1

Ante el primero de mayo

Un nuevo Primero de Mayo marcado por la crisis del sistema y por la agudización de las contradicciones inter imperialistas, que tienen por fondo la expansión e intensificación de las políticas antiobreras, con las que los imperios intentan resolver sus problemas estructurales y dilucidan el reparto del mercado energético y el de las materias primas a nivel mundial.

En nuestro país, las inferencias de tales luchas se hacen sentir con especial violencia. La muerte de una militante del PCE(r) en prisión, los asesinatos perpetrados por los Mossos d’Esquadra, la violencia física en sumo grado de la policía nacional, las muertes laborales, los suicidios y enfermedades mortales engendradas por las medidas “anticrisis”, nos sitúan ante la verdadera naturaleza del régimen de producción burgués que se exhibe en todas las acciones del gobierno capitalista, que no se arredra ante nada con tal de fortalecer a las multinacionales y monopolios españoles en su competencia imperialista.

Ante ello, las luchas deslavazadas de los trabajadores, influenciadas por el reformismo político y sindical, nos dice que en estos momentos, la organización popular en un frente anticapitalista y la toma de posición del partido obrero para agudizar las contradicciones burguesas, deben ser el centro de interés de la clase obrera y de los trabajadores de nuestro país.

En esta dirección el PCOE lleva a cabo la implantación del Frente Único del Pueblo en todo el Estado y llama al pueblo trabajador al boicot a las elecciones europeas, que entraña el debilitamiento de las instituciones supranacionales del gran capital continental, sostén actual del gran capital español.

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡POR LA SALIDA DE LA UE Y DE LA OTAN!

¡POR EL SOCIALISMO!

COMITÉ CENTRAL DEL

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

{module [201|rounded]}




Los jóvenes emigrantes desechados por el capital alemán

A la situación sin futuro de la clase trabajadora en España hay que unir la emigración de los jóvenes. Jóvenes trabajadores que harían lo que fuera por un puesto de trabajo. Estos emigrantes sienten un nuevo varapalo de la política burguesa: la eliminación de las ayudas para la formación laboral en Alemania. Decía la canciller Merkel: “El dinero no es el problema. El problema es cómo emplearlo, para dar una perspectiva a los jóvenes, que están sin empleo1. Por enésima vez sus actos demuestran el nivel de sus mentiras. Los pírricos fondos de 48 millones de euros han sido retirados de un plumazo, como todo lo que hacen al arremeter contra la clase trabajadora.

No hay que olvidar el rescate multimillonario recibido por la banca, aun teniendo beneficios multimillonarios, que se ha entregado en Europa: 1,6 billones de euros sólo entre 2008 y 2010, lo que equivale al 13% de todo el Producto Interior Bruto de Europa2. Por supuesto en España y Alemania también, todo con dinero público. Es decir, de lo que nos roban todos los meses en las plusvalías generadas por nuestro trabajo.

El plan, llamado “El trabajo de mi vida”, tenia como objetivo paliar el problema del paro juvenil en países como España, Grecia, Portugal… Bonitas palabras para decir que entregamos al empresariado alemán la generación de jóvenes trabajadores mejor formados de la historia para que la sobre-explote a su gusto. A la vez crea una feroz competitividad entre los jóvenes emigrados y los jóvenes alemanes, que también están preparándose para esos puestos. Así ven como el patrón contrata a trabajadores muy bien preparados baratos y por supuesto, subvencionados otra vez más con el dinero público, mientras los jóvenes alemanes se quedan en la calle.

Esta barbaridad no hace más que crear emigrantes en nuestro país, por un lado buscando cualquier oportunidad y por otro, creando la lucha por las migajas que les quieran pagar entre emigrados y los trabajadores autóctonos. Y ya de paso va generándose el ejército de parados de reserva en Alemania, para próximas embestidas de la crisis. No podemos olvidar que los trabajadores alemanes también han sido emigrantes y que esta situación puede volver a repetirse.
Posteriormente a esto, la frustración del trabajador alemán, que mientras no haya un partido comunista influyente, no se focalizará contra quien crea estas condiciones sino que se centrará en el trabajador que viene de fuera y que “roba su trabajo”. Y éste no es otro que el sistema de producción capitalista, teniendo así servido el caldo de cultivo básico para el nacimiento y auge del fascismo.

Decía un portavoz con toda claridad: “la demanda no puede ser satisfecha“. Y es que son casi 9.000 los jóvenes europeos que han solicitado la ayuda. De estos, casi la mitad son españoles que ven como el sueño prometido vuelve a tornarse pesadilla. Más de cien jóvenes protestaron por incumplimiento de condiciones en su formación y ayer mismo el periódico Frankfurter Allgemeine informaba de otros 40 jóvenes que realizaban curso de formación para la hostelería, que también vieron sus ayudas canceladas. Ahora mismo su presente está en Rostock, con una mÍsera ayuda de 200€, tras haberse preparado el idioma en su país3.¿CÓmo podemos tener desempleo, miseria, emigración y no tener futuro, con la riqueza que tienen nuestros mares, minas, y suelos para la agricultura? La respuesta es bien sencilla. Esto sucede porque los medios de producción están en manos de quien los aprovecha para enriquecerse a costa de la clase trabajadora. También porque quienes hacen las leyes son los que están pagados por estos anteriores.

Ante este panorama, no queda otra opción que la organización política de la clase trabajadora, tanto en centros de trabajo como en barrios, así como trabajadores en paro, estudiantes… conformando el Frente Único del Pueblo (F.U.P.). Somos los generadores de toda riqueza material y espiritual, tengamos en nuestras manos nuestro presente y demos un buen futuro a las nuevas generaciones de jóvenes trabajadores.

POR EL FIN DEL CAPITALISMO Y EL EXILIO FORZADO

POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

POR EL SOCIALISMO

Comisión de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español


 

1Berlín cancela su plan para jóvenes parados europeos”, El País, 14 de abril de 2014

3Berlín cancela su plan para jóvenes parados europeos”, El País, 14 de abril de 2014

 

 {module [201|rounded]}

 



La socialdemocracia en francia congela pensiones, subsidios y salarios a los funcionarios

 El flamante primer ministro francés Manuel Valls, hijo de emigrantes españoles, aplica la única política posible que le dictan los capitalistas franceses para “salir” de la crisis: reducir el gasto público para ahorrar 50 mil millones de euros1. Congelar pensiones, salarios de funcionarios, y reducir ayudas y subsidios a las clases populares.

Nada nuevo bajo el sol capitalista, que sin embargo no toca las ayudas y desgravaciones que desde siempre ha dado al Estado a los empresarios. De hecho, ese recorte de gasto social, que no es más que un salario indirecto pagado con nuestros propios impuestos, servirá para financiar el “pacto de responsabilidad” con el que los empresarios dejarán de pagar las cotizaciones a los subsidios familiares.

¿Cuál es el argumento para justificar este recorte? “No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades2 afirma Valls, en nombre de sus jefes de la patronal francesa Medef, lo cual nos recuerda a lo que decía la patronal española en boca de su dirigente Rosell. “hemos comido más de tres platos al día, hay que pagar los excesos3

Veamos quiénes viven por encima de nuestras posibilidades. Una vez que el Estado capitalista se desangra ayudando a la banca y las empresas para volver a llenar sus arcas y seguir sosteniendo al capital, recorta la parte que le devuelve a la clase trabajadora de todo lo que produce ésta. La clase trabajadora genera todo el capital que se apropian los dueños de las empresas y encima tiene que pagar impuestos para mantener ese Estado cuya función es defender los intereses del Capital. Círculo perfecto.

El Estado da innumerables ayudas y subvenciones a las empresas para disminuir el “riesgo” de sus inversiones. En Francia como en todos los países capitalistas hay numerosos organismos públicos que ayudan a las empresas. Varios ejemplos:

– “Fondos de desarrollo económico y social”, desde 1955 concede préstamos a las empresas a intereses inferiores a los del mercado. Últimamente ha sido renovado con 300 millones de euros4.

