1

Airbus en Puerto Real muestra la putrefacción del sistema

El pasado día 7 de abril el presidente del Gobierno andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, asumía el cierre de la factoría de Puerto Real de Airbus, expresando que lo que le ha demandado el gobierno autonómico que él preside al monopolio aeronáutico es que “los cierres sean dialogados con el comité de empresa para que tengan el menor impacto posible”.

El presidente del comité intercentros de AIRBUS trasladó a la dirección de AIRBUS España en febrero, con respecto de la situación de Puerto Real que “los trabajadores no somos los causantes de la cancelación del A380 y la excesiva dependencia de las plantas españolas de este programa. Además le hemos manifestado que sin cargas de trabajo acompañadas de inversiones tecnológicas, es imposible ser competitivo” contraponiendo que “No es justo tomar decisiones por parte de la compañía dado que en Francia han empezado a reindustrializar las plantas cuando en España aún no hay inversiones; y dado que el porcentaje de ajuste en Airbus Operaciones en España es desproporcionado respecto a Francia y Alemania”. Pero el presidente del Comité intercentros también señaló que “Ahora hay que intentar que las decisiones sean lo menos dolorosas y traumáticas posibles para que cuando nos recuperemos estemos trabajando el máximo posible de gente”. Ante esto nos preguntamos, si “los trabajadores no somos los causantes de la cancelación del A380 y la excesiva dependencia de las plantas españolas de este programa” ¿por qué esas decisiones, que el presidente del comité intercentros deja entrever como despidos, deben recaer contra los trabajadores?

El presidente del Comité intercentros de AIRBUS deja patente dos aspectos:

  • Demanda inversiones tecnológicas para ser competitivos.
  • Que en Francia y Alemania el desarrollo tecnológico es superior.

Bajo el imperialismo, el desarrollo tecnológico, la automatización de la producción, lejos de redundar positivamente en beneficio de los trabajadores lo que hace es acrecentar tanto la explotación como el grado de depauperación de la clase obrera y el paro.

 

Las acciones de AIRBUS están en manos de monopolios y fondos de inversión, en un 74% del capital social, el 22% están en manos de los Estados alemanes y francés y, el 4,1% del Estado español a través de la SEPI. Sin duda, la gobernanza dentro del monopolio aeronáutico reproduce la gobernanza que desarrollan las agrupaciones imperialistas a nivel mundial. En dicha gobernanza, la economía del Estado español se fundamenta en el sector terciario, y más concretamente el turismo porque así lo han determinado los imperialistas. En el seno de la Unión Europea, quien ejerce el dominio económico y político son, fundamentalmente, los monopolios franceses y alemanes, hecho que, como no puede ser de otra manera, se está reproduciendo en AIRBUS donde, además, el peso del capital francés y alemán también es muy superior al del Estado español.

No hay que olvidar que, en febrero, y escenificándose el chalaneo que tanto el Gobierno como el monopolio AIRBUS tienen con respecto a los puestos de trabajo, tuvieron una reunión Pedro Sánchez y Guillame Faury, consejero delegado de AIRBUS, por la que se establece una negociación entre despidos y dineros públicos que el Estado le dé a AIRBUS, de tal modo que el Gobierno va a dar dineros públicos para entregárselos tanto a AIRBUS como a otras empresas subcontratistas. El Gobierno confirmó a AIRBUS crear un Fondo de Apoyo a la Inversión Industrial Productiva, dotado con 600 millones de euros en los PGE del 2021, dineros públicos destinados a que el monopolio aeronáutico profundice en la automatización. Asimismo, el Gobierno prepara un Aerofondo de 100 millones de euros para apoyar a las diferentes subcontratas del sector aeronáutico. A lo que hay que añadir que el Gobierno prometió a AIRBUS en julio impulsar un Plan Tecnológico Aeronáutico (PTA) dotado con 185 millones de euros  para dicho monopolio, aparte de la adquisición desde el Ministerio de Defensa de cuatro aviones C295 para Patrulla Marítima, 36 helicópteros H135 en los próximos 6 años pudiéndose ampliar a 59 más, 4 helicópteros H160, la transformación de tres aviones A330 en MRTT, aparte de  facilitar la financiación del actual contrato del helicóptero NH90 y anticipar los pagos asociados a la participación española en el programa A400M. Sin duda, esto explica porque la planta de Puerto Real está en la picota y porque la parte militar CBC de El Puerto de Santa María parece ser que será bastante menos afectada, entre otras cosas porque el Estado está priorizando la parte militar entregando dineros al monopolio aeronáutico.

Susana Díaz, reaccionaria a más no poder cuyo partido ha ejercido el gobierno de la comunidad autónoma durante décadas de una manera bastante corrupta, a tenor de lo que arrojan determinadas sentencias judiciales, y cuyas políticas han sido terriblemente nocivas tanto para el conjunto de Andalucía como para la Bahía de Cádiz, y ahí está la reconversión industrial o el desmantelamiento de Delphi, ordena a Moreno Bonilla a “poner los medios a su alcance y sentarse a trabajar con el Gobierno de España, con el Ministerio, la Dirección de AIRBUS y los trabajadores para salvar la Planta de Puerto Real” para rematar señalando que “con un millón de parados no estamos para perder plantas como el caso de Puerto Real ni empresas como Abengoa” y lo dice la anterior presidenta de la Junta de Andalucía y miembro del partido que ha estado gobernando la región durante 40 años y que ha creado instrumentos para internacionalizar las empresas, EXTENDA, por donde se ha facilitado la exportación de capitales hacia el extranjero, por no hablar de la infame política agraria, donde a la par que se hacían hijos predilectos de Andalucía a terratenientes se daba dineros a manos llenas a éstos al objeto de tener las tierras baldías e improductivas. ¿Cuál es la solución para el PSOE? Seguir dándoles dineros a los monopolios (poner los medios a su alcance) y ser fieles lacayos de la política dictada por la Unión Europea y defensores del sistema capitalista responsable de la precaria situación de los trabajadores, responsables de la desindustrialización de la Bahía de Cádiz y de todo el Estado español.

Kichi apuesta por una alianza entre los trabajadores de la Bahía, los empresarios y las instituciones, con los Ayuntamientos de Cádiz, San Fernando y Puerto Real a la cabeza, para exigir carga de trabajo y la defensa de los puestos de trabajo; a Moreno Bonilla le dice que “debería partirse la cara ante el Gobierno de España para que éste aumente la participación y la presencia en el consejo de administración” y al Gobierno español, del que su organización es parte, “ponga a la SEPI a trabajar de una vez por todas por un nuevo modelo productivo para la Bahía de Cádiz y Andalucía, para que el único futuro que tengan nuestros niños y niñas no sea sólo ponerse el mandil”. Así pues, Kichi propugna una alianza interclasista entre Estado, empresarios y trabajadores que lo que garantiza es la derrota de los trabajadores como siempre ha sucedido a lo largo de la historia.

Todos ellos engañan a la clase obrera, ninguno de ellos le indica cual es la raíz del problema, que no es otra que el capitalismo monopolista y su inviabilidad.

Como hemos visto, ninguno de ellos les muestra a los trabajadores cómo el imperialismo distribuye internacionalmente el trabajo y el papel que le corresponde a la economía española, y concretamente a la andaluza. La condición para que el Estado español entrara en la Comunidad Económica Europea (CEE) fue la reconversión industrial de España, y en ese proceso de la destrucción de la industria y tercerización de la economía española nos encontramos desde hace prácticamente 5 décadas. Ninguno de ellos señala a la Unión Europea, que es el proyecto imperialista de los monopolios europeos. Señala Kichi que España “pinte más en el consejo de Administración” de AIRBUS, pero ello es incompatible con las bases económicas del imperialismo europeo, por un lado, y por el otro es inviable para un Estado en la práctica intervenido como es el Estado español. Hemos de recordar que el Gobierno español, del que forma parte la organización de Kichi, no tiene soberanía, tan siquiera para hacer unos Presupuestos Generales del Estado, pues las cuentas deben ser supervisadas por Bruselas. Pero además, chocaría con la naturaleza clasista del Estado, como demuestran las políticas del Estado durante estas últimas décadas y, sin ir más lejos, como demuestran el reparto de los 140.000 millones de euros que vendrán de la Unión Europea, dineros los cuales irán a parar a los grandes empresarios pero que pagaremos todos los trabajadores. Y es que como contraprestación al desembolso de los 140.000 millones que irán a parar a los empresarios, el Gobierno deberá impulsar una nueva reforma laboral – profundizando sobre la nefasta Reforma laboral de Rajoy, la cual no será derogada sino ampliada -, un nuevo pensionazo o reforma del sistema público de pensiones al objeto de tirar, todavía más, por tierra las miserables pensiones existentes, profundizar en la digitalización y la automatización de la producción, o lo que es lo mismo, más paro, más precariedad y más miseria para la clase obrera.

El pasado día 7 de abril, se podía leer en la prensa andaluza que la Junta de Andalucía concedía una subvención, a través de la Consejería de Empleo, por la que se otorgaba al sindicato UGT-Andalucía 546.000 euros. Hay que recordar que la Junta de Andalucía reclama al sindicato UGT-Andalucía 40 millones de euros por el desvío de las ayudas cuando gobernaba el PSOE en Andalucía.

Al igual que en 1983 el Estado puso a disposición de CCOO en Sevilla la sede de la calle Trajano, ahora tras haber acordado una permuta del edificio con una constructora vasca de la calle Trajano con el edificio Sponsor de la Avda. Cardenal Bueno Monreal intersección con la Avda. de la Raza. Esto es, una constructora vasca y el Estado ponen a CCOO en Sevilla un edificio a su disposición. En esa inauguración, realizada el pasado viernes 9 de abril, estuvo presente el presidente del gobierno andaluz, donde este representante de la derecha franquista y corrompida señalaba que “Andalucía necesita sindicatos fuertes y responsables. Que nos aprieten las tuercas, pero siempre desde el sentido de la realidad y la responsabilidad, que es lo que ha venido demostrando CCOO todo este tiempo”. Es la forma eufemística que Moreno Bonilla tiene de decirle a CCOO que siga traicionando a los trabajadores y firmando lo que el Estado y los empresarios les pongan por delante, ya sean EREs, ERTEs o cualquier otra cuestión que atente contra los intereses de los trabajadores y beneficien a la patronal y su Estado.

Como puede comprobarse, el Estado no ha dejado nada al azar. Ese es el Estado con el que Kichi y Susana Díaz pretenden que los trabajadores establezcan una alianza en la defensa de los puestos de trabajo. Estado el cual es enemigo de los trabajadores, al que la falsa izquierda viste ante los trabajadores con ropajes de aliado y de instrumento de defensa cuando es todo lo contrario, el enemigo más feroz, el instrumento de sometimiento que disponen los empresarios contra la clase obrera. ¿Acaso no está claro cuál será la posición de CCOO y UGT a la hora de la verdad? Sin duda aliarse con los de su clase, con los que les dan subvenciones, comisiones, liberaciones y sedes y traicionar a la clase obrera como llevan haciendo desde hace más de 40 años.

El Partido Comunista Obrero Español (PCOE) hace un llamamiento a los trabajadores de AIRBUS en particular y a clase obrera en general, a unirse conformando un Frente Único del Pueblo contra el capitalismo monopolista y su Estado, por la superación del capitalismo y la construcción del socialismo. Mientras los trabajadores no rompamos con el capitalismo, con su Estado, y con el proyecto de los imperialistas, de los monopolios europeos – como es la Unión Europea que es quien dicta la política económica, la que favorece a los monopolios y machaca a los trabajadores -, los trabajadores estamos condenados al sufrimiento, a la pobreza y a la muerte. Es el momento de unir todas las luchas de los diferentes sectores que conforman la clase obrera – centros de trabajo, juventud obrera, estudiantes, por una sanidad y una educación pública y universal, por pensiones de jubilación dignas, etcétera – en una única lucha de clase contra los empresarios, su sistema económico – capitalismo – y su Estado.

 

¡POR EL FUTURO DE NUESTRO PUEBLO, CONSTRUYAMOS UN FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO CONTRA EL CAPITALISMO Y SU ESTADO!

¡ABAJO EL ESTADO CAPITALISTA, POR LA SALIDA DE LA UNIÓN EUROPEA!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Cádiz, 15 de abril de 2021

COMITÉ PROVINCIAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN CÁDIZ




SAD Fuengirola: Clece exprime a las trabajadoras

La situación que están viviendo las trabajadoras de Clece no es exclusiva de su plantilla ni de su sector. Es consecuencia del sistema capitalista, que afecta y explota de igual manera al resto de sectores. Esta situación ha llevado a las trabajadoras a convocar desde el 19 de febrero una huelga indefinida.

El Estado español, lacayo de los monopolios y grandes empresas multinacionales, vende a la clase obrera al mejor postor a la mínima oportunidad que se le presenta. Sin ningún tipo de escrúpulo, y con la mayor desvergüenza, los gobiernos de turno, sean del color político que sean, se erijan en la pata izquierda o la pata derecha del sistema, no escatiman en facilitar los chiringuitos que estén a su alcance para beneficiar al gran capital. Así, a través de las privatizaciones de los servicios públicos, entregan a los capitalistas en bandeja a los trabajadores que realizan estos servicios. Porque, ¿qué son las licitaciones de estos servicios sino subastas de trabajadores? ¿De dónde pensamos que salen las diferencias de precio que tan beneficiosas les sale sino de sobreexplotar a los trabajadores? Eso sin contar con que al privatizar estos servicios se desentienden también de ellos, mirando para otro lado cuando aparecen conflictos, como si con ellos no fuese el tema. Esto es justamente lo que está pasando en Fuengirola con las trabajadoras del SAD, servicio que lleva la empresa Clece.

Clece es una compañía multinacional con sede en España, Portugal y Reino Unido con más de 79.000 empleados. Abarca sectores como la administración pública, aeroportuario, centros de ocio y deportivos, financieros, hospitalarios, educativos, hosteleros, sociosanitarios, etc. Propiedad 100% de ACS, el accionariado del Grupo ACS es el siguiente:

Florentino Pérez, presidente de ACS y primer accionista con un 12,6%. El también presidente del Real Madrid, que ha visto aumentadas en 450 millones de euros sus reservas en tiempo de pandemia. Los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, investigados por casos de corrupción, a través de Corporación Financiera Alcor, con otro 8,6%. Les siguen instituciones transnacionales como Société Générale, con una participación del 5,3%, el gestor de fondos BlackRock con un 4,9% y Goldman Sachs con un 3%.

Esta empresa tiene registradas numerosas denuncias de abusos laborales desde hace más de 10 años, tanto por parte de las trabajadoras de la filial como de Inspección de Trabajo o de instancias municipales que alegan incumplimiento de contratos establecidos para la provisión de sus servicios. Las denuncias hacen referencia a los mismos abusos que señalan las trabajadoras del servicio del SAD de Fuengirola, y que son la precariedad laboral, jornadas de trabajo por encima de lo que marcan sus contratos, remuneración baja o no ajustada, contratos temporales en lugar de indefinidos marcados por convenio, despidos improcedentes, trabajo con materiales insuficientes o en mal estado, entre otras. En el caso de estas trabajadoras del SAD hay que añadir que cubriendo un servicio indispensable para las personas mayores en situaciones complicadas, sobre todo en esta época de pandemia, trabajadoras que han estado en primera línea ayudando y cuidando a personas con un alto riesgo de contagio, poniendo en riesgo no solo su salud sino también la de sus familias, se les niega el reconocimiento del COVID-19 como enfermedad laboral. Pero ¿qué protección pueden tener estas trabajadoras cuando Clece incumple los acuerdos del SERCLA y ni se le sanciona por ello? Las leyes en el sistema capitalista se escriben en papel mojado cuando se trata de que la cumpla la clase opresora.

Si sumamos los beneficiosos chanchullos que las instituciones gubernamentales proporcionan a Clece, vemos que ha recibido al menos 7€ millones en contratos por la vía de emergencia en la Comunidad de Madrid, relativos a servicios de limpieza de 32 hoteles, el Hospital de Campaña Ifema y otros dos servicios relativos a la empresa pública del metro de Madrid. En el caso del Hospital de Campaña de Ifema ha seguido supuestamente recibiendo compensación incluso con el hospital ya clausurado. También ha recibido tres contratos públicos por la vía de emergencia por parte del Ministerio de Defensa: el servicio de limpieza intensiva del Centro Militar de Farmacia de la Defensa, el del Hospital General de Zaragoza y el del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.  El otorgamiento de los contratos por vía de emergencia se hace sin concurso público. La poca transparencia con la que se han tramitado ha sido objeto de crítica. Si a esto le añadimos la sobreexplotación a la que Clece somete a los trabajadores no nos puede extrañar que la facturación de 2019 haya sido de 1.579 millones de euros.

Las voces de los trabajadores de las residencias privadas son acalladas con más facilidad que en las residencias públicas. Sin ir más lejos, a principios del año pasado, trabajadoras del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía, de la empresa Clece, fueron despedidas por denunciar la falta de personal y de las condiciones higiénicas necesarias en su centro.

Pese a ello, la presidenta Ayuso aplaude una donación de Florentino Pérez que solo sirve como un lavado de imagen de cara al público, pues mientras él dona dinero a la Comunidad y lo anuncia a bombo y platillo, en sus residencias, al igual que en otras muchas de la Comunidad, el personal se encuentra desamparado ante la expansión del virus, sin material ni personal suficiente para poder afrontar la situación.

 

 

¿Cómo puede un alcalde, siendo el cargo público más cercano a su pueblo, o una presidenta de una comunidad, ceder a los trabajadores de su municipio a empresas de este tipo? Muy sencillo: porque miran por los intereses de los dueños de las empresas y no de los trabajadores. Clece se ha visto involucrada en denuncias de casos de puertas giratorias y de presunto delito de cohecho aunque en este último fuera exonerado.

Todo lo anteriormente expuesto es un ejemplo perfecto de lo que es el Capitalismo, un sistema criminal basado en la explotación del hombre por el hombre, en la opresión de una clase -los capitalistas- sobre otra -la clase obrera-, un sistema que se basa en la corrupción y el robo legal del plus valor que generan los trabajadores. Y la perversión de este sistema consiste en que, después de ser explotada, vilipendiada, humillada, etc., es la clase obrera, como las trabajadoras del SAD de Fuengirola, la que paga con impuestos a los traidores que la venden y a los mafiosos que la compran.  Es la clase obrera la que sostiene todo este sistema con su trabajo, con su sudor y con su vida, en todos los sectores, en todas las provincias y en todo el planeta.

Podría pensarse que los trabajadores debemos exigir que todos los servicios públicos gestionados por las instituciones que mantenemos con nuestros impuestos sean remunicipalizados y asumidos directamente por las instituciones que los gestionan para garantizar bajo su responsabilidad estos servicios tanto a las personas que los reciben como garantizar también las condiciones dignas del trabajador que los realiza. Podría pensarse también que debemos exigir la nacionalización de todas las empresas que se han privatizado o han sido sostenidas mediante subvenciones del Estado. Pero esas reivindicaciones, habiendo constatado que para la clase obrera es imposible vivir en el Capitalismo, no dejarían de ser una quimera, pues siendo los trabajadores quienes mantenemos a flote la sociedad, dejándonos las vidas en nuestros puestos de trabajo para que nuestros sueldos de miseria sigan sirviéndonos para pagar sus chiringuitos, los capitalistas y sus gestores a sueldo de los gobiernos ya ni siquiera nos dejan lo justo para malvivir.

La realidad es tozuda y por mucho que nos endulcen el sistema capitalista sus defensores, la única salida que tenemos los trabajadores es la de luchar por tomar el control de todos los medios de producción. En definitiva debemos luchar para que el Capitalismo, un sistema criminal para la clase obrera, pase a los anales de la historia, dando paso a una nueva fase histórica sin explotadores ni explotados.

Desde el PCOE hacemos un llamamiento a toda la clase obrera para la creación de un Frente Único del Pueblo contra el Capitalismo Monopolista y su Estado, por la superación del Capitalismo y la construcción del Socialismo. Mientras los trabajadores no rompamos con el Capitalismo, con su Estado, con la Unión Europea y con el proyecto imperialista de sus monopolios, estaremos condenados al sufrimiento, a la pobreza y a la muerte. Es el momento de unir todas las luchas de los diferentes sectores que conforman la clase obrera en una única lucha contra los empresarios, su sistema económico y su Estado.

 

¡¡POR EL FUTURO DE NUESTRO PUEBLO, CONSTRUYAMOS UN FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO CONTRA EL CAPITALISMO Y SU ESTADO!!

¡¡SOCIALISMO O BARBARIE!!

 

Comité Provincial de Málaga del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Ante las Elecciones del 4M en la Comunidad de Madrid, trabajemos por la unidad comunista

Tras la presentación de la Coalición por la Unidad Comunista PCOE-PCPE como candidatura para las elecciones a la Asamblea de Madrid del 4 de mayo, toca hacer una reflexión sobre la utilidad de unas elecciones burguesas, y por qué una coalición de partidos comunistas decide presentarse.

La Coalición por la Unidad Comunista PCOE-PCPE, por tanto, tiene muy claro que unas elecciones no son el medio para lograr el poder, pues éste sólo lo logrará la clase obrera de forma revolucionaria dirigida por su partido de vanguardia.

Pero estas elecciones, y sus circunstancias,  se han convertido en una buena tribuna para que desde las posiciones comunistas podamos transmitir un mensaje, una oportunidad para difundir nuestras ideas entre el pueblo, para divulgar la necesidad de la unidad comunista y el proyecto que tanto el PCPE como el PCOE estamos tratando de llevar a cabo, un momento en el que la parte con más conciencia de la clase obrera puede sumarse a la unidad comunista y a ensanchar las filas de la revolución, circunstancias todas ellas que desde las organizaciones marxistas-leninistas debemos aprovechar para llevar a la parte más receptiva de la clase obrera y, al pueblo en general, nuestro programa revolucionario.

Madrid nos ofrece hoy claros ejemplos de lo que significan los gobiernos del sistema para la clase obrera, en cualquiera de sus versiones. La situación de miles de personas en la Cañada Real, privadas de las más elementales condiciones de vida, donde los monopolios de la energía cortan la luz y el Gobierno de la Comunidad les sigue el juego. La privatización progresiva del sistema sanitario, deja una incidencia de la pandemia muy por encima de la media del país, especialmente entre los sectores populares. El paro, y los bajos salarios, de una parte importante de la clase obrera madrileña cuentan con el amparo de los sucesivos gobiernos de la Comunidad, que se alinean siempre con la codicia explotadora de una patronal insaciable. La violencia de los cuerpos represivos en las combativas barriadas obreras madrileñas, cuenta siempre con el aval incondicional del gobierno de la Comunidad y, a día de hoy, con la complicidad absoluta de Díaz Ayuso. Cuerpos represivos que, además, tienen una especial agresividad contra la población racializada.

La política de la Coalición PCOE-PCPE es una propuesta para organizar al pueblo contra este sistema burgués violento y socialmente injusto.

La nuestra es una coalición en defensa del marxismo-leninismo, por el ensanchamiento de la base revolucionaria y el fortalecimiento de nuestras organizaciones y del proyecto común de la unidad comunista, por la superación del capitalismo y por la construcción del socialismo, la única salida que tiene hoy la clase trabajadora. Esa vía revolucionaria requiere del incremento de la influencia comunista entre la clase obrera, de acercar a cada vez más parte de la clase obrera para organizarla y dotarla de una dirección revolucionaria para la superación del capitalismo, siendo para ello esencial la unidad comunista como vanguardia de la clase obrera. Y en ese proceso de unidad encaja esta coalición electoral que no es más que el reflejo del trabajo que ambos partidos venimos desarrollando desde hace ya un año, y que puede verse plasmado entre otras cosas, en el Marco Programático para la Unidad de Acción de los Comunistas.

Hace unos meses, Pablo Iglesias decía en unas declaraciones en el programa Salvados que se había “dado cuenta de que estar en el Gobierno no es estar en el poder”. En 1848, Marx y Engels publicaban el Manifiesto del Partido Comunista, en el que escribían, “El Gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa”. Los comunistas llevamos más de 100 años transmitiendo esta idea, que los gobiernos en un país capitalista no son más que los gestores títeres que el capital pone a dirigir los asuntos de la burguesía.

La socialdemocracia en general, y todo tipo de sujetos instalados en las posiciones reformistas y oportunistas tratan, una y otra vez, de generar en la clase obrera la ilusión de que sin recorrer un camino revolucionario es posible superar el capitalismo y llegar a una sociedad dirigida por la clase obrera. Pero la realidad es tozuda, y todos esos intentos terminan de la misma manera: con la derrota de las fuerzas obreras, y con el reforzamiento de la dictadura del capital que nos gobierna.

Con esta visión en mente, los comunistas damos un paso más para avanzar en este proceso de unidad, que es una condición necesaria en el Estado español para unir a la clase obrera, transmitirle la ciencia marxista-leninista y con ella poder llevar a cabo su misión histórica, que no es otra que acabar con el capitalismo para construir el socialismo.

 

¡Por la unidad comunista!

¡Apoya la Coalición por la Unidad Comunista PCOE-PCPE!

 

 

Comité Ejecutivo del PCOE                                      Comité Ejecutivo del PCPE




La represión fascista, de Linares a Vallecas

El pasado 18 de marzo conocimos la noticia de que la Audiencia Provincial de Jaén acordó la libertad sin fianza de los dos policías que agredieron salvajemente a un hombre y su hija de 14 años en Linares. A pesar de contar con videos que registraron las agresiones, los dos policías alardeaban de sus actos sabiéndose impunes e incluso se llegó a juzgar a la víctima “por atentado contra la autoridad. Como ya comentamos en otro artículo, esta agresión no es un caso aislado, sino que es la norma del estado español, el cual nunca llegó a romper con el régimen franquista.

El 9 de abril Linares volvió a ser noticia a través del diario Público, que reveló que los antidisturbios que actuaron en Vallecas contra los vecinos que protestaron contra la presencia de VOX en sus calles, habían recibido formación en la localidad jienense, concretamente en el Centro de Entrenamiento de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de La Enira. Desde este lugar, considerado como “uno de los mejores centros de entrenamiento en intervención policial que hay en toda Europa” según Canal Sur Noticias (RTVA), llegan semanalmente 300 policías para hacer prácticas.

Desde Público se nos dice que “dos videos tomados al final de esas prácticas de intervención policial a los que Público ha tenido acceso, muestran que también se imparten a los integrantes de la UIP unos principios de moral y disciplina paramilitar, incluso de exaltación del «uipero (nombre con el que se autodenominan sus miembros) gran guerrero» dedicado a «expulsar al invasor», que poco tienen que ver con el mantenimiento del orden público en las urbes de un país democrático con derechos fundamentales de manifestación y reunión”.

Vemos una vez más que la violencia ejercida por los policías es sistemática, no es algo aislado, sino que además está relacionado entre lugares alejados entre sí, como es Linares de Madrid. Recordemos, además, que el mitin de VOX en Vallecas contó con el apoyo del gobierno de PSOE-Unidas Podemos, que envió a estos antidisturbios para reprimir a los vecinos que protestaban contra su presencia, por mucho que Pablo Iglesias ahora quiera utilizarlo en su propio beneficio, poniendo los ojos en las elecciones del próximo 4 de mayo. Es el mismo gobierno que tacha de terroristas a los que participan en protestas callejeras o que acaba levantándose contra aquellos que van a reprimirles.

Es el mismo gobierno que permitió una manifestación en homenaje a la División Azul desde la cual se lanzaron proclamas antisemitas, al mismo tiempo que se prohibían manifestaciones en defensa de derechos básicos para la clase obrera. El mismo que tiene a un Ministro del Interior que ha ocultado torturas.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) nos posicionamos con las víctimas de la represión policial, tanto en Linares como en Vallecas, donde hay al menos dos detenidos por participar en las protestas, uno de los cuales ha denunciado palizas por parte de unos guardias civiles. Así mismo, llamamos a una solidaridad de clase, apostando por construir nuestras propias instituciones y nuestras propias fuerzas de seguridad populares a través de un Frente Único del Pueblo antifascista y anticapitalista que ponga en jaque a las de los verdugos de este régimen.

 

SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN POLICIAL

POR LA DISOLUCIÓN DE LOS CUERPOS DE REPRESIÓN

POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO Y EL SOCIALISMO

 

PCOE en Jaén




La barbarie fascista en Ucrania

Desde que se produjo el golpe de Estado de Maidán, en 2013, apoyado y financiado por el imperialismo estadounidense y europeo, una sangrienta guerra civil se ha estado sucediendo a las puertas de Europa durante casi siete años. Una injerencia imperialista en la que, ante la amenaza de que Ucrania se acercara comercialmente a Rusia, las potencias occidentales usaron una carta que tenían reservada desde hacía tiempo: el apoyo a fuerzas abiertamente nazis para la consecución de dicho golpe de Estado.

Ucrania, que ya había sufrido en su historia la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial, no iba a quedarse de brazos cruzados, produciéndose así el levantamiento de la población, en especial en la zona oriental, con la proclamación de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Así, el choque es, por un lado, una guerra entre el fascismo y la resistencia antifascista; y, por otro lado, es un choque geopolítico entre los intereses de la OTAN frente a los de Rusia.

Es evidente que Estados Unidos está tratando de crear una barrera de contención contra la influencia geopolítica de Rusia en Europa. Esto se ejemplifica rápidamente al observar el cerco realizado al país con bases militares. Pero, por si esto no fuera suficiente, queda la opción de convertir a los países de su alrededor en estados-títeres, abiertamente fascistas, del imperialismo occidental: Polonia, Ucrania, Hungría o la aún abierta injerencia contra Bielorrusia, lo que refleja de forma transparente que los intereses de los monopolios pasan por encima de los intereses nacionales y que bajo el imperialismo la soberanía nacional perece, convirtiéndose los estados capitalistas en meras sucursales de las agrupaciones imperialistas donde los políticos-títeres de los monopolios capitalistas aplican sin rechistar toda clase de políticas que reprimen al pueblo trabajador.

El conflicto de Ucrania saltó de nuevo a la escena informativa cuando Volodymyr Zlensky, presidente ucraniano, firmó una declaración de guerra contra Rusia el pasado 24 de marzo. El objetivo de Ucrania no sería otro que recuperar Crimea por la fuerza militar. Un movimiento que sin duda alguna tiene detrás el respaldo inquebrantable de la “progresista” administración Biden. Así, con el apoyo estadounidense, el gobierno ucraniano solicitó a la OTAN la realización de ejercicios militares en la zona fronteriza con Rusia. El 1 de abril, durante la reunión del Consejo de la OTAN, EEUU no dudó en ofrecer su auxilio de intensificarse el conflicto con Rusia.

Ante la perspectiva más que evidente de que Ucrania no busca una salida pacífica al conflicto, las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk anunciaron el inicio de un programa de formación militar para sus ciudadanos entre 18 y 27 años.

Fiel a la esencia inhumana del fascismo, las fuerzas de ocupación fascistas de Ucrania llevaron a cabo maniobras militares en la línea de demarcación del Donbass, siguiendo las órdenes del gobierno golpista apoyado por EEUU y la Unión Europea. Como consecuencia de las acciones criminales de los militares de Ucrania, un niño de 5 años fue asesinado por un ataque con drones ucranianos el pasado 3 de abril en la localidad de Aleksandrovskoye.

Los monopolios americanos y europeos en su disputa por Ucrania frente a los oligarcas rusos son los máximos responsables de la miseria que vive el pueblo ucraniano. Al objeto de desplazar la influencia de Rusia y China, EEUU y Europa no dudan en emplear a los fascistas como fuerza de choque con el fin de poner bajo su control a la totalidad del pueblo y el territorio ucraniano.

La “democrática” Unión Europea, al servicio de los intereses de Washington, no ha dudado en ningún momento del conflicto en manipular a la opinión pública y ocultar en sus medios de “comunicación” que Ucrania está tomada por el fascismo. Los medios no dudan en explicar lo sucedido como un supuesto enfrentamiento entre el gobierno ucraniano y Rusia, cuando lo que vemos en la realidad es la resistencia armada de un pueblo que busca ser soberano y que no quiere ser sometido por la barbarie fascista.

