1

Declaración del C.C. en torno a la crisis

Poco a poco se va conociendo la dirección que está tomando la actual sociedad capitalista, por medio de las consecuencias que produce sobre las clases trabajadoras, a través de sus llamadas medidas sanadoras y preventivas contra la crisis: congelación de salarios, despidos masivos, represión laboral. Alrededor de un millón de familias tienen en estos momentos a todos sus miembros en el desempleo, los impagos domésticos se acrecientan a una velocidad alarmante, como también los embargos, etc.

 

  Aunque la situación no ofrezca resquicios para la especulación, tanto expertos económicos como también sectores allegados a la clase obrera en los ámbitos de la política y sindical, ocultan la verdad sobre la naturaleza de la crisis o no han comprendido absolutamente nada de qué es lo que se está dirimiendo.

 La crisis capitalista es una guerra abierta y definitiva entre las clases sociales con intereses opuestos. Todo el ejército burgués disponible se ha situado convenientemente en el campo de batalla para infringir una derrota rotunda que devengue secuelas indelebles en las clases trabajadoras. Patronal, gobierno, quintacolumnistas políticos y sindicales toman conciencia de la grave situación por la que pasa el sistema capitalista que ellos defienden, desacreditado, sin argumentos éticos en los que amparar su existencia y sabiendo que en las crisis y más en ésta por su gravedad, las clases trabajadoras obtienen todas las razones morales necesarias para legalizar una revolución o cambio de sistema.  Por todo ello, se lanzan a una guerra de rapiña y de destrucción masiva sin misericordia y duradera, con objetivos muy claros, diezmar al enemigo y librarse de las trabas legales que aún quedan en su imperio, como determinados derechos formales de los trabajadores, el coste del despido, etc. para que una vez resuelta la crisis, éstos no tengan ningún amparo legal. La burguesía ha declarado la guerra total.  

  En el lado adverso sucede todo lo contrario, la indolencia, la incomprensión, la división, la obsesiva pretensión de ganar en una absurda competitividad en el seno de la izquierda, cuando no se está pensando en dar señales de vida de cara a las próximas elecciones, presagian malos augurios. Datos todos que definen a un ejército artesano, dividido y con sicología de perdedor como emana de sus consignas reformistas: ¡Su crisis que la paguen ellos! ¡La crisis que no la paguen los trabajadores! ¡Frente a la crisis, Movilízate en defensa del empleo! ¡La crisis capitalista que la paguen los ricos! Todas ellas asumible para la derecha.

 Para el PCOE, no es la crisis lo que hay que combatir, sino al sistema que la produce. En la guerra, la defensiva es una derrota segura. En la guerra, los objetivos son extremos, como los de la burguesía. En la guerra todo rebaje de principios y de objetivos es una alta traición contra los trabajadores a los que se les obligan a  caminar ciegos hacia el holocausto.

 En la crisis no cabe fomentar vanas ilusiones porque la actitud del gobierno capitalista (en este caso PSOE) es la de defender el sistema auxiliando a las empresas con grandes cantidades de dinero, que tienen como destino la adquisición de nuevas tecnologías en aras de facilitar su competitividad, pero que tiene como resultado el despido de más trabajadores de acuerdo con la ley de la composición orgánica del capital. Los sindicatos y la patronal se prestan a llegar a acuerdos con el falso pretexto de paliar los efectos de la crisis. Cada vez que estas reuniones tienen lugar, acaban con la minoración de los derechos de los trabadores,  adquiridos tras muchos años de lucha contra el fascismo.

 La respuesta no puede ser otra que desbrozar el camino hacia la unidad de la clase obrera, que se ha de convertir en rectora de las movilizaciones que hay que emprender contra la causa de la crisis, el sistema capitalista.

 Una vez más el PCOE hace hincapié en las ASAMBLEAS DE COMITÉS Y DELEGADOS DE EMPRESAS como objetivo inmediato y urgente a conseguir y lo hacemos en base a los siguientes argumentos:

  •        Los comités y delegados son los órganos de unidad y de poder más cercanos de los trabajadores y los únicos elegidos directamente por estos.
  •       Los comités son los únicos organismos que pueden neutralizar las traiciones que cometen las cúpulas de las grandes centrales y también  disputarles la prerrogativa de discutir los convenios colectivos en todos los ámbitos.
  •       Los Comités y delegados de empresas dotados de un programa de clase y anticapitalista pueden constituirse en órganos de poder, por lo que rebasan el ámbito estrictamente sindical.
  •      Los Comités son también los únicos órganos de la clase obrera que pueden instituir la verdadera democracia en el seno de los centros de trabajo y de dotar a las asambleas del poder de elección y revocatoria de cargos sindicales, que es lo que la hace democrática.

 Por estas razones apoyamos la convocatoria de una manifestación en Sevilla para el 28 de Febrero salida de la última Asamblea de Comités y Delegados de Sevilla.

El PARTIDO COMUNISTA 0BRERO ESPAÑOL, hace un llamamiento a todos los trabajadores, comités y delegados de empresas, así como a todas las organizaciones obreras para que construyan en sus localidades ASAMBLEAS DE COMITÉS Y DELEGADOS DE EMPRESAS con el firme propósito de hacer frente a los enemigos de los trabajadores. De lo contrario la victoria burguesa será realmente devastadora.

  De no ser así en esta batalla final perderemos todos. Se prevé que al finalizar la crisis habrá cuatro millones de trabajadores en el paro, 200.000 viviendas embargadas. Entre 70 mil y 100 mil cargos sindicales desaparecerán, centenas de candidaturas independientes serán barridas, pequeños sindicatos caerán por falta de afiliación. Serán las grandes centrales CC. OO y UGT, las que mas pierdan en cantidad de afiliados, pero saldrán ganando y fortalecidas en influencia, debido a que las leyes sindicales vigentes les permiten discutir los convenios colectivos provinciales, comarcales, regionales, nacionales y estatales. De esta forma la victoria de la burguesía es absoluta.

Aunque lo peor de todo es que  la psicología de derrota que hará presa en la clase obrera, coadyuvará a intensificación de la represión postguerra, que sin duda llevará a cabo la burguesía y el gobierno capitalista. Una vez abatido el movimiento obrero, los capitalistas pondrán todos sus instrumentos represivos en acción para que los trabajadores tarden el máximo de tiempo en recuperarse.

 Por otro lado el gran volumen de desempleo, será utilizado, como siempre para persuadir a los trabajadores empleados de que deben contentarse con un salario de miseria.

¡CONTRA  EL SISTEMA CAPITALISTA, UNIDAD DE LA CLASE OBRERA!

 

¡POR LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL  Y EL SOCIALISMO!

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

(PCOE)

COMITÉ CENTRAL

 

23 DE Enero de 2009.




Un ejemplo de oportunismo y de traición a la clase obrera: COMFIA-CCOO

El pasado día 20 de diciembre de 2008 se nombró una nueva ejecutiva confederal del sindicato CCOO y un nuevo Secretario General, Ignacio Fernández Toxo, que señaló que su prioridad sería restablecer la Unidad de  Acción con la UGT, advirtiendo que su primera reunión como Secretario General de CCOO sería con UGT. Desde el PCOE consideramos que la clase obrera es homogénea en sus intereses y, por consiguiente, exigimos una Central Única de Trabajadores que contribuya a la construcción de la Unidad de la clase trabajadora y no a la división, como hoy se está haciendo, por lo que exigimos a ambas centrales sindicales un Congreso de Unidad de ambos sindicatos para que den lugar a esa Central Única de Trabajadores que favorecería enormemente a la clase trabajadora.

 

Pero mientras Toxo lanzaba ese mensaje en su nombramiento,  su antecesor, el reaccionario y asiduo de la FAES José María Fidalgo y sus seguidores hicieron lo que han estado haciendo durante las últimas décadas: Traicionar y engañar a la clase obrera a cambio de prebendas. Sirva como ejemplo de esto que estamos hablando el XVI Convenio Estatal de Empresas Consultoras de Planificación, Organización de Empresas y Contable, firmado únicamente por CCOO el pasado día 16 de diciembre de 2008. Fue el último servicio de Fidalgo y su ramo más corrompido y vendido – COMFIA (COMercial, FInanciera y Admva).

Que las CCOO dirigidas por Fidalgo han sido reaccionarias, antiobreras y han traicionado a los trabajadores de este país es algo que la misma patronal, la misma derecha reconoce. Así, leemos en el periódico de extrema derecha EL MUNDO (versión de Castilla y León) el pasado domingo 21 de diciembre de 2008 el siguiente artículo de Opinión de dicho diario en su página 5, titulado “CCOO se radicaliza en el momento más inoportuno”. En dicho artículo se señala “Es de suponer que en esta etapa conflictiva Zapatero podría haberse entendido mejor con el saliente José María Fidalgo, ferviente partidario de la moderación y del diálogo social, y protagonista de acuerdos decisivos con el Gobierno, la Patronal y UGT. Es muy elocuente del talante constructivo de Fidalgo que no tuviera ningún reparo en llegar a pactos cuando quien gobernaba era José María Aznar ” para terminar haciendo extensible este periódico de extrema derecha un reconocimiento a ambas centrales sindicales afirmando “La seriedad de las organizaciones sindicales españolas ha ayudado a la recuperación y al progreso económico del país en los últimos años de bonanza(…) Más que nunca van a hacer falta líderes con alturas de miras”. Así hablan los herederos de Franco de estas traidoras cúpulas sindicales y del amigo de las FAES Fidalgo, reconociendo el papel decisivo que han jugado en dividir a la clase trabajadora, desmovilizándolas, siendo co-responsables de la depauperización del proletariado, legalizando la subcontratación, la precariedad, el mileurismo y cruzándose de brazos en un escenario de más de 1.000 muertos obreros anuales en los tajos.

Decíamos que el último servicio a la Patronal, la última traición de las CCOO dirigidas por  Fidalgo a los trabajadores, ha sido la firma del  XVI Convenio Estatal de Empresas Consultoras de Planificación, Organización de Empresas y Contable efectuados por los herederos de la mano derecha de Fidalgo: María Jesús Paredes, conocida por haber amasado junto a su marido – también miembro de COMFIA – un patrimonio millonario  (http://www.publico.es/016638/comisionesobreras/mariajesusparedes), que parece ser experta en agredir a los intereses de los trabajadores como refleja Interviu (http://www.kaosenlared.net/noticia/enriquecimiento-sindicalistas-ccoo-afines-pp-caso-citibank) que señala “que Citibank pagó a CC OO, UGT y FITC a cambio de firmar acuerdos laborales, con los que salieron perjudicados los trabajadores de la entidad. Dirigentes de Comisiones recibieron “PC portátiles y un viaje a EE UU con pago de entradas para un partido de baloncesto.”.

COMFIA no dudó en  firmar unilateralmente un Convenio que es una continuación del existente que consagra y legaliza el mileurismo e incluso contempla salarios menores a mil euros mensuales, mantiene la cláusula de compensación / absorción – con lo que se consagra la congelación salarial – y donde los trabajadores, afiliados, comités y delegados de personal no han participado ni en la confección de la Plataforma ni han estado al tanto de la negociación de aquélla, realizada por unas élites sindicales que han ignorado a los casi medio millón de trabajadores del sector (http://www.ine.es/prensa/np502.pdf ) y que en noviembre esas mismas élites decían  en sus comunicados que “la patronal incumple definitivamente el preacuerdo y dice no al convenio de Informática y consultoría” demostrando “ falta de seriedad” para en menos de un mes firmar una prórroga de un convenio nocivo para los trabajadores del ramo. Los que han firmado esta traición son: Javier Jiménez (EDS), J. Javier Valiente (Getronics), Eduardo Jiménez (ATOS Origin), F Javier Urdiales Santillana (Cap Gemini), Alfredo Aguirre (Redecampo) o incluso expertos en firmar despidos en sus empresas a espaldas de los trabajadores como Jordi Bernadàs (TSYSTEMS), comités e incluso secciones sindicales.

Vemos un nuevo ejemplo de cómo a una Central Sindical sin afiliación en el Sector de las Empresas Consultoras de Planificación, Organización de Empresas y Contable, la Ley burguesa le concede la prerrogativa y la capacidad en nombre de unos trabajadores, los cuáles no están afiliados a ninguna central sindical y que no tienen nexo de unión alguno con éstas. Es el Estado del Patrón el que da fuerza a las grandes centrales sindicales y no la afiliación, convirtiéndose éstas en el sindicato vertical del estado capitalista español. En la época de crisis que vivimos son  la lucha ideológica y política las que desbordan a la económica en la lucha de clases, siendo el partido revolucionario el que ha de dirigir la lucha, pues repetimos: la lucha es ideológica y política (también económica, naturalmente)  siendo necesario el desarrollo de un movimiento político-social: la Asamblea de Comités, Delegados y Trabajadores, que sirva para forjar la unidad de la clase trabajadora y elevar el grado de conciencia de clase, abonando a la clase trabajadora para que germinen las ideas revolucionarias que harán que la clase trabajadora pueda emanciparse rompiendo el yugo de la explotación capitalista y de la suciedad oportunista – vital para la subsistencia de este sistema –  encarnada en centrales sindicales vendidas y corrompidas y en dirigentes que anteponen los intereses del Patrón a los de la clase trabajadora como José María Fidalgo, María Jesús Paredes, Jordi Bernadàs, Jesús Olivar, Eduardo Alcaín, Íñigo Vicente (heredero del inefable oportunista Javier Rosaleny) o Chema Martínez.

El presente documento se ha centrado en COMFIA-CCOO pero en él se ven reflejadas todas las cúpulas sindicales, cuyo comportamiento es el de vendernos y llevarnos al matadero, en colaboración con la patronal y el sistema al que sirven, perpetrando un genocidio laboral: el paro en diciembre de 2008 aumentó en 139.694 personas respecto a noviembre, con casi un millón de parados más en  2008 y con un total de 3.128.963 (un 46,93% más que el año anterior). Entendemos que las cúpulas sindicales están más preocupadas de corromperse traicionando a los obreros y de firmar la congelación salarial y los EREs que en organizar a los trabajadores y luchar por impedir este atentado laboral. Las cúpulas sindicales son responsables de todo esto y es ahora cuando se hace más necesario que nunca forjar la Unidad de los trabajadores en Asambleas de Comités, Delegados y Trabajadores por donde fluya la solidaridad y la lucha. Nuestra emancipación solo puede ser obra de nosotros, los trabajadores mismos. Quedémosnos con los nombres y los rostros de estos dirigentes corrompidos y vendidos. Deberán pagar por todo lo que están haciendo.

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA!

¡POR UNA CENTRAL ÚNICA DE TRABAJADORES!

¡POR EL SOCIALISMO Y LA DICTADURA DEL PROLETARIADO!




Convocatoria 1º de Mayo en Cuba

 

Los trabajadores cubanos conmemoramos en el 2009 dos fechas  históricas de profunda significación: el aniversario 50 de la Revolución y el  aniversario 70 de la constitución de la Central de Trabajadores de Cuba.

 

 Arribamos a este Primero de Mayo inmersos en un arduo esfuerzo y trabajo  por la recuperación del país, luego de haber sufrido  los embates  destructivos de tres poderosos huracanes que azotaron la Isla en unos pocos días, produciendo  pérdidas millonarias a la economía, el fondo habitacional,  la infraestructura  y el sector alimentario.

 

 Esa situación no ha impedido que nuestros trabajadores continúen cumpliendo su deber de internacionalistas, la presencia de miles de  educadores, técnicos, personal de la salud entre otros, en varias decenas de países cuyos pueblos también han sufrido  fuertes embates de la naturaleza  o carecen de la atención debida a causa de la pobreza y las limitaciones impuestas por el subdesarrollo, así lo demuestran.

 

El paso de estos fenómenos naturales nos reafirma en la convicción de que los trabajadores cubanos saldremos adelante y nos recuperaremos de los daños y afectaciones sufridas, a partir del esfuerzo, el trabajo diario y tesonero de nuestro pueblo y agradecemos la solidaridad internacional de que hemos sido objeto, procedente de diversos países de todos los continentes.

 Hacemos esta convocatoria en momentos  en que el mundo enfrenta una profunda crisis energética, alimentaría y medioambiental, a la que se suma   una recesión económica  de desastrosos efectos  para la clase obrera. El desempleo, el incremento incesante del precio de los alimentos, el encarecimiento de los  servicios, la inseguridad y otras calamidades son efectos para los cuales los grandes centros de poder, no han sido capaces de ofrecer soluciones, por el contrario, dedican cuantiosos recursos para salvar a las instituciones que a través del lucro desmedido, han conducido al mundo a esta caótica situación o erogan altísimas sumas de dinero para financiar agresiones que aseguren el dominio de los recursos naturales de otros países.

 Los trabajadores y el pueblo cubanos nos disponemos a conmemorar dignamente este primero de mayo, preservando la unidad conquistada, reafirmando nuestro firme apoyo a la Revolución que tantas conquistas y derechos ha otorgado a la clase obrera, resistiendo el criminal y genocida bloqueo de los Estados Unidos, que ha sido nuevamente repudiado por la aplastante mayoría de la comunidad internacional y en medio de la batalla por la liberación de los cinco luchadores antiterroristas cubanos, injustamente  encarcelados por el Imperio.

 Trabajadoras y trabajadores del mundo: convocamos hoy a todos los que luchan  contra la guerra, por el derecho a un mundo de paz y justicia social para todos, a los que luchan contra la pobreza, el hambre y las calamidades, a los que construyen una sociedad mejor donde la solidaridad y el respeto a los pueblos es un principio inviolable,  a acompañarnos en esta histórica fecha. A todos, nuestro pueblo heroico les dará la bienvenida.

 




El Partido y la táctica de masas durante la crisis

Los Momentos actuales se nos ofrecen a la vista con toda su complejidad. Se necesita capacidad de reflexión y agudeza de análisis para interpretar la realidad y después elaborar la táctica adecuada.

 La crisis que azota al mundo capitalista es profunda y sin duda dejará secuelas graves para la clase obrera; o interpretamos fielmente los fenómenos sociales que se están sucediendo, o estaremos condenados a permanecer en período de letargo para la eternidad. De ningún modo se trata de dar un salto en el vacío, lo que hay que hacer es definir nuestras actividades y sus objetivos.

   ¿Puede encarar la clase obrera el presente ciclo estrictamente desde un punto de vista sindical? Es evidente que no, porque nos enfrentamos al sistema con todo lo que conlleva, la patronal es tan solo un componente de nuestro enemigo. Así pues dilucidamos la disyuntiva de equivocarnos y contribuir a la perpetuación del sistema o de dar en el clavo  y preparar su caída.

 El sindicato tiene la misión de disputar al patrón la plusvalía, pero en épocas de crisis muchas empresas mueren, otras obtienen pérdidas, aunque existan sectores económicos que salen fortalecidos. La realidad se impone: exceso de productos, reducción de la masa humana con capacidad de adquisición para comprar los productos, los cuales han de bajar sus precios forzosamente para resolver la relación oferta-demanda, incluso por debajo del coste. Aquí es cuando realmente comienza la crisis, porque las empresas no pueden soportar su mantenimiento a costa de perder dinero constantemente;  los trabajadores en volúmenes espectaculares son arrojados al paro,  otros ven reducidos drásticamente sus salarios, hay menos compradores, la crisis se ahonda. Etc. Etc.

 Ante toda esta avalancha de acontecimientos los gobiernos se ven impelidos a subvencionar a las empresas para  frenar la crisis, al menos para que se mantengan y superen como sea este periodo nefasto. Pero al final, todo el dinero que reciben las empresas coadyuva a la preparación de una nueva crisis, según la ley de la composición orgánica del capital, pues con él la patronal se dotará de mejores máquinas con las que hacer frente a la competencia. Ahora se trataría de aumentar la productividad, mas cantidad de productos en menos tiempo y con menos costes y más perfectos,  al objeto de ofertar a menos precios que sus contrincantes, hasta que de nuevo entre unos y otros saturen el mercado, a la par que la incorporación de nuevas tecnologías provoca la disminución de la fuerza de trabajo; o sea, se incrementa el desempleo y así sucesivamente. Mas todo acaece independientemente de la voluntad del patrón, del gobierno y demás instituciones políticas y económicas capitalistas, que no pueden salirse de la inercia que imprime el sistema. Es el sistema capitalista el que obliga ciclo tras ciclo a los mismos comportamientos; por consiguiente, para acabar con tantas desventuras sufridas por los trabajadores hay que atacar a ese maldito sistema, no cabe otra.

 Es evidente que los sindicatos no pueden frenar la crisis por medio de convenios colectivos, que por otro lado serán menores y precarios dada la situación y el ambiente creado. Tampoco pueden frenar el cierre de una empresa que esté en crisis, con las huelgas. Todas las actividades que se llevan a cabo se reduce a la autodefensa in extremis sin posibilidad alguna de éxito. Todas las actitudes defensivas no superan el carácter espontáneo de la lucha, pues no es una táctica para vencer,  organizada y científica. Los trabajadores no saben contra quién y cómo luchar, están abocados a la derrota.

 En la época de crisis, las luchas ideológica y política desbordan a la económica en la lucha de clases, por lo que debe ser obra de los partidos revolucionarios. Y aquí es donde puede surgir la confusión, porque han de ser los mismos sujetos que utilizan el sindicato, los que han de llevar a cabo la misión de organizarse en la lucha y en estructura. Pero indudablemente es el partido el que ha de dirigir, pues repetimos, la lucha es ideológica y política (también económica, naturalmente).

 El partido por sí solo no es nada, tiene que estar con los trabajadores si quiere convertirse en su dirección en estos momentos y los trabajadores deben aceptar el liderazgo del partido, en caso contrario se están suicidando lentamente.

 Por todas estas razones, el PCOE trabaja afanosamente por la unidad de la clase obrera desde sus órganos más representativos, es decir, los comités de empresas, pero no para convertir a estos en buenos sindicalistas, pues hemos visto que los trabajadores han de superar el ámbito sindical y económico si quieren acabar con el sistema que le esclaviza. El PCOE ha de dirigir a los comités, no a una unidad sin contenido, sino que los ha de conducir hasta elevarlos a agentes sepultadores del sistema con un programa anticapitalista (socialista). Esto es tan lícito como obligado para los comunistas que también somos obreros. Por supuesto que se quejarán los burgueses, los reformistas y traidores que utilizarán la “intromisión” del partido para que los trabajadores más atrasados no abracen la política y la ideología de clase y de esta forma mantener incólumes las estructuras económicas del capitalismo monopolista de estado.

 Sin embargo, desviarnos de nuestro cometido para que los adversarios del comunismo no se salgan con las suyas, es  simplemente renunciar  a la revolución y colocarse a su lado y significa que se tiene una visión errónea del planteamiento del problema. Los trabajadores no nos van a rechazar y se van a ir al lado de los traidores y burgueses, porque ya lo están. Son los burgueses, reformistas y traidores los que temen que nos demos a conocer para no perder sus privilegios, su poder y su clientela. Tenemos todo que ganar, ellos lo van a perder todo. En eso estriba precisamente la lucha ideológica. Los trabajadores tienen que saber y comprender que la lucha es contra el sistema y que sólo los comunistas les podemos orientar y dirigir, lo demás querría decir que el Partido aún no se ha desprendido del economismo que tanto criticó Lenin.

 Para que los trabajadores nos conozcan, lógicamente nos tenemos que dar a conocer, aprovechando todas las oportunidades que nos ofrecen la técnica moderna y la artesanía tradicional, así como los cauces legales y extraoficiales: Página web, octavillas, comunicados a la prensa de toda índole, pintadas. ¿Acaso nos debemos avergonzar de algo?

 Nuestra lucha consiste pues, en separar al obrero de las influencias de sus enemigos de clase, pero ¿Cómo hacerlo sin decirles que somos los comunistas los que les dirigimos? ¿Cómo van a seguir al partido si permanecemos en el anonimato? En la lucha de clases no caben los prejuicios, estos solo benefician a nuestros adversarios. Que sean ellos los que se encarguen de denunciarnos ante los trabajadores, en su denuncia irá nuestra defensa. Nos harán un tremendo favor. Cada trabajador que vaya comprendiendo la necesidad de que los dirija el partido es una gran batalla librada contra la burguesía y ganada para la revolución.

 Desde ya el partido debe popularizar a gran escala su apoyo la ASAMBLEA DE COMITES Y DELEGADOS. Así como también la necesidad de que los trabajadores acudan a la manifestación del día 28 de febrero convocada por ACDT. Desde ya debemos reunir en torno nuestra a todos los simpatizantes y amigos para que ayuden al partido en la medida de sus posibilidades

 TENEMOS MUCHO QUE GANAR Y NADA QUE PERDER

COMISIÓN IDEOLÓGICA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

{module [201|rounded]}




Somos optimistas en que ¡Venceremos!, expresan Los Cinco en mensaje a todos los cubanos por cincuentenario de la Revolución

La Habana, 31 dic (Granma-RHC) Los Cinco patriotas antiterroristas cubanos presos en EEUU enviaron un mensaje al pueblo de Cuba con motivo del cincuentenario de la Revolución Cubana reiteran que son optimistas, que la solidaridad será esencial y la humanidad los absolverá.

Añaden que su proceso legal también ha sido escabroso este año, el gobierno de EE.UU. bajo mentiras, tergiversaciones y presiones políticas, pretende dividir nuestro caso, dejando solos a nuestros hermanos Gerardo y René. Jamás lo permitiremos. ¡Somos y Siempre Seremos Cinco! Apelaremos a la Corte Suprema, a la Corte Internacional, a una Corte Galáctica si es necesario; pero nunca cederemos hasta conquistar la victoria y la libertad de los Cinco unidos.

 

La misiva dice textualmente:

Queridas Cubanas, Cubanos:

Querida Patria:

Culmina este 2008 que realmente ha sido pródigo en retos y desafíos a todo nuestro pueblo, tanto en la economía por el cruel bloqueo al que se ha unido esta crisis financiera internacional del imperialismo, como la propia naturaleza que se ensañó con huracanes y destrucciones.
Siempre hemos querido estar allí junto a ustedes; pero especialmente en momentos difíciles como estos.

Pero Cuba, con su virtud infinita de amor y victoria, ya se reconstruye en una aun más hermosa, más fuerte, más desarrollada, para bien y beneficio de todos sus hijos y del mundo.

El 2009, año especial por el 50 aniversario del triunfo de nuestra Revolución, parece traernos nuevas luces y aires de optimismo, de cambios, de esperanzas, que compartimos; pero tal como alerta nuestro Comandante, no podemos ser ingenuos, no debemos esperar milagros, ni nuestro futuro como nación debe soñarse atado a cambios de gobierno en el gran vecino del norte, ni de gobierno alguno del mundo.

Debemos contar siempre con nosotros mismos, con nuestra inagotable capacidad de resistir, pelear y vencer, con nuestra inteligencia, con nuestra creatividad, con la virtud de dar amor a todos y recibirlo en reciprocidad cuando más falta nos hace, de verdaderos hermanos y amigos que no chantajean ni precondicionan ayudas. Ese es el camino que nos ha llevado hasta aquí por 50 años y es el único camino de la Victoria.

Nuestro proceso legal también ha sido escabroso este año, el gobierno de EE.UU. bajo mentiras, tergiversaciones y presiones políticas, pretende dividir nuestro caso, dejando solos a nuestros hermanos Gerardo y René. Jamás lo permitiremos. ¡Somos y Siempre Seremos Cinco! Apelaremos a la Corte Suprema, a la Corte Internacional, a una Corte Galáctica si es necesario; pero nunca cederemos hasta conquistar la victoria y la libertad de los Cinco unidos. La Solidaridad será esencial. ¡La Humanidad nos Absolverá! Somos optimistas en que ¡Venceremos!

Hoy que el Imperialismo parece derrumbarse día a día, muchos sin saber ya qué hacer, viran sus ojos hacia el Sur, hacia esta pequeña (pero gigante) Isla del Caribe que hace 50 años supo escoger su propio futuro de independencia y socialismo. Por ello nuestro mejor homenaje en este aniversario especial de nuestra Revolución es mostrar nuestra firmeza, convicción y orgullo profundo de ser cubanos fieles, consecuentes y agradecidos de toda la Generación que nos llevó a aquel triunfo y que nos ha guiado hasta aquí:

¡Gracias Querido Comandante Fidel!

¡Gracias Querido Raúl!

¡Gracias Pueblo!

¡Viva el 50 Aniversario de Nuestra Revolución!

¡Viva CUBA LIBRE!

¡Feliz Año Nuevo 2009!

Gerardo, Fernando, Antonio, René y Ramón