Intervenir ¿Quién y para qué?

 
Después varios días analizando la situación bajo este Estado de Alarma impuesto, hemos llegado a la conclusión de que este sería un buen momento, es más, es el mejor momento…
Estado
 
Después varios días analizando la situación bajo este Estado de Alarma impuesto, hemos llegado a la conclusión de que este sería un buen momento, es más, es el mejor momento para que el gobierno nos demuestre lo realmente preocupado que está por los que ellos llaman los «más vulnerables». Y decimos los que ellos llaman, porque son precisamente esos a los que llaman «más vulnerables» los que día a día con su trabajo sacan a adelante a este país, mientras los «fuertes» solo tienen que hacer el esfuerzo de arrebatarnos las riquezas que producimos.

Pues bien, todo esto nos lleva a reflexionar sobre dos cuestiones en particular:

En primer lugar, se empeñan en decirnos desde el gobierno, tanto la falsa izquierda como la derecha, que no escatimarán en esfuerzos en ayudar a los «más vulnerables», y que nadie se quedará atrás con la catástrofe económica que tendrá lugar después de esta crisis sanitaria que sufrimos.

Muchos nos preguntamos, ya que el decreto permite la intervención del Estado de las empresas, tanto estatales como privadas, por el “bien común” ¿por qué en empresas como NAVANTIA que es estatal, no es el Estado el que, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, aprovecha para, a partir de ahora, asumir directamente la contratación de todos los trabajadores que necesita la “comunidad”? Garantizando así tanto las condiciones dignas de vida como los puestos de trabajo de todos aquellos que se han quedado de una forma u otra en la calle, en lugar de facilitar los ERTEs, EREs y otras formas de despidos a las subcontratas, que no son más que un nido de parásitos que solo sirven para explotar y robar los beneficios a los trabajadores, imponiéndoles horarios de 12 horas 7 días a la semana, sin contar con las medidas de seguridad mínimas, como lo demuestran los numerosos accidentes laborales, incluso con resultado de muerte: tres trabajadores muertos en 2019.

Los trabajadores no queremos vivir de los subsidios ni de la beneficencia del Estado. Los trabajadores queremos vivir de nuestro trabajo, pero también debemos exigir que este trabajo sea digno y que los beneficios que producimos no se los queden intermediarios que lo único que sirven es para sacar la gran tajada de lo que nosotros producimos.

Eso mismo se podría hacer con numerosas empresas que son estatales pero que utilizan la externalización de servicios solo para enriquecer a un montón de empresarios ladrones que utilizan su posición para explotar a sus trabajadores y vivir de ellos sin dar un palo al agua.

Así, podrían volver a nacionalizarse las 120 empresas que se han privatizado durante todo este periodo, que ellos llaman “democracia”, para, como en el caso de NAVANTIA, garantizar tanto los puestos de los trabajadores como las dignas condiciones de estos, y se evitaría la perdida de muchísimos millones de euros en empresas que solo son intermediarias y solo sirven para enriquecer a una panda de explotadores que viven a nuestra costa.

Por otro lado, pensamos que en pos del “bien común” y aprovechando este Estado de Alarma, nuestro gobierno, incluida la oposición, tan preocupados por el “bien común” y sobre todo por los «más vulnerables», deberían no solamente garantizar que durante el tiempo que dure esta «crisis sanitaria» no se le cortará a nadie el suministro de luz y agua, que son vitales para todos, sino que se deberían nacionalizar las empresas de luz y de agua, garantizando a todos el servicio de por vida, sin que tengamos que estar sometidos a las tremendas manipulaciones de precio que hacen de estos servicios y que llevan a los «más vulnerables» a pasar frío e incluso a la muerte, ya que las neumonías no se cogen solo por el coronavirus, y muchos de nuestros mayores y niños mueren de neumonía todos los inviernos por no poder calentarse porque les es imposible por los abusivos precios de la luz, o simplemente porque les han cortado el suministro de una energía que debería ser un derecho pero que es un negocio y como tal no se tiene miramiento con la que hoy parece ser tan preciada vida del «más vulnerable·.

Pero esto no lo harán los gobiernos marionetas de la banca ni la patronal, ni el Estado, que ha rescatado a la banca con 60 mil millones de euros que no se recuperarán, y que está contra la clase obrera pues es cómplice de la esclavitud que sufrimos en los centros de trabajo, de los despidos colectivos subvencionados por la vía de los EREs firmados también por los sindicatos traidores de CCOO y UGT, sin importarle la suerte de los hijos de trabajadores despedidos. Es este Estado el que ejecuta los desahucios de esas familias obreras a las que han dejado sin trabajo, y los ejecuta con esos policías que patrullan para multarnos con entre 600 y 3000 euros por salir a tomar el aire.

Por tanto, si el Estado interviene como ha hecho siempre y lo está haciendo ahora no es para rescatar a los trabajadores, si no en beneficio de los que nos explotan y nos mandan al paro aprovechando cualquier circunstancia, como puede ser una pandemia.

Por tanto, si los empresarios y banqueros se quedan con los beneficios y las pérdidas y sacrificios de todo tipo las asumimos nosotros los trabajadores, ¿por qué no intervenimos nosotros y tomamos el control de las empresas y las riquezas que producimos? ¿por qué no levantar nuestro propio Estado que entonces sí tomará las medidas necesarias para prevenir todo tipo de enfermedades, para que los ambulatorios y hospitales tengan los mejores recursos y el personal suficiente, para los colegios no se caigan a pedazos, para que todo el mundo pueda ganarse la vida trabajando, y para satisfacer todas y cada una de las necesidades que tenemos las clases trabajadoras?

Eso es necesario y es posible, porque somos nosotros los que hacemos funcionar la sociedad, la economía, día a día, 24 horas, y así se hace más evidente aún durante cualquier situación de emergencia. Si la “comunidad” hace los sacrificios, que la “comunidad” sea también dueña de los beneficios.

 

Construyamos el Estado Obrero y Popular que intervenga las Empresas y Bancos y las ponga al servicio del Pueblo Trabajador
Construyamos el Frente Único del Pueblo

SOCIALISMO O BARBARIE

Partido Comunista Obrero Español de Cádiz

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *