La cumbre de la OTAN y el fascismo

Durante los próximos días, Madrid se convertirá en el epicentro del imperialismo otanista, acogiendo en su seno a una serie de líderes políticos que serán recibidos con todos los honores…
image_pdfimage_print

Durante los próximos días, Madrid se convertirá en el epicentro del imperialismo otanista, acogiendo en su seno a una serie de líderes políticos que serán recibidos con todos los honores pese a ser auténticos criminales de guerra. Todo ello, por supuesto, a costa del erario público que perderá más 50 millones de euros para sufragar tal lamentable espectáculo en un contexto donde la miseria absoluta azota a los trabajadores a causa del precio desmesurado que tienen los alimentos, los combustibles, la luz o la vivienda.

A sabiendas de que su credibilidad está bajo mínimos a causa de la guerra y el apoyo a un régimen abiertamente fascista como es la Ucrania de Zelenski, el gobierno español desplegará más de 35.000 agentes entre Guardia Civil, CNI y servicios de seguridad de la OTAN. Si todo ello no fuera suficiente, la Delegación de Gobierno no dudó en prohibir diferentes manifestaciones anti-OTAN en Madrid, revelando nuevamente la naturaleza fascista del Estado y demostrando que todas las supuestas “libertades democráticas” que existen no son más que el capricho de una burguesía que no dudará en eliminarlas a conveniencia.

En estos momentos históricos donde el imperialismo otanista está en confrontación directa con el imperialismo ruso, la Cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid tiene una importancia enorme para “nuestra” burguesía nacional e internacional. Es importante, primero, porque sirve para seguir embruteciendo ideológicamente con su propaganda al proletariado. Una propaganda que servirá para seguir utilizando al proletariado internacional como carne de cañón en sus guerras imperialistas al objeto de conseguir un nuevo reparto de un mundo ya repartido. Y es importante, también, porque los capitalistas utilizan la guerra para mantener su dominación prácticamente global, invirtiendo enormes cantidades de capital para mantener y mejorar una maquinaria armamentística a través de la inversión en I+D cuyo último fin es frenar el avance de la revolución socialista e impedir así que el proletariado internacional pueda liberarse del yugo imperialista.

Es por ello por lo que el gobierno conformado por PSOE y Unidas Podemos no ha escatimado en gastos para blindar completamente la capital del Estado en su papel como anfitriona ante 41 delegaciones internacionales y criminales políticos de todo el mundo. Como es habitual, la socialdemocracia, así como los oportunistas contrarrevolucionarios que se disfrazan de comunistas desde las filas del PCE, marchan a una con el imperialismo genocida. Así, políticos de la izquierda burguesa como Yolanda Díaz, Alberto Garzón o Irene Montero, que en su día apoyaron a Joe Biden y hoy apoyan a Zelenski y el envío de armas al régimen fascista de Ucrania, deben ser señalados como los colaboradores que son y ser expulsados de todas las expresiones populares que se realicen estos días como muestra del rechazo a la OTAN y la guerra.

Los resultados de las pasadas elecciones andaluzas, donde la abstención ha sido la amplia ganadora con un 41’64%, revelan que la crisis económica del Estado español y la bancarrota del modo de producción capitalista se vuelve contra los burgueses en forma de crisis política y de legitimidad de las instituciones capitalistas. Además, como podemos comprobar día a día, la fase de descomposición absoluta que atraviesa el capitalismo monopolista se refleja en una profundización del carácter represivo del Estado. Ello se observa en materia nacional cuando, frente a la desposesión absoluta que padece la clase trabajadora, el Congreso responde con la reforma del código penal que castigará con la cárcel los pequeños hurtos, la cual ha sido aprobada gracias al respaldo del PSOE, Unidas Podemos, Esquerra Republicana, el PNV, el PDeCAT, Ciudadanos, Más País-Equo y Compromís. Como vemos, los eurocomunistas y socialdemócratas no tienen ningún problema en establecer claras alianzas con el neoliberalismo y la reacción política, el fascismo, si ello implica apuntalar el sistema capitalista, el cual es sinónimo de violencia extrema hacia la inmensa mayoría de la población, el proletariado.

 

¡ABAJO LA OTAN Y EL IMPERIALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 29 de junio de 2022

SECRETARIA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *