1

Las reflexiones de Toxo

Después de cuatro años de crisis, los acontecimientos que se suceden con gran celeridad nos dicen que aún está muy lejos su “salida”. Los eruditos en economía se han convencido de que es mejor no jugar a los vaticinios sobre su duración, que después dejan en mal lugar su reputación de tecnócratas, pues todos los pronósticos han resultado erróneos. Ahora no conviene crear ilusiones en un pueblo harto de soportar las iras de un gobierno, totalmente entregado a la gran burguesía. Interesa más que las clases populares sean conscientes de que las soluciones no llegan después de severas reformas, para hacerlas a la idea de que aún son necesarias otras más radicales y dramáticas.

 

 Las masas necesitan, como el aire que respiran, noticias alentadoras y si no son posibles, demandan vías para solucionar sus gravísimos problemas de quienes tienen en sus manos la capacidad de consolarlas. Por ejemplo, los sindicatos mayoritarios. Para bien o para mal, todo cuanto digan o hagan los líderes de CCOO y UGT suscita expectativas o desolación. De cualquier modo los artículos, comunicados, entrevistas a sus dos secretarios, marcan pautas, son referencias que nos ayudan mucho a la hora de saber por dónde se van a dirigir gobierno y patronal. Las reflexiones de Toxo en la Gaceta Sindical de CCOO toman especial importancia después de que el gobierno impusiera la última reforma que regulará la negociación colectiva entre patronal y trabajadores. ¿Qué nos pueden decir los sindicatos? ¿Estamos en las puertas de acciones de envergadura que nos ilusionen en recuperar el terreno perdido? El título que ha elegido Toxo para su artículo publicado en el num. 16 de dicha Gaceta: Reivindicarnos y repensarnos: sindicalismo, trabajo y democracia” puede hacer pensar que algo gordo pasa en el sindicato que le impele a rectificar su línea reformista, su política de pactos y de no confrontación con el poder establecido.

 Lamentablemente, el sindicalista no escribe para los trabajadores. Sus reflexiones no pueden interpretarse como autocrítica de la dirección de CCOO por su trayectoria, aunque se esfuerce en asegurar lo contrario. Nada de rectificación y mucho de entreguismo es lo que promueve su lectura. El artículo es en todos sus extremos un mensaje, una petición de socorro a la patronal y al gobierno. El sindicalista advierte a sus patrocinadores que de seguirse por este camino, perderán la gallina de los huevos de oro.

 Las reflexiones de Toxo parten de una realidad incontrovertible del sindicalismo español: que está en franca decadencia, producida ésta precisamente en circunstancias en las que son las más idóneas para el fortalecimiento de una central de clase: Se han superado los 4 millones y medio de parados, mientras que alrededor de millón y medio de trabajadores se han marchado de nuestro país, unos a sus lugares de orígen y otros a la emigración. Se ha reducido fuertemente la población activa, no obstante, continúan muriendo dos obreros todos los días por las malas condiciones en los centros de trabajo sin que ningún patrón sea condenado a la cárcel. Diariamente se incoan entre 27 y 30 sumarios por desahucios, consecuencia de la falta de pago de las hipotecas debido al paro; sin embargo, los Bancos, tal es el caso del Santander, queen los cuatro años de crisis obtiene 35.000 millones de euros netos de beneficios, se quedan con las casas y exigen el resto de la deuda a sus víctimas tras haber recibido subvenciones millonarias por parte del Estado. Subvenciones que salen de nuestros impuestos y de la plus valía que extraen las empresas de la explotación de los trabajadores. Desde que apareció la crisis, todos los años son despedidas 4000 mujeres por quedarse embarazadas. Desde hace tres años la media de los salarios ha descendido un 7%. Luego nos viene a la memoria la reforma laboral, la de las pensiones y la última, que articula la negociación colectiva entre empresarios y trabajadores.

 ¿Cuáles han sido las respuestas de los sindicatos a tantos atropellos contra las clases trabajadoras?:

 ·Una huelga general a destiempo, sin convencimiento, convocada por la presión exterior.

 ·Rogativasy recogidas de firmas para convencer al parlamento de su error.

 ·Estampar sus firmas traidoras en la confabulada reforma sobre las pensiones.

 ·Reflexiones de Toxo tras la reforma de negociación colectiva

 Resulta evidente que la aparición del fenómeno 15M ha sido la señal de alarma. Y con esta apreciación no queremos decir que dicho movimiento ponga en peligro la integridad de CCOO y UGT -sería ridículo llegar a una observación de ese tipo-; no obstante, las actividades del 15M han puesto a prueba la capacidad de convocatoria de CCOO Y UGT a la vez que han echado por tierra todos los argumentos que sustentaban los sindicatos para justificar su modelo sindical basado en el entendimiento y en el pacto con la patronal:

 ·El fenómeno 15M para lo único que ha servido ha sido para desmentir el bulo propagado por los funcionarios y líderes de las dos centrales mayoritarias, que tiene la intención de excusar sus felonías con la consigna “las gentes no quieren saber nada”

 ·Las manifestaciones del 15M han sido equiparables e incluso más numerosas que las de las centrales sindicales en muchos lugares. Ejemplo: las del Primero de mayo que fueron ridículas pese a que los sindicatos cuentan entre ambos con cerca de 250.000 delegados.

 ·En las concentraciones del 15M se ha exteriorizado la mala fama que los sindicatos gozan a nivel popular.

 Toxo se ha visto forzado a descubrir las grandes debilidades de las dos centrales con las miras puestas en que la patronal y el gobierno tomen debida nota, y aunque especule con la probabilidad de que la decadencia de las centrales puede ser consecuencia de una determinada política, que les crea la fama de ser parte del Estado, a juzgar por el fondo del articulo, la alusión a tal posibilidad es para demostrar a sus protectores que el surgimiento de un sindicalismo de clase podría cambiar sustancialmente todo el panorama político y sindical. Toxo está diciendo a sus padrinos ¡O me ayudáis, o corremos el riesgo de que otros con distintas intenciones nos desborden! Porque después, expone con demasiada crueldad cuál es el problema que verdaderamente le inquieta.

 A estas alturas le preocupa la afiliación sindical porque la crisis, al arrojar al paro y a la jubilación forzada a cientos de miles de trabajadores, provoca la merma de la afiliación. Luego viene lo más importante, el “sindicalista” confiesa algo que nuestro partido ha venido denunciando como deformación; un número cada vez mas importante de delegados de las centrales en los comités de empresas no están afiliados a ellas, por lo que se teme el riesgo real de que tarde o temprano las centrales no puedan controlar los comités de empresas, lo cual sería su perdición. Este peligro aumenta en el momento en que aparecen organizaciones unitarias que intentan agrupar a los comités de empresas con la idea de romper con la división y de superar la práctica insolidaria entre sindicatos -por ejemplo en la expulsión de un trabajador-, que sólo es “defendido” formalmente por el sindicato al que está adscrito.

 ¿Qué denuncia exactamente Toxo? Los obstáculos externos que les impiden seguir existiendo como hasta ahora: los comités de empresas, a los que culpa de la escasa afiliación porque Un número significativo de trabajadores y trabajadoras no ven la necesidad de afiliarse, entre otras cosas porque saben que el Comité les va a representar por el mero hecho de participar en las elecciones, dándose la circunstancia probada de que las candidaturas del sindicato en las empresas cuentan con un alto número de personas no afiliadas y que muchos trabajadores nos votan (lo que expresa un determinado nivel de confianza) pero no se afilian (lo que supone dar un paso de mayor compromiso). Más allá de esto, ¿el modelo representativo actual se ajusta a las necesidades que plantea una economía globalizada? ¿No sería necesario que el sindicato asumiese en sentido amplio el gobierno de los elementos centrales de la relación capital-trabajo?”

