1

El Estado español con el imperialismo: el caso de Yunior García y otros mercenarios

El pasado 17 de noviembre supimos que el nuevo títere de los imperialistas estadounidenses en Cuba, Yunior García Aguilera, dirigente del grupo disidente Archipiélago y cabeza visible de las últimas protestas contra el gobierno cubano, llegó a España. Todo ello a través de un visado de turista y en un vuelo comercial con conocimiento total del gobierno cubano, que no impidió en ningún momento este traslado. Pese a esto, Yunior García se presenta como un “refugiado político” que huye de una supuesta dictadura que le ha hecho sentir “como un judío en la Alemania Nazi”.

Pese a que en la entrevista concedida al diario El Mundo se califica como “progresista” y “de izquierdas”, en ningún momento se solidariza con los reprimidos y asesinados por gobiernos derechistas alineados con los grandes monopolios, como puede ser el caso de Chile, Ecuador o Colombia, sino que carga contra países progresistas como Nicaragua o Venezuela, siguiendo con la agenda imperialista de EEUU en América Latina. Así mismo, su primer encuentro con alguien de la política ha sido con el fascista Pablo Casado, lo que no es de extrañar, pues el PP desde su think tank, la Fundación FAES, no ha dejado de liderar campañas contra el socialismo cubano desde Europa. Tampoco es desdeñable el apoyo de VOX, abiertamente fascista, que desde los medios de comunicación no ha dejado de apoyar las protestas contra el gobierno cubano, destacando Rocío Monasterio – hija de terratenientes azucareros beneficiados por la dictadura de Fulgencio Batista – o a Hermann Tertsch, al que se le denegó el permiso para entrar en Cuba con la intención de participar directamente en las protestas.

Todo esto teniendo en cuenta que en el mes de mayo, cuando el ejército colombiano asesinaba a su propio pueblo a las órdenes de Iván Duque, su líder Santiago Abascal apoyó abiertamente esta represión – “Las democracias deben defenderse”, argumentaba el fascista –, al tiempo que acusaba a los manifestantes de ser “agentes castristas y maduristas”.

En la misma línea, Ciudadanos no ha dejado de defender al presidente de Colombia al mismo tiempo que participa en campañas contra Venezuela. Todo esto nos demuestra que a estas organizaciones no les preocupa en absoluto las supuestas violaciones de los Derechos Humanos que se cometan en Cuba, Venezuela o Nicaragua, simplemente siguen los dictados imperialistas de EEUU y los grandes monopolios alineados con este país.

Pero veamos qué posturas tiene el autodenominado “gobierno más progresista de la historia” formado por el PSOE y Unidas Podemos. El ministro Félix Bolaños confirmó que el gobierno facilitó la llegada de Yunior García a España, algo que no debería sorprendernos, pues el Estado español lleva desde hace décadas acogiendo a diferentes contrarrevolucionarios de América Latina. Ya en época del presidente Zapatero, a través de las negociaciones del ministro Moratinos, Cuba liberó a presos contrarrevolucionarios a sueldo de EEUU que fueron trasladados a España. Estos mismos cubanos, una vez que llegaron a este país, pidieron regresar a Cuba (la misma Cuba que Yunior García equipara a la Alemania Nazi, banalizando de forma estúpida el Holocausto) por un supuesto “trato hostil”. Lo cierto es que estando en territorio español estos contrarrevolucionarios no recibirían los beneficios económicos estadounidenses por su activismo contra el socialismo cubano, algo que sí sucedía en Cuba. No se trata de ningún “trato hostil” por parte del gobierno, sino una cuestión de dinero.

En la misma línea, el presidente Pedro Sánchez dio refugio en la embajada española de Venezuela al opositor Leopoldo López, detenido por el homicidio de 43 personas durante las protestas en las guarimbas del 2014. Actualmente, se encuentra viviendo en el Estado español. El gobierno de Pedro Sánchez tampoco dudó en reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela en el 2019. No en vano, en la ciudad de Madrid se está formando una importante comunidad venezolana formada por millonarios que viven en el barrio de Salamanca que se ven a sí mismos como “exiliados” o “refugiados políticos”, al más puro estilo de las mafias cubanas y venezolanas de Miami. Así mismo, ya en 2021 Pedro Sánchez cargó contra la Nicaragua sandinista dirigida por el presidente Daniel Ortega y meses después condecoró al presidente colombiano Iván Duque, a pesar de contar con la oposición, entre otros colectivos, de la población colombiana migrante en España que protestó en las calles por su visita a la capital del país. Con esto se demuestra, al igual que en el caso del PP, VOX y Ciudadanos, que al “gobierno más progresista” poco le importa la represión contra la población civil, sólo quieren contentar a los grandes monopolios alineados con EEUU. A pesar de todo, se nos insiste en que este gobierno es “chavista” o, más bien, “social-comunista”.

No olvidemos, además, que tanto Leopoldo López como Juan Guaidó pertenecen a un partido (Voluntad Popular) afiliado a la Internacional Socialista (a la que también pertenece el PSOE) y se ven a sí mismos como “centro-izquierda” o “socialdemócratas”, lo cual demuestra una vez más que la socialdemocracia está putrefacta y le abre el camino al fascismo. Tampoco obviemos que el presidente Carlos Andrés Pérez fue vicepresidente de esa Internacional Socialista al mismo tiempo que mandaba al ejército a reprimir las protestas del pueblo venezolano ante las medidas injustas que se le imponían, causando miles de muertos en un episodio que sería conocido como Caracazo en 1989. Contra este presidente reaccionario se rebelaron los militares progresistas, encabezados por el comandante Chávez, años después.

No podemos dejar de hacer mención a los auténticos refugiados políticos en el Estado español, entre ellos muchos saharauis que sufren un trato abiertamente discriminatorio. Uno de ellos es Faysal Bahloul, activista saharaui residente en España desde hace 23 años, que ha sido entregado por el gobierno a Marruecos, plegándose una vez más a los intereses de una satrapía dirigida por una oligarquía que reprime abiertamente al pueblo saharaui así como a la clase obrera marroquí. Tampoco pedirá a este régimen la liberación de la activista saharaui Sultana Khaya (bajo arresto domiciliario sin orden judicial), así como de otros presos políticos que pueblan las cárceles de Marruecos. Ni exigirá a Israel la liberación de la cooperadora española Juana Ruiz, acusada falsamente de colaboración con el terrorismo, ni de los presos políticos palestinos.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) queremos denunciar esta complicidad del actual gobierno con el imperialismo estadounidense en América Latina, en el Sáhara Occidental, en Palestina y en cualquier otro sitio donde este se presente, convirtiendo al Estado español en refugio de contrarrevolucionarios. Sólo el socialismo podrá crear un país que bajo la línea del internacionalismo proletario colabore en la protección de los derechos de la clase trabajadora en cualquier lugar del mundo.

 

¡PROLETARIOS DEL MUNDO ENTERO, UNÍOS!

¡POR EL SOCIALISMO, POR LA SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS!       

 

Madrid, 8 de diciembre de 2021

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)