Unidas Podemos, lacayos de la burguesía

Una vez más el teatrillo parlamentario nos deja muestras del papel del oportunismo en su intento de sostener un sistema moribundo e irreformable en esta etapa imperialista. El papel de…

Una vez más el teatrillo parlamentario nos deja muestras del papel del oportunismo en su intento de sostener un sistema moribundo e irreformable en esta etapa imperialista. El papel de Unidas Podemos como facción izquierdista de este gobierno de coalición, “el más progresista de la historia”, choca sin embargo una y otra vez con la realidad, desvelando que más allá de las palabras, la única labor de Unidas Podemos es la de lavar la cara del socialfascismo del PSOE y acatar los dictados del capital.

El 14 de mayo Pablo Iglesias declaraba en el Senado que “hay un consenso social sobre que son necesarios instrumentos como un impuesto a grandes fortunas, lo están deseando, no creo que a nadie le suponga ningún problema un ejercicio de patriotismo fiscal”. Si esta fuera la primera vez que el líder de Podemos dice algo parecido, alguno podría pensar que peca de ingenuidad, pero teniendo en cuenta su trayectoria política, es más que evidente que Iglesias ha adoptado el engaño como herramienta política.

 

Las grandes fortunas, esas que llevan años evadiendo impuestos, que en 9 de cada 10 casos no declaran el impuesto de patrimonio, convirtiendo a España en uno de los países donde estas grandes fortunas ocultan más dinero en paraísos fiscales, al menos 40.000 millones, un fraude que cuesta a cada español 2000 euros al año, Iglesias pretende hacernos creer que están deseando pagar más impuestos, mintiendo con una indecencia digna de esos politicastros que antes eran “casta”.

Este engaño teatralizado en diferentes actos tiene como actores principales a los dos socios de gobierno. Mientras Unidas Podemos declara en los medios sus supuestas intenciones de aplicar reformas “progresistas”, el PSOE, su socio de gobierno, se encarga de hacer de poli malo.

Finalmente, en el último acto, el acto del consenso entre hombres de Estado, entre quienes defienden a este Estado fascista, los socios de gobierno presentan sus propuestas de reconstrucción sin el impuesto a las grandes fortunas, salvaguardando así los intereses de quien de verdad manda y a quien este gobierno rinde pleitesía, la burguesía.

La historia se repite una y otra vez. Ya el pasado 17 de junio, Yolanda Díaz (Ministra de Trabajo) e Irene Montero (Ministra de Igualdad), reconocían en un encuentro con un grupo de camareras de piso que no iban a poder derogar la reforma laboral, tal y como se habían comprometido por escrito.

La realidad es que todo el espectro parlamentario, desde la “izquierda” a la derecha, sirven los mismos intereses, los intereses del capital, por eso no dudan en alcanzar acuerdos cuando de seguir esquilmando a la clase trabajadora se trata.

Aunque la obra podría haber terminado aquí, con un acto final solemne, nunca es mal momento para que el bufón aparezca y nos deleite con un último chiste. Una broma que en realidad encierra una gran mentira, el enorme engaño que Unidas Podemos pretende que el pueblo crea, que quienes nos oprimen y el pueblo compartimos intereses comunes, intereses “patrióticos”, usando el mismo discurso que abanderan La Falange o Democracia Nacional entre otros.

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el congreso, ha apelado a la “solidaridad” de Amancio Ortega para pedirle que apoye el “impuesto a los ricos”, terminando de demostrar cómo de bajo pueden caer estos lamebotas de la burguesía.

Amancio Ortega, acusado de generar trabajo esclavo por la Fiscalía de Sao Paulo, que ha cimentado su fortuna en la explotación máxima, usando el trabajo semi esclavo en Bangladesh, donde Inditex ha ido aumentando sus fábricas, que ha evadido cientos de millones de euros mediante ‘ingeniería fiscal’, se nos presenta ahora por parte de Unidas Podemos como un filántropo. Así de rastrero es el oportunismo.

Así actúa el oportunismo, así engaña al pueblo para mantener un sistema que solo genera miseria, guerras y muertes, así lava la cara al Estado para mantener la indignación del pueblo en los márgenes de la democracia. El pueblo solo puede ya abrir los ojos y dejar de lado los falsos cantos de sirena, organizando todas las luchas en un Frente Único del Pueblo que encauce el camino hacia el socialismo, único sistema que garantizará el bienestar de los trabajadores y todas las clases populares. Por ello, más que nunca, adquiere una dimensión mayor la consigna ¡Socialismo o barbarie!

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *