1

El oportunismo, siempre al servicio fiel de la oligarquía, vuelve a mostrar su esencia traidora y decadente

La lucha contra el imperialismo es una frase vacía y falsa si no va ligada indisolublemente a la lucha contra el oportunismo” Lenin

A modo de carta a los reyes magos, las cúpulas oportunistas de CCOO y UGT emitieron el pasado 26 de diciembre otra nueva propuesta de “diálogo” a sus jefes oligarcas, dirigiendo tal misiva al gobierno de Rajoy y a la organización patronal CEOE. Con esta nueva carta, se acumulan las peticiones del sindicalismo a sueldo del estado de los capitalistas para mendigar un “pacto” con sus patrones. Es consustancial al oportunismo el axioma inmutable de “pactar por pactar” con los propietarios del régimen, siempre en detrimento de las grandes masas trabajadoras a las que, cínicamente, dicen “representar”. Desde los Pactos de Toledo hasta hoy, su proceder no ha variado demasiado, importando poco el contexto en el que se desenvolvieran tales infames pactos. El mérito, reconocido por sus mentores del IBEX-35, ha sido notorio: adormecimiento, enajenación, atomización, y desmovilización del proletariado, siempre a cambio de jugosos privilegios ofrecidos por un sistema atroz al que defienden con vehemencia mercenaria. De aquellos lodos estos barros. El oportunismo es parido por el excedente de beneficios de los capitalistas que sobornan y corrompen a elementos de la clase obrera a cambio de prebendas. Los señores Toxo o Méndez, signatarios de esta nueva ofensa a la clase obrera, no representan más que una caricatura grotesca de los Bernstein de ayer.

 

Basta leer este ‘nuevo’ documento, oportunista y traidor, para corroborar la bancarrota de unas centrales sindicales empeñadas, también en este crucial momento histórico, en desmovilizar y engañar a la clase obrera a través de una concertación y un pactismo que ya ni sus jefes patronales desean, dado el eficaz papel desempeñado a favor de los intereses de la burguesía por parte de CCOO-UGT durante las últimas décadas y su actual descrédito popular, que los ha colocado en el papel de colaboradores necesarios en el sistemático ataque criminal que sufre el conjunto del pueblo trabajador. Ante la profunda crisis que subyace en la base económica del régimen capitalista, y que pone de manifiesto la senilidad de un modo de producción agotado, el oportunismo sigue mostrando con orgullo suicida sus repugnantes esencias, su miserable rol histórico; no han sido, no son y no pueden ser otra cosa que el quintacolumnismo burgués en el interior del movimiento obrero. Tal proceder, que hace de la traición un arte, halla su reflejo, aún de forma inmadura, en la conciencia de amplios sectores de las masas laboriosas, que hoy sufren en sus carnes la brutalidad de un régimen inhumano que siempre cuenta con la certificación de este oportunismo mendaz a sueldo del Estado capitalista.

CCOO y UGT, como evidencian sus patéticas súplicas de “diálogo social”, marchan directos a la barbarie de la mano de sus civilizados patrones, mientras se empeñan en arrastrar a la clase obrera hacia el abismo. No cabe duda de que su acelerado proceso de putrefacción, que corre paralelo al devenir de su adorado modo de producción, debe representar un impulso determinante para que los comunistas volvamos a tomar la vanguardia del movimiento obrero, a través de la interrelación sistemática de nuestra teoría y práctica revolucionaria, única y demoledora arma para la destrucción total del oportunismo y, por ende, del capitalismo imperialista y su criminal clase dominante.

Los señores Toxo y Méndez, representantes sindicales de la oligarquía española, solicitan a su Gobierno y patronal, precisamente en un momento histórico en que la voladura de los derechos más elementales de los trabajadores se suceden diariamente, la “iniciación de un proceso de diálogo social y de concertación”, porque al parecer es lo más urgente que “necesita España para salir de la crisis”. Pero no contentos con arrogarse la milagrosa “solución” de la crisis de la mano de sus únicos responsables, estableciendo como marco resolutivo un cómodo despacho de la CEOE, rematan afirmando que es necesario la “creación de un nuevo marco europeo, con un nuevo calendario para el cumplimiento de los objetivos de déficit que impone Bruselas”. Como dijo Lenin, es absurdo luchar contra el imperialismo, si al mismo tiempo no se lucha contra ese cáncer oportunista que intenta maniatar y paralizar al movimiento obrero.

En síntesis, esta carta de las dirigencias de CCOO y UGT que rezuma un lenguaje tecnocrático propio del mismísimo BCE, nos dice a la “ciudadanía española” (el oportunismo, por supuesto, ni habla de clases sociales y mucho menos de relaciones de producción), que basta con solicitar y pactar amablemente con la oligarquía estas “mágicas recetas”, para que nuestra desdicha existencial toque a su fin. Eso sí, todo enmarcado siempre en el mantenimiento de las relaciones de producción capitalistas, la consagración de la propiedad privada sobre los medios de producción, la compra-venta de la fuerza de trabajo y la integración en las organizaciones imperialistas supranacionales (UE).

Estas son las claves del acuerdo que las traicioneras cúpulas de CCOO y UGT consideran que necesita el estado español – siguiendo a rajatabla la consigna expresada por el Jefe del Estado puesto a dedo por Franco en su discurso navideño de la necesidad de ‘grandes pactos’ que siempre salvaguardan los intereses de la burguesía y condenan a las masas trabajadoras a la miseria:

Una “inversión productiva” de los monopolios en la base económica del régimen y un “cambio de modelo productivo”. En pleno dominio del capital financiero y en plena etapa imperialista, solicitan inversión en capital productivo “no rentable”, que obviamente iría en detrimento de la orgía de ganancias del capital financiero.

 

  • Más tiempo” a la UE, pues consideran muy necesario que para pagar un déficit, que el proletariado no ha generado (en más de un 80% deriva de grandes empresas y la banca), se “marque un nuevo calendario” para “estabilizar”, precisamente, a los mayores expoliadores del Reino; la usurera banca privada.

 

  • Mantener lo que ellos llaman el “Estado del bienestar”. Como si ese “Estado” hubiera caído de una mesa negociadora y bastara con desearlo y pactarlo para que éste se mantuviera solo. Para ellos, la contradicción capital-trabajo no existe, mucho menos la aterradora lucha de clases. Al fin y al cabo; ¿qué importa el objetivo? ¡el movimiento ( la negociación) lo es todo! nos diría el padre del oportunismo revisionista Bernstein, padre espiritual de CCOO y UGT.

 

  • La retirada de la Contrarreforma Laboral, pero para implementar el infame II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, ya firmado por ellos en enero de 2012. Es decir, parar un torpedo a la línea de flotación de la clase obrera por estribor, para implementar otro a babor, este ya “consensuado”. Cambiar todo para no cambiar nada; otra premisa fundamental del oportunismo.

