1

Estados Unidos y la represión contra la organización obrera. ¡La FSM censurada en el corazón del imperialismo!

Hoy saltaba la noticia, al Secretario General de la Federación Sindical Mundial, George Mavrikos, le han negado el visado para entrar en Estados Unidos y asistir a un evento de las Naciones Unidas en Nueva York que se celebrará en el mes de marzo de este año, así como para participar como orador principal en la reunión sindical anual de las Organizaciones Sindicales miembros y amigos de la FSM que tendrá lugar el mismo mes en Los Ángeles, EEUU.

 

La Federación Sindical Mundial, recordemos, es representante permanente de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y representa a más de 92 millones de miembros en 126 países del mundo. La agudización de las contradicciones que genera el capitalismo en su seno no permite a la burguesía ni tan siquiera la aplicación de sus propias leyes, como hemos repetido en innumerables ocasiones y comunicados desde el Partido Comunista Obrero Español.

 

El miedo que tiene la clase dominante a la organización obrera, combativa y de clase, es de tal magnitud que ya no puede permitirse el lujo ni tan siquiera de permitir al Secretario General de la internacional sindical obrera más reconocida en el mundo, que lucha abiertamente por la emancipación de la clase trabajadora y la superación del capitalismo, que participe en ningún tipo de acto en suelo yankee.

 

La lucha de clases sale de su soterramiento, en el que ha permanecido durante décadas tras el derrumbe del campo Socialista, y comienza a aflorar vivamente. Las organizaciones sindicales de clase y combativas se reorganizan y fortalecen en el mundo, igual que aquellos partidos comunistas que siguen la línea de la defensa de la ideología obrera, el marxismo leninismo, y que, en consecuencia, apuestan con todas sus energías por el fortalecimiento sindicalismo de la FSM. 

 

Los partidos inconsecuentes, alejados de la clase trabajadora caen, se precipitan al vacío político alrededor del mundo entero de igual manera que la socialdemocracia, tanto la clásica como la nueva”, sumida en el descrédito más absoluto entre los trabajadores por sus continuas traiciones. En este panorama la burguesía solo encuentra el camino de la reacción y la represión abierta contra los obreros organizados, como es ejemplo la negativa de dejar entrar en suelo estadounidense a George Mavrikos, agudizando aun más las contradicciones propias del capital.

 

Las condiciones del proletariado estadounidense son enormemente miserables, explotados hasta la extenuación y con salarios que, en muchas ocasiones, no permiten ni la vivienda bajo un techo. La organización de los trabajadores norteamericanos es imparable, como se demostró en el último Congreso de la Juventud de la FSM celebrado en Roma en noviembre del pasado año en el que representantes del proletariado de Estados Unidos describieron tanto la inhumana vida de los trabajadores allí como su ávida necesidad de organizarse en torno al sindicalismo de clase y combativo. La clase obrera norteamericana cuenta el respaldo y la solidaridad internacional de sus hermanos trabajadores de todo el mundo y estamos convencidos de que sus organizaciones crecerán y se fortalecerán rápidamente, acuda o no la representación de la FSM a su país el próximo mes de marzo.

 

La reacción y la represión es la antesala del fascismo, recurso natural de la burguesía ante el avance obrero y sus organizaciones. En este escenario, a los comunistas nos toca el papel de mantenernos firmes, no ceder ni un milímetro, continuar nuestra lucha por organizar a la clase trabajadora para derribar el sistema capitalista y construir el Socialismo, única salida para el pueblo trabajador de no sufrir más miseria y explotación y de ganar la dignidad.

 

El Partido Comunista Obrero Español se enorgullece de luchar al lado de la Federación Sindical Mundial, de fortalecer sus organizaciones con los mejores cuadros comunistas, probados y honestos, y de impulsar el sindicalismo de clase y combativo en el territorio español. La represión contra su Secretario General nos demuestra la justeza de nuestra política sindical y como ya hizo el Secretariado de la FSM cuando despidieron a nuestro Secretario General, Francisco Barjas, de su empresa por su acción sindical- el Partido Comunista Obrero Español se solidariza con George Mavrikos y exige al Gobierno de Estados Unidos que permita sin mayor dilación la entrada del Secretario General de la FSM a territorio estadounidense así como el fin de la represión contra los obreros de su país y del resto del mundo.

 

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA !

 

¡VIVA LA SOLIDARIDAD DE LA CLASE OBRERA!

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

 
Comité Ejecutivo del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)



El PSOE y la eterna mentira de la socialdemocracia

El pasado 28 de enero se ha celebrado el XV Congreso del PSOE de Albacete, donde la anterior directiva, encabezada por Manuel González Ramos, ha dejado paso como nuevo secretario provincial a Santiago Cañabero. Bajo el lema “Socialismo para un tiempo nuevo”, la comisión ejecutiva entrante, partidaria de dar una capa de bonito revoco a un PSOE que muestra todos los días su esencia reaccionaria, aplicando con mano de hierro las órdenes de los monopolios y sin importarles lo más mínimo el sufrimiento y la miseria que generan tales políticas en la población obrera, además ha sido arropada por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, que debe su mandato al apoyo del partido oportunista Podemos, y por los secretarios provinciales de CCOO y UGT.

En su discurso, Cabañero ha llamado a la unidad y ha destacado que el objetivo del PSOE es que gobierne en España, en la región, en la provincia y en los ayuntamientos.

Asimismo, los dirigentes provinciales de CCOO y UGT, con Carmen Juste y Javier González a la cabeza, han defendido la participación conjunta con el PSOE para llevar a cabo políticas que mejoren la situación de la provincia, aludiendo a la necesidad de conseguir alcaldías de esta formación que sirvan para este propósito.

Hay que recordar que Carmen Juste, secretaria provincial de CCOO, mantuvo una reunión el pasado mes de abril con Victoria Delicado y José Ignacio Díaz, los diputados provinciales del Grupo Provincial Ganemos-IU, donde se estudiaron líneas de trabajo en común entre CCOO y Ganemos-IU para afrontar “la precariedad y el desempleo en la provincia”. Es así como edulcoran estos sindicatos del régimen y los políticos oportunistas su verdadera misión como mamporreros del capital.

De sobra conocemos al PSOE parido en Suresnes con la ayuda de la Fundación Friedrich Ebert, la que debe su nombre al dirigente socialdemócrata alemán que aplastó el levantamiento espartaquista en Berlín a sangre y fuego con ayuda de los Freikorps, el mismo que mandó torturar y asesinar a los dirigentes comunistas Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, como quedó demostrado en el llamado Caso Flick. Un recorrido de violencia sistemática ejercida contra los pueblos y la clase obrera es el que traza la historia reciente del PSOE desde el encumbramiento del agente imperialista Felipe González, alias Isidoro, y su camarilla, sacada del aparato del régimen franquista, donde muchos ocuparon puestos destacados en el INI. La aprobación para que desapariera el término “marxismo” de los estatutos del PSOE durante la celebración de su XXVIII Congreso, la campaña a favor de la permanencia de España en la OTAN, el GAL, la aplicación del estado de excepción y la represión llevada a cabo por la Guardia Civil de Roldán en la huelga general de Reinosa, el respaldo a la Corona, la reconversión del sector industrial, la privatización de gran número de empresas públicas en las que varios líderes del PSOE terminaron en sus consejos de administración una vez privatizadas, la participación en la Guerra del Golfo, las grandes tramas de corrupción, su alineamiento con el PP y C´s en referencia a la cuestión catalana y un sinfín de políticas represivas y antiobreras dictadas por la oligarquía y ejecutadas, cuando les toca ejercer su rol de gobierno de turno del capital monopolista, riegan el largo camino ponzoñoso y criminal recorrido por el PSOE desde Suresnes. Por eso no es de extrañar que Justo de la Cueva, proveniente del sector histórico del PSOE, declarara desalentado: “El PSOE va donde diga la CIA a través de Willy Brandt. Hasta en el propio Bundestag alemán se acaba de denunciar que la Fundación Friedrich Ebert del SPD recibe dinero directamente de la CIA”.

Era necesaria esta ilustración panorámica de este partido, porque podemos decir, sin temor a equivocarnos, que si hay algo que ahora mismo caracteriza al PSOE provincial de Albacete es su estrecha relación con Ganemos-IU, marcada por la necesidad de mantener el gobierno de la Diputación Provincial. Como si de vasos comunicantes se tratara, con la ayuda interesada de Carmen Juste, quien representa a CCOO a nivel provincial. Victoria Delicado y Ganemos-IU han dejado clara su posición reaccionaria aliada al PSOE para que éste no se moviera del gobierno, pues veladamente durante los últimos tres años han sido cómplices de políticas que atentan contra los intereses de los que todo lo producen, como quedó reflejado en aquel pleno donde recibieron fuertes críticas por parte de los trabajadores de la Residencia de mayores San Vicente de Paúl, que se movilizaron por no ver satisfechas sus demandas, ya que la Diputación les adeudaba el pago de varias nóminas.

Como conclusión de todo lo anterior, extraemos que es necesario emprender sin más demora la lucha revolucionaria, pues no habrá ninguna mejora para la clase obrera sin el socialismo. Page, Cabañero, Juste o Toya Delicado han demostrado de sobra que únicamente sirven para apuntalar, desde la supuesta “izquierda” que representan, el sistema capitalista en descomposición, embelleciéndolo desde sus cómodas poltronas. Hacemos, por lo tanto, un llamamiento a la clase obrera albaceteña y al pueblo trabajador de la provincia en su conjunto para fortalecer el sindicalismo de clase e ir construyendo el Frente Único del Pueblo en aras de alcanzar la revolución proletaria y así forjar nuestro propio destino.

¡Abajo los enemigos del pueblo!

¡Por el poder obrero!

Albacete, 6 de febrero de 2018




Stalingrado: La victoria del Socialismo contra el fascismo

La batalla de Stalingrado debe servirnos a los comunistas de ejemplo. Un Partido Comunista con una línea ideológica firme, que llega hasta las últimas consecuencias en la lucha por los intereses de la clase obrera deberá afrontar, como lo hicieron nuestros hermanos soviéticos en el pasado hace 75 años, las pruebas más duras. La Segunda Guerra Mundial fue ejemplo de ello, igual que el Partido Comunista de la Unión Soviética y el heróico pueblo ruso fueron ejemplo de disciplina, orgullo y fuerza.

 

La construcción del Socialismo, tarea primordial del PCUS, que diera a los trabajadores de la Unión Soviética la vida digna que se merecían y por la que tanto tiempo estuvieron luchando se vio interrumpida por el inicio de una nueva Guerra Mundial. Si en 1914 las burguesías de las principales potencias decidieron comenzar la primera Guerra Mundial para obtener un nuevo reparto, creando en Rusia las condiciones para que los obreros, los campesinos y el ejército comprendieran, gracias al Partido Bolchevique, la necesidad de la revolución Socialista para obtener la paz, el pan y la tierra, esta nueva Guerra se enfocaba desde un punto totalmente distinto para el ya pueblo soviético. Era el momento de la defensa de todo lo logrado, la defensa de la dignidad del pueblo socialista y del rechazo de un nuevo, el enésimo, ataque del imperialismo esta vez en su faceta más sanguinaria: el fascismo.

 

Más de 26 millones de muertos fue el coste que tuvo que asumir la Unión Soviética para vencer al fascismo, encabezado por la Alemania Nazi. Medio millón de soviéticos, entre civiles y soldados del invencible Ejército Rojo, perecieron en la batalla de Stalingrado, dando su vida por la Madre Patria, tierra del Socialismo. La consigna de Stalin ¡Ni un paso atrás!” fue asumida como propia por el Ejército Rojo y por el pueblo ruso, tanto en el frente como en la retaguardia, evitando así que el país de los soviets fuera subyugado por el fascismo alemán y permitiendo a las tropas soviéticas comenzar la ofensiva que finalizaría en Berlín casi tres años más tarde.

 

Una batalla que sirve de ejemplo para los comunistas del mundo entero hoy. Stalingrado mantiene la esencia de la victoria del Socialismo, la aspiración máxima del proletariado y que este defendió y defenderá con su vida si es preciso, contra el fascismo, hijo predilecto del capitalismo y resultado último de profundizar en la democracia burguesa. La batalla de un país con la justicia por bandera contra la peor creación del capitalismo en toda su historia.

 

Una rotunda victoria de todo un pueblo, en desventaja técnica y productiva, que apoyado en la justa línea ideológica y política de su Partido, el PCUS, y en la más severa disciplina pudo vencer, con su Ejército Rojo al frente, al enemigo más peligroso que la humanidad haya enfrentado jamás. Un ejemplo de que el pueblo organizado puede vencer hasta al más fiero enemigo, un éxito del Partido Comunista de Lenin y Stalin que jamás cejó en organizar a la clase obrera y en enfrentar todos los retos necesarios para alcanzar la meta del Socialismo.

 

La batalla de Stalingrado, primera piedra de la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial, es uno de los más claros ejemplos de los criminales retos que la burguesía lanza a los trabajadores que, organizados, luchan por un mundo mejor y un ejemplo de que, igualmente organizados con el Partido Comunista, todos esos retos pueden ser superados. El Partido Comunista Obrero Español, siguiendo el ejemplo de los maestros Marx, Engels y Lenin, de igual forma que Stalin hizo de forma brillante, asume y asumirá todos los retos que sean necesarios para la construcción del Socialismo y su defensa.

 
D. García Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)