Ucrania es, por desgracia, el ejemplo vivo de cómo actúa el imperialismo, de cómo el reparto de la riqueza en el mundo se efectúa por medio de la fuerza y el dominio; de cómo los imperialistas no dudan en derramar la sangre de los trabajadores en sus disputas por el control geopolítico de los distintos rincones del mundo.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) manifestamos nuestra absoluta solidaridad con la resistencia antifascista de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Al mismo tiempo, condenamos frontalmente toda injerencia imperialista en Ucrania y denunciamos la guerra entre bloques imperialistas que está teniendo consecuencias trágicas para el pueblo ucraniano.

La única salida es la revolución socialista, arrebatarles a los oligarcas, a los burgueses y a los monopolios todo el poder político y económico que ostentan actualmente. En las manos de los explotados, de los trabajadores, está la capacidad para poner fin a la barbarie imperialista.

 

¡NO PASARÁN!

Madrid, 8 de abril de 2021

Secretaría de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.)




La Generalitat convoca las oposiciones de la vergüenza en plena pandemia [ESP/VAL]

Hace unos meses conocíamos que la Generalitat Valenciana (GV) había decidido convocar oposiciones para el próximo mes de mayo. Después de años de “hambre” de oposiciones, la GV ha decidido enviar su “maná”, a pesar de la oposición de los sindicatos de la educación, que el pasado 10 de diciembre convocaban una huelga en protesta.

Porque no podemos olvidar que los profesores están pasándolo bastante mal con el reajuste de los horarios y de los currículums, la impartición de nuevas asignaturas en primero de ESO, el seguimiento de casos positivos, las medidas de seguridad, la intensificación de la vigilancia de los patios y las entradas y salidas, las reuniones de coordinación y otras tareas burocráticas.

Insistimos, el Gobierno del Botánico, en su segunda legislatura, en la que se suponía que venían los cambios estructurales, convoca unas oposiciones en las cuales hay 15.000 interinas e interinos convocados y se estima que habrá unos 4000 miembros de los tribunales, entre titulares y suplentes.

Todo esto mientras se hace caso omiso al hecho de que, las plazas que se han convocado son plazas ya ocupadas desde hace más de 6 cursos -como mínimo- por profesorado interino. No son plazas de nueva creación. Y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ya ha reconocido que el profesorado interino está en fraude de ley y, además, que las oposiciones no son la solución para este personal. Pero que les importará a ellos, las posibles sanciones de sus actos corren a expensas del Estado y de la clase trabajadora que lo sostiene.

Con estas oposiciones se está obligando al colectivo de profesores interinos a decidir entre su sustento y la educación de los hijos de la clase trabajadora. En esta tesitura tan infame se deja a este colectivo de trabajadores. El Botánico, como buenos gestores del capitalismo valenciano, dejarán que la educación continúe degradándose con tasas de fracaso escolar elevadas, profesores explotados y familias desorientadas. Desde el PCOE nos solidarizamos con el profesorado interino y exigimos:

  • Suspensión de las oposiciones convocadas.
  • Reducción permanente de las ratios de alumnos por aulas
  • Contratación de todo el profesorado necesario para que se puedan dar las clases con seguridad.

Estas medidas tan necesarias en una emergencia sanitaria como la actual, amén de otras que tampoco se han tomado, nos demuestra que sólo luchando por el socialismo es como podremos satisfacer las necesidades más apremiantes de la clase obrera y del resto de clases populares. No permitamos que se consume este nuevo ataque del Botánico a los intereses de la clase trabajadora, no permitamos que continúen deteriorando la educación pública impunemente.

 

¡No a las oposiciones de la vergüenza!

¡Defendamos cada conquista de nuestra clase!

A 6 de abril en València

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español en València

 

 

La Generalitat convoca les oposicions de la vergonya en plena pandèmia

 

Fa uns mesos coneixíem que la Generalitat Valenciana (GV) havia decidit convocar oposicions pel vinent mes. Després d’anys de “fam” d’oposicions, la GV ha decidit enviar el seu “mannà”, malgrat l’oposició dels sindicats de l’educació, que el passat 10 de desembre convocaven una vaga en protesta.

Perquè no podem oblidar que els professors estan passant-ho bastant malament amb el reajustament dels horaris i dels currículums, la impartició de noves assignatures en primer d’ESO, el seguiment de casos positius, les mesures de seguretat, la intensificació de la vigilància dels patis i les entrades i eixides, les reunions de coordinació i altres tasques burocràtiques.

Insistim, el Govern del Botànic, en la seua segona legislatura, en la qual se suposava que venien els canvis estructurals, convoca unes oposicions en les quals hi ha 15.000 interines i interins convocats i s’estima que hi haurà uns 4000 membres dels tribunals, entre titulars i suplents.

Tot això mentre es fa cas omís al fet que, les places que s’han convocat són places ja ocupades des de fa més de 6 cursos -com a mínim- per professorat interí. No són places de nova creació. I el Tribunal de Justícia de la Unió Europea (TJUE) ja ha reconegut que el professorat interí està en frau de llei i, a més, que les oposicions no són la solució per a aquest personal. Però que els importarà a ells, les possibles sancions dels seus actes corren a costa de l’Estat i de la classe treballadora que el sosté.

Amb aquestes oposicions s’està obligant el col·lectiu de professors interins a decidir entre el seu manteniment i l’educació dels fills de la classe treballadora. En aquesta tessitura tan infame es deixa a aquest col·lectiu de treballadors. El Botànic, com a bons gestors del capitalisme valencià, deixaran que l’educació continue degradant-se amb taxes de fracàs escolar elevades, professors explotats i famílies desorientades. Des del PCOE ens solidaritzem amb el professorat interí i exigim:

  • Suspensió de les oposicions convocades.
  • Reducció permanent de les ràtios d’alumnes per aules
  • Contractació de tot el professorat necessari perquè es puguen donar les classes amb seguretat.

Aquestes mesures tan necessàries en una emergència sanitària com l’actual, amén d’unes altres que tampoc s’han pres, ens demostra que només lluitant pel socialisme és com podrem satisfer les necessitats més urgents de la classe obrera i de la resta de classes populars. No permetem que es consumeix aquest nou atac del Botànic als interessos de la classe treballadora, no permetem que continuen deteriorant l’educació pública impunement.

 

No a les oposicions de la vergonya!

Defensem cada conquesta de la nostra classe!

 

A 6 de abril a València

 

Comité Provincial del Partit Comunista Obrer Espanyol a València




El capitalismo es incompatible con el derecho al trabajo y una vida digna para la clase obrera

El próximo día 10 de abril en Cádiz se celebrará una manifestación donde los convocantes reivindican la reindustrialización de la Bahía de Cádiz, el incremento de la carga de trabajo acompañada también por derechos laborales siendo la consigna de la manifestación “Reindustrialización de la bahía cargada de derechos laborales”, haciendo un llamamiento a la participación de los sindicatos, organizaciones políticas así como a toda organización social.

La provincia de Cádiz, según las cifras oficiales, las cuáles sin duda hay que ponerlas en cuarentena y serán mucho peor de lo que el Estado de los capitalistas expresa, cerró el año 2020 con una tasa de desempleo del 24,9%, ascendiendo a 183.396 trabajadores desempleados apuntados a las listas del SAE. Asimismo, la población inactiva – aquéllos que comprende a la población mayor de 16 años que en edad de trabajar ni trabaja ni busca empleo – en la provincia de Cádiz asciende a 464.000 personas, de tal modo que en la provincia de Cádiz hay 390.104 trabajadores que están registrados de alta, trabajando. Así, pues, de una fuerza de trabajo en Cádiz que asciende a 1.037.000 trabajadores, según las cifras oficiales:

  • Los trabajadores con contrato de trabajo a 31 de diciembre de 2020 equivalen al 37,6%.
  • Los trabajadores desempleados apuntados en las listas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) a 31 de diciembre equivalen al 17,68%
  • Los trabajadores en edad de trabajar que ni trabajan ni buscan trabajo, a 31 de diciembre, son el 44,72%.

Así pues, si sumamos los trabajadores que están en el paro a los trabajadores que, sin estar registrados en el SAE, no tienen contrato de trabajo y, por tanto, a los que también se les niega el derecho al trabajo, tenemos que en la provincia de Cádiz el 62,4% de los trabajadores tienen negado su derecho al trabajo. ¡Este es el rostro del capitalismo! ¡Este es el resultado de lo que llaman “democracia” y que no es más que, de momento, una propina de 45 años más de franquismo! ¡Ese es el rostro de la concertación social y de las traiciones de CCOO y UGT! ¡Ese es el rostro de la socialdemocracia traidora siempre al servicio de los reaccionarios y de su Estado criminal!

Según las propias cifras oficiales, el verdadero motor económico es la economía sumergida, que según señalan los técnicos del Ministerio de Hacienda en la provincia de Cádiz significa el 30% de su PIB. ¡Ese es el papel que el Estado español y la UE Europea otorgan a los trabajadores de la provincia de Cádiz! La precariedad, la pobreza, el paro y el fraude para poder malvivir.

Como puede comprobarse, el capitalismo es antagónico con el derecho al trabajo y el derecho a una vida digna para la clase obrera. El capitalismo es antagónico, es responsable único de la situación de desindustrialización, de precariedad, desigualdad y pobreza que hoy se vive en la Bahía de Cádiz, en nuestra provincia y en el resto de Andalucía y del Estado español. Por ello, reivindicar la “Reindustrialización de la bahía cargada de derechos laborales” sin ir a la raíz del problema, sin ir contra el capitalismo y su Estado, sin ir contra la Unión Europea que dicta la política económica perniciosa para los intereses de los trabajadores y que sirve a los terratenientes y los monopolios, es engañar a los trabajadores, es desguarnecer a los trabajadores. De hecho esta labor es la que llevan haciendo los traidores de la clase obrera durante décadas, una labor de colaboración con el Estado, que es el Estado de los monopolios, del gran Capital, desguarneciendo a la clase obrera y subordinándola a los intereses de los monopolios y su Estado. En este sentido, José María González Kichi  el pasado mes de marzo censuraba el silencio de las alcaldías de Puerto Real y San Fernando ante su propuesta de crear un “frente institucional” junto a los Ayuntamientos de Puerto Real y San Fernando para, junto con los trabajadores del Metal de la Bahía acudir a Madrid para “defender la carga de trabajo de la Bahía”, poniendo sobre el tapete Kichi su fórmula de lucha para solventar los problemas económicos y sociales que afectan a los trabajadores de la Bahía de Cádiz: “no vale nada que la haga el alcalde de Cádiz sólo o la alcaldesa de San Fernando o de Puerto Real sola; lo que verdaderamente temen es la unión institucional, política, social y empresarial” indicando que él, como alcalde de Cádiz, “siempre va a estar con la mano tendida a generar este tipo de fuerzas, que es la única manera que tenemos de defender y evitar la pérdida de carga de trabajo”.

Vemos que Kichi en 2021, al igual que hicieron sus antecesores oportunistas y socialdemócratas en el pasado, nuevamente pretende llevar a la clase obrera al matadero, que es llevarla por el camino del interclasismo que significa la subordinación de la clase obrera y sus intereses a los intereses del Estado, de los empresarios, del gran Capital.

Detrás de esa unión institucional e interclasista por la que hoy Kichi aboga como “única” fórmula para “defender y evitar la pérdida de carga de trabajo”, se desarrollaron en la década de los 80s el Real Decreto de la Reconversión Industrial y la creación de la Zona de Urgente Reindustrialización (Z.U.R) y la Gran Área de Expansión Industrial (G.A.E.I.)  – donde estaban incluidos San Fernando y Puerto Real – el Programa Andaluz para el Desarrollo Económico (PADE) 1987-1990,  etcétera, por el que a la par que se desindustrializaba y se privatizaba se daban dineros a espuertas – miles de millones de pesetas – a los empresarios en forma de subvenciones, de incentivos y exenciones fiscales; por no hablar del Plan de Industrialización de la Junta de Andalucía para facilitar el cierre de Delphi, dotado con más de 1.600 millones de euros, que han acabado en los bolsillos de los empresarios, ya sean monopolios como empresas subcontratistas que, a tenor de los datos presentes, ni han generado riqueza ni trabajo en Cádiz.

El capitalismo monopolista y el Estado español, al igual que los oportunistas que pretenden llevar a los trabajadores al matadero de alianzas interclasistas donde siempre los trabajadores salen perjudicados, han demostrado que en Cádiz, como en el resto del Estado español, no pueden dar soluciones ni salidas a la clase obrera. Siempre que la clase obrera se ha subordinado al Estado y a la Patronal, durante estas 4 décadas, lo único que ha encontrado es retroceso, paro y miseria.

El Gobierno español, del que forma parte el partido de Kichi, ya ha determinado el reparto de los 140.000 millones de euros que vendrán de la Unión Europea. Recordemos que el citado Decreto lo salvó el Gobierno con la abstención del partido fascista VOX, dineros los cuales irán a parar a los grandes empresarios pero que pagaremos todos los trabajadores. Y es que la UE, como contraprestación al desembolso de los 140.000 millones que irán a parar a los empresarios, exige el Gobierno impulsar una nueva reforma laboral – profundizando sobre la nefasta Reforma laboral de Rajoy, la cual no será derogada sino ampliada -, un nuevo pensionazo o reforma del sistema público de pensiones al objeto de tirar, todavía más, por tierra las miserables pensiones existentes, profundizar en la digitalización y la automatización de la producción, o lo que es lo mismo, más paro, más precariedad y más miseria para la clase obrera.

El Partido Comunista Obrero Español (PCOE) hace un llamamiento a la clase obrera a unirse conformando un Frente Único del Pueblo contra el capitalismo monopolista y su Estado, por la superación del capitalismo y la construcción del socialismo. Mientras los trabajadores no rompamos con el capitalismo, con su Estado, y con el proyecto de los imperialistas, de los monopolios europeos – como es la Unión Europea que es quien dicta la política económica, la que favorece a los monopolios y machaca a los trabajadores – , los trabajadores estamos condenados al sufrimiento, a la pobreza y a la muerte. Es el momento de unir todas las luchas de los diferentes sectores que conforman la clase obrera – centros de trabajo, juventud obrera, estudiantes, por una sanidad y una educación pública y universal, por pensiones de jubilación dignas, etcétera – en una única lucha de clase contra los empresarios, su sistema económico – capitalismo – y su Estado.

 

¡POR EL FUTURO DE NUESTRO PUEBLO, CONSTRUYAMOS UN FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO CONTRA EL CAPITALISMO Y SU ESTADO!

¡ABAJO EL ESTADO CAPITALISTA, POR LA SALIDA DE LA UNIÓN EUROPEA!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Cádiz, 6 de abril de 2021

COMITÉ PROVINCIAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN CÁDIZ




La desindustrialización es posible gracias a los sindicatos traidores [ESP/GAL]

Es de sobra conocido entre los trabajadores que el Estado Español es el patio de recreo de los países de la Unión Europea. Es algo que en la época de pandemia actual se hace latente: la movilidad de los trabajadores del Estado se ve reducida mientras que para millonarios y extranjeros de bien las multas son irrisorias o, directamente, existe el libre albedrío para viajar.

Esta situación de vasallaje deviene de la posición que ocupamos en la cadena imperialista, que no es más que la de subordinación total a las verdaderas potencias de la Unión Europea como son Francia o Alemania. Así, desde nuestra incorporación en la Comunidad Económica Europea en 1986, dichos países se fueron quedando progresivamente con nuestra industria mientras nosotros obteníamos a cambio una economía de total dependencia, basada fundamentalmente en el sector terciario. De esta forma está montado el imperialismo, en el que los monopolios deciden el destino y ocupación de los Estados para maximizar la ganancia.

 

 

Desde la mal llamada Transición Española, comenzaba una carrera a muerte por dinamitar el movimiento obrero en el Estado Español para así facilitar las privatizaciones y ventas de empresas al extranjero. Para esto, se utilizó todo tipo de artillería, como la represión o incluso el fomento de las drogas para apagar a la juventud. Aun así, en este comunicado nos gustaría pararnos a mencionar una de las causas por las que el pueblo trabajador ha retrocedido tanto en las últimas décadas y esto no es más que la presencia de los sindicatos amarillos, traidores, en el movimiento obrero.