 

  • Un “sistema fiscal justo” para una “equitativa redistribución de la riqueza”. Pedir tal cosa a la oligarquía financiera dominante – cuyas señas de identidad son el parasitismo y el robo – bordea la ciencia ficción, sino supiéramos que se están riendo de nosotros.

 

  • La “recuperación de los mecanismos democráticos”, que resumen de una forma muy peculiar; bastaría con “recuperar el diálogo social”. Es decir, que si las traidoras cúpulas de UGT y CCOO “negocian” con sus amos burgueses, sometiendo colectivamente al conjunto del proletariado y clases populares a voluntad de los explotadores, estaríamos ante un “Estado democrático”. De ahí los más de 30 años de “democracia”, actualización del modelo JONS de la “democracia” franquista.

 

Estos incorregibles oportunistas no sólo le dicen a la clase trabajadora que ellos, formando coro junto a Rajoy, Rosell y Botín, y bajo la muy europea y estridente melodía del capital monopolista (IBEX-35), nos “sacarán” de este barrizal de explotación, miseria y hambre, sino que además, todo ello se hará bajo el gansterismo imperialista de la CE, el BCE y el FMI (UE), que actuarán como hasta ahora, como disciplinados directores de orquesta. Esta es su “salida social de la crisis”. Un recital que seguiría generando abundantes beneficios a la oligarquía y consolidando una verdadera tragedia para las masas laboriosas. El oportunismo sabe perfectamente que este modo de producción (que no “modelo productivo”), ya nada puede ofrecer a la clase trabajadora, de ahí que se desviva por pedir a sus amos un “diálogo” que eternice el engaño y la desmovilización de un movimiento obrero que anda a la deriva, en parte a causa del accionar -larvado durante décadas- de estos traidores al servicio del capital monopolista.

Ante la metástasis imperialista que se extiende sin pausa por la base y superestructura del régimen, el oportunismo insiste en ofrecer tiritas y morfina, esta vez en forma de carta preñada de frases vacuas que sólo pretende suavizar la brutalidad de una realidad que se le impone al proletariado a golpe de EREs, ampliación del tiempo de trabajo, reducciones salariales, temporalidad, salarios de miseria, paro, desahucios, suicidios etc. El oportunismo, que ya certificó estas medidas brutales en el perverso II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (legalización de la esclavitud asalariada), en su desesperada carrera hacia el abismo, quiere seguir haciendo ver a los trabajadores que con sus “aportes negociadores”, algún día indeterminado se podrá volver a aquél fraudulento “capitalismo de rostro humano” dónde tan cómodos se encontraban ellos, mientras el pueblo trabajador cavaba su tumba en el cenagal del capital financiero.

Saben bien que en el actual contexto imperialista, la oligarquía europea no puede ya dar marcha atrás, y que la lucha de clases se agudizará irremediablemente. Es por eso que lo único que piden a la criminal Troika es “un nuevo calendario”, tiempo para seguir manteniendo un statu quo insostenible, tiempo para seguir arañando días a su vil existencia. Ante el panorama atroz que ofrece este podrido Reino del capital, éstos oportunistas siguen proclamando su fe inquebrantable a un modo de producción que consideran eterno e inmutable. Es el sucio papel que la burguesía les encomendó, a cambio de recibir suculentas inyecciones de capital para asegurar su existencia como caballo de Troya de la oligarquía en el movimiento obrero. Cuando la oligarquía financiera domina sin impedimentos los ámbitos económico, político e ideológico, cuando el movimiento obrero y las clases populares se arrastran golpeadas y humilladas ante la orfandad de una organización que una sus luchas y eleve su conciencia de clase, no sorprende que el oportunismo dominante entre las cúpulas sindicales insista enfermizamente en pactar con los gestores de la dictadura burguesa. ¡Son precisamente CCOO y UGT los que más han colaborado para que tal situación haya podido establecerse a lo largo y ancho del Estado español, por eso piden ansiosos y desesperados su mordida! Más aún cuando detectan cómo el desprecio del pueblo trabajador hacia su proceder se intensifica año tras año.

Decía Lenin, en “Nuestro programa”, que;

“Y ahora preguntamos: ¿qué aportaron de nuevo a esta teoría aquellos bulliciosos “renovadores”, que tanto ruido han levantado en nuestros días, agrupándose en torno al socialista alemán Bernstein? Absolutamente nada: no impulsaron ni un paso la ciencia que nos legaron, con la indicación de desarrollarla, Marx y Engels; no enseñaron al proletariado ningún nuevo método de lucha; no hicieron más que replegarse, recogiendo fragmentos de teorías atrasadas y predicando al proletariado, en lugar de la doctrina de la lucha, la de las concesiones a los enemigos más encarnizados del proletariado, a los gobiernos y partidos burgueses, que no se cansan de inventar nuevos métodos de persecución contra los socialistas. (…)”

Como suele ocurrir con Lenin, no parecen palabras escritas en 1899, sino en pleno 2012. Hoy contemplamos con claridad meridiana cómo oligarcas y oportunistas sólo conforman dos caras de la misma moneda; la del imperialismo dominante. Si los primeros pretenden enviar al proletariado y clases populares al siglo XIX, sin anestesia y por la vía de los hechos consumados (como estamos viendo día a día), los segundos sólo aciertan a solicitar “negociación, pacto y algo de tiempo” para que tal majestuosa entrada en ese mismo siglo XIX, no sea tan “dolorosa”. No se oponen a los “recortes”, sólo piden una aplicación “diferente”, no se oponen a la “austeridad” sino que piden combinarla con el “crecimiento”, no se oponen a las políticas criminales de la UE, sólo le piden más tiempo para aplicarlas. Son enemigos declarados del proletariado y las masas laboriosas, y así hay que tratarlos.

Las contradicciones irresolubles del sistema capitalista, así como la nueva configuración de los bloques imperialistas existentes, en franca colisión con las potencias imperialistas emergentes, coadyuvan a que el imperialismo clásico arremeta con dureza contra el conjunto de trabajadores de los países occidentales. No hay ni puede haber vuelta atrás, no hay ni puede haber conciliación o pacto con los enemigos del pueblo, cuando la realidad que vivimos es la de una brutal guerra de clases desencadenada en las usinas de la oligarquía europea, ansiosa por retrasar su salida del gran teatro de la historia a base de legalizar la esclavitud asalariada e incrementar sus guerras de rapiña.

Es una necesidad histórica impostergable que el movimiento obrero se muestre capaz de organizarse y fundirse bajo un mismo programa de acción, capaz de poner los primeros ladrillos de la construcción de un poder popular independiente y antagónico al que nos domina y explota, capaz de desatar un amplio y masivo movimiento socio-político desde la base económica de este sistema caduco. En definitiva, el movimiento obrero debe caminar y caminará hacia las gloriosas banderas de la unidad y la solidaridad de clase. Pero para todo ello, se hace imprescindible purgar sin piedad a los elementos oportunistas infiltrados por la clase dominante. Sólo así podremos levantar y consolidar el Frente Único del Pueblo en todos los territorios del Estado, como férrea organización opuesta radicalmente a este régimen criminal, poniendo los cimientos de un nuevo poder democrático proletario. Organización y lucha, o espera pasiva a que la barbarie capitalista cotidiana que ya recorre nuestros centros de trabajo y barrios se intensifique día a día.

La clase obrera debe tomar conciencia de que el único camino hacia su emancipación discurre por un proceso revolucionario que halle su meta en el establecimiento de la dictadura del proletariado, en la instauración del único régimen decoroso para el conjunto de la humanidad: el socialismo. Sólo entonces podremos hablar del inicio de la civilización humana.

Y para que tal objetivo pueda ser llevado a cabo es indispensable que el Partido propague su política de masas, sin prisas pero sin pausas. Sólo un poderoso Ejército proletario, organizado y consciente de sus tareas históricas impostergables, dirigido audazmente por su vanguardia proletaria, podrá derribar el aberrante estado actual de cosas.

El oportunismo, en sus diferentes esferas, debe formar parte del pasado. La carta a los reyes magos de las dirigencias de CCOO y UGT sólo pone de manifiesto que estos secuaces de la oligarquía tienen la misma fecha de caducidad que el senil modo de producción capitalista que defienden.

¡SIN TREGUA AL OPORTUNISMO!

 

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

 

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

 

 

Comisión de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

 




Nuevo ataque del estado español a la libertad de expresión

El pasado día 21 de diciembre, en un nuevo ataque a la libertad de expresión en nuestro país, Hispasat ordenó a la compañía Overon la detención de las transmisiones de las cadenas de televisión iraníes Hispan TV y Press TV.

La decisión tomada contra las emisoras iraníes desde las más altas instancias gubernamentales forma parte de una continuada labor de persecución y cierres en Europa contra los medios de comunicación que no están sujetos a las multinacionales mediáticas, a la vez que constituye un grave precedente que pone de manifiesto entre otros aspectos:

 

a) La falta de libertad de expresión y opinión en los países capitalistas. Lo cual supone un hecho relevante, dado que dichos países se proclaman como adalides de la libertad de prensa y opinión, mientras persiguen a periodistas, condenan a reporteros o cierran emisoras como HispanTV y PressTV.

b) La sumisión del Estado español frente a las presiones orquestadas desde EEUU e Israel contra estos dos medios cerrados, que dejan en evidencia la carencia de soberanía de nuestro país y el papel de injerencia del imperialismo en los asuntos nacionales.

c) El acoso, castigo y presión al que está siendo sometida la República de Irán por parte del imperialismo norteamericano y europeo, que pretenden aislar al pueblo iraní del mundo para preparar una posterior intervención militar.

d) La falta de respeto del gobierno español hacia el derecho de los ciudadanos a disponer de información veraz.

La decisión de cerrar estos medios de información deja en evidencia la falsedad de libertades en los países capitalistas, la falta de soberanía del Estado español, las siniestras tramas del imperialismo para agredir a otros pueblos y la falta de respeto del gobierno español hacia su propio pueblo, aspectos que son consustanciales al sistema capitalista.

Es un deber de la clase trabajadora dar los pasos para la organización de nuestro pueblo, para vertebrar y organizar a los trabajadores en sus centros de trabajo, a los estudiantes en las universidades y escuelas, en cada esquina, en cada barrio. Para dar sepultura a un sistema que no permite la pervivencia digna de nuestro pueblo y lo condena a un futuro de esclavitud y miseria.

¡ LA LIBERTAD DEL PUEBLO ES EL SOCIALISMO !

¡ ABAJO EL CAPITALISMO !

¡ POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA !

Comisión de Relaciones Internacionales del CC del PCOE




La democracia burguesa: represión para los comunistas y para la clase obrera e impunidad para los fascistas

La dictadura de la burguesía se manifiesta, fundamentalmente, de dos maneras posibles: bajo la fórmula democrático-burguesa – ya sea con un estado con máscara de República democrático-burguesa o con máscara de monarquía parlamentaria – ó bajo una dictadura criminal fascista. Fascismo y democracia burguesa son dos caras de una misma moneda: La dictadura de la burguesía, o lo que es lo mismo, el dominio político de la clase burguesa, de los capitalistas, sistema de represión política contra la mayoría del Pueblo, la clase obrera, en la sociedad capitalista.

 

Al igual que un río desemboca en el mar, la historia nos demuestra que la democracia burguesa desemboca en la reacción y el fascismo. Ello, cada día es más evidente no sólo en el estado español, sino en todos los estados capitalistas del mundo, donde se acrecenta la represión y la explotación sobre las masas proletarias, y consecuentemente sus vanguardias comunistas, a la par que se incrementa la máxima impunidad de los burgueses para expoliar, explotar y reprimir al pueblo trabajador.

En el estado español hay multitud de presos políticos – comunistas, independentistas, anticapitalistas, etcétera – encerrados en las cárceles como consecuencia de sus ideas políticas. No sólo son reprimidos por sus ideales anticapitalistas siendo privados de su libertad, siendo juzgados por Tribunales políticos, como la Audiencia Nacional,herederos de los Tribunales de Orden Público (TOP) franquistas, sino que el estado no duda en reprimir a sus familias cuando éstas acuden a visitarlos a los penales, con medidas que atentan contra la dignidad de las personas, o mediante la política de dispersión de presos. Todo ello acontece en un estado donde los siervos políticos del capital – políticos que pasan a ser directivos de los monopolios y viceversa – se desgañitan hablando de que son un estado social y democrático de derecho.

El Partido Popular es el partido heredero del Franquismo, cuyo miembro fundador se sentaba en el Consejo de Ministros que lideraba el Caudillo, formando parte de gobiernos que ejecutaba y asesinaba a obreros y a antifascistas. Ello pone sobre el tapete la raíz fascista de aquéllos que hoy dirigen el estado capitalista español. Pero si reaccionarios son éstos, no menos reaccionarios e igual de capitalistas son aquéllos que se reivindican de la “izquierda”  del sistema y que hacen pactos mal llamados ‘de progreso’. No debemos olvidar que el PSOE fue el partido de los GAL, del terrorismo de estado. IU, que igual pone en el gobierno al PP – Extremadura, por ejemplo – que al PSOE, tiene hecho un pacto de gobierno con el PSOE en la región andaluza en el que se suscribe el “Incremento de la presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para hacer frente a los robos que se producen en las explotaciones agrícolas, ganaderas y de acuicultura”, no dudando para ello en fichar a la mano derecha de Rodolfo Ares, antiguo jefe de las fuerzas represivas del gobierno vasco, como jefe de las fuerzas represivas de la Junta de Andalucía. Y si esto es lo que hace ‘la izquierda’, para nada se queda atrás el pensamiento de los sindicatos a sueldo del estado; así el sindicato CCOO defiende el uso de las pelotas de gomas y de las escopetas correspondientes para reprimir al pueblo (puede leerse la nota completa aquí ).

 Todo en este sistema, desde la ‘izquierda’ a sueldo del Capital a la derecha, todos ellos igual de reaccionarios y de antiobreros, está corrompido y es nocivo para la clase obrera, percibiéndose ello no sólo en las acciones del estado sino en las cada vez leyes más represivas y contraria a la mayoría trabajadora que realizan los políticos a sueldo de los monopolios.

Nuestro partido y nuestras juventudes, en los últimos meses, han sido víctima de la represión estatal. En junio en Jaén miembros de la FJCE fueron agredidos por una carga policial en una manifestación celebrada en la capital jienense. Posteriormente, el pasado 26 de septiembre el Secretario Político del PCOE en Illes Balears fue detenido arbitrariamente por dos Policías Nacionales mientras caminaba solo por una de las calles principales de la ciudad de Mallorca revisándole todo aquello que llevaba y sin dar motivo alguno de la retención, eso sí, desgañitándose ante sus superiores señalando que llevaba propaganda comunista. Camaradas de la FJCE y del Partido también fueron reprimidos en Alcalá de Henares en noviembre.

El último episodio de represión contra la FJCE la tenemos en el municipio jienense de Cazorla, donde la Guardia Civil denuncia a un camarada de la FJCE como responsable de una manifestación que fue aprobada en Asamblea de estudiantes. Evidentemente tanto para las fuerzas del orden, como para la dirección del centro, el castigo es personalizado en la vanguardia. Se adjunta el texto de la denuncia.

 

El último episodio de represión contra el PCOE lo tenemos el pasado viernes, 21 de diciembre, donde la Delegación del Gobierno de Andalucía deniega e ilegaliza una manifestación convocada por el Partido para el día 28 de diciembre frente a dicha Delegación del Gobierno demandando la inmediata puesta en libertad de Alfon. Véase la denegación remitida por dicha Delegación del Gobierno.

 

 

Mientras se reprime a los comunistas y al Pueblo trabajador negándosele todo tipo de derecho, el fascismo campa a sus anchas con absoluta impunidad. De hecho, los medios del Capital, y sus partidos políticos, han loado y participado en las manifestaciones organizadas en Cataluña tanto el día 6 de diciembre como el pasado día 12 de octubre, apelando a una España grande y libre, haciendo ostentación de la negación de un derecho que tienen los pueblos como es el derecho de autodeterminación. Los ‘demócratas’ desfilaron por las calles de Barcelona de la mano del fascismo, el cual como se demuestra en la carta que a continuación se adjunta sintoniza perfectamente con los ‘demócratas’ organizadores de dichas manifestaciones. Mientras el estado reprimea los comunistas y a los trabajadores, el estado español y órganos afines alientan y otorgan medios e impunidad a los fascistas para sostener este sistema criminal de explotación capitalista.

 

Desde el PCOE exigimos la puesta en libertad inmediata de Alfon y de todos los presos políticos que existen en el estado español, donde destaca que líderes de organizaciones políticas como Manuel Pérez Martínez – en precarias condiciones de salud – o Arnaldo Otegi estén en la cárcel como consecuencia de su militancia política. Objetivamente, este sistema sólo puede proporcionar al Pueblo trabajador más explotación, miseria y represión, es por ello que las clases populares no tienen más salida que superar el actual sistema económico y político para conquistar la libertad, los derechos y la democracia que sólo puede venir de la mano del socialismo y de la dictadura de la mayoría del pueblo, de los trabajadores y de los explotados y agredidos por este sistema capitalista y su estado.

¡ LIBERTAD PARA ALFON Y TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS !

¡ POR LA UNIDAD DEL PUEBLO TRABAJADOR, POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡POR EL SOCIALISMO!

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




El mercado del automóvil en Europa llega al nivel más bajo desde 1993

La crisis de superproducción capitalista es cada vez más evidente a nivel de toda Europa. Según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) las matriculaciones de coches han caído este año un 7,6% , hasta los 11 millones de coches, su nivel más bajo desde 1993.

 Mientras en Alemania ya han bajado un 3,5%, en Francia la caída ha sido de un 19,2% y en España de un 20%. La marca Renault ha sido la que más ha causado esta bajada, de un 27,7% las matriculaciones.

 

Sin pestañear, los fabricantes como Peugeot-Citröen, Renault y ahora Opel en Bochum (Alemania) han anunciado cierre de fábricas.

Por otro lado, la Unión Europea avisa de que tiene “pocos medios para responder a la crisis y cuenta con los industriales para arreglar sus problemas de sobrecapacidad”.

Lo cual quiere decir que la UE ya se ha gastado un dineral en ayudar a los industriales del automóvil a principios de la crisis. Tal es el caso del “Plan de competitividad del sector automoción” del 2009 en España por el que se le otorgó la friolera de 700 millones de euros a todos los fabricantes de automóviles habidos y por haber (General Motors, Iveco, Mercedes-Benz, Michelín, Renault, Santana Militar, Volkswagen-Seat, Ford, Peugeot, …).

Las ayudas se las lleva el viento, más bien el bolsillo de los dueños de las empresas, y ahora estos “arreglarán sus problemas” de “sobrecapacidad” echando a los trabajadores por miles.

Aún así, la clase obrera en la mayoría de los países, estando desorganizada y los centros de trabajo completamente aislados unos de otros, responderá bravamente pero de forma espontánea y fragmentada, con escaramuzas, a remolque de lo que dicten las grandes cúpulas sindicales de la Confederación Europea de Sindicatos (a la que pertenecen CCOO,UGT, y USO), completamente integrada en las instituciones capitalistas como la Organización Internacional del Trabajo y reconocida globalmente “por parte de las empresas multinacionales a nivel de sus sedes centrales, […], registrándose igualmente un importante aumento en el diálogo social 1

SU solución, por parte del Estado y la clase propietaria, es más y más competitividad entre empresarios de todos los países, que se traduce en producir más con menos trabajadores, con lo cual…¿quién va a comprar todo lo que se produce?

NUESTRA solución vendrá de la unidad de los representantes directos de los trabajadores, delegados, comités de empresa o juntas de personal, que permitirá a la clase obrera vertebrarse y tomar el control de la producción y por tanto de la economía y la política para poner la riqueza al servicio de las necesidades del pueblo.

 Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE

   17 de diciembre de 2012




Trabajadores del Servicio Andaluz de Empleo en huelga de hambre

A continuación reproducimos comunicado de las trabajadoras del Servicio andaluz de Empleo que el pasado lunes 10 de diciembre iniciaron una huelga de hambre en defensa de sus empleos y el de sus compañeros. Desde la Coordinadora de Trabajadores de Andalucía mostramos todo nuestro apoyo a todos los trabajadores del S.A.E. y en especial a aquellos afiliados de la CTA que están secundando la huelga.

“Somos un grupo de trabajadores del Servicio Andaluz de Empleo que el próximo lunes, 10 de diciembre, iniciaremos UNA HUELGA DE HAMBRE INDEFINIDA a las puertas del Parlamento de Andalucía.
Estas palabras están escritas desde el máximo respeto.  Sólo pretendemos luchar ante nuestro injusto despido y hacérselo saber a la sociedad que vive dentro y fuera de España. No pretendemos abanderar protagonismo superfluo, ni jugar con fuego,  ni frivolizar con situaciones dramáticas. Sólo queremos mostrar la situación que estamos padeciendo. A partir del uno de enero, nuestros políticos de manera consciente y determinante, han decidido que entremos en el umbral de la pobreza. Por tanto, ante la imposición de la escasez a la que nos empujan o el que nosotros lo hagamos voluntariamente,  hemos optado por LA LIBERTAD, con la cautela de que no nos sea quitada y nos echen a patadas o con cargas policiales de nuestro lugar de asentamiento. ¡Estaremos preparadas para todo!
El gobierno regional está formado por una coalición de partidos de izquierdas (Partido Socialista Obrero Español e Izquierda Unida, el antiguo Partido Comunista Español).
Somos trabajadores laborales del Servicio Andaluz de Empleo. Pertenecemos a la Administración Autonómica. Entramos en la Administración Autonómica con un  proceso selectivo de oferta genérica a través del propio Servicio para el que trabajamos y con una valoración exhaustiva y tozuda de nuestros méritos formativos y laborales. Los expedientes están a disposición de cualquiera en las Delegaciones Provinciales de Empleo. Estamos desde octubre de 2008 con unos contratos que reiteradamente han sido sentenciados en los juzgados como fraude de ley. Algunas sentencias son firmes y yendo más allá, no recurridas por la propia Junta de Andalucía.
Queremos recordar que por esta vía judicial hay un altísimo porcentaje de trabajadores dentro de la Junta de Andalucía, todos ellos personal laboral y algunos de ellos, con destacadas responsabilidades institucionales a nivel provincial y autonómica.
Nuestros contratos han sido subvencionados por un “Plan de Medidas Extraordinarias” del Gobierno Central y trasladadas a las autonomías; pero este Plan desapareció y tan sólo ha quedado la subvención a las contrataciones.
Legalmente, se nos contrata por obra o servicio para “atender demandantes de empleo”. Y a la vez, se nos expulsa porque la obra o servicio ha terminado. Es decir, que negando la mayor, nos dicen que la tarea fundamental de una Oficina de Empleo, que es atender demandantes, ha desaparecido y que por eso nos tenemos que ir. Invito a volver los ojos a las cifras de paro: más de seis millones en España, llevándose Andalucía, nuestra Comunidad Autónoma, el mayor porcentajes de ellos.
Otras Comunidades Autónomas, si apuestan por sufragar los gastos de los contratos, pero esta nuestra, no. Sin embargo, mantienen cerca de 1500 puestos de trabajo de personas afines al partido en el gobierno y familiares directos de los mismos, que han entrado a dedo y han sido impuestos a golpe de Decreto. Para ellos, si reservan en los presupuestos un buen puñado de millones de euros.
Si alguien está interesado en conocer con profundidad nuestra injusta situación; si alguien guarda aún un ápice de romanticismo sobre la lucha por la justicia social, la igualdad de trato y oportunidades o simplemente, por la defensa de la verdad desenmascarando los vaivenes de la clase política, contacten con nosotros.”



UE premio Nobel de la Paz: el lobo con piel de cordero

No hay día que no nos taladren los oídos los grandes medios de manipulación con lo agradecidos que hemos de estar los pueblos de Europa a los «padres» de laUnión Europea, y con el «nunca más».

En momentos en los que gran parte de la población europea cuestiona la legitimidad de sus parlamentos y Estados capitalistas, estas instituciones al servicio del gran capital europeo necesitan más que nunca balones de oxígeno.

Así justifica el jurado noruego del Premio Nobel su decisión:

 

La Unión y sus precursores han contribuido durante seis décadas al avance de la paz y la reconciliación, democracia y derechos humanos en Europa”1

El diario El Pais por su parte considera quela paz es consustancial a la UE, cuya diplomacia busca siempre […] el mejor modo de resolver conflictos“.

No se puede ser más cínico: el mismo origen de la Unión Europea fue impulsado por los Estados Unidos, que necesitaba una Europa unificada y bajo la tutela de Alemania, que tenía las estructuras capitalistas más concentradas, más modernas, las menos destruidas (un 80% del potencial industrial estaba intacto en 1945) y las más ligadas a los Estados Unidos, que habían invertido allí miles de millones de dólares entre las dos guerras mundiales.

Con el plan Marshall EEUU condicionó la política de los países europeos a la vez que desarrollaba la infraestructura necesaria para la llegada de las exportaciones y capitales americanos:

El papel de este país (EEUU) debería consistir en aportar una ayuda amistosa al establecimiento de un programa europeo, y apoyar enseguida a poner en marcha ese programa en la medida que sea posible. Ese programa debería ser general y establecido en común por un gran número de naciones europeas, sino todas”2

En una reunión de la OTAN (fundada un año antes) el 10 de mayo de 1950 figuraba en el orden del día el rearme de la República Federal de Alemania. EEUU necesitaba un pequeño soldado en Europa para contener la influencia de la Unión Soviética, como sugería Truman en su discurso del 12 de marco de 1947 al congreso americano:

«En el momento actual de la historia mundial, casi todas las naciones se encuentran ante la elección de dos modos de vida. Y muchas veces, esa elección no es libre. […] Creo que los Estados Unidos deben practicar una política de ayuda a los pueblos libres que resisten actualmente a las maniobras de ciertas minorías armadas o a la presión exterior”. Evidentemente esos “modos de vida” a los que se refería Truman son el capitalismo y el socialismo. El mundo sigue sufriendo en sus carnes la elección del primero, el de las “instituciones libres, gobiernos representativos, elecciones libres, garantías a la libertad individual”3.

Los ejércitos europeos y sus aliados han demostrado estar a la altura de esa “política de ayuda a los pueblos libres” en numerosas ocasiones: genocidio colonial francés en Argelia, guerra de los 80 en Afganistán (apoyando a los talibanes), las dos guerras del golfo, guerra de los Balcanes (con la que el capital alemán abrió un nuevo mercado y una vía de acceso al mediterráneo), conflictos permanentes en la República Democrática del Congo, Sudán, Costa de Marfil, apoyo a dictaduras de América Latina, Afganistán de nuevo, Libia, y ahora le toca a Siria.

Esta Unión Europea representa la concentración y la integración financiera, económica, política, y militar del capital europeo, dirigida principalmente por Alemania que posee la tecnología más avanzada para producir nuevas mercancías. Alemania y Europa necesitan nuevos mercados, materias primas como petróleo, gas, minerales,… pero al mismo tiempo la eterna competitivdad entre unos capitalistas y otros conlleva la reducción del coste de trabajo, es decir, la congelación de salarios, la “flexibilidad laboral”,… todo aquello que empobrece a la población que supuestamente debe comprar toda esa abundancia de nuevos productos que se fabrican con el famoso I+D al que contribuyen las sustanciosas ayudas de la Unión Eurpea4.

Esa lucha por mercados y minerales entre los imperios americano, europeo, japonés, chino, o ruso, no lleva otro camino que el de las guerras de rapiña y la miseria de las clases trabajadas de todo el mundo.

La Unión Europea tampoco esconde su condición bélica y criminal, muy al contrario, apoya los eventos de “seguridad interior” como el que se celebró en Israel días antes de que ese país bombardeara de nuevo al pueblo palestino5. En dichos eventos las empresas israelíes líderes en armamento exponen su arsenal. Lo paradójico es que ese armamento que se utiliza en defensa de los “pueblos libres” muchas veces destruyen infraestructuras que han sido subvencionadas por la UE. En 2001 Israel destruyó el aeropuerto de Gaza que había sido construido con 9,5 millones de euros de ayudas de la UE.

 Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE

13 de diciembre de 2012

2 Discurso de George Marshall (Harvard, 5 de junio de 1947)

3 Discurso del presidente Truman ante el congreso americano (12 de marzo de 1947)




IU a la deriva burguesa

El pasado 4 de diciembre la dirección andaluza de IU presentó en un acto partidario el “Manifiesto” que bajo el título: “Un nuevo tiempo político para una Andalucia autónoma, próspera y solidaria” pretende dar el impulso supremo sobre la base de un pacto social, para sacar a la región de la crisis. Las intervenciones de los líderes de la coalición, aunque sonoras, fueron a la postre la confirmación de su alta traición al pueblo andaluz, atada al reaccionarismo más ultra.

 

La situación del país no está para juegos de salón, la crisis coloca a cada cual en sitio. IU ya no puede ofrecer una visión distinta de lo que realmente es y persigue y se ha lanzado contra los trabajadores, al lado de sus enemigos. El rechazo de los trabajadores y del pueblo en general a la crisis está dando una gran lección a todos. El estado español hierve en luchas, grandes luchas que abarcan a todos los sectores de la sociedad, contra toda la política económica del gobierno capitalista. Son luchas enormes, pero aisladas, corporativas en algunos casos y exclusivamente económicas. Pelean por la no privatización de la sanidad y de la educación, contra las bajadas de los salarios, contra la negación de los patronos a firmar convenios aún obteniendo beneficios. Combaten contra los desahucios, contra la precariedad del campo con manifestaciones, plantes, huelgas de todo tipo: de hambre, de celo, indefinida…

Los trabajadores están pidiendo a voces a las direcciones de los sindicatos grandes y pequeños, a los partidos políticos de la izquierda anticapitalista, que unan esas luchas contra el enemigo común: el capital monopolista; contra los empresarios, contra el gobierno actual, porque a gran velocidad, los patronos se van lucrando económica, política y represivamente a costa de una clase obrera, de un pueblo, que está dejando su sangre en los combates, sin obtener ningún triunfo, pero que se ponen a disposición de quienes están obligados a conducirlos para que la lucha sea firme y unida con un fín concreto: acabar para siempre con las injusticias.

En definitiva, la situación actual del país requiere que para salir de la crisis a favor de los trabajadores, se forje la unidad y pasar de la confrontación netamente económica -en la que el gobierno y la patronal, es decir el capital, se encuentra a gusto-, a la confrontación política, a la lucha por el cambio de la sociedad.

Sin embargo, en medio de esta orgía burguesa, IU opta por ponerse al lado de los explotadores. Nuevamente la emprende ideológica y políticamente contra los trabajadores. Por un lado señalando como culpable de la crisis al neoliberalismo, pero no al capitalismo, con el fin de justificar su petición de un pacto al empresario andaluz, cual indigente mendiga un trozo de pan al rico. Y por el otro, colocando al pueblo a merced de la ruindad de los empresarios, mientras estos llevan a cabo despidos de trabajadores rebeldes, de padres de familia; tambien poniendo a la clase obrera a disposición de los sindicatos traidores, naturalmente, CCOO y UGT y bajo el dominio de un gobierno autonómico, que en vez de plantarse frente al gobierno estatal, se destaca por emprenderla contra todo aquel que vive de un salario.

Se trata pues de un pacto con la patronal “andaluza”, los sindicatos mayoritarios y el gobierno autonómico. ¿Acaso la patronal andaluza, por ejemplo AYESA, ABENGOA… son distintas a la del resto del Estado? ¿Es que son independientes de la política que señala la CEOE? ¿No demuestran con sus inversiones en el extranjero, que son imperialistas? ¿Por qué no le preguntan a sus trabajadores andaluces? ¿No es el presidente del gobierno andaluz Sr. Griñan, quién dijo en su primera investidura, que habia que darle dinero público a las empresas en estos momentos de crisis, puesto que ellas son las que más dan para el bien público en todo momento? ¿Y CCOO y UGT, no han traicionado a los trabajadores en un sin fin de ocasiones, jubilación a los 67 años, aplicación de EREs a sus empleados, pactos de reformas laborales hurtándole derechos a los trabajadores, etc.? Pero la cabra tira al monte, y a IU no le queda más remedio que refugiarse entre los de su calaña.

La responsabilidad de los dirigentes de IU hunde en la mezquindad a gran parte de su militancia que por ignorancia o falta de conciencia, se conducen como fanáticos, defendiendo ciegamente las políticas reaccionarias de sus líderes.

 

El COMITÉ REGIONAL DE ANDALUCIA DEL PCOE, denuncia la nueva agresión en curso de los reformistas, a los intereses de la clase obrera andaluza y al pueblo en general, y llama a su millitancia a pronunciarse con todas sus energias contra la nueva traición, a la par que doblen sus esfuerzos por conseguir la unidad de los trabajadores y de las clases populares en un FRENTE UNICO DE TODO EL PUEBLO, bajo las consignas:

 

CONTRA EL CAPITALISMO,

 

 

 

CONTRA LOS TRAIDORES,

 

 

 

CONTRA LA CRISIS,

 

 

 

 

 

 

 

SOLO CABE EL SOCIALISMO

 

 

 

COMITÉ REGIONAL DE ANDALUCIA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPÀÑOL




El desempleo explota en Francia

Hemos elegido el titular del diario Le Monde de hoy en su edición en papel, para demostrar que los comunistas no exageramos la realidad. La mostramos como tal, con cifras precisas, para describir la fase de la historia en la que nos encontramos: el capitalismo en su fase más avanzada y corrompida; la de los monopolios, la del imperialismo.

 

 

Según los datos oficiales, 3.103.000 son los franceses inscritos en las Pòle d’emploi (oficinas de empleo), una cifra que no se alcanzaba desde 1996. Pero es suficiente con trabajar una hora o un día en todo el mes para no entrar en esa estadística. Así, si sumamos el desempleo con los trabajos de corta duración el desempleo real llega a los 4,58 millones de parados.

 

El proceso de cierre de empresas y despidos colectivos continua. AcelorMittal ha parado dos altos hornos en Francia (5 en Europa), y el Estado se está planteando nacionalizar uno de ellos ante la ausencia de comprador. PSA-Peugeot-Citroen eliminará 8000 empleos mientras su dueño dice que el patriotismo de su empresa la ha llevado a la falta de competitividad[1]. La guerra por el mercado entre las operadoras de telecomunicaciones (SFR, Free, Bouygues Telecom, Phone House) augura la pérdida de miles de puestos de trabajo en los próximos meses.

 

Y eso después de 120.000 contratos subvencionados que promovió el gobierno francés a la llegada estelar de Hollande, con el objetivo de limitar el impacto de la subida vertiginosa del desempleo.

 

Las recetas para acabar con la crisis, propuestas por la patronal francesa y asumidas por el Estado francés, es ser más competitivos. ¿Cómo? Bajando el “coste de trabajo”, es decir, los salarios. E invirtiendo en tecnología, con ayudas del Estado, lo cual permitirá producir más con menos mano de obra[2].

 

Estas recetas no vienen impuestas por el Estado de un país o de otro, son las directrices marcadas por los monopolios internacionales a sus títeres políticos de los países imperialistas. Esas directrices vienen determinadas por la competencia feroz entre unos monopolios y otros, sean del país que sean. Es la esencia del sistema capitalista, la propiedad privada de los medios de producción, la que impone esa eterna competitividad por conquistar mercados entre unos propietarios y otros. Es el interés privado y egoísta de esos propietarios y la lucha entre ellos lo que determina el rumbo del mundo entero. Apelando al patriotismo más barato nos obligan competircon nuestras condiciones de vida entre los trabajadores del mundo entero.

 

Cuando los monopolios no pueden repartirse el mundo “pacíficamente”, recurren a las guerras imperialistas de rapiña. Bien apropiándose de recursos (minerales, petróleo, gas), o bien de vías de transporte de esos recursos (a través de gaseoductos, oleoductos, buques petroleros). El ejemplo del primer caso lo encontramos en Libia, y el ejemplo de lo segundo en Siria.

 

Siria tiene un gran pedazo de Mar Mediterráneo, lo cual facilitaría la salida por tierra de gas proveniente de oriente, ante el riesgo de que Irán bloquee el estrecho de Ormuz en caso de un conflicto en la zona. Siria e Irán, son así mismo, los últimos obstáculos que encuentra el imperialismo americano y europeo, cuyos intereses representa el Estado de Israel en la región, para controlarel Próximo y Medio Oriente, disputados también por los aspirantes a imperios Rusia y China.

 

Todo lo cual nos muestra el panorama que nos ofrece este régimen criminal: las clases obreras de los países imperialistas, donde se genera más bienes materiales que nunca, a pesar de ser los autores materiales de tal riqueza, además de competir entre nosotros en peores condiciones de vida, no decidimos si se fabrican armas o aviones de guerra que servirán para imponer los intereses de nuestros explotadores a otros pueblos hermanos.

 

La paz y la prosperidad, sólo puede llegar echando del poder político y económico a la clase propietaria de los monopolios internacionales, y para eso, no queda otra que tomarlo nosotros, la clase obrera hermanada de los países imperialistas, que día a día tiene en sus manos los hilos del mundo: en las fábricas y las empresas. Es hora de dejar a un lado ilusiones falsas de posibles soluciones venidas de arriba.

 


 

[1]http://www.liberation.fr/economie/2012/07/17/le-patriotisme-economique-de-psa-a-l-origine-de-ses-difficultes-selon-varin_833819

[2]“la productividad por hora francesa no aumenta al ritmo deseado”,Lois Gallois expatrón de EADS

 

 

 

Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE

 

29 de noviembre de 2012

 

 

 




Breves apuntes sobre la lucha economicista y espontánea

Parece ser que, en cierta parte del espectro que se define “revolucionario”, se ha vuelto a poner de moda la denominada lucha economicista, la lucha espontánea, la negación del carácter dirigente del Partido, la negación de la toma del poder político como necesidad y muchas otras negaciones que tratan de convencer a los obreros de que hay una salida “por la izquierda” dentro del capitalismo y alternativas semejantes. 

Son actitudes que gozan de un considerable espacio mediático en la prensa de las grandes corporaciones,espacio del que paradójicamente no han gozado nunca otras opciones que practicaban idéntica lucha economicista y espontánea desde mucho tiempo antes.No está de más añadir que los comunistas cuestionamos el papel de dichas luchas economicistas y espontáneas y pasaremos a explicar el porqué.

Hay que señalar que el desarrollo del movimiento obrero no debe circunscribirse a la lucha por las pequeñas reivindicaciones económicas únicamente; el objetivo que tiene que tener claro el movimiento obrero no son estas reivindicaciones en sí, sino que son un medio para alcanzar el objetivo. El transcurso mismo de la lucha nos enseña que la victoria completa sólo puede ser alcanzada cuando toda la clase obrera se lance contra su enemigo;como una fuerza unida, poderosa y organizada. Y es esta misma lucha la que muestra a los obreros que además de tener a su enemigo directo en los centros de producción -el capitalista- tienen otro si todavía más nocivo: la fuerza organizada de toda la clase burguesa -es decir, el Estado capitalista- con su ejército, sus tribunales, su policía, sus cárceles, etc. Hasta en la más democrática de las repúblicas burguesas el menor intento de los obreros de mejorar su situación choca con el poder burgués, incluso allí dónde como decimos existen unos teóricos y formales derechos que no pasan de eso: de ser formales y no reales para la clase obrera y sí para la clase de los explotadores, se entiende.

En la época actual existen obreros que empiezan a despertar al calor de las luchas espontáneas, cuya conciencia de clase sigue siendo baja y no advierten todo cuanto ocurre en el mundo que se abre ante sus ojos al despojarse de las tinieblas en los que los sumía la ideología burguesa. No tienen grandes exigencias y sus reivindicaciones no son elevadas.Todavía no pasan de reivindicar mejoras en el salario, en las condiciones laborales, en la lucha contra los despidos, etc.Todavía no se plantean cambiar el régimen existente, no se plantean que es preciso abolir la propiedad privada de los medios de producción, no se plantean que es necesario organizar la sociedad socialista,etc.

Algunos elementos, obsesionados por la lucha económica, por la lucha por una mejora parcial de la situación de los obreros, están dispuestos a seguir en esa línea y a seguir sin plantearse el objetivo del socialismo y de la dictadura del proletariado. Sobre ellos puede decirse que hacen suya aquella frase de los bernsteinianos “el movimiento lo es todo,el objetivo final nada”. No les interesa en absoluto para qué lucha la clase obrera; para ellos lo esencial es la lucha en sí. En lugar de dirigir el movimiento espontáneo, de inculcar a las masas los ideales comunistas y orientarlas hacia nuestro objetivo final (el socialismo) se convierten en un instrumento ciego del propio movimiento, limitándose a exponer las necesidades y exigencias de que tienen conciencia las masas en ese momento. Estos individuos se muestran incapaces de explicar a las masas el objetivo final -el socialismo y la dictadura del proletariado- y lo más lamentable es que consideran estos términos como algo inútil o incluso perjudicial. Para ellos los obreros son como niños pequeños a los que temen asustar con este tipo de ideas. Es más muchos de ellos mantienen incluso que para llegar al socialismo no hace falta ninguna lucha revolucionaria. Para ellos la única lucha “revolucionaria” son las huelgas, los sindicatos “alternativos”, las pequeñas cooperativas de consumo y producción, la banca ética, etc. Ellos rechazan la doctrina de que mientras el poder político no pase a manos de la clase obrera (dictadura del proletariado) es imposible el cambio de régimen, es imposible la emancipación completa de la clase obera.

Sus alternativas caben muy bien dentro del régimen vigente y no es necesario más que un capitalismo de rostro humano, una democracia “participativa”(sin definir el carácter de clase de toda democracia), un Estado que está por encima de las clases, el cual en su opinión debe actuar de intercesor en los conflictos de clase… Declaran además que las libertades dentro de la democracia burguesa no son incompatibles con el capitalismo, razón por la cual para ellos sobra la lucha política por el socialismo pues para alcanzar estas metas es suficiente únicamente la lucha económica. Les basta con que las huelgas, las manifestaciones y las acciones espontáneas se produzcan con más frecuencia, sin elevarlas a luchas políticas. En definitiva, no superan el espontaneismo ni se plantean que el único objetivo donde la clase obrera realmente se emancipará es el socialismo. Así que nos tratan de convencer de que el socialismo está caduco y que hay que centrarse en las luchas económicas. Se centran únicamente en el trabajo en esta u otra localidad, en este u otro sector, sin plantearse que el único camino es la unidad de todas esas luchas, de todos los sectores, elevados a luchas políticas que superen los estrechos márgenes del economicismo. Huelgas y más huelgas, marchas y más marchas, denuncias de la represión y colectas para pagar dicha represión: he ahí el alfa y el omega de su actividad.

Seguramente muchos lectores piensen que esos adoradores del movimiento espontáneo prestan al menos una gran ayuda al movimiento y a la lucha de clases. Pero esto también es un error. La historia nos demuestra que este tipo de movimientos, que no son nuevos precisamente, tras un brillante comienzo y un crecimiento exponencial se tornan más tarde en un caminar a ciegas, probando esto y lo otro bajo la fórmula ensayo-error hasta que por último el movimiento se detiene. Esto no es de extrañar. Toda lucha espontánea y economicista choca inevitablemente contra la muralla del poder burgués, del Estado burgués, esa maquinaria que ellos no se plantean tomar y extinguir. Las huelgas, las marchas y las acciones que se suceden impulsadas por los economicistas mueren asfixiadas ante la cruda realidad, que es que mientras la burguesía ostente el poder político puede decir no a todo y no conceder siquiera migajas. Lo estamos viendo a día de hoy con la liquidación del mal llamado “Estado del Bienestar”.

Y ante este fracaso previsible y demostrado múltiples veces en 150 años de historia del movimiento obrero se produce la frustración, la desesperanza,el desencanto, la impotencia. Es decir, lo que viene ocurriendo en este país desde hace décadas con todos estos movimientos que buscan la cuadratura del círculo, la eterna alternativa al socialismo y a la dictadura del proletariado.Y siguen sin hallarla, y siquen las frustraciones tras el siguiente fracaso de la nueva “teoría revolucionaria” que enterrará al socialismo: desde Cohn Bendit a los Foros Sociales pasando por nuevas y mesiánicas figuras mediáticas. Fracaso tras fracaso.

La alternativa revolucionaria a estas formas de actuar es impulsar a los obreros a la lucha política directa. Plantear cualquier huelga, por poco importante que parezca, como una muestra de la falta del poder político para la clase obrera. Plantear la huelga como un choque directo contra el poder burgués. Superar la insuficiencia de la lucha económica y tener muy claro en todo momento que el objetivo es la toma del poder político. Y decírselo así a la clase obrera. Porque cualquier otra cosa es engañarle.

Cada intento de elevar la lucha económica a lucha política impulsa a los obreros a un género de manifestaciones en las que el matiz económico pasa a ser secundario. Por medio de la propaganda y la agitación estas luchas se elevan trascendiendo de lo meramente sindical al terreno de lo político. Es decir, se producen manifestaciones políticas.

Como conclusión, mientras no superemos las luchas espontáneas y economicistas y las elevemos al plano de lo político, con un objetivo muy claro que es el socialismo y la dictadura del proletariado, los trabajadores seguirán cosechando derrota tras derrota. Por mucho que esas luchas espontáneas y economicistas parezcan a día de hoy la panacea a todos los males. No lo son, únicamente ayudan a que la enfermedad se mantenga. La única medicina se llama socialismo y su principio activo es la dictadura del proletariado.

COMITÉ PROVINCIAL DE SEVILLA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

http://pcoesevilla.blogspot.com.es/2012/12/sobre-el-economicismo.html