Multados por alzar el puño [ESP/GAL]

El Partido Comunista Obrero Español en Galicia asistió el pasado 17 de febrero a las diferentes manifestaciones convocadas por la libertad de Pablo Hasel.

En la convocatoria que se celebró en…

El Partido Comunista Obrero Español en Galicia asistió el pasado 17 de febrero a las diferentes manifestaciones convocadas por la libertad de Pablo Hasel.

En la convocatoria que se celebró en A Coruña, la totalidad de la movilización transcurrió con absoluta normalidad, teniendo en cuenta el ambiente de crisis económica y absoluta rabia e impotencia ante unas instituciones que ejercen la represión a la clase trabajadora de forma tan feroz como hemos estado viendo estos días, donde incluso en Linares los cuerpos represivos han utilizado fuego real contra los manifestantes que protestaban contra la violencia policial en el pueblo.

La violencia de la que hablamos, claramente con un marcado carácter de clase, no sólo la realiza quien activamente envía a las FFCCSE o quien dicta sentencias, sino también quien calla y hace intentonas absurdas por apagar las movilizaciones haciendo creer al pueblo en las instituciones de un Estado que mantuvo intacto el esqueleto franquista. Decimos esto porque el pueblo trabajador ha tenido que ver entre los asistentes a la basura oportunista de la UJCE y PCE, como si su partido no formara parte de un gobierno colaboracionista con el encarcelamiento de Pablo Hasel y responsable de los nuevos detenidos y heridos en los actos de solidaridad que ha habido esta semana, entre otros.

Quien no tuviese claro el carácter de clase del Estado y sus instituciones, al asistir a cualquiera de estas convocatorias esclarecería todas sus dudas, puesto que los de “proteger y servir” iban a por todas: escopetas, escudos y porras desenfundadas para caldear el ambiente, y tratar de amedrentar a los compañeros, a sabiendas que con esas armas recientemente arrancaron un ojo a dos manifestantes en Cataluña.

En A Coruña, una vez finalizada la convocatoria y cuando los asistentes empezaron a retirarse, un furgón de los antidisturbios pasó del lado de los manifestantes a lenta velocidad con un claro afán provocador, ya que tras más de una hora de hostigamiento continuo por su parte, no habían tenido la oportunidad de reprimir de ninguna forma a los manifestantes. Fue entonces cuando nuestros camaradas pudieron ver con sus propios ojos cómo un joven que alzó el puño en señal de resistencia y su acompañante fueron cacheados y multados. Pasó exactamente lo mismo con un testigo que trató de grabar aquella aberrante escena. Todo esto aderezado con la típica actitud chulesca de los cuerpos represivos, mostrando y agitando las porras para exasperar más aún al tumulto de manifestantes que se acumularon indignados.

Esto no es un caso aislado. A día de hoy los heridos y detenidos en las movilizaciones por Pablo Hasel se cuentan por decenas, mientras los nazis y fascistas de todo pelaje gozan de total impunidad frente a las instituciones del Estado. Desde el PCOE expresamos nuestra más profunda solidaridad de clase con los encausados de todo el Estado.

El Estado fascista español se encuentra en una situación de absoluta bancarrota económica e ideológica, en la que un gesto como levantar un puño se convierte en motivo de represión inmediata. Los fascistas y los burgueses, por tanto, tan solo pueden sostenerse mediante la violencia. Es el momento de la militancia comunista para fortalecer a la clase obrera, tanto organizativa como ideológicamente. Es el momento de resolver la contradicción que se expresa en nuestros días: Imperialismo contra Socialismo.

 

¡Abajo el Estado fascista!

¡Socialismo o Barbarie!

 

Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del PCOE en Galicia

Multados por alzar o puño

 

O Partido Comunista Obreiro Español en Galicia asistiu o pasado 17 de febreiro ás diferentes manifestaciónes convocadas pola liberdade de Pablo Hasel.

Na convocatoria que se celebrou na Coruña, a totalidade da mobilización transcorreu con absoluta normalidade, tendo en conta o ambiente de crise económica e absoluta rabia e impotencia ante unhas institucións que exercen a represión á clase traballadora de forma tan feroz como estivemos vendo estes días, onde mesmo en Linares os corpos represivos han utilizado lume real contra os manifestantes que protestaban contra a violencia policial no pobo.

A violencia da que falamos, claramente cun marcado carácter de clase, non só a realiza quen activamente envía ás FFCCSE ou quen dita sentenzas, senón tamén quen cala e fai intentos absurdas por apagar as mobilizacións facendo crer ao pobo nas institucións dun Estado que mantivo intacto o esqueleto franquista. Dicimos isto porque o pobo traballador ha tido que ver entre os asistentes ao lixo oportunista da UJCE e PCE, coma se o seu partido non formase parte dun goberno colaboracionista co encarceramento de Pablo Hasel e responsable dos novos detidos e feridos nos actos de solidariedade que houbo esta semana, entre outros.

Quen non tivese claro o carácter de clase do Estado e as súas institucións, ao asistir calquera destas convocatorias esclarecería todas as súas dúbidas, posto que os de “protexer e servir” ían a por todas: escopetas, escudos e porras desenfundadas para caldear o ambiente, e tratar de amedrentar aos compañeiros, sabendo que con esas armas recentemente arrincaron un ollo a dous manifestantes en Cataluña.

Na Coruña, unha vez finalizada a convocatoria e cando os asistentes empezaron a retirarse, un furgón dos antidisturbios pasou ao lado dos manifestantes a lenta velocidade cun claro afán provocador, xa que tras máis dunha hora de fustrigación continua pola súa banda, non tiveran a oportunidade de reprimir de ningún xeito aos manifestantes. Foi entón cando os nosos camaradas puideron ver cos seus propios ollos como un mozo que alzou o puño en sinal de resistencia e o seu acompañante foron cacheados e multados. Pasou exactamente o mesmo cunha testemuña que tratou de gravar aquela aberrante escena. Todo isto aderezado coa típica actitude chulesca dos corpos represivos, mostrando e axitando as porras para exasperar máis aínda ao tumulto de manifestantes que se acumularon indignados.

Isto non é un caso illado. A día de hoxe os feridos e detidos nas mobilizacións por Pablo Hasel cóntanse por decenas, mentres os nazis e fascistas de todo pelame gozan de total impunidade fronte ás institucións do Estado. Desde o PCOE expresamos a nosa máis profunda solidariedade de clase cos procesados de todo o Estado.

O Estado fascista español atópase nunha situación de absoluta bancarrota económica e ideolóxica, na que un xesto como levantar un puño convértese en motivo de represión inmediata. Os fascistas e os burgueses, por tanto, tan só poden sosterse mediante a violencia. É o momento da militancia comunista para fortalecer á clase obreira, tanto organizativa como ideológicamente. É o momento de resolver a contradición que se expresa nos nosos días: Imperialismo contra Socialismo.

 

Abaixo o Estado fascista!

Socialismo ou Barbarie!

 

Secretaría de Movemento Obreiro e de Masas do PCOE en Galiza

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *