1

El fascismo campa a sus anchas por Europa

fascismo
 
Las pasadas elecciones en Suecia, que dieron al partido nazi Demócratas Suecos un 17,6% de los votos, y los recientes acontecimientos en Alemania, donde los fascistas se manifestaron contra la imigración en la ciudad de Chemnitz, vuelven a demostrar el avance del fascismo en el viejo continente.
 
Y es que la profundización en la democracia burguesa conduce inevitablemente a la reacción y al fascismo. Esto lo podemos comprobar en la mayoría de países europeos, donde los fascistas se organizan -amparados y financiados por los propios estados- alcanzando fácil y rápidamente el acceso a los medios de comunicación -burgueses, por supuesto- y con ello tratan de introducir su discurso xenófobo y racista con el que penetrar a las instituciones burguesas.
 
En Alemania, el partido neonazi Alternativa por Alemania (Afd) ya es una realidad. La burguesía alemana ya ha logrado posicionar en el Parlamento al nazismo de nuevo, con 94 escaños en las elecciones generales del pasado año. Ahora solo debe incidir en su discurso y dejar que la coalición CDU y SPD continúen sus políticas, que ya están generando una nueva crisis tanto en Alemania como en el resto de Europa.
 
La manifestación del pasado 27 de agosto en Chemnitz es prueba de ello. En ella, los nazis corearon consignas abiertamente fascistas como “fuera los extranjeros” y “Alemania para los alemanes” mientras se sucedían las agresiones a inmigrantes en mitad de la calle. La exhaltación de Hitler y del Tercer Reich echa por tierra la falsa creencia de la ejemplar desnazificación llevada a cabo en la posguerra, donde los juicios a algunos cabezas visibles del nazismo no impidieron que antiguos funcionarios y jefes nazis permanecieran en sus puestos.
 
Suecia ha sido testigo en primera persona del avance del fascismo en su país el pasado 9 de Septiembre en sus elecciones generales. El partido fascista Demócratas Suecos llegó a la tercera posición, tras el Partido Socialdemócrata y el Partido Moderado, con el 17,6% de los votos, casi cinco puntos más que hace cuatro años. Estas elecciones han estado marcadas por el discurso xenófobo y contrario a la migración, gracias al amparo del fascismo por parte de la burguesía que ha introducido su discurso en los medios de comunicación de su propiedad.
 
Cuesta pensar, si hacemos caso a los eruditos políticos de la radio, la prensa y la televisión, cómo el fascismo está llegando de nuevo al poder político. En apenas dos años, prácticamente todos los países europeos han visto a los fascistas organizarse en partidos políticos, inundar las tertulias políticas de todos los medios de comunicación con su falso discurso xenófobo y racista e incluso alcanzar el poder político como en el caso de Hungría -Viktor Orban-, Austria -Heinz-Christian Strache es Vicecanciller y ministro de Funcionarios y de Deportes- o Italia -Liga Norte de Salvini-. 
 
En países como Grecia (Amanecer Dorado), Francia (Le Pen), Suecia (Demócratas Suecos), Holanda(Partij voor de Vrijheid de Wilders), Dinamarca (Dansk Folkeparti) o Finlandia (Verdaderos Finlandeses) el fascismo organizado está a las puertas del Gobierno. Incluido España, que con el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular han logrado crear un Estado fascista en estos últimos 40 años, probando su obra contra Cataluña y su derecho a la autodeterminación, encerrando a la gente por sus ideas políticas. 
 
Profundizar en la democracia burguesa significa, como estamos comprobando, avanzar hacia el fascismo y es la socialdemocracia la que, con su discurso falso y rancio de reformar el sistema criminal capitalista, le abre las puertas a la gobernabilidad a los fascistas tras sus estrepitosos y anunciados fracasos.
 
Se observa nítidamente en España con el tándem PSOE-Podemos, en el que el primero no ha sido capaz de derogar la reforma laboral, ni la Ley Mordaza, ni de aportar ni una sola mejora al pueblo trabajador. Eso sí, ha logrado el récord de dos dimisiones de ministros por corrupción en 100 días de Gobierno. Todo esto con el beneplácito de Podemos, que no tiene la mínima intención de forzar a Pedro Sánchez a variar las políticas llevadas a cabo por el PP en la anterior legislatura tras auparlo al poder tras la moción de censura del pasado mes de junio.
 
El Partido Comunista Obrero Español advierte del peligro que supone para la humanidad el avance del movimiento fascista en el continente, del discurso socialdemócrata y antipolítico que abona el terreno para el acceso de aquellos al gobierno del Estado y de la imperiosa necesidad para la clase trabajadora de organizarse y robustecer las organizaciones proletarias y revolucionarias con el firme objetivo de destruir el imperialismo europeo y avanzar hacia el Socialismo, único garante de la paz y la dignidad del pueblo trabajador.
 
D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español(PCOE)



El Estado Español y sus aliados oportunistas obligan a los trabajadores de Navantia a elegir entre el pan o la paz

Yemen

Todo parece indicar que nos encontramos ante una operación teatral del nuevo gobierno socialista para maquillar los negocios del Estado español con el criminal y sátrapa reino feudal de Arabia Saudí. Necesitaban justificarlos jugando con el pan de los trabajadores de Navantia.

La puesta en escena la protagonizó la ministra de defensa Margarita Robles, manifestando la supuesta intención del gobierno español de cancelar la venta de 400 bombas láser de precisión a Arabia Saudita.

Probablemente esas bombas acabarán masacrando civiles en Yemen, como lleva años haciendo el régimen saudí desde 2015 con la operación Tormenta Decisiva y dirigiendo una coalición formada por Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán y Senegal, con el apoyo logístico y de inteligencia de las potencias imperialistas Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Esta operación está provocando en Yemen la mayor crisis humanitaria del mundo en estos momentos. Según datos de la ONU unos 22,2 millones de personas necesitan algún tipo de ayuda o protección, incluidos 11,3 millones para los que la necesidad de ayuda es vital. Además, hay 8,4 millones de personas en grave situación alimentaria y al borde de la hambruna, un 24 por ciento más que en abril de 2017.

 

 

En esta masacre que cuenta con la colaboración directa como hemos dicho de EEUU, Reino Unido y Francia, se usan las bombas que se fabrican en el Estado español, como es notorio y no existe reparos ni escrúpulos en reconocerse por esos demócratas que tantos golpes se dan en el pecho a la hora de hacer cumplir la ley y exigir obediencia a la saga de Borbones que tan buenas relaciones han tenido con el régimen saudí embadurnado hasta la médula de sangre de tantos pueblos árabes.

Pero las leyes, hechas por los ricos y en concreto por la oligarquía financiera, y eso que los oportunistas tienen como referente para resolver los conflictos, la “comunidad internacional”, dicen que esta masacre es legal. Porque como se justifica Xiana Méndez, Secretaria de Estado de Comercio, con la sangre fría propia de los representantes de los monopolios: “los países de la Liga Árabe que forman parte de la coalición contra los rebeldes en Yemen no están sometidos a embargo alguno por parte de Naciones Unidas o de la Unión Europea en la exportación de armamento o de material policial o antidisturbios”.

Pero lo más miserable es cómo están jugando con el pan, la moral y los principios de los trabajadores de Navantia, empresa que tenía planificado fabricar 5 corbetas para Arabia Saudita.

Empezando por los representantes de CCOO y UGT en Navantia, que de la misma manera que sólo ofrecen como alternativa EREs a los trabajadores, no llevan otra opción a la plantilla que seguir fabricando buques de guerra para ponerlos en manos de regímenes feudales tan criminales como el Estado islámico, pues de hecho Arabia Saudita tiene el mismo código penal que los terroristas que degüellan a los que consideren infieles.

Hay que ser indecente y miserable para plantear como única disyuntiva la de “llevar un plato de comida a la casa” sin importar si lo que fabricamos será usado para masacrar a otros pueblos, o que si optamos por la paz nos quedaremos sin empleo. Así se pronunciaba el responsable de la sección sindical de UGT y secretario del comité de empresa de Navantia, Manuel Aranda: “Este contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí nos supone cinco años de carga de trabajo, más de siete millones de horas de trabajo y nos supone riqueza para la Bahía”. Pero esa riqueza, claro está, no va para los bolsillos de los trabajadores de la Bahía, que llevan años sufriendo un empeoramiento de las condiciones de trabajo, especialmente de seguridad, con accidentes mortales de los que son cómplices CCOO y UGT que se han negado a apoyar huelgas para denunciar esas condiciones.

En esta comparsa no podía faltar el alcalde de Cádiz, Kichi, que después de sus performancestelevisivas intentando parar desahucios, se ha ido quitando la careta cada vez con mayor descaro. Hemos visto cómo ha expulsado a trabajadores de los plenos del ayuntamiento, cómo ha rendido pleitesía a la Virgen del Rosario, y entre otras lindezas, ahora defiende que se fabriquen corbetas para los saudíes porque hay que elegir entre “defender el pan o la paz” y “si no hacemos nosotros los barcos, lo harán otros”. De la misma manera podría justificarse que a Kichi un día por la calle lo atraquen encañonándolo en la sien, porque si no lo hace uno lo hará otro.

Hasta aquí hace tiempo que llegó el “Sí, se puede”. Los oportunistas han estafado siempre de la misma manera. Hacen creer que dentro del régimen de producción capitalista es posible cambiar la sociedad, y cuando gobiernan justifican sus traiciones precisamente en que no les dejan hacerlo, no les dan opciones. Entonces, señores oportunistas ¿para qué piden el voto?

Los trabajadores sólo quieren trabajar para comer y llegar a fin de mes. Eso es tan claro como el agua. Pero el régimen capitalista de producción les obliga a producir, no lo que necesitan los trabajadores para vivir, sino lo que necesita el capital para apropiarse de los mercados y las riquezas naturales. Y para eso necesita ya sean armas, minas, buques de guerra, o bombas. De la misma manera que el régimen nazi alemán obligó a los trabajadores alemanes a fabricar las armas con que masacrarían al resto de trabajadores europeos. Y los trabajadores no pueden decidir qué se fabrica y para qué en este régimen capitalista porque no son dueños de los medios de producción.

Esa es la gran verdad que ocultan los oportunistas de distinto pelaje (desde el PSOE hasta IU-PCE-Podemos).

Sólo el Socialismo podrá traer la paz porque la clase obrera, siendo dueña de los recursos naturales, las maquinarias y las empresas, preferirán producir lo necesario para su bienestar material y su desarrollo social y espiritual, antes que masacrar o bombardear a otros pueblos hermanos.

Es hora de que la clase obrera sigamos nuestro propio camino y mandemos al desagüe a toda la amalgama de oportunistas parásitos como CCOO, UGT, PSOE, IU-PCE-Podemos.

Seguir nuestro propio camino significa organizarse desde la base con un sindicalismo de clase guiado por la solidaridad con todos los pueblos del Estado español y del mundo (el de la Federación Sindical Mundial).

Seguir nuestro propio camino significa unir todos los centros de trabajo a través de los comités de empresa y delegados de personal (de los que habrá que echar a los vendeobreros y traidores).

Seguir nuestro propio camino significa unir nuestras luchas a las del resto de las clases populares como jóvenes, estudiantes, pensionistas y jubilados, amas de casa, jornaleros y pequeños campesinos.

Seguir nuestro propio camino significa construir una estructura popular de poder, el Frente Único del Pueblo, que permita tomar el control de las riquezas naturales que en Andalucía rebosan, que impulse una reforma agraria revolucionaria con la que transformar esta región y acabe con el subdesarrollo crónico que nos inunda de paro y emigración, y obliga por tanto a miles de trabajadores a elegir entre el pan y la paz.

Seguir nuestro propio camino significa instaurar el Socialismo.

¡ABAJO LOS OPORTUNISTAS Y LOS VENDE-OBREROS CÓMPLICES DE LAS GUERRAS ENTRE PUEBLOS!

¡OBREROS, TOMEMOS EL PODER PARA ACABAR CON LAS GUERRAS DE RAPIÑA!

¡CONSTRUYAMOS EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡TRANSFORMEMOS ANDALUCÍA CON UNA REFORMA AGRARIA REVOLUCIONARIA!

¡POR EL SOCIALISMO!

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Regional del PCOE en Andalucía




EEUU y Unión Europea cómplices del asesinato del presidente de la República Popular de Donbass

La maquinaria imperialista norteamericana y europea no ceja en su objetivo de estrangular a los pueblos del mundo. Ucrania y el Donbass son un claro ejemplo de ello, donde el asesinato de Alexander Zajarshenko, presidente de la República Popular de Donetsk, pone a la claras que el imperialismo no permitirá vivir en paz a un pueblo que no se someta a sus dictados, utilizando para ello la más criminal de sus apuestas: el fascismo.

El flagrante fracaso del imperialismo en Ucrania, donde la victoria fascista no se ha producido, ni mucho menos, como tenía planeado el imperialismo -una parte importante del territorio se ha desligado del fascismo, el Donbass, avanzando allí el marxismo leninismo- ha obligado a los monopolios estadounidenses a exigir de sus aliados criminales en Europa una mayor implicación para la consecución de nuevos mercados y frenar el avance de Rusia.

Esta ley del capitalismo, la de la conquista de nuevos mercados en momentos de crisis apeando a los competidores para obtener mayores tasas de ganancia, conllevará inevitablemente -como ya ocurrió en el pasado en dos ocasiones- a una guerra interimperialista de dimensiones colosales. El Partido Comunista Obrero Español, reitera su más firme apoyo y solidaridad con todas las fuerzas proletarias y antifascistas que resisten por cualquier medio al régimen criminal impuesto en Kiev, cuyos actos -el último, el asesinato del presidente de la República Popular de Donestk, Alexander Zajarshenko- demuestran su carácter abiertamente fascista.

Para liquidar al nazi-fascismo que hoy inunda de sangre y dolor Ucrania, es preciso acabar con el motor que lo aviva constantemente; el capitalismo en su etapa putrefacta. La única salida que los pueblos del mundo tenemos para evitar las guerras interimperialistas, provocadas por las luchas de poder para conquistar nuevos mercados ya repartidos, es abrazar la ideología del proletariado, el marxismo leninismo, que permitirá la construcción del Socialismo, máxima aspiración de nuestra clase hoy.

Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español




Constitución del Partido Comunista Obrero Español en la Región de Murcia

Murcia

A los camaradas obreros y obreras de la Región de Murcia.

Nos dirigimos a la totalidad de la clase trabajadora para anunciar que ha llegado el momento de acabar con la explotación y opresión que sufrimos todos nosotros por pertenecer a la clase trabajadora.

Bajo el capitalismo, nunca habrá justicia social ni una verdadera participación del pueblo trabajador, de los explotados, en el gobierno del país. Los gobiernos no los forma el pueblo, sino que los forman los títeres de los monopolios Sánchez, Rivera, Iglesias y Casado de turno, que se van sucediendo y enriqueciéndose a nuestra costa, mientras nuestras vidas y condiciones laborales no hacen más que empeorar. En esta democracia burguesa vemos como un pequeño porcentaje de la población nos quita derechos y libertades, nos oprime a la gran mayoría que trabajamos, que madrugamos cada mañana y nos destrozamos mental y físicamente para poder sobrevivir.

Contamos con el reciente ejemplo de la lucha de los vecinos por el soterramiento, que han demostrado que la única manera de vencer a los intereses de la burguesía es uniéndonos. Ninguno de los partidos del panorama actual ha representado ni representarán jamás los intereses del pueblo trabajador. Además, la Región de Murcia sufre como ninguna otra las consecuencias de una crisis que ha llevado a nuestra clase social a una precariedad como nunca antes vista. Por ello, es más que nunca necesaria la aparición en nuestra región de un partido marxista-leninista, que luche de forma incansable por nuestros derechos y libertades, que acabe con este sistema corrupto y asesino. Desde hoy se constituye un partido proletario, el Partido Comunista Obrero Español de la Región de Murcia, con el fin de aunar a todos los trabajadores en un frente común para acabar con la explotación y cambiar las tornas.

Hermanos y hermanas, si tenemos plena consciencia de que el enemigo es de clase y nos unimos, seremos capaces de sobrepasar la mayor de las adversidades y derribar al mayor de los opresores.

¡Luchemos por el socialismo y la dictadura del proletariado!

Murcia, 1 de septiembre de 2018.

COMITÉ REGIONAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN LA REGIÓN DE MURCIA.