1

En qué momentos vivimos

En momentos graves la burguesía sitúa la lucha de clases en un estadio superior. Los periodos de crisis son uno de estos momentos.

En este contexto específico la burguesía lo quiere todo, lo pide todo, impone todo, sin llegar a ruborizarse, la cobertura es perfecta, la crisis.

 Tanto el gobierno como las clases capitalistas en general, se preparan debidamente para estos casos y llegados saben como utilizar toda su artillería para disparar al unísono. 

 

 Sindicatos, partidos parlamentarios todo lo que en época de “bonanza” constituye la salvaguarda constitucional e institucional del sistema, están perfectamente adiestrados para ejercer con total eficacia el papel que les corresponde, para el que han sido adoctrinados y recompensados.

 No es extraño que la izquierda y la derecha  parlamentaria así como las centrales sindicales mayoritarias, salgan a la calle con el mismo lema ¡ACABAR CON LA CRISIS! que es lo mismo que pedir que todo continúe tal como está.

 Pero sí  resulta extraño que gran parte de la izquierda extraparlamentaria, también coincida con el mismo slogan. Examinemos pues las distintas proclamas que se han utilizado durante estos meses para concienciar  al pueblo de la realidad existente:

 ¡Su crisis que la paguen ellos! ¡La crisis que no la paguen los trabajadores! ¡Frente a la crisis, Movilízate en defensa del empleo! ¡La crisis capitalista que la paguen los ricos!

 ¿Quién es capaz de advertir la diferencia que existe entre estas consignas de la izquierda mas relumbrona y radical y la que sirvió para que el PP convocara la manifestación contra el despido en Málaga? Nadie, porque no se dan tales diferencias propagandísticas, aunque por supuesto,  la intencionalidad debe ser distinta.

Pero lo que se transmite al pueblo es que acabando con la crisis se terminan sus problemas y salen perdiendo los ricos. Ahí es donde radica el engaño. Una mentira espectacular para unos instantes también espectaculares.

 La crisis no es la causante de los males de los obreros, del pueblo, aunque los agrava. La crisis y esto es lo importante, nos descubre toda la mezquindad del sistema: el carácter reaccionario del capitalismo;  la verdadera naturaleza burguesa de las instituciones, de modo particular el gobierno, el egoísmo insaciable de la patronal, etc.  En la crisis los atropellos clasistas contra los trabajadores no tienen freno. Pero, todo cuanto ahora sucede tiene lugar también, aunque, a veces con menos intensidad durante los tiempos de “bonanza”. Por tanto acabar con la crisis no significa nunca terminar con los problemas de los trabajadores.

 Y es este el momento en que mejor se puede denunciar el sistema, porque si de la crisis deviene impunidad para las fuerzas de derecha y sus adlátere, es también la maravillosa y gran tribuna pública que espera el revolucionario, el  comunista extraparlamentario, para denunciar al sistema y a sus apologistas, a los traidores etc. Y si no ¿Para cuando?

La crisis además nos exige estar constantemente a flor del combate ofreciéndonos argumentos y excusas inapelables, por decirlo de alguna manera. La crisis concede al comunista y al obrero la mayor fuerza moral para propugnar cambios revolucionarios y les permite desarrollar sus organizaciones con mayor amplitud y celeridad. Este es el momento que vivimos.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL




Los partidos del sistema y las cúpulas sindicales coinciden en no ir a la raiz de la crisis

Hace poco más de un año los políticos capitalistas decían cosas como “el capitalismo debe refundarse” o que “había que estudiar la fórmula de nacionalizar la banca”, todo ello temiendo una reacción de la clase obrera y las clases populares ante la crisis. No obstante, cuando el Capital ha visto que la clase obrera está desorganizada y dividida gracias al oportunismo – PSOE y PCE-IU – y cúpulas sindicales financiadas por su Estado, las recetas para salir de la crisis vuelven a ser  mayor represión, salarios de esclavos, ampliación de la jornada laboral, retrasar la edad de jubilación y aminorar estas, acrecentar la precariedad o sobreexplotación, etc…

 

 Todos los Partidos del Sistema y las cúpulas sindicales se manifiestan contrarias a la crisis, todos señalan que hay que tomar medidas contra ella, y todos ellos coinciden en no ir a la raíz de la crisis, a la que exculpan, engañando a las víctimas de los efectos nocivos de ésta, la clase trabajadora. Porque la crisis es el genuino producto del Capitalismo, es la manifestación de que la producción no tiene en cuenta las necesidades de la Sociedad, sólo el beneficio del burgués, conllevando esto que de una parte la burguesía concentre en sus manos el excedente de las empresas – mercancías y capitales – y por la otra parte aquéllos que generan toda la riqueza, los trabajadores, concentran en sus manos deudas y el excedente de la fuerza de trabajo: millones de trabajadores parados carentes de medios de subsistencia. Por ello, no es contra la crisis contra la que hay que luchar sino contra aquello que genera las crisis: EL CAPITALISMO. Ante esta situación, el gobierno del PSOE, apoyado por sus aliados, no ha dudado en dar miles de millones de euros a los responsables de la crisis: banqueros y empresarios. El PP y la Patronal exigen una reforma laboral antiobrera, en tanto que PCE-IU sólo piensan en captar votos para las próximas elecciones municipales y las centrales sindicales hablan de “diálogo social”, instrumento mediante el cual se ha llegado al actual escenario de desempleo, precariedad y donde el despido es libre y gratuito para el burgués pues con las subvenciones que reciben sufraga la cada vez menor indemnización por despido. Todos ellos, partidos y cúpulas sindicales, están embadurnados por la corrupción puesto que han vendido su alma a la burguesía para salvaguardar al Capitalismo y a su Estado, verdaderos culpables de la crisis, a cambio de subvenciones y poder que les permita obtener prebendas. 

Los males de los trabajadores no se erradicarán sólo con superar la crisis, sino eliminando de raíz el capitalismo para construir un mundo más humanos donde los que trabajan y producen las riquezas sean los que más derecho tengan a disfrutarla. El PCOE hace un llamamiento a los Comités y a los Trabajadores a que se unan a la Asamblea de Comités y Delegados. Nuestra  fuerza y nuestras armas son la unidad, la organización y la lucha y sólo de esta manera detendremos tantas tropelías cometidas por la derecha, los traidores y podremos acabar con el Capitalismo.

 

¡Por la unidad de la clase obrera!

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

www.pcoe.net  Email: pcoe@pcoe.net

 




El PCE no concibe a la clase obrera como sujeto revolucionario

Sobre el  encuentro de sindicalistas celebrado en Sevilla el 16 noviembre

En el Edificio CREA (Sevilla Global) el PCE celebró en el día de ayer, 16 de noviembre de 2009, un Encuentro de Sindicalistas al que fueron convocados distintos sindicalistas de diversos comités de empresa –fundamentalmente del sector del metal y del agroalimentario– muchos de ellos vinculados al Sector Crítico de CCOO y al PCE. No obstante, una representación de cinco miembros del PCOE, a su vez representantes de tres comités de empresa del sector TIC –SADIEL, TSYSTEMS y PROMAINSUR-  asistieron a dicho Encuentro.

 

 Intervinieron distintos dirigentes del PCE y de IU como Diego Valderas, Antonio Rodrigo Torrijos, Carmen Chacón o Juan de Dios Villanueva. Todos ellos incidieron en el discurso de que la única alternativa que había a la crisis capitalista era la movilización para que, posteriormente, los trabajadores apoyen en las urnas a las candidaturas de IU, pues el voto a esa organización política es sinónimo, para dichos dirigentes,  de no llevarse a cabo políticas neoliberales. A la par, reiteraron el mensaje emanado del XVIII Congreso del PCE por el que dicho partido reconoce como su referente sindical a CCOO y, dentro de esta central sindical, en concreto el planteamiento del Sector Crítico.

 En la parte final del Encuentro, y tras varias intervenciones, tomó la palabra un camarada del PCOE y miembro del comité de empresa de SADIEL. En su intervención lo primero que hizo fue una crítica a la Asamblea de Delegados de CCOO celebrada en Sevilla el 11 de noviembre, a la que catalogó de antidemocrática pues no se le dio la palabra a ningún delegado mas sólo hablaron el Secretario General de CCOO-Sevilla Alfonso Vidán, el Secretario General de CCOO-Andalucía Francisco Carbonero y el Secretario General de CCOO Ignacio Fernández Toxo. Por otro lado, nuestro camarada señaló que como comunistas lo primero que deberíamos es centrar el foco en el sujeto revolucionario o de cambio, que no es otro que la clase obrera, pues sin la clase obrera jamás habrá cambio social. Puso énfasis en que en todas las alocuciones anteriores realizadas por los dirigentes mencionados del PCE para nada se habían fijado en la clase obrera y que, como comunistas, nuestra misión es ir a la raíz de los problemas. El problema de la clase obrera es que está dividida y desorganizada y ello es consecuencia, como manifestó nuestro camarada, por un lado de las políticas desarrolladas por las fuerzas políticas en este periodo mal llamado democrático donde uno de los grandes responsables ha sido el PCE e IU. Por otro lado, la división de la clase obrera proviene de la implantación milimétrica de la democracia burguesa en los centros de trabajo, que estimula la fracción. Y en esta implantación de la democracia burguesa, las distintas centrales sindicales son un elemento disgregador y de división. Por ello, este camarada  también expresó que no era acertada ni correcta la política sindical del PCE por la que se toma partido de una fracción dentro de una fracción – el Sector Crítico de CCOO – y que en este país donde de 23 millones de asalariados sólo hay 2,5 millones de afiliados a todas las centrales sindicales lo que hay que hacer no es potenciar la división sino unir desde la base, comité a comité por encima de las siglas, y pregonar la necesidad de la Central Única de Trabajadores pues si sólo hay una clase sólo debe haber una organización que defienda los intereses de esa clase. Denunció al PCE que potenciar la división de los trabajadores es estar con aquellos que quieren que los trabajadores estén divididos: la burguesía. Por último, señaló que muchos compañeros de los que allí estaban eran conocedores de que comités y delegados de personal de la Provincia están llamando comité a comité, delegado a delegado, a forjar la Asamblea de Comités, Delegados y Trabajadores como expresión de la UNIDAD de la clase obrera sevillana por encima de siglas sindicales, con el objetivo de superar el sistema capitalista y avanzar hacia el socialismo. Así mismo, señaló que los dirigentes del PCE son conocedores de esa experiencia desde octubre de 2008 habiendo mirado para otro lado, dando la espalda a la unidad de los trabajadores desde la base. Y en ese momento el camarada del PCOE señaló que su comité quiere unirse con otros comités y pidió la unidad de todos los comités allá presentes, sin que nadie diese respuesta. Por último, el camarada Paco señaló que otro de los motivos por los que la clase obrera está dividida y desorganizada es porque está cansada de sentirse utilizada y que esta convocatoria de movilización parece que es la enésima utilización de la clase trabajadora por parte del PCE.

 Las únicas respuestas dadas a la intervención de nuestro camarada por parte de los miembros  del PCE fueron la reiteración de su apuesta sindical  por CCOO como referente sindical y que los trabajadores apoyen a IU para que éstos impidan el desarrollo de políticas neoliberales.

 Desde el Partido Comunista Obrero Español consideramos que el PCE está instalado en el oportunismo político, que sólo les importa la liberación de sus dirigentes utilizando sin pudor a la clase obrera y sus vicisitudes como vehículo o instrumento para dichas liberaciones. El PCE no concibe en sus mensajes a la clase obrera como sujeto revolucionario pues el PCE está plenamente insertado y comprometido con el Estado burgués y con la dictadura de la burguesía. Desde el Partido Comunista Obrero Español consideramos que este Encuentro de Sindicalistas lo ha realizado el PCE para sumar a trabajadores a la manifestación que convoca IU el próximo 29 de noviembre en la capital hispalense, que será el escopetazo de salida para las próximas elecciones municipales de principios de 2011, que es lo único que le importa a IU-PCE, dando muestras de ser una organización política oportunista y desclasada. Por último, hemos podido comprobar que, a tenor de la asistencia y de los comités allí presentes, la influencia del PCE en el movimiento obrero y sindical sevillano es minúsculo e insignificante.

 PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

 




CC.OO. convoca asamblea de delegados negando la palabra de estos

Sobre la Asamblea de Delegados de CCOO celebrada en Sevilla el 11 de noviembre de 2.009

Desde la Dirección Provincial de Sevilla  del Sindicato Comisiones Obreras se ha realizado durante estas últimas semanas una intensa campaña de difusión entre los delegados de personal y delegados de las Secciones Sindicales de la provincia para acudir a la Asamblea de Delegados celebrada el miércoles 11 de noviembre en Isla Mágica.

 

Varios camaradas del Partido Comunista Obrero Español que estuvieron presentes en dicha Asamblea, nos trasladan que en la convocatoria se indicaba que era una Asamblea de Delegados pero ni se pidió, ni mucho menos se permitió, hablar a ningún delegado pues sólo hablaron el Secretario General de la Unión Provincial del Sindicato, Alfonso Vidán; el Secretario General de CCOO-Andalucía, Francisco Carbonero y el Secretario General de la Confederación Sindical de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

¿Qué tipo de Asamblea es aquélla donde sus delegados no pueden hablar? La situación de precariedad y desorganización que hoy vive la clase obrera es la consecuencia directa de la actuación del oportunismo en el seno del movimiento obrero, y las centrales sindicales de nuestro país son un claro ejemplo de lo que estamos diciendo.

Las cúpulas sindicales de este país anteponen sus intereses a los de la clase trabajadora –  a la que dicen representar a pesar que la tasa de afiliación sindical está en el 15% de los trabajadores – y para ello no dudan en hacer “diálogos sociales”, donde los trabajadores opinan tanto como los delegados de esa Asamblea de CCOO del 11 de noviembre, y donde amputan la democracia obrera colaborando con la burguesía en imponer en los centros de trabajo su modelo de democracia burguesa – democracia representativa – que sirve para dividir y que es ajeno a los trabajadores  pues la historia nos muestra que el modelo de democracia obrera – democracia participativa  y asamblearia – es el que ha hecho que la clase obrera haya estado más organizada, unida y haya avanzado y conquistado cotas de progreso social y un buen ejemplo de ello fue el nacimiento de las CCOO como movimiento político y social, genuino producto de democracia obrera. Siendo esto ya grave, a un mismo nivel de gravedad debemos colocar la consigna de esta mal llamada Asamblea de Delegados de CCOO, “Por el empleo y la protección social. Por la negociación colectiva y el cumplimiento de los acuerdos”, y después ver la forma de actuar cotidiana de CCOO en la que están firmando multitud de acuerdos donde se contemplan bajas incentivadas, o lo que es lo mismo destrucción de empleo, por no hablar de las distintas reformas laborales signadas por empresarios y cúpulas sindicales donde a cambio de dinero público a favor de las centrales sindicales éstas acordaban marcos legales donde se precariza al máximo a los trabajadores.

Desde el Partido Comunista Obrero Español denunciamos que esta Asamblea de Delegados  del día 11 de noviembre de CCOO en Sevilla ha sido un ejemplo de oportunismo, falta de democracia y de desprecio a los trabajadores y a sus representantes. Las cúpulas sindicales son las responsables directas de que la clase obrera esté dividida y desorganizada. Como contraposición a la división y a la desorganización el Partido Comunista Obrero Español hace un llamamiento a los Comités de Empresa  y a los delegados de Personal a la unidad desde la base, comité a comité, por encima de las siglas y les animamos a adherirse a la Asamblea de Comités, Delegados y Trabajadores . A la par recordamos a los Comités que son la voz y la expresión de los trabajadores que los han elegido y, por tanto, su acción debe ser trazada por los Trabajadores en Asamblea y la voluntad de ésta ser respetada, defendida y asumida por los Comités.

¡Por la Unidad de los Comités y Por la Unidad de los Trabajadores!

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P. C. O. E.)

 




A los 92 años de la Revolución Soviética

La caída de la Unión Soviética, trajo consigo la aparición de numerosos trabajos teóricos denunciando los horrores del marxismo-leninismo. Los círculos propagandísticos del imperialismo realizaron ingentes esfuerzos para demostrar teóricamente que el socialismo se había autodestruido por la aplicación de la doctrina marxista-leninista. Los efectos impactantes de una pérdida tan importante, conjuntamente con los resultados de la propaganda imperialista hicieron mella en el movimiento obrero mundial, afectando singularmente a los partidos comunistas, en donde las correlaciones de fuerzas entre los revolucionarios y los reformistas, en términos generales, favorecieron a éstos. Como consecuencia de ello, muchos partidos comunistas cambiaron de signo, algunos incluso, llegaron a desaparecer y otros, se cuestionaron seguir como organización con estructuras y políticas marxista-leninista.

 

La historia universal registra repetidamente flujos y reflujos de las revoluciones, unas veces coronadas por su éxito decisivo y en ocasiones barridas por el triunfo de la reacción que restaura el viejo régimen. En Francia la revolución democrático burguesa tardó cerca de un siglo en cumplir con sus tareas, después de un proceso de episodios alternativos que abarca desde la revolución de 1789-1794 hasta las revoluciones de 1830 y 1848.

Aunque separadas por el tiempo y diferentes tanto en su contenido como en sus formas, cada una de las batallas libradas por el proletariado contra la burguesía constituye un ensayo previo al combate general y definitivo. Cada una proporciona a la siguiente nuevos elementos que influyen en su pensamiento teórico, en su táctica y en su estrategia.

En el prefacio de la edición inglesa del 1888 de El Manifiesto Comunista, Engels hace mención a la derrota de la insurrección de Junio de 1848 en París, como la “primera gran batalla entre el proletariado y la burguesía” pese a ser una revolución de carácter burgués. El aplastamiento de la insurrección confirmó la necesidad de dotar a la clase obrera de la teoría revolucionaria desarrollada por Marx y Engels en el entonces recién citado Manifiesto.

En el año 1871 Paris es de nuevo el escenario del enfrentamiento de clases. Con tan solo 72 días de existencia, la Comuna de París aportó ricas experiencias al proletariado universal, las cuales sirvieron posteriormente de preparación para los próximos combates. El concepto de la dictadura del proletariado adquiere mayor consistencia y la necesidad del partido proletario inspira a los clásicos del marxismo. Según Marx “el éxito de la revolución proletaria es imposible sin una vanguardia combativa y cohesionada: el partido proletario, armado con el conocimiento de las leyes del desarrollo social. Esta es la lección más importante que enseñó la Comuna de París”

Treinta y cuatro años más tarde, tiene lugar en Rusia una serie de sucesos revolucionarios que culminan con la sublevación armada de Moscú. Las enseñanzas de la revolución de 1905-1907 ejercen una especial influencia en el Partido Bolchevique durante la revolución de Octubre “Sin el ensayo general de 1905 no habrían sido posibles las revoluciones de 1917, ni la burguesa de Febrero, ni la proletaria de Octubre” – diría Lenin- De la revolución de 1905 surgió la táctica de las barricadas, que en opinión de Lenin era “la táctica de guerrillas” la cual fue perfeccionada y utilizada en sucesivas revoluciones y también en  sublevaciones.

La revolución de Octubre demostró de manera irrefutable que el parlamentarismo democrático-burgués no puede bajo ningún concepto evolucionar hasta la sociedad socialista por medio de reformas y mostró inequívocamente que el proletariado unido a las clases trabajadoras, dirigido por el partido marxista-leninista puede y debe derrumbar el poder político de la burguesía y establecer el suyo.

Tras dos siglos de cruentos combates, ninguna otra ideología fuera del marxismo leninismo ha colocado al capitalismo sobre las cuerdas flojas, movilizando a millones de personas por un mismo ideal. Todas las demás fuerzas, o han desaparecido, o han sido absorbidas por los mecanismos del sistema capitalista. El marxismo leninismo es, sin lugar a ninguna duda, la teoría científica que corresponde al proletariado y pese a sus reveses, resulta indestructible. Bajo su bandera y bajo los auspicios de la Revolución Soviética el PCOE  se yergue de nuevo, desbrozando espinosos senderos, pero armado de las extraordinarias experiencias, que duela al que le pese, están registradas en las páginas más bellas de la historia humana. Y en estos momentos vuelven a afirmarse insustituibles.

 

COMISION IDEOLÓGICA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

 




Los talibanes toman el control de una provincia afgana

Sigue confirmándose que la ofensiva del Taliban sobre Kabul es imparable. En esta semana se han producido multiples bajas en las filas del invasor.

Resumen Latinoamericano/Rebelión – EE.UU. ha retirado sus tropas de sus cuatro bases principales en Nuristán, en la frontera con Pakistán, convirtiendo la provincia nororiental en un refugio para que la insurgencia dirigida por los talibanes orqueste sus batallas regionales.  EE.UU. ha mantenido algunas fuerzas en Parun, capital de Nuristán, para asegurar la seguridad del gobernador y de las instalaciones del gobierno.  La posición estadounidense sobre la retirada es que se debe a las condiciones invernales; las arterias de suministro están atascadas, lo que dificulta la manutención de fuerzas en áreas remotas. EE.UU. se ha retirado de algunas áreas en el pasado, pero nunca de todas las cuatro principales bases.  La acción del máximo comandante de EE.UU. en Afganistán, general Stanley McChrystal, viene después de la muerte el 3 de octubre de ocho soldados de EE.UU. así como de una cantidad de fuerzas del ejército nacional afgano cuando su puesto avanzado en Kamdesh fue atacado por más de 300 combatientes. El 13 de julio de 2008, nueve soldados estadounidenses fueron muertos cuando su puesto avanzado en Wanat fue atacado con fuego de armas de bajo calibre y granadas impulsadas por cohetes. Nuristán está ubicado estratégicamente en las montañas del Hindu Kush, la vasta y escabrosa región en la que se cree que se ocultan el líder de al Qaeda Osama bin Laden y sus asociados. 

 

 

La provincia está ahora bajo el control efectivo de la red de Qari Ziaur Rahman, un comandante talibán con fuertes vínculos con bin Laden. Eso convierte a Nuristán en la primera provincia afgana en ser controlada por una red inspirada por al Qaeda. En una conversación telefónica del miércoles, un militante vinculado a Rahman dijo que ahora que tienen el control de Nuristán, los militantes “marchan hacia Mohmand y Bajaur para ayudar a otros talibanes que combaten contra tropas paquistaníes,” refiriéndose a dos agencias tribales al otro lado de la frontera.  Rahman no es hijo del legendario comandante muyahidín, sino de un clérigo llamado Maulana Dilbar. Sus vínculos no son con Pakistán, sino con bin Laden, por haber sido instruido por él en las lecciones de la vida del Profeta Muhammad.  Ziaur, de unos treinta años, creció en los campos de militantes árabes, que le inculcaron la pasión de la lucha contra los estadounidenses – no sólo en Afganistán, sino en todo el globo. Ziaur no obtuvo su comando por derecho hereditario. Primero tuvo que demostrar su valor en el campo de batalla, lo que hizo enfrentando a tropas de EE.UU. en las provincias Kunar y Nuristán. Fue el primero en montar operaciones contra EE.UU. en el distrito Karghal de Kunar y organizó enfrentamientos en Nuristán. (Vea: “A fighter and a financier” Asia Times Online, 23 de mayo de 2008.) La montañosa Nuristán – y la vecina provincia Kunar y las áreas tribales Mohmand y Bajaur – proveen un laberinto natural, ideal para que los insurgentes establezcan refugios. La mayoría de la gente en Nuristán adhiere a la estricta corriente salafista. Como resultado, combatientes árabes, en su mayoría salafistas, siempre han sido atraídos al área. Fue así durante el yihad contra los soviéticos en los años ochenta, cuando se estableció un “reino” salafista virtualmente autónomo con ayuda de Kuwait y Arabia Saudí. Fue posteriormente eliminado por los talibanes. 

 

En los últimos años, se ha visto a varios altos dirigentes de al Qaeda en el área, incluido el adjunto de bin Laden, Dr. Ayman al-Zawahiri, quien escapó a dos ataques con misiles de drones Predator de EE.UU. Durante la invasión soviética, Nuristán fue una de las pocas áreas que nunca estuvo ocupada. Desde la invasión dirigida por EE.UU. de 2001 ha sido, junto con Kunar, un centro de actividad.  El control de Nuristán por los talibanes coincide con la gran operación militar paquistaní en el área tribal Waziristán del Sur contra Tehrik-e-Taliban Pakistan respaldado por al Qaeda, que ha tenido lugar durante la última quincena. Como dijo el combatiente que habló con Asia Times Online, ahora existe la oportunidad de abrir un nuevo frente, con las fuerzas de Rahman al lado afgano y las de Moulvi Faqir Mohammad del lado de Bajaur y Mohmand. Esta región también alberga a militantes desplazados del Valle Swat de Pakistán, que se retiraron durante este año después de una ofensiva militar en esa área. Se cree que se han reagrupado y que preparan una nueva acción en Swat para cuando pase el bloqueo por las nieves invernales.  Los últimos eventos en Nuristán marcan un cambio dramático. A fines de 2008, fuerzas de la coalición, junto con militares paquistaníes, lanzaron la Operación Corazón de León. La idea era encerrar a los militantes entre fuerzas de la coalición en Kunar y Nuristán por un lado, y fuerzas paquistaníes en Mohmand y Bajaur por el otro. Varios meses después, ambos ejércitos anunciaron – prematuramente – que habían logrado eliminar los bastiones insurgentes en la región. 

 

Corazón de León fue planificada después de informes de inteligencia estadounidenses y paquistaníes de que bases talibanes en Mohmand y Bajaur y en Nuristán y Kunar formaban una red que llegaba al Valle Taghab en la provincia Kapisa, al norte de la capital, Kabul. De ahí, los talibanes han logrado lanzar escuadrones suicidas para ataques en Kabul.  La retirada de EE.UU. de Nuristán, si se hace permanente, dará un impulso sin precedentes a los talibanes en toda la región. A plazo inmediato, están mejor colocados que nunca para desestabilizar la segunda vuelta de la elección presidencial entre el actual presidente, Hamid Karzai, y su contrincante, Abdullah Abdullah. Los talibanes ya han llamado al boicot de la votación. 

 

Como anticipo de lo que vendrá, los talibanes atacaron el miércoles un parador en Kabul, matando a por lo menos 12 personas, incluyendo a seis empleados de la ONU, dos funcionarios de seguridad y un civil, según la policía y funcionarios de la ONU. La policía de Kabul dijo que también han sido muertos tres atacantes, todos portando chalecos suicidas. 

 

Syed Saleem Shahzad es jefe del Buró Pakistán de Asia Times Online. Para contactos escriba asaleem_shahzad2002@yahoo.com 

— 




Letonia se desangra y marcha a la bancarrota

Letonia, ahora llamada “la Argentina del Báltico” en recuerdo de nuestro default de 2001, se hunde en la bancarrota. Un naufragio que, unido al de otros países del Este europeo que van en la misma dirección, puede causar un desastre bíblico a nivel de la Unión Europea (UE) de 27 miembros. El gobierno de centroderecha se desintegró la semana pasada y ahora se negocia formar otro. Dos datos miden la magnitud de la crisis: la economía se precipitó y el Producto Interno Bruto cayó un 10,2% en el último trimestre de 2008. Para 2009 se estima que la caída anual será del 12%. “Pero no me sorprendería si la baja llegara al 15%”, dijo Peteris Strautins, jefe economista del Swedbank en Riga, la capital estona.

 

Letonia, que los ingleses llaman Latvia, es un pequeño país, uno de los tres estados bálticos (los otros dos son Estonia y Lituania) que se engulló el imperio soviético y que lograron recuperar su independencia cuando finiquitó la URSS. Tiene menos de dos millones y medio de habitantes y unos 65 mil kilómetros cuadrados de territorio.

Pero su caso es el más agudo de una situación general en el Este europeo que evoluciona hacia el desastre. Sólo una ayuda financiera combinada de la Unión Europea, el Banco Central de la Unión y el Fondo Monetario Internacional podría poner parches a una hemorragia de recursos encabezada por los otrora orgullosos y arrogantes bancos de Europa Occidental, que ahora al grito de “¡sálvese quien pueda!” tratan de retirar al menos una parte de los cuantiosos fondos invertidos.

En Letonia, igual que sus vecinos pero aún peor, el espejismo de un crecimiento al 7% anual en los últimos años generó un alegre consumismo. Muchos han tomado préstamos en euros y en francos suizos en los bancos comprados por los occidentales. Nada de la divisa local. Ha llegado la hora de las devaluaciones que hacen precipitar la moneda letona.

La empresa de calificaciones Standard&Poors ha bajado el “rating” de la deuda a un nivel inferior al del grado de inversión. Ahora Letonia tendrá que pagar mucho más para obtener préstamos, pero es difícil que consiga créditos privados en esta situación. También Lituania y Estonia han sido advertidos de que sufrirán una degradación que los lleva a la condición de apestados.

Letonia tiene por delante años para pechar la cuesta. Pagar un plan de asistencia de emergencia, firmado en diciembre con la Unión Europea, el Fondo Monetario y otros por 7.500 millones de euros, es sólo una parte importante del problema. Mientras tanto, se repite el panorama de todos lados por la crisis global: declinan las exportaciones y la industria ya ha caído en una recesión profunda.

La depresión económica está “ad portas” de una Letonia que fue la joya agregada a la corona de la Unión Europea de 27 países. Era el país que crecía más rápido y hoy es el peor de la UE. Con Lituania y Estonia entró al bloque europeo en 2004 y fue rápidamente embelesado por un masivo boom económico alimentado por créditos baratos, como le ocurrió a los otros. Solo Eslovania y Eslovaquia han hecho bien las cuentas y lograron ingresar apenas a tiempo al mercado único del euro.

“Ahora sí ha llegado la verdadera crisis de Europa”, escribió ayer un analista italiano. Muchos creen que el EE.UU. del presidente Obama logrará salir antes que Europa de la fase peor de la crisis global.

En la foto, saqueo de un supermercado en Riga. El paraíso capitalista era un infierno dantesco.




Lenin y los principios organizativos del partido

Hace ya 105 años apareció el libro de Lenin “Un paso adelante, dos pasos atrás”, obra que ha contribuido muchísimo al desarrollo de la doctrina marxista sobre el partido y hasta hoy ocupa su lugar en los escritorios de quienes seriamente se dedican al estudio del pensamiento marxista.

¿Qué incitó a Lenin a escribir esta obra?. Para comprender las razones, antes hay que evocar el II Congreso del Partido Socialdemócrata de Rusia (POSDR), celebrado en julio y agosto de 1903, en el que numerosas organizaciones marxistas revolucionarias de Rusia culminaron su unificación y formaron un partido proletario de nuevo tipo con Programa y Estatutos propios. Además, en el Congreso los socialdemócratas se dividieron en dos corrientes: una conformada por los partidarios de Lenin y llamada “bolchevique” (del ruso “bolchinstvó” que significa mayoría) por haber obtenido el mayor número de votos en las elecciones a los órganos dirigentes del partido, y otra denominada menchevique (del ruso “menchinstvo” que quiere decir minoría), adversaria de la primera y dirigida por Martóv.

 

Cabe señalar que más tarde los bolcheviques trataron de lograr de nuevo la unidad basándose en el Programa y los Estatutos que aprobó el Congreso, mientras los mencheviques, no queriendo resignarse con la derrota sufrida en el Congreso, profundizaron la escisión,. Como resultado en el partido se presentó una grave crisis que debía ser diagnosticada y dada una salida, tarea que cumplió Lenin en su libro Un paso adelante, dos pasos atrás.

Lenin investigó pormenorizadamente las causas de la división y llegó a la conclusíon de que ésta se debía a un desacuerdo en torno a la naturaleza del partido, desacuerdo sobre cuestión tan principal que se puso de manifiesto con particular relieve cuando se discutía el primer párrafo de los Estatutos sobre el carácter de miembro del partido. Lenin se pronunció por una organización cohesionada y disciplinada que tuviera como objetivo realizar la revolución social y con este planteamiento cortó el camino a los elementos vacilantes y oportunistas que pretendían infiltrarse en el partido.

Mártov con su fórmula en la que no consideraba la militancia en una de las organizaciones del partido como condición obligatoria, reflejó el afán que tenían los mencheviques de “convertir a todos y a cada cual” en afiliados al partido, lo que en resumidas cuentas significaría la creación de una organización amorfa incapaz de encabezar al proletariado en los combates revolucionarios.

Lenin formuló así su primer párrafo: “Es miembro del partido todo el que reconoce sus Programa y Estatutos y apoya al partido tanto con recursos materiales como con militancia en una de las organizaciones del Partido”.

Según la definición de Martov “es miembro del partido todo el que aprueba el Programa del mismo, lo apoya materialmente y le presta regular concurso personal bajo la dirección de una de sus organizaciones”.

Lenin calificó de “oportunismo en las cuestiones orgánicas” la posición de los mencheviques que pedía abrir las puertas del partido a los individuos pequeñoburgueses inestables; negaba el papel que el partido desempeña como destacamento avanzado y organizado de la clase obrera; rechazaba la rigurosa disciplina y tenía una actitud hostil hacia el centralismo. Hablando claramente, los mencheviques se opusieron abiertamente al partido de combate que crearon y consolidaron los bolcheviques y que se diferenciaba radicalmente de los partidos socialdemócratas reformistas de la II Internacional.

Lenin desarrolló la doctrina marxista sobre el partido como guía político del proletariado, y elaboró los principios orgánicos del partido de nuevo tipo, sin el cual la clase obrera es incapaz de llevar a cabo conscientemente la lucha de clases. Los mencheviques subestimaron el papel del proletariado al afirmar, como pretexto, que éste no había sido preparado para ser organizado. Lenin demostró que “la vida entera del proletariado educa a éste para la organización” y que “el proletariado no teme la organización ni la disciplina”.

¿Cuál es el quid de los principios orgánicos leninistas?. Según Lenin, el partido marxista es el destacamento de avanzada y el más organizado de la clase obrera; el partido no debe temer como estructura los principios del centralismo democrático; para poder ser fuerte y cohesionado el partido es inconcebible sin una disciplina rigurosa y única para todos sus afiliados; el partido debe velar constantemente por la democracia en su seno, por impulsar la crítica y autocrítica, por depurar sus filas y estrechar los vínculos con las masas.

El centralismo democrático es el más importante de los principios mencionados y presupone lo siguiente:

Primero, el partido tiene Programa y Estatutos únicos y un órgano dirigente plenipotenciario, el Congreso del partido; entre congresos este papel dirigente lo desempeña el Comité Central;

Segundo, en el partido existe una disciplina única e igualmente obligatoria para todos los militantes. La minoría debe estar subordinada a la mayoría, las organizaciones locales al centro y las instancias inferiores a las superiores;

Tercero, las decisiones aprobadas por los organismos superiores son de obligatorio cumplimiento para los órganos inferiores;

Cuarto, los organismos dirigentes del partido a cualquier nivel se conformaran por elección y son removibles y periódicamente deben rendir cuenta de su labor ante sus respectivas organizaciones del partido y ante los órganos superiores.

Lenin en reiteradas ocasiones señaló que el centralismo democrático no es un objetivo en sí, sino un medio para conseguir determinados fines políticos y que el centralismo no se opone, ni mucho menos, a la democracia en el seno del partido. El centralismo y la democracia son partes inseparables de un todo único.

El leimotiv de la obra es el siguiente pensamiento de Lenin: “ El proletariado no dispone, en su lucha por el poder, de más arma que la organización… El proletariado,…puede hacerse y se hará inevitablemente una fuerza invencible siempre y cuando que su unión ideológica por medio de los principios del marxismo se afiance mediante la unidad material de la organización, que cohesiona a los millones de trabajadores en el ejército de la clase obrera. Ante este ejército no se sostendrán ni el poder decrépito de la autocracia rusa ni el poder caducante del capitalismo internacional”.

La práctica ha corroborado totalmente las deducciones de principio que sacó Lenin y lo justo que fue su apreciación sobre el menchevismo, pues el oportunismo menchevique en cuestiones de organización fue más tarde complementado con el oportunismo menchevique en relación con la táctica; y después del triunfo de la Revolución Socialista de Octubre éstos llegaron hasta la traición al movimiento revolucionario del proletariado ruso.

Los partidos comunistas del mundo basan su actividad en los principios leninistas de organización del partido, que permiten a las organizaciones genuinamente revolucionarias convertirse en arma segura del proletariado que lucha por el poder político. Un partido, utilizando hábilmente las distintas formas de lucha, tanto legales como ilegales (si está en la clandestinidad), forma poco a poco un gran ejército, un ejército capaz de conducir a la clase obrera  y a todos los trabajadores a la victoria, tal como lo ha demostrado la experiencia de los bolcheviques rusos.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL




Comunicado a los estudiantes

La clase obrera está sufriendo una agresión sin precedentes en la historia de nuestro país. La crisis económica originada por el modelo capitalista de producción conduce a más de cuatro millones de trabajadores al paro forzoso, ha disminuido el poder adquisitivo de los sectores sociales más desfavorecidos, ha originado un endeudamiento de las capas populares, y a la vez, ha favorecido la sobreexplotación de los asalariados que aún conservan el puesto trabajo.

 

El futuro de las familias trabajadoras está condenado a condiciones sociales miserables mientras los grandes oligarcas de las finanzas, los terratenientes y los grandes empresarios amasan ingentes sumas de capital. El Estado capitalista, con sus partidos títeres, afianzan las grandes desigualdades sociales entregando fortunas a la banca y recortando derechos políticos y laborales a los trabajadores.

Realizamos un llamamiento a los estudiantes porque forman parte del sector más dinámico y combativo de nuestro pueblo, es parte integrante del movimiento obrero al cual está íntimamente vinculado y porque su presente educativo y su futuro laboral están siendo víctimas de una salvaje agresión del mismo sistema político y económico que azota al resto de la clase obrera. Los estudiantes tienen una larga historia de lucha en nuestro país, es por ello, que los trabajadores realizan un llamamiento a la unidad y la solidaridad.

El Partido Comunista Obrero Español (PCOE) insta a los estudiantes a la organización en escuelas, institutos y universidades. Llama a la estructuración y vertebración del movimiento estudiantil, no solamente para defender sus reivindicaciones inmediatas, sino para vincularse a los trabajadores, jornaleros, vecinos y demás sectores sociales que comienzan a crear organizaciones propias para confluir en un Frente Único del Pueblo.

El PCOE lo considera un paso necesario para abolir el sistema capitalista de producción y abrir el camino al Socialismo.

 

 

¡¡POR LA UNIDAD DE ESTUDIANTES Y OBREROS!!

¡¡ABAJO EL SISTEMA CAPITALISTA!!

POR LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO




27 de septiembre. En recuerdo a los asesinados por el fascismo

El próximo domingo 27 de septiembre se cumplen 34 años de la ejecución de los comunistas Sánchez Bravo, García Sanz y Baena y de los abertzales Jon Paredes Manot “Txiki”  y Angel Otaegi  por parte del Estado fascista español, su único delito fue luchar por la emancipación de sus pueblos. Su recuerdo, y su ejemplo y entrega, siempre estarán presentes entre aquellos que hoy, treinta y cuatro años después, seguimos enarbolando la bandera de la emancipación del Pueblo trabajador de un estado opresor que reprime todo aquello que ose alzarse contra su régimen de explotación y terror.

 

Los herederos de Franco, con otras caras pero con formas y esencias  iguales, siguen oprimiendo al Pueblo trabajador. Treinta y cuatro años después, la democracia burguesa desarrollada por los herederos de Franco – PSOE y PP – y con la participación y complicidad  del oportunismo traidor – PCE – nos encontramos en una situación donde hay centenares de presos políticos – independentistas, comunistas, anticapitalistas,… -, donde se ilegalizan partidos políticos, manifestaciones, se despiden a trabajadores por concurrir a elecciones sindicales y el grado de represión en los centros de trabajo se acrecienta. Por tanto, esta democracia burguesa, con un monarca como  Jefe colocado a dedo por un fascista asesino como Franco y unos partidos políticos burgueses corrompidos hasta el tuétano como el sistema represor que defienden, han mantenido la esencia, retocando un poco la máscara, de la dictadura franquista que asesinó a Txiki, Otaegi, García Sanz, Baena y Sánchez Bravo.

Treinta y cuatro años después siguen existiendo tribunales de excepción que juzgan delitos políticos como la Audiencia Nacional, ¿qué tipo de democracia puede ser esa en la que hacer política es delito y donde se ilegalizan las ideas?. Además, los pueblos siguen saliendo a la calle denunciando terrorismo de estado – Lasa, Zabala, Jon Anza,…

Esta democracia burguesa, con una Constitución reforma de las siete leyes fundamentales del franquismo, niega el derecho de autodeterminación de los pueblos, que consagra el capitalismo a sangre y fuego  y que otorga al Ejército la capacidad para arremeter contra el pueblo y golpearle en el caso que éste decida avanzar por otro sendero. Cada vez más lo que se mal llamó transición – pues no fue más que una traición – y la democracia burguesa adquiere rasgos más fascistas, se asemeja cada vez más a la dictadura del padre político de estos esbirros del Capital llamados Parlamentarios, Senadores, diputados autonómicos o concejales, que no es otro que el Franquismo.

Mientras los comunistas, abertzales y otros anticapitalistas ingresan en las cárceles el fascismo actúa con impunidad y con la colaboración del Estado y los cuerpos de represión de éste. Este verano hemos podido comprobar como se ilustra esto que decimos viendo cómo apaleaban al pueblo vasco en Lekeitio, Gernika, en Donostia, en Aste Nagusia en Bilbao y en otros muchos lugares por exhibir fotografías de presos, de torturados, de desaparecidos o cerraban bares en Euskal Herria por mostrar fotografías de presos…. Mientras esto pasaba, en el Estado proliferan bares donde se hace apología del fascismo, hay fotos de criminales y genocidas como Franco, Hitler o Mussolini, banderas fascistas, y todo tipo de símbología fascista y de los cuerpos de represión del Estado, bares como los que existen en localidades como Guijuelo (Salamanca), Venta de Cárdenas (Ciudad Real), etc… que hacen apología del genocidio y que sí que insultan a todas las víctimas del terrorismo fascista y nazi, pero está claro que esto, para el Estado heredero del fascismo no es delictivo, lo delictivo para los herederos de Franco – ya sean del PP, PSOE, IU, etc… – es el Pueblo y su sentimiento de lucha y emancipación. 

Desde el Partido Comunista Obrero Español exigimos la inmediata puesta en libertad de todos los presos políticos que existen en este país, la abolición de la Audiencia Nacional, el fin de la política de dispersión de presos, la derogación de las mal llamadas leyes antiterroristas que lo único que hacen es perseguir a las ideas, a los luchadores contra el sistema explotador capitalista, y que otorga impunidad a los fascistas y a los que practican, han practicado y siguen practicando terrorismo de Estado.

 

¡GLORIA ETERNA A TODOS LOS CAIDOS EN LA LUCHA CONTRA EL CAPITALISMO Y SU ESTADO FASCISTA!

 

¡GLORIA ETERNA PARA TXIKI, OTAEGI, GARCIA SANZ, BAENA Y SÁNCHEZ BRAVO, SOIS VIENTO DE LIBERTAD!

 

¡LIBERTAD PARA TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS!

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL ( PCOE)