 El dirigente de CC.OO se olvida de lo elemental en una autocrítica o reflexión cabal, los factores subjetivos, que determinan la calidad y cantidad de defectos. CCOO y UGT no pierden afiliación o no aumentan sus filas porque la estructura empresarial lo impida, o por la existencia de los comités de empresas, sino por su línea de conducta caracterizada por la traición, que genera el repudio entre los trabajadores; también por su anuencia con los empresarios y por la represión contra sindicalistas honestos, tal ha sido el recorrido seguido durante décadas digamos que desde antes del llamado período de transición que aún hoy persiste y cuya lista de fechorías y de víctimas serían interminables e imposible de detallar.

 Toxo debería pensar que los trabajadores que se presentan como candidatos de su sindicato al igual que los de la UGT sin pertenecer a ellos, lo hacen por utilizar una cobertura legal con la que poder presentarse más fácilmente a las elecciones. Otros se deciden a hacerlo porque los empresarios ven con muy buenos ojos a las dos centrales para frenar a otras alternativas. Toxo debería comprender que a los trabajadores les sean indiferentes los sindicatos, que también les tengan miedo y por supuesto los desprecien, porque se cuentan por cientos las empresas en el estado español en donde las listas de UGT y de CCOO son puestas por el empresario. También Toxo haría bien en entender que los comités de empresas se enfrenten a su sindicato cuando éste pacta a sus espaldas con el patrón. Por último, Toxo no debería “pensar” sino estar seguro que el sindicato esté considerado popularmente un ente del Estado. ¿Acaso existirían CCOO y UGT de no ser por las millonarias subvenciones estatales, dinero que parte no sólo de sus afiliados sino de todos los que están afiliados a otros sindicatos, de todo el pueblo, al que traicionan constantemente? Probablemente si el Sr. Toxo pensara todo esto comprendería también que es esto y no otra cosa lo que impide que las pequeñas empresas, muy desamparadas, los abogados y demás profesionales no acudan a la “protección” de su sindicato ¿para qué?

 Acabar con los Comités de Empresas en la actualidad es terminar tajantemente con la posibilidad de que la clase obrera se una; es eliminar la participación de otras alternativas verdaderamente de clase; supone acabar con la participación de los trabajadores, por el momento, al menos, en la elección de sus representantes; significa que funcionarios desclasados a sueldo de los empresarios decidan por los que producen; revela también que los dirigentes aburguesados manejen a su antojo todo el movimiento obrero; asegura colocar al patrón en una situación que ni soñando podía prever respecto de los trabajadores. Y por último, evidencia la continuación de la dinámica sindical de desconcienciar o malformar la conciencia de los trabajadores convirtiéndolos en sujetos pasivos y maleables.

 Dadas las circunstancias que concurren, todas adversas para el trabajador, lo justo es que CCOO y UGT propicien una amplia mesa de discusión y de reflexión acerca del por qué la patronal avanza sin frenos. Y que entre todos busquen una salida común, que en principio sería comprometerse en el respeto escrupuloso a todas las tendencias a manifestarse sin temor a la represión de la mayoría. De esta forma habría que iniciar pasos. No hay mucho tiempo para ir limpiando y ampliando el camino para construir una intersindical que termine en la Central Única de Trabajadores en vez pensar en cómo deshacerse del adversario y en cómo agradar a papá Estado. De este modo, seguro, seguro que la clase obrera y que todos los trabajadores saldríamos ganando y con ello el sindicalismo.

 COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL




La Patronal continúa avanzando. NISSAN: Un mal ejemplo

Sabíamos que los efectos de la crisis masacrarían a los trabajadores más allá del terreno económico, como es el psicológico, porque crea un ambiente de terror que se manifiesta de múltiples maneras. Las depresiones, los suicidios y las actitudes violentas con quien no se debe, están al orden del día. Quedarse parado es una tragedia en un país que se acerca a los cinco millones de desempleados. El obrero sin conciencia de clase obra de cualquier manera con tal de preservar su puesto de trabajo, llegando hasta la humillación si es preciso.

 

En el caso de Nissan resulta patético que un numero importante de operarios se hayan rebajado sus condiciones laborales para tener opción a la fabricación de la furgoneta “pick up”, cuando hace apenas un año que se había pactado un plan industrial que dio como resultado el recorte de 1500 empleados acompañado del ajuste de sus condiciones de trabajo.

Sin darse cuenta en vez de luchar con dignidad por sus derechos, los trabajadores de Nissan dirigidos por UGT y USOC se han lanzado ciegamente a perjudicar a otros compañeros, a sabiendas que todo lo que se pacte o se intente acordar con una multinacional no tiene ningún valor, solo sirve para demostrar al empresario debilidad mucha debilidad y el empresario cumplirá el pacto o no, según convenga a sus intereses mucho peor lo hará sabiendo que lo que tiene enfrente es una plantilla dócil que se vende a cualquier precio.

Porque lo que han hecho los trabajadores de Nissan, no es pelear por sus puestos de trabajo, por un salario digno y por los derechos que les asisten, lo que han hecho es llorisquear a la empresa diciendo que ellos quieren ser mas baratos que otros compañeros de otros lugares explotados vilmente por ella, para que les den el trabajo que estaba designado a esos compañeros. Lo que han hecho los trabajadores de Nissan y ya se puede cubrir con argumentos de toda laya, es competir con compañeros en beneficio de la empresa, caer en brazos del enemigo.

No obstante, la falta de conciencia en un trabajador no es un fenómeno casual, obedece a múltiples razones, lo que hace que aquellos compañeros más avanzados conscientes de esta aberración, se presenten a las elecciones sindicales para mostrarles el camino correcto, pero si estos lo que hacen es ahondar en la ignorancia para amansarlos más y ponerlos a merced del patrón, tal es el proceder de UGT y USOC, la conducta del obrero no es que tenga justificación, sino que es una malformación engendrada premeditadamente por dirigentes entregados al capitalista.

En efecto, lo que ha sucedido en Nissan, como en otros centros de trabajo, es la consecuencia de una práctica sindical de largas décadas llevada a cabo por las centrales mayoritarias impuestas por sus dirigentes y trasladadas a la clase obrera por medio de funcionarios intermedios y de comités deformados, que en vez de generar solidaridad, conciencia de su potencial y actitud de lucha, han cultivado a propósito, insolidaridad, miedo y debilidad. Es decir, han modelado la conciencia del trabajador para ser esclavo al servicio del amo patrón.

Solo así puede entenderse que los capitalistas de nuestro país, la Generalitat catalana y el propio Gobierno estatal aplaudan la decisión de los 2000 trabajadores de Nissan de una plantilla de 3000. Por eso también se entiende que el hecho dado en esta empresa, salga a la palestra de los convenios colectivos que se están discutiendo actualmente, en donde las representaciones empresariales, elevan una tal conducta como ejemplo a seguir por todos los trabajadores.

Nosotros no podemos aplaudir ni silenciar lo ocurrido en Nissan, porque es necesario que los trabajadores sepan lo que es y lo que no es bueno para ellos. Y en estos momentos de ofensiva total y brutal de la burguesía, un caso como el dado fortalece la incisión empresarial.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Sobre la necesidad de huelga general y contra el pensionazo

causantes crisisEl pasado día 29 de septiembre la clase trabajadora respondió a las agresiones del Parlamento y de la mayoría de los Partidos del Capital que lo componen, secundando masivamente la convocatoria de Huelga General realizada por las dos centrales sindicales mayoritarias. La huelga del 29S fue un éxito, a pesar de que las direcciones de ambas centrales sindicales hicieran todo lo posible porque no lo fuera: llegaba muy tarde y habían sido acordados unos servicios mínimos abusivos por primera vez con el Gobierno al que se le hacía la huelga, por ejemplo en el transporte, incluso por encima del 25%.