 Inauguración de la Banca Pública de Inversión por el ministro de economía en 2012

 – En 2013 Banca Pública de Inversión ha ayudado a la industria con 3,7 mil millones de euros en forma de financiación de préstamos, garantía de créditos y ayudas a la innovación. De aquí a finales de 2014 invertirá 170 millones para socorrer pequeñas y medianas empresas5.

– El Comité Interministerial de Restructuración Ïndustrial ayuda a las empresas de más de 400 empleados en dificultad.

– El Ministerio de Asuntos Exteriores creó en marzo de 2013 la Dirección de Empresas para apoyar su desarrollo internacional.

– Desde 2012 cada región cuenta con un “Comisario de recuperación productiva”, encargado de respaldar a las empresas en dificultad.

– Las Direcciones Regionales de Empresas, Competencia, Consumo, Trabajo y Empleo asesoran y apoyan a las empresas.

– El programa “Inversiones de futuro” financia con 35 mil millones de euros la “innovación en Francia, reforzar la productividad, la capacidad de innovar y aumentar la competitividad de las empresas”.

– Las innumerables ayudas a la exportación abarcan gastos de adaptación de productos a los mercados extranjeros, costes de adaptación a las normas, gastos de diseño, de prospección, participación en ferias y salones, contratación y formación del personal comercial, gastos asociados a los Voluntarios Internacionales en Empresa, gastos de comunicación, gastos de sondeo, etc.6.

Los industriales agroalimentarios también han recibido su tajada

– Como ejemplos de estas ayudas, tenemos los 55 millones de euros dados a los exportadores de pollos congelados franceses Tilly-Sabco y Doux en 2012, más 15 millones de euros más en 20137.

– Y por supuesto no podía faltar la banca. Entre 2008 y 2010 el Estado francés concedió 360 mil millones de euros a los primeros grupos bancarios franceses: BNP Paribas, Société Générale, BCPE,…

La propaganda mediática del capital intenta engrandecer las “ayudas” que reciben los trabajadores que al lado de estas otras cifras se quedan en lo que son: migajas que complementan los salarios de miseria y permiten crear la ilusión de un “Estado de bienestar” al servicio de toda la sociedad; idea fomentada por la socialdemocracia y sus aliados de la “izquierda transformadora” que mantienen una gran influencia ideológica sobre ciertas capas de la clase asalariada, como los funcionarios y trabajadores altamente cualificados, hasta el punto de convencerles de que efectivamente los trabajadores vivimos por encima de nuestras posibilidades o incluso de que luchen para que le sigan dando ayudas a sus patrones.

Los marxistas-leninistas tenemos por misión quitar la careta de este Estado al servicio de un régimen insostenible y organizar a la clase obrera para que levante su propio Estado y su propia democracia a partir de los centros de trabajo, centros de formación y estudio, barrios, pueblos, cortijos, a través del Frente Único del Pueblo. En manos de la clase obrera  -la clase social más moderna y organizada de la historia-  está acabar de una vez por todas con la sociedad de clases y de explotación del hombre por el hombre, más allá de falsas ilusiones de reformas y supuestos pasos intermedios que ya se han demostrado abocados al fracaso.

POR EL FIN DE LA EXPLOTACIÓN DEL HOMBRE POR EL HOMBRE

POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

POR EL SOCIALISMO

Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE


 

1Valls anuncia recortes a funcionarios, pensionistas y prestaciones“, La Información, 16 de abril de 2014

2 Valls : “nous ne pouvons plus vivre au-dessus de nos moyens“, TF1, 16 de abril de 2014

5Bpifrance crea un nuevo fondo de inversión para las PYME“, La Libre, 8 de abril de 2013.

 {module [201|rounded]}

 



El gobierno de la Generalitat: Reforma laboral y represión

Decidir una vez cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de oprimir y aplastar al pueblo en el parlamento: he aquí la verdadera esencia del parlamentarismo burgués, no sólo en las monarquías constitucionales parlamentarias sino en las repúblicas más democráticas” (Lenin)

Cuando los comunistas del PCOC defendemos que, bajo el ruido ensordecedor del nacionalismo burgués, se esconde sistemáticamente la ofensiva de los Gobiernos capitalistas frente a la clase trabajadora y clases populares, no exageramos nada. Basta ver como el Gobierno de la Generalitat está haciendo de Cataluña un eficiente laboratorio antiobrero en plena crisis capitalista, aprovechando el contexto de una nueva pugna interburguesa en el seno del Estado español para posicionar Cataluña a la vanguardia en recortes laborales y sociales. La situación de millones de trabajadores sobreexplotados y parados, jubilados con pensiones de miseria y ahorros expoliados, autónomos arruinados o jóvenes sin más salida que la precariedad o la emigración, representa la realidad cotidiana del régimen capitalista, donde las políticas del señor Mas –como las de Rajoy en el resto del Estado-, no representan otra cosa que la fiel réplica de las órdenes emanadas de la troika imperialista europea.

 Mientras esta realidad se profundiza día a día, buena parte de los altavoces de la ideología dominante nos asegura que lo más importante es “el derecho a decidir” e incluso la “declaración unilateral de independencia”, tal y como si así se iniciara el fin de nuestras desgracias. Maniobra verdaderamente alienante cuando nuestra sacrosanta “elección” quedaría limitada a escoger un nuevo Estado capitalista o permanecer en este mismo Estado capitalista, y siempre y en cualquier caso manteniéndonos en esta prisión de pueblos denominada UE. La raíz misma de nuestra situación aberrante como clase dominada –las relaciones de producción capitalistas-, ni siquiera se “consulta”. Justamente cuando millones de trabajadores constatan como nada se puede decidir ni elegir en nuestros centros de trabajo o barrios, cuando se imponen bajadas de salarios, pensiones o prestaciones, liquidación de becas, multiplicación de ERE, cuando nos cierran ambulatorios y escuelas, nos desahucian, nos suben los impuestos, la luz, el agua, el gas, el transporte, cuando en definitiva nos empobrecen, al tiempo que se enriquece una exigua minoría de oligarcas. Sobre estas cuestiones, que afectan nuestra vida y la de nuestros hijos, lejos de consultarlas, nos las imponen con mano de hierro. He aquí de toda democracia burguesa:  “¿quiere usted ser un esclavo asalariado catalán o español?”

 No es fruto de la casualidad, que el Gobierno catalán vaya a la vanguardia en privatizaciones de los sistemas públicos de salud o educación o en el apoyo a cualquier ataque al conjunto de la clase trabajadora, desde los Pactos de la Moncloa hasta llegar a la última reforma laboral. Aquí tenemos la flor y nata de los “capitanes de industria” que tanto entusiasman al Presidente. Con todo, cuando retiramos la basura nacionalista que escampan unos y otros sectores burgueses, podemos ver con claridad como las diferencias entre los Gobiernos de Madrid y Barcelona, y entre estos y la Comisión Europea, el BCE o el FMI, son esencialmente inexistentes. Simples matices de colores en sus banderas, tal y como sucede con el azul corporativo de Caixabank o el rojo de BSCH. Gobiernos burgueses al servicio fiel de los monopolios financieros e industriales, lacayos políticos encargados de gestionar y defender a ultranza un modo de producción putrefacto, con la única finalidad de seguir engordando el capital de sus amos, profundizando el empobrecimiento del conjunto del pueblo trabajador.

 Es bajo este contexto general donde podemos encontrar noticias concretas que no hacen otra cosa que poner de manifiesto lo hasta aquí expuesto. Así, de forma sibilina, nos enteramos que el Gobierno de la Generalitat volverá a “abrir camino”, en este caso en lo que respecta a la aplicación de esta última reforma laboral infame que, a pesar de provenir de “Madrid” –y de la UE-, hace las delicias de CiU o ERC. Concretamente, a principios de este mes de abril, entrará en vigor la privatización del SOC (SEPE), mediante una primera licitación de 1,9 millones de euros de la Generalitat a fin que ETTs y demás traficantes de carne obrera  puedan colocar parados cobrando una jugosa comisión –dinero público-, por pieza colocada. El Gobierno convergente pagará 40 euros fijos a la patronal privada de ETT (ACACER) por cada parado “atendido”, más 600 euros si el trabajador encuentra faena, aunque ésta no supere los 6 meses. Y para redondear la jugada, de cerca de 1 millón de parados en Cataluña sólo 10.000 gozaran del “privilegio” de ser traspasados del SOC a las ETT, casualmente serán los que Gobierno y patronal consideran “empleables”:  trabajadores que lleven 6 meses en el desempleo y que no necesiten formación. Otro negocio redondo para la patronal puesto en bandeja por su fiel Gobierno.

 He aquí un Gobierno burgués en todo su esplendor, señalando el camino a sus pares del Gobierno español: “¡desarrollen en toda su extensión la reforma laboral, panda de vagos!” En un país donde parece que no hay dinero para hospitales, escuelas, dependencia, pensiones, prestaciones y un largo etcétera, resulta que se encuentran cerca de 2 millones de euros destinados a engordar las cuentas de la patronal ACACER, en un suculento negocio para ambas partes. Al tiempo que la Generalitat podrá presumir de reducir el desempleo –aún de forma miserable y temporal-, la patronal se asegura beneficios con cuotas fijas (40) y variables (600), obligando al SOC a ceder parados “empleables” a estos traficantes de fuerza de trabajo ajena. Un gran negocio a costa del capital público y de la privatización de instituciones públicas, puestas al completo servicio de patronales privadas a las que se le abren las puertas no sólo para iniciar el desmantelamiento del SOC como tal, sino para obtener unos beneficios extraordinarios por el simple hecho de atender y ubicar durante 6 meses a trabajadores plenamente formados. Esto sí es “asegurar el tiro”: 2 millones licitados que podrían llegar a los 7 en caso de cumplirse la recolocación de los 10.000 “elegidos”.

 Estos gestores políticos de la burguesía, fervientes defensores del esclavismo asalariado y del gran bazar de carne obrera, son los que nos hablan de “democracia y libertad” –burguesa, claro-, del “derecho a decidir”, los mismos que mantienen su bota sobre la cabeza de la clase trabajadora. Será por eso que quieren un “marco laboral propio para Cataluña” y un nuevo Estado capitalista; quizá porque piensan que en Madrid se va “demasiado lento”. Aún resulta más vergonzoso ver cómo, mientras los salarios se desploman y las condiciones laborales son voladas por los aires y el paro continua en cifras aberrantes, las fuerzas oportunistas –políticas y sindicales- sólo aciertan a mendigar más pactos infames con estos traficantes de trabajadores, poniendo de manifiesto que su putrefacción corre paralela al modo de producción que defienden. De hecho, por estas fechas, una de las centrales sindicales del régimen –UGT Cataluña-, acaba de aplicar un ERE para toda su plantilla en base, ¡precisamente!, a la reforma laboral. Es la Cataluña de 2014, donde como en el resto del Estado, los “sindicatos” capitalistas como UGT o CCOO son y actúan como patronales –como cualquier empresa capitalista-, donde a cada crisis se incrementa la explotación obrera y los beneficios del gran capital, donde la corrupción de la superstructura burguesa pudre hasta el último rincón de sus instituciones, donde la represión de las fuerzas obreras y populares no cesa ni un instante; no en vano, también en esta materia, Cataluña va en vanguardia de la mano del señor Espadaler y sus mossos d´esquadra.

 Concretamente en estos días, 19 catalanes están siendo juzgados en el antiguo TOP –hoy AN-, por “un delito contra las instituciones del Estado”, por “atentado contra la autoridad” y “asociación ilícita”. Los hechos se remontan a 2011, cuando decenas de catalanes intentaron obstaculizar la entrada de los diputados catalanes al Parlament, justo en el momento en que se disponían a legalizar las políticas criminales de la troika. La casta política de la burguesía sufrió gritos e insultos, y por lo que parce por sus patéticas declaraciones en sede judicial, “temieron por su seguridad” y se sintieron “intimidados por actitudes violentas”. ¡Pobrecitos!. De hecho, aquel vergonzoso pleno parlamentario comenzó con retraso y con sólo 70 de los 135 diputados presentes. Y aún peor, el “muy honorable” Artur Mas tuvo que entrar vía helicóptero. Una imagen suficientemente fea para esta Cataluña burguesa, “moderna y civilizada”, para esta “marca Barcelona” que tratan de vender constantemente estos lacayos de la burguesía.

 Pues bien, por gritar e insultar a unos individuos que acudían al Parlament a certificar la violencia más descarnada contra el pueblo trabajador, la justicia burguesa pide para cada uno de los encausados hasta 9 años de prisión y una multa de 8.000 euros. En Cataluña se puede protestar porque  “Madrid nos roba”, se pueden hacer manifestaciones para reclamar reformitas cosméticas en medio de batucadas con preaviso oportuno e incluso montar cadenas humanas de norte a sur del país. Pero como en el resto del Estado, cuando el pueblo trabajador se sale del guión y toca la espina dorsal del régimen, cuando se pasa de la inofensiva “protesta festiva” a la rabia popular, cuando en vez de entregar dócilmente ILPs se señala al Parlament como institución antidemocrática, el régimen muestra sin tapujos su verdadera cara.  En este maravilloso país se pueden robar decenas de millones de euros, se pueden cobrar mordidas millonarias por deslocalizar industrias, se pueden evadir impuestos, dejar familias enteras en la calle o apalear estudiantes y trabajadores impunemente, se puede en definitiva cometer todo tipo de delitos penales; basta con ser un buen burgués o defender los intereses de la clase dominante para ni ver en fotografías prisión alguna. Porque la justicia, en este capitalismo caduco, también es clasista. Por eso Millet, Pujol Ferrusola, los grandes gánsteres financieros o la infinidad de mossos procesados nunca son condenados – o si lo son, acaban indultados-, por eso los que dicen basta –aún de forma instintiva, espontánea y desorganizada y con simples gritos-  permanecen presos en la AN.

 Aquí, lejos de molestar que esta opereta propia de la dictadura de clase que sufrimos los trabajadores se haga “en Madrid”, y que este juicio defienda al Parlament catalán como “institución del Estado español”, la casta política catalana no ahorra esfuerzos a la hora de legitimar esta farsa y declarar en contra de estos catalanes que tan “nerviosos” les pusieron. ¡Quizá hasta les acusen de antipatriotas!. Deberían saber los “honorables” servidores del régimen –desde nacionalistas de todos los colores, hasta los oportunistas de todo pelaje y condición-, que a lo largo de la historia, nunca son los oprimidos los que eligen la forma de lucha, sino los opresores los que la imponen. Este capitalismo senil, extiende explotación, paro y miseria sobre las mayorías productivas, desahucia empobrece y provoca suicidios, mientras reprime con dureza cualquier respuesta popular. Este es un régimen violento que sólo con la violencia puede aguantarse, por eso gritar e insultar a 70 violentos encorbatados –protegidos por decenas de uniformados violentos-, puede suponer 9 años de prisión para los 19 encausados en esta nueva farsa bochornosa.

 El PCOC hace un llamamiento a la clase trabajadora y clases populares a fin de construir nuestros propios órganos de poder popular, nuestra democracia forjada en los centros de trabajo y barrios. Un llamamiento a reconstruir el movimiento obrero y popular entrono a la organización y extensión del Frente Único del Pueblo como movimiento sociopolítico capaz de enfrentarse a la raíz misma de nuestras desgracias: el modo de producción capitalista y su Estado represor. Sólo organizando la revolución socialista, podremos acabar con esta oligarquía financiera parasitaria engordada a costa de la propiedad privada de los medios de producción y el trabajo ajeno, sólo con el fortalecimiento del FUP podremos finiquitar a esta casta política al servicio del gran capital y sus putrefactas instituciones burguesas. Sólo así será posible liquidar el parlamentarismo burgués que nos impone reformas laborales esclavistas, que legaliza las políticas criminales de la troika y que aún así nos anima a “votar” como si fuéramos estúpidos. Sólo así será posible que Cataluña, en pie de igualdad, pueda ejercer su derecho a la autodeterminación.

¡Contra el esclavismo asalariado!

 ¡Por la absolución inmediata de los encausados!

 ¡Construyamos FUP, construyamos socialismo!

Comitè Nacional Partit Comunista Obrer de Catalunya (PCOC)