 

En Galicia, son innumerables las veces que CCOO y UGT han hecho pasar sus traiciones como males menores para la clase obrera y, sin embargo, tenemos que aguantar manifestaciones de todo pelaje en las que, supuestamente, se lucha por una industria en la nación gallega.

En la comarca de Ferrolterra, un importante núcleo industrial del metal y energético en Galicia desde principios del siglo XX, se llevan produciendo durante décadas numerosos recortes de personal, cierres, deslocalizaciones de la producción y demás medidas, lo cual está provocando una desindustrialización cada año más grave. Algunos ejemplos recientes son los siguientes:

  • En Poligal, los sindicatos pertenecientes al comité de empresa (UGT y CIG) firmaron un ERE en junio de 2019 que supuso la pérdida de 112 puestos de trabajo del sector de envasados.
  • Los mismos sindicatos son los que en Siemens-Gamesa también firmaron un ERE en 2021 que afectó a 215 trabajadores.
  • Para la central térmica de Endesa, CIG, UGT y CCOO admitieron prejubilaciones y traslados, así como dejar abandonados a 130 trabajadores de empresas auxiliares de la central.
  • En Galicia Textil, UGT y CIG para poder parar una reducción de personal proponen prejubilaciones y ERTE rotativo.
  • En el Astillero de Navantia los trabajadores llevan décadas sufriendo las bajadas de pantalones de CCOO, UGT, CIG, CGT y MAS. En 2019 negociaban la jubilación de más de 400 trabajadores de forma que muchos de esos puestos de trabajo quedarán extintos.

En Vigo, otro núcleo industrial importante en Galicia, nos encontramos con una situación semejante: tan solo en Stellantis (anteriormente PSA Vigo) y en Bosch los sindicatos (SIT-FSI, UGT y CC OO) ya han pactado que más de 4.000 trabajadores pasen a ERTE, medida que desde luego sólo manifiesta que los sindicatos miran más por la empresa privada que por los “puestos de trabajo”.

Como se puede ver, por tanto, estos sindicatos lejos están de querer mantener la industria en ningún lado, pues son los lacayos que el capitalismo necesita bien mantenidos para llevar a buen puerto sus planes.

Esta es la prueba, como otras muchas, de que en la actualidad el capitalismo es algo inviable para conseguir una vida digna. Más allá, el futuro que le espera a la juventud con estos traidores no es más que la austeridad, la temporalidad y la extrema pobreza. Es por ello que el movimiento obrero de hoy y de mañana necesita de un sindicalismo de clase fuerte para defender y avanzar en sus conquistas. Es por esto que hacemos un llamamiento a la clase trabajadora a engrosar las filas de Alternativa Sindical de Clase (ASC), sindicato resultado de la fusión de Alternativa Sindical de Trabajadores (AST) y Coordinadora Sindical de Clase (CSC), ambos adscritos a la Federación Sindical Mundial (FSM), como paso para lograr una central sindical única en el Estado Español.

Los trabajadores son quienes poseen la fuerza de trabajo y, por tanto, quienes tienen también el poder de tumbar el sistema capitalista que les roba día sí y día también. Es de esta forma como adquiere importancia el Frente Único del Pueblo, que no es más que el punto de encuentro de trabajadores, jornaleros, estudiantes, amas de casa, jubilados… para constituir una estructura que acabe y disuelva las instituciones burguesas que defienden intereses antagónicos a los nuestros.

 

¡Muerte al sindicalismo traidor!

¡Viva el sindicalismo de clase!

¡Por la construcción del Frente Único del Pueblo!

5 de abril de 2021

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del PCOE en Galicia

Santiago de Compostela

 

 

A desindustrialización é posible grazas aos sindicatos traidores

 

É de sobra coñecido entre os traballadores que o Estado Español é o patio de recreo dos países da Unión Europea. É algo que na época de pandemia actual se fai latente: a mobilidade dos traballadores do Estado vese reducida mentras que para millonarios e extranxeiros de ben as multas son irrisorias ou, diretamente, existe o libre albedrío para viaxar.

Esta situación de vasalaxe devén da posición que ocupamos na cadea imperialista, que non é máis que a de subordinación total ás verdadeiras potencias da Unión Europea como son Francia ou Alemaña. Así, desde a nosa incorporación na Comunidade Económica Europea en 1986, ditos países fóronse quedando progresivamente coa nosa industria mentres nós obtiñamos a cambio unha economía de total dependencia, baseada fundamentalmente no sector terciario. Desta forma está montado o imperialismo, no que os monopolios deciden o destino e ocupación dos Estados para maximizar a ganancia.

 

Desde a mal chamada Transición Española, comezaba unha carreira a morte por dinamitar o movemento obreiro no Estado Español para así facilitar as privatizacións e vendas de empresas ao extranxeiro. Para isto, utilizouse todo tipo de artillería, como a represión ou mesmo o fomento das drogas para apagar a xuventude. Ainda así, neste comunicado gustaríanos parar a mencionar unha das causas polas que o pobo traballador retrocedeu tanto nas últimas décadas e isto non é máis que a presenza dos sindicatos amarelos, traidores, no movemento obreiro.

 

En Galicia, son innumerables as veces que CCOO e UXT fixeron pasar as súas traizóns como males menores para a clase obreira e, sen embargo, temos que aguantar manifestacións de todo pelame nas que, supostamente, se loita por unha industria na nación galega.

Na comarca de Ferrolterra, un importante núcleo industrial do metal e enerxético en Galicia desde principios do século XX, lévanse producindo durante décadas numerosos recortes de persoal, peches, deslocalizacións da producción e demais medidas, o cal está provocando unha desindustrialización cada ano mais grave. Algúns exemplos recentes son os siguientes:

  • En Poligal, os sindicatos pertencentes ao comité de empresa (UGT y CIG) firmaron un ERE en xuño de 2019 que supuxo a pérdida de 112 postos de traballo do sector de envasados.
  • Os mesmos sindicatos son os que en Siemens-Gamesa tamén firmaron un ERE en 2021 que afectou a 215 trabajadores.
  • Para a central térmica de Endesa, CIG, UGT y CCOO admitiron prexubilacións e traslados, así como deixar abandoados a 130 traballadores de empresas auxiliares dacentral.
  • En Galicia Textil, UGT e CIG para poder parar unha redución de persoal propoñen prexubilacións e un ERTE rotativo.
  • No Asteleiro de Navantia os traballadores levan décadas sufrindo as baixadas de pantalóns de CCOO, UGT, CIG, CGT e MAS. En 2019          negociaban a xubilación de mais de 400 traballadores de forma que       moitos de eses postos de traballo quedarán extintos.

En Vigo, outro núcleo industrial importante en Galicia, atopámonos cunha situación semellante: tan só en Stellantis (anteriormente PSA Vigo) e en Bosch os sindicatos (SIT-FSI, UGT e CC OO) xa pactaron que mais de 4.000 traballadores pasen a ERTE, medida que desde logo só manifesta que os sindicatos miran mais pola empresa privada que polos “postos de traballo”.

Como se pode ver, polo tanto, estes sindicatos lonxe están de querer manter a industria en ningures, pois son os esbirros que o capitalismo precisa ben mantidos para levar a bo porto os seus plans.

Esta é a proba, coma outras moitas, de que na actualidade o capitalismo é algo inviable para conseguir unha vida digna. Mais aló, o futuro que lle espera a xuventude con estos traidores non é mais que a austeridade, a temporalidade e a extrema pobreza. É por isto que o movemento obreiro de hoxe e de mañá precisa de un sindicalismo de clase forte para defender e avanzar nas súas conquistas. É por isto que facemos un chamamento cara a clase traballadora a engrosar as filas de Alternativa Sindical de Clase (ASC), sindicato resultado da fusión de Alternativa Sindical de Traballadores (AST) e Coordinadora Sindical de Clase (CSC), ámbolos dous adscritos a Federación Sindical Mundial (FSM), como paso para lograr unha central sindical única no Estado Español.

Os traballadores son quen posúen a forza de traballo e, polo tanto, quen teñen tamén o poder de tumbar o sistema capitalista que lles rouba día si e día tamén. É desta forma como adquire importancia a Fronte Única do Pobo, que non é máis que o punto de encontro de traballadores, xornaleiros, estudantes, donas de casa, xubilados… para constituir unha estrutura que acabe e disolva as institucións burguesas que defenden intereses antagónicos aos nosos.

 

Morte ao sindicalismo traidor!

Viva o sindicalismo de clase!

Pola construción da Fronte Única do Pobo!

5 de abril de 2021

Secretaría de Movemento Obreiro e de masas do PCOE en Galiza

Santiago de Compostela




Saludo al Partido de la Liberación (PL) de Argentina con motivo de su 56 aniversario

Estimados camaradas:

Desde el Partido Comunista Obrero Español os enviamos una fraternal felicitación por el quincuagésimo sexto aniversario de la fundación de vuestra organización.

Para nosotros es un verdadero honor poder compartir con vosotros este día tan importante para el Movimiento Comunista Internacional, porque pese a las diferencias ideológicas y políticas que pueda haber entre organizaciones, en nuestras relaciones siempre ha primado la honradez de principios y la confianza que debe existir entre Marxistas-Leninistas.

Nos encontramos ante un momento muy importante de la historia, donde el capitalismo vive hoy un momento histórico que ya no le corresponde, con una desarmonización de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción que chocan, convirtiéndose el capitalismo en un freno objetivo para el desarrollo humano, para el desarrollo de las fuerzas productivas.

Tenemos frente a nosotros importantes retos, como son la lucha por la libertad y amnistía de los presos políticos; por defender a los diferentes países de las garras del imperialismo y extender la solidaridad internacional; la lucha contra el sindicalismo amarillo y reformista; contra la doble explotación que sufre la mujer obrera; contra los organismos internacionales de dominación, como son la OTAN, el FMI o la Unión Europea; contra la burguesía, los monopolios y su Estado; contra la inviabilidad humanitaria y económica que supone el capitalismo en su última fase de dominación, pues el imperialismo sólo tiene para el proletariado mundial más represión, más miseria y más violencia. La lucha, en definitiva, por el Socialismo, por la propiedad social de los medios de producción y por el fin del trabajo asalariado esclavo.

La relación entre nuestras organizaciones es una prueba de que el Movimiento Comunista Internacional puede funcionar de forma diferente y constata, a su vez, la necesidad de avanzar en la construcción de un nuevo Movimiento Comunista Internacional en el que los viejos métodos y podredumbres ideológicas no tengan cabida. Un Movimiento Comunista Internacional que se reponga de la grave crisis en la que aún está sumido y en el que todos los Partidos adquieran el compromiso internacionalista de la solidaridad, del respeto y la defensa del marxismo-leninismo, sin espacio para los amiguismos, el fraccionamiento y demás prácticas anticomunistas.

En nuestro deber está organizar al proletariado por la Revolución Socialista y la dictadura del proletariado. Por ello, nuestra mano está tendida a entablar todas las discusiones y debates que sean necesarios, en franca camaradería, sin retroceder un solo palmo en nuestra creencia de que la amistad y la relación entre comunistas debe forjarse por medio de los principios marxistas-leninistas, por la unidad y cohesión del movimiento revolucionario.

Desde el Estado español, les enviamos un fraternal saludo revolucionario.

 

¡Viva el internacionalismo proletario!

 

Madrid, 5 de abril de 2021

Bernardo Baños González

Secretario de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.)

 




Fascistas y oportunistas: el ataque a la sede de Podemos en Cartagena

La sede de Podemos en Cartagena fue atacada la pasada noche del jueves 1 de abril. Un ataque que no se quedó en las habituales pintadas y que se tornó más grave al emplear los agresores materiales explosivos contra el local. Este episodio se entrelaza, irremediablemente, con el enfrentamiento que tuvo Pablo Iglesias con un grupo de nazis hace varios días en Coslada.

Hay quien dirá que la conjugación de una enorme crisis del capitalismo, agravada por la pandemia de la COVID-19, con las próximas elecciones regionales de Madrid está produciendo una tendencia a la polarización política; una polarización que sitúa a Podemos-IU/PCE en la extrema izquierda y a estos grupúsculos nazis, y a veces a VOX, en el extremo derecho, mientras que PSOE, PP, C’s y Más Madrid luchan por el falso “centro político” como forma de acercarse a la virtud en términos aristotélicos.

Es nuestro deber, primeramente, condenar frontalmente el ataque a la sede de Podemos, pero no podemos sino advertir a los comunistas y obreros honestos que aún se sitúen bajo el paraguas de la coalición eurocomunista y socialdemócrata que su líder, Pablo Iglesias, ha demostrado nuevamente que ante la violencia fascista sólo es capaz de enarbolar la fraseología política inherente a todo reformista del capitalismo: «democracia, libertad de expresión y justicia social». Pablo Iglesias, como oportunista que es, engaña a su militancia y a la clase obrera cuando se trata de poner fin a la violencia; porque pretende dar a entender que esto son situaciones excepcionales que alteran la normalidad democrática, cuando lo que existe no es democracia, sino la sangrienta dictadura de clase de la burguesía contra el proletariado, ocultando así, como dijo Lenin, que «el Estado es una máquina para mantener la dominación de una clase sobre otra». Y es preciso, también, recordarle a Pablo Iglesias que cuando los catalanes, en 2017, lucharon por llevar a la práctica un derecho democrático esencial como es la autodeterminación de las naciones, él no dudo en acusar al independentismo de «despertar el fantasma del fascismo».

Que tampoco espere Pablo Iglesias un “trato justo” de los voceros del capital como favor ante los servicios prestados. Ya hemos podido observar como Luis del Pino, entre otros, hacían malabares para no condenar el ataque, cuando esa misma gente tuvo pocas contemplaciones a la hora de hablar de terrorismo en el caso Altsasu o ante la quema de un par de contenedores en las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél.

Como ya advirtió Dimitrov: «Los jefes de la socialdemocracia encubrieron y ocultaron ante las masas el verdadero carácter de clase del fascismo y no llamaron a la lucha contra las medidas reaccionarias cada vez más graves de la burguesía». Pablo Iglesias continua la labor criminal de sus antecesores, tratando de poner una venda sobre los ojos del movimiento obrero en su incesante lucha por reformar el capitalismo en decadencia, socavando la lucha del movimiento obrero revolucionario que busca darle muerte.

El capitalismo español se encuentra en una profunda bancarrota política, social y económica, encontrándose atravesado además por su incapacidad para solucionar asuntos tan vitales como la cuestión nacional o la cuestión de la tierra. Por ello, el capitalismo español sólo tiene una salida: aumentar la escalada de violencia contra la clase obrera, apostándolo todo a la reacción, al fascismo.

Y esta violencia no es un fantasma, como tampoco es una anomalía dentro de la “democracia”. No podemos retratar al fascismo como un grupo aislado de “violentos” o “nostálgicos del franquismo”; no podemos definirlo como algo del pasado que acabó cuando los oportunistas del PCE se dieron la mano con la élite franquista en el periodo de transición; no podemos señalar únicamente a partidos como el PP o Vox, aunque su ideario y prácticas sean abiertamente fascistas; porque el fascismo es el propio Estado. El Estado es el instrumento que condensa toda la violencia de la burguesía monopolista contra la clase obrera. Es la herramienta esencial para la dictadura de clase que ejercen e imponen los monopolios.

Debemos tener muy claro que la esencia del Estado español es la corrupción, la represión, el anticomunismo, la negación de los mínimos derechos democráticos. No hay separación alguna de poderes, siendo el parlamentarismo una mera pantomima, donde la clase obrera tiene vetada toda posibilidad de intervenir políticamente. Toda violencia tiene su origen en la propiedad privada de los medios de producción, en la división de la sociedad en clases sociales antagónicas y en el empleo de la violencia más descarnada por parte de la burguesía, siendo el Estado su herramienta fundamental, para mantener ese dominio todo lo posible, pese a que se encuentre en un momento histórico que ya no le corresponde. Esa violencia finalizará con la propiedad social de los medios de producción, con la eliminación de clases sociales y el Estado, es decir, la violencia tiene su final con la instauración del comunismo.

Para finalizar, también nos hemos hecho eco del caso de un simpatizante de los CJC que fue agredido en Madrid por escoria fascista. Desde aquí le mandamos todo nuestro apoyo y solidaridad.

 

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 2 de abril de 2021

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)