hombres que trabajan en condiciones de semi-esclavitud en países africanos? ¿Se pretende acaso reducir la desigualdad entre mujeres del tercer mundo y hombres ricos del primero? Ni mucho menos, pues se visibilizan cuestiones como el llamado “techo de cristal”, que impide a mujeres de países desarrollados llegar a puestos de alta dirección en empresas, o la “sororidad”, que pretende crear un sentimiento de solidaridad entre mujeres, independientemente de su clase social, ignorando que mujeres como Angela Merkel son responsables de la miseria en la que viven mujeres de países que están siendo saqueados por la OTAN, o bancos como el Santander, presididos por una mujer, se ceban con las madres trabajadoras al realizar un ERE. ¿Qué clase de solidaridad puede sentir una mujer palestina a la que han echado de su casa o asesinado a su familia con una mujer como Tzipi Livni, que ha formado parte del gobierno de Israel y promovido crímenes de estado contra el pueblo palestino?

Por eso desde el Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todas las mujeres trabajadoras a organizarse en un Frente Único del Pueblo y luchar junto a sus hermanos de clase para destruir el sistema capitalista, verdadera fuente de la desigualdad de las mujeres en todo el mundo, y a construir el Socialismo, única forma de alcanzar verdaderas cotas de igualdad.

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




El oportunismo contra el PCOE: Pepe Moñino y su anticomunismo

PCOECordoba

 

El pasado lunes 4 de marzo tuvo lugar una concentración frente al Ayuntamiento de Córdoba en defensa de las pensiones, así como por la igualdad salarial y de pensión entre hombres y mujeres, a raíz de los recortes en estos derechos sociales que para los voceros del capitalismo en el Congreso son insostenibles.

El Partido Comunista Obrero Español (PCOE) acudió a la misma con la intención de apoyar la causa, si bien uno de los organizadores se mostró hostil hacia nuestra presencia. Este organizador tiene nombre y apellidos: José Moñino, de la Plataforma Ciudadana para la Defensa del Sistema Público de Pensiones (una de las dos organizaciones convocantes) y del colectivo Yay@flautas.

Inicialmente usó un intermediario para avisarnos de que, si no quitábamos nuestras banderas, ellos no querían relación alguna con nosotros. Nosotros respondimos que nos daba igual si los organizadores no querían colaborar con nuestra organización, pues no estábamos allí por ellos, sino por el derecho a las pensiones. Viendo que esto no nos convencía, optó por acudir él mismo.

Con prepotencia y agresividad, se encaró a nosotros, reprochándonos el que portáramos banderas comunistas. Ante nuestra negativa a recogerlas, nos dijo con la misma actitud que “quiénes nos habían invitado” (¡siendo un acto público y para el que habían repartido una gran cantidad de propaganda!), a lo que respondimos que nadie nos había invitado, simplemente fuimos a defender un derecho social porque es nuestro deber. Posteriormente procedió a echarnos diciendo que “no éramos pensionistas”, como si no tuviéramos familiares que sí lo fueran o como si el no serlo nos privara de reivindicar un derecho básico para la clase obrera. Finalmente, José Moñino optó por la amenaza diciendo que nos iba a “criticar con el megáfono y denunciar a la policía”.

No es la primera vez que esta plataforma de retórica transversal y hostil al comunismo se nos encara en una concentración semejante como ya relatamos en otro comunicado, y mientras los organizadores sienten hostilidad hacia el PCOE, no actúan del mismo modo cuando en aquel acto algunos de los asistentes sacaron banderas de Comisiones Obreras (CC.OO.) o apareció una comitiva con una pancarta de Podemos, sin que en ningún momento los encararan como sí hicieron con nosotros.

José Moñino no oculta su simpatía hacia Unidos Podemos. En una entrevista publicada en Cordópolis el 25 de febrero del 2018, éste mantiene una postura que culpa a “los políticos”, en abstracto, de la situación en el sistema de pensiones en España:

El sistema es sostenible. Lo que ocurre es que son los políticos los que lo han minado para dar la idea de que no es sostenible”.

 Esta visión negativa hacia unos políticos en abstracto se desvanece al hablar de Unidos Podemos:

Que PSOE, Unidos Podemos y las convergencias no se sientan a dialogar porque el PSOE, sobre todo, no tiene en cuenta la realidad de la gente. Ahora mismo, nuestras propuestas están más cercanas a las que están haciendo Unidos Podemos y las convergencias en el Parlamento”.

Más adelante en la entrevista nos dice:

Siempre ha habido una tendencia en las personas mayores de 65 años que ha consistido en votar a los gobiernos mayoritarios, ya sea PP o PSOE. Lo que tenemos que hacer es votar a aquellas propuestas o posibilidades de gobierno que defiendan el sistema público de pensiones”.

Es de suponer que José Moñino invita a votar de forma tácita a Unidos Podemos, precisamente los únicos que tienen su bendición para participar en las concentraciones que organizan, lejos de ser un movimiento apartidista o apolítico, como les gusta venderse. Cabe destacar que tanto IU como Podemos han cogobernado en diferentes lugares con ese PSOE al que tanto critican y participado en recortes respecto a diferentes derechos sociales. De esta forma se demuestra que estas plataformas no son más que una maniobra de Podemos para atraer a las masas huérfanas de un referente político, haciéndolas víctimas de su vil oportunismo.

Por otro lado, la actitud de José Moñino nos invita a preguntarnos: ¿en qué se diferencia de la de un militante de VOX? Alguien que junto a otros compañeros de su plataforma pretenden negarnos el derecho como parte del pueblo a manifestarnos, y nuestra libertad a expresarnos e identificarnos de manera política en un acto público como lo consideramos oportuno, derechos y libertades recogidos, incluso, en la actual constitución que ellos dicen defender. Como se puede apreciar, ni siquiera son coherentes con lo que dicen sus propias leyes.

Para acabar, quisiéramos advertir a la clase obrera cordobesa del oportunismo de los dirigentes de estas plataformas, con actitudes fascistas y propias de matones que se sienten amenazados en su mesianismo por la bandera del comunismo, el único sistema que garantizaría un sistema de pensiones digno, así como una vida digna para nuestra clase. Del mismo modo, se agradecen las muestras de apoyo que recibimos ante tal situación y avisamos de que la próxima vez nos volverán a tener con nuestras banderas luchando por las pensiones.

 

¡Sólo avanzando hacia el Socialismo con el Frente Único del Pueblo la clase obrera podrá conseguir sus objetivos!

¡Socialismo o barbarie!

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Córdoba