 

Los motivos que en su momento desencadenaron la convocatoria de huelga general del 29S siguen estando plenamente vigentes hoy, sin que el Gobierno haya modificado una coma de la reforma laboral. No sólo no ha modificado nada, sino que continúa agrediendo a las clases trabajadoras, arremetiendo contra las pensiones o contra prestaciones a desempleados siguiendo el dictado de la burguesía internacional (en donde está bien integrada la burguesía española), a la par que entrega dinero a manos llenas a empresarios y bancos y concede subvenciones millonarias a cúpulas sindicales y organizaciones patronales. Evidentemente, esto último condiciona los pasos de las traicioneras direcciones de los sindicatos mayoritarios, que ya deberían haber convocado una nueva huelga general.

Como decíamos, motivos para declarar una huelga general los hay de sobra:

• El salario mínimo en España es inferior en más de un 50% al salario mínimo de los países de la UE-15

•El gasto público en protección social en España es un 5,9% de PIB inferior a los de los países de la UE-15

• Las pensiones españolas son un 57% inferiores a la media europea, o lo que es lo mismo, un 3,7% de PIB. El 30% de las mismas – 2.584.200 jubilados – son inferiores a la pensión mínima, y el 85% de los pensionistas del estado español no alcanzan la condición de mileurista, fijándose la pensión media en 761 euros mensuales. Estas pensiones tercermundistas, de las más bajas de la UE, son las que el Parlamento español quiere rebajar. Por un lado, el gobierno, siguiendo a rajatabla las políticas que le impone el Capital internacional, pretende ampliar la edad de jubilación de 65 a 67 años, por otro lado, ya todos los partidos del Capital han pactado elevar el cómputo de 15 a 25 años para tener el Estado un ahorro de 10.000 millones de euros al año y una caída de las pensiones, ya de por sí miserables, de un 10%.

El Capital no duda en utilizar su instrumento de opresión y de redistribución de la riqueza en su favor – el Estado -, así como a sus sicarios – los partidos políticos a los que financia –, para mantener sus privilegios y sus márgenes a costa del Pueblo, que es el que paga sus desmanes. Los recortes sociales contrastan con las declaraciones del Gobernador del Banco de España o del BCE, que advierten que los bancos europeos tendrán barra libre, “que existen fondos de sobra para atender a las necesidades de capital” de la banca según la Ministra de Economía; que según las agencias de rating, estas necesidades de Capital para los bancos españoles ascienden a 17.000 millones de euros de manera inmediata, según Moody’s, y entre 70.000 y 120.000 millones de euros, según UBS. Los Estados capitalistas europeos, empezando por el español, no dudan en robarle al trabajador, al pensionista y al Pueblo – víctimas de la crisis – para dárselo a los bancos y empresarios – causantes y culpables de la crisis -. Y esta forma de robar todavía más al Pueblo trabajador para dárselo a la oligarquía financiera, lo realiza un gobierno encabezado por un Presidente del Gobierno y unos ministros que, en gran número, son afiliados al sindicato UGT.

Por todo ello, la situación requiere no una huelga general, sino todas aquellas que sean necesarias hasta tumbar estas políticas que agreden a los trabajadores y depauperan sus ya precarias condiciones de vida. Es más, el PCOE estima necesaria la transformación progresiva de la huelga económica en huelga política y deja claro que, incardinado en el movimiento obrero, hará cuanto esté en su mano para que así sea y que el sujeto de ese cambio sea el proletariado. Por lo tanto, debemos advertirles a las direcciones de las dos centrales sindicales mayoritarias que no hay que poner más condiciones a la convocatoria de Huelgas Generales ni amagar más, sino convocar ya Huelga General, pues se mantienen todas las razones por las que se convocó el pasado 29S y se añaden otras de peso como la supresión de la indemnización de desempleo a los parados de larga duración, el pensionazo y, en un horizonte inminente, el copago sanitario como antesala a la privatización de la sanidad para servir a las empresas aseguradoras. Las direcciones de CCOO y UGT deben convocar ya Huelga General y no reeditar otra traición a la clase obrera como hicieron en 1.996 al firmar el Pacto de Toledo y ampliando el periodo de cálculo de 8 a 15 años, que en la práctica significó un ahorro para el Estado del 4% y una disminución notable de las pensiones, algo reconocido por uno de los signantes – UGT – cuando en comunicado de Prensa de su Comisión Ejecutiva el pasado 13 de julio de 2003 señalaba: “La situación de los pensionistas españoles deja mucho que desear respecto a Europa. Nuestro país sólo dedica el 59% de la media comunitaria al gasto en pensiones y servicios sociales por persona mayor de 65 años. Además, en 2002 las pensiones de jubilación en España supusieron el 58% del salario medio, un porcentaje que disminuirá si se amplía el periodo de cálculo como pretende el Gobierno. Las cuantías de las pensiones mínimas en nuestro país son de las más bajas de Europa; la penalización por jubilaciones anticipadas, la más alta; y nuestros mayores tienen que pagarse, con su pensión, buen número de servicios esenciales”.

Desde el Partido Comunista Obrero Español consideramos necesaria la convocatoria inmediata de una huelga general. Hacemos un llamamiento a los afiliados, a los comités de empresa, delegados de personal y trabajadores para que presionen a las direcciones sindicales a la convocatoria de Huelga General, así como todas aquellas que deban realizarse de tal modo que el Gobierno de los Capitalistas tenga que recular en sus agresiones para con aquellos que generamos todos los bienes materiales necesarios para la vida de la sociedad, los trabajadores.

Por último, el Partido Comunista Obrero Español hace un llamamiento a la clase trabajadora a unirse y a organizarse, empezando por todas las empresas que están siendo o van a ser privatizadas y que hagan frente común contra el proceso privatizador en marcha. Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse, tanto en los centros de trabajo como en los pueblos y ciudades. Hacemos un llamamiento a los Comités de Empresa y Delegados de Personal a unirse a otros Comités y Delegados, así como al movimiento popular (agrupaciones campesinas, de estudiantes, AAVV, etc.) para universalizar la unidad de los trabajadores desde la base como única vía, no sólo de frenar las agresiones de la Patronal y su Estado, sino también como único camino para democratizar la sociedad y distribuir justamente la riqueza que nosotros generamos y que nos roban.

¡POR LA HUELGA GENERAL HASTA TUMBAR LAS POLÍTICAS ANTIOBRERAS DEL GOBIERNO DEL PSOE!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE ASAMBLEAS POPULARES Y ASAMBLEAS DE COMITÉS, DELEGADOS Y TRABAJADORES!

¡POR LA CONFORMACIÓN DEL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Represión para el pueblo y servilismo con los causantes de la crisis

Hace medio año se produjo una huelga de dos días en el Metro de Madrid. La reacción del Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid, con el PP a la cabeza, fue arremeter judicialmente contra los sindicatos convocantes de la Huelga y el Comité de Huelga demandándoles una indemnización de 6.581.330 euros, constituyendo un ataque sin precedentes y brutal contra la lucha sindical organizada, que se acrecenta con la intención de Metro de Madrid de despedir “a los cabecillas”, como llama la prensa capitalista a los líderes sindicales que descollaron en la huelga.

