“¿Qué está pasando en el mundo? Hay que cambiar el mundo”

 
Ante las atrocidades que nos depara el capitalismo, uno de los proletarios extranjeros que lleva malviviendo años en España y que dormía a veces en la nave de Badalona que…

 

Ante las atrocidades que nos depara el capitalismo, uno de los proletarios extranjeros que lleva malviviendo años en España y que dormía a veces en la nave de Badalona que ha sido arrasada por el fuego esta semana, ponía el dedo en la llaga:

¿Qué está pasando en este mundo? Tenemos que cambiar el mundo, no puede seguir así. Más de cien personas estaban allí. Gambianos, senegaleses, africanos, … Congo que tiene coltán, que está usando todo el mundo”.

Los parias africanos huyen del hambre y la guerra provocados por nuestros imperialistas europeos que han saqueado durante siglos sus recursos naturales, y aquí muchos tienen que malvivir peor que animales en la calle.

Algunos, como el caso de las temporeras marroquíes vienen con contrato en origen. Pero eso no impide que las condenen a la muerte cuando ya no son útiles. Es el caso de Fátima, que al detectársele un cáncer de cérvix recibió la carta de despido de su empresa, perdiendo también la plaza en un bungalow que compartía con sus compañeros. No recibió ninguna prestación por incapacidad y tuvo que pedir dinero para pagar los medicamentos que le prescribía el centro de salud. Finalmente ha fallecido sin poder despedirse de sus 3 hijos, uno de ellos de menos de 1 año.

No es un caso aislado. Los jornaleros autóctonos y extranjeros reciben un trato feudal con una represión criminal de la que son cómplices los sindicatos CCOO y UGT manijeros del patrón, y todas las instituciones burguesas, con ONGs como Mujeres en Zona de  Conflicto que median para que las jornaleras retiren las denuncias a sus esclavistas agrícolas. Los patronos castigan a los jornaleros con 3 días sin cobrar si no cumplen los objetivos de producción que les imponen.

En 2017 se facturaron 920 millones de euros por la producción de frutos rojos, sólo en la provincia de Huelva. Ese es el fruto de la esclavitud que se queda en manos de los dueños de los cultivos, que en nada revierte a sus productores: la clase obrera.

También esta semana, alertaba la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales que “se está abandonando sin atenciones a las 381.115 personas que están a la espera de la ley de dependencia“, habiendo fallecido casi 11.000 andaluces este 2020 mientras esperaban a que se resolviesen los trámites para cobrar la ayuda de la dependencia.

Al mismo tiempo, el Banco Central Europeo ha anunciado otra inyección de liquidez a bancos y empresas por valor de 500.000 millones, lo que suma un total de 1,8 Billones de euros en 2020, y avisa que lo seguirá haciendo “hasta que considere que ha concluido la crisis por el coronavirus”. Esta lluvia de millones nos la harán pagar con nuestras vidas.

Los proletarios andaluces, españoles, europeos, africanos y de cualquier rincón del mundo no tenemos otra salida, si queremos acabar de raíz con la barbarie y el crimen organizado que perpetran diariamente los burgueses del mundo entero, es tumbar el capitalismo, y con él el imperialismo y el fascismo. Sólo nos queda arrebatarles el control de las riquezas que generamos los proletarios de todas las naciones y ponerlas en manos de todos los pueblos. Y esto sólo puede venir, no de reformas ni parches, ni de consignas coyunturales ni de emergencia. Sólo puede llegar con la instauración del Socialismo.

 

Proletarios del mundo, uníos

Construyamos el Frente Único del Pueblo

Cambiemos el mundo, luchemos por el Socialismo

 

Secretaría Política del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *