1

Hospital psiquiátrico de Mérida sin psiquiatras

Recientemente, el Periódico de Extremadura se ha hecho eco de denuncias de enfermeros sociosanitarios del Hospital Psiquiátrico de Mérida denunciando que el citado Hospital no tiene ni tan siquiera un psiquiatra para atender a los pacientes que se encuentran en dicho centro. Un Hospital Psiquiátrico donde no hay ningún psiquiatra.

Lo que denuncian los trabajadores, y se hace eco el Periódico de Extremadura, no es una novedad, pues llevan un mes sin tener un psiquiatra en el centro, lo que claramente afecta negativamente a la salud mental de los pacientes pues ven un retroceso en sus tratamientos los cuales, según los propios trabajadores, están recibiendo un trato inhumano. A ello hay que unirle la desprotección en la que se encuentran los trabajadores y trabajadoras del hospital, los cuales corren peligro de choques violentos con pacientes con patologías mentales a los que se les está negando la asistencia médica, y más concretamente la psiquiátrica, como consecuencia de la desatención de los pacientes.

Las condiciones de abandono no son nuevas, pues el verano de 2020 en plena ola de calor y en plena ola de la COVID, se habilitó un recinto para los pacientes de un pabellón en unas condiciones reprobables. Sin ningún tipo de medida sanitaria para evitar los contagios entre personas de avanzada edad, sin un aire acondicionado y en condiciones de total hacinamiento. Las denuncias de los trabajadores tuvieron eco mediático en el diario Hoy donde se señalaba que “El pabellón de un solo cuarto de baño para las 23 usuarias y una única zona donde realizar el aseo diario.”. Por esta noticia publicada, los trabajadores del hospital recibieron amenazas desde la Consejería de Sanidad de Extremadura, donde se instaba a los trabajadores de ese pabellón a que no se hiciera público sobre lo que allí pasaba demostrando la esencia reaccionaria del gobierno del PSOE en Extremadura.

Mientras el Gobierno no escatima en regalarle dinero públicos a los empresarios, mientras se envían armas al Estado fascista de Ucrania resulta que, en el Estado español, y concretamente en la capital de Extremadura, un hospital psiquiátrico no tiene psiquiatra alguno. El proceso de desmantelamiento de los servicios públicos en general, y de la sanidad en particular, iniciado muchísimo antes de que empezase la pandemia de la COVID-19, llevan a situaciones como la que denunciamos, por no hablar de tantos pacientes con cáncer a los que se les proporciona el tratamiento mal y tarde.

La hipocresía de las instituciones públicas, que están al servicio de los monopolios a los que les resbala esta realidad, no queda ahí. Hemos visto como se llenan la boca hablando de la salud mental, pero en la práctica vemos como se juega con ella y se mercantiliza, dando un mal trato a los enfermeros, auxiliares de enfermería y todos los trabajadores que allí se encuentran, y sobre todo a los pacientes que por problemas mentales allí se encuentran.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.) apoyamos a los trabajadores y trabajadoras del Hospital Sociosanitario de Mérida en sus justas denuncias sobre una situación inhumana como la que viven trabajadores y pacientes de dicho Hospital. Señalamos al capitalismo y a aquellos que lo gestionan – en este caso el gobierno del PSOE del reaccionario Vara y el gobierno que se autodenomina como el “más progresista” y es igual de reaccionario que los que le precedieron –, capitalismo cuya explotación descarnada es la causante de la inmensa mayoría de las enfermedades mentales que hoy proliferan en la sociedad. Únicamente la organización y la lucha unitaria de la clase obrera contra el capitalismo y por la construcción de un Estado al servicio de la clase obrera – que tenga por objetivo democratizar la economía y la sociedad, o lo que es lo mismo, socializar los medios de producción y construir los órganos de poder mediante los cuales sea la clase obrera la que dirija la sociedad – podrá acabar con esta situación de barbarie en la que la burguesía nos ha instalado que hunde en el cieno a la clase obrera para que una minoría cada vez menor sea cada vez más podridamente rica.

 

¡ABAJO EL ESTADO FASCISTA, ABAJO EL CAPITALISMO!

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA, CONSTRUYAMOS EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡FORTALECE AL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Mérida, 25 de junio de 2022

 

SECRETARÍA DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




NTT Data y el expolio de dinero público

A pesar de que los hechos vienen demostrando lo contrario en multitud de ocasiones, el mantra de que los empresarios arriesgan y por eso se quedan con la riqueza generada por los trabajadores sigue siendo uno de los principales argumentos de defensa del expolio legalizado que los capitalistas realizan contra los trabajadores. Bajo el manido mensaje de que quien más arriesga debe tener un mayor beneficio, los empresarios llevan años robando la mayor parte de la riqueza generada por los trabajadores. Pero, ¿es verdad que arriesgan los empresarios?

Habría que matizar que la clase capitalista es heterogénea y que no todos los dueños de empresas tienen el mismo peso en la economía global. Un autónomo que tenga una panadería pequeña tiene un impacto mínimo en la economía en comparación con los dueños de Amazon, Google, Inditex o BBVA por poner sólo algunos ejemplos. Las grandes empresas cada día aglutinan más mano de obra y la concentración en monopolios puede comprobarse rápidamente al echar un vistazo, por ejemplo, a todas las fusiones bancarias que se han dado en el Estado español en los últimos años. Estas grandes empresas son las que más beneficios generan, las que más dividendos reparten entre sus accionistas y, por norma, las que más explotan a sus trabajadores. ¿Arriesgan mucho los dueños de estas empresas?

Sólo recordando el rescate bancario que ha costado, al menos (puesto que la cantidad se va actualizando al alza conforme pasa el tiempo), 101.500 millones de dinero público, es fácil entender lo poco que han arriesgado los accionistas de esos bancos, que cuando estaban a las puertas de quebrar fueron rescatados. Riesgo cero.

Otro caso llamativo es el de la empresa ACS, de Florentino Pérez, que ya en su día tuvo que ser indemnizada por el Estado con 1.350 millones de euros por la inviabilidad del proyecto ‘Castor’, o los 485 millones que esta misma empresa podría reclamar al gobierno si la obra del AVE de El Pertús resulta económicamente inviable.

¿Qué le ocurriría a una familia trabajadora que se embarcara en la compra de una vivienda y que por motivos ajenos a su voluntad no pudiera pagar la hipoteca porque resultara “económicamente inviable”? No hace falta ser adivino, basta con echar un vistazo a la prensa para ver cómo a pesar del gobierno “más progresista de la historia”, continúan los desahucios de familias trabajadoras.

También es fácil ver la enorme cantidad de dinero público que los gobiernos de turno transfieren a manos privadas a través de las diversas subvenciones que, bien a través del Estado, bien a través de la Autonomías, los gobiernos locales o a través de la Unión Europea, las grandes empresas acaparan.

Como no podía ser de otra forma, NTT Data es experta en chupar del bote del erario público, estando bien situada en la industria militar a través de ‘puertas giratorias’. Pero como no sólo de armas vive el hombre, NTT Data diversifica el dinero público que recibe.

En julio de 2021 podíamos leer en los medios que el Ayuntamiento de Madrid iba a crear una Escuela de Talento Digital, en colaboración con la por entonces Fundación Everis (ahora NTT Data Foundation). En la presentación, Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid, destacaba la importancia de la colaboración público-privada, “crucial en este proyecto”, un concepto que no es más que la forma de disfrazar que se va a invertir dinero público para que una empresa privada obtenga beneficios.

Ese mismo mes se anunciaba también el Proyecto Nereo, un proyecto piloto para fomentar el ocio saludable financiado por la Comisión Europea y desarrollado por El Ayuntamiento de Benidorm de la mano de NTT Data.

Sólo en el mes de agosto de 2021, una UTE (Unión Temporal de Empresas) de NTT Data con Siemens conseguía una adjudicación de 38,4 millones de euros de la Administración Pública, siendo una de las mayores adjudicatarias de dinero público.

En noviembre de 2021, el gobierno adjudicaba a otra UTE, esta vez entre NTT Data y Oesia, la gestión de la digitalización de las pymes por 11 millones de euros.

Esto es sólo una muestra de lo que ha aparecido en los medios, que no es más que la punta del iceberg de la cantidad de dinero público que empresas privadas como NTT Data reciben por parte de las administraciones públicas. Ese es el ‘riesgo’ que corren los accionistas de esas empresas, las cuales son mantenidas con dinero público y, cuando la cosa va mal, son rescatadas con ese mismo dinero público, como el último ejemplo de Abengoa.

Para quien pudiera pensar que todos estos contratos han sido conseguidos en libre competencia con otras empresas, basta tan sólo mostrar un par de ejemplos para desmontar este otro mantra del libre mercado.

En agosto de 2018, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sancionaba con un importe total de 29,9 millones de euros a 11 empresas informáticas, entre ellas NTT Data (entonces everis), “por crear un cártel en el suministro de servicios de informática y tratamiento de datos a la Administración Pública”.

En marzo de 2022, la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) comenzaba una investigación a 13 empresas informáticas, NTT Data entre ellas, por “prácticas colusorias” en sus contratos con el Gobierno, habiendo ya en el pasado sancionado a otras empresas por una trama en la que algunas de ellas “conocían los concursos antes de que se hicieran públicos y se los repartían con la presentación de ofertas simuladas”.

Así es cómo estas grandes multinacionales copan el mercado, eliminan la competencia y acaban acaparando todo el dinero público que pueden, desmontando por completo el argumento del riesgo empresarial y la libre competencia.

Y mientras estas empresas acumulan beneficios millonarios, sus trabajadores siguen sumidos en la miseria, con congelación salarial o, en el mejor de los casos, subidas irrisorias muy por debajo de la subida del IPC, lo que hace que cada año que pasa pierdan poder adquisitivo. Esta es la lógica del capitalismo, empobrecer a trabajadores para hacer millonarios a una minoría parasitaria.

El sistema capitalista está quebrado y moribundo, la época de los monopolios nos sitúa en el fascismo, en el poder total de los imperios. Esta lógica atiende al desarrollo natural del capitalismo que ya predijeron Marx y Engels, y es irreversible bajo la lógica de este sistema. Tan sólo la socialización de los medios de producción por la vía revolucionaria para ponerlos en manos de la clase obrera puede armonizar las relaciones de producción, acabando con las guerras imperialistas, la miseria, el hambre y la explotación. Para que la clase obrera tome el poder es necesario construir esos órganos de poder alternativos, uniendo todas las luchas en un Frente Único del Pueblo que haga frente al Estado capitalista y sea el germen de un Estado obrero.

 

Célula Jorge Dimitrov del Partido Comunista Obrero Español




Los bajos salarios son culpa de CCOO y UGT

Desde el pasado mes de mayo, cuando la patronal se negó a negociar una subida de salarios con CCOO y UGT, llevamos escuchando a estos sindicatos amarillos decir que convocarán movilizaciones para un aumento de los salarios que palie la subida del IPC.

Un mes después de esto, la inflación sigue al alza y en mayo repuntó hasta el 8,7% con carburantes y alimentación disparados. Pan y cereales, queso y huevos y la carne han subido un 11%, marcando un nuevo récord que supone que miles de familias en el estado dilapiden sus ahorros mientras otras tantas no puedan ya, ni siquiera, comprar estos alimentos básicos.

Los salarios sin embargo siguen congelados, pero ¿Cuál es el motivo? Nuestro partido, tras la firma del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, ya indicábamos que,

“Los Acuerdos por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) firmados por CCOO y UGT consagran todas las aspiraciones de la patronal: moderación salarial, temporalidad, desregulación de la jornada, el descuelgue de los empresarios del cumplimiento de los convenios etcétera, que conllevan avanzar hacia un mundo del trabajo más desregulado, más precario, con mayor temporalidad y con mayor vulneración de los derechos – totalmente socavados por las leyes burguesas – de los trabajadores. CCOO y UGT no han fallado en servir a la burguesía en la imposición de condiciones más duras, así como para recortar la cuantía de las pensiones, firmando pensionazos, como aconteció en octubre de 1996, posterior Ley 24/1997 de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social,  y sucesivas reformas realizadas en los años 2001, 2006 y 2011 que ampliaron la edad de jubilación y los plazos de cálculo, aminorando las cuantías de las pensiones futuras, de tal modo que allanaron el camino para que, con una clase obrera totalmente desvertebrada y desideologizada como consecuencia de la acción de la burguesía y del colaboracionismo de las centrales sindicales – CCOO y UGT – junto con las demás organizaciones oportunistas, se llegara a la última reforma de pensiones realizada por el Partido Popular con el que se corona, por el momento, el camino del deterioro de unas pensiones miserables desvinculando la revisión de las pensiones del IPC, de tal modo que las pensiones de los jubilados cada año se reducirán más, perderán poder adquisitivo como consecuencia de la inflación e irán empobreciéndose. Esos son los frutos que le ha traído al proletariado la Concertación, o el Diálogo Social, llevada a término por CCOO y UGT, donde han vendido a los trabajadores a cambio de liberaciones, subvenciones y prebendas.”

De hecho, en el artículo tercero de este acuerdo se especifica que “los incrementos salariales serán para cada uno de los años de vigencia de una parte fija de en torno a un 2%.” Bastaba con incluir en este artículo que cualquier subida de la inflación debe reflejarse inmediatamente en los salarios para no perder poder adquisitivo, pero claro, este no era el objetivo de ninguna de las partes, ni de la patronal ni de los sindicatos traidores CCOO y UGT.

En el colmo del descaro y de la sinvergonzonería, mientras escuchamos a Unai Sordo y Pepe Álvarez decir en estos días que “o suben los salarios o habrá conflicto” -pero, eso sí, sin convocar ninguna movilización ni huelga- el pasado 22 de abril se publicaba en el BOE el Convenio colectivo para peluquerías, institutos de belleza y gimnasios en el que TODOS LOS SALARIOS DE 2021 Y 2022 SON EXACTAMENTE EL SALARIO MÍNIMO DE ESTOS DOS AÑOS.

Este es solo un ejemplo de cómo CCOO y UGT, de igual forma que Fasga, Fetico y el resto de sindicatos amarillos, sirven a los intereses de la patronal vendiendo a los trabajadores mientras utilizan a su antojo los medios de comunicación -propiedad de la patronal para quien firma estas tropelías- para dar una imagen contraria a sus actos.

La lucha por la subida de salarios no va a venir de los sindicatos vendidos CCOO y UGT, porque estos se deben a la patronal que es quien riega de dineros a estos sindicatos a través del Estado comprando esa “paz social” que permite que los trabajadores tengamos cada vez peores trabajos y peor remunerados.

 

Como se ve en el gráfico, CCOO y UGT sólo convocan el 5,9 y 5,1 por ciento de las huelgas que se convocaron el 2021. Sin embargo, otros sindicatos, donde se encuentra el sindicalismo de clase y combativo, convocó el 17,3% de las huelgas. Mientras el sindicalismo vendido y traidor sigue con su paz social con la clase obrera desangrándose, el sindicalismo de clase y combativo ha sido el único con el arrojo suficiente de sacar a la huelga a los trabajadores.

La lucha por un aumento salarial, así como por el resto de derechos en el trabajo solo puede venir del sindicalismo de clase y combativo, compuesto por trabajadores que sufren de igual modo que el resto de sus compañeros, alejados de la burocracia sindical y los liberados que viven la vida a costa de sus compañeros, regados con el dinero del Estado que caracteriza a CCOO y UGT.

La clase obrera debe organizarse en torno al sindicalismo de clase y combativo, adherido a los principios sindicales de la Federación Sindical Mundial, y sus actuales cuadros y dirigentes deben hacer todos los esfuerzos posibles en activar e incorporar a los trabajadores en la lucha contra el sistema capitalista que solo genera pobreza, guerra y miseria para su clase, generando la necesidad de la emancipación como clase y la construcción del Socialismo como salida a la injusta situación actual que vive.

 

¡Es el momento de los comunistas!

¡Socialismo o barbarie!

Comisión de Movimiento Obrero y de Masas del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Una nueva amenaza de los capitalistas a la clase trabajadora sevillana por protestar

La compañía aérea Ryanair ha amenazado a la plantilla de La Rinconada (Sevilla) con cerrar el hangar de reparaciones situado en este municipio por protestar contra las pésimas condiciones laborales. Esta es la realidad que se esconde detrás de los titulares de los diferentes medios, los cuales suscriben las palabras de la patronal, quienes atribuyen al “conflicto laboral” la causa del cierre, cuando una vez más es la explotación capitalista el único motivo.

 

 

Desde hace tiempo los trabajadores de dicho centro de trabajo han denunciado la “continua actitud de coacciones y amenazas a la plantilla” así como el “incumplimiento sistemático de la jornada laboral”, además de tener que comprar herramientas con su dinero o de no reconocerles la categoría profesional que les corresponde. Todo esto con una Inspección de Trabajo cómplice al mirar hacia otro lado, y unas leyes y unos jueces siempre al servicio de los patronos.

Ante este nuevo caso de explotación los trabajadores han decidido no callarse y reclamar unas mejores condiciones, a lo que la patronal ha vuelto a responder con algo a lo que ya estamos acostumbrados: amenazar con trasladar el hangar de reparaciones en busca de trabajadores que acepten la explotación.

Este caso de amenaza capitalista no es para nada nuevo, una vez más muestra el poder que la posesión de los medios de producción otorga a los capitalistas. Dándoles la capacidad de decidir si decenas de familias se quedan sin ingresos con los que poder cubrir sus necesidades, todo porque lo único que importa en el sistema capitalista es aumentar los beneficios de unos pocos. Unos beneficios que, dado el estado del sistema capitalista, solo se pueden obtener exprimiendo cada vez más a la clase trabajadora, ya sea con este tipo de amenazas, con el fascismo, o creando guerras en las que solo es nuestra clase la que muere.

Con todo esto podemos ver cómo luchar por mejorar las condiciones laborales en cada centro de trabajo no es suficiente, ya que los empresarios siempre tendrán el poder en las negociaciones. Si el poder a los capitalistas se lo da la posesión de fábricas y empresas, la solución de la clase trabajadora es hacerse con esa posesión. Solo de esta forma la clase trabajadora podrá decidir sobre su futuro, poniendo todas las riquezas que crea a diario con su trabajo al servicio de toda la sociedad y no solo al de una clase parasitaria como es la burguesía.

Esto no se conseguirá en la farsa electoral que vivimos cada 4 años, como ocurrirá el próximo 19 de junio en Andalucía, una farsa con la que nos hacen creer que la clase obrera está haciendo política y que esta es la única forma de cambiar nuestra vidas. Pero año tras año y elecciones tras elecciones vemos como solo es un engaño más de este sistema. Para que nuestra clase tenga realmente una vida digna es necesario que trabajadores y trabajadoras de todo el país se organicen y se unan en un Frente Único del Pueblo, en el cual se enlacen todas las luchas que hoy en día se dan de forma aisladas pero que tienen un mismo causante: el sistema capitalista. Es por ello por lo que invitamos a la clase trabajadora sevillana a que se organice y participe en los diferentes actos que se están llevando a cabo en toda la provincia convocados por el FUP, desde asambleas hasta concentraciones. Sólo así la clase trabajadora podrá luchar contra la explotación capitalista que sufre día tras día.

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA FRENTE AL CAPITALISMO!

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

COMITÉ PROVINCIAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E) EN SEVILLA




La Feria de Sevilla: un ejemplo más de que las leyes capitalistas son papel mojado

La Asociación Andaluza de Hostelería de Feria amenazó el pasado 31 de marzo con un paro durante la feria de abril en Sevilla, ya que, según ellos, con la nueva reforma laboral se hace imposible la contratación de trabajadores durante la feria por limitar las horas de trabajo al día. Lo cual finalmente se ha comprobado que es falso, ya que la nueva reforma laboral no toca este aspecto.

Las exigencias de estos empresarios es crear un régimen especial que tenga en cuenta las particularidades del sector, las cuales no son otras que la explotación más descarada a la clase trabajadora. Uno de estos hosteleros fue entrevistado en un programa de Telecinco. En él admitía sin ningún pudor que los trabajadores hacen jornadas de 15 o 16 horas, siendo esto totalmente ilegal, ya que entre jornadas de trabajo deben transcurrir como mínimo 12 horas. Condición que no se ha introducido con esta reforma laboral, admitiendo públicamente que año tras año se saltan la ley como les da la gana sin ningún miedo a sufrir algún tipo de represalias, ya que son conscientes que pueden hacer lo que quieran.

Es tal el terror capitalista (no puede llamarse de otra forma que terrorismo patronal) que en una entrevista de un programa tan alternativo -nótese la ironía- como Todo Es Mentira, donde debaten conjuntamente un empresario de las casetas y un trabajador de la feria de abril, que es el trabajador quien no puede mostrar su cara por miedo a represalias. Esto es un despropósito y más cuando es ese explotador, esa sanguijuela, el que insiste en que es la ley la que está mal por no estipular jornadas de 16h diarias.

No merecen más que la extinción.

 

 

Esto no es más que un nuevo ejemplo de cómo en el sistema capitalista las leyes son papel mojado, leyes que están hechas por la propia burguesía y que se saltan como y cuando quieren, explotando a los trabajadores y exprimiendo al máximo la plusvalía que les roban día tras día. Huelga decir que esas leyes que se saltan a la torera no son más que la constancia del poder de la burguesía sobre la clase obrera, solo se está reforzando la realidad de la burguesía, el nivel represivo al que llega y cómo el fascismo tiene rienda suelta en la televisión, demostrando que la tan cacareada democracia no es más que una farsa para hacer creer al pueblo que este sistema merece ser sostenido por nuestro sudor y nuestra sangre.

La clase trabajadora no puede seguir confiando en el Gobierno “más Progresista de la Historia”, el cual permite que los empresarios se salten las leyes cada vez que lo necesitan; ni en los sindicatos amarillos CCOO y UGT, los cuales son perfectamente conscientes de todos y cada uno de los atropellos que la burguesía acomete contra la clase obrera.

El derrocamiento del sistema Capitalista pasa por dos requisitos indispensables: por un lado, es obligación de los comunistas pelear por nuestra unión, entender que sin la unidad de los comunistas no puede existir la Organización Revolucionaria que guíe al proletariado en su emancipación. Por otro lado, debemos asimilar, no sólo los comunistas sino toda la clase obrera, que es más necesario que nunca construir el Frente Único del Pueblo, que no es más que la unión de todas las luchas en un Único Frente contra el Capitalismo, que es el denominador común de todos los males que sufre el proletariado mundial.

 

¡Por la unidad de la clase trabajadora frente al Capitalismo!

¡Por la construcción del Frente Único del Pueblo y por la construcción del Socialismo!

Comité Provincial del PCOE en Sevilla




La hipocresía de NTT Data y el negocio de la guerra

A pesar de lo que los medios de comunicación pretenden hacernos creer, el mundo lleva en guerra continua desde hace muchas décadas. Leyendo los medios de desinformación estos días pareciera que la guerra en Ucrania es la primera que se produce desde que finalizara la Segunda Guerra Mundial. Nada más lejos de la realidad.

En octubre de 2001, tras los atentados del 11S, EEUU y sus aliados invadían Afganistán con la excusa de desmantelar Al Qaeda, grupo terrorista financiado por los propios EEUU durante años para combatir a la Unión Soviética y frenar el avance del socialismo. Esta invasión se llevó por delante la vida de al menos 38.000 civiles según la ONU, 150.000 muertos entre civiles y militares, además de generar 2,2 millones de desplazados. Sólo entre enero y agosto de 2021, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, más de 558.000 personas han sido desplazadas internamente, huyendo de sus hogares para escapar de la violencia.

En marzo de 2003, de nuevo EEUU junto con una coalición internacional formada por el Reino Unido, Australia, Corea del Sur, Dinamarca, Polonia, El Salvador, España, Italia, República Dominicana, Nicaragua, Honduras y otros países, invadían Irak con la excusa del desarrollo por parte del gobierno Iraquí de armas de destrucción masivas, unas armas que nunca llegaron a aparecer y que supusieron la entrada en la guerra de España y el posterior atentado del 11M en 2004, en el que fallecieron 193 personas y alrededor de dos mil resultaron heridas. Más allá de las consecuencias fuera de Irak, esta guerra costó la vida de medio millón de personas, además de las 277.800 personas refugiadas y los 1,8 millones de desplazados internos, según datos de ACNUR.

Podríamos seguir exponiendo datos de Libia, Siria y muchos más, porque si algo caracteriza a este sistema moribundo son las guerras de rapiña. Pero vamos a centrarnos en 2 conflictos concretos, la masacre palestina por parte de Israel y la masacre en Yemen por parte de Arabia Saudí.

El Estado de Israel lleva décadas masacrando a la población palestina ante la pasmosa falta de intervención por parte de aquellos países que ahora se vanaglorian de querer proteger a la población ucraniana y no dudan en enviar armas, muchas de las cuales acaban en manos de nazis como los del Batallón Azov. Durante esas décadas, han perdido la vida decenas de miles de palestinos, habiendo asesinado Israel a más de 2.100 niños sólo desde el año 2000, además de los 5,6 millones de refugiados que según UNRWA han tenido que abandonar sus hogares, haciendo que la ocupación israelí sea cada vez mayor en territorio palestino.

En 2015 Arabia Saudí iniciaba una guerra en Yemen que ha costado la vida de al menos 233.000 personas según la ONU, casi la mitad niños menores de 5 años, y que esta misma organización califica como “la mayor catástrofe humanitaria del mundo”. El Representante de ACNUR en Yemen, Jean-Nicolas Beuze declaraba en 2021 ante los medios que “en 23 años de trabajo humanitario, pocas veces he presenciado tanta miseria y desesperación”.

¿Por qué nos centramos en estos dos conflictos? Porque las armas utilizadas para masacrar a los pueblos de Yemen y Palestina han sido vendidas, entre otras empresas, por NTT Data. En diciembre de 2016 el medio Andalucía Información publicaba una noticia sobre las puertas giratorias en la industria militar, en la que se indicaba que “Everis -ahora NTT Data- se dedica a la producción de armas (misiles), sistemas de Defensa y sistemas de armas terrestres de alta movilidad”, vendiendo “material militar a Israel, entre otros países”.

Por otro lado, en 2021 el periódico digital eldiario.es publicaba varios artículos en los que revelaba los contratos secretos mediante los cuales NTT Data –everis en aquel momento– había vendido armas a Arabia Saudí a pesar de que el Parlamento europeo y la ONU pedían que no se exportara más material militar a Riad.

Mientras tanto, los trabajadores de NTT Data recibían en los últimos días correos electrónicos de la dirección de la empresa mostrando su preocupación por la población ucraniana y pidiendo realizar donaciones a través de ACNUR, unas donaciones que después la empresa usa para lavar su cara en los medios.

Tal es la hipocresía de una empresa que ha convertido la guerra en un lucrativo negocio, siendo cómplice de la muerte de cientos de miles de personas en todo el mundo, pero que ahora intenta lavar su cara porque, según parece, los muertos ucranianos son más importantes que los palestinos o los yemeníes.

La misma hipocresía de los gobiernos capitalistas que han mirado para otro lado durante años mientras el propio gobierno ucraniano masacraba a las poblaciones del Donbás pero que ahora se exhiben enérgicos en sus condenas y su ayuda militar, mostrando su absoluta sumisión a la OTAN y a los intereses del imperialismo de EEUU.

La guerra es la esencia del sistema capitalista en su fase imperialista. Mientras la clase obrera no conquiste el poder revolucionariamente, no habrá paz en el mundo. El pueblo trabajador tiene que dar un paso adelante y organizar un contrapoder, uniendo todas las luchas de la clase trabajadora (sanidad, educación, pensiones, luchas laborales, etc.) en un Frente Único del Pueblo que dirija una única lucha de clases contra este sistema y su Estado, y que sea el germen de la construcción del único sistema que puede garantizar la paz entre los pueblos, el socialismo.

 

¡Socialismo o barbarie!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

Célula Jorge Dimitrov del Partido Comunista Obrero Español




El problema de la robotización en el campo

La robotización y otros importantes aportes de las grandes tecnologías en el campo ya son hechos que poco a poco se irán implementando. En un artículo del medio digital HOYAgro se nos dice lo siguiente:

Dentro de nada, la vendimia se hará con robots, pura agricultura de precisión. Han sido probados por primera vez hace 15 días en la comarca gallega de O Rosal. Se trata de un proyecto europeo en el que participan 16 empresas y ocho grupos científicos de España, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Serbia, Lituania, Letonia y Finlandia”.

Por su parte, The New York Times en un artículo publicado el pasado 11 de octubre del 2021, nos habla de cómo en Francia (uno de los países de la Unión Europea que más produce a nivel agrario) “los futuros agricultores son expertos en tecnología”. En el mismo artículo se nos dice que “la mitad de sus agricultores tienen más de 50 años y se jubilarán en la próxima década, por lo que casi 160.000 granjas están en juego”. Así mismo, comentan que “hay 70.000 puestos vacantes de trabajo agrícola, y los jóvenes, incluidos los hijos de los agricultores, no están haciendo fila para ocuparlos”.

¿Por qué, pese a los puestos vacantes, pocos jóvenes se animan a ocuparlas? El mismo artículo nos responde:

Muchos se sienten desanimados por la imagen de la agricultura como una ocupación intensiva en trabajo que ata a los agricultores a la tierra. Aunque Francia recibe anualmente la asombrosa cifra de 9.000 millones de euros (10.400 millones de dólares) en subvenciones agrícolas de la Unión Europea, casi una cuarta parte de los agricultores franceses viven por debajo del umbral de la pobreza. Francia se enfrenta desde hace años a una silenciosa epidemia de suicidios de agricultores.”

Esta situación descrita por el New York Times sobre la situación agraria en Francia no es muy diferente a las de otras naciones de Europa, incluyendo aquí al Estado español. En este contexto, los dos medios citados muestran una imagen positiva del empleo de estas tecnologías como una ayuda a los trabajadores agrarios. Sin embargo, la realidad es muy distinta a como nos la muestran, ya que la tecnología en manos de los capitalistas sólo acabará beneficiando a la clase explotadora en detrimento de la explotada.

Es un hecho que, desde otros sectores laborales como el industrial, el empleo de robots y nuevas tecnologías como fruto de la transición digital, ha llevado a centenares de obreros de sectores industriales al despido, algo que ya hemos denunciado en otro artículo. Por mera lógica, la situación en el sector primario se verá aún más perjudicada a raíz de este fenómeno, contando el explotador con un mayor abanico de mano de obra desocupada a la hora de contratar.

Conviene señalar que, como comunistas, no estamos en contra del progreso tecnológico: en un sistema socialista, todos estos avances estarían en manos de los trabajadores y harían que las tareas más pesadas, repetitivas o embrutecedoras fueran eliminadas. Sin embargo, bajo el capitalismo, toda esta robotización supone desempleo y disminución del nivel de vida para los trabajadores, al ser desplazados en pos de unas máquinas que llevan a cabo la tarea con mayor eficiencia.

Ante esta situación, a los trabajadores del campo no les queda más salida que la organización y lucha contra el sistema capitalista de producción en pos de la consecución del socialismo, el único sistema económico capaz de armonizar las relaciones de producción con las fuerzas productivas para hacer que cada avance tecnológico y científico suponga una mejora, no sólo en términos de productividad, sino también en lo que se refiere a una mayor calidad de vida para el pueblo trabajador. La clase obrera es la única que puede tomar el poder político y romper con la lógica capitalista de la acumulación de capital.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) apoyamos una Reforma Agraria antilatifundista y antimonopolista como base para conciliar el progreso tecnológico con la mejora del nivel de vida de campesinos y jornaleros, entre otras cuestiones. Para llevarla a cabo, es necesario la integración de todas las luchas relacionadas con campesinos, obreros, estudiantes, pensionistas, etc, en el Frente Único del Pueblo.

 

¡Por la construcción del socialismo!

¡Por la Reforma Agraria!

 

Comisión de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




El PCOE en la Manifestación de Cádiz contra la represión

Este sábado 15 de enero el PCOE ha estado presente en la manifestación convocada en Cádiz, en ella se protestaba contra las detenciones de los trabajadores que participaron en la huelga del metal. Lo cual es un ejemplo más de la represión que sufre la clase trabajadora día a día en el sistema capitalista.

En dicha manifestación se hicieron llamamientos a la unidad de la clase trabajadora y a la organización de esta. Desde el PCOE estamos totalmente de acuerdo sobre la necesidad de unidad y organización, pero debemos dejar claro contra qué debemos luchar. La lucha no es contra un ministro ni contra un gobierno. Lo único que realmente pondrá fin a todos los problemas de la clase trabajadora es la lucha contra el capitalismo, sistema en cuya naturaleza está la explotación a la clase trabajadora, por lo que es imposible reformarlo.

Desde el PCOE hacemos un llamamiento a los trabajadores del metal de Cádiz y a toda la clase trabajadora para la unidad en torno a un Frente Único del Pueblo, cuyo objetivo sea poner todos los medios de producción y todos los recursos al servicio de toda la sociedad.

A continuación se expone la octavilla que se repartió en la manifestación:

“LA NATURALEZA FASCISTA DEL ESTADO ESPAÑOL SE MUESTRA DE NUEVO

 

En la mañana del 16 de diciembre la Policía Nacional irrumpía en los barrios de Cádiz realizando detenciones arbitrarias a trabajadores a raíz de las manifestaciones del sector del metal de los últimos días, confesando la policía a algunos de los detenidos que dichas detenciones tienen la intención de frenar cualquier nuevo movimiento que pudiera cuestionar el sistema.

 

Tal y como ocurriera en Catalunya, cualquier actuación por parte de la clase obrera que cuestione lo más mínimo la esencia reaccionaria del Estado español es cortada de raíz mediante la represión máxima, mostrándose una vez más esa esencia fascista de este Estado. Una esencia fascista que también pudo comprobar el pueblo de Linares, entre miles de casos existentes.

 

Debemos recordar una vez más que este Estado fascista reprime al pueblo trabajador con el gobierno más progresista de la historia al frente, formado por el socialfascismo del PSOE y el oportunismo de Unidas Podemos, que no dudan en defender las actuaciones de las fuerzas de represión o de reprimir al movimiento antifascista cuando éste osa cuestionarles su labor en el gobierno.

 

Desde el Partido Comunista Obrero Español exigimos la retirada de todos los cargos a todos aquellos trabajadores detenidos de forma arbitraria en una caza de brujas que busca amedrentar al pueblo de Cádiz y al del resto del Estado ante cualquier posible levantamiento que pueda poner en riesgo el sistema.

 

Igualmente hacemos un llamamiento a la clase trabajadora de todo el Estado a unificar todas las luchas en una única lucha de clases, construyendo el Frente Único del Pueblo contra este Estado fascista que no duda en reprimir de la forma más dura al pueblo trabajador cuando éste se levanta contra las injusticias que un Capitalismo agonizante no puede ocultar más tiempo.”

 

¡Por la disolución de las Fuerzas de Represión!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Por la construcción del SOCIALISMO!

 

Comité Regional de Andalucía del PCOE




Yolanda Díaz y Unidas Podemos-PCE refrendan la Reforma Laboral del PP

La reforma laboral pactada entre Yolanda Díaz, los sindicatos amarillos CCOO y UGT y la patronal CEOE es una nueva traición a la clase trabajadora. No solo no se deroga la reforma laboral del PP, ni se eliminan sus artículos más lesivos -tal y como vendió en campaña electoral Unidas Podemos-PCE a los trabajadores- sino que, al contrario, se refrenda absolutamente la continuidad de la reforma laboral del PP y se consolida como inamovible gracias a la socialdemocracia y al oportunismo vendidos a la burguesía.

Los estruendosos aplausos de la CEOE y de la Fundación FAES de Aznar dejan bien a las claras el carácter consolidador de esta reforma de Yolanda Díaz de la reforma de 2012, que fue un golpe tremendo contra los derechos de la clase trabajadora en el Estado español. Y el apoyo de Ciudadanos y de buena parte del Partido Popular refrenda el carácter antiobrero de este acuerdo.

CCOO y UGT, sindicatos amarillos y vendidos a la patronal, juegan el papel que les corresponde como elemento del Estado que son, pues de éste cobran en contraprestación por sus traiciones a los trabajadores. Así, no dudaron en firmar la enésima traición, consolidando una reforma laboral que lejos de mejorar un ápice la vida de la clase obrera, la sigue sumiendo en la más absoluta miseria.

Abren los diarios con la noticia de que España supera el nivel de empleo de antes de la pandemia con la creación de 776.000 puestos de trabajo en 2021. Pero la realidad es que esta reforma laboral, continuadora a ultranza de la fascista legislatura de Rajoy, va a mantener la disminución de las horas de trabajo: se trabajan 1,2 millones de horas menos que en 2019. Es decir, que los trabajadores van a trabajar menos horas y, por ende, a empobrecerse todavía más. Y esta reforma laboral consolida este panorama para la clase trabajadora y otorga al empresario herramientas para rebajar la jornada de trabajo de los obreros y, consecuentemente, también sus salarios.

Y es que este aspecto es fundamental para la patronal, ya que el escenario de automatización que viene preparando la burguesía necesita de una transformación de las condiciones de vida del proletariado, que va a trabajar menos horas y a cobrar menos. La automatización bajo el capitalismo solo puede traer miseria al trabajador.

Pero el problema no es la automatización ni la robotización, sino el sistema capitalista de producción. El derrocamiento de éste y la construcción del Socialismo haría que toda esta automatización se pusiera al servicio de la clase obrera, que es la inmensa mayoría de la población, mejorando sus condiciones de vida: menos horas de trabajo, la cuasi-desaparición de trabajos rutinarios en muchas ramas de producción, etcétera.

La clase obrera se encuentra hoy en la encrucijada de elegir la miseria cada vez más palpable del capitalismo – encarnado en la socialdemocracia y el oportunismo (Unidas Podemos-PCE) que actúan como los fascistas cuando están en el gobierno y en el fascismo – o la revolución socialista con la que ser el dueño de su destino.

 

¡Por la revolución socialista!

¡Socialismo o barbarie!

Madrid, 5 de enero de 2022

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y POLÍTICA DE MASAS DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Trabajo temporal, empleo criminal

Que en Valdepeñas (Ciudad Real) se vaya a abrir un McDonald’s, evidencia la podredumbre del capitalismo. Se ha vendido la apertura de un McDonald’s en Valdepeñas como una buena noticia de cara a generar empleo en el municipio, unos 30 empleos pero a cambio se miseria y semi esclavitud.

No es nada nueva esta situación en la hostelería (contratos temporales, sueldos ridículos, muchas horas, etc.), pero si hablamos de las cadenas como Burger King, McDonald’s, Telepizza y compañía, no sólo mencionamos la precariedad laboral, sino también el cómo juegan con la salud de la gente, clientes y trabajadores.

En lo laboral, estas empresas comienzan su búsqueda de trabajadores (o futuros explotados) con anuncios tan sugerentes como “Ideal para compaginar con estudios” –traducción: los estudiantes necesitan trabajar para pagarse los estudios porque la educación realmente no es gratuita-, a lo que se suma que ofrecen trabajos de 20/25 horas semanales (media jornada) que se transforman en 30/35, con la mitad de cotización que esto supone.

En el caso de los repartidores, además de esos anuncios tan llamativos, hay que añadir que les prometen incentivos por cada reparto hecho. Estos incentivos son un reclamo más, aunque a primera vista podrían parecer un ingreso extra maravilloso para completar el ridículo y mínimo salario que los trabajadores de estas empresas (repartidores o no) reciben, pues se cobran los incentivos sólo si el local cumple unos requisitos de ventas y tiempos desproporcionados y prácticamente imposibles de alcanzar. No podemos hablar de los repartidores sin mencionar el tema de su seguridad. Los repartidores sufren una doble peligrosidad. Mientras que sus compañeros en barra y en cocina pueden sufrir los peligros típicos de la hostelería (cortes, resbalones…), a los repartidores, además de compartir con sus compañeros esos peligros, pues realizan trabajos de camarero/cocinero aun no siendo su tarea, se suman los peligros de la carretera, tales como ser embestidos por coches, camiones y demás, agravados por la velocidad a la que se les obliga a circular, y es que tienen un tiempo límite para entregar los pedidos que, de sobrepasarlos, pueden conllevar en amonestaciones, y esto también tiene el riesgo de que se juegan una multa por exceso de velocidad, multa que evidentemente pagará el repartidor, no la empresa, que tendrá que cubrir la sanción con una cantidad similar o superior a su salario mensual (alrededor de 300/400 euros).

No podemos obviar el caso del McDonald’s de Gamarra (Vitoria-Gasteiz), donde se ha despedido a una trabajadora por presentarse a las elecciones sindicales por un sindicato alternativo a los amarillistas siervos de la patronal (CCOO y UGT). Para estas cadenas, el presentarse a las elecciones sindicales es una odisea, más aún si no lo haces con los sindicatos de CCOO y UGT, pues si lo haces con uno medianamente opuesto al capitalismo, eres despedido.

La temporalidad se marca con contratos basura, por obra y servicio, de 25 horas semanales (en la práctica), que, en el caso por ejemplo de Burger King permiten contratar a un trabajador para 3 meses, renovar otros 3 meses y, hasta hace poco, al cumplir los 6 meses, hacer indefinido. Pero esto ya no es así, pues ahora no hacen indefinidos, sino que “criban” a la plantilla, para evitar tener que renovar y hacer más “estable” a los trabajadores.

Pasemos ahora a hablar del tema salud. La comida basura, que es la que estas cadenas venden, ha sido señalada como uno de los principales problemas de obesidad en el mundo. Al problema del sobrepeso se suman otros como la salud mental (aumenta el riesgo de padecer depresión entre los jóvenes), problemas cardiovasculares, hepáticos, respiratorios, diabéticos… es decir, venden enfermedad y muerte junto con una precariedad laboral abismal. Y es que es curioso como anuncian numerosas cadenas del estilo sus servicios, con lemas parecidos a “lo primero es el cliente”, claro, porque jamás serán lo primero los derechos laborales de los trabajadores, ni tampoco la salud de los consumidores. Realmente lo primero para ellos es la ganancia monetaria.

A todo esto se suman cuestiones que se reproducen en empresas de todos los sectores en este sistema, como la obligatoriedad de realizar determinadas formaciones en tu tiempo libre y desde tu propia casa, sustituyendo de esta forma el supuesto derecho a la formación que debería garantizar el Estatuto de los Trabajadores por unos cursos en vídeo realizados fuera del horario laboral y por tanto a coste del propio trabajador.

Éste es el trabajo precario y criminal que los medios anuncian a bombo y platillo como parte de la “recuperación económica”.

Trabajo temporal, mal pagado y que no permite a los trabajadores, principalmente a los jóvenes, independizarse o comprar una vivienda, condenando a millones de trabajadores a la máxima precariedad y un futuro de miseria. Esos mismos medios que se preguntan por qué los jóvenes ya “no quieren” comprar automóviles y vivienda, son los que blanquean la explotación del capitalismo y la miseria que este sistema genera cada vez a mayor ritmo.

Esta contradicción absoluta del capitalismo, en el que los trabajadores con cada vez menor poder adquisitivo no pueden consumir los bienes que cada vez se producen a mayor ritmo por la automatización de la producción, es totalmente insalvable y sólo puede ser resuelta por la vía revolucionaria, implantando un sistema que armonice las relaciones de producción, en el que la producción de bienes y servicios sirva exclusivamente a los intereses del pueblo y no para enriquecer a una minoría parásita. Sólo la derrocación del capitalismo y la construcción del Socialismo pueden garantizar un futuro para la clase trabajadora sin miseria, explotación y muerte.

 

COMITÉ PROVINCIAL DE CIUDAD REAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)