 Observamos que aquella agresión a los trabajadores no es aislada al contemplar la militarización del espacio aéreo decretado por el gobierno del PSOE el pasado día 3 de diciembre. Los miembros del Ejecutivo han advertido que van a producirse despidos.

Los anteriores son dos claros ejemplos de cómo PP, PSOE y demás partidos del Capital no vacilan en lanzarle a los trabajadores de este país el mensaje de que emplearan todos los resortes represivos del Estado, empezando por Judicatura y Ejército, si osan rebelarse contra los designios del Capital y su dictadura. Nos muestran que hablar de derechos sindicales en este país no es más que un ejercicio de hipocresía, pues en los centros de trabajo lo único que existe es represión, siendo el empresario juez y explotador cuya voluntad está por encima de lo humano y de lo divino. Tanto Esperanza Aguirre, por un lado, como los arietes más reaccionarios del Gobierno, Blanco y Rubalcaba por el otro, no han dudado – apoyados por los medios del Capital- en arremeter contra los trabajadores y en reprimirles mostrándonos que hablar de democracia y de derechos de los trabajadores en el estado español es sencillamente un acto de cinismo.

Las agresiones realizadas por el Parlamento contra el Pueblo trabajador y aquellas que tiene en mente realizar como el pensionazo, que ejecutarán con un Ministro de Trabajo afiliado a UGT – que fue la persona designada por dicho sindicato, el gobierno del GAL, y las entidades de crédito involucradas en la estafa de la PSV – a la cabeza, pretenden diluirlas socialmente arremetiendo contra los controladores aéreos. No dudan en acusar a los controladores de privilegiados los mismos que necesitan sólo cuatro años para tener derecho a una pensión vitalicia máxima o que perciben salarios superiores a 140 mil euros, véase María Teresa Fernández De la Vega. Por no hablar de los salarios y comisiones que se llevan los políticos del Capital.

Y mientras todo esto acontece, mientras arremeten contra los trabajadores abiertamente, en el Parlamento se sataniza todo rechazo a los planes dictados por la burguesía internacional y ejecutados por políticos a su servicio que planean más recortes, privatizaciones y proyectos de leyes de regulación del derecho de huelga, que en la práctica será su prohibición. En este escenario, tenemos a las direcciones de UGT y CCOO calladas, arremetiendo contra los controladores aéreos, percibiendo subvenciones estatales, mirando para otro lado ante la represión de la Patronal y su Estado como instrumento de opresión contra los trabajadores, haciendo la vista gorda ante el fenecimiento de la negociación colectiva y ante cinco millones de parados. Asi se comportan las centrales sindicales, en lugar de convocar ya una nueva huelga general.

Desde el Partido Comunista Obrero Español enviamos un mensaje de solidaridad y apoyo tanto a los compañeros del Metro de Madrid como a los controladores aéreos y hacemos un llamamiento a los Comités de Empresa y a los Delegados de Personal a unirse, pues ellos son los depositarios de la democracia de los trabajadores y en sus manos, siempre que estén unidos y organizados desde la base, está la producción de este país y una fuerza imposible de frenar. Les exhortamos a esa unidad y, también, a que se conviertan en la médula espinal que aglutine a todos aquellos colectivos sociales agredidos por el capitalismo y su Parlamento vendido al Capital, como son los estudiantes, los pequeños campesinos, los jubilados, inmigrantes, etc…. Sólo de esta manera los trabajadores podremos conquistar la democracia y la justicia social que a día de hoy este sistema falsamente denominado democrático nos niega.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Sobre el estado de alarma y el mensaje lanzado al pueblo por el estado capitalista español

pistola.angoinfo-70x70En el día de ayer, el Consejo de Ministros impuso el estado de alarma por un periodo de tiempo de 15 días prorrogables mediante el Real Decreto 1673/2010, militarizando el espacio aéreo de todo el estado y al colectivo de trabajadores de los controladores aéreos, o lo que es lo mismo, haciendo que civiles pasen a ser regidos y penados no como civiles sino como militares.

 

Esta medida adoptada por el Estado es un mensaje nítido lanzado a todos los trabajadores del país, advirtiéndoles de que no dudarán en utilizar al Ejército y la legislación militar para reprimirles en el caso de que el conjunto de la clase trabajadora reaccione y responda con la contundencia que se merece esta situación, donde el Parlamento doblegado a las directrices del Capital y el Estado con su Gobierno títere a la cabeza cumple exactamente el rol que le corresponde, que no es otro que el de ser instrumento de dominio y represión de la burguesía contra el Pueblo Trabajador.

Este episodio da respuesta clara de porqué el Presidente del Gobierno no acudió a la Cumbre Iberoamericana celebrada en Mar del Plata, ya que preveían la oposición sobre la privatización de AENA y las consiguientes agresiones a los trabajadores de esta empresa pública, empezando por la de los Controladores Aéreos. Tampoco es casual que toda esta agresión realizada contra AENA y los controladores se haga en estas fechas, pues el Gobierno calculó perfectamente las consecuencias y previó la respuesta de los Controladores y los efectos de dicha respuesta con objeto de arrojar a un pueblo desinformado y manipulado, tanto por el Estado como por los medios de comunicación en manos del Capital autóctono y foráneo (ambos instrumentos de opresión de la clase social burguesa), contra los trabajadores de AENA y construir una cortina de humo ante las medidas que están adoptando y que significan el desmantelamiento de todo derecho social y la entrega de las empresas públicas a las manos privadas con tal de satisfacer lo que ellos llaman Mercados y hacer que éstos recuperen “la confianza”.

En el Estado Español se han militarizado en los últimos 35 años RENFE, CORREOS, El Metro de Barcelona y ahora AENA. Siempre ha sido una medida represiva adoptada en contra de la clase trabajadora, mostrando la verdadera naturaleza de clase del Estado que padece nuestro Pueblo. Y esta naturaleza de clase y su convencimiento de que el Pueblo Trabajador, más temprano que tarde, se va a oponer y se va a negar a seguir pagando los desmanes que banqueros y empresarios están perpetrando, es lo que hace que estos políticos corrompidos que dirigen el Estado capitalista adopten este tipo de medida y lancen este mensaje claro de amenaza velada al conjunto de los trabajadores. Este hecho también ha puesto de manifiesto dos elementos destacados: El rostro de los traidores y enemigos del Pueblo (los partidos políticos del sistema y los dirigentes de las cúpulas sindicales) y la enorme fuerza de la clase trabajadora.

El Partido Comunista Obrero Español condena el Estado de Alarma decretado por el Gobierno y condena toda la violencia que el Estado burgués español, dirigido por el PSOE y un Parlamento doblegado a los intereses capitalistas, ejerce contra los trabajadores en forma de leyes represivas, recortes sociales, privatizaciones, reformas laborales o pensiones, a la par que otorga ingentes cantidades de dinero a Bancos y Empresarios, por no hablar del consentimiento y mirada para el otro lado ante el sistema de corrupción generalizada del Estado.

El Partido Comunista Obrero Español condena el alineamiento de las direcciones de las dos grandes centrales sindicales con esta medida desproporcionada y de agresión a los trabajadores realizada por el Estado, considerando despreciables las palabras emitidas por el Secretario General de UGT, enemigo jurado de la clase obrera, en medios de comunicación donde arremetía contra los controladores aéreos y justificaba la medida adoptada por el Gobierno señalando que “el gobierno ha hecho lo que tenía que hacer”. Hacemos un llamamiento a los trabajadores dignos que hay en las bases de ambas centrales sindicales para que se alcen en contra y desalojen a unas direcciones traidoras, vendidas al Capital y a su Estado, que dividen a los trabajadores y que no dudan, incluso, en poner siglas sindicales repletas de historia de lucha obrera y compuesta por bases donde hay muchos trabajadores honestos, al servicio de los empresarios teniendo también entre sus filas candidaturas amarillas.

El Partido Comunista Obrero Español quiere destacar la fortaleza de la clase trabajadora que, incluso dividida y debilitada, ha llevado al Estado burgués a la necesidad de mostrar su verdadera faz reaccionaria, no dudando en arrojar al Ejército y sus leyes militares contra un colectivo de trabajadores. El día que los trabajadores estemos unidos no habrá fuerza que nos pueda detener en la consecución de un estado más justo, libre de la explotación y de todo tipo de agresión capitalista. Por ello, hacemos un llamamiento a la clase trabajadora a unirse y a organizarse, empezando por todas las empresas que van a ser privatizadas y que hagan frente común contra el proceso privatizador en marcha. Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse tanto en los centros de trabajo, como en los pueblos y ciudades. Hacemos un llamamiento a los Comités de Empresa y Delegados de Personal a unirse a otros Comités y Delegados, así como al movimiento popular (agrupaciones campesinas, de estudiantes, AAVV, etc…) y universalizar la unidad de los trabajadores desde la base como única vía, no sólo de frenar las agresiones de la Patronal y su Estado, sino también como único camino para democratizar la sociedad y distribuir justamente la riqueza que nosotros generamos y que nos roban.

Por último, el Partido Comunista Obrero Español se solidariza con los trabajadores de AENA, con los controladores aéreos, con la parte del Pueblo que ha sido víctima de este conflicto cuyo único responsable es el Estado del Capital con el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la cabeza y sus políticas nocivas para con el Pueblo.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Es necesaria otra Huelga General

Han pasado casi tres semanas de la exitosa Huelga General del 29 de septiembre y observamos el silencio traidor de las cúpulas de las centrales sindicales mayoritarias. El incremento del paro por millones y una política económica de derechas no sirvieron para que las direcciones de CCOO y UGT creyeran necesario convocar una Huelga General mucho antes del verano. Sin embargo, la clase trabajadora no falló y, aún sabiendo que llegaba tarde, apoyó masivamente una movilización contra la política antiobrera del gobierno de Zapatero, apoyado por la inmensa mayoría del Parlamento burgués.

 

Tres semanas después de la Huelga General, contemplamos que las condiciones que la desencadenaron no sólo siguen vigentes sino que han aumentado, existiendo aún más motivos para continuar y agudizar la lucha con la que plantear una nueva convocatoria de Huelga General.

Los organismos capitalistas internacionales ya han expresado que el Gobierno español debe hacer más reformas que vayan en contra del Pueblo trabajador y a favor de la burguesía. Hablan de incrementar los impuestos, del pensionazo, de unos Presupuestos Generales del Estado que recorten el ya recortado gasto social, de nuevas privatizaciones, etc… Como ya hemos visto, y así lo han reconocido los mismos representantes políticos del capital en el Parlamento, la política económica viene dictada desde el exterior demostrándose la inexistencia de soberanía nacional, pues jamás existió siquiera una soberanía popular en los últimos 70 años. Ello se refleja en una Patronal crecida, siendo sabedora de que el Gobierno va a mantener la última Reforma Laboral aprobada, y cuyo presidente, el mismo que no paga a sus trabajadores y lleva a sus empresas a la quiebra, no oculta que “para salir de la crisis hay que trabajar mas y cobrar menos”.

Ante este escenario, consideramos que hay motivos de sobra justificados para la convocatoria de otra Huelga General antes de navidad. La voz de los trabajadores, de la mayoría del pueblo, debe ser respetada, y esa voz fue contundente el pasado 29-S. Esperamos que las direcciones sindicales mayoritarias tomen buena nota de la lucha de la clase trabajadora en Francia y en Grecia. De lo contrario, estaremos ante una nueva traición de las cúpulas de CCOO y UGT, las cuales deberán ser barridas inmediatamente por los trabajadores y sus legítimos representantes, los comités de empresa, a los cuales llamamos a unirse constituyendo Asambleas de Comités y Delegados.

  PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Informe sobre la huelga general del 29-S

De la Huelga General devienen consecuencias importantes que invitan a la reflexión más allá de su cuantificación, que tanto gusta a los enemigos de la clase obrera de dentro y fuera de sus filas. E incluso y sin perder las perspectivas, en este momento de análisis, es preciso eludir por ahora, si los objetivos se han conseguido o no. La gran burguesía a través de su vocero oficial y de sus ecos difusores, trata con toda suerte de artimañas minimizar los resultados, con tal de fortalecer al gobierno para que éste se mantenga firme y no rectifique. Por esta razón, nuestro punto de mira alcanza más lejos, con la intención de marchar seguros e invulnerables hacia adelante y no caer en la trampa que han tejido los poderosos burgueses y sus secuaces. Por otro lado, pensar que con una sola huelga se puede hacer retroceder a todo un imperio (España-Europa) es no saber absolutamente nada del enemigo al que nos enfrentamos, habida cuenta que ya en Grecia, en Francia y en otros países del continente se han llevado a cabo numerosas huelgas generales y se proponen efectuar llamamientos a otras nuevas, cada vez más combativas. Es obligado, pues, referirse a la correlación de fuerzas muy desigual entre ambos contendientes, y al estado de conciencia del obrero español en la actualidad, pues nos va a permitir enjuiciar acertadamente cuanto ha acontecido y nos ayudará a ver de qué manera debemos abordar la situación que surja del conflicto.

 

Mientras a un lado se atrincheraba la patronal con sus aliados naturales, Gobierno, Parlamento e instrumentos de propaganda masiva, formando un todo compacto y beligerante, enfrente la clase obrera se presentaba frágil y dividida, además con un significativo número de quintacolumnistas que activaron sus energías para que la huelga no tuviese éxito.

En la actualidad en todo el estado español, según datos aportados por la central UGT, hay 18,4 millones de trabajadores que cuentan con 340.000 delegados sindicales, es decir, un delegado por cada 54 trabajadores. Un partido revolucionario dotado de una vanguardia así incrustada en el movimiento obrero, garantizaría el éxito de una huelga general y su continuidad, pero la realidad es otra muy distinta y bastante amarga. Tal cantidad de delegados hay que repartirla entre miles de candidaturas de las más variadas tendencias, nacionalistas, izquierdistas, reformistas, antiobreras. A los numerosísimos Sindicatos y candidaturas promovidos por la patronal, sindicatitos y plataformas izquierdistas, que en reuniones han hecho público con especial énfasis sus deseos de que la huelga fuese un fracaso, y a la no participación de los sindicatos nacionalistas del país vasco, por haber convocado su propia huelga con antelación, hay que añadir cinco factores determinantes:

1 Que una cantidad notable en crescendo de delegados pertenecientes a CC.OO y UGT, no están siquiera afiliados a estas centrales, las utilizan como cobertura legal para presentarse a las elecciones.

2 Que los empresarios al objeto de dividir a la clase obrera han elaborado y ofertado candidaturas contrarias a las que presentan los trabajadores. Unas veces imponiendo sindicatos propios como el caso de FETICO y en otras ocasiones, en centros de trabajo donde CC.OO se ha postulado primero, la patronal ha promocionado a UGT y al contrario.

3 Que la patronal ha fomentado la existencia y ha proporcionado abrigo político y económico a candidaturas reaccionarias en el ámbito de la empresa para que sirvan de freno a los sindicalistas de clase, a la vez que en procesos electorales ha despedido a cuantos han osado presentarse en una lista no bien vista por ella, lo cual se contabiliza en muchísimas empresas, en donde las plantillas han quedado a merced del empresario.

4 Que la política sindical llevada a cabo por las direcciones de las dos centrales mayoritarias han cultivado la disgregación, la insolidaridad, la desmovilización y el legalismo y por consiguiente, han alimentado la desconcienciación de sus delegados y el de las amplias masas de trabajadores

5 Que en términos generales la clase obrera percibe y siente que las centrales no les representan por inoperantes o por traicioneras.

Un ejército de este porte y dimensión reducida a menos de un 40% no inspiraba seguridad, menos aún cuando las más altas instancias de las centrales convocantes exhibían serias dudas en sus discursos, que se han visto cristalizadas en la consigna estelar de la convocatoria ¡Así, NO! ¿Quiere decir que lo mismo sería aceptado de otra forma? Es evidente, que en las cabezas de los jerarcas sindicales no se contemplaba la huelga general, pero el brutal atropello a los derechos de los trabajadores que contiene la Reforma Laboral, dictada por el gobierno y sancionada por la mayoría de los partidos parlamentarios les han obligado a recurrir a la convocatoria, con el único propósito de “lavar” su menoscabada imagen tanto a nivel estatal como internacional y mucho más en el seno de la clase obrera española.

Mientras tanto, el gobierno, el PP y una vasta campaña orquestada a través de la prensa, radio y televisión han aventado vientos huracanados para socavar los cimientos de la convocatoria, que han incidido de forma especial en deteriorar la mas que deslustrada honorabilidad de los funcionarios sindicalistas y es que el amo, cuando le interesa acaricia el lomo de sus siervos y cuando no, descubre sus debilidades y les abofetea en la cara. En este sentido, es curioso que en plena campaña periodística contra el servilismo de los líderes sindicales hacia el PSOE y su gobierno, haciendo alusión a la ingente cantidad de dinero que reciben del Estado para algo más que mantenerse, que saliese publicado en el Boletín Oficial del Estado el pago de las subvenciones a las dos centrales, precisamente en estos momentos capitales. También chirria que después de décadas de vida de sindicalistas liberados con los que se ha forjado la nueva hornada de obreros aristócratas, que tan buenos servicios han prestado al sostenimiento de una “paz social” cruel con los trabajadores, sea ahora cuando la Sra. Aguirre y la patronal lo saquen a la palestra de la discusión con el propósito de crear un ambiente hostil hacia el paro.

En ninguna de las huelgas generales anteriores se ha detectado tanta rabia, ira y odio, antes y después de su celebración entre los desaprensivos medios de comunicación como en ésta. Semanas previas al día 29 y jornada tras jornada la noticia oral y escrita era el comportamiento previsible de los piquetes, acusándoles de antemano de intimidar a sus compañeros, por lo que la huelga podría ser ilegal, como insinuó la patronal.

¿Por qué tanto ahínco por parte de la patronal, del PP y de los medios de comunicación, cuando esta huelga general podía matar de una vez por todas al gobierno del PSOE? ¿Por qué arremeten contra los líderes sindicales, que tantos y buenos servicios les han prestado? Son múltiples razones, pero dos fundamentales a saber:

· El gobierno ha demostrado una incapacidad absoluta para mantener un rumbo fijo, sacando a flote flaquezas de concepción, de planteamiento, de firmeza etc., que le ha llevado a zigzaguear de manera escandalosa. El curso de la dirección gubernamental se ha caracterizado por un constante decir y desmentir, hacer y deshacer y la Reforma Laboral que ha impuesto es mucho mejor para los intereses del capitalista de la que esperaba la derecha más recalcitrante, así que no podían permitir que se originase la posibilidad de un nuevo desliz del gabinete Zapatero pensando en restablecer la credibilidad perdida de cara a las próximas elecciones.

· La batalla se ha planteado entre los que por sus intereses veían con malos ojos la convocatoria de la huelga, por muy escasas posibilidades que ésta tuviese de hacer rectificar al gobierno y los que desde dentro de las filas del movimiento obrero apostábamos con todas nuestras fuerzas, porque se llevase a efecto para preparar a los trabajadores a futuras batallas mejor organizadas y con las armas más adecuadas. Y en medio, las dos centrales mayoritarias únicas con poder de convocatoria, totalmente entregadas al reformismo, nadaban entre dos aguas. Pero el peso de la balanza se inclinó al socaire de los sentimientos de Méndez y Toxo ¿Cómo se puede no convocar una huelga general con 5 millones de parados, con una Reforma Laboral absolutamente fascista y con una cita continental de manifestaciones y huelgas para el 29 S, realizada por sus homólogos europeos con su voto a favor (para no quedar mal)?

Los sindicatos se habían colocado en una situación muy difícil, por esta razón e inclinados a no llevar a cabo la huelga ya convocada, pordiosearon al gobierno y a los partidos parlamentarios con sendas plegarias para que en las sesiones parlamentarias fuese rechazada la reforma laboral, causando vergüenza ajena entre los obreros conscientes. Los sindicatos han ido a la huelga sin más remedio, con dolor de sus corazones que estaban al otro lado de la barricada. Por eso camaradas, la convocatoria de la huelga es el triunfo de la clase obrera, de su vanguardia más consciente. El hecho de que las centrales, obligadas sin más opción a obtener el éxito o de lo contrario correr el riesgo fundado de perder su razón de ser, vieran buena la presencia de los revolucionarios en los piquetes, significa que se han movido a conciencia de que han creado un monstruo sindical, inservible para estos casos. Es evidente que nuestros líderes no están errados, conocen a la perfección cuales son las armas propias de los trabajadores, cual debe ser el comportamiento de un sindicalista y por eso no pueden llamarse equivocados, cuánto hacen de mal para los trabajadores forma parte de su cometido de asalariado del gobierno y de la patronal. Nada podemos esperar de ellos después de la huelga, pues la misión que les han encomendado sus amos dentro de la clase obrera es simplemente traicionarla.

La Huelga nos ha proporcionado además de lo expuesto anteriormente, otros muchos fundamentos para sacar adelante nuestra táctica de masas, cada vez más acreditada científicamente y por tanto necesaria. Lenin llevaba razón, no se puede ganar a la clase obrera sin descubrir el oportunismo que anida en su interior. En este caso, a los pequeños sindicatos que después de un análisis cargado de subjetivismo han rechazado la huelga colocándose al lado de la patronal, del gobierno y de los esquiroles, en nombre de la pureza ideológica ¿Qué saben ellos de la psicología del obrero y de cómo transformar dicha sicología en conciencia de clase? ¿Acaso la huelga no es la mejor tribuna para dirigirse a los trabajadores, para organizarlos? Un obrero aprende mil veces más en un día de huelga general y en el proceso de su preparación que en dos mil años de octavillas y de propaganda cibernética. Estos pequeños sindicatos llamados de clase y que se cuentan por cientos, después de cuarenta años no han sido capaces de unirse en uno solo, pretenden hacer la guerra por su cuenta, restando fuerzas al conjunto de los trabajadores. No nos tiembla la voz al decir que son tan culpables de la situación que atraviesa el movimiento obrero como las direcciones de las grandes centrales que tanto odian.

La clase obrera hasta en sus momentos bajos es el enemigo a batir por todos, a la vez que es el centro vital donde fijan su atención los políticos burgueses y la izquierda parlamentaria. Su volumen cerca de 20 millones resulta tentador para sacar provecho el día de las urnas. Unos y otros la tientan como si de un objeto maleable se tratase, pero poco a poco en el interior del movimiento obrero se va destapando, descubriendo por sí mismo el instrumento que ha de devolver al proletariado el lugar que debe ocupar, los comités de empresas. Sin ellos las grandes centrales no hubiesen podido materializar el llamamiento, sin ellos tampoco, la burguesía hubiese obstaculizado el desenvolvimiento normal del paro. Mientras los partidos revolucionarios, antisistemas etc. se reúnen para cambiar el mundo entre cuatro paredes sin acercarse a los centros de trabajo, la patronal y reformistas se dedican a acceder a los comités, controlarlos y llevarlos por la senda contraria a sus intereses. Esa es nuestra lucha, porque los comités tienen en sus manos todo el proceso de producción de los bienes materiales de la sociedad, porque una asamblea de comités y delegados representa la auténtica democracia, pues han sido votados por sus compañeros directamente, porque los comités y delegados con conciencia son los únicos con capacidad para movilizar a 18,4 millones de asalariados.

Pero el punto de fracaso de la huelga ha estado en la movilización del gran comercio así como de las empresas pequeñas ubicadas en las zonas urbanas, en donde apenas existe organización. Este hecho refleja la inoperancia de las asociaciones de vecinos que se han inhibido en esta situación de tanta gravedad para los intereses del pueblo trabajador, del mismo modo que ha dado al traste con las teorías pseudocientíficas que dejan al futuro socialismo en manos de organizaciones al margen del movimiento obrero. El PCOE lo vienen anunciado desde hace tiempo, no se podrá materializar el éxito de ninguna huelga general o de otra índole si no se cuenta con los vecinos de las ciudades, de los barrios. Si las asociaciones de vecinos no funcionan, si no permiten un mínimo trabajo hay que construir las asambleas populares, unirlas a las asambleas de Comités y Delegados de Empresas para conformar el FRENTE UNICO DEL PUEBLO. Ese es el porvenir indefectible, que la huelga ha venido a corroborar. A partir de ahora o las luchas de los trabajadores por sus condiciones económicas se alzan políticamente y se establece en el terreno colectivo y de la solidaridad o la clase obrera española y la propia sociedad volverá a estados míseros, pues la burguesía, los gobiernos, los parlamentos, es decir, el capitalismo no tiene ni límite ni pudor.

No obstante el 29 S nos ha abierto la puerta de la esperanza. Las masas están ahí esperando y una vanguardia nutrida se ha desvelado brava, luchadora, capaz de organizar a su clase y de combatir a sus enemigos con todas las armas y formas posibles, pero necesitan de una dirección ideológica cualificada, el Partido.

El PCOE desde el comienzo de la crisis y en aras de una verdad incontrovertible, lanzó la consigna de ir construyendo un núcleo, la moderna vanguardia en el movimiento obrero para que se convirtiese en la punta de lanza del próximo amanecer, la ACDT. En efecto, la burguesía con su Reforma Laboral no aspira salir de la crisis sino a hundir a la clase obrera, a sumirla en un sueño profundo que dure un siglo. Tenía fundadas sus expectativas en el tipo de sindicalismo que se está llevando a cabo, es por eso, que de la misma clase, y como consecuencia lógica surjan nuevas formas que a la vez que desbancase al sindicalismo obsoleto, dijese basta a la patronal, al gobierno y al capitalismo en su conjunto. La huelga es incontestable nos señala el camino y los fallos. Atrás ha de quedar el sindicalismo oficial y las alternativas inmovilizadas e inmovilizadoras desde hace cuarenta años. Por delante queda todo un mundo que se descubre por sí mismo.

A mayor abundancia, la globalización o la mundialización está configurando nuevas sendas, la unidad de los comités, la reunión de delegados a nivel de grupos de empresas, o sea, ACDT (Asambleas de Comités y Delegados) que ya rebasan el ámbito estatal colonizando Europa colocando la primera piedra de un futuro internacionalismo solidario. Los comunistas ante la moderna configuración no pueden ensimismarse en el pasado y negar esa realidad. Hay que unir todos los comités de grupos, hay que dotarles de política obrera y ésta nos la ha proporcionado la crisis. A estas ACDTs naturales hay que añadir las Asambleas de Comités de diferentes empresas y sectores productivos en marcha.

Desde que el parlamento aprobó la Reforma Laboral del PSOE una treintena de empresas de todos los volúmenes la han hecho efectiva despidiendo a trabajadores bajo su amparo. El proceso es ya imparable, la solución estará en la lucha diaria, combativa y solidaria y los sindicatos ni grandes ni pequeños unos por reaccionarios y los otros por incapacidad están en condiciones de llevarla a cabo, solo los comités pueden cambiar esta realidad, el partido pues, tiene ante sí el reto de erigirse en protagonista supremo del cambio que necesitan los trabajadores en su estructuras orgánicas y en sus conciencias, para afrontar las circunstancias presentes, para lo que esta comisión, concluye:

· Trabajar por la ACDT desde dentro y fuera de las centrales mayoritarias

· Construir asambleas populares que añadidas a las ACDT engendrarán el FRENTE UNICO DEL PUEBLO

· Que los militantes y simpatizantes del PCOE elaboren una táctica común para ofrecer a los comités y asambleas populares un programa universal, en el que se recojan propuestas que neutralicen la Reforma Laboral, con el fin de proyectar una lucha continua contra las leyes burguesas

· Elevar, hoy mas que nunca a política todas las acciones de los trabajadores

· Popularizar la salida socialista ante las acometidas de los capitalistas

· Fortalecer organizativamente el FRENTE UNICO DEL PUEBLO y elevar a las asambleas de comités y a las asambleas populares a las categorías de órganos de poder, única alternativa real a la cínica democracia burguesa.

 

POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA

POR EL FRENTE UNICO DEL PUEBLO

POR EL SOCIALISMO

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




El Partido Comunista Obrero Español ante la huelga general del dia 29 de Septiembre de 2010

El gobierno español ha consumado la puesta en práctica de medidas antipopulares, con el único propósito de mantener vivo un sistema caduco en grave crisis, que solo puede prolongar su agonía con la vulneración de los derechos de los pueblos, con el empobrecimiento de los trabajadores y con las guerras de rapiña. Tal ha sido su existencia.

 

Bajo las órdenes de los grandes capitalistas españoles y europeos, el gobierno y el parlamento han procedido al saqueo de las economías domésticas, con una Reforma Laboral que retrotrae los derechos de los trabajadores a la época franquista, que además van acompañadas con sentencias judiciales que oficializan la negación de derechos como la libertad de expresión y manifestación, penalizando a empleados con sentencias de alejamientos por expresarse contra sus empresarios por no pagarles sus salarios, con el pretexto de dañar la imagen de la empresa. Como quiera que la imposición de estas medidas se han llevado a cabo sin la oposición activa de las organizaciones sindicales, el parlamento profundizará aún más en sus fechorías, de esta forma, el despido barato y gratuito, los bajos salarios, la imposición en contratos de trabajo de condiciones antisindicales, la facultad del patrón para desvincularse de lo pactado en convenio etc. se complementarán con el deterioro de los subsidios de pensiones, con la gradual privatización de los servicios públicos incluida la Sanidad, con el endurecimiento de las condiciones para obtener el desempleo, a lo que hay que añadir que con el Plan Bolonia se camina flechado a la privatización de la enseñanza universitaria.

Es decir, todo cuanto ha servido al capitalismo para propalar las excelencias del sistema y del supuesto bienestar de la clase obrera, ha sido desmontado. Por todas estas razones, el PCOE-PCOC apoya la convocatoria de la Huelga General para el día 29 de este mes, a la que se entregarán sin reservas para que sea un éxito. Pero a la par es obligado en estos momentos claves y en aras de que prevalezca la verdad y que también sirva de estímulo para la creación de conciencia, denunciar sin tapujos que los capitalistas, su gobierno y su parlamento, avanzan porque las organizaciones obreras retroceden y esto es lo que ha sucedido en nuestro país durante las últimas décadas. La sumisión rabiosa de los dirigentes de los sindicatos mayoritarios, la atomización de la clase obrera en miles de candidaturas, pequeños sindicatos etc, han permitido el fortalecimiento de los patronos y de la derecha política y mientras la situación continúe igual en la oposición, seguirán las tropelías, el capital es insaciable y lo quiere todo.

El PCOE-PCOC hace un llamamiento a trabajadores, nacionales e inmigrantes, autónomos, estudiantes, amas de casa a todas las masas laboriosas para que estén alertas para evitar que se repita un nuevo engaño. La Huelga General no puede ser el final de nada, sino el comienzo de todo. Por ello, es necesario desbancar la actual dirección lo que se conseguirá construyendo asambleas de comités de empresas, que son los que han votado directamente los trabajadores, y en torno suyas, se construyan asambleas de vecinos y ciudadanos en todos los pueblos y capitales del Estado para formar un FRENTE ÚNICO bajo un programa que ha de ir más allá de la simple reivindicación sindical, pues el problemas es netamente político. Para que el capitalista no prosiga con sus tropelías, es imprescindible la nacionalización de los centros de trabajo, que estos pasen a manos de los que producen todas las riquezas de esta sociedad, al efecto que se elabore una economía planificada y democrática y para que el reparto de la misma sea justo.

 

POR LA HUELGA GENERAL Y SU CONTINUACIÓN

POR LA CONSTRUCCIÓN DEL FRENTE UNICO DEL PUEBLO

 PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

 




Acta de la Assemblea de Barcelona

Reunidosen las Cocheras de Sants unos 400 trabajadores junto a estudiantes, pensionistas, parados, etc… para buscar puntos en común que nos permitan poner en practica, a nivel de Barcelona, medidas de resistencia contra los ataques de la banca y la patronal que estamos sufriendo la clase trabajadora, CONSENSUAMOS QUE:

 

 

● Las medidas de “ajuste”, la reforma laboral, y la próxima reforma de las pensiones impuestas por el Gobierno de Zapatero son el mayor ataque, desde el franquismo a los derechos de los trabajadores, pensionistas y demás sectores populares. Medidas que dejan muy claro que el Gobierno, siguiendo el guión del FMI, y de la Unión Europea, esta decidido a que el peso de “su” crisis caiga exclusivamente sobre nuestras espaldas

 Entre estas medidas destacan:

 – Recortes y congelación de salariosy pensiones.

 – Recortes de gastos sociales (ley de dependencia, cheque-bebé.etc.)

 – Subida de impuestos y tarifas (IVA, gas, etc.)

 – Reforma laboral que ataca el pilar de nuestros derechos: la negociación colectiva. Las empresas podrán incumplir condiciones pactadas en los convenios sin pactarlos con los trabajadores. 

Despedir trabajadores es más fácil y barato, ya que se reducen las indemnizaciones y además, se subvencionan los despidos con fondos públicos.

 ● Ante este panorama, resulta escandalosa la actuación de las cúpulas de CCOO y UGT, que después de haber apoyado a Zapatero durante todos estos años, ahora se muestran incapaces de plantarle cara. En lugar de convocar una huelga general para echar atrás las medidas, dejan que estas se aprueben, y nos hablan de una hipotética “huelga general” para fines de septiembre.

 Los asistentes a la Asamblea de Sants acordamos seguir trabajando por una huelga general que tenga continuidad en un plan de lucha y movilización para echar abajo la reforma laboral, el plan de ajuste y la reforma de las pensiones. Planteamos una lucha ofensiva por el reparto del trabajo y de la riqueza para que la crisis que la paguen los que la provocaron, la banca, los especuladores y las grandes empresas.

 Los participantes de esta asamblea ACORDAMOS

 ► Dirigimos a los trabajadores, parados, estudiantes, pensionistas, etc… para decirles que no nos tenemos que resignar a perder nuestros derechos sin más, que el camino es la lucha.

 ► Animar la constitución de comités/asambleas de centros de trabajo, barrios y poblaciones para trabajar de manera unitaria contra las medidas que nos quieren imponer

 ► Convocar una segunda ASAMBLEA DE BARCELONA para el 15 de septiembre donde se aprobará, a nivel de Barcelona (provincia) un plan de lucha y movilización.

 CONTACTOS :comiteconveni@gmail.com

 

 Barcelona 29 de junio de 2010




El Partido Comunista Obrero Español apoya la huelga general de los trabajadores de Correos

Los trabajadores de CORREOS están convocados el próximo jueves 10 de junio a una Huelga General. Nuevamente el Gobierno siguiendo al pie de la letra el dictado de los capitalistas europeos en la que siguiendo el Tratado de Lisboa pretenden golpear a los trabajadores privatizándolo todo: sanidad, educación, pensiones y, como no, las pocas empresas que quedan por privatizar como son CORREOS o RENFE.

En el caso de CORREOS el ministerio de Fomento ha presentado un Anteproyecto de Ley Postal en el que se pretende fragmentar y hacer que la empresa estatal sea devorada por el “mercado”, que recorta el Servicio Postal Universal implicando que CORREOS tendrá una menor capacidad de cubrir y servir a la sociedad y, por tanto, una menor financiación y una plantilla más reducida. En definitiva, un servicio de peor calidad, la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo y la precarización de las condiciones de trabajo del sector postal, ya de por sí miserables. Esto, junto a la paralización del Convenio Colectivo y del Acuerdo Funcionarial desde hace casi un año y medio son las razones que empujan a los trabajadores de Correos a la Huelga General.

El Partido Comunista Obrero Español apoya a los trabajadores de CORREOS en la Huelga General del próximo día 10 de junio y les anima a que sigan luchando hasta que el Gobierno tenga que retirar este anteproyecto que agrede a los trabajadores de CORREOS y al resto de los trabajadores. Hacemos un llamamiento a los Comités de Correos a que se unan a otros Comités de Empresa y que formen Asambleas de Comités y Delegados y que acudan al Pueblo para implicarlo en defensa del Servicio Postal Público. Hacemos un llamamiento a los trabajadores y a los comités de empresa a apoyar a los compañeros de CORREOS y a que se sumen a la lucha contra las privatizaciones. Por último, denunciamos el papel jugado por UGT rompiendo la unidad sindical existente en la defensa de CORREOS, alineándose con el Gobierno y con su anteproyecto liquidador de CORREOS y de decenas de miles de puestos de trabajo y traicionando a los trabajadores.

La solución de los capitalistas a la crisis pasa por congelar a la viuda y quitarle al funcionario y al obrero para dárselo al empresario y al banquero, por precarizar el mercado de trabajo y abaratar todavía más el despido, por liquidar las pensiones y por robarnos lo poco público que queda. Con este sistema capitalista los trabajadores no tenemos ni futuro ni más presente que la lucha para transformar esta sociedad y avanzar hacia una más justa dirigida por los trabajadores. Para ello es necesario la unidad y la organización de los trabajadores por encima de cualquier sigla y, por tanto, es condición indispensable la unidad y la solidaridad de todos los comités de empresas y delegados de Personal construyendo Asambleas de Comités, Delegados de Personal y Trabajadores.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL