Pedro Sánchez mete de cabeza a España en la guerra

En la sesión de control que celebran los miércoles en el Parlamento español, o teatrillo que hacen las marionetas de los monopolios en sede parlamentaria, el presidente del Gobierno español,…
image_pdfimage_print

En la sesión de control que celebran los miércoles en el Parlamento español, o teatrillo que hacen las marionetas de los monopolios en sede parlamentaria, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para demostrar a los fascistas que ellos son exactamente iguales de reaccionarios, ha señalado que el “Gobierno español entregará a la resistencia ucraniana, material militar ofensivo”.

Ahí tenemos al gobierno del PSOE y de PODEMOS-IU/PCE señalando abiertamente que van a entregar armas al Estado fascista ucraniano mostrando no solo su faz reaccionaria sino que han metido a todo el pueblo español directamente en la guerra. Sin duda, Pedro Sánchez y todo su gobierno será responsable de todos los muertos que pudieran producirse como consecuencia de esta decisión. No conviene olvidar que la consecuencia de que el embustero, y en nuestra opinión criminal de guerra, José María Aznar formara parte del trío de las Azores y metiera al Estado español en la guerra de Iraq provocó el atentado del 11 M en Madrid en el año 2004 que segó la vida de 193 personas.

No contento con meter de pleno a España en la guerra, y por consiguiente poner a zonas del Estado como posibles dianas – Morón de la Frontera, Torrejón de Ardoz o Rota, por ejemplo – así como a todo el pueblo, Pedro Sánchez planteó un “Plan Nacional de respuesta al impacto de la guerra”, un pacto de Estado donde participen todos los verdugos del pueblo trabajador – grupos parlamentarios, gobiernos autonómicos, la patronal, CCOO y UGT – donde se consagre la moderación salarial – que es lo que está consagrado en el Estado español desde hace décadas –  “con el objetivo de evitar caer en una espiral inflacionaria que mine el poder de compra de las familias, de los ahorradores y ponga en riesgo la recuperación económica”, en palabras del propio Pedro Sánchez.

Sin guerra, la inflación ya estaba desbocada porque ésta no se produce porque suban los salarios sino como consecuencia de la política monetaria que ha hecho la Reserva Federal y el BCE de crear dinero ficticio durante dos décadas al objeto de salvar a un capitalismo en auténtica bancarrota. La creación de dinero ficticio no ha hecho más que devaluar los euros y los dólares pues ese incremento de dinero en circulación no se corresponde con un incremento de la producción ni de la riqueza.

Pedro Sánchez pide la unidad del pueblo como fórmula para subordinar los intereses y las condiciones de vida de los trabajadores a los de la burguesía. Cuando Pedro Sánchez pide unidad y le dice al pueblo que deberá hacer sacrificios lo que está diciendo es que sobre las espaldas de la clase obrera va a recaer de nuevo todo el peso del coste de la guerra imperialista. Pedro Sánchez, como buen peón de la burguesía, no hace más que implementar lo que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, planteó el pasado día 24 de febrero cuando demandó al gobierno y a la oposición un Pacto de Estado para salvar la economía ante el estallido de la guerra de Ucrania, que cuantificaba en un sobrecoste de 20.000 millones de euros que se traduce en que los empresarios ordenan al Gobierno una transferencia económica a su favor de 20.000 millones de euros que, sin duda, el Gobierno de PSOE y PODEMOS-IU/PCE van a conceder a la Patronal como ya ha verbalizado su esbirro Pedro Sánchez en sede parlamentaria. El 24 de febrero la Patronal ordena y el 2 de marzo el Parlamento, con el Gobierno a la cabeza, obedece. Sin duda, Mussolini o Franco se sentirían orgullosos del discurso de Pedro Sánchez en la sede parlamentaria, algo que los reaccionarios han certificado pues tanto VOX como PP, C’s y el PNV no han dudado en posicionarse con Pedro Sánchez y su gobierno donde los oportunistas de PODEMOS, IU y PCE han demostrado ser enemigos declarados de la clase obrera.

La clase obrera no tiene más salida que romper con este sistema criminal y con un Estado abiertamente fascista tan corrompido como su sistema económico. Es una necesidad unir a todos los sectores del proletariado y sus luchas en una única lucha de clases contra el capitalismo y su criminal Estado, conformando el Frente Único del Pueblo. Es momento de que los comunistas prioricemos el trabajo en esa dirección, en la dirección de construir poder popular para confrontar con el Estado e ir desarrollando las fuerzas de la Revolución Socialista y es ahí donde el Partido Comunista Obrero Español va a concentrar todas sus energías y fuerzas. Asimismo, hacemos un llamamiento a la clase obrera y a todas las organizaciones populares a la movilización, a tomar las calles contra este gobierno reaccionario y contra el Estado. Un Estado podrido como lo demuestra que el mismo día que Pedro Sánchez mete de cabeza al pueblo español en la guerra, la fiscalía aprovecha para cerrar todas las investigaciones sobre Juan Carlos de Borbón alegando la prescripción de sus delitos.

 

¡POR LA SALIDA DE LA OTAN Y DE LA UNIÓN EUROPEA!

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DEL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡POR EL SOCIALISMO!

Madrid, 3 de marzo de 2022

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *