1

La pugna imperialista en Ucrania y la posición de los comunistas

El pasado 21 de diciembre, “el gobierno más progresista de la historia” acordó colaborar como miembro de la OTAN en una serie de maniobras militares que no tienen otro objetivo que aumentar la escalada bélica y de tensión con Rusia. Estas maniobras militares no son un elemento reciente, puesto que sólo durante el año pasado nos encontramos con las maniobras navales Sea Breeze – en el Mar Negro –, las maniobras Defender-Europe 21 – en la zona de los Balcanes y el Mar Negro – y las Steadfast Defender 2021 – repartidas en la zona del Atlántico, Alemania y Rumanía con entrada, nuevamente, en el Mar Negro –.

No es un secreto para nadie que desde la desmantelación de la Unión Soviética la OTAN no ha cesado en su empeño de expandirse hacia el este de Europa. El fin de la URSS dejó un espacio para que los monopolios de Occidente pudiesen expandirse y, de esta forma, se aseguraran una posición dominante respecto a la influencia del Estado ruso.

Ante la situación actual, las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk se ven forzadas a defender su soberanía, no sólo frente al Estado fascista de Ucrania y la OTAN, sino también frente a Rusia. Los enormes recursos petrolíferos y gasísticos existentes en la cuenca del Mar Negro llaman peligrosamente la atención de los Estados imperialistas y de los monopolios, provocando que la situación en la región sea de todo menos estable y tranquilizadora. Por su parte, la oligarquía extractiva rusa sabe muy bien la importancia geoestratégica de dominar dicho enclave, ya no sólo por los recursos mencionados, sino también por su posición respecto al este de Europa y al oeste de Asia.

El imperialismo ruso, ese mismo que envió tropas para combatir al ISIS en Siria dada la localización de empresas y bases militares rusas en terreno sirio; que tuvo un papel pasivo en la agresión a un país presuntamente aliado como Libia; que reconoció a la junta golpista en Bolivia cuando depuso a un presidente también considerado como aliado; o que despliega tropas en Kazajistán es la otra cara de la misma moneda.

Del mismo modo, es absurdo apoyar a Rusia desde el pretendido antifascismo, cuando esa misma Rusia, además de la gran proliferación de fascistas en el país, permite la existencia de campos de entrenamiento de los cuales salen una infinidad de paramilitares fascistas.

La posición que debemos tomar los comunistas, los marxistas-leninistas, es la de luchar por la paz entre los pueblos y por la guerra entre clases. El proletariado de los países de la OTAN, de Ucrania, de Rusia y de otras partes del mundo debemos renegar de cualquier conflicto armado entre Estados imperialistas, luchar enérgicamente contra nuestra burguesía nacional y entender que estas escaladas bélicas son consecuencia del desarrollo de las contradicciones dentro del capitalismo a nivel mundial, y luchar frontalmente contra esa burguesía que está dispuesta a utilizar a los trabajadores del mundo como carne de cañón cuyo fin es morir por unos intereses que nos son ajenos.

 

¡SOCIALISMO O MUERTE!

Madrid, 29 de enero de 2022

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Libertad para Leonard Peltier: en defensa del movimiento indígena

1) Introducción

 

El Partido Comunista Obrero Español defiende la libertad de los presos políticos existentes en los diferentes países capitalistas, los cuales se arrogan la defensa de la libertad de conciencia y de expresión, entre ellos los Estados Unidos de América. Uno de ellos es Leonard Peltier, encarcelado desde 1976 durante una protesta del Movimiento Indígena Americano (American Indian Movement, cuyas siglas son AIM), cumpliendo dos cadenas perpetuas consecutivas por el supuesto asesinato de dos agentes del FBI. La culpabilidad de Peltier así como de la imparcialidad de su juicio han sido más que discutidos en la sociedad estadounidense. Desde organizaciones internacionales, así como en movimientos como Amnistía Internacional o personalidades como Nelson Mandela o Rigoberta Menchú han pedido que se le conceda el indulto, habiendo más de 10.000 folios inclasificables que demostrarían su inocencia.

Pero la cuestión trasciende a la figura individual de Leonard Peltier, ya que la población indígena estadounidense lleva sufriendo desde hace siglos la represión por parte del Estado.

2) La colonización europea

 

El origen se sitúa en la primera colonia inglesa de Norteamérica, en Jamestown (en el actual estado de Virginia), donde los ingleses, tras unos conflictos con las comunidades indígenas y al no poder esclavizarlas, optaron por el exterminio de las mismas.

Entre las montañas de Adirondack y los Grandes Lagos (zona que actualmente ocupa Pennsylvania y la parte superior de Nueva York), vivía la más poderosa de las tribus del noreste, la Liga de los Iroqueses. Según el historiador y activista estadounidense Howard Zinn, “en los poblados iroqueses la tierra era compartida y se trabajaba en común. Se cazaba en equipo, y se dividían las presas entre los miembros del poblado. En la sociedad de los iroqueses, las mujeres eran respetadas. (…) Como apunta Gary B. Nash, <<así se compartía el poder entre sexos, y brillaba por su ausencia en la sociedad iroquesa la idea europea del predominio masculino y de la sumisión femenina>>”.

Howard Zinn aclara que, si bien la imagen de estas sociedades puede estar idealizada, “baste para que nos haga cuestionar-en ese período y en el nuestro-la excusa del progreso que respalda el exterminio de las razas, y la costumbre de contarse la historia desde la óptica de los conquistadores y los líderes de la civilización occidental”.

Pese a que por influencia del cine se asocia el “cortar las cabelleras” a los pueblos indígenas, lo cierto es que esta práctica fue adoptada en los combates por estos imitando a los colonos europeos (ingleses, franceses y holandeses). Como ejemplo, podemos citar una proclamación del parlamento de Massachusetts del 3 de noviembre de 1755 (casi dos décadas antes de la Declaración de Independencia de los EEUU), en la que se declara a los indígenas Penobscot como “rebeldes, enemigos y traidores” y se ofrecía una recompensa “por cada cabellera de indio macho traído (…) de cuarenta libras. Por cada cabellera de cada mujer india o joven macho de menos de doce años que se matase (…) veinte libras”.

Durante la Guerra de los Siete Años (1756-1763) los indígenas combatieron junto a los franceses frente a los británicos. Al acabar este episodio bélico, los franceses olvidan a sus antiguos aliados y ceden a sus enemigos los territorios al oeste de los montes Apalaches. Esto reiniciará el combate entre indígenas y británicos, episodio conocido como la “Conspiración de Pontiac”. Aquí tenemos un episodio que antecedería lo que hoy conocemos como guerra biológica, ya que bajo las órdenes del general británico Jeffrey Amherst se entregó a los indios atacantes con los que se estaba negociando acuerdos mantas de un hospital contaminadas de viruela, lo que provocaría una epidemia entre los indígenas.

Pese a la superioridad británica en el combate, la resistencia indígena forzó la Proclamación Real de 1763, estableciendo una línea sobre los Montes Apalaches que marcaría los territorios indios que los colonos europeos no podían ocupar, enfureciendo a los colonos americanos, ya que la Carta original de Virginia afirmaba que sus dominios estaban hasta la costa del oeste. Esta sería una de las razones por la cual gran parte de los pueblos indios combatieron junto a los británicos en la Guerra de la Independencia.

3) Tras la Independencia de los EEUU

La Declaración de Independencia de los EEUU había ignorado a los pueblos indígenas, y tras el fin del dominio británico, los descendientes de los colonos europeos procederán a desplazar a los pueblos indígenas hacia el Oeste, exterminándolos en caso de que mostraran resistencia. En palabras del historiador Francis Jennings, conocido por sus trabajos sobre la historia colonial de los EEUU, “los blancos americanos luchaban contra el control imperial británico del Este, y por su propio imperialismo en el Oeste”.

Uno de los grandes enemigos de los pueblos indígenas era Andrew Jackson, especulador inmobiliario, comerciante de esclavos negros y futuro presidente de los EEUU entre 1829 y 1837. Para la sociedad estadounidense, Jackson fue un héroe de la Guerra Anglo-estadounidense de 1812, que en palabras de Howard Zinn, “no fue (como a menudo nos dan a entender los libros de texto americanos) simplemente una guerra por la supervivencia contra Inglaterra, sino una guerra para la expansión de la nueva nación hacia tierras de Florida, Canadá y el territorio indio”. Fue durante esta guerra cuando Jackson llevó a cabo la matanza de cientos de indígenas de la tribu creek, incluyendo varones, mujeres y niños.

Acabada la guerra, Andrew Jackson realiza un tratado que dejará sin más de la mitad de su territorio a la tribu creek. Este tratado, según nos dice Howard Zinn, “dio pie a algo nuevo e importante. Concedía a los indios la propiedad individual de la tierra, consiguiendo así abrir fisuras entre ellos, rompiendo la costumbre de la tenencia comunal de la tierra, sobornando a unos con tierras, dejando a otros sin ella, introduciendo entre ellos la competitividad y la confabulación que marcaría el espíritu del capitalismo occidental.”

Entre 1814 y 1824 los colonos americanos se apoderarán de gran parte de los territorios de los pueblos indígenas del sur: tres cuartas partes de Alabama y Florida, una tercera parte de Tennessee, una quinta parte de Georgia y Mississippi, y parte de Kentucky y Carolina del Norte. Toda esta adquisición de territorio servirá de base para la cosecha de algodón y las fincas trabajadas por esclavos negros.

Durante la presidencia de Andrew Jackson y la de su sucesor Martin Van Buren, se obligó a setenta mil indígenas a desplazarse desde sus tierras al este del Mississippi, hacia el oeste. Permanecerá en Nueva York la Confederación iroquesa, aunque se expulsarán de Illinois a los pueblos sac y fox tras la Guerra de Halcón Negro (Black Hawk), líder indígena que se rebeló contra los estadounidenses.

Entre 1860 y 1910 el ejército estadounidense destruirá poblados indios de las Grandes Llanuras para facilitar la construcción de vías de ferrocarril y poseer los mejores terrenos. Los pueblos indígenas estarían divididos (lo cual debilitaría sus acciones) y acabarían recluidos en reservas sumidos en la pobreza, muchos de los cuales morirían por hambre. En 1887, la Ley de Distribución de Tierras intentó dividir las reservas indias en pequeñas parcelas para que pertenecieran a indios individuales, intentando convertirles en pequeños propietarios, al igual que sucedía con los estadounidenses blancos que colonizaban el Oeste. Sin embargo, gran parte de estas tierras acababan como propiedad de especuladores blancos, por lo que la inmensa mayoría de los indígenas quedarán recluidos en las ya citadas reservas.

En 1890 tiene lugar uno de los episodios más sanguinarios de la Historia de los EEUU: la masacre de Wounded Knee, en la reserva india de Pine Ridge, situada en Dakota del Sur, por parte del 7º Regimiento de Caballería. Este episodio se considera la última gran masacre contra los pueblos indios, dejando un saldo de entre 200 y 300 hombres, mujeres y niños de la tribu lakota muertos de los 350 que había originalmente. Como recompensa a esta masacre, los veinte miembros del regimiento que habían matado a más personas fueron galardonados con la Medalla de Honor. Este episodio se convertiría en un importante hito para el posterior activismo indígena.

4) Siglo XX: el renacer de la comunidad

 

Durante la presidencia de Franklin Delano Roosevelt (1933-1945) hubo un intento de mejorar la vida de las comunidades indígenas al ocupar el cargo de Jefe de la Oficina de Asuntos Indios el sociólogo John Collier, simpatizante de la causa india. No obstante, no hubo ningún cambio sustancial en la vida de los indígenas, continuando gran parte de ellos recluidos en las reservas.

Pese a la tendencia a la desaparición de estas comunidades, ya que en los años 30 sólo quedaban 300.000 indígenas del millón o más que se calcula que había habido en el área territorial estadounidense, poco después comenzaron a crecer en gran número. Para 1960, había 800.000 indígenas en EEUU, la mitad de ellos recluidos en reservas y la otra mitad en poblados repartidos por todo el país. Es a partir de este momento cuando el activismo indígena se va a intensificar en Estados Unidos.

Como forma de protesta, los activistas indígenas sacaron a relucir los más de 400 tratados que habían firmado con el gobierno estadounidense, los cuales habían sido todos violados. Siguiendo con Howard Zinn, “en tiempos de la administración de George Washington, se firmó un tratado con los iroqueses en Nueva York, <<Estados Unidos reconoce que todas las tierras dentro de los límites arriba mencionados son propiedad de la nación Seneca>>. Pero a principios de los años sesenta, durante la presidencia de Kennedy, los Estados Unidos ignoró el tratado y construyó una presa en este territorio, anegando la mayor parte de la reserva de los Seneca”.

Así mismo, la Guerra de Vietnam (igual que había sucedido con el movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos) sirvió de estímulo para que muchos combatientes indígenas tomaran conciencia de su situación, haciendo paralelismos con el imperialismo que EEUU ejercía sobre los vietnamitas. Un veterano indígena de Oklahoma declaró:

Los indios tuvieron que soportar las mismas masacres hace cien años. Entonces hicieron guerra bacteriológica. Depositaban viruela en las mantas indias (…) Llegué a conocer a los vietnamitas y me di cuenta de que eran igual que nosotros. Lo que estamos haciendo es destruirnos a nosotros mismos y también al mundo (…)”

En 1969 aparecerá la Primera Convocatoria de Eruditos Indio-Americanos, donde se hablaba de cómo los libros de texto ignoraban o insultaban a sus pueblos. También, como forma de protesta, realizarán ocupaciones, como la de marzo de 1973, donde se ocupará Wounded Knee, demandando al gobierno tierras y derechos para los pueblos indígenas. Este episodio está estrechamente relacionado con la detención de Leonard Peltier, ya que es el lugar donde fue detenido.

A las pocas horas de la ocupación de Wounded Knee, doscientos agentes del FBI, oficiales federales y policías de la Oficina de Asuntos Indios rodearon y bloquearon el poblado, trayendo consigo vehículos armados, rifles automáticos, ametralladoras, lanzagranadas y granadas de gas que emplearon para reprimir a los indígenas, llegando a asesinar a 60 de ellos sin que esto se haya investigado. Pese a todo, la ocupación se mantuvo por la solidaridad que hubo hacia este movimiento por parte de otras comunidades indígenas y las simpatías que obtuvieron de ciudadanos de otros países.

El pulso entre estos indígenas y el gobierno continuó hasta 1975, cuando se produce un tiroteo provocado por los grupos paramilitares que cercaban el poblado. Leonard Peltier y otros dos indígenas serán detenidos. A estos últimos se les absolverá porque según la sentencia, “actuaron en defensa propia”, manteniendo a Peltier como cabeza de turco, a pesar de que el propio gobierno reconoció que no sabía quién había disparado a esos agentes. El pasado año, el Huffington Post publicó una carta del fiscal que llevó a Leonard Peltier a la cárcel, James H. Reynolds, dirigida al actual presidente Joe Biden, donde afirma que “no fuimos capaces de probar que el Sr. Peltier cometiera personalmente ningún delito en la reserva Pine Ridge”.

5) Conclusiones

Pese a las evidencias de su inocencia, se mantiene a día de hoy a Leonard Peltier en prisión, donde su estado de salud empeora cada día. Todo apunta a que se le está utilizando para atemorizar a otros activistas indígenas, del mismo modo que en el pasado y en el presente se mantuvo a activistas afroamericanos en prisión, como es el caso del también preso político Mumia Abu-Jamal (periodista y ex militante de los Panteras Negras) que lleva cuarenta años en el corredor de la muerte. Eso cuando no los asesinaban directamente como hizo el FBI y la policía de Chicago con Fred Hampton (presidente del ya citado partido) a la edad de 21 años mientras dormía.

Desde el Partido Comunista Obrero Español abogamos por la liberación inmediata tanto de Leonard Peltier como de Mumia Abu-Jamal, así como de otros presos políticos de otros estados como ya hicimos con los del Estado español o los del francés. Así mismo, defendemos que sólo a través del socialismo se podrá alcanzar la igualdad de oportunidades entre los individuos más allá de las diferencias de color o de sexo. No en vano muchos afroamericanos, al mismo tiempo que luchaban por sus derechos civiles en EEUU, encontraron un modelo de sociedad inclusiva en la Unión Soviética o encontraron refugio como exiliados en la Cuba revolucionaria.

 

¡POR LA LIBERTAD DE LEONARD PELTIER!

¡LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO!

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONELES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E)




El socialchovinismo del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR)

El Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), así como su Secretario General, Gennadi Andréyevich Ziugánov, representan una de las lacras a extirpar en el Movimiento Comunista Internacional: el socialchovinismo ruso como falso aliado frente al imperialismo estadounidense-europeo.

Con relación a los últimos acontecimiento en Kazajistán, estos oportunistas no han dudado en compartir su particular visión de los hechos al objeto, nuevamente, de desviar a los trabajadores del camino del marxismo-leninismo y de la revolución proletaria mundial en favor del oportunismo que niega que la guerra imperialista es la prolongación de la política de las grandes potencias por otros medios, por la violencia y la barbarie, de saqueo, opresión de otras naciones y aplastamiento del movimiento obrero.

Rápidamente, en su documento aluden a que la situación en Kazajistán «es consecuencia directa de la tragedia que se produjera con todos nosotros hace 35 años». Esto ya nos aporta muchas pistas acerca de la visión absurdamente prosoviética de esta organización, la cual carece de una postura crítica con respecto a lo sucedido en el seno del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) tras el asesinato del camarada Stalin, en 1953, y el XX Congreso del PCUS, en 1956, hechos que supusieron la punta de lanza de la descentralización económica que llevaba consigo la liquidación de la economía planificada, que abrieron las puertas de par en par a la corrupción y donde se produjo la penetración de la ideología burguesa en el seno del Partido. Así, la Unión Soviética que cayó el 25 de diciembre de 1991 tenía más semblanza con un Estado imperialista que con un Estado socialista, como había sido antaño. Mijaíl Gorbachov no fue quien acabó con el socialismo, ya que sus acciones fueron el resultado lógico de la coronación de un proceso de restablecimiento capitalista que venía sucediendo durante casi cuatro décadas. El periodo de reversión del socialismo impulsado por agentes de la burguesía demostró que el camarada Stalin tenía razón cuando advertía, en contra de la opinión de oportunistas como Trotski, que el desarrollo del socialismo en un país puede verse revertido y reestablecerse nuevamente el capitalismo; así ocurrió en la Unión Soviética.

Siguiendo con el texto, llama poderosamente la atención que «según las estimaciones del PCFR, el envío de las fuerzas de paz es una medida obligatoria, pero adecuada y oportuna llamada a sofocar la llama del nuevo “golpe del Estado de color”». Es decir, estos pretendidos comunistas, abrazando el chovinismo y la reacción, están defendiendo abiertamente que las fuerzas militares de los oligarcas rusos se desplieguen en Kazajistán. Ante un conflicto imperialista, estos socialchovinistas se posicionan con su burguesía nacional, algo que ya fue denunciado con dureza por parte del camarada Lenin en el contexto de la I Guerra Mundial:

«Hoy ya no cabe duda de que la guerra es imperialista por ambas partes. Sólo los capitalistas y sus secuaces, los socialpatriotas y los socialchovinistas […] pueden negar o velar este hecho. Tanto la burguesía alemana como la burguesía anglo-francesa hacen la guerra para saquear otros países, para estrangular a los pequeños pueblos, para establecer su dominación financiera en el mundo, para proceder al reparto y redistribución de las colonias, para salvar, engañando y dividiendo a los obreros de los distintos países, el agonizante régimen capitalista»[i].

«Los socialchovinistas repiten el engaño burgués de que la guerra se hace en defensa de la libertad y de la existencia de las naciones, con lo cual se ponen del lado de la burguesía contra el proletariado. […] El Socialchovinismo, que defiende de hecho los privilegios, las ventajas, el saqueo y la violencia de “su” burguesía imperialista (o de toda burguesía en general), constituye una traición absoluta a todas las ideas socialistas»[ii].

El PCFR, al justificar la participación de Rusia en esta guerra, véase como ejemplo, además de lo ya citado, cuando dicen que «estamos seguros que la misión pacífica de la Organización del Tratado de Defensa Colectiva va a contribuir a la estabilización de la situación en la región de Asia Central» contribuye a perpetuar la opresión imperialista sobre las naciones y pueblos del mundo, demostrando que en la práctica no les importa el destino de los trabajadores kazajos. Su falsedad, su hipocresía y desvirtuación del marxismo-leninismo debe ser considerada como una traición a la causa del proletariado mundial.

Los socialchovinistas del PCFR dicen que defienden los intereses de los trabajadores rusos y kazajos, pero se equivocan profundamente, puesto que sus políticas solo defienden los intereses de un puñado de oligarcas rusos en pugna contra el imperialismo occidental. Los marxistas-leninistas, contrario a esto, defendemos la revolución proletaria como la única salida que tiene el proletariado en tiempos de guerra. La consigna de los comunistas es clara: ¡Transformar la guerra imperialista en guerra civil, en la guerra de los oprimidos contra los opresores por el socialismo!

Desde el Partido Comunista Obrero Español denunciamos la injerencia de todo imperialismo en el destino del pueblo de Kazajistán y animamos al proletariado del país a que siga adelante en la lucha de clases, redoblando esfuerzos por organizarse y transmitir la conciencia comunista a las amplias masas que han demostrado su fuerza con la huelga de los obreros de la región de Mangistau.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡POR LA CAÍDA DEL CAPITALISMO EN KAZAJISTÁN!

¡EL PUEBLO KAZAJO NO CEDE ANTE NINGÚN IMPERIALISMO!

Madrid, 17 de enero de 2020

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONELES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E)

 

[i] Vladimir I. Lenin. Cartas desde Lejos. En Obras escogidas, Tomo VI (1916-1917), p. 84.

[ii] Vladimir I. Lenin (1915). El socialismo y la guerra (La actitud del P.O.S.D.R. ante la guerra).




Kim Jong-un cumple su primer aniversario como Secretario General del Partido del Trabajo de Corea

Estimados camaradas:

Desde el Partido Comunista Obrero Español queremos felicitar a toda la sociedad coreana en general, y al camarada Kim Jong-un en particular, por su primer aniversario como Secretario General del Partido del Trabajo de Corea (PTC).

Fue en el VIII Congreso del PTC, el 10 de enero de 2021, cuando este resolvió de manera unánime elegir a Kim Jong-un como Secretario General, teniendo ante sí la enorme responsabilidad de cargar con los anhelos de todos los delegados, militantes y demás sectores del pueblo trabajador que esperan que cada avance suponga un paso firme hacia la construcción del socialismo en la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Con este nuevo año, los camaradas de la RPDC tienen ante sí nuevos retos y adversidades que superar, como son las constantes provocaciones del imperialismo que busca legitimar un conflicto armado y directo contra la RPDC y su población; la lucha ideológica y propagandística contra la RPDC que llevan a cabo los medios de comunicación al servicio del capital por medio de las fake news, que son expertos en silenciar cualquier fuente que reme a contracorriente de su dictadura y en desfigurar la realidad en el país coreano; y el bloqueo terrorista que los Estados Unidos imponen a través de su Departamento del Tesoro con la colaboración de la Unión Europea, la ONU y Japón, el cual no tiene otro objetivo que tratar de ahogar económicamente a la RPDC a la par que la aísla internacionalmente para evitar que el proletariado mundial se reponga de su derrota y pueda imponer el socialismo, la dictadura del proletariado, por la vía revolucionaria y acabe con el capitalismo de una vez por todas.

Asimismo, aprovechamos para transmitir nuestra valoración positiva del trabajo realizado por parte de la camarada Kim Yo Jong en el Comité de Asuntos de Estado al objeto de reabrir las comunicaciones con Corea del Sur.

Esperamos que bajo la dirección del camarada Kim Jong-un se produzca el fortalecimiento y desarrollo del Partido y se consiga la total victoria de la revolución y del socialismo en Corea.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

Madrid, 13 de enero de 2022

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




El Estado español con el imperialismo: el caso de Yunior García y otros mercenarios

El pasado 17 de noviembre supimos que el nuevo títere de los imperialistas estadounidenses en Cuba, Yunior García Aguilera, dirigente del grupo disidente Archipiélago y cabeza visible de las últimas protestas contra el gobierno cubano, llegó a España. Todo ello a través de un visado de turista y en un vuelo comercial con conocimiento total del gobierno cubano, que no impidió en ningún momento este traslado. Pese a esto, Yunior García se presenta como un “refugiado político” que huye de una supuesta dictadura que le ha hecho sentir “como un judío en la Alemania Nazi”.

Pese a que en la entrevista concedida al diario El Mundo se califica como “progresista” y “de izquierdas”, en ningún momento se solidariza con los reprimidos y asesinados por gobiernos derechistas alineados con los grandes monopolios, como puede ser el caso de Chile, Ecuador o Colombia, sino que carga contra países progresistas como Nicaragua o Venezuela, siguiendo con la agenda imperialista de EEUU en América Latina. Así mismo, su primer encuentro con alguien de la política ha sido con el fascista Pablo Casado, lo que no es de extrañar, pues el PP desde su think tank, la Fundación FAES, no ha dejado de liderar campañas contra el socialismo cubano desde Europa. Tampoco es desdeñable el apoyo de VOX, abiertamente fascista, que desde los medios de comunicación no ha dejado de apoyar las protestas contra el gobierno cubano, destacando Rocío Monasterio – hija de terratenientes azucareros beneficiados por la dictadura de Fulgencio Batista – o a Hermann Tertsch, al que se le denegó el permiso para entrar en Cuba con la intención de participar directamente en las protestas.

Todo esto teniendo en cuenta que en el mes de mayo, cuando el ejército colombiano asesinaba a su propio pueblo a las órdenes de Iván Duque, su líder Santiago Abascal apoyó abiertamente esta represión – “Las democracias deben defenderse”, argumentaba el fascista –, al tiempo que acusaba a los manifestantes de ser “agentes castristas y maduristas”.

En la misma línea, Ciudadanos no ha dejado de defender al presidente de Colombia al mismo tiempo que participa en campañas contra Venezuela. Todo esto nos demuestra que a estas organizaciones no les preocupa en absoluto las supuestas violaciones de los Derechos Humanos que se cometan en Cuba, Venezuela o Nicaragua, simplemente siguen los dictados imperialistas de EEUU y los grandes monopolios alineados con este país.

Pero veamos qué posturas tiene el autodenominado “gobierno más progresista de la historia” formado por el PSOE y Unidas Podemos. El ministro Félix Bolaños confirmó que el gobierno facilitó la llegada de Yunior García a España, algo que no debería sorprendernos, pues el Estado español lleva desde hace décadas acogiendo a diferentes contrarrevolucionarios de América Latina. Ya en época del presidente Zapatero, a través de las negociaciones del ministro Moratinos, Cuba liberó a presos contrarrevolucionarios a sueldo de EEUU que fueron trasladados a España. Estos mismos cubanos, una vez que llegaron a este país, pidieron regresar a Cuba (la misma Cuba que Yunior García equipara a la Alemania Nazi, banalizando de forma estúpida el Holocausto) por un supuesto “trato hostil”. Lo cierto es que estando en territorio español estos contrarrevolucionarios no recibirían los beneficios económicos estadounidenses por su activismo contra el socialismo cubano, algo que sí sucedía en Cuba. No se trata de ningún “trato hostil” por parte del gobierno, sino una cuestión de dinero.

En la misma línea, el presidente Pedro Sánchez dio refugio en la embajada española de Venezuela al opositor Leopoldo López, detenido por el homicidio de 43 personas durante las protestas en las guarimbas del 2014. Actualmente, se encuentra viviendo en el Estado español. El gobierno de Pedro Sánchez tampoco dudó en reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela en el 2019. No en vano, en la ciudad de Madrid se está formando una importante comunidad venezolana formada por millonarios que viven en el barrio de Salamanca que se ven a sí mismos como “exiliados” o “refugiados políticos”, al más puro estilo de las mafias cubanas y venezolanas de Miami. Así mismo, ya en 2021 Pedro Sánchez cargó contra la Nicaragua sandinista dirigida por el presidente Daniel Ortega y meses después condecoró al presidente colombiano Iván Duque, a pesar de contar con la oposición, entre otros colectivos, de la población colombiana migrante en España que protestó en las calles por su visita a la capital del país. Con esto se demuestra, al igual que en el caso del PP, VOX y Ciudadanos, que al “gobierno más progresista” poco le importa la represión contra la población civil, sólo quieren contentar a los grandes monopolios alineados con EEUU. A pesar de todo, se nos insiste en que este gobierno es “chavista” o, más bien, “social-comunista”.

No olvidemos, además, que tanto Leopoldo López como Juan Guaidó pertenecen a un partido (Voluntad Popular) afiliado a la Internacional Socialista (a la que también pertenece el PSOE) y se ven a sí mismos como “centro-izquierda” o “socialdemócratas”, lo cual demuestra una vez más que la socialdemocracia está putrefacta y le abre el camino al fascismo. Tampoco obviemos que el presidente Carlos Andrés Pérez fue vicepresidente de esa Internacional Socialista al mismo tiempo que mandaba al ejército a reprimir las protestas del pueblo venezolano ante las medidas injustas que se le imponían, causando miles de muertos en un episodio que sería conocido como Caracazo en 1989. Contra este presidente reaccionario se rebelaron los militares progresistas, encabezados por el comandante Chávez, años después.

No podemos dejar de hacer mención a los auténticos refugiados políticos en el Estado español, entre ellos muchos saharauis que sufren un trato abiertamente discriminatorio. Uno de ellos es Faysal Bahloul, activista saharaui residente en España desde hace 23 años, que ha sido entregado por el gobierno a Marruecos, plegándose una vez más a los intereses de una satrapía dirigida por una oligarquía que reprime abiertamente al pueblo saharaui así como a la clase obrera marroquí. Tampoco pedirá a este régimen la liberación de la activista saharaui Sultana Khaya (bajo arresto domiciliario sin orden judicial), así como de otros presos políticos que pueblan las cárceles de Marruecos. Ni exigirá a Israel la liberación de la cooperadora española Juana Ruiz, acusada falsamente de colaboración con el terrorismo, ni de los presos políticos palestinos.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) queremos denunciar esta complicidad del actual gobierno con el imperialismo estadounidense en América Latina, en el Sáhara Occidental, en Palestina y en cualquier otro sitio donde este se presente, convirtiendo al Estado español en refugio de contrarrevolucionarios. Sólo el socialismo podrá crear un país que bajo la línea del internacionalismo proletario colabore en la protección de los derechos de la clase trabajadora en cualquier lugar del mundo.

 

¡PROLETARIOS DEL MUNDO ENTERO, UNÍOS!

¡POR EL SOCIALISMO, POR LA SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS!       

 

Madrid, 8 de diciembre de 2021

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Saludo al Partito Comunista con motivo de su 24º Congreso

Estimados camaradas del Partito Comunista:

Desde el Partido Comunista Obrero Español os enviamos un saludo revolucionario con motivo del 24º aniversario de vuestra organización y agradecemos poder celebrar con vosotros una fecha tan importante.

Los Congresos son momentos de enorme importancia, pues llenan de energías renovadas a una militancia que debe luchar cada día contra viento y marea en una coyuntura donde la realidad del movimiento obrero no es favorable para las fuerzas revolucionarias. Actualmente, el Movimiento Comunista Internacional atraviesa un momento de profunda crisis, la cual coincide con una época de total descomposición del sistema capitalista mundial, de gran depresión global donde el imperialismo constata cada día su completo agotamiento como fase superior del modo de producción capitalista. No obstante, aunque la bestia esté herida debemos tener más claro que nunca que los Estados burgueses solo pueden ser derrocados de forma revolucionaria y siendo sustituidos por su contrario: el Estado o semi-Estado socialista, proletario, como un eslabón esencial en la cadena de esfuerzos que emprenderá la clase obrera para conseguir la emancipación de la humanidad.

En el plano europeo son muchas las batallas que tendremos que librar conjuntamente. Los monopolios, a través de sus agrupaciones imperialistas – UE, OCDE, OTAN, la Comisión Trilateral o el futuro ejército europeo que planteó recientemente Emmanuel Macron – imponen su dictadura, siendo a través de los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio (OMC) desde donde se dirige la implementación de forma práctica de sus dictados y que los Estados capitalistas, como meras sucursales de estos, ejecutan en contra de los intereses de las amplias masas proletarias.

Desde nuestra organización esperamos que las relaciones entre nuestros Partidos avancen y profundicemos en nuestras respectivas líneas programáticas, pues la construcción de un Movimiento Comunista Internacional libre de los viejos métodos y podredumbres ideológicas del pasado es una precondición necesaria para que el proletariado mundial pueda unirse y hermanarse también en términos clasistas.

Camaradas, tenemos en nuestras manos el deber de construir una alternativa marxistaleninista, cuya exigencia mínima sea imponer la dictadura del proletariado, para acabar de una vez con el sombrío abismo de pobreza, miseria, embrutecimiento ideológico y de guerra imperialista que es el mundo hoy en día. Sin más, saludamos de manera afectuosa a toda vuestra militancia y os deseamos los mayores éxitos en vuestro próximo Congreso del día 27 de noviembre.

 

¡UNIRE, ORGANIZZARE, PROPORRE E AVANZARE!

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO!

Madrid, 19 de noviembre de 2021

Bernardo Baños González

Secretario de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.)




Elecciones en Chile, apoyamos a Eduardo Artés, de UPA y PC(AP) [ESP/ING]

Los Partidos de Izquierda y Organizaciones Antiimperialistas abajo firmantes de esta Declaración expresamos todo nuestro apoyo a la candidatura presidencial del profesor Eduardo Artés Brichetti por Unión Patriótica (UPA) y el PC(AP). Es el único candidato con un proyecto patriótico, popular, antiimperialista y de izquierda que estará presente en las elecciones del próximo 21 de noviembre en Chile.

Desde el Levantamiento Popular del 18 de octubre de 2019, todas las fuerzas políticas que han sido parte del modelo neoliberal que mantuvo al pueblo chileno en la miseria por más de 30 años de supuesta “democracia”, han intentado canalizar el descontento de las masas a través de propuestas de “cambio” meramente cosméticas. Sólo buscan emparchar y salvar al capitalismo dependiente del imperialismo, el neoliberalismo y los privilegios de quienes se benefician.

Pero los trabajadores, sectores populares y los pueblos originarios ya no están dispuestos a ser simples súbditos. Ya no quieren seguir recibiendo las migajas de la oligarquía. Y la candidatura del profesor Eduardo Artés es una muestra clara de aquello. Los tiempos en que el pueblo optaba por el “mal menor” están llegando a su fin. Así son los planteos de los partidos de la Socialdemocracia quienes ya gobernaron Chile, llamando a votar a Boric, un hediondo personaje que apoya la represión a los trabajadores.

El pueblo chileno debe ir tras el poder político, porque ese es el camino hacia las transformaciones revolucionarias que la parte más consciente y movilizada hoy está demandando en las calles. Los trabajadores, sectores populares, intelectualidad antiimperialista y pueblos originarios deben estar en el centro de todo. Y la única herramienta que tienen para lograrlo es la Unión Patriótica (UPA).

Los compañeros y camaradas de UPA y del PC(AP), están jugando un rol muy importante en las luchas y en estas elecciones que se avecinan. Las posibilidades son favorables a ampliar su influencia política y social. El contexto, tanto nacional como internacional, favorece sus propuestas de fondo. Confiamos plenamente en el trabajo de militancia que vienen desarrollando. Creemos que la candidatura del profesor Artés puede traer grandes sorpresas, porque es el único candidato que está levantando un proyecto revolucionario antiimperialista. Y, a diferencia del resto, sus manos están bien limpias.

Cuentan con todo el apoyo y la solidaridad de los Partidos de Izquierda y Organizaciones Antiimperialistas abajo firmantes y muchos otros militantes antiimperialistas de América Latina y el Mundo. Que esta simpatía política atraviese la la Cordillera de los Andes y llegue plenamente a toda la militancia de UPA-PC(AP).

Así y todo, sea cual sea el resultado electoral, bien sabemos que las elecciones burguesas no son el fin, sino un medio para aumentar las luchas de clases a fondo, hasta alcanzar un país liberado, un pueblo feliz y un futuro socialista.

 

¡LA LUCHA CONTINÚA HASTA REFUNDAR CHILE!

 

Firman:

Partido de la Liberación (PL) de Argentina.

Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista Leninista) – CPGB ML.

Partido Comunista de Alemania (KPD).

Workers World Party – Partido Mundo Obrero (WWP) – EEUU.

Euskal Komunisten Batasuna / Unión de Comunistas Vascos (EKB).

Coordinadora Simón Bolívar (Venezuela).

Partido Comunista de Albania (PKSH).

Unión Proletaria (España).

Movimiento M – 48 (Italia).

Partido Socialista de los Trabajadores de Croacia (SRP).

Partido Comunista Obrero Español (PCOE).

Partido Comunista del Kurdistán (KCP).

Partido Comunista Egipcio.

Comunistas de Serbia.

Convergencia Socialista (Italia).

Proletariat Schweiz (Suiza).

Movimiento por la Paz y el Socialismo (Cantabria).

Volksrat der Suryoye in Europa (Consejo de los Suryoye en Europa).

Solidario GB.

R.A.S.H. Buenos Aires.

Foro Pacifista de Ciudad Real (España).

ARLAC asociación belga de solidaridad.

Organización Republicana Bielorrusa del PCUS (BRO KPSS).

Asociación Pública Republicana “Por la Unión y el Partido Comunista de la Unión” (RPO SKPS).

Partido de los Trabajadores de España (PTE).

Partido de la Revolución Popular (PRP) Rep. Dominicana.

Joven Guardia Roja de España (JGRE).

 

 

Chilean Elections, we support Eduardo Artés of UPA and PC(AP)

 

The undersigned left wing parties and Anti-imperialist Organisations in this Declaration express all of our support for the presidential candidature of teacher Eduardo Artés-Brichetti for the Unión Patriótica (UPA) and the PC(AP). He is the only candidate with a project that is patriotic, popular, anti-imperialist and left wing, who stands in the next Chilean elections on the 21st of November.

Since the People’s Uprising on 18th October 2019, all the political organisations were part of the neoliberal model that kept the Chilean people in misery for more than 30 years of supposed “democracy”, they have tried to channel the discontent of the masses through proposals of “change” that were merely cosmetic. They only seek to patch-up and save capitalism (that depends on neoliberalism) and the privileges of those who benefit from it.

But the workers, popular sectors and native peoples are no longer willing to be simple subjects. They no longer wish to keep receiving the oligarchy’s crumbs. And the candidature of Eduardo Artés is a clear sign of that.  The times when the people opted for the “lesser evil” are coming to an end. Those are the postures of the Social-democracy who already governed Chile, calling on people to vote for Boric, a smelly character who supports the repression of workers.

The Chilean People must reach political power because that is the way for revolutionary transformations, part of whom the most concious and mobilised are today demonstrating in the streets. The workers, the popular sectors, the anti-imperialist intelectuals and native peoples must be in the center of everything.  And the only tool that they have to achieve this is the Unión Patriótica (UPA).

The compañeros/ras and comrades of UPA and the PC(AP), are playing a very important role in the struggle and the elections that are coming soon. There are real possibilities to influence their political and social surroundings. The context, nationally as well as internationally, favour their main proposals. We plainly trust the militancy efforts carried out. We believe that teacher Artés candidature could bring great surprises, because he is the only candidate that is presenting an anti-imperialist and revolutionary project. And, differently to the rest, his hands are clean.

They count on all the support and solidarity of the undersigned Left Wing Parties and Anti-imperialist Organisations and many other anti-imperialist militants of Latin America and the World. We hope that this political sympathy crosses the Andean Mountain range and is received by the UPA-PC(AP) militancy.

All in all, whatever the electoral result (we know very well that burguise elections are not an end in itself) but a channel to make the class struggle greater, until a liberated nation is achieved, with a happy people and a socialist future.

 

Signed by:

Partido de la Liberación (PL) de Argentina.

Communist Party of Great Britain (Marxist Leninist) – CPGB ML.

Communist Party of Germany (KPD).

Workers World Party – Partido Mundo Obrero (WWP).

Euskal Komunisten Batasuna / Union of Basque Communists (EKB).

Coordinator Simón Bolívar (Venezuela).

Communist Party of Albania (PKSH).

Proletarian Union (Spain).

Movement M – 48 (Italy).

Croatian Socialist Workers Party (SRP).

Spanish Communist Workers Party (PCOE).

Kurdistan Communist Party (KCP).

Egyptian Communist Party.

Communists of Serbia.

Socialist Convergence (Italy).

Proletariat Schweiz (Switzerland).

Movement for Peace and Socialism (Cantabria).

Volksrat der Suryoye in Europa (Council of the Suryoye in Europe).

Solidarity GB.

R.A.S.H. Buenos Aires.

Pacifist Forum of Ciudad Real (Spain).

ARLAC Belgian solidarity association.

Belarusian Republican Organization of the CPSU (BRO KPSS).

Republican Public Association “For the Union and the Communist Union Party” (RPO SKPS).

Party of the Workers of Spain (PTE).

Party of the Popular Revolution (PRP) Dominican Republic.

Young Red Guard of Spain (JGRE).




¡Libertad para Georges Abdallah y para todos los presos políticos!

Desde el año 1984 se encuentra en la prisión de Lannemezan (Francia) el revolucionario libanés Georges Ibrahim Abdallah, acusado de terrorismo a través de un montaje instrumentalizado por el imperialismo francés, si bien sabemos que esta detención se debe a motivaciones políticas por su militancia en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), organización marxista-leninista que combate a nivel internacional el imperialismo y terrorismo sionista contra el pueblo palestino, así como por su papel en la fundación de las Fracciones Armadas Revolucionarias Libanesas (FARL). Pese a que Georges Ibrahim Abdallah puede desde 1999 solicitar la libertad condicional tras cumplir sus primeros quince años de prisión, el Estado francés le niega ese derecho (incumpliendo su propia legalidad), ya que este se mantiene firme en sus convicciones revolucionarias y no se arrepiente de su militancia comunista. Así mismo, cuando el sistema judicial francés autorizó su liberación a través de un decreto de expulsión para ser deportado a su país natal (Líbano), esto fue impedido por presiones estadounidenses e israelíes.

 

Los diferentes gobiernos que se han sucedido en Francia, desde la socialdemocracia a la derecha, posicionados abiertamente con el imperialismo israelí, han rechazado liberarlo. Si bien el pretexto original de su detención fue el de portar documentación falsa (un pasaporte argelino), los cargos aumentaron tras su detención, acusándole de haber matado a un agente del Mossad y a un militar estadounidense en París. El gobierno argelino intercedió por él y Francia negoció su canje a cambio de un prisionero mantenido como rehén en Argelia. Este prisionero sería liberado por Argelia, pero Abdallah no, lo cual nos confirma que las promesas de los imperialistas sólo comprometen a quienes creen en ellas.

 

De esta manera, el Estado francés sigue manteniendo secuestrado a Georges Ibrahim Abdallah tras 37 años, siendo considerado este uno de los presos políticos más antiguos en Europa. Desde septiembre del 2020 se realizan campañas por su liberación tanto en Francia como en otros países, como es el caso del Estado español, donde el pasado 31 de octubre hubo una manifestación en el centro de Madrid exigiendo no sólo su liberación, sino la de la totalidad de los presos políticos palestinos.

 

 

Georges Ibrahim Abdallah forma parte de la tradición internacionalista propia de los comunistas, combatiendo por la libertad de Palestina siendo él libanés, al igual que Che Guevara, siendo argentino, combatió a la tiranía en diferentes naciones, sea en la Cuba de Batista, en el Congo contra los asesinos del líder progresista Patrice Lumumba o finalmente en la Bolivia del dictador René Barrientos. El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), al cual perteneció Abdallah antes de integrarse en las Fracciones Armadas Revolucionarias Libanesas (FARL), también practica este internacionalismo con los pueblos oprimidos. Como ya hablamos en otro artículo, a diferencia de Al-Fatah de Arafat (que lo mismo buscaba aliados entre países socialistas o progresistas que con naciones reaccionarias como Arabia Saudí), el FPLP tenía a sus principales aliados entre los países socialistas o identificados con el llamado “socialismo árabe”. Mientras que la burguesía palestina del gobierno títere de Cisjordania apoyó al régimen marroquí en su ocupación del Sáhara Occidental y su represión contra el pueblo saharaui, el FPLP manifestó la continuidad de su apoyo internacionalista al Frente Polisario. Además, debido a su carácter laico, muchos palestinos y árabes procedentes de familias cristianas (como es el caso de Abdallah, de familia cristiana-maronita libanesa), apuestan por esta organización en lugar de otras identificadas con el islamismo político, caso de Hamás o Yihad Islámica.

 

Recordemos, además, que Abdallah no es el único preso político en Francia por su defensa de la causa palestina, como es el caso del venezolano Ilich Ramírez, que fue secuestrado por los servicios secretos franceses violando toda la legalidad internacional cuando se encontraba refugiado en Sudán en 1994. Desde la República Bolivariana de Venezuela llevan años exigiendo a Francia su liberación, campaña liderada por las Juventudes Comunistas del PCV. Pese a cuestiones que se le podrían criticar en lo práctico, así como algunas de sus desviaciones ideológicas, no cabe duda de que su mantenimiento en prisión se debe a cuestiones políticas contrarias al sionismo.

 

Dejando a un lado a Francia, no podemos olvidar el hacer mención al caso de la española Juana Ruiz Sánchez, de 62 años, trabajadora humanitaria de los Comités de Trabajos para la Salud, detenida en Israel desde abril de este mismo año acusada de cinco cargos, entre los que se encuentra el pertenecer supuestamente a una organización que destinaba fondos internacionales al FPLP, considerado terrorista tanto por Israel como por la Unión Europea. En agosto compareció ante un tribunal militar israelí portando grilletes y sin un intérprete que le tradujera al español lo que allí se decía. Todo esto, ante el silencio cómplice del autodenominado “gobierno más progresista de la Historia”, que en ningún momento ha salido en defensa de Juana Ruiz. Esto no nos debe de extrañar, pues el PSOE, partido que lidera el actual gobierno, reconoció el 17 de enero de 1986 al Estado de Israel, estando en la presidencia Felipe González. De igual modo, el presidente Zapatero, justificó la venta de armas españolas a Israel por ser una cantidad “insignificante”.

 

De esta manera vemos que tanto Francia como España, independientemente de qué partido gobierne, están alineadas con los intereses imperialistas de EEUU y de Israel, su punta de lanza en la región de Oriente Medio contra los pueblos árabes, sea el palestino, el libanés, el sirio, etc. La obligación de todo revolucionario es defender la liberación de todos los presos políticos que combaten las injusticias, no obstante, conviene recordar algunas de las palabras del camarada Georges Ibrahim Abdallah:

 

“No basta con que el Estado del Líbano <<exija>> o más bien <<pida>> mi liberación, también es necesario que el equilibrio de poder realmente existente pueda hacer entender a los representantes del imperialismo francés que mi encarcelamiento está empezando a pesar más que las posibles amenazas inherentes a mi liberación. Sólo en este caso la orden de mi expulsión al Líbano ya no encontrará oposición. Por eso, queridos amigos y camaradas, la solidaridad más apropiada que se puede llevar a cualquier protagonista revolucionario encarcelado es la que se desarrolla cada vez más en el campo de la lucha contra el sistema de explotación y dominación.”

 

¡LIBERTAD PARA GEORGES I. ABDALLAH!

¡LIBERTAD PRESOS POLÍTICOS!

¡POR PALESTINA LIBRE!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO!

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Ka Oris: La llama de la Revolución no se extinguirá

El pasado 29 de octubre, uno de los líderes del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), el camarada Jorge Madlos – también conocido como Ka Oris – fue asesinado a los 74 años junto a su asistente médico, Eighfel Dela Peña – conocido como Ka Pika –, cuando fueron emboscados por las tropas gubernamentales de Rodrigo Duterte en Bukidnon cuando se dirigían en busca de tratamiento médico y estando ambos completamente desarmados.

Analizando la situación, las Fuerzas Armadas de Filipinas podrían haberlos arrestado fácilmente, pero el asesinato de Jorge Madlos y de quien le acompañara estaba ordenado directamente por Rodrigo Duterte, pues cree inocentemente que asesinando a ciertos dirigentes acabará con la llama de la revolución en Filipinas. Este acto criminal no es una demostración de fuerza del Estado filipino, sino de todo lo contrario, este complot es un acto tan cobarde que rebela la enorme debilidad y el miedo que tienen las élites filipinas al movimiento comunista revolucionario. Por ello, no tardaron en poner en marcha sus medios de manipulación para propagar que habían asesinado a Ka Oris y Ka Pika en un encuentro armado.

Jorge Madlos ha dejado tras de sí un legado de lucha enorme al pueblo de Filipinas, con más de cincuenta años al servicio de la revolución. Murió como un héroe, asesinado por un grupo de fascistas al servicio de la criminal burguesía filipina, a causa de su lucha insobornable por la liberación nacional y social de los trabajadores y campesinos de Filipinas.

Tras lo sucedido es evidente que el movimiento revolucionario de Filipinas ha perdido a un cuadro importante en la lucha contra el Estado fascista filipino. Sin embargo, el fascista de Rodrigo Duterte y sus adláteres no tienen nada que celebrar, en tanto que la sangre de los camaradas caídos regará las semillas que supondrán el florecimiento de generaciones futuras que continuarán con el legado de la revolución, en este caso, a través de la guerra popular prolongada. La revolución continuará porque es justa.

La guerra de todos los pueblos oprimidos por el yugo del imperialismo y la lucha de clases entre el trabajo y capital no cesan tras la muerte de un camarada, pues ahora su lucha incansable será siempre un referente para la guerra del pueblo filipino, así como para el resto de los trabajadores del mundo que ansían derrocar al capitalismo de manera revolucionaria. El ejemplo del camarada Ka Oris sirve para iluminar el camino a las generaciones futuras que ven como la lucha para romper las cadenas de la explotación y la opresión, por la emancipación de la humanidad, está ligada inevitablemente al derrocamiento revolucionario de la burguesía capitalista y de su Estado.

Desde el Partido Comunista Obrero Español mostramos todo nuestro apoyo y solidaridad internacionalista al Partido Comunista de Filipinas y al Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), así como a los familiares y amigos del camarada Jorge Madlos, como también a los familiares y amigos de Eighfel Dela Peña.

 

¡QUE VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO FILIPINO!

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

 

Madrid, 2 de noviembre de 2021

 

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




La Revolución

A continuación reproducimos un artículo de los camaradas del Partido Guatemalteco del Trabajo :

 

Para la crítica científica.

 

No aportarán luz quienes buscan la paz en medio de las tinieblas.

Constancio Vigil, 1915

 

Revoluciones han existido en diferentes etapas del progreso de la humanidad y de sus relaciones sociales hasta el día de hoy, cabe decir que todas tienen sus características propias. Las revoluciones burguesas han sido de carácter transformador, porque han dejado atrás la Edad Media, han trascendido políticamente a otro estadio, se han gestado tomando en cuenta la base material de miseria insoportable en la que se hallaba la mayoría del pueblo y las clases oprimidas. Sin embargo, cuando se trata de un suceso que se ha agotado en la toma del poder político por la clase burguesa, esta clase, anteriormente revolucionaria, se convierte en conservadora y pretende crear una nueva versión de la historia en la que a la clase trabajadora le es vetada la oportunidad de trabajar en la gran tarea de continuar la transformación de la sociedad y superar las condiciones de explotación y de pobreza en la que se debaten a diario millones de obreros en el mundo.

 

El gran éxito del capital es que hoy día ya no se puede hablar del proletariado como se trataba hace más de ciento cincuenta años, porque esta clase, la nuestra, aunque vivía en pobreza material, era aún, en cierto grado, una condición que les permitía ser dignos y conscientes de las ataduras impuestas por el capital y que les empujaba cada vez más a luchar por la emancipación de, por y con la clase. En el siglo XIX tenía una importancia muy clara para el proletariado asumirse comunista, porque era el fantasma que aterraba a los burgueses y era, en consecuencia, una aversión a la vez que deseo de esta sociedad capitalista moderna y su poder establecido. Pero, pronto hubo una división que fue madurando hasta entrado el siglo XX que hizo a una parte del proletariado aceptar lo radical del programa político del comunismo y estos son los revolucionarios; aunque también existió otra parte que, al percatarse de esa radicalidad que implicaba la negación de este sistema que niega la dignidad de la clase trabajadora por medios incluso violentos, se empeñó en rechazar la radicalidad para sustituirla por un realismo político que propone transformar gradualmente el sistema, confiando en la soberanía de las instituciones estatales del capitalismo, así surgieron los reformistas.

 

Si en el siglo XX empezaron a notarse esas escisiones, en la actualidad, en pleno siglo XXI, ya se observan características muy marcadas, aunque poco conocidas, debido a que la mayoría de las luchas que se ejercen cotidianamente en contra del capital tienen como base la fragmentación por identidades colectivas lejanas a la clase, que promueven un eclecticismo interclasista alrededor de las identidades, ya sea de género o étnico o un largo etcétera, que no les permite actuar en unidad contra el capital, mucho menos ser sinceros en cuanto a sus aspiraciones, porque siempre guardan sus reservas en cuanto a la revolución socialista. Por lo tanto, no se les lee, ni se les escucha proclamar la verdad de su lucha, sin entrar en ambigüedades.

 

La Guatemala de ahora se encuentra dividida entre los dueños de los medios de producción y una inmensidad de seres miserables que no son capaces y a los que es imposible llamar proletarios, debido a que la lucha no ha sido solamente por la propiedad privada de los mismos, sino que ha logrado el capital enajenar la conciencia de clase y dispersar la resistencia en pequeñas, microrresistencias, desentendidas unas de otras y todas ellas también de la clase explotada. Es decir que la lucha se convierte en una incapacidad de comprensión en la que todas las personas hablan un idioma diferente, como ocurrió en Babel, según dice la narración bíblica.

 

Ya no existe una clase que pueda convertirse en ese fantasma que ejerza un eficaz hostigamiento a los capitalistas, porque la resistencia de las clases se ha metamorfoseado en otras expresiones que no llegan a ser resistencia y que vagan dispersas, luchando de forma quijotesca contra molinos de viento, sin reconocer, aunque se les explique y se les enseñe de forma solidaria y con toda la modestia que nos caracteriza, a nuestro verdadero enemigo de facto.

 

Nuestra propuesta ante la aparente imposibilidad de formar un sujeto revolucionario y transformador es la de crear, con la máxima urgencia de la necesidad de la revolución guatemalteca contemporánea –una revolución que, dicho sea de paso, llevará en sí el legado de la Comuna de París, de la Revolución mexicana, de la Revolución proletaria de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas y de la Revolución de Octubre de 1944–, los Comités de Autodefensa a todo lo largo y ancho del país. Es en ellos donde se empezará a crear un verdadero contrapoder que vuelva a sintetizar a los explotados y excluidos en una misma conciencia de clase que determinará, con base en la camaradería y el estudio científico, el futuro de la sociedad a la que aspira nuestra revolución y que la rige un carácter filosófico y práctico socialista, que lograremos en el mejor de los casos por la vía pacífica y, si no queda otra alternativa a la catástrofe, con el uso de medios violentos, para los que también debemos prepararnos.

 

Las condiciones objetivas están determinadas, es trabajo entonces de nuestras estructuras y de los comités que se vayan sumando, aportar nuestra fuerza creadora para elevar el nivel filosófico, político y científico de nuestra clase, para que con ella podamos encontrar la conciencia verdadera que nos impulse a transformar esta realidad atroz.

 

Nuestra es la verdad y es total porque se encuentra en la transparencia de nuestras aspiraciones clasistas, ya que nuestra consigna es y será siempre: por Guatemala, la revolución y el socialismo.

 

Miguel Tintero. Partido Guatemalteco del Trabajo