18 despidos en Renault en Sevilla

El pasado día 27 de julio, precisamente el mismo día que los trabajadores cogían las vacaciones, en lo que es un clásico de la patronal, RENAULT despedía de manera objetiva…

El pasado día 27 de julio, precisamente el mismo día que los trabajadores cogían las vacaciones, en lo que es un clásico de la patronal, RENAULT despedía de manera objetiva a 18 trabajadores en su fábrica situada en la barriada de San Jerónimo, en la ciudad de Sevilla. Despido que, según alguno de los sindicatos de esa factoría que se autodenominan como “combativos”, han sido un acto de desfachatez pues RENAULT “no ha tenido ni la decencia de avistar al comité de empresa, ni a los sindicatos a los que trabajadores y trabajadoras están afiliados”. ¿Cómo puede la Empresa respetar a unos sindicatos que no han dudado en firmar todo tipo de traición en contra de los trabajadores en todo momento?

Sin duda RENAULT, al igual que el resto de las empresas de los diferentes sectores, lo que hacen no es más que aplicar las leyes que los esbirros políticos que los monopolios meten y sacan en el Consejo de Ministros hacen para que puedan lucrarse a costa de la explotación inmisericorde de los trabajadores, ministros de derecha, extrema derecha y de la “izquierda” del sistema, todos ellos iguales de capitalistas, iguales de lacayos del Capital.

RENAULT ha despedido con 20 días por año a 18 trabajadores, salvo que estos trabajadores decidan irse a la factoría de Valladolid, que entonces los “compensaría” con 6.000 euros para el traslado, fórmula con la que dicha multinacional pretende ocultar la agresión ante terceros, y salida que da a sus esbirros de CCOO, UGT y demás sindicatos corporativos que son mantenidos por dicha empresa.

El Gobierno de PSOE y PODEMOS-IU/PCE, sin duda, son responsables de estos despidos al no derogar las reformas laborales de Rajoy y de Zapatero. No hay que olvidar que fue el Gobierno del PSOE en la época de Zapatero el que abrió la posibilidad a las empresas de despedir de manera objetiva a razón de 20 días por año, tal y como ha hecho RENAULT en nuestra ciudad.

Los sucesivos gobiernos de la “democracia”, entre comillas claro está porque este Estado es el mismo que el de Franco, no han dudado en hacer leyes que han garantizado la explotación de los trabajadores por la vía de la temporalidad, de la precariedad y del abaratamiento y facilitación del despido a la Patronal, accediendo a todas y cada una de las pretensiones de ésta, de la burguesía, que es quien realmente dirige el Estado y el instrumento a través del que impone su dictadura fascista.

Pero todavía más responsables de estos despidos son los sindicatos CCOO y UGT, mayoritarios en RENAULT. Ambos sindicatos, en RENAULT, desde 1989, no han dudado en firmar todo tipo de despido colectivo y de retroceso en los sucesivos convenios que la multinacional francesa les ha puesto por delante, no han dudado en ampliar las jornadas en fines de semanas obligatorios y, en definitiva, siempre han tenido los pantalones bajados para que RENAULT haga con los trabajadores todo lo que quiere. Papel indecente el jugado por estos sindicatos los cuales son regados generosamente por el Estado español, un Estado totalmente al servicio de los monopolios como RENAULT.

Hay que recordar como el Estado español, junto con los monopolios y los sindicatos CCOO y UGT, no dudaron en liquidar el sector minero, y como parte del Estado no dudarán en hacer lo mismo en los diferentes sectores de la producción.

Los trabajadores de RENAULT, pero también los del Grupo PSA (Peugeot, Citroën u OPEL entre otros) o los del Grupo Volkswagen, de FORD, etcétera, no deben olvidar jamás que tan criminales como los monopolios, o más, que liquidan su derecho al trabajo, son CCOO y UGT que sirven vilmente a los monopolios para desguarnecer a los trabajadores, dividirlos y llevarlos al redil de los intereses de estas multinacionales, que no es más que a la pérdida de sus puestos de trabajo y al incremento de la depauperación de las condiciones de vida de la clase obrera.

El pasado mes de septiembre de 2018 la Rama Federal de Industria de CCOO publicaba un documento titulado “Situación y perspectivas en el sector del automóvil. Medidas ambientales, digitalización y automatización de la industria” donde ese sindicato expresaba su estrategia para el Sector del Automóvil. Un documento que, perfectamente, lo podría haber firmado la patronal ANFAC y que verifica que CCOO es una correa de transmisión de la Patronal y su Estado, que es el que los financia y les otorga prebendas, y por tanto que son enemigos jurados de los trabajadores. En dicho documento CCOO reconoce esta realidad en su párrafo final cuando dicen que  “En este marco, se inscribe el proyecto en el que participamos las asociaciones empresariales del sector (ANFAC y Sernauto), los sindicatos (CCOO de Industria y UGT-FICA) y el Ministerio de Industria, enmarcado en el Foro Sectorial de Automoción y que, al actual gobierno socialista, quiere dar mayor relevancia, creando los Observatorios Sectoriales que desaparecieron con la entrada del PP en el gobierno en 2011”.

Veamos cuál es el marco al que se refieren del proyecto común donde están inmersos la Patronal, el Estado a través de su Ministerio de Industria y estos sindicatos:

  • En la página 92 de dicho documento CCOO Industria señala “CCOO de Industria apuesta por la transición energética con todas sus consecuencias, pero con la exigencia de que incorpore garantías para las personas, los empleos y las actividades económicas que se vean inmersas en este proceso (…) Lo que necesita este país es elaborar un proyecto de descarbonización serio y en una perspectiva de medio largo plazo, que es lo que requiere afrontar proyectos complejos como el del cambio climático y sus efectos en la salud de las personas”. Y bien que están haciendo esa tarea, pues tanto CCOO como UGT han desmantelado la minería en Asturias, León y Aragón. Pero también, por lo que vemos, y puesto que apuesta por la transición energética con todas sus consecuencias, apuesta por proseguir desmantelando el sector del automóvil – y decimos bien proseguir porque esos dos sindicatos han firmado todos los EREs que les han puesto por delante – puesto que según señalan en su página 90,  “España carece de fábricas de turismos eléctricos y de baterías, por lo que debe apostar por abandonar el alto nivel de dependencia de un sector con gran influencia en la economía del país y apostar por ponerse a la altura de los países del entorno, venciendo su resistencia permanente al cambio para que sigamos siendo un referente competitivo”.

  • Y para que los monopolios del automóvil puedan adaptar sus factorías al menor coste posible – o lo que es lo mismo, que sean los trabajadores los que paguen el pato y los costes para que los monopolios ajusten sus centros de trabajo – CCOO Industria, en su página 93 indica que “El objetivo es orientar y concretar las futuras actuaciones en materia de política industrial, que permitan definir un nuevo modelo productivo para España. (…) De forma urgente, es preciso que se desarrollen e implanten medidas concretas en regulación, costes de energéticos, de formación, de internacionalización, financiación, I+D+i y PYME”. Y en la conformación de ese nuevo modelo productivo para España, donde piden al Estado políticas y regulaciones favorables a la Patronal, nada para la clase obrera, a la que ni nombran como tal en dicho documento, a lo sumo nos llaman “Capital Humano”.

  • Lo prioritario para CCOO Industria, páginas 95-96, es claro: “los mayores gastos e inversiones en I+D+i que requieren esas mejoras exigen una mayor eficiencia que, en parte, descansa en nuevos sistemas de organización y más progreso técnico.”. Prosiguiendo “las “Agendas Sectoriales”, elaboradas por el anterior Ministerio de Industria en el año 2017, son planes transversales sobre los que se empezó a trabajar (…) En este caso, incluye un diagnóstico del sector (fabricantes y componentes, en el caso de la automoción), se analizan los retos y las oportunidades y qué medidas tomar para apoyar a que siga generando riqueza, contemplando siete líneas de actuación prioritarias, que compartimos los sindicatos:
  1. Productividad y flexibilidad: generar economías de escala y cambios en el modelo productivo para mejorar la flexibilidad laboral.
  2. Logística: avanzar en la mejora de la eficiencia del transporte y armonización con Europa.
  3. Fiscalidad y financiación: mejorar el modelo fiscal y mayores facilidades de acceso a la financiación.
  4. I+D+i: aumentar la capacidad empresarial y mejorar la coordinación y efectividad de los planes de innovación.
  5. Capital humano: retener el talento y disponer de una formación adaptada a las necesidades reales.
  6. Internacionalización: aumentar las capacidades globales y suprimir las barreras al comercio exterior. 
  1. Regulación (transversal): armonizarla y construir un marco que fomente el desarrollo del futuro del automóvil.”. CCOO Industria es clara: mejorar las vías de financiación para las Empresas, y hacer que éstas tributen menos – eso significa mejorar el modelo fiscal -, recibir subvenciones estatales para que las Empresas se doten de maquinaria más sofisticada que incrementen la productividad y rebaje los costes de producción, apostar todavía más por la internacionalización – que significará abrir las puertas para que más producción se vaya hacia zonas del planeta donde los costes laborales sean inferiores – y hacer una política de retener lo que ellos llaman “el talento”, o lo que es lo mismo, prescindir de un número importante de obreros para ajustar el número de trabajadores al “nuevo modelo productivo” que están construyendo en las condiciones de precariedad que instauren junto con el Estado y la Patronal. Consciente CCOO-Industria de la destrucción de Empleo que su apuesta va a producir señala, en la página 96, lo siguiente “CCOO de Industria viene señalado que, para la entrada en esta cuarta revolución industrial, es determinante el papel del Estado, evitando que el acelerado proceso tecnológico que lo acompaña no se sustente en pérdida de empleo: “es decir, que se produzca el crecimiento sin empleo, mediante la destrucción de más empleo que el que se crea. Por ello, debe orientar la formación de los trabajadores y trabajadoras actuales, el sistema educativo y la tecnología, además de garantizar la protección social para los que puedan resultar excluidos del mercado de trabajo”. Esto es, por un lado piden una mejor fiscalidad para las Empresas – que paguen menos impuestos – y por otro, piden al Estado que se haga cargo de los trabajadores “que puedan resultar excluidos”.

 

  • Por último, CCOO recordaba a la Patronal y al Estado su utilidad poniendo, para ello, en valor todas las traiciones que ha perpetrado contra la clase obrera, como se puede leer en la página 99 cuando afirman “El mejor activo del sector de automoción en este país es la capacidad de negociación que han venido demostrando desde el año 1997, cuando desde la perspectiva de una situación boyante en la economía y en el sector, se acordaron medidas la flexibilidad de la actividad en las plantas (4,6 millones de horas en “bolsas de horas”; modificación de la distribución de la jornada anual, el corredor de vacaciones, ERE suspensivos, contratos de relevo…) y una moderación de los costes laborales, atendiendo a la evolución de la inflación, configurándose España como el tercer país productor de vehículos, con el incremento más bajo del coste laboral total por hora en el período”. ¿Qué avance han tenido los trabajadores desde el año 1997 en ese sector ni en el resto? ¡¿SE PUEDE SER MÁS TRAIDOR Y DESVERGONZADO?!

 

Lo que hoy está pasando nada tiene que ver con la COVID-19, sino con el desarrollo del imperialismo, del capitalismo putrefacto que se halla en una situación terminal. Estos 18 despidos de RENAULT tienen responsables, los cuales hemos señalado.

Hoy los trabajadores únicamente tenemos una salida, luchar porque los medios de producción y el desarrollo de la tecnología esté en manos de la clase obrera. Y para ello es necesario y vital romper con el capitalismo y su Estado. Y romper con el Estado en el centro de trabajo, para empezar, es romper el carnet de los sindicatos de la patronal al servicio de ésta y del Estado – CCOO y UGT –, romper el diálogo social, fortalecer las posiciones de clase fortaleciendo los sindicatos de la Federación Sindical Mundial y organizarnos de manera independiente del Estado, uniendo todas las luchas de los centros de trabajo, fusionando las diferentes expresiones de lucha – consecuencia de la agresión de la burguesía y su régimen contra los diferentes sectores del proletariado – en una única lucha de clase contra el capitalismo y su Estado, construyendo un auténtico ejército proletario, un Frente Único del Pueblo que sirva para arrebatar a los capitalistas las fábricas, el desarrollo tecnológico y ponerlo en manos de la clase obrera al objeto de que el inmenso avance tecnológico se traduzca en progreso social para las masas trabajadoras, para la humanidad. La burguesía y toda su pléyade de traidores – CCOO, UGT, PODEMOS, IU/PCE y demás basura oportunista – nos ha traído hasta aquí, ante esta disyuntiva, ¡O continua el capitalismo para que la oligarquía acapare más a costa de que millones de trabajadores perezcan o rompemos el capitalismo y hacemos que la riqueza y el desarrollo tecnológico redunde en la vida del pueblo, de la humanidad!

 

¡POR EL SOCIALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

1 de agosto de 2021

COMITÉ PROVINCIAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN SEVILLA

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *